Experiencia bíblica

Principios religiosos. La Biblia. Etnocentrismo. Ética. Promesas históricas: Abraham, Isaac y Moisés. Pueblo. David y Salomón. Jesucristo. Pascua

  • Enviado por: Manuel Antonio Manterola
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 8 páginas
publicidad
publicidad

RESUMEN

Acogimiento incondicional (Rahum), gratuidad (Hen), muy paciente (Erej Apaim), misericordioso (Hesed), fiel (Emet) son las características de Dios, complementarias entre ellas, que nos revela la Biblia y que este libro nos ayuda a descubrir. Nos ayuda a leer la Biblia de una manera inteligente, entendiendo bien lo que ésta nos quiere expresar. También, nos presenta como un posible fundamento de la ética la gratuidad fundada en la esperanza de un futuro con sentido. Es sorprendente la manera en que el pueblo fue capaz de plasmar el carácter de amor gratuito en medio de formas culturales a menudo marcadas por etnocentrismo y machismo.

Primero que nada nos presenta los temas que provocan angustia en el hombre que son la muerte, la vida y el egocentrismo. En el paraíso, Adán y Eva no tenían esos problemas hasta que fueron expulsados. Es en referencia a esta triple frustración que la tradición bíblica recoge las experiencias más antiguas de Israel como un mensaje de esperanza centrado en tres promesas fundamentales que son el hilo conductor de la Biblia. Al principio le promete a Abraham tierra, descendencia y una alianza. Le ratifica la promesa a Isaac que tuvo dos hijos, Esaú y Jacob, el más pequeño que con un plato de lentejas le compra el derecho de primogenitura a su hermano. Javhé le ratifica la promesa a él. Después nos habla de Moisés y las pistas de gratuidad tienen 4 aspectos: teología del nombre de Dios (<yo soy el que soy> no da un nombre porque los que lo quieren saber es para dominarlo a través de su nombre y para dar un sentido de presencia); teología del ridículo (exagerando situaciones); la pascua (alianza); canto triunfal de Moisés (cumplimiento de promesas).

El pueblo se va de Egipto gracias a Moisés y en el desierto sufren varias tentaciones y se muestra la infidelidad del pueblo y la fidelidad de Dios, aunque igual es severo, castigándolos temporalmente. Después aparecen los reyes y luego los jueces donde la historia comienza a ser cíclica: se instalan, abandonan a Yahvé, pierden contra el enemigo, se acuerdan de Yahvé, Él se compadece de ellos, suscitaba jueces para que los salvara, se vuelven a olvidar de Dios.

Con David y Salomón parece que todas las promesas están cumplidas. El pueblo vuelve a ser infiel y queda en exilio. Ahí reflexionan sobre las promesas (tierra = plenitud y felicidad; descendencia = naciones y Mesías; alianza = cumplir mandamientos) y les dan su forma escrita, descubriendo el cumplimiento paradójico del designio gratuito de Dios sobre Israel. Crean la sinagoga y el rabinato para que no vuelva a suceder lo mismo que antes. Según ellos los justos tienen una vida más larga y agradable aquí en la tierra. Pero empiezan a darse cuenta que igual no tiene sentido porque la vida del justo y del injusto terminan iguales. También esta la historia de varios justos que igual su vida era desastrosa como la de Job.

Después aparece Jesús, con quien la gratuidad de Dios se hace evidente. Él es humilde y sus seguidores marginados. Hasta en los ancestros de Jesús hay fallas, prostitutas, adulterio, de nacionalidades despreciables. En el Jordán desciende el espíritu de Dios a Él, acoge a los pobres de espíritu, pecadores según los grupos puritanos, ellos reciben el anuncio de la buena noticia de la proximidad del Reino. Habla de la sustancia divina (amor gratuito, misericordia). No privilegia ni siquiera a su propio familia. Era disfuncional al narcisismo teocrático judío, que marginaba a los gentiles incircuncisos. Con Él se cumplen las promesas de Dios (tierra = reino de Dios; descendencia = gente de toda tribu, lengua, pueblo y nación; alianza = todo hombre recibe el espíritu de filiación divina.

La pascua es el fundamento ético cristiano porque nos hace ver que la muerte no es la última palabra, por lo tanto importa lo que hagamos en la tierra, por lo tanto la ética tiene sentido.

OPINION PERSONAL

Me gusto mucho la posibilidad de leer este libro porque pude entender mucho mejor la Biblia. Me ayudo mucho a analizarla y entenderla. Muchas veces yo leía un pedazo, generalmente del antiguo testamento, y lo que ahí salía no me coincidía con lo que Dios es, y ahora pude entender los errores que estaba cometiendo al leerla. Pude descubrir por ejemplo, porque las madres de la mayoría de los personajes son estériles, porque María es virgen, porque nombraban a las prostitutas en los antecesores de Jesús, uno nunca se fija en esos detalles pero nos quieren decir mucho.

Descubrí una nueva manera de leer la Biblia que yo no conocía, o mejor dicho, una manera que sabía pero que no podía aplicar en todas sus partes. Fue como si por primera vez la estuviera leyendo de verdad, entendiendo a que se refería. Uno siempre se lee un pedazo de la Biblia y saca alguna enseñanza, pero no toda la que en verdad sale, pero teniendo toda la historia resumida y explicada uno puede aprender mucho más y darse cuenta de cómo interpretar el resto de la Biblia que aquí no sale; así podemos conocer mucho mejor a Dios y entender porque nos enseñan algunas cosas, de donde sacaron que es Dios y que quiere.

Me gusto mucho como relacionaron el concepto de misericordia y el de gratuidad, al decir que es misericordioso quien decide a favor del miserable, o sea, por quien no tiene ninguna capacidad de retribución.

En muchas partes se habla de que Dios castiga a una o unas pocas más generaciones. También se dice que esto muestra la misericordia de Dios, ya que el castigo es temporal (pg. 61). Yo no se si me gusta interpretar la misericordia de Dios de esta manera ya que igual el o los que cometieron el pecado no son perdonados, sino que sus hijos son perdonados, pero son perdonados por algo que no hicieron, por lo tanto no necesitaban perdón, en conclusión Dios no perdono a nadie. ¿Y la misericordia?

La experiencia bíblica: gracia y ética