Fausto; Goethe

Literatura universal contemporánea. Siglo XX. Romaticismo alemán. Teatro. Argumento. Tema. Personajes

  • Enviado por: Andre
  • Idioma: castellano
  • País: Ecuador Ecuador
  • 7 páginas
publicidad
publicidad

FACULTAD DE COMUNICACIÓN, LINGÜÍSTICA Y LITERATURA

ANÁLISIS LIBRO FAUSTO DE GOETHE

Fausto pertenece a una búsqueda exhaustiva del ser humano vulnerable ante el mundo que lo rodea y por el cual se ve envuelto ante la situación de la tentación que es lo que sin duda hace que esta obra se refiera hacia lo “humano” de los seres humanos. Por supuesto un motivo que a principio podría ser simple, pero luego se torna sumamente complejo por el sin numero de factores por los cuales dicho motivo en general, debiese tomarse.

Lo asombroso de esta obra es justamente la manera del intento sobre el entendimiento humano lo que hace que de alguna manera sea casi una libertad única para mostrar lo que se nos muestra. Fausto por su parte responde de aguan manera a la gran pregunta planteada de toda la obra y por la cual gira las historias presentadas en las distintas partes del libro.

La pregunta pues, de nuestra existencia como tales que es lo que en fin nos veremos sumidos en una especie de atrapamiento temporal. Sin duda, a propósito del tiempo es sumamente cuestionado por el mismo hecho de ser tal frágil como el mismo ser humano, es decir, puede ir y nunca volver. En el caso por ejemplo, de Helena donde ella misma se auto cuestiona sobre su pasado y su presente. La cárcel del tiempo que la aprisiona y de la que todos estamos sumidos.

Por eso mismo es que mas que el gran motivo de este libro responde mas bien a un cuestionamiento interior sobre el destino elegido que hacemos de nuestros caminos y lo que nos lleva a resoluciones puramente inesperados, y porque no, sumamente desastrosos.

La reflexión por lo tanto forma parte casi primordial que insta al lector a releer y a comprender su misma naturaleza ante las situaciones de la vida por las cuales nuestras acciones serán pues las únicas que definan nuestros caminos. Fausto por su parte es entonces simplemente el reflejo de esa vulnerabilidad a la cual estamos expuestos tendiendo también a la dura fatalidad de soledad ensimismada del ser.

Por tanto esto es lo que genera el elemento de lucha por el cual esta movida dicha obra. Este otro motivo también muestra una especie de antitesis ante esta vulnerabilidad antes mencionada como forma de enfrentarse a esta misma.

El juego por tanto es mostrado de manera audaz por parte de Goehte ya que no estamos frente a la simpleza de un problema puramente existencial sino también moral. Aunque la intención no es moral ni moralizante en si mismo, mas es referido el termino a los valores mostrados.

El valor del amor en ambas partes, la primera entre Fausto y Margarita y la segunda entre Helena y Fausto. A pesar de que existen aun más valores mostrados dentro de la obra, es preciso anotar que el hecho del amorío muestra de manera bipartita una conjunción entre el destino y conformación del amor en si .

Es asi por ejemplo, en la segunda parte Helena tiene un hijo con Fausto llamado Euforión . Por supuesto, la muerte como tal no forma parte de esta historia. La muerte en la primera parte forma al final un carácter sumamente fatalista con relación a la historia presentada y por supuesto la muerte como el segundo camino o como la segunda forma por las cuales el ser humano es conducido. La muerte en este caso de casi toda la familia de Margarita e incluso de su hijo es mostrada como forma de crecimiento. Lo fatalista se muestra ante una posible felicidad entre ambos, por supuesto nunca lograda.

Con relación a los valores es la forma apelativa del ser humano y su capacidad de mostrar sentimientos, el sentimiento de la angustia de Fausto al verse sumido en la impotencia de soluciones , el sentimiento de admiración que siente Fausto luego por Helena, es decir Fausto se muestra tal y como es ante todo lo que se le presenta.

El simbolismo que encierra Fausto crea representaciones de los valores señalados por ejemplo, cuando Mefistófeles es engañado por niños y ángeles, y se le escapa el alma de Fausto. Los niños elemento vivificador de la pureza e inocencia que por supuesto justamente Fausto no la tiene.

La inocencia forma entonces un elemento opuesto con la aceptación del placer como tal, mundano. Los elementos refuerzan aun más el motivo envolvente por el cual la obra se ve sumergida.

Los mismos niños que también acompañan a Fausto en el cielo junto con el, mostraría pues un puro contraste de la inocencia perdida y por supuesto nunca recuperada.

Dentro de estos valores vemos una vez mas el juego de opuestos siempre presentes en la vida cotidiana, esta vez del bien y del mal.  Es esta ruptura abismal entre ambos sentidos, lo que hace que el ser humano se vea aún mas forzoso a si mismo. El mal por supuesto representado por Mefistófeles mas que una definición abstracta se vuelve tan cotidiano que es casi imposible afirmarlo, el mal como nosotros mismos. Una posición sumamente naturalista y por supuesto nada inocente. Lo impresionante de este tratamiento es la pura desmitifiacion que se hace con relación al mal y con relación a su figura.
Es entonces, donde la accesibilidad humana esta tan cerca de las cosas del mundo que hace que la cercanía del mundo forme parte misma de todo este juego de opuestos, donde mas que una manera definitoria de cada uno lo que se busca es el entendimiento individual hacia el desarrollo interior buscando de manera incesante y por sobre el cual los valores en general han de referirse.
Es por ejemplo que el valor del amor es mostrado en la obra como objeto redentor sobre el cual las cosas son por el mismo. Es decir, por ejemplo en la parte final de la segunda parte el coro bienaventurado  acoge a Fausto con una cordial bienvenida porque justamente por lo menos tuvo amor en su vida.
Es entonces donde mas que una lucha entre el bien y el mal lo que se buscaría es sin duda, una manera casi ideal de mostrar que “el fin justifica los medios”. Es decir, a pesar de que Fausto aceptó tener relación alguna con el demonio el efecto del amor sustituye su posible elemento conspirador con el mismo y con lo que le rodea. Pienso que a pesar de la presencia y acción sobre lo que estaría mal o bien, el mismo hecho de una posible evolución y trascendencia antes mencionada, de alguna manera crea en Fausto y en general en los seres humanos una forma de entendimiento de las cosas y del mundo que no se compara con el mismo acto de la experiencia. La obra muestra la presentación de valores humanos como una exaltación de los mismos.

También los cuatro fantasmas a los que hace alusión Goethe que se presentan ante Fausto forman parte de un espejismo que el mismo ha formado. Por supuesto sobres esto se lo compara como las pestes del nuevo mundo modernista. Justamente por una elección propia de un destino y el olvido de Dios.

Dios es un elemento que aunque no es tomado como valor en si, pues, ni siquiera es nombrado en la obra forma parte de la poción de la bondad jamás formada dentro de Fausto y del bien tan bien comparado.

La vida como tal es la pura exposición de estos elementos y por supuesto es cambiada y manipulada por los mismos. Es decir, Goethe mas que un mensaje moralizante intenta llegar a un punto sumamente asimilado de la existencia humana, de cierta forma afirmando que los seres humanos nunca dejaran de ser “humanos.
Como el coro de ángeles que explican que aquel que se afana siempre a un ideal, puede ser salvado por ellos. Por esto, el ideal del amor fue justamente lo que en definitiva salvo a Fausto. Desde una visión mucho mas profunda los hombres pueden redimirse ante lo único de sus sentimientos.

Es decir, con relación al hombre como tal y su nuevo enfrentamiento con el mundo con la perdida de inocencia con la interposición de la tentación del placer individual genera finalmente el deseo del mismo del dominio del todo. En el caso de Fausto cuando revela a Mefistófeles su deseo de ganarle a la tierra y al mar. Es decir, poder controlar incluso la naturaleza de por si indomable. Teniendo así el poder absoluto de la vida y la naturaleza.

Con respecto a la posible figura de Dios explicita en la obra, pues lo que se intentaría es probar aún mas lo limitado de los hombres. Es decir por ejemplo, el hecho de que Mefistófeles haya pactado con Fausto por su alma, confirma la propuesta de una supuesta dependencia limitadora y de las ganas de siempre del hombre de gobernarlo todo incluso a si mismo. No importa la inmensidad y profundidad del objetivo, el aire de confirmación controladora de Fausto para una auto confianza sobre lo que lo rodea hace la alusión una vez mas a la ciencia moderna de hacer a los seres humanos seres superiores, seres controladores, seres dominadores, seres inmutables a las inclemencias, por cierto siempre existentes y conocedores absolutos.

Otro principal motivo que subyace dentro de la obra es justamente el de la belleza mostrada como tal. La belleza que se manifiesta de distintas maneras ante nuestra vista y como forma de expresión admirable es lo que se manifiesta dentro de la segunda parte de Fausto .

No es osado decir que mas que la extensión de la misma a todas sus formas es un tributo por parte de Goethe a la apreciación de que duda la belleza esta latente y que no es una simple utopía. La belleza que Helena posee es una aprendiz para Fausto ya que hace que el haga todo lo que este a su alcanza por esa misma belleza. Una belleza sumamente completa y compleja. La belleza de Helena es expuesta como eje simbólico del entendimiento que lo que los seres humanos quisiéramos llegar a tener por lo que crea el objeto de admiración.

Es por eso que esta belleza mas bien intenta tener un doble sentido sobre realidad cuestionadora de lo que se nos presenta a nuestro alrededor y nuevamente caemos en el motivo antes mencionado de la vulnerabilidad.

Es por eso que las manifestaciones del mundo como tales , por ejemplo, la belleza en este caso llegan a ser concebidas de manera sumamente variantes y variables por esa quebrantable manera de concepciones en los seres humanos tenemos.

El hecho de que se nos presente a justamente Helena nos muestra cuan profundo quiere llegar Goethe con su cuestionamiento. Helena es mostrada entonces como las concepciones que podemos entender los seres humanos de nosotros mismos con relación a lo demás circundante.

La aparición de Helena es sin duda la exaltación pura hacia la belleza que pareciese intacta ante las acciones del mundo externo y por supuesto ante la vista. Recayendo en el motivo substancial de la perfección a la cual los seres humanos quisiésemos llegar y que seguramente nunca llegaremos.

Por esto Fausto intenta llegar a esto al conquistarla. Esto es sin duda, un punto sumamente critico referente al mundo moderno en el cual el ideal del perfeccionismo nos ha llevado a hacer un sin numero de cosas por sobre  nosotros mismos, aun a costa de nuestro bienestar.
Para mi punto de vista, un punto sorprendente por el tiempo en que fue escrita esta obra. Esto indudablemente, confirma aún mas que los seres humanos dentro de su problemática tendrán siempre un mismo factor a seguir y por supuesto una misma problemática sin resolver como el hecho de su propia existencia.

Con relación  a la segunda parte de Fausto los elementos fantásticos y mitológicos son lo que completan una nueva forma evolutiva sobre el mismo Fausto. Sin duda, referente a la primera parte, el gran motivo que une ambas partes es el del placer. Se lo presenta de manera sumamente abierta, como una manera afirmativa de la vulnerabilidad explicada anteriormente. El placer pues forma parte del error inmutable y casi necesario por el cual debiésemos tropezar para un desarrollo interior mucho mas profundo, y así pues hacia una trascendencia.

La trascendencia por supuesto, de superación de uno mismo, de auto conocimiento y de entendimiento.

Fausto forma parte de el encuentro de trascendencia en la búsqueda de respuestas que necesariamente deben ser encontradas. Sin duda, sin la existencia de este motivo como tal, pues ninguno de los acontecimientos pasados hubiese tenido sentido.

Para mi punto de vista, es aquí donde yace finalmente la importancia y la misma trascendencia que la obra Fausto tendría en si mismo, pues mas que una historia presentada muestra en sí mismo lo que los seres humanos mostramos sobre nuestras elecciones que , por supuesto a la larga afecta a nuestras vidas y que forma en si un una nueva perspectiva de las mismas.

La lección va mas allá de una posible definición sobre el ser humano, mas bien el enfoque se relaciona hacia la equidad de la vida y su forma natural de ser en una forma abierta de posibilidades hacia un albedrío. La recurrencia hacia un circulariedad que se vuelca en el error para volver al entendimiento.

La perfección entonces recaería en las mismas imperfecciones que los humanos podamos tener. Por eso la premisa que los seres humanos nunca podemos dejar de tener la experiencia de ser justamente “humanos”



Euforión, fruto de dicha unión, tiene un carácter bélico e impulsivo que lo llevó a la muerte al intentar volar como Ícaro.

Con relación a su mismo destino

Fausto les enseña a los niños todo cuanto no pudieron aprender

Valores mostrados en la obra como el amor

Conocimiento mediante el pasar de las situaciones que la vida nos presenta

Los cuatro fantasmas se presentan ante Fausto: la escasez, la deuda, la inquietud y la miseria. El único que entra en el palacio de Fausto es la Inquietud, quien lo maldice y recomienda que deje de ser ciego ante el perdón de Dios.

Alusión a que nuestro mundo moderno capitalista cargaría estos fantasmas

Relación entre Dios y el Bien.

Referente a las ganas del hombre por tener el control del mundo

Con la búsqueda de la lógica y la certeza dentro del conocimiento como base dominadora

Semidiosa griega

El emperador  manda a llamar a Helena, belleza entre todas las bellezas

Helena que mostrada como símbolo de belleza se relaciona a las Madres como el lugar abstracto de los arquetipos. Helena es un arquetipo, un ejemplo.

La concepción de perfección como la belleza

Intento del ser humano de llegar mas alla en su maduración

Sentido de que todo lo que hubiese hecho Fausto por ejemplo al verder su propia alma al Diablo sin haber aprendido y trascendido.