Fecundación humana

Biología. Fecundación humana. Óvulo. Espermatozoide. Período de gestación. Problemas en la gestación. Parto. Lactancia

  • Enviado por: Julian Musso
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 8 páginas

publicidad
cursos destacados
Cálculo Integral
Cálculo Integral
Curso básico de cálculo integral de una sola variable. Se parte desde los conceptos básicos como...
Ver más información

Estructura Atómica y Tabla Periódica
Estructura Atómica y Tabla Periódica
En este curso abordaremos las bases de la estructura atómica y trataremos de forma sencilla conceptos mecanocuánticos...
Ver más información


I.P.E.M. Nº 266

5º AÑO 3º DIVISIÓN

BIOLOGÍA

DESARROLLO Y CRECIMIENTO

LA FECUNDACIÓN

Cuando el folículo madura "expulsa" un ovocito de segundo orden (ovocito II), que está bloqueado en la metafase de la meiosis II.

Al ser penetrado por el espermatozoide se produce una activación de la meiosis II que estaba detenida.

El ovocito II entra en la fase siguiente (anafase) y expulsa el 2º glóbulo polar constituido por la mitad de los cromosomas que tenía. Este es el momento en que el ovocito se transforma en óvulo.

Los cromosomas que han quedado en el óvulo constituyen el pronúcleo femenino y los que penetraron en el espermatozoide, el pronúcleo masculino.

Ambos pronúcleos se unen, los 46 cromosomas se duplican y el huevo (diploide) queda constituido para dividirse y dar las dos primeras células del futuro embrión.

Esta fecundación o unión del espermatozoide y el óvulo se produce en la trompa. Mientras el huevo se encamina hacia el útero ya es un embrión y se fija sobre la pared. La fijación del embrión en la pared del útero recibe el nombre de nidación.

Cuando se produce la nidación el cuerpo amarillo sigue segregando progesterona. Esta secreción impide la menstruación.

En el embrión hay dos grupos de células:

Un grupo que formará el embrión propiamente dicho.

Otro grupo que formará los anexos embrionarios.

Desde las primeras semanas comienzan a esbozarse en el embrión los futuros órganos. Al mismo tiempo que se desarrolla el embrión lo hacen también los anexos embrionarios.

Los principales anexos embrionarios son el amnios y el corion, ya que el alantoides y la vesícula vitelina no son funcionales.

Entre estas dos partes se interpone una cámara de sangre procedente de la madre.

La placenta esta unida al embrión por medio del cordón umbilical. A través del cordón, el embrión recibe oxígeno y sustancias nutritivas; a su vez elimina dióxido de carbono y sustancias de desecho.

El cordón umbilical tiene 1 cm de diámetro, alrededor de 70 cm de longitud y esta retorcido en espiral.

La placenta es también un órgano de secreción interna y segrega entre otras hormonas progesterona, reemplazando así al cuerpo amarillo que se atrofia.

PERIODO DE GESTACIÓN

Este periodo, se desarrolla en 9 meces, en los 2 primeros, se esboza el plan estructural que tendrá el individuo, durante el resto de la gestación, el embrión aumenta el nº de células, es decir, crece.

Mes 1

Durante las primeras 8 semanas, al bebé en desarrollo se le llama ''embrión".

Aparecen los botoncitos de las extremidades, que crecerán para formar los brazos y las piernas.

El corazón y los pulmones se empiezan a formar. Para el día 25, el corazón empieza a latir.

El tubo neural, que se convierte en el cerebro y la médula espinal, se empieza a formar.

Al final del primer mes, el embrión mide entre 1 y 1,5 cm de largo y pesa menos de 30 gramos.

Mes 2

Se forman todos los sistemas y órganos principales del cuerpo pero no se desarrollan completamente.

Las etapas iniciales de la placenta, la cual hace el intercambio de sustancias nutritivas que vienen del cuerpo de la mamá y los productos de desecho producidos por el bebé, son visibles y ya funcionan.

Se forman las orejas, los tobillos y las muñecas. También se forman y crecen los párpados pero aún permanecen sellados.

Se forman los dedos de las manos y de los pies.

Para el final del segundo mes, el feto ya se ve más como una persona, mide como 2,5 cm de largo y todavía pesa menos de 30 gramos.

Mes 3

Después de 8 semanas como embrión, al bebé ahora se le llama ''feto".

Los dedos de las manos y de los pies ahora tienen uñas suaves. La boca tiene 20 botoncitos que se convertirán en los ''dientes de leche".

Por primera vez, se puede oír los latidos del corazón de su bebé (10 a 12 semanas).

Durante el resto del embarazo, todos los órganos del cuerpo madurarán y el feto aumentará de peso.

Para el final de este mes, el feto mide 10cm de largo y pesa un poco alrededor de 50 g.

Mes 4

El feto se mueve, patea, traga, y puede oír la voz de la madre.

La piel es rosada y transparente.

El cordón umbilical continúa creciendo y ampliándose para llevar suficiente alimento de la madre al feto pero también pueden pasar sustancias dañinas como el tabaco, el alcohol y otras drogas.

La placenta está completamente formada.

Para el final del mes 4, el feto mide de 15 a 18 cm de largo y pesa como 200 gramos.

Mes 5

Se puede comprobar que el feto empieza a estar más activo, moviéndose de lado a lado, y que a veces se voltea totalmente.

Las uñas de los dedos le han crecido hasta la punta de los mismos.

El feto duerme y se despierta a intervalos regulares.

El feto tiene un mes de crecimiento muy rápido. Al final del mes 5, el feto mide de alrededor de 20 cm de largo y pesa de 250 a 500 g.

Mes 6

La piel del futuro bebé ahora es roja y arrugada y está cubierta de un vello fino y suave.

En esta etapa el feto es por lo general demasiado pequeño y sus pulmones aún no están listos para vivir afuera de su madre. Si naciera ahora, el feto quizás podría sobrevivir con cuidado intensivo.

Los párpados se empiezan a despegar y los ojos se abren.

Ya se pueden ver las líneas de los dedos de las manos y de los pies.

El feto continúa su rápido crecimiento. Al final del mes 6, el feto mide alrededor de 30 cm de largo y pesa alrededor de 500 g.

Mes 7

El feto puede abrir y cerrar los ojos, chuparse el dedo y llorar.

Hace ejercicio pateando y estirándose.

El feto responde a la luz y al sonido.

Si naciera ahora, el feto tendría una buena probabilidad de sobrevivir.

El feto ahora mide como 40 cm de largo y pesa como 1250 gramos.

Mes 8

A esta altura continúa el crecimiento rápido del cerebro.

El feto ya está demasiado grande para moverse mucho pero puede patear fuerte y darse vuelta.

Se puede notar a través de la pared del abdomen de la madre la forma de un codo o de un talón. Los huesos de la cabeza son suaves y flexibles para que le sea más fácil al bebé pasar por la vagina (el canal del parto).

Mes 9

A las 38 ó 40 semanas el bebe esta listo para nacer.

Los pulmones del bebé han madurado y están listos para funcionar por su cuenta.

Durante este mes, el bebé aumenta como 225 g por semana.

El bebé usualmente se baja colocándose cabeza abajo y descansando en la parte baja del abdomen de la madre.

Para el final del mes 9, el bebé pesa de 3500 gramos y mide entre 45 y 50 cm de largo.

Los pulmones pueden estar todavía inmaduros. Si naciera antes de las 37 semanas, el feto sería prematuro pero tendría excelentes probabilidades de sobrevivir.

LA LACTANCIA NATURAL DEL BEBÉ

La nutrición del nuevo ser, según la opinión de los especialistas, debe estar a cargo de la leche materna al menos los primeros 6 meces, ya que esta es una fuente nutricional indispensable para el crecimiento del bebe; La leche humana, contiene 3.7% de grasa, similar a la leche vacuna, pero tiene mas lactosa y menos proteínas; además esta también constituye la mejor fuente de calcio para el bebe, ya que absorbe un 50% del calcio que esta presente, mucho mas que lo que puede absorber de la leche de vaca.

EL PARTO

El parto es el mecanismo por el cual en los animales vivíparos, una vez completado el desarrollo del nuevo ser, se produce la expulsión del feto desde el claustro materno al exterior en un tiempo relativamente breve, marca la separación de la madre y el hijo. Es un momento crucial en la vida de los humanos, probablemente el más importante, de cuya evolución dependerá la calidad vital posterior. Un parto con sufrimiento fetal puede producir la muerte del nuevo ser o, a veces, un grado de subnormalidad pisco motriz que impedirá la independencia social o limitará el desarrollo intelectual.

El final de la gestación y el inicio del parto a término no tiene una frontera neta, no existen unos síntomas claros que señalen cuando se interrumpirá la gestación. A veces hay una serie de molestias vagas e imprecisas, de duración variable, llamadas genéricamente pródromos de parto. La forma más frecuente y menos traumática de parto en la especie humana es el parto en presentación cefálica, es decir la parte que se exterioriza en primer lugar corresponde a la cabeza, y en la variedad llamada de vértice (por salir el vértice u occipucio en primer término por la vulva).

Una vez iniciadas las contracciones uterinas regulares se pueden distinguir tres fases del parto: el periodo de dilatación, el periodo expulsivo o nacimiento, y el alumbramiento o expulsión de la placenta y anexos ovulares. La duración de estos periodos varía de una mujer a otra según la edad, número de partos previos, intensidad de la contracciones uterinas, existencia de bolsa amniótica, tamaño fetal, etc.

En la secuencia de fotografías que de observa, se muestran las 4 etapas del parto

1º: Borramiento del cuello uterino.

2º: Dilatación del útero.

3º: Expulsión del nuevo ser.

4º: Expulsión de la placenta.

PROBLEMAS EN LA GESTACIÓN

Los problemas pueden involucrar tanto a la madre como al feto, los problemas más comunes son los que se nombran a continuación:

>Madre:

  • Toxemia,

  • Polihidramnios,

  • Oligohidramnios,

  • Eclampsia,

  • Síndrome HELLP,

  • Placenta Accreta, Placenta Increta, Placenta Percreta.

  • La gestación interfiere en la evolución de la diabetes y sus complicaciones:

hay mayor incidencia de complicaciones hipoglucémicas y cetoacidóticas y se

agrava la enfermedad cardiovascular, la renal y la retiniana

>Feto: 

  • morbi-mortalidad perinatal,

  • huevo  huero y

  • malformaciones

A continuación, es explicados cada uno de ellos:

  • Polihidramnios

Aproximadamente el 2 por ciento de las mujeres embarazadas tiene demasiado líquido amniótico (polihidramnios). Esta condición se diagnostica mediante ultrasonido. La mayoría de los casos son leves y son producto de una acumulación gradual de líquido durante la segunda mitad del embarazo. Aproximadamente en la mitad de los casos, el polihidramnios desaparece por sí solo. Pero algunos casos comienzan ya a las 16 semanas del embarazo y suelen desembocar en un parto muy prematuro.

La principal causa del polihidramnios es un defecto congénito del sistema nervioso central, el tracto gastrointestinal, la vejiga y los riñones. El polihidramnio puede aumentar el riesgo de complicaciones durante el embarazo, incluida la ruptura prematura de las membranas, nacimiento prematuro, accidentes del cordón umbilical, desprendimiento de la placenta, poco crecimiento del bebé y nacimiento sin vida. Las mujeres con polihidramnios tienen más probabilidades de tener un parto por cesárea y hemorragia intensa después del parto.

  • Oligohidramnios

Oligohidramnios es un término médico que significa "poco líquido amniótico". Esta condición afecta a aproximadamente el 8 por ciento de los embarazos. Puede desarrollarse en cualquier momento durante el embarazo, aunque es más común en el último trimestre. Aproximadamente el 12 por ciento de las mujeres cuyos embarazos se prolongan dos semanas después de la fecha prevista para el parto, desarrolla oligohidramnios debido a que los niveles de líquido amniótico bajan en forma natural. El oligohidramnios se diagnostica mediante ultrasonido.

La causa conocida más importante del oligohidramnios en la primera etapa del embarazo son los defectos de nacimiento en el bebé (que con frecuencia afectan a los riñones u otras partes del tracto urinario) y la ruptura de las membranas. El efecto del oligohidramnios en el bebé depende de la causa, la etapa del embarazo en la que se produce, y del nivel de líquido amniótico.

  • Durante la primera mitad del embarazo, el oligohidramnios está asociado con defectos de nacimiento en los pulmones y extremidades y aumenta el riesgo de aborto espontáneo, nacimiento prematuro y nacimiento sin vida.

  • Cuando el oligohidramnios se produce durante la segunda mitad del embarazo, se asocia con el crecimiento insuficiente del feto.

  • Cerca del parto, puede aumentar el riesgo de complicaciones durante el trabajo de parto y el alumbramiento.

  • La Preeclampsia

La preeclampsia (también conocida como toxemia) afecta a aproximadamente al 5 por ciento de las mujeres embarazadas, la mayoría de ellas madres primerizas. No se conocen cuáles son las causas de los signos y síntomas que presenta: alta presión arterial y proteína en la orina, a veces acompañado de hinchazón (edema) en la cara y las manos, y aumento súbito de peso (1/2 kilo/1 libra o más al día). Otros signos evidentes incluyen visión borrosa, dolores de cabeza intensos, mareos y dolor de estómago.

Las mujeres con preeclampsia leve por lo general no presentan síntomas evidentes, lo cual significa que si desarrollan la enfermedad es probable que no sospechen que la tienen. Por lo general, la preeclampsia se detecta durante las visitas de cuidados prenatales rutinarias. (Ésta es una de las razones por la que es muy importante que asista a todas sus citas de cuidados prenatales). En cada visita su médico le medirá la presión arterial y el nivel de proteína en la orina. De esta manera, si se le diagnostica preeclampsia, puede tratársela antes de que se vuelva grave.

Si no se la trata, puede causar problemas severos. Dado que la alta presión arterial constriñe los vasos sanguíneos del útero que suministran oxígeno y nutrientes al bebé, es posible que el crecimiento del bebé sufra un retraso. La preeclampsia también aumenta el riesgo de desprendimiento de la placenta de la pared uterina antes del parto. Un desprendimiento severo puede provocar una hemorragia intensa y entrar en estado de shock, que pueden poner en peligro la vida de la mamá y del bebé.

¿Quiénes corren riesgo de desarrollar preeclampsia?
Las mujeres que tengan alguno de los siguientes factores de riesgo pueden tener más probabilidades de desarrollar preeclampsia:

  • Primer embarazo

  • Mucho tiempo transcurrido entre embarazos (un estudio realizado recientemente comprobó que las mujeres que dejaban pasar 10 años entre embarazos tenían las mismas probabilidades de desarrollar preeclampsia que las madres primerizas. Por lo general, las madres primerizas tienen al menos el doble de probabilidades de desarrollar preeclampsia que las madres que esperan su segundo bebé o un bebé posterior)

  • Antecedentes personales de alta presión arterial crónica, enfermedad renal, diabetes o lupus eritema toso sistémico (una enfermedad autoinmunitaria)

  • Embarazo múltiple (mellizos, trillizos o más bebés)

  • Menos de 20 años de edad o más de 35

  • Exceso de peso

  • Antecedentes personales de haber desarrollado preeclampsia antes de las 32 semanas de gestación

  • Eclampsia y Síndrome HELLP

Otra complicación que puede surgir si no se trata la preeclampsia es una condición poco común y muy peligrosa llamada eclampsia, que puede llevar a convulsiones y coma. Además, aproximadamente el 10 por ciento de las mujeres con preeclampsia grave desarrolla un trastorno llamado síndrome HELLP. (HELLP son las siglas en inglés de hemólisis, enzimas hepáticas elevadas y bajo recuento de plaquetas). Los síntomas del síndrome HELLP incluyen náuseas y vómitos, dolores de cabeza y dolor en la zona abdominal superior derecha. Las mujeres también pueden desarrollar el síndrome HELLP sin preeclampsia entre 2 y 7 días antes del parto.

El tratamiento incluye medicamentos para controlar la presión arterial y evitar las convulsiones y, a menudo, transfusiones de plaquetas. Al igual que con la preeclampsia y la eclampsia, el parto del bebé es la única "cura" real para el síndrome HELLP. Las mujeres que desarrollan el síndrome HELLP durante el embarazo casi siempre deben dar a luz a sus bebés antes de término para evitar complicaciones graves.

El tratamiento para la preeclampsia depende de su severidad, de la salud del feto y de la etapa del embarazo en la que se encuentra la madre. Si tiene preeclampsia leve cerca de la fecha del parto y el cuello del útero ya ha comenzado a dilatarse, es probable que su médico desee inducir el parto. Esto puede evitar las complicaciones que pudieran haberse desarrollado si la preeclampsia empeorase durante su embarazo. Si el cuello aún no está listo para la inducción, su médico realizará un seguimiento estricto de su estado y el de su bebé hasta que llegue el momento adecuado para la inducción o hasta que comience el parto por sí solo.

Si desarrolla preeclampsia antes de la semana 37, es probable que su médico le recomiende reposo en cama, en el hospital o en su casa y, según el caso, medicamentos para la presión arterial hasta que su presión se estabilice o tenga al bebé. Ocasionalmente, la presión arterial de la mujer continúa subiendo a pesar del tratamiento y debe inducirse el parto para evitar problemas de salud para la madre y el bebé.

Un estudio realizado en la Universidad de Washington en Seattle descubrió que las mujeres que hacían ejercicio en forma regular durante el embarazo podrían tener menores probabilidades de desarrollar preeclampsia. Este estudio comprobó también que las mujeres con ciertos factores de riesgo de preeclampsia (como obesidad) podrían tener menos probabilidades de desarrollar el trastorno si hicieran ejercicio en forma regular durante el embarazo (consulte siempre a su médico antes de iniciar y continuar un programa de ejercicios durante el embarazo para asegurarse de que sean seguros para usted). Otros tratamientos que se mostraron prometedores durante estudios preliminares (como la aspirina y el calcio) no han resultado útiles para prevenir la preeclampsia.

  • Placenta Accreta, Placenta Increta, Placenta Percreta

En un embarazo normal, la placenta se adhiere a la pared uterina lejos del cuello del útero. Placenta accreta se refiere a una placenta que se fija a demasiada profundidad y con demasiada firmeza en la pared del útero. Placenta increta es una placenta que se fija con una profundidad aún mayor en la pared uterina. Placenta percreta es una placenta que se fija a través del útero y a veces se extiende hasta los órganos circundantes, como la vejiga.

Estos trastornos se producen en aproximadamente 1 de cada 2.500 embarazos. Suelen causar hemorragia vaginal en el tercer trimestre y con frecuencia resultan en un parto prematuro. Dado que la placenta no puede separarse fácilmente de la pared del útero después del parto, por lo general se extirpa quirúrgicamente. Suele ser necesario realizar una histerectomía (la extirpación del útero), aunque pueden utilizarse otros procedimientos quirúrgicos para salvar el útero.

Hay poco que una mujer con una de estas condiciones pueda hacer para tratarla o prevenirla. Si se le diagnostica placenta accreta antes del parto (mediante un ultrasonido), puede planificarse el parto y considerarse un procedimiento quirúrgico para salvar el útero. Esto es algo que debe discutir con su médico, especialmente si desea tener otro hijo en el futuro. Pero si la condición es grave, puede que no sea posible.

  • Morbimortalidad Perinatal

La morbilidad perinatal oscila entre 18 y 75% y se relaciona con retención de hombros, retención de cabeza fetal; aspiración de líquido amniótico; fractura de clavícula, húmero, fémur o cráneo; parálisis de Erb; hemorragia cerebral; convulsiones; luxaciones de cadera, de hombros, etc. La mortalidad perinatal es de 10 a 12 % y se atribuye a la hemorragia cerebral, hipoxia, anoxia, bronconeumonía por aspiración, etc.

  • Huevo  Huero

Después de que el blastocisto se ha implantado, comienzan una serie de cambios con la formación del disco embrionario. A partir de las células de este disco embrionario se desarrollarán las estructuras que eventualmente se convertirán en un embrión y después en un feto. Cuando las células de este disco embrionario fallan en su desarrollo, el embrión no se forma y se produce el huevo huero, aunque las capas celulares que forman la bolsa del corion siguen creciendo por un tiempo indeterminado,  produciendo hormonas. Por eso el test de gestación seguirá siendo positivo en ausencia del embrión.

Se llama  huevo huero cuando no es posible ver estructuras embrionarias dentro del saco gestacional ó  bolsa corial.. Es importante repetir los sonogramas en diferentes días para tener la seguridad del diagnóstico. Una vez que se ha comprobado la ausencia de estructuras embrionarias, no tiene sentido que el saco gestacional vacío permanezca en el interior del útero hasta que eventualmente las expulse la mujer, pues degeneran y las sustancias tóxicas que produce pueden dar lugar a serias alteraciones en la salud de la mujer. En estos casos se procede a un legrado evacuador y al estudio anatomopatológico del producto extraído

8