Familia actual en España

Sistema familiar. Núcleo. Crisis de la familia. Estructuras familiares y sociales

  • Enviado por: Ana
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

La familia actual en España

  • Concepto actual: Institución basada en lazos de relación del matrimonio, descendencia o adopción constituida por padres , no necesariamente casados, y sus hijos, unidos y fortalecidos por el amor y el respeto mutuo. La familia es la célula del cuerpo social.

A lo largo de los últimos veinte años se han ido produciendo modificaciones paulatinas en diversos planos que han ido rompiendo con el sistema familiar aparentemente monolítico. Comenzando por el plano legal, una serie de reformas han tenido amplias repercusiones en el ámbito familiar. De entre ellas, es preciso destacar por su relevancia las establecidas de cara a la equiparación jurídica entre sexos y cónyuges, la equiparación entre hijos nacidos dentro y fuera del matrimonio, y, por último, la promulgación de una ley de separación y divorcio, al hilo de la disociación entre ámbitos civil y religioso del matrimonio.

No solo se han producido modificaciones en el marco jurídico, sino que estas han corrido en paralelo a las que han acaecido en el ámbito de las ideas y actitudes. Actualmente parece haber, por ejemplo, una aceptación y justificación creciente del divorcio, del trabajo de la mujer fuera de casa, de la maternidad en solitario, de la planificación familiar o del reparto igualitario de tareas en el hogar. Estos cambios ideológicos son tanto más claros cuanto más se baja la edad, se incrementa el nivel de estudios y se vive en hábitats urbanos.

Si “bajamos” del ámbito de las ideas al de las prácticas cotidianas reales, constatamos que algunos de estos avances ideológicos y actitudinales preceden de las prácticas reales, y parecen tirar de estas, que van un poco a remolque, ya que las modificaciones en el ámbito de los comportamientos cotidianos siempre son más lentas y sujetas a inercias. Baste para ejemplificar esto último, prestar atención al reparto de responsabilidades en el hogar.

Si ahora prestamos atención a los datos sociológicos relativos a estructuras familiares, hemos de decir que muestran su progresiva diversificación. Por lo que sabemos, el porcentaje más alto de familias sigue siendo el de las biparentales y mononucleares, aquellas que son conocidas como “tradicionales”, que constituyen casi un 66% del total de hogares, un porcentaje importante, aunque acusa un descenso importante desde 1970, momento en que constituían el 90% de ellos.

Junto a estas estructuras familiares, hoy proliferan en España otros tipos de convivencia, de entre las que nos parece especialmente resaltable el porcentaje de hogares monoparentales, formados por un solo progenitor y sus hijos-as, que ronda 6-8%. De entre estos siguen siendo porcentualmente más importantes en nuestro país los formados por viudas y sus hijos-as, aunque paulatinamente cobran mas peso los constituidos tras separación o divorcio. Las tasas de separación o divorcio han ido subiendo aritméticamente desde 1981, año de promulgación de la ley, de suerte que en 10 años, casi se han duplicado los expedientes de separación o divorcio. Aún así, nuestra tasa de divorcios es baja aún, en torno al 10% de divorcios con respecto al total de matrimonios.

Por otra parte, han disminuido drásticamente los hogares en los que conviven más de un núcleo familiar o el núcleo familias con algunos allegados. Por lo que respecta a los niños y niñas que viven con familias adoptivas, sabemos que solo en Andalucía, son más de 600 los casos producidos desde la promulgación de la ley en 1988. Sin embargo, desconocemos todavía algunos datos interesantes, por ejemplo, los relativos al porcentaje de niños y niñas que viven con sus abuelos u otros familiares que no son sus padres, el de aquellos que viven con sus progenitores homosexuales, o el de los que pasan por los segundos matrimonios de sus progenitores, pero también son realidades a considerar.

Por tanto la diversidad familiar parece ser cada vez más la norma y menos la excepción, y ello asumiendo que nuestra realidad familiar es más homogénea que la que encontramos en otros enclaves. Así, en países como Dinamarca o en áreas metropolitanas como París o Nueva York , los hogares “atípicos”, en los que aparecen modos de convivencia que se salen del patrón de familia nuclear biparental, superan el 50%, o sea, son mayoritarios. En definitiva, la transición política ha significado la supresión del modelo tradicional de familia único con respaldo legal e impuesto, incluso con la amenaza de sanciones penales, con larga trayectoria histórica en nuestra sociedad, y su sustitución por el pluralismo de las distintas alternativas familiares, muchas de ellas ya con tratamiento legal específico, pero todas sin riesgo de sanciones o discriminaciones.

Esta diversidad familiar ha sido interpretada como muestras de la “crisis de la familia”, y su tendencia a la desintegración. Nosotros entendemos que sencillamente son evidencias de nuevos modos de entender las relaciones familiares. Lo que está en crisis no es la familia en sí, a nuestro juicio, sino un determinado modelo de familia. La familia no es estática, no ha permanecido inalterable con el transcurrir del tiempo. A lo largo de la historia y a lo ancho de las culturas, los distintos grupos humanos han ido generando estructuras familiares tan diferentes entre sí como la monogámica y poligámica, la familia extensa, con varios núcleos familiares en su interior, y la familia mononuclear, que es más proponderante entre nosotros ahora. Estas diversas familias no solo han diferido en estructuras, sino también en las funciones que desempañaban sus miembros, por separado, y todo el grupo familiar en conjunto. Todavía, en muchos grupos humanos, contexto familiar y contexto laboral no están diferenciados, y niños y niñas se introducen desde pequeños en las labores de producción familiares. Cada grupo humano y cada época ha ido promoviendo los tipos de convivencia y de estructura familiar que le eran más útiles. Probablemente por su capacidad de modificación y adaptación a las diversas circunstancias la institución familiar tiene vigencia después de tantos siglos.

Significa que existen muchos tipos distintos de estructura familiar con distintos puntos fuertes y puntos débiles. También significa que, tanto dentro de un mismo país como de un país a otro, existen grandes discrepancias respecto a la imagen de la “familia ideal”.

En el mismo sentido, entendemos que esta sociedad no puede por menos que redefinir su concepto de familia, fundamentándolo en su realidad diversa más que en su puesto ideal único. Por otra parte, creemos que este cambio conceptual debe ir parejo a un cambio en actitudes, que lleve a aceptar las distintas estructuras familiares como igualmente válidas desechando valoraciones de anormalidad. Desde nuestro punto de vista, un buen cauce para promover este cambio en representaciones y actitudes sociales es el abordaje de la diversidad familiar desde los otros contextos en los que se introducen cotidianamente nuestros niños y niñas, y eso es lo que nos proponemos promover con estos materiales.