Felicidad

Ética. Filosofía. Satisfacción. Placer. Alegría. Beatitud. Felicidad obstaculizada. Edades. Occidente

  • Enviado por: Helena De Troya
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 375 páginas
publicidad

¿Qué es la felicidad?

¿Es posible la felicidad?

Todos en muchas ocasiones nos hemos hecho preguntas acerca de la felicidad como por ejemplo:-

*** ¿Qué es exactamente la felicidad? ¿Un pensamiento, una emoción o una ilusión?

*** ¿Cómo la abordamos en la vida cotidiana?

** ¿Por qué hay tantas personas que se llevan mal con la felicidad?

*** ¿Cuál es la relación entre felicidad y desdicha?

*** ¿Existen aptitudes de cara a la felicidad?

Al igual que la sabiduría y la inteligencia, la felicidad no se puede definir con facilidad. En lugar de optar por no hacerlo, la vamos a intentar delimita, analizando los estados psicológicos que son agradables, cercanos a la felicidad, pero que no la contienen como ejemplos el placer, la alegría, satisfacción etc.

Analicemos cada uno de ellos:-

Satisfacción y felicidad:

¿Es la satisfacción de un deseo la definición más espontánea de felicidad?

Pero la respuesta a esta pregunta es no, porque la felicidad no se resume en la satisfacción de los deseos. De igual manera buscar la felicidad, a través de la satisfacción de los ideales también puede ser un gran error. ¿Entonces que? Según el budismo, ningún objeto vale la pena ser deseado, el sufrimiento proviene del deseo y la abolición del deseo, y no su realización es lo que provoca el cese del sufrimiento.

Placer y felicidad: _

El placer es el conjunto de sensaciones agradables vinculadas a la satisfacción de nuestras necesidades básicas. Pero.... buscar la felicidad en los placeres de la vida ¿es suficiente? el placer suele ser parcial, limitado a la satisfacción de un sentido o un órgano y en ello difiere del sentimiento de felicidad. Además la felicidad, no es una suma de los momentos de felicidad. Incluso es posible que se pudiera alejar, por decepción y frustración. Por tanto, el placer no es la felicidad. Es solo que a veces el placer se puede parecer a la felicidad.

Alegría y felicidad:-

La alegría es una reacción a un acontecimiento que sucede en el entorno, su causa suele ser externa, mientras que en muchas ocasiones la felicidad proviene del interior.

Sobre todo, la alegría es esencialmente breve:"La alegría es el instante, la felicidad, es la duración", porque la felicidad siempre va asociada a la duración. La felicidad no existe de manera continua, si no de manera intermitente. Pero toda felicidad contiene la esperanza o la promesa de su propia duración.

La alegría y la felicidad, a menudo asociadas, no corren necesariamente en parejas. La felicidad por si misma tiende a la paz y a la calma. La alegría es una de las expresiones de la felicidad. Al igual que con el placer, también la alegría es una de las vías de acceso a la felicidad.

Beatitud y felicidad:-

La felicidad supone un crecimiento en el marco personal, y no una "salida" de si, como en el éxtasis o en el rapto. En la felicidad uno no se aparta del mundo, sino que se permanece vinculado a él.

¿Por qué, hacer diferencias?

Lo importante no es precisar lo que se siente, sino permitir la felicidad y crearla. La utilidad de reflexionar sobre estos matices es, "El placer o la alegría, o la felicidad, o como se le quiera llamar, no es algo que se toma, se hace".Y para "hacerse" la propia felicidad hay que dar la bienvenida y cultivar todo aquello que nos acerque a ella.

¿Cómo experimentamos la felicidad?

Las situaciones:-

Solemos hablar de "momentos de felicidad" para designar a los instantes, que nos ofrece nuestra vida cotidiana. A la aparición de felicidad, pertenecen los siguientes momentos de comunicación o de sensaciones, y momentos de realización: telefonear, escribir......etc.

Las emociones de la felicidad:-

Una emoción es una percepción física y psicológica de una situación y es más rápida que el lenguaje o la inteligencia, es involuntario, física y psíquicamente. La felicidad, puede resultar más o menos intensa y conmovedora.

La construcción de la felicidad:-

Las dos experiencias precedentes de la felicidad, situaciones y emociones, nos refieren a una interacción entre el médico y la persona. Lo que podría denominarse creación o construcción de la felicidad ya no es un fenómeno pasivo.

"La felicidad, sobre todo no debe buscarse, porque no sería una auténtica felicidad.

La visión de la felicidad:-

Sentirse feliz implica una emoción.

La felicidad: es un sentimiento muy particular.

Al principio fue el bienestar.

Todo lo que contribuye a nuestra felicidad facilita la aparición de felicidad, la felicidad no es más que un fantasma, una promesa. Por el momento no hay más que un "algo".

La felicidad es un sentimiento:-

El bienestar nunca podrá ser felicidad si carece del ingrediente fundamental: el ser consciente.

Este hacerse consciente es una operación psicológica más difícil de lo que pueda parecer.

La conciencia del instante es el ingrediente indispensable de la felicidad. Hasta tal punto que algunos, situaban dicha conciencia incluso por encima de nuestra propia felicidad.

Más que un pensamiento voluntarista, más que una emoción o que un humor, la felicidad es pues, lo que los investigadores denominan, un sentimiento. La conciencia resulta indispensable, a la emoción del bienestar, para que éste conduzca al sentimiento de felicidad.

La felicidad se basta a ella misma:-

La experiencia de felicidad es una trascendencia del bienestar. La felicidad a diferencia del placer, desborda a la persona, va más allá de su control y sus límites. La felicidad es el único objeto de las aspiraciones humanas que se basta a si misma. Y por ello, los filósofos de antes la consideraron el summum bonum "el bien supremo".

La felicidad no es cosa de risa:-

La aspiración de todo ser humano acerca de la duración de la felicidad esta condenada por la propia naturaleza de la misma: Es producto de un equilibrio entre la biología y la psicología, una historia y un entorno. Nada es perfecto, ni siquiera la felicidad.

La alquimia de la felicidad:-

La fragilidad de esta alquimia también puede incitarnos a saborear todavía más la felicidad porque desaparecerá o atormentarnos a ello, porque desaparecerá.

OPINION PERSONAL:-

A mi parecer la felicidad es muy difícil de conseguir, porque la felicidad es un sentimiento en que te encuentras completamente bien en todos los aspectos de tu vida, pero esto es muy difícil de conseguir, porque en la vida siempre hay momentos y situaciones que son difíciles de superar, por eso yo creo que no se puede llegar a tener una felicidad completa, se pueden tener épocas en las que te encuentras mejor, pero siempre hay momentos malos, que te impiden ser completamente feliz, es por esto por lo que yo estoy en desacuerdo con la frase que se cita en este libro que dice que la felicidad dura y que la alegría es intermitente yo pienso que la felicidad no dura, porque simplemente creo que la absoluta felicidad no se puede alcanzar, siempre hay algo que te inquieta que te impide disfrutar de la vida al 100%, por su parte en lo de que la alegría es intermitente es cierto, porque las personas nos caracterizamos por tener cambios de humor lo que en ocasiones te lleva a estar alegre y a los 2 minutos siguientes, puedes estar triste.

Conclusión: creo que la felicidad plena no existe, porque siempre hay malos momentos que te la quitan, ya que, para mi felicidad es el bienestar elevado a su máxima potencia y creo que esto no existe.

LA FELICIDAD OBSTACULIZADA:-

1.-No estoy dotado/a para la felicidad:-

¿Existe el miedo a la felicidad? El ser humano tiene miedo a la felicidad.

Más bien es torpeza: ¿Qué se hace con la felicidad? Más que un supuesto miedo a la felicidad. Todo el mundo aspira a la felicidad, pero no todo el mundo sabe como acceder a ella o aprovecharla. Y cuando llega se presenta.

A veces se trata de superstición: ¿Atraer la desdicha a causa de la felicidad? Las supersticiones cobran más importancia cuando la persona cuenta con la sensación de un débil control sobre su existencia y el curso de la vida. Albergar creencias acerca de la felicidad suele denotar que la persona no tiene dotes suficientes para tener su propia felicidad.

Durante mucho tiempo, para la Iglesia Católica la felicidad no debía buscarse en la tierra sino en el paraíso. Hoy en día las limitaciones para encontrar la felicidad son más discretas. ¿Por qué y basándose en qué, los seres humanos no iban a tener derecho a ser felices? Por otra parte, el aprendizaje de la felicidad, lleva su tiempo: es inútil querer acabar deprisa con todo lo existe; todos necesitamos puntos de referencia aunque sean negativos y limitadores.

La sensación de desdicha cotidiana:-

La visión de la desdicha.

La desdicha es una creencia que influye seriamente en sus comportamientos, empujándoles a ahuyentar la felicidad.

Algunas preguntas acerca de la felicidad y la desdicha: _

La felicidad reposa en la alegría. La desdicha en la tristeza, pero también en la cólera, el miedo, la vergüenza…. De ahí su mayor frecuencia. Felicidad y desdicha, no parten en iguales condiciones. La desdicha es más fácil de mantener que la felicidad. Y se nos plantea una pregunta: ¿Necesita la felicidad la desdicha?

Según Nietzche, la aptitud, para sentir felicidad es inseparable de la de para sentir desdicha. Y el querer evitar la desdicha condenaría a la felicidad a la mediocridad. ¿El mayor riesgo, que amenaza la felicidad, no proviene del fastidio y la melancolía más que de la desdicha?

¿Se puede sentir felicidad en la desdicha?

Algunos sentimientos desdichados pueden dar paso a estados donde coexistían varias emociones.

¿Y la desdicha en la felicidad?

La posibilidad de experimentar al mismo tiempo emociones contradictorias. Para algunas personas el sentimiento de felicidad no basta para protegerles de la angustia de la muerte. Y lo que es peor, la aparición de varias angustias vinculadas de una desgracia inminente.

¿Puede la felicidad, proteger a la desdicha?

Haber sido feliz no impide sentirse desdichado más tarde. La desdicha absoluta es sin duda la pena sin esperanza.

¿Es posible hacer frente a la “verdadera” desdicha?

Las personas que se enfrentan a una desdicha extrema, por lo general no están solas y permanecen atentas para conservar el resto de su existencia.

Pasan por 4 etapas:

**Al principio, la vida que continúa y la dicha de los demás aumentan su sensación de desdicha.

**Después empiezan a aceptar que esta vida continúa y esa dicha parece posible para los demás.

**Poco a poco, la vida cotidiana vuelve a proporcionarles pequeñas felicidades.

**Y finalmente, la felicidad, vuelve a ser posible durante algunos momentos.

¿Puede existir la felicidad, tras la desdicha?

El problema, es que podría acarrear consecuencias muy desagradables, en algunos casos.

Salir de las tinieblas.

¡Cuantas desdichas hay que soportar a veces antes de alcanzar la felicidad! ¡Cuantos sufrimientos hay que soportar y superar en algunas existencias! Y no obstante, la felicidad es siempre posible.

OPINIÓN PERSONAL:-

Personalmente creo que si que existe la felicidad obstaculizada, la vida continuamente te somete a pruebas en las que tienes que superarlas con la mayor facilidad, pero cuando estas pruebas son de tipo emocional, son mucho más difíciles de superar, porque es un esfuerzo continuo intentar salir de la desdicha, o tratar de no sentirte triste, pero a veces esto es inevitable y son muchas las personas que al no ver una salida a sus problemas emocionales deciden dar la espalda a la felicidad, pero pienso que nunca hay que darle la espalda a la felicidad, y que por muy mal que lo estés pasando en un determinado momento jamás hay que darle la espalda, pase lo que pase hay que seguir viviendo que tras la tempestad volverá la calma o aplicado a esto, tras la desdicha vendrá una felicidad. En ocasiones también es bueno pasar por malos momentos, porque te ayudan a darte cuenta de que la vida te pone pruebas para superar y en esos momentos es cuando te das cuenta de que has cometido errores etc.

Conclusión: creo que tras los malos momentos de desdicha la felicidad siempre está ahí a un lado sonriéndote y esperándote, porque todo en esta vida tiene solución, y más tarde o más temprano la felicidad siempre llega.

La felicidad: Una historia mínima:-

¿Existe una predisposición a la felicidad?

Uno siempre se encuentra de un humor positivo o negativo.

El humor a veces parece surgir de ninguna parte. Pero influirá profundamente en nuestra visión de la vida y en nuestros comportamientos. Cuando estas de buen humor, ves “la vida de color de rosa” mientras que el mal humor te hace menos sensible, a los pequeños detalles alegres, divertidos y tiernos de la existencia. Estando de “Mala uva” se es menos paciente, tolerante mientras que “estar de buenas” te vuelve inteligente frente a tus defectos.

El humor no es algo fijo, se halla sujeto a variaciones importantes de la mañana a la noche.

¿Qué me han enseñado mis padres de su relación con la felicidad?

La trama de lo cotidiano se compone de pequeños ingredientes, las lecciones tendrán que ver sobre todo con nuestra manera de hacer frente a un suceso menor, durante el que no estamos muy al tanto de nuestras relaciones espontáneas.

¿Qué hacemos y decimos cuando todo va bien?

Algunos padres experimentan su placer mediante palabras (canciones, bromas….) en momentos que se pasan en común o en instantes familiares. Otros no manifiestan jamás con claridad que están contentos, absortos como están en sus responsabilidades de padres y adultos, en este caso nunca se disfruta del instante.

¿Qué me han enseñado mis padres acerca de la felicidad?

  • Situaciones:- Ofreciendo a sus hijos buenos momentos y seguridad material mínima.

  • Emociones:- enseñándoles a aprovechar esos buenos momentos.

  • Visión:- Transmitiendo las propias convicciones.

  • Construcción:- ayudando a los hijos a ser actores de su propia felicidad.

Las actitudes cotidianas de los padres ilustran con claridad cuales son las prioridades.

LAS EDADES DE LA FELICIDAD: _

INFANCIA:- ¿LA FELICIDAD EN ESTADO PURO?

La infancia es la edad de la felicidad, que no esconde situaciones de alegría, brincos….es la edad de la inteligencia innata. Los niños saben disfrutar de lo que a veces parece aburrido para los adultos. La superioridad de los niños se encuentra en su capacidad de vivir el instante y lo que es más importante, el presente. Pero también existen niños tristes, deprimidos y que tienen una mala relación con la felicidad. Hay que imaginar la infancia como la edad en que se es feliz sin nubarrones, se revela así pues, como exagerada. Los niños pueden sufrir, padecer angustias y desdichas. El niño es feliz sin saberlo y quererlo.

¿Cuándo finaliza la infancia? Los niños corretean porque se sienten felices, y además está el fin de sus creencias, Los Reyes Magos etc. Y los esfuerzos por continuar creyendo o hacer ver que creen. La extinción de estas felicidades de infancia es evidentemente una fuente de inspiración nostálgica. Feliz o desdichada.

ADOLESCENCIA:- FELICIDAD….BAH…….

Los adolescentes a los que se les pregunta sobre la felicidad dicen que es “una cosa de viejos”.La adolescencia no puede enseñarnos gran cosa acerca de la felicidad.

¿Cuándo finaliza la adolescencia? Para algunos nunca, es decir, cuando uno ya no se interesa por la incansable pregunta: ¿Quién soy yo?, y más por: ¿Qué hago con lo que soy?

EDAD ADULTA: ¿MADUREZ O MEDIOCRIDAD DE LA FELICIDAD?

Es en esta edad cuando aparecen las grandes preguntas acerca de la felicidad. Y sobre todo la cuestión de la construcción de la felicidad. Uno se cansa de correr tras ella, o de esperarla. La mayor dificultad del adulto frente a la felicidad es no confundirla con la comodidad. La cuestión radica en experimentar felicidades salvajes, a la vez, que se aprende a cultivar otras. Al convertirse uno en adulto debe saber que los proyectos de una vida feliz no deben ser ni valorados ni despreciados.

OPINIÓN PERSONAL:-

Personalmente creo que no existen edades para la felicidad, sino que hay que saber verla cuando se te presenta, no por ser niño eres más feliz o no por ser adolescente no eres feliz, quizás para algunos adolescentes, les cuesta más ver la felicidad, porque piensan que todo el mundo va en su contra, pero si se puede ser feliz en la adolescencia. Es en la edad adulta cuando más te puede costar ser feliz, debido a que tienes constantes cargas, pero con un poco de esfuerzo se puede conseguir una felicidad más o menos alta, en esta vida es muy difícil ser feliz, pero con un poco de esfuerzo se puede conseguir algo semejante a ella.

COMPRENDER Y DEFENDER LA FELICIDAD:-parte 2:-

  • ¿en qué dirección hay que buscar la felicidad?

  • ¿Nos pueden ayudar concretamente, la ciencia, la religión o la filosofía?

¿Dónde buscar la felicidad?

En ausencia de esfuerzos personales por cambiar, nuestro humor suele ser bastante estable.

TEMPERAMENTO FELIZ:-

“Es de naturaleza feliz”. El temperamento designa la predisposición frente a los acontecimientos de la vida cotidiana. Mayor o menor facilidad para sentir algunas emociones.

Hay temperamentos que parecen predispuestos a la experiencia de la felicidad y otros para la desdicha, y esto se traduce a través de nuestros humores.

¿Pueden cambiar el humor y el temperamento?

Algunos temperamentos necesitarán de esfuerzos y reajustes más frecuentes. En todos los casos es posible actuar y ser más feliz cumpliendo 4 condiciones:-

  • Ser consciente de que la felicidad es una construcción

  • Saber como actuar

  • Y sobre todo……… ¡ACTUAR!

Promesas y artificios: la felicidad a la medida:

¿El dinero hace la felicidad?

“El dinero no hace la felicidad” pero a esta frase se le suele añadir “pero ayuda”, porque parece ser que aumenta la felicidad. La miseria material pone numerosos obstáculos. ¿El exceso de dinero nos hace desdichados? No. Los ricos parecen poder acceder a algunas felicidades suplementarias. La posesión del dinero influye sobre la felicidad sobre todo porque proporciona una satisfacción.

En conclusión:- los muy pobres corren más riesgos de ser desgraciados a causa de su pobreza y los muy ricos tienen algunas oportunidades, si las aprovechan, de ser más felices.

Mentiras y espejismos comerciales:-

La publicidad da mucha importancia y utiliza mucho la felicidad. Se trata de una aspiración universal y muy poderosa.

¿Substancias de la felicidad?

El alcohol una manera de aligerar sus penas y a veces de acceder a pequeños momentos de felicidad.

Se habla de las drogas y el alcohol como “paraísos artificiales” ¿pero conducen al paraíso las felicidades de síntesis como las drogas, el alcohol o los medicamentos? Suelen ser oculta miserias, oculta sufrimientos porque….”los drogadictos felices” no existen.

La embriaguez permite a veces, modificar la propia visión de la vida a condición de extraer lecciones y de poder prescindir de ella para acceder a la felicidad.

Las apariencias de la felicidad:

“La felicidad es ser feliz, no es fingir que uno lo es”

Lo que hay de admirable en la felicidad de los demás es que se cree en ella.

La posición y los títulos:-

¡No acumule títulos creyendo que eso le hará feliz!

¡No sirven de nada! La felicidad al igual que el dinero, no por trepar en la escala social se es más feliz. “la inteligencia es casi inútil, para quien no posee nada más.

Los niños superdotados casi nunca lo son para la felicidad, pues sus “superdotes” les dificultan a veces para su adaptación al entorno.

La Juventud: _

Oscar Wilde defendía que: “El placer es la única cosa por la que vale la pena vivir” Nada envejece tanto como la felicidad. Pero, algunos estudios demuestran lo contrario: La felicidad puede aumentar con la edad. Pero por lo general, la edad no tiene ninguna influencia directa sobre la felicidad.

La salud:-

La felicidad y el bienestar están ligados a la felicidad percibida más que a la salud física en sentido estricto, y está relacionada con el tercer significado, es decir, la enfermedad tal y como la siente el paciente. Hay pacientes que sufren enfermedades crónicas muy penosas que pueden llegar a sentirse felices con su existencia. Algunos son capaces de percibir la incapacidad relacionada con la enfermedad como un problema que hay que afrontar y luego olvidar.

La belleza:-

¿Cuál es la relación entre belleza y felicidad?

Los individuos físicamente agradables son más simpáticos, inteligentes y competentes que los demás.

La felicidad está en relación.

“la felicidad es tener alguien a quien perder”

La importancia de las relaciones sociales en la felicidad.

Las relaciones entre felicidad y relaciones sociales son muy complejas, ser feliz hace que las relaciones sociales resulten mucho más fáciles, pero las relaciones sociales agradables también hacen feliz. En el caso contrario nos encontramos en un círculo vicioso.

La pareja: -

La vida en pareja muestra una correlación muy intensa con el sentimiento de felicidad. Las personas felices son más atractivas para las demás y tienen más facilidad a la hora de encontrar pareja; o bien la vida en pareja incrementa las capacidades de felicidad.

La pareja es pues buena para la felicidad, con dos condiciones:

  • Igualdad:- y respeto mutuo,

  • Intimidad:-(basada en intercambios gratificantes: sexualidad conversaciones, proyectos en común…..)

Hoy en día se va al matrimonio en busca de la felicidad. La evolución ha vuelto a los hombres menos autoritarios y las mujeres menos frustradas.

El divorcio evoluciona paralelamente a la aspiración de los individuos a ser felices.

¿Y qué pasa con el amor?

Enamorarse figura entre los acontecimientos que pueden proporcionar felicidad.

Los hijos:-

La presencia de los hijos en las emociones cotidianas, los hijos no proporcionarán una felicidad duradera más que a unos padres capaces de ser felices por ellos mismos, demasiadas parejas tienen hijos con la esperanza de recuperar la felicidad de vivir juntos.

Sin duda los hijos ofrecen un sentimiento de felicidad a sus padres, proporcionándoles la sensación de que su vida tiene sentido.

Los padres:-

¿Puede la capacidad de sentirse feliz resistir y sobrevivir a una infancia destrozada por los llamados “padres tóxicos”?

Nuestros padres están cada vez más presentes en nuestra vida.

Los amigos:-

Las relaciones amistosas son la principal fuente cotidiana de emociones por encima de las relaciones familiares.

La felicidad está en la acción:-

“La actividad es indispensable, para la acción”

La felicidad inquieta a veces a las personas hiperactivas, porque la perciben como un estado estático y aburrido.

El trabajo:-

Existe una relación muy clara entre el nivel de satisfacción en el trabajo y la satisfacción global de la propia existencia.

El ocio:-

Existe una relación entre la felicidad y ocio en el caso del tiempo libre no deseado o no organizado, la relación entre ver la tele y la felicidad es negativa, parece que la televisión usurpa claramente parte del tiempo que se debería dedicar a las reuniones con los amigos.

Un dominio elevado de una actividad demasiado fácil suscita el aburrimiento. Poco dominio de una actividad poco estimulante, engendrará apatía y pasividad, así como un total desinterés.

Las cosas de la vida.-

Aunque es un sentimiento inmaterial, no existe de forma inmaterial, y no puede alcanzarse más que a través de “alguna cosa”, sin esas “cosas de la vida” no hay felicidad posible.

OPINIÓN PERSONAL:-

Personalmente creo que la felicidad, no se debe de buscar, hay que esperar a que ella venga a ti ¿de qué te sirve buscar? Si muchas veces la vida te tiene grandes momentos “felices”, y en ocasiones esos momentos duran muy poco, por lo que no se puede buscar, se supone que cuando te llegue el momento de ser “medianamente” feliz te llegará, incluso hay personas que no puedan disfrutar de la felicidad, porque tienen una predisposición, ya sea, por su personalidad o bien por su manera de enfrentarse a los acontecimientos y “ pruebas que la vida te pone”, en cuanto a si una persona, por ser guapa es muy feliz, no estoy de acuerdo, porque hay gente que es “guapa” y no es feliz, porque quizás bajo esa fachada se esconde un ser absolutamente solitario e infeliz, en el caso de los llamados “feos” yo creo que muchos de ellos son mucho más felices que cualquiera, porque bajo esa fachada no tan “bonita” se esconden personas con una gran personalidad, y creo que es mucho más importante una buena personalidad que una cara bonita. Luego en cuanto a la pareja, los padres, los hijos y la salud, pienso que generalmente tener alguien con quien compartir cada pequeño momento de la vida (en el caso de la pareja) es bonito y te hace ser mucho más feliz.

En el caso de los padres, ellos te ayudan a encontrar tu sitio en la vida, y a ser feliz.

Los hijos, pienso que tener un hijo es lo más bonito que te puede pasar en la vida, y eso generalmente colma de felicidad, a aquellas parejas que deciden tener un hijo.

La salud creo que es lo más importante, porque sentirte bien por dentro y por fuera eso es básico, el encontrarte bien, el no tener problemas de salud, el sentirte sano, eso te puede acercar minimamente a la felicidad.

El trabajo, el buen tiempo de ocio, las relaciones sociales, son pequeñas cosas que también te acercan minimamente a eso que se llama “felicidad”

¿Qué se sabe acerca de la felicidad?

La felicidad es lo único que puede comprenderse”.

La felicidad:- no hay que hacerse demasiadas preguntas, no hay que marearse.

“Quién aumenta su ciencia, aumenta su dolor”

La felicidad se halla indisolublemente ligada a nuestra visión del mundo, a nuestros valores y creencias, es una necesidad fundamental del ser humano.

¿Una ciencia de la felicidad?

Szasz fue una de las figuras de la “antipsiquiatría”, el movimiento que consideró que los enfermos mentales no existían, eran puramente productos de los problemas de la sociedad. Szasz afirmó que la felicidad no existe sino que era “un estado imaginario”, esta ciencia perdió su influencia, y los psiquiatras y psicólogos han recorrido un largo camino a abordar la felicidad bajo un ángulo menos pasional y más científico.

La medida de la felicidad:-

¿Felicidad? ¿Cuánta? ¿Tres metros o dos kilos?

No existe una unidad de medida para la felicidad.

Con la felicidad ocurre lo mismo que con la belleza o la luz.

Existen felicidades discretas y otras intensas.

Las investigaciones sobre la felicidad:-

Una gran mayoría de personas afirman ser “globalmente felices en su existencia” un 66% de las personas se declaran felices cifras que les parecen ¡especialmente optimista!

Hay varias posibilidades para comprender estas cifras:-

  • Estas cifras deben considerarse poco fiables, los entrevistados suelen dar una respuesta que parece socialmente deseable. Y decirse feliz resulta más válido frente a un encuestador anónimo, que confesarse desdichado.

  • Puede que las influencias culturales perturben las respuestas.

  • Puede que las cifras traduzcan sobre todo una visión psicológica global de la existencia. En la vida cotidiana uno se queja a sus seres más cercanos, de hecho, lo que miden en mayoría las grandes encuestas y sondeos de opinión sobre la felicidad, es sobre todo la satisfacción con la existencia más que el bienestar cotidiano.

Conclusión:- Las personas que sin duda son un poco menos felices, probablemente son un poco más de lo que afirman frente a sus seres queridos.

¿Felicidad desde arriba o desde abajo?

El ascensor de la felicidad:-

  • La primera, llamada “bottom up”sugiere que la felicidad, “parte de abajo”, despega a partir de una acumulación de condiciones que facilitan su aparición. Sin estas bases concretas no existe la felicidad.

  • La segunda, “top down” supone que la felicidad, “arranca desde arriba” y no existe más que si nuestras disposiciones mentales, nos permiten apreciar, lo que nos acontece. Sin estas disposiciones no existe la felicidad.

¿Cuáles son las condiciones psicológicas de la felicidad?

La felicidad se puede autodescomponer.

La autoaceptación y la autoestima.

Algunas personas viven en guerra consigo, a menudo con el pretexto de mejorarse y no ser mediocres. Sin un punto mínimo de autoestima resulta difícil pretender la felicidad.

Una buena autoestima no tiene nada que ver con la divisa “cero fallos”, la conciencia de las propias cualidades, pero, también en la aceptación de los propios límites y defectos.

Relaciones positivas con los demás:-

Muchas personas se contentan con esperar, a que la gente se les acerque y no hay nada más que la felicidad relacional.

Resulta inútil sobrevalorar la “verdadera amistad” y descuidar otras formas de relación, incluso las más superficiales, hasta los más profundos, todos estos intercambios aportan felicidades, pequeñas y grandes.

La autonomía:-

Cultivar la propia autonomía mientras se sigue siendo social, resulta muy útil para la felicidad. Por otro lado, hay que trabajar para no ser demasiado dependiente de la ¡propia felicidad!

Una sensación de control sobre el entorno.

Cuanto más elevada es la sensación de control, más fuerte es su resistencia ante el estrés, y mayor la estabilidad emocional, pudiendo experimentar bienestar.

Este fenómeno está relacionado con las relaciones sociales más amplias. El bienestar disminuye cuando tienen ante ellos demasiadas posibilidades de decisión. Las personas que buscan entre todas las opciones la “mejor posible” sufren en efecto más que aquellas cuyo objetivo es una “elección aceptable”.

El desarrollo personal:-

Nuestra felicidad está vinculada a la sensación psicológica y emocionalmente a medida que se desarrollan nuestras experiencias visuales. El paso del tiempo aporta lo convicción de que poco a poco somos humanamente más ricos y nos convertimos en unos amargados desilusionados.

No existe la felicidad “talla única”

Existen desde luego distintos estilos de felicidad. Pueden describirse cuatro estilos de felicidad:-

El primero de ellos está relacionado con la plenitud experimentada al participar en estados externos.

Es una facilidad de acción pero también de reacción, una felicidad de pertenencia al realizar, algo en común.

La felicidad de satisfacción y realización:-

Está relacionado con el tomar distancia y satisfacción experimentada gracias a la consecución de ciertos objetivos, vinculados por ejemplo a la posesión o a la posición, se puede experimentar haciendo balance de un año de éxitos y también puede provenir de la sensación de haber ayudado a otros a ser felices.

La felicidad de dominio:-

Felicidad de acción pero sobre todo de interiorización. Todas las actividades en las que se destaca pueden permitir acceder a esa felicidad palpable.

La felicidad de la serenidad:-

Felicidad relacionada con el tomar cierta distancia respecto al mundo que nos rodea, se siente vivo, está contento de sentirse vivo, pero siente miedo de la muerte.

Patinazos y desviaciones:-

  • Una felicidad que reposa principalmente en la acción conduciría sin lugar a dudad a una cierta superficialidad.

  • La felicidad de satisfacción, basada en la consecución de ciertos objetivos puede inducir al materialismo o la insatisfacción.

  • La felicidad de dominio, centrada en los beneficios personales de una actividad intensa, puede desembocar en el mejor de los casos en el activismo y en el egoísmo.

  • La felicidad de la serenidad puede comportar una cierta forma de pasividad, de fatalismo, de desentendimiento acerca de los combates necesarios de la vida.

Cuatro felicidades o ninguna:-

Nuestros sentimientos de felicidad serán más profundos cuanto más compuestos estén de la suma o alternancia de los 4 tipos de felicidad.

La felicidad y el sentido de la vida:-

La dificultad de hablar sobre la felicidad, se debe al hecho de que es un tema mucho más íntimo de lo que parece porque siempre está ligada a una historia personal, también está relacionado, con un sistema de valores muy personal y por eso resulta incómodo para muchos hablar de ese tema.

Biología, psicología y sociedad: Tres bases para la felicidad.

  • Biología:- Se apoya en la satisfacción de deseos fundamentales. Se corresponde con la dimensión hedonista.

  • Psicológica:- Obedece a la necesidad de autorrealización.

  • Social:-Corresponde a la preocupación por los demás, y a la práctica de las virtudes.

La plenitud de la felicidad necesita de la activación de las 3 dimensiones, demasiada presencia de una de las dimensiones ensombrece las otras dos.

Dar un sentido a la vida, no basta para alcanzar la felicidad, pero, en cambio, no dárselo impide, intentarlo.

Por eso uno no podía considerarse feliz en la vida, y dicho juicio estaba reservado a la posteridad.

Fe y felicidad:-

“Amar alguna cosa y creer que existe”

Para hallar la felicidad hay que creer.

Uno se da cuenta de que el sentimiento de la felicidad, resulta muy próximo a la fe.

Religión y felicidad:-

¿Pero cuáles son las relaciones de la “verdadera felicidad”?

Parece que la fe aumenta el sentimiento de felicidad, experimentado por los creyentes.

3 mecanismos a la hora de explicar dicha relación:

  • El apoyo social designa el conjunto de beneficios que comporta la pertenencia a un grupo o red de personas bien dispuesta, el hecho de pertenecer a una comunidad religiosa representa, una fuente de apoyo social.

  • La relación directa con Dios es otra de las explicaciones.

  • Finalmente, las creencias inherentes a la fe religiosa están implicadas en el sentimiento de felicidad, permite a los creyentes pensar que la vida tiene sentido, incluso a través de los sufrimientos y pruebas que les pueda imponer.

¿De qué sirve la felicidad?

Tenemos necesidad, de la felicidad, porque la desdicha y la muerte existen. Tenemos conciencia, de ella. El bienestar por sí mismo no basta para contrarrestar la fuerza de esos monstruos amenazadores.

La felicidad, tal y como se nos demuestra, es simplemente, el medio, se nos ofrece para olvidar la muerte, o bien soportar la vida sabiendo que acabará llegando.

“Vivamos felices, esperando la muerte”

Una ocurrencia. La única gran pregunta que merece de nuestra preocupación es la siguiente: ¿Cómo ser feliz cuando resulta que un día moriremos?

La muerte es, la cuestión más preocupante para todos los seres humanos, y el miedo a morir es la principal dificultad que se afronta de cara a disfrutar de la existencia.

OPINIÓN PERSONAL:-

Yo creo que hoy día, se sabe poco de la felicidad, es algo que está oculto y creo que nunca sabremos lo que es a ciencia cierta lo que será, yo personalmente no se lo que es, se sabe que existe y que está ahí, también creo que no por tener fe o por creer en dios uno va a ser mucho más feliz, acaso Dios nos ayuda en nuestra vida cotidiana??? A resolver los grandes problemas, Dios, la fe y la religión son cosas que no sabemos que son, según esto una persona que sea atea, tiene el derecho a ser menos feliz??? Yo creo que toda persona tiene el derecho de ser feliz, y no por creer lo eres más. En el caso de autorrealizarse, autocontralarse y eso…. Es cierto que uno ayudándose a si mismo puede llegar a ser más feliz, pero es todo proponérselo, y como dice el refrán: “con paciencia y una caña se hace uno pescador” pues en este caso, con paciencia y mucha calma se llega a la tan ansiada felicidad. También es cierto que muchas personas se engañan a si mismos haciéndose pasar por personas felices, de cara a la galería, pero ellos no son felices, además de que las encuestas que se realizan creo que nunca reflejan lo que de verdad sienten los entrevistados, porque quizás tienen ese miedo a que el “entrevistador” los mire mal, porque todo el mundo queremos tener esa sensación de que la vida es de color de rosa y de que todos somos felices, pero a mi se me plantea una duda: ¿podemos llegar a ser totalmente felices? ¿Hay alguna persona en el mundo que es completamente feliz? ¿O es todo un invento para engañarnos a nosotros mismos?

LA FELICIDAD:-

Un tema que molesta.

Breve historia de la felicidad en Occidente:-

La felicidad fue sin duda el primer objeto de la filosofía, los filósofos de la Grecia y Roma antiguas, decían que, la felicidad era, de hecho el “summum bonum”.

Felicidad y cristianismo:-

Para el cristianismo de los orígenes, la felicidad no podía provenir más que de Dios. El cristianismo quiso sustituir la noción de felicidad con la de salvación.

La revolución de la felicidad:-

El siglo XVIII fue un periodo de extraordinaria efervescencia para la felicidad. Se han avanzado diversas explicaciones acerca de ese aumento de poder de la felicidad. Aquel siglo también fue el de dos grandes revoluciones de alcance mundial (Rev. Francesa y Rev. Americana), el siglo XVIII fue el siglo de la Ilustración, una increíble actividad filosófica e intelectual, una parte de la cual fue puesta al servicio de la reflexión acerca de la felicidad.

Romanticismo desdichado….

¿Qué esperamos para ser felices? Esperamos a que la felicidad llegue a ser tan interesante como la desdicha.

El romanticismo impuso el encanto por la desdicha en el siglo XIX, “la desdicha deja de ser un estado de ánimo para convertirse en historia”.

Así pues, por un lado, la felicidad superficial, radica en la desdicha plena y profunda, pero pese a todo esto el “imperio” de la felicidad cuajó.

La felicidad siguió ocupando el sitial más alto, pero a costa de dar buenos zarpazos.

Debates acerca de la felicidad:

“cuando oigo felicidad, saco el revólver”.

“si eres feliz estás en falta” (Philippe Delerm)

El auge de la felicidad, provoca unas reacciones apasionantes.

La mayoría de los regimenes dictatoriales, se han propuesto como objetivo ofrecer la felicidad a sus ciudadanos más o menos a largo plazo.

También son numerosas las ficciones literarias, que han descrito futuros no muy lejanos en lo que la felicidad de los seres humanos, era metódicamente asegurada.

Las democracias, se contentan con intentar asegurar el bienestar de sus ciudadanos. El programa es más sabio…

Séptimo pecado: la felicidad es vulgar.

Últimamente en guardia contra las desviaciones posibles, y en muchos casos existentes, parece existir otro motivo: la felicidad y buscarla, no es chic.

Felicidad y lucha de clases:-

Las felicidades de las clases populares, también han sido analizadas y descritas.

¿Existirán felicidades distintas dependiendo de las clases sociales?¿Y podrán estas diferencias, explicar en parte la evolución de las ideas y las modas sobre la felicidad?

Tres etapas en la historia de la felicidad:-

  • Renacimiento:-En los aristócratas el placer se consideraba vulgar.

  • Segunda etapa:_ Las revoluciones francesa y norteamericana, en la que la felicidad debía ser compartida.

  • Tercera etapa:- La felicidad se vuelve vulgar y el placer chic, hubo una creciente desconfianza por parte de las élites intelectuales.

Felicidad y distinción social:-

¿Es el rechazo de la felicidad producto de su popularización?, ¿Está toda esta agresividad, dirigida contra las ideas vehiculadas por el libro, la película o bien contra su inmenso popular? En todo caso se ha demostrado que la felicidad y sus divisiones son uno de los más maravillosas temas de polémicas que existen?

Las personas se diferenciarían en primer lugar por sus sufrimientos y alegrías…. Eso es en todo caso lo que piensan muchos eruditos.

Si, todo ser humano, aspira al reconocimiento. Pero para algunos, bastaría con un reconocimiento de conformidad, mientras que para otros, es indispensable, un reconocimiento de distinción. En esta sociedad, en la que la búsqueda de la felicidad, está sobrevalorada y se propone a la mayoría no hay otra opción en búsqueda de reconocimiento de distinción que criticarla y rechazarla.

¿Tienen ustedes cuentas pendientes con la felicidad, para criticar así su búsqueda? Los conferenciantes debieron dar marcha atrás y explicar que no tenían nada en contra de la felicidad, sino simplemente contra el deber de felicidad.

“Gente de verdad” para hacer referencia a quienes no son estrellas, sin posición, ni imagen, gustan simplemente de la felicidad, y de la idea de felicidad.

¿Cómo entonces situarse frente a esta aspiración frente a la aspiración auténtica? Evitando utilizar el rechazo frontal, no pide tanto que saquemos a la luz las cuestiones que importan.

OPINIÓN PERSONAL:-

Cuando hablamos de felicidad, está claro de que tenemos miedo a que por ser felices, nos rechacen o piensen que somos egoístas, al pensar que somos felices y no preocuparnos por los demás y decir “Yo soy feliz” y preguntar ¿Tú? Mucha gente ante esta pregunta respondería “no” pero por miedo al rechazo de los demás contestamos que si lo somos, pero no nos debería dar miedo decir si somos o no somos felices, al fin y al cabo la felicidad es algo efímero y por no ser feliz no te pueden juzgar, porque solo tú sabes lo que tienes dentro y los motivos que te impiden ser felices, y nadie tiene derecho a decirte porque tu no eres feliz, quizás esa persona que dice que es feliz no los es realmente y solo lo es de cara a la galería. En cuanto a la distinción social, a muchas personas les gusta ser populares, y eso les lleva a la felicidad, pero a muchos de nosotros nos gusta ser “uno más” en el mundo y no sobresalir, si no ser simplemente tú y quizás es así como muchos de nosotros desde el anonimato somos mucho más felices que otro que es popular y conocido, hay a quienes nos gusta ser felices desde el anonimato y quien sabe algún día podemos conseguir algo que nos lleve a ser “famosos”,pero debe ser algo importante, para que destaquemos, no como otras personas que les gusta ser populares a causa de inventarse cosas para salir en la prensa etc. Eso para mi no es ser feliz, porque uno no puede ser feliz a causa de engañar a otros o de inventarse cosas, para ser conocido, si has de ser popular o conocido que sea por algo que tu hayas hecho y que merezca el reconocimiento por parte de los medios.

Como no hacerse desdichado:-

La palabra “desdicha” indica a la vez la situación y el sentimiento -interno- que desencadena. La desdicha que se siente es entonces inmensa y provoca la cuestión de la capacidad de resistencia.

Aspiramos a ser felices, pero hay días que es imposible escapar de la melancolía. A veces nosotros mismos somos los creadores de nuestra propia desdicha.

La tentación de la desdicha.

¿De qué se compone esta “tentación de la desdicha”?

  • Uno es de orden emocional, y es la tendencia a abandonar la melancolía.

  • El otro es de orden psicológico y es la ampliación de las preocupaciones y adversidades cotidianas.

La lucha no es siempre fácil, por mucho que sepamos que “no hay que caer” no siempre hace uno el esfuerzo de arrancarse a la melancolía. También existen factores propios del género humano: la evolución parece favorecer en nosotros la existencia de gran número de emociones negativas, la ansiedad nos convierte en más atentos frente a los problemas.

El espectro de las emociones, y humores positivos es mucho más reducido.

¿Para qué luchar contra la tentación de la desdicha?

Primer inconveniente: No luchar prolonga la duración.

Dar libre curso a la sensación de desdicha, amenaza con prolongar su duración, pero parece que a menudo, crea el efecto contrario: la queja repetida, y sin respuesta, puede transformar a la persona en víctima de la vida.

Segundo inconveniente:- no luchar aumenta la sensación de desdicha.

Abonarse a la sensación de desdicha. De hecho, la valoración que harán las madres del vínculo que mantiene su madre con su hijo depende del humor del momento.

Tercer inconveniente:- No luchar facilita la sensación de desdicha:-

La tristeza, te llega a convertir en verdugo de ti mismo, siempre que sea posible, no hay que dejar espacio a los sentimientos de desdicha.

Melancolía, pesadumbre y humor hosco, velos que ocultan la felicidad:-

Lo que caracteriza al humor, es la tendencia a pasar al olvido. “Razonamiento emocional”, si me siento triste, tendré la sensación de que es el mundo es el que está triste.

Ser realista:-

No se puede impedir la existencia, pero si se puede volver a empezar. “Siempre la misma historia” pensar de esa manera suele ser falso, y solo hace agravar el humor triste. Existe realmente una repetición de las mismas dificultades, se abordará de manera más eficaz, en frío poniendo distancia con el episodio del mal humor.

Actuar:-

Todas esas tareas, demuestran que es más fácil mejorar nuestro humor actuando que reflexionando.

Inquietudes, preocupaciones y desvelos: cuando vivir es una preocupación.

¿Cómo sentirse feliz si uno se halla, enfrentado a preocupaciones, incesantes? O mejor dicho, ¿ si se siente enfrentado a esas preocupaciones?
Para algunas personas, la adversidad, no es más que lo que es: un momento de la vida, desagradable pero inevitable, un paréntesis de la felicidad. Para otras representa un pretexto para darle vueltas sin parar.

¿Qué hacer frente a la ansiedad? Reflexionar en lugar de darle vueltas.

Los ansiosos no dejan de pensar en sus problemas, la solución no radica “en no pensar más”, como les suelen aconsejar, la preocupación acaba regresando. Multiplicar las hipótesis, sin elegir forzosamente, una de ellas, es restablecer el funcionamiento democrático.

No ver una catástrofe tras cada incidente.

Si su superior ha criticado su trabajo, el ansioso no solo considerará de buena gana la hipótesis negativa sino que la ampliará.

Tener confianza:-

Los estudios más recientes, sobre la confianza, dicen que en gran parte esta descansa sobre la costumbre, tratar a un ansioso significa aumentar la tolerancia, ante la incertidumbre.

El pesimismo, ¿lucidez o ceguera?

El pesimista, siempre prefiere una certeza negativa. Los pesimistas aseguran que vale la pena prever lo peor.

El pesimismo es una forma de ansiedad, tranquila y resignada.

Los motivos de los pesimistas son muy apasionados y a sus ojos resultan totalmente lógicos.

Pensar lo peor, es una buena manera, según ellos, de no acabar decepcionado. Es el llamado pesimismo de prevención.

  • También permite estar listo, para afrontar la desdicha, esta sobrevivo: Pesimismo de preparación.

  • Finalmente, un cierto número de pesimismos son de superstición: esperar lo peor, esperando igualmente lo mejor.

“Pesimismo defensivo”descansa en mecanismos que hoy son bien conocidos.

  • Que un suceso se debe a nuestros esfuerzos o al azar.

  • Que testimonia nuestro valor en tanto que persona o que no demuestra nada más que nuestra capacidad, para triunfar en este tipo de área.

  • Que nos permite pensar, que triunfaremos de nuevo en el futuro, que no significa que triunfaremos de verdad.

Las atribuciones tienden a ser sistemáticamente sosegadas en sentido negativo.

El pesimismo obstaculiza la felicidad:-

Pesimismo y felicidad no hacen buena pareja.

  • El pesimismo echa a perder, los buenos momentos de existencia. podemos disfrutar por adelantado y que no se pueda disfrutar, más que en el último momento, obliga a vivir casi pendiente de la inquietud precedente.

  • El pesimismo no prepara para la felicidad. Contrariamente al argumento de los pesimistas, cuando llega la desdicha, se hunden con una cierta delectación y triste satisfacción.

  • El pesimismo se autovalida:- Los pesimistas no recuerdan a quienes les rodean más que en los momentos en que tenían razón.

  • El pesimismo puede llegar a cansar al entorno y causar problemas de relación.

¿Qué hacer para luchar contra el pesimismo?

  • Desconfía de ti mismo y cultiva un poco tu humildad.

Los pesimistas se consideran siempre lúcidos.

  • No digas las cosas negativas: es inútil machacar.

  • Verifica sistemáticamente tus predicciones.

  • Intenta centrarte en la búsqueda de soluciones, en lugar de los problemas y las consecuencias.

  • Pregúntate si es más interesante ser feliz o tener razón.

Sin tiempo para ser feliz.

La felicidad? Vale cuando acabe.

“La felicidad, luego”parece ser el lema de unas personas muy activas. Existe una felicidad de la acción. La mayoría de los sujetos “muy ocupados” obtienen una dicha evidente de la acción.

¿Por qué los hiperactivos no se llevan bien con la felicidad?

Porque la felicidad, no sirve para nada.

Ira, cólera y hostilidad: _

Las emociones hostiles contaminan, el bienestar y arruinan el vínculo social.

Las emociones tienen un inconveniente, tanto a largo como a corto plazo, porque el bienestar se contamina rápidamente.

¿Qué hacer frente a las emociones hostiles?

  • Renunciar al mejor de los mundos. Los negativistas son idealistas de la perfección, pero decepcionados, caen en el resentimiento y en el cinismo.

  • Observase en situación de estrés. ¿Que me ocurre hoy? ¿por qué estoy de tan malas pulgas?

  • Repensar las propias emociones hostiles

Nostalgia:-

Es inherente en la condición humana.

Envidia:- la separación entre uno mismo y los demás.

La envidia no es ni buena ni mala.

Todos los esfuerzos, de las víctimas de envidia, aparte de intentar comprender, por qué se han convertido en tales, deben tender hacia este objetivo: asumir la envidia, comprenderla y buscar soluciones constructivas.

OPINIÓN PERSONAL:-

No se si la cuestión real es el no hacerse desdichado, porque uno no se hace desdichado, simplemente son momentos en los que te sientes peor, es algo con lo que la condición humana nace, al igual que sucede con la felicidad, es algo, para lo que el ser humano está predispuesto, solo que algunas personas, son más propensas a padecerlo.

En cuanto al pesimismo: está claro que todos en esta vida hay momentos, en los que nuestra moral está más baja y estamos apáticos, lo que provoca una sensación de pesimismo, porque pensamos que todo nos va a salir mal, pero ante eso hay que luchar y tratar de ver el lado bueno de las cosas que por muy malo que sea siempre lo habrá , porque siempre tras una tormenta hay un rayo de luz, esperándonos y eso para mi es la felicidad, es como un rayo de esperanza, que te espera al final de un largo camino, y sabes que tarde o temprano llegara. En cuanto al tema de que no hay tiempo para ser feliz…porque se está muy ocupado, eso no me parece bien porque siempre hay un momentito para ser feliz, aunque sean 5 minutos al día de sonreír, de estar con tus amigos etc. Eso a la larga te provoca una sensación de felicidad. La envidia, la ira, la nostalgia, eso también provoca que mucha gente no sea feliz, porque la envidia te corroe por dentro, la ira consigue que no estés bien con los demás, es como que tienes un enfado con el mundo.

Conclusión: creo que hay pequeñas cosas, que te hacen más difícil el camino hacia la felicidad, pero que a todo se le puede sacar su lado bueno y ver ese rayito de luz llamado felicidad.

Cultivar y proteger la felicidad.

¿Desea alcanzar la felicidad?

¿Existen recetas para la felicidad?

En materia de felicidad, las recetas no son tóxicas más que si se consideran como garantías infalibles, u obligaciones.

“Las recetas para la felicidad”no son, claro está más que propuestas, le explican de manera en que algunos consiguieron ser más felices sin utilizarlas.

¿Hay que convertir, la búsqueda de la felicidad, en una prioridad para la existencia?

Hay dos posibles actitudes: renunciar e intentarlo.

Intentarlo, conviene saber que existen diversas estrategias en los “planes de felicidad”, “búsqueda de la felicidad”, o se trata de una búsqueda más mística y dura? ¿O incluso de “conquista de la felicidad” o de un “arte de la felicidad”?

¿Esfuerzos para ser feliz?

Las felicidades repetidas, suelen ser fruto de una ascesis. Los casos de esfuerzo y ejercicios son necesarios.

¿Hay que continuar burlándose de los manuales tipo: un pensamiento de felicidad al día? La felicidad he conocido a muchas personas a las que esas obras habían ayudado, los consejos sobre la felicidad resultan irritantes. Algunos “culturistas de la felicidad” que exhiben demasiado ostensiblemente su bienestar, resultan sospechosos.

Saborear todas las formas de la felicidad:-

Nuestras felicidades cotidianas, se reparten casi todas en una de las siguientes categorías.

  • Ser:- son todas las felicidades y dichas.

  • Tener:- se trata de la felicidad de poseer.

  • Hacer:- es la felicidad, de andar, trabajar…..

  • Pertenecer:- la felicidad, de ver en el seno de una familia.

4 familias de felicidades tan simples y elementales que suelen olvidárselas.

Desobedecer a la melancolía:-

A lo largo de una jornada normal se abren ante nosotros varias encrucijadas. Podemos continuar con el impulso, de nuestras actividades rutinarias, de nuestros humores….. Podemos no rendirnos a la evidencia de la melancolía apoyarnos en “pausa” y tomárnoslo con calma.

Un objetivo, no una obsesión.

Hay que decidir que la felicidad es una prioridad, pero también hay que tener cuidado y no depender de nada.

El cultivo de la felicidad:-

La felicidad es el resultado de esfuerzos que no se ven inmediatamente recompensados. La desilusión frente al sentimiento de felicidad, acaba de llegar o desaparece. La experiencia demuestra que en general se sobrevalora, lo que se puede hacer en una jornada, se subestima lo que se puede hacer en un año.

Una felicidad de rostro humano:-

¿Cómo no molestar con la propia felicidad?

Puede convertirse en una ofensa a ojos de los demás al igual que la belleza, la felicidad, está muy cerca de otra riqueza que la salud, ese fastidio proviene de que la felicidad, es una riqueza que está mal repartida. “Para vivir felices, hay que ocultarse”. ¿En qué sentido habría que comprender esa máxima? ¿Sobreviene la felicidad con mayor facilidad se vive apartado del mundo? ¿O bien es que la felicidad implica discreción a fin de incomodar a los demás?

Los deberes de la felicidad.

El ser humano, es un animal social. Sabemos que esta utopía no puede decidirse, “desde las alturas” no puede pretender existir de manera duradera si no es obra de cada miembro de la sociedad.

El optimismo:-

“Tomarse las cosas del lado bueno, pasando por alto los aspectos desagradables”, es una dimensión de la personalidad, que ha sido muy estudia y que está ligada a la felicidad. A los optimistas se les reconoce por lo general el beneficio de una mayor comodidad emocional y de una mejor calidad de vida. Pues el optimismo no se limita a una actitud mental, sino que también se traduce en actitudes más activas en comportamientos concretos frente a las dificultades de la existencia. El optimismo, es pues, pensamiento en acción.

Inteligencia del optimismo.

La inteligencia del optimismo es ver el mundo tal cual es. La convicción del optimista, es que lucidez y bienestar son perfectamente compatibles. El optimismo beato o ciego no es más que una invención de los pesimistas celosos. En caso de dificultad, los optimistas perseveran más que los pesimistas, salvo que consideren que no quieren ver las cosas desagradables.

¿De dónde proviene el optimismo?

Los mecanismos de adquisición del optimismo en el ser humano han vivido experiencias anteriores en las que nuestros esfuerzos fueron recompensados, nos empujaran al optimismo.

La práctica del optimismo.

Ni positivo ni negativo:-

El pensamiento optimista es el realismo la confianza y el pragmatismo.

Verificar las predicciones:-

Los esfuerzos a desarrollar consistirán en 4 etapas:

  • La peor solución

  • La mejor solución posible.

  • El compromiso más probable en función de la situación.

  • Verificar el resultado.

¿Confiar a priori?

El optimismo es la confianza a priori hacia la existencia, el optimismo no se basa únicamente en la visión del mundo sino en aptitudes para mejorar el mundo.

Las pequeñas felicidades.

Todos los superdotados de la felicidad, insisten en esas pequeñas felicidades. Hay que esforzarse por acoger todas las primicias de la felicidad. Lo contrario de la felicidad, no es la desdicha sino la indiferencia respecto al mundo. La felicidad se basa en una compleja de mezcla de vigilancia y receptividad.

OPINIÓN PERSONAL:-

Está claro que para muchos la felicidad es como un don divino, que solo se les concede a unos pocos privilegiados, porque son pocas las personas que pueden decir que son felices, que no tienen problemas, por eso, aquellas personas a las que se les ha concedido ese don divino deben protegerla como si fuera su vida, no hay nada más importante en está vida, que buscar la felicidad y encontrarla y con ella no sentirte solo tu feliz sino también la gente que te rodea. Personalmente no se si existe la felicidad, porque para mí es algo que no existe, yo creo que solo existen momentos o tiempos mejores y alegres, pero bueno, aquellos que creen que la felicidad existe son muy libres. El optimismo es muy bueno, porque no hay nada mejor en esta vida que pensar en positivo y dentro de lo malo ver lo positivo a las cosas, y más en este mundo tan loco que tenemos necesitamos personas que digan: “tranquilos, todo esto mejorará” es una buena forma de vida, pero yo me planteo una pregunta: ¿El optimista tiene momentos de pesimista o ya no d pesimista, Tiene momentos de tristeza o de bajón? Desde luego que lo mejor que pueden hacer es eso, porque disfrutan de cada pequeño momento que les da la vida, y eso es lo mejor, hay que saber sacar lo bueno y pensar: “ahora estoy mal, pero se que esto tarde o temprano cambiará”, en el fondo el mundo debería de ser mas optimista pero claro, hay gente que tiene tantos problemas, que no puede ver ni un pequeñísimo rayo de luz tras esa tormenta que tienen encima, porque pensaran que la vida para ellos es negra y que han tenido mala suerte eso es todo.

Conclusión: Creo que hay que saber disfrutar de cada pequeño momento que tienes de felicidad.

CONCLUSIÓN FINAL:-

  • Los cuentos de hadas siempre finalizan felices.

  • La felicidad no será interesante, pero apasiona a todo el mundo.

  • No es que no exista, porque todos la hemos percibido

  • Y …LA FELICIDAD ES POSIBLE.