Éxtasis

Drogas estimulantes. Adicciones. Pastillas. Pastilleros. Alucinógenos. Consumo. Consecuencias perjudiciales

  • Enviado por: Becerrita
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

El Éxtasis

¿QUÉ ES EL ÉXTASIS?

1. El nombre químico del Éxtasis es MDMA o Metilendioximetanfetamina aunque las pastillas de la calle suelen estar adulteradas con otras sustancias como el MDA o MDEA que son muy peligrosas. Pertenece a la familia de drogas estimulantes.

2. Puede costar entre 1500-3000 pts. y se presenta en forma de pastillas de diferente forma y color. Otros nombres que también recibe el Extasis son: EVA, XTC, E,...

3. Es una sustancia prohibida por las leyes internacionales

El Éxtasis es una droga que fue desarrollada en 1912, pero que no pudo ser utilizada pues no se le encontró ningún uso médico. Fue realmente en los años 60 cuando comenzó a ser usada como sustancia psicoactiva, y a finales de los 80 se popularizó en discotecas y clubes nocturnos de Norte América y Europa, desde donde se difundió su consumo hacia otros países.


En la actualidad el Éxtasis es producido en laboratorios clandestinos donde se elabora en forma de pastillas que por su presentación y colorido pueden pasar por inofensivas.

Su nombre químico es el 3,4 metilendioximetanfetamina -MDMA- y sus acciones sobre el cerebro son estimulantes y alucinógenas.

Al igual que lo sucedido con otras drogas como la cocaína y la marihuana, en un rincipio se creyó que el Éxtasis no producía dependencia, lo que ha facilitado la creación del mito de que es una droga blanda y no peligrosa. Lo que ha facilitado la creación del mito de que es una droga blanda y no peligrosa.

EL ÉXTASIS: ¿ES ADICTIVO?

Como cualquier otra sustancia tóxica puede generar dependencia. Muchas personas lo toman con mucha frecuencia y se llega a convertir en el centro de sus vidas.

Sin embargo, algunos estudios muestran que por su acción anfetamínica está sustancia sí produce dependencia, como mínimo sicológica, y ya existen reportes de personas que cada vez lo consumen en mayor cantidad y que no toleran pasar un día sin su consumo, razón por la cual es de suponer que a medida que pase el tiempo aparecerán más y más dependientes a esta sustancia como los hay en la actualidad adictos a la cocaína, marihuana, bazuco y heroína.

Éxtasis

Efectos del Éxtasis

¿QUÉ ME PUEDE PASAR SI TOMO ÉXTASIS?

Se conoce todavía relativamente poco acerca de los problemas asociados al consumo de Extasis sin embargo, algunas personas han muerto en Gran Bretaña en relación con el consumo de Extasis.

Como consecuencia de la acción sobre el cerebro puedes sentir depresión.

Si bailas ininterrumpidamente y tomas Extasis puedes sufrir deshidratación.

Hay personas que son especialmente sensibles al Extasis y hasta una dosis muy pequeña puede producirles consecuencias muy graves.

Si lo mezclas con alcohol el riesgo de sufrir una mala reacción aumenta enormemente.

Si sufres de hipertensión, problemas de corazón, epilepsia, asma o estás embarazada o tomando antidepresivos NO debes probar el Extasis.


Media hora después de ingerir la pastilla de Éxtasis se presentan efectos como euforia, locuacidad, desinhibición y excitación sexual, disminución del apetito y el sueño, alucinaciones auditivas y visuales, y mayor energía para bailar, los cuales duran entre cuatro y seis horas.
Adicionalmente, esta sustancia produce efectos adversos como sensación de calor, resequedad en la boca, aumento de la frecuencia cardiaca, sudor, escalofríos, movimientos involuntarios de la mandíbula, temblores, visión borrosa, náuseas, vómito, dificultad para controlar los movimientos, pérdida de la memoria (lagunas), pensamientos extraños (paranoia), inquietud, ansiedad, inestabilidad mental, agresividad y pánico

Los efectos residuales del Éxtasis persisten incluso 24 horas después del consumo y entre ellos se encuentran la fatiga, dificultad para concentrarse, pérdida del apetito, pérdida de la iniciativa, insomnio, pérdida de la memoria, depresión, falta del deseo sexual, irritabilidad o incapacidad para estudiar o trabajar.

En los países europeos se ha reportado un gran número de muertes directamente relacionados con el consumo de Éxtasis y el llamado choque de calor; también se han reportado por mezcla de éxtasis con alcohol y cocaína, al igual que en consumidores que sufrían del corazón, hipertensión, epilepsia y asma. En las personas que sufren de pánico, depresión, manía, obsesividad u otras enfermedades mentales se sabe que el éxtasis agrava estas enfermedades produciendo crisis que obligan incluso a la hospitalización.

Cómo saber si alguien consume Éxtasis


Por ser la droga "de moda" en las discotecas, su consumo se puede detectar si después de una noche de diversión, al día siguiente, sin haber ingerido licor, la persona se muestra muy fatigada, sin apetito, sin sueño, irritable, sin fuerzas e iniciativa, desconcentrado y con problemas de memoria.

Cuando la familia descubre que uno de sus miembros está consumiendo Éxtasis se recomienda hablar abierta y francamente con la persona sobre la situación, no subestimar el consumo y desconfiar de respuestas como "fue sólo por curiosidad", "fue la primera vez", "estas pastillas no son mías, las estoy guardando", etc.

De igual forma, se deben averiguar los motivos por los cuales está recurriendo al consumo, explorar la posibilidad de que esté consumiendo otras sustancias como cocaína, marihuana, ácidos, benzodiazepinas, heroína u otras, ya que la mayoría de los estudios demuestran que los consumidores de estas sustancias, en un alto porcentaje, consumen otras drogas.

Siempre que se detecte un caso de consumo de Éxtasis o cualquier otro tipo de psicoactivo, es recomendable que la familia busque ayuda especializada para el consumidor y en caso de que éste no la acepte, la familia debe recurrir a ella y asesorarse, con el fin de darle un manejo adecuado a la situación

¿Qué reacciones ocasiona?
En dosis pequeñas, hace que el individuo se sienta alerta, sereno, amistoso y sociable, a lo que se suma una intensa sed y mayor sensibilidad para las percepciones sensoriales. Como se eleva la temperatura del cuerpo, si se toma en lugares concurridos y se baila, se pierde líquido y se puede llegar a la deshidratación. También se altera la percepción del tiempo y la capacidad de concentración y coordinación, pudiendo presentarse crisis de ansiedad y ataques de pánico. Estas sensaciones van disminuyendo y puede surgir un comportamiento impredecible, pasando de la tranquilidad y la actitud amistosa a la ira y la provocación, así como insomnio y falta de apetito. Puede también presentarse somnolencia, ansiedad, depresión e irritabilidad.

En caso de dosis altas, o cuando existe una predisposición genética o hipersensibilidad hacia alguno de los compuestos, el consumidor puede desarrollar complicaciones graves, como profunda alteración de la consciencia, agitación, convulsiones e insuficiencia renal aguda, que pueden causarle la muerte.

Consecuencias a largo plazo
Después de un tiempo de consumir éxtasis pueden aparecer trastornos neuropsicológicos o psiquiátricos permanentes, desde alteraciones de la memoria hasta trastornos afectivos y psicosis paranoide. También se presentan alteraciones cardiovasculares graves, como arritmias y colapso cardiovascular.

Consecuencias en la comunidad
El grupo social también se ve afectado por quienes se intoxican con éxtasis, ya que impacta en la seguridad y el bienestar, porque se presentan más accidentes, en especial de tránsito. Además, como es producido en laboratorios encubiertos, sin condiciones higiénicas, no existe control acerca de su composición y con frecuencia contiene impurezas y diferentes proporciones de sus compuestos, lo que facilita la intoxicación, ya que el consumidor no tiene control sobre la potencia de las sustancias que consume.

QUÉ PUEDO HACER PARA REDUCIR LOS RIESGOS / DAÑOS PARA LA SALUD ASOCIADOS AL USO DE ÉXTASIS?

Si has decidido tomar Extasis y vas a bailar 'sin parar' o participar en una fiesta 'rave', DEBERIAS tomar las siguientes precauciones:

Descansa regularmente.
Para de vez en cuando y reposa un poco.
Vístete con ropa ligera que transpire bien y no te dé mucho calor.
Bebe agua de forma abundante y con frecuencia.
Si de repente te sientes cansado, mareado, tienes dificultades para tragar el agua, sientes calambres o dolores, o paras de sudar, podrías sufrir un ataque como consecuencia del exceso de calor.

Entonces:

- Para de Bailar
- Bebe bastante agua
- Busca una zona más fresca
- Cuéntale a un amigo cómo te encuentras.
Si alguien tiene un colapso:

- Llama a una ambulancia o servicio de urgencias.
- Sitúa a la persona afectada en la posición de seguridad.
- Mantén a la persona afectada fresca (usa agua fría).
- Busca a alguien que sepa realizar Primeros Auxilios.
- Cuando llegue la ambulancia, cuéntale al personal sanitario lo que ha ocurrido y que esa persona ha tomado Extasis. ¡Esto puede ayudar a salvarle la vida!

El EXTASIS LIQUIDO

Un trago que puede ser mortal

El éxtasis líquido (GHB), una droga peligrosa que llegó a España hace dos años, tiene efectos impredecibles en el cuerpo humano y algunos de ellos puede ser de gravedad extrema

Es un líquido incoloro, inodoro y con un cierto sabor salado, que a veces puede llegar a provocar la muerte. La sustancia apareció por primera vez en los medios de comunicación españoles, a raíz de la intoxicación de una pequeña de apenas cuatro años al beber esta sustancia almacenada en una botella de plástico de agua situada en el frigorífico de la casa donde su madre limpiaba. Sin embargo, el Instituto Nacional de Toxicología tiene constancia de consumos de GHB en España desde hace más de dos años. En Gran Bretaña y en EEUU hace ya varios años que está causando estragos. La CNN emitió hace un año un reportaje sobrecogedor sobre algunos de los jóvenes que habían ingerido la nueva droga. Las consecuencias fueron devastadoras. Varios de estos consumidores entraron en coma permanente. Otros, murieron. "Lo único que recuerdo es que me desperté en un hospital con tubos por todas partes y no podía hablar", dijo Andy DuBois, uno de los jóvenes hospitalizados como consecuencia de la ingestión de GHB.

Lorenzo Paz Gonzalo, presidente de la Asociación Vasco-Navarra de Anestesia y Dolor, no acaba de creerse que el gamma-hidroxibutirato (GHB) haya pasado a convertirse en una nueva droga. "Me parece algo terrorífico. No sólo atenta contra la salud, sino que claramente puede ser mortal".

Sin embargo, aunque las consecuencias del consumo de GHB están llegando a ser devastadoras, la historia de esta sustancia empezó siendo de lo más inocente. "Hace 15 años que yo utilizaba el GHB en Alemania como anestésico para los pacientes que estaban en unidades de cuidados intensivos. Pero se dejó de utilizar porque provocaba alucinaciones en los pacientes durante su despertar. Está claro que crea estados confusionales".

El GHB es una sustancia que se encuentra de forma natural en cada una de las células del cuerpo humano, aunque en unas zonas es más abundante que en otras. En el cerebro, las mayores cantidades se encuentran en el hipotálamo También existen mayores concentraciones en el riñón, corazón, músculo esquelético y tejido adiposo marrón.

Se cree que el GHB es un neurotransmisor, pero no está del todo claro porque no cumple todos los requisitos para considerarlo como tal. Lo que sí está demostrado es que es el precursor de un neurotransmisor: el GABA, o ácido gamma-aminobutírico, con quien tiene bastantes cosas en común.

Cuando se estudiaron las semejanzas y diferencias entre estas dos sustancias fue cuando empezó la verdadera historia del éxtasis líquido.

Éxtasis
La historia del GHB

Hace 30 años, un investigador francés sintetizó, por primera vez, en su laboratorio el GHB. Con ello, H. Laborit pretendía averiguar cuáles eran los efectos del GABA, pero se encontró con el inconveniente de que esta sustancia no podía atravesar la barrera de entrada al cerebro.

El GHB es un precursor en el metabolismo del GABA y tenía la ventaja de que sí podía pasar dicha barrera hematoencefálica. Laborit sólo tuvo que cambiar el grupo amino del GABA por el hidroxilo, para conseguir el GHB y estudiar cómo actuaba.

Se vió entonces que el nuevo compuesto produce efectos que van más allá que los del GABA. Uno de ellos es que el GHB es un potente depresor del Sistema Nervioso Central y su consumo produce una subida temporal de la concentración de la dopamina en el cerebro, haciendo que las personas se sientan mejor y más alertas.

Así, en los años siguientes, el GHB se empezó a utilizar como anestésico; para la terapia de la narcolepsia; para ayudar en el parto (logra dilatar el cuello del útero); y para el tratamiento de la adicción al alcohol y la heroína.

En los años 80, el GHB se podía encontrar fácilmente en las tiendas sin receta médica, y era consumido sobre todo por los culturistas (se descubrió que, tras su consumo, se estimula la hormona de crecimiento).

Nada hacía sospechar sobre la nueva sustancia. Durante 30 años, hasta la entrada de los años 90, todos los estudios sobre el GHB hablaban de sus muchas ventajas y de la ausencia de efectos secundarios. Pero fue a principios de esta década cuando la FDA (EEUU) lo retiró del mercado por seguridad pública. En 1991, dos científicos de California informaron sobre los 10 primeros casos de intoxicación por GHB y denunciaron su "gran potencial como sustancia de abuso".

Los doctores Chin y Kreutzer encontraron que los pacientes entrevistados todos consumidores de GHB experimentaban una agradable excitación, y que muchos de ellos continuaban ingiriendo la sustancia porque les hacía sentirse bien.

Los autores concluyeron que podía ser un peligro para la salud, aunque no tenían pruebas de sus efectos a largo plazo ni de si creaba o no adicción.

Los dos científicos identificaron, así, a los 10 primeros intoxicados por consumo de GHB. Cuatro de ellos no sabían qué dosis habían tomado, otros cuatro lo habían ingerido con otras drogas (generalmente alcohol), y el resto tenía historia médica de epilepsia (que está contraindicada con esta sustancia). "Parte de la gravedad de esta droga", manifestó a EL MUNDO Juan Ignacio Jiménez Frisuelos, presidente de la Unión Española de Asociaciones de Asistencia al Drogodependiente (UNAD), "estriba, precisamente, en que no se puede controlar la cantidad que consumes. Mientras que una pastilla es una pastilla, la dosis de una droga líquida es más difícil de controlar".

El conocimiento sobre los efectos indeseados del GHB se ha ido ampliando. Según el doctor José M. Torrecilla, del Instituto Nacional de Toxicología, "el GHB puede producir alucinaciones, delirio, euforia y efectos anestésicos. Los primeros síntomas pueden consistir en somnolencia, hipotonía, confusión, cefalea y desequilibrio y, posteriormente, evolucionar hacia un coma con alteraciones respiratorias severas por depresión del Sistema Nervioso Central".

Parece que el GHB tiene efectos impredecibles en los seres humanos, y que varían mucho de una persona a otra. Algunos comparan los efectos con beber alcohol. "Te da una subida muy agradable y te sientes un poco alegre", dice uno de sus consumidores. "Y todos tus sentidos se despiertan durante una hora". Algunos dicen que su efecto es parecido a tomar una mezcla de éxtasis y ácido. Otro de los consumidores lo describió de la siguiente forma: "Me sentía como si estuviese en una burbuja, plenamente consciente, pero, sin embargo, mis amigos me aseguraron que estuve inconsciente y vomitando".

Normalmente, el GHB se toma mezclado con agua. Y, cada vez, la dosis, la pureza y la química del cuerpo del consumidor son una combinación distinta. De ahí la variedad de efectos. "Algo que con un gramo y medio normalmente causaría una ligera somnolencia, puede provocar un estado repentino de inconsciencia cuando la dosis es ligeramente mayor", dice William J. Mitchell de la Drug Enforcement Administration (DEA), de EEUU.

A pesar de que el GHB recibe el nombre de éxtasis líquido, no tiene nada que ver con ese nombre. El éxtasis es un derivado de la anfetamina, y el gamma-hidroxibutirato es un componente natural del metabolismo de los mamíferos. La mayor parte de esta droga se vende en la calle y en los clubs, y se hace de forma ilegal en los laboratorios.

El presidente de la UNAD recuerda el único caso de consumo de éxtasis líquido que ha llegado hasta una de las asociaciones: "Comentó que los efectos fueron rapidísimos y muy fuertes. A los tres o cuatro minutos de haber consumido el GHB sintió una auténtica euforia. Reconoció, además, que la percepción de la realidad estaba totalmente distorsionada y que se puso muy violento porque creía que todos estaban en contra suya. Al día siguiente del consumo de la droga fue, al parecer, devastador. Se encontró muy mal".

El verdadero drama

Pero lo más dramático de esta historia es que el GHB que es más barato que el éxtasis se puede obtener muy fácilmente. Su receta está en Internet, y, en España, se puede conseguir en cualquier farmacia. "Existe un fármaco con 150 miligramos de GHB que se receta en pacientes psiquiátricos", aseguró el doctor Paz..

Por otro lado, es una sustancia tan nueva que muy pocas personas están al tanto del peligro que acarrea su consumo. Y, debido a que no tiene color ni olor ni sabor, puede echarse en el vaso de cualquier persona sin que ésta se de cuenta. Algunos de los asiduos de las fiestas raves suelen recurrir a otros fármacos para conseguir efectos similares a los del GHB. Uno de ellos es el Ritalin, un medicamento que se receta para tratar el déficit de atención en los niños. También el Rohypnol (unas pastillas para potenciar el sueño y que se conocen como la píldora del olvido), la Niacina (vitamina B3), y el Triptófano.

De un mismo costal

Crystal metanfetamina: Altamente adictiva. Anfetamina que incrementa los niveles de energía al punto de que permite al que la consume fiestear sin descanso durante varias noches seguidas. Tomada en exceso puede causar diarrea, paranoia, alucinaciones y daños en el hígado.

Extasis: Antes se refería sólo al derivado de la anfetamina MDMA que causa euforia y que algunos llaman el solvente universal porque combina muy bien con un gran número de otras drogas. Tiene un elevado potencial de dependencia psíquica. En los últimos años también se venden como Extasis otros derivados como la MDA, sustancia similar pero mucho más peligrosa (en Estados Unidos se han reportado numerosos casos de fallecimiento relacionados con esta droga); la MDEA, de efectos parecidos a los de la MDMA pero de intensidad menor; MBDB, relativamente nueva por lo que no se conocen muy bien sus efectos y la DOB, una de las sustancias psicotrópicas más fuertes conocidas, con un efecto alucinógeno similar al de la MDA pero cien veces superior.

GHB (gamma hydroxybutrate): Esteroide salado al gusto que antes de ser prohibido se vendía en farmacias. Como viene muy concentrado en estado líquido, es muy estrecha la línea que separa un buen viaje de una dosis mortífera.

LSD: Poderoso alucinógeno que causa visiones, algunas veces placenteras y otras no.

Inhibidores MAO: La monoamina oxidasa es una enzima que metaboliza neuroquímicos en el cerebro. Estos inhibidores son antidepresivos que previenen la actividad de dicha enzima permitiendo a los neuroquímicos seguir trabajando.

Special K (ketamina): Tranquilizante para animales (usado por veterinarios) que los médicos clasifican como "anestésico disociativo" porque uno de sus efectos es que produce, justamente, la sensación de que la mente se separa del cuerpo. Dependiendo de la dosis, la ketamina puede significar para quien la consume, en vez de algo placentero, una experiencia cercana a la muerte.

2CB: Mezcla psicodélica algunas veces vendida como Extasis.

Fuentes: Boletín especial sobre Extasis/XTC, elaborado por la Unidad de Drogas Sintéticas de la Policía Criminal Federal de Alemania.
Semanario neoyorquino The Village Voice.

Libros relacionados

Éxtasis

Éxtasis. Historia de la MDMA (Bruce Eisner)
Ofrece una versión muy completa y apasionada sobre sobre el uso de la MDMA, su historia, aplicaciones...

Éxtasis

Aprendiendo de las drogas (Antonio Escohotado)
Pequeño manual sobre el uso de diversas drogas, entre ellas la MDMA. Apartados de historia, descripción de la la experiencia, dosificaciones y empleos.

Éxtasis

PIHKAL, A Chemical Love Story (Alexander & Ann Shulgin)
[Idioma: Inglés] Este libro tiene dos partes; en la primera, entre otras muchas cosas, se narra el redescubrimiento de la MDMA, su empleo en terapia underground, su prohibición... En la segunda parte del libro se expone su síntesis, describe dosificaciones y experiencias, y expone posibles vías para seguir investigando sobre esta sustancia.

Éxtasis

Hacia una medicina psiquedélica  (Richard Yensen)
Tiene un interesante capítulo del empleo de la MDA (prima hermana de la MDMA) en terapia.

Éxtasis

Los Enteógenos y la Ciencia  (Varios Autores) 
Colección de ponencias de las II Jornadas sobre enteógenos celebradas en Barcelona en el 1997. Tiene un capítulo dedicado específicamente a la farmacología de la MDMA

Éxtasis

The Secret Chief. Conversations with a pioneer of the underground psychedelic therapy movement (Myron Stolaroff)
[Idioma: Inglés] Empleo de psiquedélicos en terapia; libro práctico, formado a partir de una serie de entrevistas con un terapeuta californiano que utilizó psiquedélicos durante varios años (entre otros la MDMA