Explotación infantil

Sociedad del siglo XXI. Mundo contemporáneo. Clases sociales. Trabajo infantil. Drogacción. Pobreza

  • Enviado por: Martin Cordoba
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 9 páginas
publicidad
publicidad

Problemas del Mundo Contemporáneo

 

Análisis sobre la problemática del trabajo infantil en la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca

 

Fundamentación

El trabajo infantil es un grave flagelo, ya que expone la salud física y mental, por lo tanto la integridad y la dignidad de los más pequeños.

Según el lic. José Antonio Herrera, (psicólogo)el trabajo genera en los niños trastornos emocionales, ya que les quita, primero, un periodo maravilloso de la vida como lo es la infancia, segundo, el tiempo que podrían disponer para realizar actividades recreativas y de esparcimiento, y tercero, tiempo y ganas para dedicarse al estudio.

Piaget, afirma que las personas que no reciben educación escolar no llegan a ciertos estadios del desarrollo mental.

Generalmente los niños que trabajan, son los más empobrecidos y se encuentran en situación de riesgo, ya que pasan largas horas del día en la calle y muchos de ellos duermen allí.

En esta situación, los menores, no solo se encuentran con el problema de la explotación y la falta de una adecuada educación, si no también se enfrentan al problema del hambre, la falta de nutrientes genera severos trastornos mentales.

Muchos creen que los niños que viven en la calle son felices con esa vida, al igual que los esquizofrénicos o los linyeras, pero esto no es así, las personas somos sujetos sociales y la marginación, los sume en estados de profunda angustia, ya que deben soportar los embates del clima, el hambre, el desafecto, el desprecio, allí aparece otro flagelo importante: la droga.

Las personas en situación de marginación, recurren a la droga para evadirse del sufrimiento diario, el tolueno, el alcohol, la marihuana, rápidamente generan en estos niños, adicciones muy fuertes; dijimos que recurren a este camino por necesidad, entonces es muy fácil contraer una adicción que va a ir destruyendo el sistema nervioso del niño.

La falta de afecto, la falta de recreación, genera falencias también en el desarrollo socio cultural del niño, dificultades para relacionarse e interactuar, también puede generar conductas inmaduras en el adulto, o en el peor de las casos, conductas psicopáticas, Actitudes dañinas o destructivas, con el mismo y con el medio.

El lic. Herrera, opina que: todos estos flagelos son consecuencia de una política y que origina generaciones enteras de personas con el sistema nervioso dañado, desde el mismo genoma humano.

La drogadicción y el hambre van modificando genéticamente al hombre por lo tanto  sufrirán secuelas sus hijos también.

 La sociedad se ve afectada ya, que la creciente violencia se debe, en gran parte, a la cantidad de desequilibrados mentales que conviven con nosotros día a día.

Análisis del contexto

 

Nuestra ciudad, crece aceleradamente y se esta convirtiendo en una sociedad mucho mas compleja.

Según Augusto Comte, a medida que una sociedad se complejiza, disminuye el consenso, eso es precisamente lo que sucede en nuestra ciudad, como en todas las sociedades que experimentan este tipo de crecimiento poblacional por lo tanto expansión territorial.

Hasta hace unos años atrás, todos los habitantes se conocían y se saludaban, cuando alguien necesitaba de la ayuda de la comunidad inevitablemente la recibía, siempre los vecinos estaban presentes, en todos los momentos de la vida de las personas, y eran totalmente influyentes en las formas de ser y de pensar, lo que generó una similitud entre los participantes de esa sociedad, creando así una conciencia colectiva que determinaría siempre las formas de actuar.

Una sociedad totalmente homogénea, que repentinamente comenzó a crecer y tomar dimensiones impensadas, se introdujeron nuevos y diferentes elementos, con ello diversas costumbres, por lo que se hizo necesario, nuevas normas, para regular la convivencia.

El sociólogo francés Emilié Durkheim, tiene una visión idealista de la sociedad que se opone al materialismo social.

La esencia misma de la vida social es la interacción, generadora de una comunión social, que se refleja en los ritos, que celebran las personas entre si. Parte de la idea de consenso, existencia de una unidad moral que le de coherencia social y que se basa en creencias y sentimientos comunes, la conciencia colectiva.

El consenso adquiere diversas formas de acuerdo a la manera en que los individuos se relacionan entre si, a lo que Durkheim llama solidaridad, existe una solidaridad mecánica y una solidaridad orgánica.

La solidaridad mecánica es típica de las comunidades pequeñas, más simples puras y homogéneas, la solidaridad orgánica es típica de las sociedades más complejas con mayor diversidad de elementos.

La mayor norma del consenso es la solidaridad.

En lo que hace al contexto cambiante en el que nos encontramos, el paso de una sociedad pura, simple y homogénea a una sociedad con mayor disimilitud entre los individuos, hace mucho más difícil encontrar el camino de una posible solución.

Nuestra provincia poco hace por combatir el flagelo del trabajo infantil.

Recorriendo los organismos gubernamentales solo podemos encontrar a la gente de Co.PR.E.T.I.; comisión provincial de prevención y erradicación progresiva del trabajo infantil, esta comisión, pertenece  a la CO.NA.E.T.I; comisión nacional, dependiente del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de la Nación, y funciona articuladamente con la Dirección de Desarrollo Humano del Ministerio de Salud y Acción Social de la provincia.

La lic. Stella Marys loza nos comento que la comisión se formo hace mas de un año y participo del 1er seminario nacional de este tipo de comisiones, en Buenos Aires, el año pasado (cuya copia del informe anexamos a este trabajo), a partir de allí, se trabajo según la experiencia de otras provincias, monitoreando los casos en el casco céntrico, para este fin se creo el desayunador ¨el changuito¨ para captar a los chicos de la calle y poder conocer mas en profundidad esta problemática.

También el INDEC, Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, realizo una encuesta, (cuya forma se anexa a este trabajo) en las escuelas municipales, pero esta prueba piloto parece ser, no fue tomada con la seriedad qué merece, y los resultados difícilmente van la luz.

Podemos ver que a pesar del esfuerzo de algunas pocas personas, poco pueden hacer por solucionar la problemática, ya que el gobierno tanto nacional como provincial, y la municipalidad, tienen otros asuntos mucho más importantes en sus agendas.

La comunidad tampoco ayuda, el trabajo infantil es algo normal en nuestra sociedad.

Pocos saben en nuestro medio, que existen leyes que prohíben esta práctica (la ley 24.650, compromete a todas las instituciones del estado que les corresponda, a seguir una política nacional, que asegure la abolición definitiva del trabajo infantil), los derechos del niño, los derechos humanos y nuestra propia constitución nacional, condenan el trabajo infantil y ponen a disposición todas sus fuerzas para evitarlo.

Sin embargo, por alguna razón, el tema es poco promocionado, lo que evita que la sociedad tenga al alcance esta información y sepa que todo esto existe y tome real conciencia del problema.

Un relevamiento realizado por nosotros, los autores de este trabajo, discriminando dos zonas bien diferenciadas de nuestra ciudad, la zona del barrio centro, donde residen individuos de poder adquisitivo un poco mas elevado (que la otra zona relevada), y la zona de los barrios del sur de la ciudad, donde residen persona de bajos recursos golpeados por la marginación, la pobreza y las situaciones constantes de riesgo. Los barrios Virgen del Valle, Villa Eumelia, y Acuña Isí.

La pregunta fue si alguna vez fueron ocupados siendo niños o si trabajan actualmente en el caso del grupo de los niños que fueron encuestados.

Los grupos fueron discriminados en

Grupo 1: 35 años: mayores de esa edad, el grupo de los padres y abuelos de los niños actuales, diferenciando a su vez, la zona en la que viven; barrio centro (clase media) y barrios del sur (clases marginadas)

Grupo 2: 25 años: mayores de esa edad, jóvenes muchos de ellos padres, también diferenciando zonas, en la que viven.

Grupo 3: 15 años: mayores de esa edad, adolescentes, de distintas zonas.

Grupo 4: 5 años: mayores de esa edad actualmente niños, de ambas zonas.

Este trabajo no tiene en cuenta el sexo del encuestado.

Podemos observar en el grafico resultante, que las clases medias han podido solucionar el problema en la actualidad, ya que ningún niño encuestado, en edad escolar, tiene que trabajar y nunca lo hicieron, tampoco se les permite.

Entonces el problema en si, pasa a ser de las clases mas empobrecidas.

Grafico 1

 

Años atrás, no existía tanta diferencia entre un grupo social y otro, obviamente que la pobreza estaba presente, pero no en el grado en el que actualmente la podemos observar.

El grupo de los padres y abuelos, que en el momento de su niñez pertenecían a una sociedad totalmente distinta a la actual, completamente simple, homogénea, en la que el trabajo infantil no solo era normal, si no que también era visto con muy buen grado, ya que les permitía a los niños ocupar su tiempo en una actividad que además de generar dinero, les enseñaba valores como la dignidad del trabajo y el cuidado de lo obtenido, además de habilidad manual, física y mental.

Este grupo seria el indicado como uno de los responsables de este problema, ya que son quienes permitieron a sus hijos trabajar, dejando de lado la formación escolar el recreo y el esparcimiento necesario, para el desarrollo integral del cuerpo, el alma y la mente del niño.

Los años que pasaron tuvieron al trabajo infantil como parte de la vida cultural de este pueblo, que se había quedado en el tiempo, fue superándose y ahora podemos notar en las estadísticas obtenidas, que se registra un cambio en la mentalidad de las clases medias, que se dieron cuenta que los daños que la actividad laboral, a edades prematuras, generaba en sus hijos, eran graves e irreversibles y lograron erradicarlo casi naturalmente.

En cambio las clases empobrecidas aun no logran superar este grave flagelo.

¿Por que cuestión?

· No tendrán, los padres de los niños pobres, conciencia del peligro al que exponen a sus propios hijos, por lo tanto es un problema que se solucionaría si estos reflexionasen, para poder darse cuenta de una vez por todas del terrible flagelo del que son objeto sus hijos.

· No pueden subsistir, sin la ayuda económica que significa el aporte del trabajo de sus hijos.

Esto es un problema mucho mas grave y se solucionaría si respetáramos las leyes y los derechos humanos y del niño, entonces aparece otro responsable más, el Estado, el mayor responsable.

Los derechos del niño proclaman:

Los niños necesitan protección y cuidados especiales ante su falta de madurez física y mental, el interés superior del niño debe ser el principio rector de quienes tienen la responsabilidad de su educación y orientación, dicha responsabilidad incumbe en primer término a sus padres.

El niño debe disfrutar plenamente de juegos y recreaciones, los cuales deben estar orientados hacia los fines perseguidos por la educación, la sociedad y las autoridades públicas se esforzaran por promover el goce de este derecho.

El niño debe ser protegido contra toda forma de explotación, abandono, crueldad, y no es objeto de ningún tipo de trata.

No deberá permitirse al niño trabajar, antes de una edad mínima adecuada, en ningún caso se dedicara ni se le permitirá que se dedique, a ocupación o empleo alguno, que pueda perjudicar su salud o su educación o impedir su desarrollo físico.

Mencionamos anteriormente la ley 24.650, además el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de la Nación, cuenta con una comisión que trabaja (no gratis) para la erradicación del trabajo infantil y proclama desde su pagina en Internet: el trabajo infantil, es una de las peores formas de explotación y abuso, entonces el estado posee todas las armas para evitarlo, tiene conciencia plena de la gravedad del problema, pero lamentablemente no logra mayores avances.

Otros responsables somos nosotros, los miembros de esta sociedad, que permitimos que estas cosas sucedan y miramos con indiferencia la problemática, o tal vez nuestra ceguera y nuestra ignorancia, sea el acostumbramiento a ver esta situación y considerarla normal.

Actividades que realizan los niños trabajadores:

 En la sección A6 de la forma, de la encuesta del INDEC. Que se anexa a este trabajo.

Durkheim analiza los fenómenos distinguiéndolos entre fenómenos normales y patológicos.

Los fenómenos normales son los que se mantienen según datos estadísticos en equilibrio, por ejemplo según el grafico 1, el trabajo infantil en los barrios del sur, se mantienen valores similares con el pasar del tiempo por lo que el fenómeno del trabajo infantil en la zona sur seria un fenómeno normal, en cambio en las clases medias se registran bruscos cambios, o sea que el fenómeno de la disminución del trabajo infantil entre los habitantes del centro de la ciudad es un fenómeno patológico, según Durkheim.

Tres características tienen los fenómenos patológicos:

Relatividad: el trabajo infantil, es condenado por los gobiernos y las sociedades del mundo entero a través de acciones políticas y campañas de difusión, por medios masivos de comunicación para lograr la abolición definitiva de esta practica.

Algo considerado patológico en un lugar, es normal en otro

En nuestra comunidad el trabajo infantil es algo normal situación que todos los días se presenta frente a nuestros ojos, y nada hacemos por evitarlo, por denunciarlo, ni siquiera lo repudiamos. Lo legitimamos y lo hacemos parte de nuestra cultura.

Normalidad: el trabajo infantil existe en nuestra sociedad como parte de ella.

Funcionalidad: el trabajo infantil cumple una función.

Cuando el fenómeno sufre un cambio tan brusco como la disminución del trabajo infantil, en las clases medias, observado anteriormente en el grafico 1, cumple la función de avisar que algo esta mal y que se debe reestablecer el orden.

Cuales son los causantes del trabajo infantil

· La necesidad de una actividad complementaria.

· La consecuencia de una política que dejo sin empleo a muchísima gente en la década del 90

· La necesidad de dinero

· Opción de vida

· Por obligación

El trabajo infantil, años atrás era tomado como una opción de vida entre estudiar o trabajar, algunos estudiaban y como complemento trabajaban, otros directamente no trabajaban y se dedicaban de lleno al estudio.

Estos casos se repiten en la actualidad, con una gran diferencia; la mayoría de los niños trabajadores, años atrás, lo hacían como opción de vida en su gran mayoría y como actividad complementaria en segundo lugar, hoy en día los niños trabajadores lo hacen para poder comer.

Conclusión

Desde nuestro punto de vista el trabajo infantil se permite aun por lo siguiente: Durkheim afirma que el aumento de la densidad poblacional aumenta el contacto y las interrelaciones entre individuos, esto produce mayor competencia entre ellos y amenaza el orden social, la competencia por los recursos requiere una mayor especialización en las tareas.

El conocimiento es hoy por hoy, la principal fuente productiva, y la educación el medio para obtener el conocimiento.

El trabajo infantil, entorpece la educación de los niños de los sectores populares que son los más numerosos, y los daña física y mentalmente lo que genera ventajas en otros sectores, que lamentablemente manejan o dominan el sistema.

Por ello el trabajo infantil debe seguir existiendo, para que quienes manejan el estado y el dinero del pueblo a su antojo, puedan perpetuarse y asegurar a sus hijos en el manejo del poder.

La igualdad de oportunidades es un amenaza para las clases sociales dominantes por eso la disminución del trabajo infantil en las clases medias es un fenómeno patológico alarmante.

Martín Córdoba

Fuentes:

Co.Pr.E.T.I. (Comisión provincial para la erradicación del trabajo infantil)

Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de la Nación.

Dirección de Desarrollo Humano del Ministerio de Salud y Acción Social de la provincia de Catamarca.

INDEC.

Municipalidad de San Fernando del Valle de Catamarca

Desayunador: ¨el changuito¨ hospedaje del peregrino

lic. en psicología: José Herrera

lic. Stella Marys Loza

Dirección provincial de Derechos Humanos.

Colegio de Asistentes Sociales