Felicidad en Aristóteles

Felicidad del hombre. Eudaimonia. Vida placentera. Placer. Hedone. Vida honorífica. Honores. Ideal del sabio. Vida contemplativa. Contemplación. Prudencia. Areté. Virtudes éticas. Deliberación. Sabiduría. Inteligencia

  • Enviado por: Saryh
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas

publicidad

FELICIDAD EN ARISTOTELES

A: El concepto de Eudaimonia es básico para entender la filosofía de Aristóteles. Lo podemos traducir como felicidad, bienaventuranza…Pero se acerca mas el termino Felicidad. Empleamos esta palabra para designar el fin de todas nuestras acciones, pero esta determinado por la naturaleza del hombre, el bien supremo.

Eudaimonia es una palabra de sentido ambiguo:

-Originalmente significaba ser favorecido por un daimon (un hado).

-Tener parte en un buen fin.

Y puede ser Subjetivo (estar contento)

U Objetivo (llevar una vida noble y digna). Pero entre ambos hay una relación: Solo se es feliz (subjetivo) cuando se es verdaderamente feliz (objetivo). Es decir llegaras a estar contento o feliz cuando tengas una vida noble.

La Felicidad es Autosuficiente, ya que si es el bien supremo, no podemos llamar felicidad a cualquier cosa que deseemos. Por tanto, es un 1 cosa o un conjunto que es buscado por si mismo y nunca como medio para otra cosa, o como parte de otro conjunto mas amplio de cosas. Por tanto decimos que es suficiente por si misma. Es decir no pueden existir 2 felicidades distintas ya que solo hay 1 conjunto autosuficiente de bienes.

“Aquello que por si solo hace deseable la vida y no necesita de ninguna otra cosa”

Ética Nicomaco I, 5

Pero la verdadera felicidad no es una acumulación de cosas deseables, riquezas, triunfos… Eso es secundario. Ahora veamos los 3 modos de vida: Pero solo uno de ellos es para Aristóteles el que lleva a la verdadera y única felicidad.

B: -Vida Placentera

¿Consiste el placer (hedone) en la felicidad? Para Aristóteles no, es un modo indeseable. A primera vista, parece que el placer es el modo de vida deseable, pero no es así.

El placer es una de las cosas (excepto el dinero) deseable por si misma y no como medio para otra cosa., pero todo esto no es suficiente para afirmar que sea el placer el bien supremo, porque se presenta parte de un conjunto y hemos dicho anteriormente que la felicidad es autosuficiente por si misma.

Pero Aristóteles elabora su teoría del placer, que aunque no sea la propia felicidad es interesante definirla.

El placer no es un movimiento, actúa en relación a su objeto y es una perfección añadida a la actividad y no la actividad en si misma, por tanto toda actividad va acompañada de placer y lo mismo en todo pensamiento. Por tanto hay placeres buenos y placeres no tan buenos, cuando se trata de placeres bueno es legitimo actuar por placer (no todo el que hace algo por placer es indeseable, sino el que lo hace por un placer vergonzoso)

Y Aristóteles piensa que ninguna persona verdaderamente inteligente puede hacer consistir los placeres corporales en su felicidad.

-Vida Honorífica

¿Consiste la felicidad en los honores? Para Aristóteles no. Unos ponen como prioridad los placeres corporales, pero otros mas refinados prefieren llevar una vida pública, social, o política, es decir, que se le reconozcan sus méritos propios.

Pero en comparación con la vida explicada anteriormente Aristóteles piensa que es mas noble llevar una vida social que una basada en el placer, pero tampoco esta puede consistir la felicidad.

Ya que el honor por si mismo no es autosuficiente y completo, como hemos visto en la definición de felicidad, tan solo adquiere su verdadero sentido cuando es merecido, pero muchos que lo buscan ese reconocimiento es para huir de las propia excelencia, por eso buscan la aprobación de personas inteligentes y sabias en la tarea que hacen.

Por tanto, el honor social puede ser un elemento o una parte de la felicidad, pero no un elemento determinante de ella.

-Amicus Plato…

Antes de llegar al apartado de la verdadera felicidad, Aristóteles desea hacer una crítica a su Maestro, ya que si la concepción platónica de la felicidad fuera aceptada distorsionaría el sentido de lo que consiste la felicidad. Una de las primeras críticas es que no existe el mundo de las Ideas, ya que este es realista y no puede pensar que existe un mundo más allá de lo terrenal.

Por tanto como la felicidad es autosuficiente y se hace deseable por si misma y no necesita de ninguna otra cosa es alcanzable en la vida terrena.

C: Ideal del Sabio (Vida Contemplativa)

Hemos desechado antes modos de vida como la búsqueda de la verdadera felicidad por no cumplir la condición de autosuficiencia que tiene que tener el bien supremo.

Aristóteles dice: “La felicidad consiste en realizar el oficio del hombre” Pero ¿Cómo se realiza bien el oficio del hombre? Definamos el oficio del hombre como la tarea propia de este, es decir la actividad de una totalidad.

Lo que quiere subrayar es la existencia de unas peculiaridades de la vida y la acción humana que ningún hombre racional querría renunciar y cuyo ejercicio es satisfactorio para el hombre, y todas estas capacidades tienen su raíz en la razón (logos).

En su búsqueda para encontrar cuales son esas capacidades argumenta,

“Ya que buscamos algo propio del hombre”:

-Hay que dejar pues de lado la vida de nutrición y crecimiento.

-También la vida de las sensaciones

-Por tanto solo queda la vida en cuanto a la actividad de la parte racional del alma.

En definitiva, esa actividad propia del hombre es excelente en si misma y realizada de un modo perfecto. En conclusión, el bien supremo alcanzable por el hombre consiste en la actividad constante del alma conforme a su excelencia. Para ello se requiere de un esfuerzo y una constancia.

Por tanto la felicidad del hombre consiste en el cumplimiento de la actividad racional (se debe entender como reflexiva y calculadora con vistas a orientar de una forma correcta nuestra acción y la cual cumple la decisión de la razón) Esta actividad calculadora es la Prudencia (fronesis) que veremos en el tema siguiente. Esta razón tiene junto a esa actividad práctica una teórica: La Contemplación (theoría)

Definimos contemplación como el conocimiento casi divino, es la capacidad de la tarea intelectual, representar el mundo desde la visión intelectual. Es una actividad pura.

La Vida Contemplativa es la culminación de la vida humana, y por tanto la Verdadera Felicidad ya que reuniría todas las calificaciones que se exigía del bien supremo: Es la mas autosuficiente, la mas completa y satisfactoria, la mas independiente.

“No nos hemos de contentar con tener pensamientos humanos… sino que en la medida debemos procurar inmortalizarnos y hacer lo que esta en nosotros de acuerdo con lo mas excelente”

Ética Nicomaco X, 7

La vida humana y la búsqueda de la felicidad se mueven alrededor de estos temas, en cuanto a la prudencia reflexiona y calcula para encontrar los medios mas adecuados para llegar a un buen fin, así pudiendo llegar a la actividad mas elevada que el hombre puede realizar. Pero Aristóteles sabe que la felicidad también necesita de bienes externos (como buenos amigos, bueno hijos, salud…) Ya que así puede desarrollarse las mejores cualidades humanas, que es de eso de lo que se trata, que lleguemos a ser mejores personas y podamos ser mas felices.

ARETÉ Y PRUDENCIA

A: El concepto de areté es fundamental para la ética moral de Aristóteles. Puede traducirse como virtud en un uso normal, pero este termino esta cristianizado, por tanto nos conviene traducirlo como excelencia, como esas cualidades internas, es decir del carácter y no cualidades externas como el físico, altura, belleza… En la época clásica, los griegos conciben la moral como una búsqueda de esa excelencia, para salir de la mediocridad y sobresalir. La areté es un aprendizaje, un modo determinado de ser no una tendencia.

-Excelencias de la inteligencia- Virtudes Dianoéticas: Ciencia, técnica, prudencia, intelecto y sabiduría.

-Excelencias del carácter- Virtudes Éticas como por ejemplo la templanza, la valentía, la generosidad…

B: Para empezar veremos las diferencias entre virtudes éticas y dianoeticas.

Las Virtudes Éticas son los modos del carácter, es decir a lo largo de nuestra vida nos vamos forjando una forma de ser un carácter (éthos), a través de nuestras acciones. Por tanto, es una actitud firme, orientada hacia un fin y colocada en el punto medio. Una actitud firme es la cual no solo son una repetición de acciones, es un hábito es decir la repetición de acciones pero unidas con la inteligencia, son actitudes adquiridas y requieren mucho esfuerzo y dureza.

Si esas acciones (con su decisión) son correctas y generan un hábito en la persona es cuando ha alcanzado la virtud.

En cambio, si la decisión no es correcta y la repetimos, generaremos un hábito contrario al anterior, basado en las malas decisiones, es decir, un vicio (kakia).

“La virtud es un habito selectivo, consistente en una posición intermedia para nosotros, determinada por la razón y tal como la determinaría el hombre prudente. Posición intermedia entre dos vicios (uno por el exceso y otro por el defecto). Y así unos vicios pecan por defecto, y otros por exceso de lo debido en las pasiones y acciones, mientras que la virtud escoge el termino medio.”

Ética Nicomaco II, 6

Pero este término medio no consiste en la media aritmética entre 2 cantidades. Toda persona inteligente huye del exceso y del defecto, buscando y prefiriendo el término medio. Pero no hay una forma de comportamiento universal en la que pueda decirse que consiste la virtud. Es a través de la experiencia la que puede forjar ese hábito, mediante la insistencia de decisiones correctas.

Pero debemos también considerar que lo que para una persona es excesivo, para otra puede convertirse en el término medio, por tanto no hay una forma universal de comportamiento.

Tipo de Conducta (sentimientos/acciones)

Vicio (por defecto)

Virtud (termino medio)

Vicio (por exceso)

Placeres corporales

Abstinencia

Templanza

Desenfreno

Peligro

Cobardía

Valentía

Temeridad

Dinero

Tacañería

Generosidad

Prodigalidad

Virtudes Dianoeticas: (Modos excelentes del conocimiento) Porque si queremos algo, deliberamos sobre la mejor manera de conseguirlo y tomamos una decisión acerca de la acción que debemos emprender para alcanzar el fin propuesto, porque sino sabemos cual es nuestro objetivo ¿Cómo podemos llegar a una buena decisión? Aristóteles entiende que la voluntad esta orientada naturalmente hacia el bien y la deliberación no versa sobre lo que queremos sino sobre los medios para conseguirlo y la decisión acerca de la conducta que hemos de adoptar, estas fases requieren de experiencia para poder determinar lo acertado o no de nuestras decisiones.

La deliberación (boeuleusis) supone una reflexión sobre las distintas opciones que se me presenten para conseguir un fin, una vez elegido una de las opciones y realizada, sabré si me ha permitido alcanzar el fin propuesto.

Si la decisión ha sido correcta la repetiré en futuras ocasiones pero de una forma automática, se llega a convertir en una forma habitual (hábito) de conducta. Son esas repeticiones de las buenas decisiones las que generan en el ser humano el hábito de comportarse y en este hábito consiste la virtud para Aristóteles.

Es en el momento de reflexión antes de realizar alguna acción donde entra una virtud dianoetica (la fronesis) ya que es una virtud fundamental de la vida ética del hombre, sin la cual difícilmente podremos adquirir las virtudes éticas.

Las diferencias entre estas son que las virtudes éticas (análisis acción humana) manifiestan el carácter y las virtudes dianoeticas (análisis de las funciones de la parte racional de la dianoa), es decir, manifiestan la inteligencia.

Hay 5 virtudes dianoeticas, a continuación las explicaremos brevemente pero profundizaremos con la prudencia, ya que en los temas tratados es la que nos toca exponer:

-Ciencia (episteme): Aristóteles afirma:

-El conocimiento científico es un saber universal

-Conocimiento universal, de lo necesario, desde los principios y enseñable, por eso es un saber demostrativo.

-Para demostrar hace falta conocer los presupuestos y su conexión necesaria, y para poder demostrarlo se requiere de un conocimiento universal y necesario.

-Es una disposición demostrativa, pero ¿Todo se puede demostrar? toda demostración ha de partir de unas premisas primeras, estas son los principios. Estos pueden ser de cada una de las ciencias particulares y por tanto específicos, ya que cada ciencia tiene principios, definiciones, hipótesis distintas…

-Que la ciencia es necesaria y por tanto eterna, ya que todo lo necesario es eterno y lo eterno es para siempre.

-Esta para ser enseñada y aprendida. Unas veces se aprende por inducción (alcanzar un principio que se deriva lógicamente de unos datos o hechos particulares) y otras veces por deducción (de una serie de premisas llegamos a la conclusión con un encadenamiento de razones)

Técnica o arte: Las profesiones técnicas se basan en conocimientos especializados. La técnica es un saber teórico y tecnico, es decir, un saber universal aplicable a los casos individuales, pero con una función técnica ligada a la producción, al saber hacer.

Por tanto, es una disposición racional poietica es decir, productiva, que tiene por objeto intervenir en las cosas que pueden ser de otra manera, pero acompañada de la razón verdadera, que puede ser de otra manera.

Inteligencia/ Entendimiento: Aristóteles es partidario de la intuición intelectual. Es una intelección no demostrativa, dado que todo saber no puede ser demostrable, se exige racionalmente un conocimiento no demostrable.

Sabiduría: La sabiduría es lo más perfecto de los modos del conocimiento, por tanto el sabio tiene que conocer los principios y la verdad sobre ellos.

La sabiduría es el camino de la filosofía.

Prudencia o Sabiduría Práctica:

A: La prudencia existe en personas que son capaces de distinguir lo que es verdaderamente bueno y conveniente para si mismo, pero eso si, siempre con un fin determinado.

Podemos llamar a los hombres reflexivos, hombres prudentes, porque esas personas son capaces de deliberar, reflexionar y distinguir, son los que toman decisiones correctas, mediante un proceso de reflexión y decisión.

B: El papel fundamental de la prudencia se basa en hallar un punto medio tanto en el modo de actuar como en el modo de sentir. Aristóteles intenta que con los materiales que tenemos seamos capaces de lograr y realizar las mejores posibilidades de excelencia que hay en cada uno, en definitiva que las personas intenten mejorar y llegar si es posible a la felicidad absoluta.

Las operaciones de la sabiduría práctica son: La deliberación: En primer lugar, tenemos que tener determinado nuestro objetivo o fin y tenemos que deliberar correctamente, es decir, viendo todas las posibilidades de elección posible, reflexionando mucho, detenidamente y razonando, decidiremos la correcta.

Esta sabiduría practica no solo abarca lo universal sino que también abarca lo individual, es decir, se debe ocupar de todas las posibilidades de la vida tanto generales como individuales.

Pero esta sabiduría también esta relacionada con las virtudes éticas, ya que va unido a la templanza, porque gracias a ella podemos moderar y controlar la experiencia del placer, pero para ello es conveniente tener experiencia, ya que gracias a ella te puedes enriquecer y aprender a razonar correctamente, por lo tanto los jóvenes aun no pueden ser prudentes ya que carecen de ella.

Por lo tanto, la prudencia se parece mas a una habilidad practica (porque interviene el factor experiencia) que a la formas generales del conocimiento como por ejemplo la ciencia.

Se puede distinguir porque su fin u objetivo es alcanzar el bien supremo y no objetivos más reducidos, como por ejemplo el triunfo social.

Aristóteles señala unas disposiciones intelectuales cercanas a la prudencia, como lo pueden ser la comprensión, la racionabilidad… Ya que tienen en común su relación con lo humano, es decir, tienen como objeto lo humano.

C: En definitiva, es una cuestión de aprender y saber vivir y convivir tomando las mejores posibilidades, pero razonando y comprendiendo todos los aspectos, parándose a reflexionar, deliberar y tomar la decisión correcta, para ser buenas personas, mejorar si se puede y ser ante todo felices.