Explotación infantil

Ética social. Niños explotados laboralmente. ONG (Organización no Gubernamental). Fundación Intervida. Prostitución. Esclavitud

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad

La explotación infantil

Sigue en aumento la cifra de niños explotados laboralmente, quienes ganan hasta diez veces menos que un adulto

En el sur de Asia trabajan más de 100 millones de niños, de los que un 20% hacen jornadas de 13 horas diarias por un sueldo de entre 15 y 20 euros al mes.

En Latinoamérica, donde trabajan 17 millones de niños de entre 5 y 17 años, las ganancias de estos menores suponen del 10 al 20% de los ingresos de sus familias.

La explotación laboral infantil, denunciada por FUNDACIÓN INTERVIDA hace dos años con la campaña 'Evitarlo es de Ley', sigue en aumento. En los países más pobres hay 300 millones de niños explotados laboralmente, una situación que INTERVIDA no quiere ignorar y que, a su juicio, exige garantizar que los productos procedentes del Tercer Mundo sean elaborados en unas condiciones dignas de trabajo, salario y edad.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT),"el trabajo forzoso, la esclavitud y el tráfico criminal de seres humanos en especial mujeres y niños están creciendo en el mundo y adoptando nuevas e insidiosas formas". El reclutamiento obligatorio de niños para conflictos bélicos, considerado como una de las peores formas de trabajo infantil, está también en auge.


El sur de Asia presenta los peores índices de explotación laboral infantil, con más de 100 millones de menores en esta situación. En esta región, el 20% de los niños obligados a trabajar hacen jornadas de 12, 13 y más horas al día, y ganan sólo entre 15 y 20 euros al mes diez veces menos de lo que ganaría un adulto. El trabajo infantil es muy común en las curtidurías existen miles en esta zona, donde no se respetan las más mínimas medidas de seguridad e higiene, y los niños están expuestos a contraer enfermedades como la tuberculosis, anemia, úlceras pépticas, problemas respiratorios y abscesos. Asimismo, el sector textil, que representa más de la mitad de las exportaciones de estos países, emplea a millones de niños por sueldos equivalentes a un tercio del salario base de un adulto.


En Latinoamérica, la industria de la minería y los lavaderos de oro se enriquece con el esfuerzo de miles de niños de 5 a 17 años, a quienes pagan tres euros al día. Asimismo, la extracción artesanal de oro, los secadores de piedra pómez y la fabricación de ladrillos -todos ellos tipificados como trabajos altamente peligrosos- son el destino de gran parte de los 17 millones de menores que trabajan la región.

Esta no tiene una solución fácil, ya que el salario de estos niños representa un importante porcentaje de la balanza de pagos de muchos países pobres. A este respecto, se calcula que las ganancias de los menores de 17 años en Latinoamérica suponen entre un 10 y un 20% de los ingresos de sus familias.


Las largas jornadas y las penosas condiciones en que estos niños realizan su trabajo impiden su acceso a la educación, los agota física e intelectualmente y, al mismo tiempo, provocan en esos países graves efectos socioeconómicos, como el aumento del desempleo en la población activa, pues estos menores ocupan el puesto de trabajo de la población adulta.

FUNDACIÓN INTERVIDA quiere concienciar a la sociedad española de esta realidad, cuando el próximo martes 16 de abril se cumple el séptimo aniversario de la muerte del niño pakistaní Iqbal Masih forzado a trabajar desde los cuatro años en un telar, que fue cruelmente asesinado con 12 años tras denunciar públicamente su situación y la de millones de niños esclavizados en su país.

INTERVIDA considera que una de las soluciones a este fenómeno pasa por la adopción de medidas por parte de las empresas para obstaculizar la importación de productos elaborados en el Tercer Mundo por la mano de obra infantil. La concienciación de los ciudadanos también es fundamental para el fomento de unas relaciones comerciales más justas y una mejora de las condiciones de vida en estos países. En España, alrededor del 30% de los consumidores se manifiestan a favor del compromiso social de las empresas.


FUNDACIÓN INTERVIDA es una ONG laica, apartidista y totalmente independiente, con estatus consultivo especial en el Consejo Económico y Social de Naciones Unidas. Su objetivo es mejorar las condiciones de vida en que se encuentran miles de niños y sus familias en las zonas más necesitadas del planeta. Con este fin, desarrolla proyectos en Perú, Bolivia, Guatemala, El Salvador, India, Bangladesh y Malí. En la actualidad, más de 260.000 familias españolas dan su apoyo a tres millones de personas en esos países mediante el apadrinamiento de niños.

Declaración Universal de los Derechos del Niño
Aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas,
20 de noviembre de 1959

  • El niño disfrutará de todos los derechos enunciados en esta declaración . Estos derechos serán reconocidos a todos los niños sin excepción alguna ni distinción o discriminación por motivos de raza, color , sexo, idioma, religión opiniones políticas o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento u otra condición, ya sea del propio niño o de su familia.
      

  • El niño gozará de una protección especial y dispondrá de oportunidades y servicios , dispensado de todo ello por la ley y por otros medios, para que pueda desarrollarse física, mental, moral, espiritual y socialmente, en forma saludable y normal, así como en condiciones de libertad y dignidad. Al promulgar leyes con este fin, la consideración fundamental a que se atenderá será el interés superior del niño. 
      

  • El niño tiene derecho desde su nacimiento a un nombre y a una nacionalidad.
      

  • El niño debe gozar de los beneficios de la seguridad social. Tendrá derecho a crecer y a desarrollarse en buena salud: con este fin deberán proporcionarse, tanto a él como a su madre, ciudadanos especiales, incluso atención prenatal y postnatal. El niño tendrá derecho a disfrutar de alimentación, vivienda, recreo y servicios médicos adecuados. 
      

  • El niño física o mentalmente impedido o que sufra algún impedimento social debe recibir el tratamiento , la educación y el cuidado especiales que requiere su caso particular. 
      

  • El niño, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, necesita amor y comprensión. Siempre que sea posible , deberá crecer al amparo y bajo la responsabilidad de sus padres y, en todo caso en un ambiente de afecto y de seguridad moral y material ; salvo circunstancias excepcionales, no deberá separarse al niño de corta edad de su madre. La sociedad y las autoridades públicas tendrán la obligación de cuidar especialmente a los niños sin familia, o que carezcan de medios adecuados de subsistencia . Para el mantenimiento de los hijos de familias numerosas, conviene conceder subsidios estatales o de otra índole. 
      

  • El niño tiene derecho a recibir educación que será gratuita y obligatoria por lo menos en las etapas elementales. Se le dará una educación que favorezca su cultura general y le permita, en condiciones de igualdad de oportunidades , desarrollar sus aptitudes y su juicio individual, su sentido de responsabilidad moral y social y llegar a ser un miembro útil de la sociedad. 
      
    El interés superior del niño debe ser el principio rector de quienes tienen la responsabilidad de su educación y orientación: dicha responsabilidad incumbe , en primer término , a sus padres. 

    El niño debe disfrutar plenamente de juegos y recreaciones , los cuales deberán estar orientados hacia los fines perseguidos por la educación; la sociedad y las autoridades públicas se esforzarán por promover el goce de este derecho. 
      

  • El niño debe, en todas las circunstancias, figurar entre los primeros que reciban protección y socorro. 
      

  • El niño debe ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación. 
      
    No será objeto de ningún tipo de trata. 
      
    No deberá permitirse al niño trabajar antes de una edad mínima adecuada; en ningún caso se lo dedicará ni se le permitirá que se dedique a ocupación o empleo alguno que pueda perjudicar su salud o educación , o impedir su desarrollo físico, mental o moral. 
      

  • El niño debe ser protegido contra las prácticas que puedan fomentar la discriminación racial, religiosa o de cualquier otra índole. Debe ser educado en un espíritu de comprensión , tolerancia, amistad entre los pueblos, paz y fraternidad universal, y con plena conciencia de que debe consagrar sus energías y aptitudes al servicio de sus semejantes.

  • La prostitución infantil

    En el año 1980 diferentes Organizaciones No Gubernamentales (ONG) Internacionales comenzaron a utilizar el término Turismo Sexual para denunciar el tipo de turismo que se estaba desarrollando en el Sudeste Asiático y que promocionaba valores como el hedonismo y el ejercicio de actividades relacionadas con el sexo.

    Desde entonces el Turismo Sexual ha crecido tan rápidamente que ha llegado a convertirse en un negocio lucrativo en el que están involucradas miles de personas. Actualmente supone una fuerte contribución al empleo y una importante entrada de ingresos en los países donde se desarrolla. Incluso las diferentes autoridades gubernamentales, también reciben beneficios económicos: unas veces legales, derivados de tasas de licencia e impuestos con los que se gravan hoteles, bares, restaurantes y casas de juego; y otras veces, ilegales, procedentes de sobornos.

    Por otro lado, la fuerte crisis económica y el inminente aumento del desempleo que se vive en los países afectados, están fomentando los factores socio-económicos que impulsan la industria del sexo.

    La denominada Explotación Sexual Infantil ha sido definida por la ONG internacional ECPAT, como la "acción de contratar u ofrecer los servicios de un menor para realizar actos sexuales a cambio de dinero u otra contraprestación". Es un fenómeno que forma parte del Turismo Sexual y al que va estrechamente unido el tráfico de menores, y la cada vez mayor presencia del SIDA en niños y niñas.

    Hoy en día, a pesar de la escasez de información y estadísticas existentes, se denuncia la explotación sexual de más de dos millones de niños y niñas solamente en el Sudeste Asiático, principalmente de sexo femenino.

    La gran demanda de servicios sexuales con menores existente, tanto desde la población local de los países afectados como desde la extranjera -quien no ve castigadas sus actuaciones-, hacen posible esta terrible situación.

    Miles de personas adultas sin escrúpulos viajan -principalmente desde países económicamente desarrollados- hacia países del Sudeste Asiático, África, Centroamérica y el Caribe con el único fin de satisfacer sus apetencias sexuales; otros ya que están de paso aprovechan para hacerlo.

    La sensación de anonimato e impunidad del turista -que se encuentra fuera de casa-, le exime de las restricciones sociales de su lugar de origen, y le sirven para justificar el uso de servicios sexuales con menores en el país que visita. El convencimiento de que las relaciones con menores son más aceptables en los países a los que han ido como turistas y que la sociedad local no tiene sus mismos tabúes sexuales, es otra de las teorías por las que muchas personas justifican el abuso de niños y niñas. Aunque quizás una de las principales causas es la abundante oferta y la facilidad con que, en algunos países, se pueden encontrar niños y niñas como pareja sexual sin sufrir ningún tipo de castigo.

    Malos tratos, explotación sexual y esclavitud infantil

    Cada año, el Día Universal de la Infancia recuerda que la educación, atención y cuidado de los niños y niñas en cualquier parte del mundo sigue siendo la gran asignatura pendiente de la humanidad en este nuevo siglo.


    Los malos tratos, la explotación, el comercio sexual infantil y la esclavitud a la que están sometidos miles de niños en el mundo son algunos de los graves problemas que afectan a la infancia. Pero hay otras lacras no menos graves que arrastra la humanidad respecto a las generaciones más jóvenes: la pobreza absoluta, la malnutrición, las carencias higiénicas y sanitarias y la falta de educación.

    Los atentado del 11 de septiembre en Nueva York obligaron a cancelar una de las citas más importantes y esperadas de la Comunidad Internacional: la Cumbre Mundial de la Infancia, en la que se iban a revisar los progresos y fracasos obtenidos desde 1990 y a establecer nuevos objetivos para los próximos años. Sin embargo, su cancelación no impidió la presentación del último informe sobre el Estado Mundial de la Infancia 2002.

    En este estudio, la Directora Ejecutiva de UNICEF, Carol Bellamy, denuncia que, a pesar de los progresos en favor de la niñez alcanzados durante el último decenio, la mayoría de los gobiernos no había cumplido con las promesas que realizaron en la Cumbre Mundial en favor de la Infancia de 1990 y exhortaba a los dirigente a que "aprovechen esta oportunidad para terminar todos los asuntos pendientes. Sabemos lo que se necesita hacer. Ahora necesitamos dirigentes que sepan dar un paso adelante y lo hagan".

    Entre los progresos que recoge el informe destaca la reducción del número de muertes infantiles debidas a las enfermedades diarréicas y la protección de 90 millones de niños recién nacidos cada año contra una pérdida importante de su capacidad de aprendizaje, mediante la yorudación de la sal. Frente a estos datos positivos, la cara opuesta es que los grandes problemas de la infancia en el mundo no han variado sustancialmente con el cambio de siglo.

    Más de 10 millones de niños menores de cinco años siguen muriendo todos los años por causas que se podrían haber prevenido; 149 millones de pequeños en los países en desarrollo padecen malnutrición; otros 100 millones no asisten a la escuela primaria, la mayoría de ellos niñas; y millones de niños están atrapados en el trabajo infantil, la trata de menores, la prostitución y en los conflictos armados. A todo esto se unen los malos tratos y la explotación sexual que afectan a la infancia en cualquier parte del mundo, incluidos los países ricos.


    Los malos tratos de niños y niñas en españa
    En el caso de España, la Asociación para los Derechos del Niño y de la Niña (PRODENI) estima que más de 100.000 niños pueden padecer malos tratos. Esta organización critica que cada año, en el Día Universal del Niño,"los medios de comunicación suelen reflejar más el drama de los niños de algunos países del Tercer Mundo", cuando también en España miles de niños y niñas son víctimas inocentes del mundo adulto, que les somete a malos tratos, abandono, abusos, explotación sexual o marginación.

    Así, recuerda que las cifras señalan que un 15,2 por ciento de los niños y un 22,7 por ciento de las niñas sufren abusos sexuales. Igualmente, denuncia que en España todavía no se ha hecho nada contra la pornografía infantil en Internet y recuerda que recientemente la organización ANESVAD hizo público el resultado de una página web de cebo a la que acudieron en muy poco tiempo 6.000 internautas españoles.

    Las niñas son las que se llevan la peor parte. Según datos de la Federación de Planificación Familiar de España (FPFE), cuatro millones de mujeres jóvenes y niñas cada año son objeto de compra y venta para ser prostituidas, esclavizadas y obligadas a contraer matrimonio forzoso en muchos países del mundo. Asímismo, recuerda que el 90 por ciento de los menores con los que se trafica en África para luego utilizarlos como trabajadores para el servicio doméstico o para la explotación sexual, son niñas.

    Un día para la acción
    Ante este panorama, varias ONG y organizaciones internacionales aprovechan la celebración del Día Universal de la Infancia para recordar las acciones que la sociedad puede emprender para solucionar esta situación.

    UNICEF España ha organizado una consulta a través de Internet para que los niños expliquen sus inquietudes y detectar el conocimiento que tienen de sus derechos. Con esta muestra, se pretende obtener información para ayudar a los políticos a orientar más correctamente sus actuaciones en cuanto a la infancia se refiere y, al mismo tiempo, indicar cuestiones que pueden pasar desapercibidas a los ojos de un adulto.

    En la consulta, se anima a los niños a explicar cuáles son sus derechos y se les invita a valorar su importancia en relación con la identidad, la familia, la salud, la participación, la protección en tiempos de guerra, contra los abusos, la educación... Además, estos derechos pueden ser jerarquizados por el niño para que los políticos sepan dónde fallan y dónde deben incidir.

    Por su parte, la ONG PLAN International España celebró la semana pasada en Madrid una mesa redonda titulada "Los derechos de los niños en el mundo" en la que profundizó en diversos temas relacionados con la defensa de los derechos de la infancia, destacando los programas de educación, el registro de los menores y otros derechos reconocidos por la Convención de los Derechos del Niño, que este año se ha visto reforzada por el Movimiento Global a favor de la Infancia.