Feudalismo

Historia universal. Edad Media. Sistema feudal. Vasallaje. Feudo

  • Enviado por: Vicente
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 5 páginas
publicidad

Edad media Feudalismo y resurgimiento Europeo

El vasallaje.

A la muerte de Carlomagno en 814 siguieron las invasiones con una oleada de nuevos pueblos bárbaros que migraban hacia Europa. Los germanos del norte o NORMANDOS o vikingos, provenientes de Escandinavia. Los pueblos ESLAVOS que se extendieron por Europa centro-oriental. Los HÚNGAROS o magiares junto con los ESTAVOS, ambos provenientes del centro de Asia.

Todos estos centraron su mirada en las ciudades Europeas por el simple hecho de que en ellas se encontraban todas las riquezas como bien se sabe. Se volvieron sedentarios y se establecieron y algunos se convirtieron al cristianismo. En definitiva estos pueblos establecieron lo que sería la cara de Europa.

En consecuencia de estas invasiones, se produjeron grandes transformaciones en las formas políticas, sociales y económicas de Europa. Decayeron las ciudades ya que los habitantes arrancaban de los bárbaros. Hubo una tendencia a vivir en las afueras, más bien en los bosques. El comercio internacional se esfumó llevándose consigo también, el uso de la moneda como medio de pago. Producto de esto, la tierra quedó como principal riqueza. El poder sufrió una completa descentralización; desaparece la autoridad y la organización burocrática. Sigue existiendo el rey, pero no gobierna. El poder queda en manos de los Condes y Marqueses. Lentamente se formó un nuevo dominio conocido como Feudalismo.

Al desaparecer la autoridad “central”, en alguien se tenía que confiar, alguien tenía que proveer de seguridad a la población de personas. Es por esto que los habitantes se “encomiendan” a un conde o marques; o también a un particular que se imponía a los demás por su valentía y sentido de autoridad. A estos personajes se les comenzó a llamar SEÑORES y a las personas que se encomendaban a su protección recibieron el nombre de VASALLOS. Entre ambos se estableció un contrato, en donde el señor prometía protección al vasallo; mientras que éste juraba fidelidad y tributo a su señor. El que no cumplía con su promesa era lo peor, era un traidor o Felón. La Felonía era el por y más bajo acto de un vasallo.

Este régimen vasálico se extendió a través de toda la sociedad, en donde el rey encabezaba la pirámide. Sus vasallos eran los duques, condes, marqueses y otros señores poderosos. Estos por su parte recibían fidelidad tanto de vasallos ricos como modestos. De este modo toda la pirámide se relacionaba.

En aquellos tiempos la tierra era la única riqueza. Muchas veces cuando se tenía poder sobre una tierra y se encomendaba a un señor, se le entregaba el terreno a éste, pero se conservaba su usufructo. Por otra parte, los señores poderosos, dueños de extensas tierras, otorgaban tierras a sus servidores para recompensarlos y les permitían recibir sus productos. El dueño daba su tierra en beneficio o, como se diría luego, en FEUDO.

El sistema de tenencia de la tierra y servicio personal se generalizó en la mayor parte de Europa, si bien sus formas específicas eran independientes y variaron mucho según el país.

El acto mediante el cual una persona se convertía en vasallo y recibía un feudo era muy solemne y simbólico. El vasallo prestaba homenaje al señor prometiéndole: “Señor yo seré tu hombre”. Seguido de este acto estaba la FE donde se juraba fidelidad absoluta al señor. El acto finalizaba con la investidura, que era el cierre del pacto, y era donde el señor le entregaba un objeto simbólico que representaba la tierra adquirida.

Las obligaciones del señor y el vasallo eran recíprocas. El señor debía al vasallo protección y manutención. Mientras que el vasallo correspondía ayuda y consejo a su señor. Éste, además debía prestar AYUDA PECUNIARIA, para así pagar el rescate del señor cuando estuviese prisionero; para dotar de una armadura el hijo primogénito del señor cuando fuese armado caballero y para el matrimonio de la hija mayor y para la partida del señor a Tierra Santa.

Con el tiempo los feudos fueron adquiriendo toda clase de funciones y derechos públicos. El rey no tenía poder sobre la gran masa de la población feudal. Eso si, los condes, marqueses, duques y señores en general eran verdaderos reyes un su dominio ya que mantenían sus propias fuerzas militares, administraban justicia, recibían impuestos, etc.

El régimen feudo-vasálico fue una organización del poder político que correspondió a las condiciones especiales de la Edad Media. Aparte de cumplir con la función de seguridad para los habitantes, el sistema feudal calzó cómodamente ya que lo hizo en un tiempo de escaso desarrollo económico y de mucha violencia. Fue así que ofreció ciertas condiciones de paz y justicia.

La iglesia

Ésta recibió por donación o legado extensas tierras que estaban sujetas a las obligaciones feudales. Los obispos también eran vasallos de los reyes y de los grandes señores. Cuando moría un obispo, el contrato feudal no era alterado y la iglesia conservaba la tierra. A diferencia que un vasallo común y corriente ya que las tierras de éste se devolvían a su señor. De esta manera las tierras pertenecientes a la iglesia aumentaron cada vez más y finalmente la tercera parte de la propiedad agrícola en Europa occidental y central perteneció a la iglesia.

La sociedad feudal se compuso de grupos sociales fijos, los estados o estamentos: nobleza, clero y población campesina.

La nobleza medieval fue fundamentalmente guerrera y estaba compuesta por el rey los señores y sus vasallos.

El clero cumplió importantes funciones sociales y culturales a parte de su función religiosa.

En la base de la escala social se encontraba la población campesina, el tercer estado.

La villa

El régimen feudal constituía una organización del poder político que regulaba los deberes y derechos de los señores y vasallos. Su base económica era la VILLA en donde se organizaba el trabajo agrícola, de la vida campesina y de las relaciones entre éstos y el señor de la villa.

El feudo de un señor podía comprender varias villas y uno pequeño podía estar formado por una sola villa. Se puede decir que estas eran una especie de ciudad en donde se hallaba una iglesia; un poblado de campesinos (generalmente vasallos); un castillo, el cual era la casa señorial; almacenes, talleres, establos, etc.

El señor de la villa ejercía sobre los villanos (los que vivían en la villa) una autoridad patriarcal. El siervo no podía abandonar la villa ni trasladarse a otra parte, ni podía casarse sin el consentimiento de su señor.

La villa producía lo que necesitaba y consumía lo que producía. Es por esto que el trabajo no respondía al lucro.

La vida del señor se desarrollaba esencialmente en su castillo o fortaleza. Vivía con su familia en la torre de aquel castillo. Éste no ofrecía grandes comodidades, pero la vida transcurría tranquilamente. En invierno se usaban las grandes chimeneas para opacar el potente frío que rondeaba en el castillo. La razón de por qué este era tan helado, es que estaba hecho de piedra, la cual es muy fría.

La caballería poco a poco pasó a ser una casta mas de la sociedad ya que a medida que el combate a caballo se tornó mas complicado, se requería una previa y larga preparación para ser un caballero. Además se necesitaba bastante dinero para poder desarrollarse como tal. Siendo así que solo un noble podía acceder a ser un caballero (esto se convirtió en regla).

Para ser un caballero, se debía someter a un largo aprendizaje de las armas. Primeramente se debía servir como PAJE a un caballero para luego a la edad de veintiún años ser armado caballero en una solemne ceremonia.

El deber del caballero es defender a la religión, a las viudas, los huérfanos y todos los pobres y desamparados.

Sociedad europea medieval y la iglesia

La iglesia constituyó la principal fuerza unificadora durante la Edad Media y además ejerció numerosas funciones propias del gobierno, parte de jugar un rol muy relevante en el desarrollo cultural y social.

El derecho al diezmo, dotó de mucho poder económico a la iglesia y además ésta recibió muchas donaciones de tierras.

La iglesia mantenía sus propios tribunales con el fin de proteger a los débiles y castigar a los violadores de los mandamientos religiosos. Administraba justicia según EL DERECHO CANÓNIGO, el derecho de la iglesia, una recopilación basada en las Sagradas Escrituras, los escritos de los santos padres, las resoluciones de los Concilios y los decretos de los Papas.

La excomunión negaba al culpable de algo, los servicios de la iglesia.

Durante el siglo XI, se produjo un gran renacimiento religioso que tuvo por origen la orden de CLUNY. Los monjes cluniaenses quisieron reformar los monasterios y la iglesia entera con el fin de que se pudiera dedicar enteramente a sus fines religiosos. Para ello era necesario liberarla de la dominación de los reyes y príncipes. Había que poner término a la INVESTIDURA LAICA, es decir, la designación de los obispos por los reyes.

En el año 1059 se creó el Colegio de Cardenales en Roma, el cual recibió la función de elegir al Papa. Ésta reforma fue aceptada y apoyada por el Papa Gregorio VII. Durante la QUERELLA DE LAS INVESTIDURAS se produjo un violento conflicto entre el papado y el “imperio”. El emperador Enrique IV insistió con la tradición de la elección de los papas por parte de los reyes. Gregorio VII luchó por la libertad de la iglesia y excomulgó a Enrique IV. Luego de un tiempo lo absolvió y lo admitió nuevamente en la iglesia.

Durante mucho tiempo los cristianos podían visitar tranquilamente Tierra Santa, pero ya en el siglo XI los árabes se apoderaron de ésta y pusieron el peligro a Bizancio. En el CONCILIO DE CLERMONT (1095), el Papa Urbano II llamó a la unificación de los cristianos para expulsar a los árabes y todos los que estaban contra la religión cristiana, de la Tierra Santa.

A esta seria de peleas y enfrentamientos entre cristianos y árabes se les conoce mejor como las Cruzadas. Fueron alrededor de ocho y se logro la recuperación de las tierras.

Las Cruzadas tuvieron enormes efectos sobre Occidente: se estrecharon los contactos con Oriente, se abrieron mercados asiáticos y se intensificó el comercio internacional. Los mercaderes italianos se encargaron de llevar a Europa muchos productos desconocidos por Occidente, es por esta razón que se hicieron muy ricos.

Resurgimiento de la vida urbana y desarrollo cultural

Recién a partir del siglo XI empezaron a renacer los mercados, los centros urbanos y el comercio internacional.

El feudalismo ya había muerto en muchas provincias de Europa. A raíz de las Cruzadas aumentó el intercambio comercial entre las ciudades italianas y el Oriente. Tal intercambio fue tan potente que comenzó a expandirse por toda Europa.

Los señores de las villas tuvieron que establecer ferias de comercio ya que el crecimiento comercial era cada vez mayor. Dejaron de lado su economía cerrada, centralizada en la villa o aldea.

El aumento del comercio se relacionó con la reutilización de la moneda y el dinero circulante. En las ferias algunos habitantes se dedicaron a cambiar monedas, éstos era conocidos como BANQUEROS ya que se establecieron con un banco o banquillo para realizar su oficio.

Paralelo a esto, renació también la vida urbana, en donde se crearon ciudades que eran villas pero aún mas grandes y más complejas. Se creó un Consejo Municipal el cual era precedido por el alcalde y se encargaba dar seguridad a la ciudad y sus habitantes, percibía los impuestos, administraba el dinero municipal, nombraba los jueces y jurados, administraba las escuelas y los hospitales y fijaba la política económica.

Con el fin de reglamentar las actividades comerciales, los mercaderes se organizaban en GUILDAS y sólo los miembros de ésta estaban autorizados para vender. La guilda también mantenía a sus socios en la vejez y ayudaba a los más pobres.

A su vez los artesanos también tenían su asociación, los GREMIOS. Había uno para cada actividad artesanal como joyeros, armeros, zapateros, etc. Para ejercer alguno de estos oficios era indispensable pertenecer a algún gremio. Este fijaba y reglamentaba la cantidad y calidad de la producción.

La formación de un artesano tomaba largo tiempo. Un aprendiz entraba de niño al taller de un maestro donde permanecía entre cinco y doce años. Vivía en la casa del maestro y al terminar el aprendizaje se convertía en oficial y empezaba a recibir un salario. Debía trabajar en distintos talleres y volver a su cuidad natal para presentar su obra maestra y luego rendir un examen para ascender a maestro.

Las ciudades y sus gremios muchas veces establecieron asociaciones comerciales para agilizar el comercio, una de las más importantes fue la LIGA HANSEÁTICA que incluyó a ciudades desde el mar del norte al mar báltico.

Se crearon universidades, la primera fue la escuela de Bolonia, famosa por sus juristas. Luego se fundaron más por toda Europa. La universidad estaba dividida en cuatro facultades: artes, medicina, derecho y teología. El primer grado universitario era el Bachillerato, luego el título de Magíster y finalmente el Doctorado. Su tarea más importante consistía en la búsqueda o interpretación de la verdad. El sabio más famoso de la Edad Media fue Santo Tomás, el principal representante de la Escolástica, quien creó con su Summa una síntesis de la filosofía aristotélica con el pensamiento cristiano.

Durante la Edad Media el latín fue la lengua de la iglesia, de las Universidades y de la ciencia. Luego distintas nacionalidades comenzaron a desarrollar su propia lengua. Producto de esto en España nació el primer documento literario de la lengua vernácula o nativa, el Poema del Cid y se considera la obra as grandiosa de la Edad Media, la Divina Comedia del poeta italiano Dante.

En el siglo XII nació en Francia un nuevo arte llamado GÓTICO. Sus elementos típicos son el arco apuntado u OJIVA, las ventanas de lancetas, los rosetones (tragaluces) y las vidrieras de distintos colores. Sus altas torres terminadas en punta mostraban el profundo deseo del hombre por alcanzar el cielo, pero más que nada a Dios.