Fedón; Platón

Filosofía griega. Socrates. Diálogos. Alma, cuerpo y muerte. Pensamiento platónico

  • Enviado por: Start
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Grado en Administración y Dirección de Empresas - Grado Oficial Bolonia
ITAE
¿Quieres conseguir tu grado en Administración y Gestión de Empresas en tan solo 3 años? Entonces ITAE te lo pone...
Solicita InformaciÓn

Técnico en Gestión de PYMES
Instituto Americano
Capacitar al alumno para, una vez finalizado el curso, esté en condiciones de:
Solicita InformaciÓn

publicidad

El último aliento de Sócrates

El Fedón o del alma, concentra el momento en que Sócrates es juzgado y debe morir. Bajo la compañía de sus discípulos y seguidores, Sócrates comienza a hablar sobre un tema tan complejo desde los inicios del hombre, el alma, en donde esta se convierte en un debate deducido a más de un punto a tratar.

El pensamiento se basa en el conocimiento, esto lleva a preguntarse; ¿El conocimiento se adquiere o se posee con anterioridad?, una pregunta difícil de contestar porque se puede decir que las dos van de la mano, de alguna manera se tiene ya que al nacer, a través de los sentidos hemos de expresar las cosas con un cierto conocimiento o deducción sobre ellas;” La razón no tiene mas que un camino que seguir en sus indagaciones; mientras tengamos nuestro cuerpo, y nuestra alma este sumida en esta corrupción, jamás poseeremos el objeto de nuestros deseos, es decir, la verdad “; o por otro lado en lugar de de aprender, no seria correcto decir que estemos recordando algo que ya conocíamos a lo cual le decimos reminiscencia, cuando nos referimos a esto podemos estar hablando de recordar algo antes de nuestra existencia y de la cual teníamos una cierta experiencia, de aquí se puede decir que el hombre posee un cuerpo y un alma.

En cuanto a lo anterior, podemos deducir en que momento el alma se puede volver algo transitorio para el cuerpo y que al morir nuestros cuerpo se separa del alma. A partir de esto Sócrates hablaba de que el alma es inmortal y que todas aquellas cosas contrarias, siempre se llevan unas de las otras.”Lo mismo sucede con lo que se llama mezclarse, separarse, calentarse, enfriarse y todas las demás cosas. Y aunque sucede algunas veces que no tenemos términos para expresar toda esta clase de cambios, vemos sin embargo, por experiencia, que es siempre de necesidad absoluta que las cosas nazcan la una de la otra, y que pasen de lo uno a lo otro por un medio”

Con esta reflexión podemos llegar a preguntarnos; ¿La muerte es la mejor vía para encontrar el pariamiento del alma al conocimiento verdadero?, en si, esta y como todas las demás preguntas, nunca tendrán una respuesta obvia ni una ultima palabra, pero eso es lo mejor de la filosofía ya que como decía Sócrates; “Yo solo se que nada se”. U otra frase impactante de este grande de la filosofía como “Los verdaderos filósofos se ejercitan para la muerte, y esta no les parece de ninguna manera terrible. Si desprecian su cuerpo y desean vivir con su alma sola

Por otro lado al hablar de cosas como el alma nos puede llevar a una hipótesis sobre al renacer de una manera invisible después de la muerte, el llegar a reencarnar a esa reminiscencia del alma que siempre es agobiada por el cuerpo. Y ya que llegáramos a pensar sobre si el cuerpo es parte del alma, con su pariamiento y lo dicho anteriormente, porque no seria bueno preguntarse el por qué el alma no puede serlo para el cuerpo como lo piensa Sócrates contrariamente, y si el alma dependiera del cuerpo; que al morir nuestra alma desapareciera y no tuviera el renacer que por ende tuviera hacia la filosofía platónica o sobre el mundo del conocimiento mismo. “- Mientras que cuando ella examina las cosas por sí mismas, sin recurrir al cuerpo, se dirige a lo que es puro, eterno, inmortal, inmutable; y como es de la misma, porque esta unida a lo que no cambia jamás y participa de su naturaleza; y este estado del alma es lo que se le llama sabiduría”.

Cambiando por un corto tiempo el tema inicial, según el mito de la caverna, las personas encadenadas, que al mirar las sombras que se reflejaban sobre el muro veían una realidad paralela de ellos mismos, o incluso cuando miramos un espejo, no pareciera que algo estuviera atrapado con ansia de liberarse de ese reflejo. Con esto podemos solo llegar a una conclusión definitiva, el alma es parte del cuerpo, y contrariamente, el cuerpo no puede ser nada sin el alma, como alguna sustancia que solo puede funcionar mezclada, como el no poder vivir sin el corazón y sin la mente, pero nunca se sabrá en concreto si nuestra alma alcanza a realizarse como una especie de ser mayor al poder alcanzar una vida eterna e inmortal después de la muerte. “Que si todas estas cosas, que tenemos continuamente en la boca, quiero decir, lo bello, lo justo y todas las esencias de este genero, existen verdaderamente, y que si referimos todas las percepciones de nuestros sentidos a estas nociones primitivas como a su tipo, que encontramos desde luego en nosotros mismos, que es absolutamente indispensable, que así como todas estas nociones primitivas existen”.

Por ultimo solo consta decir que a través de esta gran reflexión se puede sacar una conclusión que consiste en que mientras no tengamos la seguridad de lo que nos pueda deparar el futuro, tal como la muerte, debemos gozar una vida plena de muchos placeres que todos poseemos y debemos disfrutarlos independientemente de lo que nos depare el después de la muerte y que la razón es la unión del cuerpo con el alma.

DIALOGOS; Platón; Fedón o del alma; Pág. 435

DIALOGOS; Platón; Fedón o del alma; Pág. 430

DIALOGOS; Platón; Fedón o del alma; Pág. 459

DIALOGOS; Platón; Fedón o del alma; Pág. 442