Fenómeno OVNI

Astronomía. Fenómenos paranormales. Justificaciones. Abducciones. Caso Roswell. Marcianos. Vida extraterrestre

  • Enviado por: Dark Claw
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 9 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso Superior en Dirección y Gestión de Proyectos
Universidad de Salamanca, Fundación General
- Elaboración de un Proyecto Real a través de las diferentes etapas de inicio y planificación mediante Plantillas y...
Solicita InformaciÓn

Master en Facility Management
Structuralia
Master título Propio de la Universidad Internacional de La Rioja El Facility Management (gestión y...
Solicita InformaciÓn

publicidad

INSTITUTO POTOSINO COLEGIO CHAMPAGÑAT

FENÓMENO OVNI

ALUMNO:

CLAVE:

PROFESOR:

JUEVES 26 DE ABRIL DEL 2001

FENÓMENO OVNI

ÍNDICE DEL MARCO TEÓRICO O DE REFERENCIA.

  • INTRODUCCIÓN

  • EXPLICACIONES A FAVOR Y EN CONTRA DEL FENÓMENO:

    • EXPLICACIONES LÓGICAS QUE SE LES HAN DADO A LA MAYORÍA DE LOS CASOS.

    • RESPUESTAS A LAS JUSTIFICACIONES

  • ABDUCCIONES.

  • CASO ROSWELL: 50 AÑOS VENDIÉNDO MARCIANOS

  • LA VERDADERA Y CIENTÍFICA BÚSQUEDA DE VIDA EXTRATERRESTRE

  • INTRODUCCIÓN

  • La humanidad no deja de preguntarse si en verdad estamos solos en el universo. Cada vez se insiste más y más en la creencia de que hay seres inteligentes en otros planetas. Millones de personas están convencidas de eso, y son muchos los que investigan el fenómeno ovni, incluidas organizaciones de gran jerarquía como la NASA.

    Y sería muy egoísta pensar que los terrícolas somos los únicos seres vivientes inteligentes que existen en el universo. Ya en la antigüedad, hubo quien habló de extrañas apariciones en el cielo. Lo mismo en la Biblia, que en escritos de viejos profetas o escritores inquietos por el tema aparecen menciones al respecto.

    La enciclopedia dice, por ejemplo: OVNI: objeto volador no identificado. Cualquier objeto o luz en el firmamento no inmediatamente explicable por el observador. Las apariciones de fenómenos aéreos inusuales se remontan a la antigüedad pero los ovnis o platillos voladores, se han empezado a discutir ampliamente a partir de la primera aparición estadounidense, muy divulgada en 1947. Desde entonces se ha informado sobre miles de apariciones de este tipo en todo el mundo.

    Muchos son los casos que se han dado en la historia de nuestra humanidad, pero lo verdaderamente sorprendente es la gran similitud que existe en todos ellos. A pesar de que han ocurrido en épocas muy distintas y sin tener conocimiento unos de otros, la descripción de los hechos apunta hacia fenómenos extraterrestres que han intervenido en la vida de los humanos.

    Sin embargo, y como todos ya sabemos, el fenómeno ovni ha tenido un especial resurgimiento a partir del día 24 de junio de 1947 cuando el piloto civil Kenneth Arnold, participando voluntariamente en la búsqueda de un avión de transporte desaparecido, observó durante unos minutos una formación de nueve objetos volantes de forma circular y de unos 35 metros de diámetro, pasando cerca de él a una velocidad de 2,000 km./hora. A estos objetos voladores los denominó “platillos volantes”.

    Desde ese momento el fenómeno se ha empezado a difundir de manera sorprendente y son demasiados los acontecimientos relacionados con el tema que se han producido en todo el planeta.

    2.- EXPLICACIONES A EL FENÓMENO

    EXPLICACIONES LÓGICAS QUE SE LES HAN DADO A LA MAYORÍA DE LOS CASOS.

    Decir “he visto un ovni” no indica si no el desconocimiento del observador para identificar lo visto. Según esta definición negativa, un ovni puede ser cualquier cosa. Esto impide un tratamiento científico del asunto. Es como si alguien tratara de hacer una ciencia para los no vasos (cosas que no son vasos): hay ilimitados objetos que entran en esta definición, y no es posible fundar una ciencia para su estudio. Así nos encontramos con que la mayor parte -hasta un 98%- son confusiones: se trata de objetos o luces que nada tienen que ver con los invasores del espacio.

    Más de la mitad de los avistamientos nocturnos tienen origen astronómico: la Luna, planetas como Venus o Júpiter, o estrellas brillantes. Otros muchos son originados por objetos naturales: nubes de forma lenticular, reflexiones de luz en capas de inversión térmica, espejismos, relámpagos, los denominados rayos en bola, auroras boreales, bólidos, estrellas fugaces y otros meteoros, bandadas de pájaros, etcétera. También hay ovnis artificiales: aviones, helicópteros, globos aerostáticos, basura espacial, satélites, secciones de cohetes en su reentrada a la atmósfera terrestre...

    Todos son en general objetos físicos o luces. Pero no hay que despreciar un cierto número de casos fraudulentos -la gran mayoría de las famosas fotos de ovnis tuvieron un origen de este tipo-, diversos tipos de alucinaciones individuales y colectivas, histerias de masas de origen psicosocial (recordemos hace poco en la ciudad de México, como un globo de promoción brilloso, hizo que muchísimas personas se maravillaran y pensaran que era realmente una nave extraterrestre). Casi cualquier cosa puede ser tomada por un ovni, basta que el testigo sea lo suficientemente desconocedor del fenómeno observado o que las condiciones del avistamiento impidan su reconocimiento. Así, no podemos hablar de testigos de mayor o menor calidad: un astrónomo puede ser tan ignorante como un piloto de combate o un labrador. Además personas cualificadas, como las tripulaciones aéreas, han demostrado ser testigos muy poco fiables. Por ejemplo en la guerra de Corea, el estado mayor americano comprobó como una tercera parte de las salidas de intercepción por parte de cazas se habían originado al confundir a Venus con un avión enemigo.

    RESPUESTAS A LAS JUSTIFICACIONES

    La respuesta que se le ha dado a las justificaciones ya antes mencionadas es que un 10% de los casos no puede ser explicado satisfactoriamente engrosando el conjunto de informaciones de los casos ovni aún no resueltos. Los creyentes de estos fenómenos argumentan que en la década de los 50, los servicios secretos americanos en conjunto con los de otras naciones perfilaron la estrategia de ocultación que se haría del fenómeno ovni. Su metodología es sencilla en un principio, limitándose reiteradamente a negar la veracidad de los testimonios de quienes han tenido algún tipo de avistamiento. Luego, en determinados casos espectaculares y evidentes utilizan métodos de presión más convincentes, sea la extorsión y la amenaza a testigos así como el secuestro y ocultación de pruebas.

    Pero la presión ejercida por los medios de comunicación es grande y enseguida aparecen grupos organizados de estudiosos e investigadores que denuncian muchas veces los abusos, el engaño y el secreto que están practicando los grandes gobiernos con respecto a este asunto, según los no escépticos. Los servicios secretos deciden cambiar de táctica y fomentan la desinformación. A partir de este momento se dedicarán a patrocinar a personas que afirman estar en contacto con seres de otros mundos, filtran noticias falsas sobre avistamientos y documentos secretos de dudoso contenido. Con ello pretenden despistar a los serios investigadores y engañar a la opinión pública haciéndoles creer que los presuntos seres de otros mundos nos visitan con la inconfesable intención de sumirnos en la esclavitud más absoluta. Más tarde, ya en la década de los 70, patrocinarán a grupos de sectas que afirman estar en contacto con extraterrestres. Con este patrocinio conseguirán desacreditar a todos los honestos grupos de investigación OVNI ya que la opinión pública verá en ellos a una secta más de las muchas que dicen estar "contactadas" con seres de otros mundos.

    3.- ABDUCCIONES.

    El fenómeno de las abducciones es relativamente reciente. El primer caso importante conocido se produjo en 1957, cuando el joven brasileño Antonio Villas Boas aseguró haber sido secuestrado por seres de otro planeta. Pero no fue hasta 1966 cuando el tema cobró notoriedad pública. En ese año salió a la luz el terrible y muy famoso caso de Barney y Betty Hill, un matrimonio de Estados Unidos, cuyo supuesto rapto conmocionó al mundo entero. Expuesta en diferentes publicaciones y con una película, esta abducción se convirtió en el fenómeno más conocido de la ufología. Poco ha importado que estudiosos como Philip J. Klass y Robert Sheaffer hayan encontrado más de una incongruencia en el relato de la pareja. Tampoco que su propio psiquiatra, Benjamin Simon, diagnosticara que la abducción no fue más que una fantasía creada por Betty y transmitida a su marido. Muchos siguen pensando que, en realidad los Hill, fueron obligados a bajar de su coche mientras volvían a casa después de unas vacaciones en Canadá.

    De lo que no hay duda es que el matrimonio Hill sentó las bases de una mitología que hoy siguen miles de supuestos abducidos en todo el mundo y que se ha convertido en el fenómeno más estudiado por los ufólogos. Por todo el planeta surgen historias de hombrecillos de colores, con ojos rasgados y apariencia esquelética que se entregan a curiosas prácticas, incluidas las sexuales, con sus indefensas víctimas humanas.

    ¿Qué hay entonces detrás de los miles de testimonios aparecidos? ¿Son producto de mentes enfermas? ¿Proceden estas visiones del espacio exterior o más bien, de lo más profundo del cerebro humano? La ciencia parece encaminarse hacia esta segunda posibilidad.

    Lo primero que hay que decir es que los estudios realizados sobre los individuos abducidos han demostrado que tienen, cuando menos una inteligencia media, que pertenecen a todas las clases sociales y que no muestran signos particulares de perturbación o patología mental. Pero generalmente estas personas presentan algunas particularidades psicológicas que las alejan de la media. Así opinan algunos especialistas como Kenneth Ring y Elisabeth Slater. Esta última ha realizado un perfil psicológico de nueve supuestos abducidos que podría aplicarse a gran parte de los casos. La mayoría son personas “con una gran capacidad de invención” y muchas de ellas pueden ser calificadas como “excéntricas o raras”. Entre los estudiados por la doctora, casi todos presentaban una tendencia a sufrir experiencias psicóticas momentáneas.

    Otro dato relevante es que, en la mayoría de los casos, las supuestas víctimas de un rapto alienígena, creen en otros fenómenos paranormales. De hecho, antes de la abducción, gran parte de ellos había imaginado episodios de espiritismo, visión de fantasmas, telepatía, etc. ¿Quiere esto decir que estas personas son más susceptibles a imaginar sucesos extraños o que los extraterrestres no suelen secuestrar a escépticos?

    4.- CASO ROSWELL: 50 AÑOS VENDIÉNDO MARCIANOS

    Roswell era hace 50 años un pequeño pueblo situado en el medio de ningún sitio, es decir, en el desierto de Nuevo México. Hoy, miles de personas se desplazan hacia estas áridas tierras con el firme propósito de dejar sus pocos dólares en los hoteles, restaurantes y tiendas de este lugar, solo por que este fue el escenario escogido por unos extraterrestres para desparramar sus restos hace unos 50 años en el accidente aéreo más sonado de la historia.

    Los habitantes de Roswell pueden dar fe de que el maná viene llovido del cielo, por que desde 1947 los ufólogos decidieron que un revuelto de cables, chapas y papeles encontrados por el ranchero Mac Brazel era, en realidad, un fuselaje de un platillo volante, Roswell no ha dejado de ganar dinero con el asunto. Hoy muy pocos se creen la historia de los marcianitos, pero en Nuevo México han hecho de ella una fuente de grandes ingresos turísticos y ya nadie pregunta por el origen de este gran espectáculo, que brevemente, comienza en 1947, cuando un piloto llamado Kenneth Arnold, observó nueve luces, moviéndose a gran velocidad, lo cual explicó: “Es como cuando se tira un plato a un estanque y empieza a rebotar en el agua”. ¡Terrible error!. La prensa sensacionalista se hizo eco de sus palabras, pero con nuevos retoques: “Nueve platillos volantes surcan el cielo de Estados Unidos”. Y así fue como nació la historia de la ufología.

    Hacia 1978, el físico Stanton Friedman rescató el caso haciendo varias investigaciones y entrevistando testigos, lo cual avivó el mito Roswell a un nivel imparable y creciendo con nuevas mejoras terroríficas: abducciones, asaltos sexuales extraterrestres, implantes genéticos, superpoderes llegados del espacio... Como todo el mundo sabe, desde entonces no han dejado de proclamarse a los 4 vientos miles de supuestos avistamientos de ovnis. Tantos que, si hacemos caso a las estimaciones más moderadas, nuestro planeta es visitado por una nave alienígena ¡Cada seis minutos!.

    Aunque Roswell a nadie parece importarle todo este lío. Lo que cuenta es seguir manteniendo el negocio turístico de los seres venidos del espacio, continuar sin parar la venta de muñecas barbie con forma de alien, de chapas conmemorativas del 50 aniversario, de camisetas con la leyenda “Yo estuve en Roswell”.

    A pesar de que ña ufología se basa en casos que ya han sido explicados, y de que no ha sido aportada ninguna prueba racional concluyente, está claro que seguiremos oyendo hablar de los ovnis durante mucho tiempo. Las publicaciones pseudocientíficas viven momentos de éxito editorial en nuestro país, y la escasa formación o interés por la ciencia nos convierte en un perfecto caldo de cultivo para la propagación de lo irracional. Debemos entender el fenómeno ovni como parte de este auge, igual que la astrología, el satanismo, las falsas medicinas alternativas, las apariciones marianas y un sin fin de temas de este tipo.

    Tras haber conseguido colar en la Universidad de Verano de El Escorial un curso sobre ovnis, además, los ufólogos menos críticos comienzan a alardear de tener respaldo universitario, intentando justificarse de esa manera, ya que no pueden aportar pruebas fehacientes. De poco vale que el ejército libere información sobre ovnis, pues los ufólogos siempre podrán acusarle de ocultar otros casos.

    En definitiva, mientras exista un mercado disponible para vender estos textos de manera acrítica, los ovnis seguirán existiendo. Es de esperar en México un aumento en los casos de abducción y de las teorías de conjura internacional.

    5.- LA VERDADERA Y CIENTÍFICA BÚSQUEDA DE VIDA EXTRATERRESTRE

    Más allá de las pantallas están los científicos serios que buscan vida inteligente fuera de nuestro planeta. Este proyecto se nombra SETI, es un esfuerzo de más de tres décadas que intenta detectar señales de inteligencia procedentes de otros lugares del cosmos. Este proyecto hasta ahora no ha escuchado nado nada, salvo algunas señales interesantes que desaparecieron, no fueron localizadas a tiempo o no se repitieron.

    El argumento de los astrónomos para justificar su búsqueda con radiotelescopios es muy sencillo: una civilización avanzada -una poco desarrollada difícilmente sería detectable- utilizaría estas ondas por que son muy grandes y poderosas y pueden atravesar las inmensas nubes de gas y polvo interestelar. Así, estos extraterrestres podrían estar seguros de que su mensaje llegaría a cualquier parte del universo.

    ¿Pero que mantiene activos a los proyectos a pesar de los resultados negativos? La simple convicción de que la vida debe existir en alguno de los incontables planetas que deben existir en el espacio. Dice Werthimer: “Sólo tenemos un ejemplo de vida en algún planeta, y en ese planeta la vida apareció muy tempranamente. Lo que significa que no es tan difícil que surja la vida. E incluso hemos encontrado un buen número de moléculas orgánicas allá afuera, como por ejemplo vinagre, que si se combinara con amoniaco, el cual existe en gran cantidad en el espacio, aparecería un aminoácido simple. Y como todos sabemos, los aminoácidos son los bloques que forman las proteínas esenciales de la vida tal y como la conocemos.

    CONCLUSIONES

    Me muestro por una parte escéptico a la existencia de los platillos voladores, es decir, a los que tanto argumenta la gente ha visto y de los cuales existen miles de videos y fotografías; pero, por otro lado, realmente no creo que este sea el único planeta capaz de albergar vida, ya que existen incontables galaxias, millones de sistemas con planetas en los que cabe la posibilidad que exista alguno con vida y seres inteligentes.

    Al estar leyendo los artículos que utilicé para la elaboración de este trabajo, encontré que los que argumentan la existencia de ovnis, no tienen algo claro que exponer; se basan en criticar a los gobiernos por sus secretos entorno a estos casos, mientras que realmente se cuenta con un acceso a los documentos, por citar un ejemplo, el acta de libertad de información, con la cual cualquiera puede tener acceso a esta información de los ovnis; sin embargo, esto no es suficiente para los ufólogos, ya que siguen con su terquedad de que se les están ocultando muchas cosas, lo que parece solamente ser una obsesión, ya que, al leer sus puntos se notan muy ficticios.

    Ante todo, creo que los hombrecillos verdes y los platillos voladores, no son más que otra invención de los seres humanos, así como lo son los duendes, gnomos, dragones, etcétera, aunque estos son más contemporáneos, que son una excelente manera de vender, como se observó en el caso Roswell, es decir, cuántas películas no se han hecho, cuántas novelas y personajes existen basados en esto, por eso, también conviene tener en suspenso a las masas para así poder continuar con este gran negocio entorno a los platillos voladores.