Federico II el Grande

Historia universal. Rey de Prusia. Absolutismo. Ilustración. Gobierno. Sofía Dorotea de Hannover. Federico Guillermo I

  • Enviado por: Diego Benavente
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 10 páginas
publicidad

Biografía:

Federico II el grande nació en Berlín en 1712 y murió en 1786. Fue Rey de Prusia (1740-86), hijo de Federico Guillermo I y de Sofía Dorotea de Hannover, y nieto, por lado materno, de Jorge I , elector de Hannover y rey de Gran Bretaña. Su juventud estuvo marcada por la oposición de su padre.

En su infancia, el príncipe Federico, futuro rey de Prusia, llevó una vida muy dura. Su padre, Federico Guillermo I , lo sometió a una educación militar muy rígida; pero, animado por su madre y sus tutores, el muchacho mostró preferencia por la vida cortesana, literatura, las artes, poesías y especialmente, por la cultura francesa, menospreciando la cultura alemana. Odiaba los ejercicios militares y prefería tocar la flauta a vestir el uniforme; le repugnaban el tabaco, el vino y los alimentos fuertes y despreciaba la caza: en conclusión, todo aquello que su padre consideraba como digno de la realeza. Se prohibió a sus profesores que le enseñaran latín porque no tenía ninguna utilidad práctica, lo que no impidió que Federico estudiara los clásicos a escondidas de su padre.

A medida que Federico creció, las cosas empeoraron. Su madre y su hermana Guillermina, joven, descarada y rencorosa, lo incitaron contra su padre, y éste, que veía con disgusto la afición de su hijo a las artes, como a la vida cómoda y licenciosa, aumentó su severidad y llegó hasta golpearlo en presencia de sus soldados y a tirarle de las orejas en público. Como vemos, el padre, al no comprender los gustos de su hijo, comenzó a sentir una fuerte antipatía por él. En 1730, al cumplir los 18 años, Federico II decidió escapar a Inglaterra, con el fin de evitar la tiranía de su padre, pero su plan fue descubierto y fue detenido antes de poder salir del país por desertar del ejercito. Durante algún tiempo se le mantuvo encarcelado, privado temporalmente de su categoría de príncipe heredero y desde la ventana de su celda, tuvo que presenciar la ejecución de su amigo más intimo (uno de sus dos cómplices y posiblemente su amante), el teniente Katte, que lo había acompañado en su descabellada tentativa de fuga. Su padre llegó a pensar en condenar también a muerte a su hijo, considerado desertor del ejercito.

A partir de ese momento, Federico cambió notablemente: la dura disciplina a que estuvo sometido venció sus inclinaciones naturales. Aprendió a dominarse, se convirtió en un muchacho astuto y sagaz, pero sobrio y completamente sumiso; pasó varios años en la labor de aprender y adiestrarse en diversas profesiones, y conocer a fondo los secretos de la administración. Poco a poco, fue su padre adquiriendo confianza en él y le confió cargos de responsabilidad. Después de dedicarse a asuntos fiscales y militares, y de casarse con Isabel Cristina, hija de Fernando Alberto II de Brunswick, Federico volvió a ser príncipe heredero.

A partir del otoño de 1736 se fue a vivir 7 años a sus propiedades de Rheinsberg, donde en sus ratos libres, estudiaba filosofía, historia, teatro y poesía y mantenía correspondencia con los filósofos franceses, entre ellos Voltaire. Todos estos estudios le permitieron forjarse una ideología y un programa político propios, posteriormente desarrollados al contacto con los filósofos ilustrados y con la práctica del gobierno.

El mundo ideológico de Federico estuvo marcado por la filosofía racionalista de su tiempo. En este sentido recibió la influencia del escepticismo francés e inglés, especialmente de Voltaire. No sólo siguió a Voltaire en las especulaciones y consideraciones filosóficas, sino que, rechazando conscientemente la cultura alemana, orientó sus pasos hacia el mundo francés. Su filosofía dio frutos literarios en las discrepancias con Maquiavelo (el título del ensayo, aparecido en 1738, el “Antimachiavel” publicada por Voltaire). En su obra el Antimaquiavelo, escrita durante esa época, Federico contradecía las doctrinas políticas del filósofo y político italiano Nicolás Maquiavelo, defendiendo un gobierno pacífico e ilustrado.

Cuando subió al trono, a la edad de 28 años, tenía Federico un caracter de hierro y era un hombre de ambición ilimitada. Gobernó durante 46 años ( 1740-1786), de los cuales los 23 primeros fueron de constantes y poco justificadas guerras y los restantes estuvieron dedicados a consolidar sus éxitos y a mantener la paz.

En sus horas de descanso, escribió poesía e historia. Construyó el palacio jardineril de Sans Souci en Potsdam, y allí invitó a extranjeros como Voltaire para escribir poemas y pasar el tiempo hablando de cuanto existe bajo el sol. Pero Voltaire quería ser un maestro y no un simple corrector de pruebas del rey: llegaron a pelearse; Voltaire se marchó y se llevó un baúl de manuscritos del rey Federico, que éste no quería ver publicados por lo que al llegar a Francfort, fue detenido.

Federico, que rechazó el idioma y la cultura alemana, hablaba francés en la corte y protegía a escritores franceses, muchos de los cuales, entre ellos Voltaire, le hacían visitas en Berlín. El propio Federico era un hábil flautista, que además escribió numerosas obras para dicho instrumento. También fue un escritor prolífico; sus obras completas fueron publicadas en 30 volúmenes entre 1846 y 1857.

Este rey de Prusia convirtió a su país en una de las potencias más importantes de Europa y la dejó marcada con el sello de su propio carácter. Es notable que este Hohenzollern hablase y escribiese en francés, casi exclusivamente. Fue un aliado de Francia durante sus primeras guerras. Murió el 17 de agosto de 1786, en Sans Souci, en vísperas de la Revolución Francesa, que iba a destruir el poder de los monarcas absolutos.

La música de Federico II

Federico II de Prusia (1712-1786), llamado "el grande", fue desde su infancia un gran amante de la música, hasta el punto de mantener una orquesta propia y sufrir más de una rabia de su padre, que consideraba las aficiones musicales de su hijo como una verdadera pérdida de tiempo.

Federico II era un flautista bastante aceptable, y llegó a componer varias obras para ese instrumento. En su época sus conciertos eran calificados de "magníficos y admirables" (al fin y al cabo, era rey), pero la verdad es que son agradables de escuchar, y sólo un oído muy crítico (como el de Quantz, profesor de flauta del rey ) puede percibir que son más bien sencillitas de tocar.

Pero la principal aportación de Federico II a la música es totalmente indirecta. Al subir al trono, en 1740, contrató a Carl Philipp Emanuel Bach, hijo de Johann Sebastián Bach, y en 1741 a Johann Joachim Quantz. C.P.E Bach, Quantz y los diversos músicos con los que hablaba el rey no paraban de contarle alabanzas del que ya era llamado "el viejo Bach", Johann Sebastián, y finalmente el rey se decidió a invitarle a su palacio de Potsdam.

J. S. Bach llegó a Potsdam en 1747, y el rey le recibió con todos los honores, a tal punto de suspender su propio concierto de flauta de aquella noche para enseñar a Bach su última adquisición: el piano. Este instrumento acababa de aparecer, y el rey había comprado diez o doce pianos Silbermann, que Bach tuvo que probar uno por uno. Finalmente, Bach pidió a Federico II que le propusiera un tema, e improvisó con él un ricercare a 3 voces.

La visita siguió con toda clase de agasajos (Federico II llegó incluso a hacer que Bach probase todos los órganos instalados en Potsdam). Finalmente, Bach pudo regresar a Leipzig, y allí compuso una de las obras cumbres del barroco: su Musikalisches Opfer u Ofrenda Musical.

Y para terminar, algo muy curioso y asombrante: Algunos atribuían la composición del himno español al rey Federico II de Prusia, primo de la esposa de Carlos III, Amalia de Sajonia. Ambos reyes (Federico y Carlos) mantuvieron una buena amistad, y parece ser que Federico, a principios de 1770, regaló a Carlos III una marcha de granaderos que él mismo había compuesto. Al rey de España le gusto tanto que el 3 de septiembre de 1770 la declaró Marcha Real, y, con ello, himno nacional.

*

Familia de Federico II

En 1701 Federico III se autoproclamó rey de Prusia, convirtiéndose así en Federico I del nuevo reino. En este momento crítico, Prusia se transformó en el centro de la población de habla germana, con Berlín como capital en lugar de Viena (capital del antiguo Sacro Imperio Romano). El hijo de Federico I, Federico Guillermo I de Prusia, conocido como el “Rey Sargento” (1688-1740), continuó la labor de su padre con la creación de un sistema administrativo, peculiar de la posterior dominación prusiana, y la organización de un ejército. Su figura se vio en entredicho por su predilección por los guardaespaldas gigantes, que a veces otros reyes le enviaban como regalo.

El “Rey Sargento” (en la foto) también era una persona extraña en otros aspectos. Tenía un carácter brutal, tosco y mezquino próximo a la locura; llevaba consigo un palo con el que golpeaba a los que le irritaban, llegando incluso a romperles los dientes o la nariz. Hizo grandes esfuerzos por dominar a su hijo Federico II (1712-1786), rey desde 1740, conocido como Federico “El Grande”.

Sofía Dorotea de Hannover (Madre) Isabel Cristina (esposa)

El Absolutismo en el gobierno de Federico II

Federico (déspota ilustrado) se consideraba servidor del Estado, obligado a trabajar por el bien público y a mejorar las condiciones de vida de sus súbditos suprimiendo impuestos, organizando la previsión social, suavizando la justicia; pero simultáneamente le negaba toda participación en el gobierno, así como toda libertad política, manteniendo un rígido absolutismo. De ahí que se le llama “Déspota ilustrado”, pues impuso sus reformas sin consultar para nada a sus súbditos, sin tener en cuenta sus costumbres ni intereses y aun a veces contra su expresa voluntad. “Todo para el pueblo, pero sin el pueblo” (frase característica de los Déspotas ilustrados).

El absolutismo aplicado por Federico II se manifestó en los siguientes planos:

Político:

Según Federico, un príncipe que aspirara al “ideal de humanidad” debería tener en cuenta, en primer lugar, el bien y la felicidad de sus súbditos. Tendría que ser el primer servidor del Estado. En las Considérations esboza un cuadro político de Europa. Cree reconocer constantes en la política exterior de las potencias europeas, entre las cuales su país ha de encontrar un puesto relevante. Esta será la meta de su reinado.

Federico se convirtió en rey y se embarcó de forma casi inmediata en una política que buscaba el engrandecimiento de Prusia. Durante su reinado, duplicó la extensión de sus dominios. Ambicioso y sin escrúpulos, ya en el primer año de su reinado, aprovechó la muerte del emperador Habsburgo para arrebatar a la joven María Teresa su provincia Silesiana. No sólo obligó a María Teresa de Austria a cederle la Silesia, sino que se quedó con una parte de Polonia en el primer reparto de esta desgraciada nación, efectuado en 1772. La invasión de Silesia indicó la política a seguir en los años sucesivos: mantenimiento del statu quo y empleó de todos los medios para evitar un aumento de poder por parte de Austria. Federico ya era reconocido como hábil líder militar, y la posición de Prusia en Europa había aumentado considerablemente. La grandeza militar de Federico quedó probada durante la guerra de los Siete Años, que tuvo lugar entre 1756 y 1763.

En 1747 Federico, que estaba especialmente interesado en la distribución equitativa de la justicia entre todas las clases sociales, promulgó un nuevo código legislativo prusiano, el llamado Código de Federico. Reorganizó el ejercito, llenó las arcas del tesoro público y mandó redactar un código legislativo (el ya nombrado).

Años después encabezó la oposición de los príncipes imperiales-en la Liga de los Príncipes, de 1785- contra Austria, hecho demostrativo de la importancia adquirida por el reino de Prusia.

En política interior repobló al país. Para conseguir aumentar la población inicio la propaganda en otros paises alemanes; otras veces atrajo la inmigración por medios menos pacíficos. En Polonia, por ejemplo, se apoderó de 7000 jóvenes polacas que llevó al norte de Alemania para que fuesen esposas de sus soldados. Todo lo que podía hacer una Prusia fuerte y rica era, a sus ojos, correcto.

-Militar:

Federico el grande, que durante su infancia y su juventud odiaba el oficio de soldado y la vida militar, sumergió a Europa en la guerra tan pronto como llegó al poder. Siguiendo su propio consejo: “toma lo que puedas; no seras nunca culpable, mientras no estés obligado a devolverlo”, se apoderó de la provincia austriaca de Silesia, y con ello dio a un grave conflicto armado; en esta guerra, fue donde conquistó el calificativo de Grande. Convirtió la guerra en una verdadera industria nacional.

Bajo la supervisión personal de Federico se incrementó la eficacia y la magnitud del ejercito. Con frecuencia pasaba revista a las tropas, preocupado por la disciplina de sus oficiales y soldados, y escribió libros para sus generales sobre las guerras.

Federico no pudo evitar el resultado trágico que la inversión de alianzas de 1756 trajo para Prusia; por su falsa apreciación del poder enemigo (Austria, Rusia y Francia) hizo que se desencadenara la crisis del sistema político europeo que desembocó en la Guerra de los Siete Años. El genio de estratega de Federico, su energía y la disciplina de un cuerpo de oficiales adicto hicieron posible mantener la guerra hasta llegar a un feliz desenlace. La paz de Hubertusburg (1763) concedió a Prusia la Silesia. Después de la paz Federico persiguió de nuevo la política del mantenimiento del statu quo , sin olvidar, no obstante, las metas que él como príncipe heredero ya se había fijado: la conquista de Sajonia, Prusia occidental y Mecklemburgo para defensa y complemento del Estado.

Económico:

Después de las Guerras de Silesia y de los Siete años, Federico tuvo que preocuparse de la reestructuración y desarrollo económico del país. Continuó la política de colonización establecida por sus antecesores, instalando familias campesinas en comarcas aún no cultivadas. Sus medidas de carácter financiero y económico siguieron principios mercantilistas. Gracias a la iniciativa del Estado tomaron gran impulso sobre todo las industrias textil y de la ceda, así como la industria minera de Silesia y la Manufactura de porcelana de Berlín. Durante su reinado aparecieron nuevos métodos agrícolas e industriales. Se desecaron pantanos, que proporcionaron nuevas tierras para el cultivo y la colonización, y se suprimieron ciertas restricciones con la servidumbre. Favoreció y protegió la agricultura y realizó grandes obras públicas, fue el creador del Bono de Berlín.

Administrativo:

Federico mostró un gran interés en los asuntos internos durante su reinado. Su gobierno fue absoluto; fue un administrador obicuo que constantemente supervisaba la labor de sus funcionarios, a los que exigía el estricto cumplimiento de su deber.

En la administración del Estado conservó Federico en esencia la organización jerárquica de su padre. Donde más claramente se muestran los rasgos esenciales del despotismo ilustrado es en su planteamiento de la justicia: defendió el principio de independencia del Derecho civil y se incluyó él mismo en la generalidad.

Social:

Aseguró a la nobleza prusiana en los puestos de honor y de mando del ejercito y de la diplomacia; se declaró a sí mismo el primer servidor del Estado , aunque de un Estado al cual debían servir todas las clases sociales en la forma ordenada por el rey, cuyo poder era absoluto.

Federico mantuvo a la sociedad estamental (dividida) y asignó una misión especial a cada estamento (grupo social); siguiendo la política de sus predecesores, encargó a la nobleza de los asuntos oficiales. Repartió también puestos oficiales entre la burguesía, aunque a ésta le había asignado el comercio y la industria. El estamento popular compuesto por campesinos tenía el deber de asegurar la alimentación del país y formaba la “reserva” de las quintas. Por motivos fiscales y militares protegió las propiedades rurales contra el acaparamiento de la nobleza y suprimió la servidumbre de la Gleba dentro del patrimonio real, aunque no logró su supresión en los dominios de la nobleza.

El poderío militar de Prusia alcanzó bajo Federico II un gran desarrollo. La posición dominante de los oficiales nobles, la concesión a los antiguos oficiales subalternos de puestos en los organismos oficiales y una organización administrativa al servicio de un poderoso ejercito promovieron una sociedad civil impregnada de espíritu militar.

Religión:

Aseguró una completa tolerancia religiosa.

Cultural:

Federico II se preocupó también de proteger la vida cultural. Hizo llamar a eruditos, sobre todo de Francia, dando así vida a la Academia de las Ciencias, y reunió en el castillo de Sans Souci un circulo de amigos al que perteneció Voltaire entre 1750 y 1753. Asimismo fue un gran protector de las artes musicales y se dedicó activamente a la composición. Prestó apoyo a los pensadores y filósofos enciclopedistas. Federico protegió las artes durante toda su vida. La academia de las ciencias volvió a convertirse en un importante centro de enseñanza durante su reinado, y la educación básica progresó más que con ningún prusiano anterior.

Conclusión

Federico II (1712-1786), hijo de Federico Guillermo I y de Sofía Dorotea. Poseía un vasto e ilustrado talento y se complacía con el trato de sabios, literatos y filósofos; Voltaire residió un tiempo a su lado; era sumamente trabajador, ambicioso, poco escrupuloso en sus maniobras políticas, económico hasta la avaricia y el primer estratega de su época.

Como rey de Prusia, Federico II era muy diferente. Déspota completo manteniendo un orden social fundado en rígidas divisiones de clase, laboró sin cesar en la tarea de mejorar su reino, inspeccionándolo todo y exigiendo absoluta obediencia a sus mandatos. Prusia era un país pobre y las guerras resultaban costosas, por lo cual impuso fuertes contribuciones, aunque no olvidó del todo la capacidad de pagarlas. Reformó el sistema judicial, haciendo la justicia más fácil y barata, aseguró una completa tolerancia religiosa, intensificó la colonización (entrada de 300000 inmigrantes), implantó la enseñanza primaria obligatoria y duplicó el ejercito, introdujo y subvencionó nuevas industrias, implantó nuevas plantaciones, desecó pantanos, roturó yermos, mejoró los puertos y buscó pobladores extranjeros.

Fue considerado el mejor de Europa por sus victorias y organización ejemplar.

Los cuarenta y seis años de reinado de Federico II significaron el mayor esfuerzo realizado por la grandeza militar, industrial y comercial de Prusia. Sus procedimientos fueron en todos los de un guerrero. Para conseguir aumentar la población inicio la propaganda en otros paises alemanes; otras veces atrajo la inmigración por medios menos pacíficos.

La época de la Ilustración ha sido llamada por algunos autores “El Siglo de Federico”. Hacen alusión a Federico, quién ciertamente fue una de las mayores personalidades de su siglo. Se le puede poner como modelo del Monarca Absolutista ilustrado , tanto por el apoyo que prestó a los pensadores y filósofos enciclopedistas, como por su propia actividad como reformador. Y no obstante, en su actuación queda patente el hecho de que el compromiso contraido por el Absolutismo con la Ilustración no podía ser duradero, ya que ésta destruía las bases del gobierno absoluto.

Crecimientos territoriales: Conquistó la Silesia (valle del alto Oder) sobre los austriacos y la conservó en dos guerras posteriores que se le hicieron para reconquistarla e incorporó la Prusia polaca, lo que le permitió unir la Prusia oriental con el Brandeburgo.

Guerra de Sucesión en Austria: Silesia pasó a Prusia.

Guerra de Siete Años la confirma.

Reparto de Polonia.

Engrandecimiento del país. Déspota ilustrado.

Por su talento, sus conocimientos, su sentido político y su habilidad diplomática, su influencia en la política europea fue tan grande como la transformación que operó dentro de su reino.

Comparación del Sistema de Gobierno entre

la Época Moderna y la Época Contemporánea

El sistema de gobierno de la Época Moderna se llamaba “Absolutismo”, que es un régimen político en que el poder del Estado es, esencial y efectivamente, ejercido por el soberano (Monarca o Rey) sobre el conjunto del territorio de un país. El rey manda por sobre todas las cosas, el Rey tiene todo el poder (político, económico, social, cultural, religioso). El poder político de esta época era uno solo y estaba todo a manos del rey , al igual que los otros poderes. El pueblo no tenía derecho a dar su opinión, o mejor dicho, el rey no tomaba en cuenta otras propociones que no fueran suyas. Todo esto queda demostrado en la típica frase de los Monarcas absolutos: “Todo para el pueblo, pero sin el pueblo”.

Los reyes, para su propio beneficio, para que la gente no dudara de su poder y para justificar su inmenso poder, les hacían creer que Dios los designaba como reyes, entonces los reyes decían que si alguién estaba en contra de ellos y que encontraba injusto o dudaba de su poder, estaban no solo en contra de los reyes , sino que de Dios también, y por esto la gente no criticaba el poder absoluto de los reyes, ya que si lo hacían, estaban cometiendo un sacrilegio (un atentado a las cosas sagradas para la sociedad), ya que el rey en este caso era sagrado, por lo que no se permitía el cuestionamiento del poder del rey.El rey justificaba su poder ante Dios, no ante los hombres. Los reyes atribuían su poder a Dios.

En cambio, hoy (E. Contemporánea) existe la República, que es una forma de gobierno representativa, opuesta a la Monarquía, en la que los poderes del Jefe de Estado no provienen de unas leyes hereditarias, sino que proceden del voto expreso de todo o parte del pueblo de un Estado. El gobierno utiliza, hoy, un sistema llamado “Democracia”, que es un régimen político o un sistema de gobierno en que el poder pertenece al pueblo, el cual lo ejerce directamente o por medio de sus representantes. “El pueblo opina”, tiene derecho a voto. Tiene la posibilidad de elegir a un presidente, lo que en la época moderna era imposible.

El poder político de hoy esta dividido en tres grandes partes:

Poder ejecutivo: es el que organiza, administra el gobierno. En este caso el Presidente esta a cargo.

Poder legislativo: es el que hace y reforma las leyes, que legisla. En este caso, están a cargo los parlamentarios.

Poder judicial: es aquel que ejerce la administración de justicia, que aplica la ley. Para esto hay jueces en los tribunales de Justicia (La Corte).

En la actualidad estos tres poderes se encuentran separados, en cambio, en la época moderna, estos tres poderes estaban controlados por el rey.

Juicio critico:

Como grupo: Ambos pensamos al principio que era un rey cualquiera, pero al término de nuestro trabajo, pudimos apreciar que Federico era el más importante Rey de su siglo. Su cambio repentino de personalidad, nos llamó mucho la atención, ta que Federico cuando era joven, detestaba el ejercito y todo lo relacionado con lo militar, pero al subir al trono, Federico, hizo popular a Prusia, debido a sus importantes guerras. Para nosotros Federico representa un hombre digno de igualar, por sus resultados que obtuvo y porque fue el Monarca de Prusia, que más hizo por ella. Nos pareció interesante también de que haya sido el más destacado e importante en el Despotismo Ilustrado. Aunque nos pareció extraño, de que fuera un seguidor de la cultura francesa y no de la cultura aleman, que era la de su pueblo natal.

Era, sin duda, un hombre de mente bella, ya que se interesaba mucho por la música, filosofía, letras y todo lo relacionado con el arte.

Nos desagradó la actitud de su padre, ya que odiaba las aptitudes de su hijo y lo criticaba constantemente. Nosotros creemos que si el padre lo hubiera apollado, Federico hubiera tenido un mayor exito como rey.

Felipe: Yo creo que apesar de que Federico tuvo un gran éxito, no alcanzó a desarrollar todas sus aptitudes, por las intervenciones de su padre. Debido a su padre, Federico tuvo que esconder algunas aptitudes tan adentro que se le fueron durmiendo a través del tiempo. Creo que cualquier persona tiene aptitudes como Federico y debe aprovecharlas al máximo, porque si no, no gosaría tanto como de verdad podría gozar.

Iván: Me pareció excelente la actitud de Federico frente a su padre, ya que apesar de que su padre no le gustaba lo que él hacía (tocar la flauta, y estudiar la cultura francesa),igual no más desarrollo lo que anhelaba. Su forma de gobierno me gusto ya que lo que hizo favoreció a su país y supo emplear muy bien el despotismo Ilustrado, tanto que fue un representante del despotismo Ilustrado.