Fascismo en Italia y Alemania

Historia Universal contemporánea siglo XX. Mussolini. Hitler. Nazismo. Dictaduras fascistas

  • Enviado por: Alucard
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 7 páginas
publicidad
publicidad

PORTADA

FASCISMO EN ITALIA Y ALEMANIA EN LA POSGUERRA MUNDIAL

ÍNDICE

PORTADA

INTRODUCCIÓN

ANTECEDENTES

Movimiento político fundado por B. Mussolini en 1919, formado en un principio por unidades de combate (fasci di combattimento) y constituido como partido en 1921.

Se exige la total subordinación al servicio del Estado y una lealtad incondicional a su líder. El fascismo basa sus ideas y formas en el conservadurismo extremo. Los regímenes fascistas se parecen a menudo a dictaduras, y a veces se transforman en ellas, a gobiernos militares o a tiranías autoritarias, pero el fascismo en sí mismo se distingue de cualquiera de estos regímenes por ser de forma concentrada un movimiento político y una doctrina sustentados por partidos políticos al margen del poder.

El comunismo fue la primera revuelta totalitaria más grande del siglo XX en contra del estilo de vida liberal, el fascismo fue el segundo. Esto servirá como antecedente social del fascismo. En Europa, Italia fue el primero en convertirse fascista en 1922, después Alemania en 1933. En Asia, Japón se hizo fascista en los años 30's evolucionando gradualmente en instituciones totalitarias a partir de su propia herencia nativa.

El fascismo es la forma de totalitarismo que crece típicamente en las naciones económica y tecnológicamente más avanzadas, tales como Alemania en Europa y Japón en Asia. El fascismo es improbable que crezca en países si experiencia democrática del todo, en tales sociedades, la dictadura puede estar basada en la armada, la burocracia o en el prestigio personal del dictador.

HIPÓTESIS

El fascismo no es solo una ideología, es un pretexto para el surgimiento de un nuevo imperialismo expansionista.


SURGIMIENTO Y ORÍGENES DEL FASCISMO (Alemania e Italia)

El fascismo es entendido en su generalidad como un sistema de dominación que se caracteriza por una representación política monopólica, es decir de un partido único de masas, con organización jerárquica y con una tendencia de culto al jefe; aunando una exaltación de la colectividad nacional, despreciando los valores del individualismo liberal.

La filosofía de Friedrich Nietzsche, manipulada de forma artera por la mayoría de los fascistas, facilitó ideas y consignas poderosas al fascismo, sobre todo `el triunfo de la voluntad' y el símbolo `del superhombre'. Algunos fascistas recurrieron al cristianismo como una fuerza conservadora, mientras otros rechazaban la moralidad cristiana por reprimir la voluntad.

Las teorías sobre el fascismo pueden dividirse en dos categorías, que son las teorías singularizantes y las teorías generalizantes. En la primera se recurre a los factores ligados a las particularidades de una determinada realidad nacional, rechazando así todo intento de generalización de un contexto histórico específico a otro. Por esto es importante destacar que el término fascismo es aplicable al movimiento político consolidado en Italia en los años que siguieron a la Primera Guerra Mundial y al tipo de régimen instaurado por dicho movimiento después de tomar el poder, haciendo que de cualquier otra forma sea impropia su aplicación a otros movimientos y/o regímenes asimilados de distinta manera a través de la utilización de sus esquemas analíticos.

En la segunda categoría encontramos las teorías que consideran al fascismo como un fenómeno supranacional, es decir a un poder superior a los gobiernos de cada nación y que ha tenido características análogas. Según los factores que se consideren varían la definición y el ámbito de aplicación del concepto.

Los fascistas manipulaban a las masas de una forma única hablándoles para convencerles para que hicieran caso a Benito Mussolini. El terror lo utilizaban por los regímenes totalitarios incluso cuando ya han sido logrados sus objetivos psicológicos: su verdadero horror está en que reina sobre una población completamente sometida.

Allí es llevado a la perfección el dominio del terror, como en los campos de concentración. La propaganda desaparece completamente, quedó incluso enteramente prohibida en Alemania nazi. La propaganda, en otras palabras es un instrumento del totalitarismo y posiblemente el más importante, en sus relaciones con el mundo no totalitario; el terror, al contrario constituye la verdadera esencia de su forma de gobierno. Toda propaganda debía ser popular.

Las causas inmediatas del éxito del fascismo son atribuidas generalmente al clima de fuerte inestabilidad social, política y económica creado en Italia, durante los primeros años de la posguerra, refiriéndonos a la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, el retraso del país, la ausencia de una autentica revolución liberal, la incapacidad de las clases dirigentes, unida a la arrogancia de una pequeña burguesía.

CASO ALEMÁN

Alemania se encontraba a mediados del siglo XIX, próxima a una Revolución Democrática Burguesa. De ahí en adelante se comenzó a manifestar la clase obrera combatiente y con ella su primer partido revolucionario. La Liga de los Comunistas, la liga le encargo a Karl Marx y a Fredrich Engels resumir en un manifiesto la concepción del mundo fundamentada por ellos.

En 1848-1849 por temor ante la clase obrera, la burguesía no llevó a su término la Revolución Democrática Burguesa, traicionó al pueblo aliándose a la contrarrevolución, con el militarismo prusiano y los Junker (Terratenientes) Prusianos.

Antes de 1871 el capitalismo en Alemania se había venido desarrollando muy lentamente pero de golpe dio un gran salto adelante. A la par con ese auge industrial, tuvo lugar la concentración de la producción en grandes monopolios que dominaban el conjunto de la economía.

Terminada la guerra, Alemania se hallaba en una situación caótica. Adolf Hitler ingresó en un pequeño partido, el Partido Obrero Alemán, del que pronto fue el líder. Este partido rechazaba el tratado de Versalles, pedía el rearme de Alemania, la unión con Austria, la participación de los obreros en los beneficios empresariales y sobre todo, propugnaba un antisemitismo feroz.

El emperador Guillermo II, falto de apoyo, tuvo que abdicar; de inmediato, se proclamó la República. La nueva república alemana, que se conocía con el nombre de República de Weimar porque la constitución se aprobó en esta ciudad, tuvo que hacer frente a una situación muy crítica derivada de las consecuencias del trato de Versalles y las reparaciones de guerra.

En las grandes acciones huelguistas de abril de 1917 y en la 1ª sublevación de los marinos alemanes el mismo año, se manifiesta, la gran voluntad de los obreros alemanes de poner fin a la guerra. Tomando como referencia a la gran Revolución Socialista de Octubre de 1917 la cual les sirvió de guía. La huelga de los millones de obreros de la industria armamentista en enero de 1918 en Alemania fue la señal de la inminente revolución que había de estallar en noviembre de 1918. Fue la 1ª Revolución de la clase obrera alemana contra el imperialismo y el movimiento revolucionario más grande en Europa después de la gran revolución Socialista de Octubre.

El partido que poco después se denominó Partido Obrero Nacionalsocialista Alemán o partido nazi, organizó un golpe de estado (noviembre de 1923), que fue un completo fracaso. Hitler fue encarcelado y el nazismo perdió su fuerza inicial.

CASO ITALIANO

Gran Bretaña y Francia se comprometieron a que en caso de victoria, Italia recibiría importantes compensaciones territoriales en el norte de Italia, y en África. Pero, una vez acabada la guerra, Italia solo obtuvo uno pequeños territorios. Los italianos se sintieron decepcionados y decían que Italia había sido engañada por los aliados y sólo había obtenido una < victoria mutilada>.

Benito Mussolini, antiguo militante socialista, era un ex combatiente que supo conectar con los anhelos de muchos antiguos soldados, que volvían de la guerra decepcionados y sin trabajo. En poco tiempo Mussolini creó en Milán la primera agrupación fascista (marzo de 1919), embrión del Partido Nacional Fascista (1921). El nuevo partido se caracterizaba por su nacionalismo exacerbado, la voluntad de implantar una dictadura, el uso de una simbología característica y finalmente, la reivindicación bastante vaga de cierta reforma social.

Italia estaba sumergida en una grave crisis económica, el país vivía permanentemente en un clima de enfrentamiento social: los obreros protagonizaban grandes movimientos huelguísticos en reivindicación de mejoras salariales, mientras que los campesinos pobres pedían tierras y ocupaban los latifundios de los terratenientes. Mussolini aprovechó la crisis política en que vivía Italia para organizar una demostración de fuerza, la Marcha sobre Roma (octubre de 1922), que consistió en la llegada a esta ciudad de miles de fascistas procedentes de todos los rincones del país. El rey, impresionado por la fuerza del fascismo, nombró a Mussolini jefe de gobierno.

Ya en el poder, Mussolini cambió la ley electoral para ganar con comodidad las elecciones; una vez dispuso de mayoría absoluta, expulsó del Parlamento a los diputados de la oposición, ilegalizó los partidos y sindicatos, salvo el fascista y, finalmente, proclamó la dictadura fascista. Mussolini fue considerado il Duce, “ el caudillo” y gozaba de una poder casi ilimitado.

REFLEXIÓN

Nos podemos dar cuenta que el fascismo fue un gran movimiento a nivel internacional, tanto que tuvo influencias en Sudamérica como lo es Argentina (después de Italia), con este movimiento más que nadie, era la clase obrera quien reclamaba tener mejores condiciones de trabajo, así como mejores salarios.

Tuvo varios representantes como lo fue Hittler, aunque a su movimiento también se le conoce como NAZISMO, en Italia fue Mussolini, quién a pesar de todos los conflictos políticos que tuvo siguió adelante y pudo darles esperanza a aquellos soldados que regresaban sin esperanza alguna.

En cuanto Argentina no menciono nada porque aún no hemos entrado en esa parte del fascismo, aún así estoy seguro que los movimientos sociales, las causas de las crisis económicas, son casi iguales, con las excepciones que cada una pueda tener.

Leer acerca de estos movimientos, me abre la mente para darme cuenta que si hay una causa justa por la cual luchar hay que hacerlo, teniendo en cuenta las consecuencias que ésta pueda tener, y por supuesto con una organización bien estructurada desde abajo para no quedarnos a medio camino.

CONCLUSIÓN

Este trabajo me ayudó a conocer un poco más sobre los ideales y motivos de lucha de esa época, las tácticas que utilizaron para cumplir sus metas e incluso las crisis que tuvieron que soportar para poder continuar con su trabajo.

Me demuestra que sólo falta un poco de iniciativa para poder lograr los objetivos que uno mismo se propone.

1

Vídeos relacionados