Fascismo italiano

Historia universal. Doctrinas fascistas. Neofascismo. Caso Dreyfus. Pactos de Letrán. Segunda Guerra Mundial. Mussolini. Duce. Mazzini

  • Enviado por: Luis Torrejón
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 20 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


Fascismo, forma de totalitarismo del siglo XX que pretende la estricta reglamentación de la existencia nacional e individual de acuerdo con ideales nacionalistas y a menudo militaristas; los intereses contrapuestos se resuelven mediante la total subordinación al servicio del Estado y una lealtad incondicional a su líder. En contraste con los totalitarismos de izquierdas identificados con el comunismo, el fascismo basa sus ideas y formas en el conservadurismo extremo. Los regímenes fascistas se parecen a menudo a dictaduras —y a veces se transforman en ellas—, a gobiernos militares o a tiranías autoritarias, pero el fascismo en sí mismo se distingue de cualquiera de estos regímenes por ser de forma concentrada un movimiento político y una doctrina sustentados por partidos políticos al margen del poder.

El fascismo hace hincapié en el nacionalismo, pero su llamamiento ha sido internacional. Surgió con fuerza por primera vez en distintos países entre 1919 y 1945, sobre todo en Italia, Alemania y España. En un sentido estricto, la palabra fascismo se aplica para referirse sólo al partido italiano que, en su origen, lo acuñó, pero se ha extendido para aplicarse a cualquier ideología política comparable. Del mismo modo, Japón soportó durante la década de 1930 un régimen militarista que presentaba fuertes características fascistas. Los regímenes fascistas también existieron en periodos variables de tiempo en muchos otros países. Incluso democracias liberales como las de Francia e Inglaterra tuvieron movimientos fascistas importantes durante las décadas de 1920 y 1930. Después de la derrota de las potencias del Eje Roma-Berlín-Tokyo en la II Guerra Mundial, el fascismo sufrió un largo eclipse, pero en los últimos tiempos ha reaparecido de forma más o menos abierta en las actuales democracias occidentales, sobre todo en Francia y en Italia.

Las doctrinas fascistas

Antes de la I Guerra Mundial, algunos escritores, entre ellos el famoso poeta italiano Gabriele D'Annunzio, y los pensadores franceses Georges Sorel, Maurice Barrès, Charles Maurras y el conde Joseph de Gobineau, expresaron ideas fascistas. Todos ellos se opusieron a los valores de la Ilustración de individualismo, democracia y racionalismo secular; y, en conjunto, sus ideas han sido presentadas como una reacción a estos valores que fueron representados por la Revolución Francesa.

El libro italiano Fascisti respondió a los ideales revolucionarios de “libertad, igualdad, fraternidad” con la exhortación “¡Creer! ¡Obedecer! ¡Combatir!” En general, veneraban la fuerza: la heroica voluntad del gran líder, la fuerza vital del Estado, la mística de los uniformes y formaciones paramilitares, y la utilización no contenida de la violencia para afianzar y fomentar el poder político.

La filosofía de Friedrich Nietzsche, manipulada de forma artera por la mayoría de los fascistas, facilitó ideas y consignas poderosas al fascismo, sobre todo `el triunfo de la voluntad' y el símbolo `del superhombre'. Algunos fascistas recurrieron al cristianismo como una fuerza conservadora, mientras otros rechazaban la moralidad cristiana por reprimir la voluntad. Muchos tomaron ideas del darwinismo social sobre la lucha competitiva en y entre los estados y sobre la obligación evolutiva que tiene el fuerte de aplastar al débil: esas ideas a menudo implicaban racismo. La mayoría de los teóricos fascistas abrazó el nacionalismo extremo que, en algunos casos (Gobineau, Barrès, Maurras) incluía el antisemitismo. Como parte de su antirracionalismo, algunos propusieron un culto místico a la tradición y al Estado.

La `batalla por los nacimientos' de Benito Mussolini simbolizó la visión fascista del papel de la mujer, como pilar pasivo del hogar y madres de futuros miembros de las fuerzas armadas. “La mujer —escribió el fascista italiano Ferdinando Loffredo— debe volver bajo el sometimiento del hombre, padre o esposo, y debe reconocer por lo tanto su propia inferioridad espiritual, cultural y económica”.

Uniendo el feminismo militante con el marxismo y la lucha de clases, los fascistas hicieron un llamamiento a la reconciliación entre los sexos así como entre las clases sociales, pero en términos masculinos. Pierre Drieu La Rochelle, escritor francés que más tarde hizo apología de la ocupación nazi condenó el feminismo por ser una “doctrina perniciosa” y afirmó que las mujeres, carentes de las cualidades espirituales de los hombres, eran una fuente de decadencia. A pesar de esto, muchas mujeres han apoyado el fascismo, como Alessandra Mussolini, nieta de Mussolini, figura destacada del partido neofascista italiano Alianza Nacional.

Orígenes

El caso Dreyfus en Francia creó el primer movimiento fascista verdadero, al unir a los conservadores con los monárquicos y otros opositores al Gobierno republicano contra los herederos de los valores franceses revolucionarios de izquierdas que intentaban anular la condena por alta traición dictada contra el oficial judío Alfred Dreyfus. Charles Maurras creó el grupo político Acción Francesa, con un ala juvenil violenta llamada los Camelots du Roi y una ideología articulada por él mismo y por Barrès. El republicanismo dominó en Francia después del caso Dreyfus, pero Maurras y Barrès habían creado un modelo para futuros movimientos.

La desarticulación económica después de la I Guerra Mundial y la amenaza del comunismo surgido de la Revolución Rusa de 1917, provocaron el resurgimiento del fascismo como una importante fuerza política. Fuertes sentimientos de agravio por la derrota, o por una victoria no recompensada de un modo conveniente, en la I Guerra Mundial, crearon el soporte para futuras aventuras militares. El fascismo consiguió apoyo en todos los sectores de la sociedad, pero con especial intensidad entre los miembros de la clase media que temían la amenaza de la revolución comunista, de los empresarios que tenían temores similares, de los veteranos licenciados que no habían conseguido adaptarse a la vida civil, y de violentos jóvenes descontentos.

Fascismo italiano

El término actual fascismo fue utilizado por primera vez por Benito Mussolini en 1919 y hacía referencia al antiguo símbolo romano del poder, los fasces, unos cuantos palos atados a un eje, que representaban la unidad cívica y la autoridad de los oficiales romanos para castigar a los delincuentes. Mussolini, el fundador del Partido Nacional Fascista italiano, inició su carrera política en las filas del Partido Socialista. En 1912, como director del principal periódico socialista italiano, Avanti!, se oponía tanto al capitalismo como al militarismo. En 1914, sin embargo, cambió de actitud pidiendo que Italia entrara en la I Guerra Mundial y se acercó a la derecha política. Influenciado por las teorías de Sorel y Nietzsche, glorificó la “acción” y la “vitalidad”. Tras la contienda, cuando diversas huelgas en las ciudades y en el campo, respaldadas por los socialistas, estallaron en toda Italia, Mussolini puso su movimiento al servicio de los empresarios conservadores y de los intereses de los propietarios de las tierras que, junto con la Iglesia católica de Roma y el Ejército, querían detener la “oleada roja”.

El cambio de Mussolini le aportó el apoyo político y financiero que necesitaba y su considerable poder oratorio hizo el resto (al igual que Hitler en Alemania fue un demagogo dotado de una gran efectividad). Sus Fascios Italianos de Combate, creados en 1919 y llamados `Camisas Negras' a ejemplo de los `Camisas Rojas' del líder de la unificación italiana, Giuseppe Garibaldi, dieron fuerza efectiva al movimiento e implantaron la moda del estilo fascista paramilitar. En 1922, Mussolini se hizo con el control del gobierno italiano amenazando con un golpe de Estado si se rechazaban sus demandas. Al principio gobernó de manera constitucional encabezando una coalición de partidos, pronto se deshizo de los obstáculos que ponían freno a su autoridad e implantó una dictadura.

Todos los partidos políticos, excepto el Partido Fascista, fueron prohibidos y Mussolini se convirtió en el Duce (el líder del partido). Se abolieron los sindicatos, las huelgas fueron prohibidas y los opositores políticos silenciados.

El fascismo en otros países

El régimen de Mussolini facilitó el modelo de fascismo característico de las décadas de 1920 y 1930. La Gran Depresión y el fracaso de los gobiernos democráticos al abordar las consecuentes dificultades económicas y el desempleo masivo, alimentaron la aparición de movimientos fascistas en todo el mundo. Sin embargo, el fascismo en los otros países se diferenciaba en ciertos aspectos de la modalidad italiana. El nacionalsocialismo alemán era más racista; en Rumania, el fascismo se alió con la Iglesia ortodoxa en vez de con la Iglesia católica romana.

En España, el grupo fascista radical Falange Española fue originariamente hostil a la Iglesia católica romana, aunque después, bajo la dirección del dictador Francisco Franco, se unió a elementos reaccionarios y pro-católicos. El gobierno autoritario militar de Japón se parecía mucho al de la Alemania nazi. Dirigido por los militares ensalzaba las virtudes guerreras tradicionales y una devoción absoluta al emperador divino. Al igual que sus correligionarios alemanes, los japoneses lanzaron una fanática ofensiva hacia la expansión a través de conquistas militares. En Francia el fascismo estaba dividido en varios movimientos. Mientras que en la mayoría de los casos el fascismo prosperó en países que estaban atrasados en el plano económico o marcados por fuertes tradiciones políticas autoritarias, el fascismo galo avanzó en una de las democracias europeas más consolidadas.

En 1934 unas 370.000 personas pertenecían a las diferentes organizaciones fascistas francesas, tales como Jeunesses Patriotes (Juventudes Patrióticas), Solidarité Française (Solidaridad Francesa), Croix de Feu (Cruz de Fuego), Action Française (Acción Francesa) y Francistes (Francistas). Más de 100.000 de entre ellos se congregaban en París.

En Gran Bretaña, la Unión de Fascistas Británicos, de Oswald Mosley, disfrutó de un breve apogeo de publicidad de su formación en 1932 hasta su colapso definitivo en 1936 cuando se prohibieron los uniformes paramilitares, pero tuvo poco apoyo público. Del mismo modo, el fascismo belga tuvo su punto álgido en la primera mitad de la década de 1930 y se reanimó por poco tiempo bajo la ocupación alemana durante la II Guerra Mundial. En Noruega, el fascismo atrajo a algunos simpatizantes notables como Vidkun Quisling y el premio Nobel de Literatura Knut Hamsun, pero del mismo modo necesitó de la ocupación alemana para disfrutar de algún poder político.

El fascismo disfrutó de un mayor éxito en el periodo de entreguerras en los países del este y del sur de Europa. En Austria Engelbert Dollfuss, canciller desde 1932, disolvió la República austriaca y dirigió un régimen proto-fascista en alianza con Mussolini hasta que fue asesinado en 1934 por militantes nacionalsocialistas que pretendían la unión con la Alemania nazi. El régimen personal que estableció Miklós Horthy en Hungría, en 1920, precedió en realidad a Mussolini en Italia como la primera dictadura nacionalista de entreguerras pero Horthy no era totalmente un fascista y los fascistas húngaros sólo consiguieron el poder bajo la ocupación alemana, de 1944 a 1945. En Rumania, un fuerte antisemitismo inspiró un violento movimiento llamado la Guardia de Hierro, que convulsionó la política del país desde la década de 1920 hasta su aniquilación por el Ejército rumano bajo Ion Antonescu durante la contienda civil que siguió a la abdicación del rey Carol II en 1940.

Los fuertes antagonismos culturales y religiosos en Croacia y Bosnia llevaron a la creación de la Ustachaš, un grupo fascista católico que, bajo los auspicios del Eje, llevó a cabo terribles pogromos de judíos y serbios ortodoxos desde 1941 hasta 1945. El régimen dictatorial impuesto por António de Oliveira Salazar en Portugal en 1932 poseía notables características fascistas, sin exhibir el totalitarismo extremo del nazismo o de movimientos de otros lugares.

Fascismo de posguerra y neofascismo

La derrota de Alemania e Italia en la II Guerra Mundial desacreditó al fascismo en Europa en el periodo de posguerra. El único gobierno de corte fascista que subió al poder en el periodo de posguerra, el de Juan Domingo Perón, que fue elegido presidente de Argentina en 1946, contaba con una amplia base popular de clase trabajadora y tenía poco que ver con el fascismo de preguerra europeo. Países como España y Portugal, cuyos gobiernos fascistas se mantuvieron en el poder después de la guerra, pasaron del totalitarismo al autoritarismo, y difuminaron sus rasgos fascistas. La recuperación económica de la posguerra suprimió el descontento social que había ayudado a la expansión del fascismo de la preguerra y en la mayoría de los países democráticos el fascismo pareció destinado a un exilio permanente en una menospreciada franja política.

Las décadas de 1980 y 1990 trajeron un inesperado renacimiento del fascismo en algunas democracias occidentales, llamado de forma habitual neofascismo. Éste tuvo distintas formas y fortuna en los diferentes países, pero mostró una antipatía racista general hacia los inmigrantes del Tercer Mundo y una desilusión generalizada respecto a los partidos políticos establecidos. Este desencanto se incrementó con el final de la Guerra fría y el colapso del orden político nacido de la posguerra, cuando se derrumbaron las instituciones dirigentes en muchas democracias y muchos votantes buscaron alternativas populistas. En Francia muchos votantes ex-comunistas descontentos cambiaron su voto hacia la neofascista Alianza Nacional, mientras se desplomaba la base popular del Partido Comunista.

En Italia, el final del predominio desde la posguerra del Partido de la Democracia Cristiana impulsó la llegada al gobierno, en 1994, de la neofascista Alianza Nacional como un importante miembro de la coalición formada por partidos de la derecha. En Alemania la muy difundida violencia contra trabajadores turcos no se reflejó en un aumento electoral para el Partido Republicano, de extrema derecha, cuyo apoyo cayó bruscamente después de que la dirigente Unión Cristiano Demócrata promulgara duras leyes anti-inmigración. La evidencia de una violencia racista latente en la sociedad británica no se ha reflejado en un avance político significativo para el neofascista Partido Nacional británico.

El neofascismo de la Europa occidental parece ser más bien una reacción negativa ante los fracasos en la corriente principal de las instituciones políticas que un programa determinado con alguna posibilidad de éxito. El más poderoso de los partidos neofascistas de la Europa occidental, la Alianza Nacional italiana, ha tenido que renunciar a las ideas y apoyo al fascismo para buscar un electorado más amplio. Formas más significativas y alarmantes de neofascismo tienen que ser buscadas en los antiguos países comunistas de Europa central y oriental y más lejos. El neofascista Partido Liberal Democrático en Rusia, dirigido por Vladimir Zirinovsky es el más destacado de los numerosos grupos neofascistas que han llenado el vacío ideológico dejado tras la caída del comunismo soviético en los países del ex Pacto de Varsovia. El Partido Conservador en Suráfrica formaba la vanguardia neofascista de la oposición de extrema derecha al gobierno de mayoría negra en el periodo preliminar de las primeras elecciones multirraciales en el país, de abril de 1994, aunque sus esfuerzos por fomentar conflictos civiles acabaron en un humillante fracaso.

El programa de exterminio ejecutado en Ruanda en 1994 por miembros del Ejército de la mayoría hutu contra la minoritaria población tutsi tenía muchos de los rasgos de la violencia típica fascista. La violencia fundamentalista en la India, ilustrada por la destrucción de una mezquita en Ayodhya en 1992, está ligada al neofascismo político militante hindú. Parece que, a pesar de sus resultados sangrientos y desastrosos, el fascismo no ha muerto en absoluto como fuerza política e incluso está asumiendo nuevas formas y adaptándose a las nueva condiciones.

Mussolini, Benito (1883-1945), jefe de gobierno y dictador de Italia (1922-1943), fundador del fascismo italiano.

Mussolini nació en Dovia di Predappio el 29 de julio de 1883 y era hijo de un herrero. Tuvo una formación autodidacta y trabajó como maestro y periodista en el norte de Italia; contrajo matrimonio con Rachele Guidi en 1910 y de esta unión nacieron cinco hijos. Las autoridades le encarcelaron por su oposición a la guerra entre Italia y Libia (1911-1912). Poco después fue nombrado director de Avanti!, el periódico oficial del Partido Socialista (en el que había ingresado en 1900) en Milán. Cuando estalló la I Guerra Mundial en 1914, la reacción inicial de Mussolini fue denunciar el carácter imperialista del conflicto desde una posición neutralista, pero no tardó en cambiar de opinión y reclamar la intervención de Italia en apoyo de los aliados.

Fue expulsado del Partido Socialista y fundó en octubre de 1914 su propio diario en Milán, Il Popolo d'Italia, que más tarde se convertiría en el órgano oficial del Partido Nacional Fascista.

El ascenso al poder

En el turbulento ambiente del Milán de la posguerra Mussolini fundó los Fascios Italianos de Combate en marzo de 1919. Este movimiento de carácter nacionalista, antiliberal y antisocialista consiguió el apoyo de amplias capas de la sociedad. Tomó su nombre de las fasces, un antiguo símbolo de la disciplina romana. Su actividad se extendió por las zonas rurales, donde sus milicias de Camisas negras conseguían el respaldo de los terratenientes mientras atacaban a las ligas de campesinos y a las asociaciones socialistas. En un alarde de oportunismo, el fascismo abandonó su talante republicano para ganarse la confianza del Ejército y de la monarquía.

Un día después de que los fascistas realizaran la denominada `marcha sobre Roma', el rey Víctor Manuel III invitó a Mussolini a formar gobierno (29 de octubre de 1922). En 1926, el duce (voz italiana que, en español, significa `jefe', y título adoptado por Mussolini hacia 1924) había transformado el país en un régimen unipartidista y totalitario basado en el poder del Gran Consejo Fascista, órgano de nueva creación, y respaldado por las milicias de seguridad nacional. Suprimido el Parlamento, creó la Cámara de los Fascios y de las Corporaciones, con un mero carácter consultivo. Dentro del nuevo `Estado corporativo', los empresarios y los trabajadores se organizaban en grupos controlados por el partido que representaban a los distintos sectores de la economía.

Se mantuvo el sistema capitalista y se incrementaron los servicios sociales, pero se abolieron los sindicatos independientes y el derecho a la huelga. Los Pactos de Letrán, firmados con el Vaticano en 1929, terminaron con el conflicto que había enfrentado a la Iglesia y el Estado italiano desde 1870.

Otro de los legados perdurables del fascismo fue la creación de un sistema de holdings industriales (sociedades que controlan a otras compañías) financiado por el Estado.

Mussolini adoptó una política exterior agresiva; contravino las recomendaciones de la Sociedad de Naciones e inició la conquista de Etiopía (Abisinia, 1935-1936), ganándose así la aclamación de casi todos los sectores de la sociedad italiana. No obstante, la popularidad del duce disminuyó cuando adoptó las siguientes medidas: el envío de tropas para apoyar al general Francisco Franco durante la Guerra Civil española (1936-1939), la alianza con la Alemania gobernada por el nacionalsocialismo (partido nazi) mediante la formación del Eje Roma-Berlín (1936), que culminó con el denominado Pacto de Acero entre ambos estados (1939), la promulgación de leyes contra los judíos y la invasión de Albania (1939).

Mussolini ejerció una notable influencia sobre los políticos españoles más conservadores. En 1923, al llegar al poder tras un golpe de Estado, el dictador Miguel Primo de Rivera trató de imitar a Mussolini e implantó soluciones e instituciones de carácter fascista hasta su caída en 1930. Posteriormente, partidos políticos de derechas, una vez implantada la II República española, enviaron emisarios a Mussolini para buscar su apoyo en los planes que estaban preparando para levantarse contra el régimen republicano. El levantamiento más tarde liderado por el general Francisco Franco se inició el 18 de julio de 1936 y Mussolini apoyó decisivamente a los rebeldes, enviando a España a una división completa del Ejército italiano.

La II Guerra Mundial

Mussolini, cuyo Ejército no estaba preparado, no participó en la II Guerra Mundial hasta que los alemanes invadieron Francia en junio de 1940. Italia luchó contra los británicos en África, invadió Grecia y se unió a los alemanes en el reparto de Yugoslavia, la invasión de la Unión Soviética y la declaración de guerra a Estados Unidos.

Tras las múltiples derrotas que sufrieron los italianos en dichas operaciones bélicas el Gran Consejo Fascista destituyó a Mussolini el 25 de julio de 1943, le detuvo al día siguiente y firmó en el mes de septiembre un armisticio con los aliados, que habían invadido el sur de Italia. Sin embargo, los alemanes rescataron en septiembre de ese mismo año a Mussolini, que proclamó la República Social Italiana, efímero régimen radicado en Salò (en la orilla occidental del lago de Garda, situado en el norte italiano) y que sólo subsistió por la protección alemana. El líder italiano intentó huir a Suiza con su amante, Clara Petacci, durante los últimos días de la guerra, pero ambos fueron capturados por miembros de la Resistencia italiana, quienes les fusilaron en Giulino di Mezzegra (en las proximidades del lago de Como) el 28 de abril de 1945, siendo sus cuerpos expuestos públicamente en las calles de Milán.

Introducción

El nacionalismo italiano tuvo una alta manifestación en la obra de José Mazzini, después del Congreso de Viena, y coincidió con un momento en que el nacionalismo en diversos países europeos se expresaba a través de jóvenes intelectuales que no tenían una concepción cerrada y manifestaban su solidaridad con otros movimientos nacionalistas mas allá de las fronteras.

El nacionalismo de Mazzini aparece asociado al liberalismo democrático. Del mismo modo que afirma los fundamentos históricos de la unidad italiana, tiene la idea de la concepción redentora de Italia, distinta de la de los nacionalismos alemanes. Afirmaba que Dios había prescrito el derecho de nacionalidad a todos los pueblos y que la nacionalidad cumplía la voluntad divina aceptando esta tarea e incorporándose con Dios a la historia. Mazzini creía en el progreso, en la humanidad, en la fusión de clases, en la fraternidad humana, en la dignidad del pueblo. Pertenece a la era del Romanticismo.

Afirma que los enemigos de la unidad italiana <<olvidaron el principio según el cual los pueblos no mueren ni se detienen en su camino antes de haber alcanzado el objetivo histórico de su existencia, antes de haber completado su misión>>.<<Un pueblo destinado a realizar grandes cosas en áreas de la humanidad debe constituirse un día u otro como nación>>.<< Por eso Italia será una. Sus condiciones geográficas, su lengua y su literatura; las necesidades de defensa y de poder político; el deseo de las poblaciones, los instintos democráticos innatos del pueblo, el presentimiento de un progreso al que todas las fuerzas y las facultades de un país deben contribuir; la conciencia de que algo ha comenzado en Europa y de las grandes cosas que tiene todavía Italia que cumplir en el mundo, todo señala este objetivo. No hay en el camino obstáculo que no pueda superarse fácilmente, ni objeción que no pueda contestarse y refutarse histórica y filosóficamente.

Fundador de la Joven Italia, Mazzini lanzo la idea de un movimiento asociado de los nacionalismos europeos, la Joven Europa. Careció de fuerza política para hacer triunfar su propósito y la unidad de Italia seria consumada fácilmente --- en circunstancias históricas favorables --- por el realismo político de Cavour, liberal clásico.

El Fascismo en Italia

El Fascismo italiano nació en 1919. El regimen fascista se consolida en Italia a lo largo de un proceso que pasa por las siguientes etapas:

1- Dictadura constituida (1922-1925: Mussolini ocupa el poder después de la marcha sobre Roma y obtiene una ley de plenos poderes).

2- Primera dictadura constituyente(1925-1928); el régimen se hace dictatorial, se dictan leyes definiendo los poderes del Duce y se promulga la Carta del Lavoro.

3- Primer régimen dictatorial (1928-1934; régimen del partido único)

4- Segunda dictadura constituyente (1934-1939; se establece el nuevo ordenamiento corporativo).

5- Segundo régimen dictatorial (1939-1943).

La doctrina del Fascismo ha ido elaborándose paralelamente a sus razones practicas. Esta doctrina no aparece como una simple teorizaron a priori, sino que es el resultado de una toma de conciencia frente a una situación histórica para abocar a una elaboración sistemática de unos nuevos principios que condujeron a las formas e instituciones propias del movimiento fascista.

La elaboración sistemática de la doctrina fascista se a llevado a cabo a través de un proceso progresivo conducido por el Duce. Prescindiendo de las fases de tal elaboración, podemos sintetizar en dos las características esenciales del Fascismo.

a-Estado corporativo b-Estado totalitario.

1-Principios del Fascismo italiano.- El Fascismo italiano ofrece un aspecto negativo y otro positivo. De una parte, se manifiesta como un anti (antiliberal y antimarxista), y de otro, como la afirmación del valor absoluto del Estado y de la Nación.

-En primer lugar, la doctrina fascista se pronuncia contra los postulados del liberalismo(individualismo e igualdad) que se le ofrece como un régimen vacío y débil. El Estado liberal se le aparece como un juguete de una oligarquía camuflada detrás del disfraz de la elección y del parlamentarismo.

-El Fascismo repudia asimismo el marxismo, combatiendo los principios que lo informan (materialismo histórico, lucha de clases, desaparición del Estado), y proclama una concepción ideal y espiritualista de la historia.

-El aspecto positivo del Fascismo italiano se centra en su divinizaron del Estado y de la Nación. Siguiendo la tradición de los griegos y de los romanos, de Maquiavelo y de Hegel, el Fascismo parte de la exaltación del Estado como espíritu, como una realidad no solo política, sino también ideal y moral. Este Estado ético (<<alma del alma>>) matizado de tinte religioso absorbe y condensa todas las actividades espirituales, políticas, jurídicas y económicas de la Nación que es, como el Derecho, una creación del propio Estado.

La Nación se concibe como << un organismo que comprende la sucesión ilimitada de las generaciones ante las cuales los individuos son solo elementos transitorios que deben servir al Estado con la misión de restaurar las tradiciones del Imperio romano y superar la decadencia producida por el liberalismo>>. Esta visión orgánica de la Nación se exalta como el mito imperial del Fascismo. La meta propuesta era eminentemente imperialista, y para conseguirla había que sacrificar cuanto fuese necesario. El vitalismo del movimiento Fascista conduce a una apología de la guerra y a una condena del pacifismo. Solo la guerra pone en su máxima tensión toda la energía humana.

2-Medios del Fascismo italiano.- Los medios de que se sirve el Fascismo son el partido unico, el sindicato estatal y la educacion estatal.

-El fundamento antiliberal y antimaterialista del Fascismo, se refleja en un regimen monolítico que, tras eliminar a los partidos adversos y absorber a los afines, estableció el sistema de partido único. La ley del 9 de diciembre de1928 atribuyo este carácter al Partido fascista, consumando el proceso unificador que se había iniciado seis años atrás. Prácticamente, el Fascismo realizo la identificación del partido con el Estado.

-En el Estado fascista las organizaciones profesionales se hallan incorporadas dentro del mismo a modo de instituciones publicas. Se trata de un estatismo mas que de un corporativismo o de un sindicalismo. Los dirigentes de los sindicatos son funcionarios nombrados por la autoridad fascista, no elegidos por el sindicato. Se produce entre el Sindicato y el Estado una simbiosis análoga a la que existe entre este y el Partido.

-Las existencias del Estado ético implican la necesidad de captarse a los espíritus, misión que se realiza a través de la asunción de la enseñanza por el Estado, de manera exclusiva, haciendo de la institución docente un medio al servicio de los ideales y de los intereses del régimen.

Comentario o opinión personal.

Para el Fascismo todo esta en el Estado, y no hay nada humano o espiritual existente, y menos vale cuando esta fuera del Estado, el Fascismo es Totalitario.

El Estado fascista, síntesis y unidad de todo valor, interpreta, desarrolla y potencia toda la vida del pueblo. Ni individuos fuera del Estado, ni grupos (partidos políticos, asociaciones, sindicatos etc.)característica esencial del Fascismo italiano.

El Fascismo es, según Duverger, una dictadura conservadora mas eficaz que el sistema parlamentario para paralizar la revolución y mantener el orden social existente. Carácter conservador que subraya la critica comunista a la vez que la interesada colaboración militar. Los aspectos revolucionarios del Fascismo son de índole secundaria en relación con su carácter conservador. Es lógico, pues, que el Fascismo, al mantener los intereses burgueses, aceptase o acentuase las directrices ideológicas del precedente Estado unitario italiano. El Fascismo acentuó y actualizo lo que había implícito en el Estado centralizador italiano. El Fascismo no podía mas que servir los intereses de la clase que lo engendro. Tenia que ser centralizador.

Los

Fascismos

Fascimo

Italiano

El Nacismo

Vídeos relacionados