Eyes Wide Shut; Stanley Kubrick

Cinematografía. Argumento. Personajes. Temas: Inconsciente, prostitución, homosexualidad, alta sociedad y apariencia. Análisis técnico

  • Enviado por: Ithaly
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

FICHA TÉCNICA

TÍTULO ORIGINAL: Eyes Wide Shut

GÉNERO: Suspense

DIRECCIÓN Y PRODUCCIÓN: Stanley Kubrick

GUIÓN: Stanley Kubrick

Frederic Raphael (sobre la novela de Arthur Schnitzler)

DISEÑO DE PRODUCCIÓN: Les Tomkins

Roy Walker

NACIONALIDAD: USA

AÑO: 1999

FOTOGRAFIA: Larry Smith

MÚSICA: Jocelyn Pook

MONTAJE: Nigel Galt

DISTRIBUIDORA: Warner Sogefilms

DURACIÓN: 159 min.

INTÉRPRETES: Tom Cruise William Harford

Nicole Kidman....... Alice Harford

Stanley Pollac....... Victor Ziegler

Leelee Sobieski..... hija de Milich

Thomas Gibson..... Carl

Marie Richardson.. Marion

ARGUMENTO:

William es un importante médico de la alta sociedad casado con una galerista con la cual tiene una hija. A partir de una confesión de deseos extramatrimoniales por parte de su mujer Bill comienza a atormentarse y a vivir situaciones que jamás había vivido y que le sorprenden: Por medio de un amigo de la Universidad llega a un lugar donde practican orgías y todo el mundo va enmascarado. De este lugar consigue salir gracias a una mujer que se sacrifica en su lugar. Intenta encajarlo todo pero Bill se da cuenta de que no encaja nada: ha habido un asesinato, una prostituta que había conocido desaparece por causa del VIH y su mujer le cuenta un sueño exacto a la situación que él había vivido. Finalmente un amigo suyo intenta aclarárselo todo y Bill vuelve a su vida “normal”, pero le perseguirá la idea de lo que realmente sucedió.

ANÁLISIS:

A)PERSONAJES.-

BILL:

Bill es un médico el cual consigue asistir a las fiestas de la alta sociedad mediante sus visitas a domicilio. Esta casado con Alice, una galerista en paro. Los nueve años de matrimonio dan un ambiente cotidiano y hacen que en la fiesta a la que acuden cada uno de ellos coqueteen peligrosamente sin llegar a consumar sus infidelidades.

Bill es un hombre “fantasma”, en el sentido que cree que lo sabe casi todo y que no hay nada que pueda sorprenderlo; esto lo manifiesta cuando es llamado por Victor (el anfitrión de la fiesta) para que le ayude con una joven modelo que ha sufrido una sobredosis durante el juego sexual con Victor. Bill se lo parece tomar con calma, como si no le sorprendiera en absoluto.

Al regresar a casa y tras practicar el sexo con su mujer, Bill y Alice comienzan a discutir sobre quien de los dos intentaba ligarse a otro en la fiesta; Bill no comprende por qué Alice está así con él, intentando acusarle de cosas que él no ha hecho. En un momento Alice le confiesa que lo hubiera dejado todo, incluso a su hija, a la menor insinuación de un marine que conoció en un viaje ese verano con quién soñaba mientras hacía el amor con él. En ese instante Bill no puede ni creérselo y se le echa todo su mundo encima; no dice ni una palabra, siente terriblemente grandes celos; entonces recibe una llamada informándole de la muerte de uno de sus pacientes. William no puede dejar de imaginarse las infidelidades de su esposa.

Experimenta que otras personas le desean a él y que hay otras formas de vivir la sexualidad lo que le turba y le fascina al mismo tiempo; siempre había acudido como un profesional, nunca lo había sentido aplicado a su vida privada. Cuando llega a la casa del paciente muerto, Bill recibe con sorpresa la declaración de amor de Marion, hija del fallecido, frente al cuerpo muerto de su padre; a la cual cree trastornada por lo sucedido y la anima diciéndole que su padre estaba orgulloso de ella.

Obsesionado por su esposa, William acepta las sugerencias de una prostituta, Dominó, aunque la llamada de su esposa pone fin a su infidelidad. En sus paseos por las calles de Nueva York, Bill se reencuentra en un bar musical con un antiguo amigo de la facultad de medicina que ahora se dedica a tocar el piano en fiestas privadas como la de Ziegler. A través suyo se entera de la celebración de una orgía y de la contraseña para asistir; bueno, en realidad solo se entera de la contraseña y asiste al lugar sin saber realmente lo que va a ver o encontrar, algo que le atrae y le interesa ya que necesita olvidarse de algún modo de la fantasía de su mujer con el marine que no para de aparecérsele por la cabeza. De este modo acude a una tienda de disfraces y consigue una capa y una máscara para acudir a la “fiesta”, a la cual, según se deja ver quiere asistir cueste lo que cueste.

En la tienda de disfraces Bill también recibe las sugerencias sexuales de una menor, con el consentimiento paterno; algo que indudablemente le sorprende y le turba.

Llevado por la curiosidad Bill llega a la inmensa mansión de Long Island donde presencia junto a un centenar de personas enmascaradas el comienzo de una orgía con forma de ritual religioso; en realidad se trata de una secta. A pesar de las advertencias de una chica que no conoce es sorprendido por la secta y expulsado de esta, entregándose en su lugar la chica que le había advertido y que parece que se va a sacrificar por él: llega a una especie de tribunal, un concilio de pecadores, una sociedad secreta que goza con el vicio. Antes de que la chica se entregue en su lugar, el que parece el jefe de la secta le manda a Bill que se desnude (en la ceremonia tan solo están desnudas las mujeres, es decir aquello que va a ser objeto sexual). Bill se muestra nervioso, aturdido y sorprendido por lo que le está sucediendo.

Bill vuelve a su casa, con remordimientos, sin duda de lo que ha hecho; ya que ha estado a punto de “engañar” a su mujer con otras en nombrosas situaciones a lo largo de esa noche.

Durante el día siguiente Bill intenta reconstruir cada uno de sus pasos y de las situaciones vividas ya que le persigue el pasado (todos sus sentimientos). Existe en el un juego de pasiones mixtas: por un lado siente celos y por otro remordimientos, a la vez hay ocasiones en las que tiene la necesidad de “echar una canita al aire” mediante la razón. Vuelve a tener los mismos deseos que tuvo en la fiesta y empieza a pensar que hay una conspiración en su contra, se basa en que Domino ha muerto de SIDA, luego otra chica que muere de sobredosis y luego le persiguen en todas las esquinas de Nueva York.

Acude al hotel donde se hospedaba el pianista y según le cuenta el recepcionista se lo habían llevado unos matones (los recepcionistas se pintan como auténticos chismosos y en este caso colabora porque Bill le hacia “tilín”, situación que turba e incomoda a William); después acude al depósito de cadáveres para ver a la mujer muerta que parece ser que le salvó en la fiesta.

Finalmente Bill acude a casa de Victor, llamado por él, donde le es contada toda la “verdad”, que Victor estaba en la fiesta y que lo único que habían pretendido era asustar a Bill para que no dijera nada de lo que había visto allí, que a la chica que se entregó en su lugar no le pasó nada y que murió ya en su casa porque era una prostituta drogadicta. Victor le aconseja que se olvide de todo y que vuelva a su vida normal.

Al regresar a su casa Bill encuentra la máscara (que no había encontrado) apoyada sobre la almohada de su cama. No puede por más de explotar a llorar y contárselo todo a Alice aunque en realidad no sabe si es que su mujer estaba en la orgía y había sido ella la que había cogido allí la mascara y la había puesto sobre la cama o si habían sido los de la secta los que habían entrado en su casa y la habían puesto allí para asustarle.

Finalmente Bill y Alice acuerdan que lo único que pueden hacer es seguir casados y continuar esa farsa de felicidad continuando haciendo lo que realmente es lo único que tienen en común: follar.

ALICE:

Alice es una mujer a la que le gusta que se fijen en ella pero no por tan solo su belleza sino por su inteligencia. Rechaza toda idea de que el único motivo por el que un hombre puede desear llevarse una mujer a la cama es por su cuerpo, ¿donde se encuentran entonces la simpatía y la personalidad?.

Por ese motivo le hace la confesión a Bill de que lo hubiera dejado todo: su vida, a su marido, a su hija, su futuro por tan solo una insinuación del marine que conoció ese verano en un hotel en el que pensaba mientras hacia el amor con su marido.

Alice le dice a Bill que en ese momento, a pesar de estar tan distante de él, al mismo tiempo le quería con locura. Le confiesa su secreto más intimo: deseos de otro hombre, algo muy potente, un deseo subliminal (algo que esta en la frontera de lo racional, a partir de donde se encuentran los autoreflejos).

En el momento en que Bill vuelve de la “orgía” Alice le cuenta entre lágrimas y suspiros un sueño en lo que le sucedía lo mismo que Bill había contemplado minutos antes. Es una forma menos dura de decirle a su marido que lo sabe todo, que ella también estaba en la fiesta; cuando al final de la película Bill le cuenta toda la verdad no se muestra sorprendida sino un poco enfadada y luego comprensiva: quiere sentirse agradecida a que hayan sobrevivido a sus aventuras, a las reales y a las que tan solo eran un sueño (da pie a pensar que las reales son las orgías a las que ambos habían acudido, al parecer...). La realidad de una noche y la de toda una vida nunca será la verdad completa y un sueño es un sueño, nada más; lo importante es estar despierto. La frase final en la que Alice dice que lo único que pueden hacer es follar quiere decir que lo único que tienen en común es acostarse juntos y que así continuaran siendo un matrimonio de éxito que finge ser lo que no son. Otra posibilidad es que Alice piense que follar para no tener esos deseos hacia otras personas. Vuelve al deseo reprimido, y para que no suceda eso, el remedio y la solución que propone Alice es practicarlo con la pareja.

Alice quiere a Bill incluso con sus imperfecciones y no quiere que se pregunten lo que no hay que preguntarse, no hay que sacar nada a flote ya que según ha podido comprobar, esto hace daño. Alice espera no vivir otra vez ese “sueño” (aparentemente el sueño que dijo que tuvo que se relaciona con la realidad), y que espera estar “despierta” a las nuevas situaciones que puedan venir; pero no para siempre porque esa es una palabra que le da miedo.

B) TEMAS:

- Secretos entre una pareja (la fidelidad amorosa como eje -fidelido-): los secretos de los deseos subliminales que existen en toda pareja hacia otras personas aunque no se llegue a consumar lo que realmente les incita a la infidelidad.

- Mundo del inconsciente: Los deseos e impulsos secretos sobrepasando el límite de la razón. Por ejemplo, la confianza del uno en el otro: Bill creía que su mujer jamás tendría deseos hacia otro hombre que no fuese él.

- El mundo de la alta sociedad que se baraja con el sexo, las drogas y el alcohol. Relación de un matrimonio que vive en esta sociedad llena de lujo.

- Los deseos de los hombres: esta película muestra a las mujeres como objeto sexual (en la orgía) y a los hombres como observadores y practicantes.

- La ironía en la que Bill cree que él es el que en esos instantes esta intentando ponerle los cuernos a su mujer cuando, en realidad parece ser que su mujer estaba en la orgía y no es tan santita como él la había creído durante todos esos años de monotonía.

- La prostitución: no solo en la calle y en la orgía sino también un padre que prostituye a su hija menor (el hombre de la tienda de disfraces RainBow).

- La homosexualidad: El recepcionista del hotel intenta filtrear con Bill y por ello acepta a contarle todo lo que ha visto del pianista por el que Willian le pregunta. Se pintan a los recepcionistas como auténticos “chismones”.

- Las sectas de índole sexual-religioso: sectas secretas y lujosas a las que parecen acudir todo tipo de hombres poderosos: militares, políticos, grandes religiosos...etc. Se trata de una sexualidad morbosa en todas sus formas.

- Los celos: Bill se mueve en todos sus actos por el despecho de imaginarse a su mujer con otro.

- La curiosidad: El descenso a los infiernos en el que las cosas que le atraen le crean curiosidad y las cosas que le sorprenden le turban.

- La apariencia: lo que no es en realidad. La traducción al castellano de Eyes Wide Shut es “Ojos cerrados de par en par”; quiere decir, aquello que no queremos ver o que no nos damos cuenta de que estamos viendo: los secretos desvelados, el cruce de miradas confidenciales y el fantasma de los celos en todo momento.

C) ANÁLISIS TÉCNICO:

Es una película estructurada de manera casi matemática: Podemos distinguir tres partes: la primera va desde el comienzo de la película hasta la confesión de Alice de sus deseos sexuales hacia el marine; la segunda que va desde ahí hasta cuando le echan de la orgía y la tercera y última parte recoge todos los pasos de Bill en su intento de encajar todas las piezas en el puzzle y descubrir todo lo que le ha pasado dejando atrás los remordimientos.

Los colores utilizados son colores saturados: tonos pastel, rojizos... sin claroscuros y muy contrastados.

Al comienzo de la película, cuando Alice se encuentra en la fiesta aburrida el movimiento de la cámara es envolvente (técnica muy utilizada por Kubrick) y el montaje es paralelo: se cuenta de manera simultanea lo que está haciendo Bill en ese momento filtreando con dos modelos y lo que está haciendo Alice.

También existe elipsis ya que tiene un gran poder para sintetizar las escenas.

La técnica fotográfica: rostro enfocado y fondo desenfocado; cuando Bill se imagina a su mujer acostándose con el marine la imagen la vemos en blanco y negro y ralentí (flashes) lo que nos visualiza la pesadilla celosa de William y el torbellino emocional de este.

Los reflejos son caprichosos, la iluminación es contrastada en puntos en los que la imagen es alumbrada por un lado y otras no.

En algunos momentos la iluminación es irreal y comparable a tonos ocres y amarillentos (la escena en la que Bill ayuda en la fiesta a la chica que se ha tomado una sobredosis y ayuda a Victor a reanimarla).

Se hace utilidad de la cámara subjetiva en nombrosas escenas de la película. El estilo es tórrido y cálido. En la parte de la orgía, la cámara se mueve en una escena estática de gran efectismo tanto en los encadenados de fondo anaranjado, tanto en los fundidos como en la música que también es pobre y efectista.

Los movimientos de la cámara son lentos y la música sensacionalista que cubren las escenas transmiten la tensión suficiente para alargar la escena; por ejemplo cuando Bill acude al depósito de cadáveres para ver a la mujer que cree que fue quien la salvó y a la que parece que está a punto de besar, Kubrick utiliza un minuto y medio, alarga la escena para situar al espectador en el límite del nerviosismo y la tensión.

Todo el sentido y la profundidad de lo narrado va unido a la grandeza de la realización: desde lo que se ve hasta lo que se intuye (por ejemplo al principio de la película cuando hacen el amor Alice y Bill y Alice se muestra indiferente ante las caricias de su marido - esto nos lo muestra en el reencuadre de plano medio a primer plano de la cara de Alice -).

Se puede decir que es una película de final ambiguo ya que aunque no es abierta quedan en el aire varios puntos como: ¿los poderosos se juntan para practicar el sexo, solo para eso? ¿o para sacrificar personas?; ¿esta Alice en el “ajo”?: Ella puede que estuviese en la fiesta (que tiene la importancia en el futuro que cada uno le quiera dar). Otra posibilidad es que ella no sabe nada y que la máscara la han puesto para avisar a Bill de que tenga cuidado no le vaya a pasar lo mismo que a su amigo el pianista que parece ser que lo hayan matado.

La cámara sigue el “viaje” de Bill hacia la decadencia moral, el sexo y la muerte con una trama estructurada en capítulos inacabados a los que el protagonista vuelve al final.

VALORACIÓN PERSONAL:

Me ha gustado mucha esta película y me ha sorprendido bastante el final pero se me ha hecho muy lenta, y eso que la hemos visto por partes. En algunas partes se alarga mucho...

Tampoco me ha gustado mucho la música, es muy pobre y me ponía muy nerviosa; incluso en la escena en la que Bill habla al final de la película con Victor el cual trata de hacerle encajar todo en el “puzzle”, se escucha de fondo el tictac de un reloj de salón; esto ha sido también algo que me ha puesto bastante nerviosa ya que me hacia la escena más y más larga.

Las interpretaciones tanto de Tom Cruise como de Nicole Kidman me han parecido muy buenas. La parte que más me ha sorprendido es la del comienzo de la secta y otra en la que nos muestra como el propietario de la tienda de disfraces prostituye a su hija; no obstante está claro que esta última es mucho más escandalizante que no la de la secta ya que en el mundo real, aunque a veces no nos demos cuenta vemos situaciones muy parecidas a la de la secta que practica orgía: todos los días en la televisión e incluso hombres tan poderosos y conocidos como Clinton (aunque no sea una secta estamos hablando de lo mismo).