Éxito en la vida profesional

Ética profesional. Profesión y profesional. Sensatez. Sentido de la honradez. Virtud. Ética de las relaciones económicas

  • Enviado por: Smyrna
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 114 páginas
publicidad

SEMINARIO DE VIDA PROFESIONAL

Índice:

Introducción...................................................................... 2

Apoyo didáctico................................................................. 3

Objetivos del Seminario................................................... 4

Estructura de la materia................................................... 5

UNIDAD I Conceptos fundamentales.................................. 10

1.1.- Moral............. ............................................................. 11

1.2.- Ética Profesional......................................................... 16

1.3.- Profesión y Profesional.............................................. 20

1.4.- Dignidad y Sentido social de la Profesión................... 24

Reafirmación de la unidad.................................................. 28

Actividades complementarias.............................................. 30

Autoevaluación de la unidad................................................ 30

Glosario................................................................................ 31

UNIDAD II Factores del Éxito Profesional……………… 32

2.1.- Atrévete a Ser Sensato................................................. 34

2.2.- EL Sentido de la Honradez........................................... 37

2.3.- La Integridad, Factor de Éxito....................................... 42

2.4.- La Importancia de la Sencillez. .................................... 50

2.5.- La esencia de la virtud.................................................. 53

Reafirmación de la unidad.................................................. 58

Actividades complementarias................................................... 61

Autoevaluación de la unidad................................................... 62

Glosario.................................................................................... 63

Unidad III Realización Personal........................................ 48

3.1.- La Ética Teológica........................................................... 49

3.2.- La Ética de la Familia....... .............................................. 58

3.3.- La Ética de las Relaciones Económicas......................... 65

3.4.- La Ética de las Responsabilidades Civiles...................... 75

3.5.- La Ética de las Responsabilidades Sociales................... 86

Reafirmación de la unidad...................................................... 90

Actividades complementarias................................................ 94

Autoevaluación de la unidad................................................... 94

Glosario................................................................................... 95

Bibliografía de la Antología............................................... 96

INTRODUCCIÓN

El objetivo central de esta guía es favorecer el proceso enseñanza aprendizaje de los alumnos de la materia de “Seminario de vida profesional”.

Con el afán de colaborar en el esfuerzo y dedicación en el campo educativo, se ha elaborado la Presente guía de estudios como apoyo didáctico en la materia de Seminario de vida profesional, basándose En el plan curricular de dicha licenciatura.

Así también es pertinente señalar que esta guía contiene básicamente cuatro aspectos:

  • Información general de la materia

  • Panorama de la materia

  • Desarrollo de cada una de las unidades

  • Bibliografía

Atentamente

Academia de Valores

APOYO DIDÁCTICO

Este texto está elaborado con el propósito de satisfacer las necesidades del estudiante de la modalidad escolarizada y mixta para la materia de Seminario de Superación Personal de la Centro de Estudios Profesionales del Grijalva.

 

Las lecturas aquí presentadas, manejan diferentes enfoques y filosofías en relación al ser humano que permitan ayudar al alumno a construir un marco de referencia entorno a los elementos necesarios par forjar un carácter de éxito. 

Para una mejor proceso de aprendizaje en este texto, encontrarás en recuadros ideas claves del texto, además al final de cada tema habrá un rectángulo tridimensional con actividades relacionadas a la lectura y al final de cada unidad hallarás un resumen con los puntos más sobresalientes para una reafirmación de tu aprendizaje, también hallarás ejercicios de aplicación y una autoevaluación que te permita ver el nivel de aprendizaje alcanzado.

ATENTAMENTE

CENTRO DE ESTUDIOS PROFESIONALES DEL GRIJALVA

Objetivo de la Sección de Vida Profesional y en Sociedad:

El estudiante adquirirá en su vida los valores que le permitan establecer relaciones humanas de calidad y una vida profesional de éxito.”

Objetivo del “Seminario de Vida Profesional”:

EL ESTUDIANTE DESARROLLARÁ EN SU VIDA LOS FACTORES Y CONCEPTOS

FUNDAMENTALES QUE RIGEN LA CONDUCTA MORAL Y PROFESIONAL.”

ESTRUCTURA DE MATERIA

En diversas ocasiones se ha dicho que la primera educación lo recibimos de nuestros padres, por lo tanto los valores éticos morales inculcados en el hogar, serán reflejados en el medio social en que nos desenvolvamos.

El ser humano, es un elemento muy importante dentro de la sociedad y la nación, por tal razón se debe de hacer conciencia sobre las actitudes y aptitudes; con las cuales somos representados.

En este Seminario de vida profesional, nos daremos cuenta que es muy importante tener vocación, para ejercer un trabajo digno; por lo que en muchas ocasiones, realizamos las actividades que se nos asignan “Al hay se va” y esto forma

Parte de nuestra dignidad profesional, por lo general solemos buscar culpables cuando

Las cosas no salen como lo esperábamos, pocas veces aceptamos nuestros errores y lo enmendamos o quizá no sabemos ..¿Cómo hacerlo?.

El Seminario de vida profesional ha sido diseñado para conocer los características fundamentales, como por ejemplo: la moral, la ética personal que los estudiantes ya tienen en su contexto social y usarlos como base para el desarrollo de los que los rodean.

Por lo tanto es una materia que nos hará reflexionar, para identificar el fenómeno causa-efecto en los valores del ejercicio profesional y personal.

Para ello en la unidad 1, los estudiantes analizarán los conceptos fundamentales como principios básicos, que lo ayudarán a valorar y mejorar su conducta moral y profesional;

Y a la vez hacer conciencia de su vida en todos sus aspectos.

Así mismo elaborarán un código de ética profesional de la carrera e investigarán el ya estipulado.

 

En la unidad 2, se explicarán los factores del éxito profesional, hacer reflexión cuán importante es la sencillez, sensatez, integridad, honradez en el campo profesional, que son principios que deberíamos tomar muy en cuenta y que desafortunadamente se han ido degradando.

Para esto elaborarán fichas de reportes de lectura para el reforzamiento de la temática.

En la Unidad III se analizará el ejercicio y la realización profesional del individuo; en todos los aspectos de su vida laboral y en todas las ramas de la ética.

Así como los ejemplos de hombres y mujeres de la historia que los pusieron en práctica y obtuvieron resultados satisfactorios.

Y sobre todo dejarles en mente lo siguiente “Ser hombres es entender el trabajo no como una necesidad, sino como un privilegio y por más humilde y sencillo que sea, si se hace bien hecho, tiende a embellecer y a iluminar el mundo”.

Realizarán reportes de lectura en fichas de la comprensión lectora, redacción de un ensayo de los temas vistos, así como la elaboración de un cuadro comparativo sobre

Las características positivas y negativas de sus catedráticos. (Críticas constructivas)

Criterios de Evaluación para el Semiescolarizado:

Evaluación

Actividades Áulicas

20%

Investigación

20%

Reportes de Lectura

20%

Trabajos

20%

Examen

20%

100%

Criterios de Evaluación para el Escolarizado:

Parcial

Final

Actividades Áulicas

20%

Actividades Áulicas

20%

Investigación

20%

Investigación

20%

Reportes de Lectura

20%

Reportes de Lectura

20%

Trabajos

20%

Trabajos

20%

Examen

20%

Examen

20%

100%

100%

Objetivo: El alumno comprenderá los conceptos fundamentales de la moral y la ética

La unidad 1 define ampliamente los conceptos fundamentales de la ética profesional y formar una propia filosofía en el ámbito laboral, tomando en cuenta la misión, visión y objetivos propuestos.

Básicamente se trabajará con información documental para el Desarrollo de la temática y se definirán los parámetros para la Elaboración de su propio código de ética profesional.

Moral, Moral y educación, Moral y profesión. 1.1

Objetivo: el alumno definirá el concepto de moral.


1.-La categoría de los estudios universitarios nos dispensa de investigar la etimología de las palabras: moral, ética y deontología, y de confrontar la precisión y la vigencia de su significado.

Respetando los méritos de la erudición en esta materia, prescindimos ocasionalmente de ella.

Prescindimos igualmente de las tempestuosas vicisitudes históricas de la "filosofía moral," que son capaces de hacer vacilar las endebles convicciones del estudiante poco avisado que cree sinceramente que la Filosofía le ofrece la oportunidad de encontrar con facilidad una regla estable, cierta y precisa de su conducta.

2.-La filosofía se ha esforzado (de distintas maneras y con éxito desigual) por establecer lo que se ha llamado "El Estatuto Ontológico del Hombre": precisando los fines, los atributos y los límites de la naturaleza humana.

Aunque es evidente (y demasiado olvidado) que la responsabilidad en educación moral descansa directa y básicamente sobre la familia y la comunidad religiosa a que ella pertenece; y aunque se afirme (y hay que admitirlo) "que la responsabilidad básica y directa de la Escuela no es moral, sino de naturaleza intelectual", o sea responsabilidad por el desarrollo normal de la inteligencia de los estudiantes y adquisición de conocimiento articulado y suficientemente universal (Maritain), sería absurdo pensar que una escuela renunciara a semejantes preocupaciones y se limitara exclusivamente a la enseñanza científica.

Tal vez sea más exacto, por lo tanto, afirmar: que la familia tiene la responsabilidad natural de la educación moral. Natural a) porque opera espontáneamente; b) sobre un individuo que ella misma engendra; c) porque está estupendamente dotada para influir sobre los conocimientos, afectos y tendencias del individuo desde la más remota evolución vital, cuando necesita de la familia para su normalidad psicofisiológica.

La universidad tiene la responsabilidad social de la educación moral. Social a) por que es un organismo integrado por una selección intelectual cuyo compromiso es con la Colectividad, o directamente, o indirectamente a través del estado; b) el alumnado está constituido (debe estarlo) por una selección y representación privilegiada (de hecho, no de derecho) de todos los sectores sociales; c) por disponer, como organismo de Enseñanza Superior, de los dos medios más eficientes de influencia psicológica y social: la Organización y la Cultura.

Sobre todo la universidad tiene que sentir, por encima de cualquier divergencia ideológica, la importancia esencial del impacto que ejerce permanentemente el intelecto sobre la salud de la voluntad, y la responsabilidad de una tarea moral básica que cumplir.

Esta tarea talvez puede reducir al establecimiento y defensa de los fundamentos intelectuales de la vida moral, y al desarrollo del sentido de aquellas realidades que son espirituales por naturaleza, como la verdad y la belleza.

Nosotros creemos que se puede hacer bastante más; o, al menos, que se debe intentar hacer algo más.

Pero, advierte Maritain, (quien ciertamente no es un universitario improvisado): “Esta tarea moral de la educación se está convirtiendo hoy en más y más importante: ya que el hombre está confrontando con filosofías materialistas o positivistas que relativizan completamente los patrones morales, y con la mentalidad dirigida por terceros o mentalidad de borregos que nuestra civilización industrial o tecnológica tiende a desarrollar. Si una conformación mental semejante (para la cual la única cosa esencial es ajustarse al medio ambientes) dominara, la moralidad humana descendería hasta elegir conscientemente como patrón ético el comportamiento promedio descrito en el “Kinsey Report,” y olvidaríamos que no puede haber sociedad de hombres libres sin el fermento de las conciencias personales, que no se ajusten a lo que las rodean, sino que resisten al medio ambiente y prefieren obedecer la ley de Dios antes que la ley de los hombres.”

Creemos que es suficiente lo expuesto anteriormente para justificar -no ya un curso de ética profesional- sino el esfuerzo universitario por crear y prestigiar una cátedra seria (y aun un departamento) de educación moral.

3.-La moral es una problemática que se plantea la conciencia del profesionista, y que surge del orden o derecho natural; mientras que la ética profesional es una problemática que empeña la inteligencia del profesionista y que surge no sólo de las vertientes del derecho natural, sino también de otros elementos sociales, como lo veremos en el capítulo siguiente.

Sería, más que peligroso, indecoroso para un profesionista universitario sumergirse es una casuística específicamente profesional, sin recapacitar previamente sobre los fundamentos filosóficos de la moral.

Reuniendo todas las cátedras de moral de cualquier procedencia histórica y de cualquier posición ideológica (materialista o espiritualista; religiosa o racionalista); por encima de los desacuerdos verbales y las desavenencias escolásticas, hay una coincidencia unánime sobre dos puntos fundamentales: a) Uno, de orden teórico: “La sabiduría requiere el dominio del espíritu sobre los sentidos.” (Conste que tenemos presente una moral tan preocupada del placer sensible, como la de Epicuro); b) Otro, de orden práctico: Hacer el bien y evitar el mal”; o, más concretamente, “Haz el bien a tus semejantes”.

No es posible recapitular aquí los fundamentos de la moral; pero es suficiente para nuestra más elemental cultural profesional, recordar que esos dos puntos fundamentales de la moral se manifiestan al género humano en la forma categórica de un precepto imperativo ineludible.

Vale la pena detenernos en este imperativo categórico, (usando terminología Kantiana) y someterlo a un breve análisis, en el que han de conducirnos los más experimentados moralistas contemporáneos.

Así veremos: a) La naturaleza de los diferentes imperativos a que está sometido el hombre. b) las características, y c) las condiciones del imperativo moral.

4.- El hombre experimenta constantemente la coacción de otros imperativos que presionan internamente y se manifiestan por preceptos, lo mismo que la moral: son los imperativos sociales y religiosos.

Todos estos imperativos aparecen como hechos y se imponen como verdades. Pero, no obstante su analogía, hay una profunda diferencia entre ellos.

  • El precepto social es impuesto por el medio social. El que quiere permanecer en ese medio, debe someterse a sus reglas de urbanidad, de higiene y de conveniencias sociales.

  • El precepto religioso es impuesto por la divinidad, y hay que cumplirlo en la medida en que se desea mantener buenas relaciones con la divinidad.

  • El precepto moral es de naturaleza bien diversa. No corresponde ni a una presión social, ni a una presión divina, aunque pueda confundirse con ambas. Su coacción y su exigencia no proviene del exterior, sino de la misma entraña de la naturaleza humana que se revela cuando un desorden se ha introducido en ella.

  • Aunque en una sociedad cristiana no es extraño que prácticamente lleguen a identificarse el mal moral (atropello a la propia naturaleza) y el pecado (desacato a la Divinidad), nadie va a sentir comprometida su conciencia, ni siquiera la morirse de vergüenza y ridículo por haber contravenido escandalosamente una regla v. gr. de cortesía. Y aún cuando los estados de espíritu originados pos las trasgresión de un precepto sean pasmosamente similares, nadie va a identificar la vergüenza y la humillación de una “plancha”.

    5 -Estos estados de conciencia correspondientes a cada uno de los imperativos anteriormente expuestos, son los que dan lugar a una sensibilidad peculiar relacionada con la valuación que cada individuo tiene de la realidad, Así hablamos de un sentido moral, de un sentido social o de un sentido religioso; que consisten en la sensibilidad o facilidad de percepción más o menos pronunciada respecto a cada grupo de imperativos. En algunas personas llegan a confundirse los tres imperativos, mientras que en otras se desarrolla uno solo, o al menos aventaja a los demás.

    Así no es raro encontrar personas dotadas de un sobresaliente sentido moral, pero casi totalmente desprovistas de sentido social y religioso. Son escrupulosamente rectas y puras y capaces de aceptar sufrimientos antes que traicionar el imperativo moral; pero en cambio no sienten la mínima necesidad del culto religioso y se burlan de las “exigencias sociales”, menospreciando todo lo que sea etiqueta, oportunidad, refinamiento y urbanidad.

    Otras, por el contrario, (y es un síntoma peligroso de la vida moderna), están superdotadas de sentido social, con una absurda carencia de sentido moral. Su regla de vida es ajustarse escrupulosamente a las costumbres del medio ambiente. Su argumento supremo es: “todo el mundo hace tal cosa,” o “nadie hace semejante cosa.” Ni se les ocurre jamás contraponer las exigencias de su conciencia a las costumbres perniciosas que paulatinamente van minando y dislocando las familias y pueblos.

    Y por fin, (aunque parezca paradójico), existen personas con sentido religioso, pero vacías de sentido moral. Es el escándalo permanente en una sociedad cristiana, en las que nos toca ser testigos de conductas descaradamente inmorales por parte de hombres y mujeres que no experimentan mayor repugnancia espontánea ante el robo, la mentira, la holgazanería o el adulterio; pero tiemblan ante las ideas de Juicio, Infierno o Redención, y cómicamente procuran evitar el infierno tratando de sobornar a Dios por medios religiosos no morales, ingeniándose para “conseguir” indulgencias, “encargando” misas y hasta practicando ejercicios de piedad, sin ocurrírseles renunciar al pecado y a la vida licenciosa que los absorbe.

    Ordinariamente y entre las gentes normales los tres sentidos e imperativos se confunden y confirman mutuamente; y el acuerdo entre los tres imperativos es la mejor señal de una formación equilibrada, tanto en el más brillante universitario, como en el más humilde ciudadano.

    6.- Para un intelectual o un profesionista no es suficiente ni decoroso conformarse con la comprobación de la existencia de ese imperativo moral que norma su conciencia y su conducta.

    ¡Aún más¡ Sería tal vez muy elegante pero poco honrado detenerse exclusivamente en el aspecto fenomenológico de este imperativo, analizando sólo las características psicológicas propias de este estado de conciencia, como lo hacen no pocos filósofos y moralistas modernos. Lo lógico y lo intelectualmente honrado (y lo único que permite descender hasta el fondo de ese estado de conciencia).

    Esa realidad, el imperativo moral, se impone tan espontáneamente al hombre común desprovisto de formación científica, como al universitario más eminente.

    Este imperativo es: a) Universal, en el sentido de que se imponga a todo ser humano, sin tomar en cuenta la categoría o el número de las personas. (“Cuantitativa y cualitativamente consideradas,” como decíamos en ética general).

    b) Gratuito y Categórico: sin tomar en cuenta a los demás hombres, como el imperativo social, y sin la consideración de la divinidad como en el imperativo religioso. Para descubrir el imperativo basta y sobra consultarse a sí mismo, y sin tener en cuenta a nada más que a sí mismo.

    c) Es tan firme, que se mantiene incólume y en toda su realidad aun contrariando los demás vehementes deseos y las más urgentes inclinaciones y prepotencias del apetito. El imperativo se impone implacablemente, y se expresa comúnmente en las fórmulas: “Yo debo,” “yo puedo,” “yo quisiera hacer esto o aquello, pero no puedo”.

    El niño o el hombre común podrá explicarse este hecho razonando que no puede robar o fornicar por que así se lo han enseñado desde chico, pero un universitario discretamente culto y lógico no batallará para descubrir lo contrario: “¡Me lo han enseñado desde chico, por qué no puedo fornicar ni robar¡” Y partiendo de esta comprobación, ya no es difícil asomarse al fondo metafísico del fenómeno moral. Bueno o malo se predica de cuanto se relaciona con el ser.

    Lo que de cualquier manera conspira contra la existencia, la integridad o la perfección del ser es intrínsecamente malo. Lo que respeta esas cualidades es bueno: (esencialmente bueno, si se trata de cualidades accidentales).

    7.-Y llegamos al final de este razonamiento. Como el imperativo moral no se da sino en los hombres, con exclusión de las bestias y las cosas, ya es posible darnos cuenta de las condiciones de la moralidad.

    La autonomía interior que supone un acto moral engendra una responsabilidad, a condición de que un ser sea inteligente y le sea posible la intencionalidad, que es la esencia subjetiva del acto moral, que entraña libertad y responsabilidad.

    La noción de responsabilidad nos descubre la necesidad de la sanción, aunque los filósofos no se pongan de acuerdo al determinar su gravedad, monto y naturaleza. Y todos los pueblos y todas las literaturas del mundo proclaman la validez del imperativo moral y la sanción, reaccionando con el escándalo ante el delincuente impune.

    Y cuando la impunidad del delincuente hace permanente el escándalo, el sentido moral se manifiesta por la indignación que explota, a veces, con la pública vindica.

    El sentido moral de un profesionista universitario no puede, por lo tanto, limitarse a una benevolencia altruista y sentimental. Debe saber fundamentar racionalmente el imperativo de su conciencia y la verticalidad de su conducta. ¡Aún más¡

    Aunque Nietzsche haya proclamado crudamente que el deber es deber y el pecado pecado; que lo que es pecado para uno lo será igual para todos. Aunque Kempis y Séneca alaben la independencia aristocrática del Sabio amante del aislamiento de los hombres, el profesionista universitario debe comprender:

  • Que su responsabilidad moral es mayor que la del simple ciudadano por la dotación de conocimientos que ha recibido y la capacidad que se le ha creado.

  • Que si Platón y Aristóteles establecen como el objetivo fundamental del pensamiento “la organización de la ciudad”, no le es lícito al profesionista (y mucho menos al profesionista cristiano) encasillarse en su torre de marfil ignorando las miserias humanas, aunque sea con el pretexto de una mayor intimidad con Dios.

  • Que la moralidad y su función no puede hoy reducirse a la aureolada pasividad del buen ejemplo, sino que tiene la insurrogable responsabilidad de la acción; y

  • Que la acción específica que todo el mundo espera de su capacidad profesional es la orientación ideológica; tanto cuando se trata de investigar y descubrir rutas salvadoras, como cuando se trata de resistir o combatir a los piratas de nuestra civilización y nuestra cultura cristiana.


  • Ética Profesional 1.2

    Objetivo: el alumno comprenderá la necesidad de una ética profesional que rija su quehacer profesional.


    Concepto de Ética Profesional. Su objeto.

    Su importancia en el orden especulativo.

    Su importancia en el orden práctico.

    8. Siempre recalcamos una vieja advertencia a nuestros alumnos: que la diferencia de nomenclatura entre filosofía moral y ética profesional, y los distintos cursos asignados a esas materias, si son muy ventajosos para la enseñanza, no implican alguna diferencia de moral.

    La moral es una, aunque comporte puntos de vista diversos. Tanto la moral natural como la moral más intransigentemente teológica, o desemboca en la vida, o no sirve para nada. La decepción de los estudiantes que se inician en un curso de filosofía moral proviene

    (como lo puede comprobar cualquier profesor dedicado no sólo a la materia que imparte, sino también a los muchachos), de que buscan sinceramente una regla que abarque toda su vida, y terminan sólo vislumbrando algunas nociones fragmentarias. Les inquieta, ya veces les desespera que en algunos casos se convierte en desértica y mastodóntica digestión de principios, cuando su preocupación más honda y lacerante en la vigilia de su graduación es el problema de su vida profesional.

    Pero la vida profesional es problema capaz de preocupar solamente en tres sentidos:

    a) ¿Cómo se triunfa social y económicamente?

    b) ¿ Cómo se triunfa científicamente ?

    c) ¿ Cómo es posible conjugar estos triunfos sin comprometer la conciencia y la dignidad humana ?

    Aparte de una exigencia metodológica intrínseca de las ciencias morales, la ética profesional ha nacido en parte del buen deseo de colmar esa laguna.

    Los cursos de ética profesional, cada vez más extendidos y reclamados en las universidades de más saneado prestigio, son evidentemente la manera más noble de cumplir con su responsabilidad educativa ( que vimos en el capítulo anterior) y de responder a la confianza y a las esperanzas que familias y naciones depositan angustiosamente en lo que el pueblo nombra con respeto y simpatía: la universidad.

    9.-Ética profesional o moral profesional, se suele definir como la "Ciencia normativa que estudia los deberes y los derechos de los profesionistas en cuanto tales."

    Es lo que la pulcritud y refinamiento académico ha bautizado con el retumbante nombre de deontología.

    La palabra, inventada por Bentham en 1832, aunque muy atildada y sonora, es de humilde ascendencia etimológica y de poco recomendable ascendencia filosófica.

    La moral profesional, en su versión moderna de ética profesional, tal vez debe el éxito de la denominación, en parte a las "Sociedades Éticas" (Society for Ethical Culture), que puso de moda el Dr. Félix Adler en Nueva York, en el último tercio del siglo XIX.

    Hebreo estudioso y sincero y activo propagandista, trató de difundir entre sus connacionales, originariamente, principios éticos desligados de cualquier dogmatismo religioso.

    En parte también creemos que la palabra ética está más de acuerdo con su sentido etimológico y con la buena intención de los programas académicos, que intentan transmitir un mínimum de convicciones morales a todos los estudiantes, sin discriminación de razas o credos.

    1.-En efecto, la palabra ética, confirmada por diccionarios y academias con el sentido de "parte de la filosofía que trata de la moral y de las obligaciones del hombre," no es tan preciso en el significado como la palabra moral.

    Moral polariza y concreta de tal manera las obligaciones internas de la conciencia que, excluye al menos parcialmente, las obligaciones derivadas del orden jurídico.

    En otras palabras: el concepto medular de la ética profesional es el concepto de moralidad. Todos los principios normativos y las aplicaciones prácticas de su casuística deben estar impregnados e impulsados por la moral. Pero erraría quien hiciera objeto de la ética y responsabilidad profesional solamente a las obligaciones impuestas por la moral o el derecho natural, con exclusión de cualquier otra exigencia de índole jurídica o social.

    Por la jerarquía y trascendencia social y humana de la profesión, tienen un relieve particular:

    1) El derecho; la legislación o prescripciones jurídicas de cualquier comunidad.

    2) La sociedad; entendida como solidaridad humana dentro de cualquier orden.

    3) La tradición, que siendo el legado razonable, ya veces heroico de las generaciones precedentes, no merece un tratamiento grosero ni ofensivo; ni siquiera la común postergación de la indiferencia y el olvido.

    4) La cortesía y urbanidad, que sin afectar directamente a ninguna virtud interna (fuera de la Eutrapelia en algunos casos), decide tantas veces del buen nombre del profesionista, con perjuicio o beneficio de la misma profesión. De aquí la importancia que daremos a la "dignidad personal," al tratar de la competencia moral del profesionista.

    11.-Aquí cabe una observación de permanente actualidad. Si el derecho, la sociedad, la tradición y la cortesía, en el sentido arriba consignado son mezquinos e impotentes para darle ala conciencia y la conducta el sólido impulso de rectitud y seriedad que solamente pueden proporcionarle los principios y convicciones morales, ¿qué debemos pensar de los substitutos indefinidos y retóricos que pululan en discursos, exhortaciones y reglamentaciones?

    Terminada la conflagración mundial del año 1914, Mauricio Barrés exclamaba alarmado: "¡La conciencia profesional es la gran herida de guerra! "

    Personalmente lamentamos no ver la probabilidad de una segunda convalecencia. Y, aunque alabamos las buenas intenciones, no podemos solidarizarnos con los sobados recursos y apelaciones que ponen exclusivamente el acento en la "buena ciudadanía," "el bien ajustado comportamiento social," "la doctrina viva y actual de nuestra revolución," "los postulados de la civilización y del progreso," o las "Declaraciones de la Conferencia de San Francisco."

    12.-EI objeto de la ética profesional es por lo tanto mucho más amplio de lo que comúnmente se supone.

    Para lograr la actitud personal que mencionábamos en la Introducción, lo esencial es la difusión de las ideas: "Ideas principios" y dinámicas; no las "Ideas precauciones" hoy tan en boga, y que por ser estáticas e inoperantes son solamente elemento de descomposición.

    No podemos compartir el criterio sugerido por R. M. Mac Iver (anales de la Academia Americana de Ciencia Política y Social; enero de 1955), de que la ética profesional es un "control ejercido por el ideal de servicio sobre el ideal de beneficio." Menos todavía aceptamos un concepto de problemática profesional inspirado casi exclusivamente en lo económico, atribuyéndosele a la ética profesional la función fundamental de reconciliar el interés económico del pueblo con el de los profesionistas.

    Si bien las profesiones suponen el orden económico y la justa retribución de los honorarios, resulta casi infantil hacer gravitar sobre los honorarios o el interés económico la personalidad y la conciencia de un profesionista digno de tal nombre; por la sencilla razón de que no es precisamente el interés lo que pervierte las conciencias y malogra la función profesional.

    13.-La importancia de la ética profesional puede considerarse en el orden especulativo o en el orden práctico.

    A) En el Orden Especulativo: Analiza los principios fundamentales de la moral individual y social, y los pone de relieve en el estudio de los deberes profesionales. Siguiendo el procedimiento Socrático-Aristotélico, trata de definir con claridad y concisión la naturaleza de la Profesión y las distintas relaciones con todos los elementos humanos que sufren su influencia o la ejercen. Así comprendemos la diferencia entre los deberes derivados de la justicia o la caridad, cuando hay virtudes que es menester practicar en conciencia, y los otros deberes sociales impuestos por la convivencia.

    Además trata permanente y vigorosamente de combatir el divorcio que se ha pretendido establecer entre las ideas y la vida: o sea, la otra actitud negativa del profesionista que se dice para su capote: "Nosotros respetemos la regla moral a la distancia, pero no nos compliquemos la vida; vivamos como todo el mundo, sin tantas investigaciones. Disimulemos y llevemos de la mejor manera posible nuestro fardo de defectos y dejemos a los filósofos especular sobre las virtudes." (La vie en ordre, de J. Léclercq. Página 48) .

    El joven egresado de la universidad, sobre todo si el ambiente fermentaba en inquietudes espirituales, al desembocar en lo que comúnmente se llama la vida sufre una decepción tremenda: "tiene la impresión de que la moral es solamente respetada en los libros," porque todas las leyes son conculcadas más o menos descaradamente por personas (a veces personajes) de su respeto, sin que nadie se escandalice ni proteste, ni en los negocios, ni en la política, ni en la familia.

    Es la primera crisis por la que atraviesa toda profesión. Es la hora de la decisión vital; porque si su moral está bien pertrechada espiritualmente, se resuelve a luchar ya ser fermento de renovación humana en todos los órdenes. En cambio, si no ha precedido una sólida formación moral proporcionada a las necesidades contemporáneas, el flamante profesionista claudica sin resistencia ni batallas, guardando una secreta rebeldía para sus maestros "porque no le prepararon para eso; porque le disfrazaron la vida, y porque, en lugar de moral, le enseñaron un mito."

    14.-B) En el orden práctico. La importancia está determinada por las conveniencias y consecuencias que mutuamente rigen las relaciones entre profesionistas y clientela.

    Es notorio que la mejor garantía del éxito profesional la constituye el leal y escrupuloso cumplimiento de los deberes. La clientela, por un instinto defensivo, tiene horror de los autómatas que no tienen responsabilidad ni amor al ejercicio consciente dela profesión.

    Por otra parte, la función específica de la actividad profesional consiste en establecer o restablecer el orden necesario al bien común. Pero frecuentemente, y aún más de lo que imaginamos, el profesionista se juzga dispensado de cualquier orden o disciplina; como si semejante anarquía fuera un privilegio debido a su capacitación universitaria. Así, el bien común sufre un prejuicio irreparable, y la clientela (por no decir la sociedad) tiene que soportar el espectáculo bochornoso del profesionista que :

    a) Se sustrae (hasta con indignación) de horarios y programas.

    b) Protesta airadamente contra cualquier contralor, como si el título universitario confiriera simultánea y automáticamente: competencia, exención e impunidad.

    c) Se rebela contra cualquier tipo de cooperación que signifique responsabilidad o compromiso.

  • Hace burla de sus informalidades y negligencias.

  • Ni falta quien cacaree como el primer derecho profesional, la independencia absoluta e intangible de su persona y conducta frente a cualquier requerimiento de la sociedad en que vive.

  • El castizo refrán: “En casa del herrero, cuchillo de palo” cobra un sentido catastrófico cuando se trata de las posibilidades sociales de la profesión. ¿Qué puede aportar al reajuste moral del mundo quien llega a connaturalizarse con el desorden, la indolente despreocupación, la improvisación y la negligencia?

    Estamos convencidos de que la preferencia que ha logrado la técnica sobre las humanidades se debe en gran parte a que los técnicos casi han identificado sus ciencias con el orden, al paso que los humanistas casi las han identificado con la bohemia.

    El técnico es un “pobre diablo” cuando reduce todas las virtudes al orden, pero el humanista es un “pelado” cuando prescinde olímpicamente de todas las virtudes y jactanciosamente presume de su misma anarquía intelectual y, a veces, hasta de sus servicios.


    Profesión y profesionistas. 1.3

    Objetivo : el alumno analizara las diferencias entre profesión y profesional.


    Una nota sobre el trabajo.

    15.-CONCEPTO DE PROFESIÓN. La tendencia general es, implícita y explícitamente, ajustar la palabra al sentido que le da el Diccionario de la Lengua: "empleo, facultad u oficio que cada uno tiene y ejerce públicamente." (Así lo hace Gemelli, Nell-Breuning, Max Weber, L. I. Lebret y Th. Suavet, etc.)

    En castellano y en francés se usa la palabra profesional para designar lo mismo una carrera que un oficio. Nada extraño, por tanto, que en documentos oficiales, pasaportes y credenciales pueda aparecer con naturalidad: "profesión: abarrotero"; lo mismo que "panadero" (suelen decirse "comerciantes"), médico, ingeniero u ocupaciones propias del sexo.

    En italiano se usa la palabra "profesionista" con el sentido que nosotros le damos, reservándola para los que ejercen las tradicionales "profesiones liberales," y a nadie creemos que se le ocurra llamar de esa manera al peluquero, maquinista, agricultor, a ningún obrero, aunque esté medianamente cualificado. La razón es obvia: ¡todo el mundo sería profesionista!

    Aunque consideramos la libertad como prerrogativa, condición y consecuencia de la formación universitaria, no adoptamos la denominación de "profesiones liberales," porque supone la distinción entre profesión liberal y "trabajo servil" ( distinción poco moderna y democrática) aunque ya nadie crea en esa clasificación ni en los "trabajos serviles." (No hace mucho en Australia los obreros reclamaban salario extra por trabajos que ellos consideraban "humillantes": ¡descargar artefactos sanitarios! )

    Advertimos de una vez claramente: que cuando usamos las palabras profesión, profesional o profesionista, a secas, nos referimos a las "Profesiones Universitarias," o profesiones que suponen un título universitario para ejercerlas. (No creemos herir susceptibilidades académicas, ni que el asunto sea para más).

    16.-Antes de dar la definición de profesión que nos parece adecuada, es conveniente subrayar que descartamos expresamente el sentido econ6mico que indudablemente puede tener el vocablo, porque estaríamos nuevamente en la indiferenciación cuantitativa que dan las matemáticas a las expresiones:

    "Categorías profesionales," "escuelas profesionales," "enfermedades profesionales," etcétera.

    Cuando la profesi6n adquiere la diferenciación y valorización que le transmite la universidad, evidentemente estamos ante un profesional o profesionista que desarrolla una actividad económico-social específica ( tradicionalmente cualificada como libre) , cuyas características son :

    a) La competencia. Aunque más adelante nos ocuparemos de la "Competencia Profesional" más ampliamente, es jurídicamente competente quien puede exhibir un título universitario, requerido y refrendado por el Estado para tutela del bien común, después de cursar estudios superiores superando exámenes numerosos y difíciles.

    b) La independencia. Normalmente el profesionista universitario desenvuelve su actividad específica empeñando su iniciativa personal, sin otras limitaciones que las del bien común y su conciencia. Aunque se pueda objetar que muchos artesanos y agricultores gozan de "independencia" con idénticas o mejores condiciones, y que muchos profesionistas están esclavizados por horarios fijos, directivas y programas ajenos, a los que deben someterse, lo que se toma en cuenta es el criterio y "personalidad" que dan una "independencia espiritual" difícilmente compatible con ninguna otra actividad. Por esa suprema "independencia espiritual" el Papa puede sentir la esclavitud moral suficiente para proclamarse "Siervo de los siervos de Dios." Es exactamente la misma independencia y esclavitud que no permite al presidente abandonar la nación en tiempos difíciles, ni al médico ausentarse durante la epidemia, ni al capitán abandonar el barco mientras corre peligró el pasaje y la tripulación.

  • Humanidad. Podríamos decir "humanismo"; puntualizando que un "profesionista universitario" debe tener, conscientemente, como principal objetivo insubordinable: "El Hombre."

  • En la jerarquía de valores que el profesionista no puede desconocer ni invertir, el hombre

    ( ¡quisiéramos decir la persona! ) ocupa el primer lugar; ya sea para desarrollar su espíritu, asegurarle la salud, organizar su industria y recursos económicos, o promover la equidad y la justicia en sus relaciones.

    Aquí está el origen de su responsabilidad social indiscutible, y la poderosa razón para que el sentido de servicio con que debe ser concebida y vivida la profesión, no ceda la primacía a ningún otro interés o utilidad, que necesariamente deberán ser desplazados como subalternos. (Así opinan Gemelli, Buoncuore, Léclercq,etc. y este es el "ideal" que deslumbra a Rotary International ya los académicos americanos) .

    17.-LA DEFINICION. Así hemos llegado a una definición que no titubeamos en calificar de provisional, mientras esperamos que las sugestiones de los estudios y amigos nos den otros elementos de juicio.

    Profesión es una capacidad cualificada, requerida por el bien común, con peculiares posibilidades económico-sociales.

    Va1e la pena hacer un análisis para medir la dimensión y densidad de la profesión, porque esas son, exactamente, las medidas de la responsabilidad profesional.

    A) Capacidad. No decimos actividad, por que un profesionista puede estar durmiendo o jubilado sin perder nada de su carácter. Además es evidente que, ni excluimos uno de los términos, ni los contraponemos; por la sencilla y clásica razón de que la actividad es la manifestación y la ley de la capacidad, ya que "la capacidad se especifica por la actividad y, sin ella, decrece y se anula."

    B) Cualificada. No de cualquier manera; sino a través de la preparación científica y humanista de los estudios universitarios. Esta cualificación la veremos adecuadamente más adelante, cuando estudiemos la triple competencia profesional.

    C) Requerida por el bien común. Estamos afirmando dos cosas fundamentales: Primero, que el bien común es la medida de la correlación “dignidad-actividad." Así, no existe la profesión de "gangster," usurero, coyote, etc. Entendemos sumariamente por bien común las mínimas condiciones de bienestar o perfección, individual y colectivo. Ya tendremos oportunidad de volver sobre este tema.

    Segundo, que el bien común requiere la existencia de esa , capacidad y actividad como un órgano esencial de la anatomía social a tal punto, que en el momento en que desaparecieran

    las profesiones, el mundo quedaría fulminado por una parálisis que anularía todas las conquistas de la civilización y de la técnica.

    D) Con peculiares posibilidades. En el desarrol1o y evolución del mundo contemporáneo, la principal fuerza propulsora es la actividad y organización profesional.

    El impulso de perfección característico del género humano, exacerbado angustiosamente por nuestras generaciones, cuenta como la única seria probabilidad de realizarse y tonificarse naturalmente con la intervención decidida y definitiva de los profesionistas en todos los órdenes de la vida institucional.

    E) Económico-Sociales. Usamos dos palabras porque, de hecho, el profesionista se beneficia e influye en los dos Órdenes mencionados; no solamente cuando actúa con una finalidad deliberada y concreta, sino también cuando no se propone nada en especial.

    Además, esos dos órdenes completan la órbita en que puede desenvolverse la actividad y dignidad profesional. Pero unimos los dos vocablos, porque siempre lo económico se condiciona y justifica por lo social, sin que pueda tener un sentido humano lo primero sin lo segundo.

    18.-NOTA. Dijimos más arriba que la capacidad incluía ala actividad. Es sumamente importante una doble aclaración :

    Primera: "Lo que no es actividad profesional."

    Es necesario declararlo insistentemente, porque muchos profesionistas ponen el énfasis en las llamadas "actividades sociales, que la mayor parte de las veces sólo sirven para enervar, dispersar y aun para prostituir la profesión. Un profesionista no se cotiza como tal por su actuación social; sino por su trabajo y las cualidades de honestidad, austeridad y eficiencia en él ejercitadas.

    Segunda: "Lo Que es la actividad profesional."

    Ya se destaca del párrafo anterior: "El Trabajo."

    La silenciosa y pacífica filtración de la ideología marxista ha monopolizado en favor del obrero las palabras "trabajo” y "trabajador” despojándolas de cualquier otro contenido real y filosófico que no coincida con el trabajo manual.

    Es evidente que no es este el lugar ni la oportunidad para una revisión a fondo de la realidad que es el trabajo, de lo genuino de su concepto, y de la propiedad del vocabulario; pero sí es oportuno declarar pacíficamente que las universidades ya deben sentir la responsabilidad de reivindicar la noble cualificación del trabajo intelectual, que es precisamente la base de su jerarquía.

    Todas las universidades deberían dirigir su criterio contra las distorsiones conceptuales que han desencadenado una confusión babélica, aun entre los que profesan las mismas doctrinas. Y son finalmente los universitarios quienes deben promover un mayor rigor y seriedad en las investigaciones filosóficas y sociológicas :

    a) Para disminuir el diluvio de publicaciones que saben a simples declamaciones demagógicas, con mucho descrédito del trabajo intelectual y ningún aprovechamiento de los obreros.

    b) Para difundir en el pueblo, junto con la auténtica noción de trabajo, el respeto y el aprecio por el trabajo profesional y del buen profesionista .

    c) Para establecer valientemente, frente a las flamantes, estructuras de la sociedad (que ha de fundarse definitivamente en el trabajo), que no hay trabajo que pueda equipararse al del profesionista; por abarcar todas sus dimensiones humanas, por exigirle un continuo aprovisionamiento de conocimientos, por desbordar la medida de la burocracia y de los horarios, por comprometer mucho más seriamente su responsabilidad, y por consumir vorazmente las reservas vitales merced a la tensión nerviosa y espiritual que se origina. (Cualquier intelectual puede comprobar el hecho de que después de un trabajo manual o esfuerzo físico prolongado, se duerme como un tronco; mientras que la prolongación del trabajo intelectual produce la doble excitación de la mente y de los nervios, que no permite conciliar fácilmente el sueño ).

    d) y por último: para reclamar de la legislación un trató tan humano, previsor y justiciero como el dispensado a los obreros; que elimine definitivamente de nuestra patria el cuadro ignominioso del profesionista postergado económicamente, cuando no es sacrificado a su propia heroica responsabilidad (como no pocos médicos y maestros), o arrojado a la inmoralidad por las estrecheses y vejámenes que le rodean.


    Dignidad y sentido social de la profesión. 1.4

    Objetivo: el alumno investigara el valor intrínseco y extrínseco de su profesión.


    19.-DIGNIDAD DE LA PROFESIÓN. No abrimos un capítulo ditirámbico para hacer el consabido elogio empalagoso de los "selectos" y "privilegiados." Solamente admitimos los privilegios del talento y las virtudes (privilegios que ciertamente no gozan de mucho favor en el mundo) .También creemos en la selección espiritual, que es producto del prolongado esfuerzo individual. Y comprobemos, de paso, que en las profesiones no existe alguna proporción razonable entre la dignidad y la popularidad.

    Hay una dignidad profesional variable por estar condicionada a la jerarquía espiritual y eficiencia de cada persona, que da realce y excelencia a la profesión, por triviales y burocráticas que sean o parezcan sus actividades.

    Pero hay otra dignidad profesional invariable, inherente a la misma naturaleza de la profesión, y que no depende ni de los meritos ni de las limitaciones personales. Esa es, precisamente; la dignidad que nos toca analizar.

    20.-Esta dignidad es extrínseca, cuando no proviene directamente de los elementos constitutivos de esa naturaleza de la profesión, sino que se le adjudican externamente por la opinión o la legislación.

    A) Así la opinión pública, aun contra sus propias y explícitas manifestaciones, honra a la profesión con la confianza "del ignorante hacia el que sabe, del ser humano hacia su consejero íntimo, de un profano hacia un iniciado" (René Sabatier).

    Podríamos agregar aún: la -confianza obligada e impuesta por la dura ley de la necesidad.

    En la misma forma la opinión pública, cuando la experiencia la abruma con los peligros y los fracasos, pone su última esperanza (grande o exigua) en el profesionista, de quien espera mejores bienes y mejores tiempos.

    B) La Legislación Común es la que nos sugiere la que llamamos dignidad jurídica de la profesión.

    a) En primer lugar, y como lo veremos con más detalle al ocuparnos de los Derechos Profesionales, cada contrato de un profesionista o estipulación de honorarios es considerado por la Legislación como un contrato de trabajo autónomo, sujeto al justo criterio de la profesión, para cuyo ejercicio el Estado exige un título legítimamente adquirido, reconocido y registrado por la autoridad competente.*

    b) .El profesionista adquiere un "derecho-deber" para el ejercicio de su profesión.

    El derecho se traduce legalmente en libertad para la elección y ejercicio de la profesión, en cuanto significa libertad de trabajo y libertad económica.

    El deber se interpreta, no solamente con el sentido genérico previsto por la Constitución, sino con el sentido específico de la Legislación Profesional, que tiene particularmente prevista la actuación del profesionista; especialmente en el caso de los notarios, magistrados y de Salud Pública, a quienes el Estado considera funcionarios de categoría.

    c) El profesionista adquiere también el "derecho-deber" del secreto profesional; que, por un lado le exime de declaraciones, y por otro, le persigue como reo de revelaciones indebidas, con el agravante del "ejercicio de la profesión."

    d) Los profesionistas universitarios gozan del derecho constitucional de la "libertad sindical"; pero, independientemente, de ésta, son tutelados legalmente por los respectivos "Colegios o Asociaciones Profesionales."

    e) Cuando la responsabilidad profesional coloca al legislador en el duro trance de tener que juzgar la mala actuación de un profesionista, la mayoría de los Códigos le eximen de responsabilidad por una falta leve; y en los casos graves, prefieren ratificar el veredicto de los respectivos colegios profesionales.

    * En México, la Dirección General de Profesiones.

    Nota.-Es una lamentable laguna legislativa (debida, sin duda, a la optimista presunción de posibilidades económicas) la falta de leyes especiales que protejan concretamente el trabajo profesional, en forma análoga a las otras leyes que tutelan el trabajo de los obreros; particularmente en lo que respecta la asistencia, desocupación o ancianidad de los profesionistas.

    21.-La verdadera dignidad profesional. Es la que llamamos intrínseca porque proviene de la misma naturaleza constitutiva de la profesión.

    Toda profesión tiene por fin una prestación de servicios (médicos, abogados) o una producción de bienes (arquitectos, ingenieros). En forma directa o indirecta ambos fines se conjugan simultáneamente en la actividad profesional. Bienes y servicios concretos y específicos, que ninguna otra persona puede prestar, y que constituyen el patrimonio más valioso (aunque no siempre bien estimado) de la vida moderna.

    Pero urge subrayar que no se resuelve la función profesional en la simple prestación de bienes y servicios que benefician a la sociedad a través de los clientes singulares. Es la sociedad misma y el bien común como tal quienes requieren angustiosa y urgentemente

    ese otro aspecto relevante de la función profesional, que es el sentido social de la profesión.

    22.-SENTIDO SOCIAL. No se trata de una simple "sensibilidad social" o de un "sentimentalismo altruista" traído y llevado en las frecuentes arengas retóricas de todos los tipos. Se trata, por el contrario, de una precisa y objetiva responsabilidad que casi universalmente escapa a la conciencia profesional de nuestros días.

    Y aquí debemos mencionar, por justicia, el nombre del eminente Arzobispo de Génova, Cardenal José Siri, de quien son indudablemente las más claras, precisas y profundas orientaciones profesionales de nuestros tiempos; porque nos servimos a destajo de sus ideas expuestas con frecuencia en Congresos Profesionales tanto universitarios como industriales, de resonancia mundial.

    Si examinamos la función profesional le encontramos un doble significado: primero, el constituido por su finalidad específica u objeto propio (que ya vimos en el párrafo 21).

    Segundo, y tal vez más propiamente función: su valor y eficacia en la familia humana, que es en realidad lo que aquí pretendemos destacar vigorosamente y subrayar a nuestros profesionistas.

    23.-¿Qué exige al profesionista el sentido social? Es necesario concretar y precisar los conceptos para evitar la vacía declamación que se ha hecho endémica en los temas sociales.

    Partimos del supuesto establecido anteriormente (No.21): que la profesión es una función natural e indispensable para el normal desarrollo del organismo social; con la peculiaridad de que es una función de "alto nivel" imposible de reemplazar y, por consiguiente, decisiva para la subsistencia y estabilidad de ese organismo.

    ¿Hay algo más que deba tomar en cuenta y que obligue al profesionista en conciencia fuera de los servicios y bienes propios de los fines de cada profesión ?

    La sociedad, como tal, ¿tiene derecho de esperar (por lo tanto, de exigir) algo más que esos bienes yesos servicios ? "

    Este es el nudo de la cuestión, y respondemos en forma categóricamente afirmativa. Y en el empeño de dar la máxima claridad y objetividad a nuestro pensamiento afirmaremos que la función profesional, para alcanzar la dimensión social auténtica y completa, debe tener las siguientes primordiales características :

    A) Función de Selección. Usamos la expresión con desgano, porque quisiéramos encontrar otra fórmula que expresara más adecuadamente tanto el sentido de "élite" social, como el otro sentido activo y ejecutivo de "promoción" social.

    a) En el primer sentido, la selección se opera exclusivamente por factores intelectuales y morales; o sea, por factores libres. En este caso; nada ni nadie mejor que la profesión puede

    dotar a la sociedad de su máxima dimensión de perfectibilidad y desarrollo; observando, de paso, la poca respetabilidad de aquellas tendencias ideológicas que pretenden reducir la

    sociedad y las funciones sociales a simple juego de la materia y de la mecánica.

    b) En el segundo sentido, o sea la selección como "promoción" social. Porque ya es hora de que los profesionistas cobren conciencia y se convenzan definitivamente de que si dejan las elecciones, los escalafones, las presidencias y las determinaciones en manos de las masas, o de los mediocres, o de los politicastros, cuya única ocupación conocida ha sido desde la infancia la holgazanería y la trampa, ellos serán los máximos responsables de la decadencia de una civilización y del hundimiento de la patria.

    24.-B) FUNCIÓN DE SERVICIO. Puede parecer una repetición pero no lo es; porque aquí investigamos si la sociedad, como tal, y el bien común tienen que recibir algo del profesionista, sin que ese algo deba estar compensado económicamente a título de honorarios.

    Siendo la profesión un medio de vida, y no solamente un manantial de satisfacciones espirituales, no se puede concebir, de ordinario, con tanto desinterés como si el profesionista viviera en el limbo. ¡ Sería quimérico y sería socialmente perjudicial!

    Pero el servicio implica en la profesión una actitud que le eleva a un nivel espiritual en el que es natural y frecuente el contacto con el mundo del ideal. y si un verdadero ideal reclama la generosidad y no pocas veces el absoluto desinterés de quien lo posee, la función social de servicio en las profesiones seguirá escribiendo las páginas más brillantes en la verdadera historia de las naciones.

    25.-C) FUNCIÓN DE ORIENTACIÓN. Desde luego, con el medio más natural y sencillo que existe: con el ejemplo.

    Las profesiones constituyen en realidad la vanguardia civil del pensar y del vivir de la comunidad.

    Todos los profesionistas deberían reflexionar sobre el fenómeno desconcertante para su responsabilidad moral: que cada día que transcurre de su actividad, aunque no aumente su influencia sobre las cosas, sí aumenta progresivamente su influencia sobre las personas.

    Desaprovechar esta influencia y, sobre todo, privarla de la acción disciplinada y eficaz de la inteligencia es una seria responsabilidad de la que no es tan fácil desentenderse.

    26.-D) FUNCIÓN DE UNIÓN. Toda función de unión es siempre de coalición y de encuentro, de comprensión y de paz. Los profesionistas hacen por otros o para otros, lo que los otros son incapaces de hacer; de manera que se convierten, sin pretenderlo, en el punto de contacto de las relaciones humanas. Sea cual fuere el sector en que se realiza el contacto, les es sumamente fácil convertirse en vehículo de nuevos contactos, con una gran cosecha de simpatía y con una gran riqueza de crédito humano. De aquí nace naturalmente la vinculación, y la unión.

    Pero hay algo más que decir. Por su carácter universitario la profesión queda fuertemente ligada aun elemento objetivo e invariable; la ley, la ciencia y la cultura.

    Ninguno de estos elementos objetivos es faccioso o parcial o provocativo, si el profesionista no los convierte en instrumento de sus pasiones. En ese caso, habría que admitir la distorsión de la íntima fisonomía social de la profesión, y habría que resignarse a

    la perversión y depravación del más alto tipo de vida civil.

    Cerramos este capítulo con una reflexión que nos hicimos ya muchos años, y que reproducimos sin temor a su problemática exactitud estadística.

    Un tercio de la humanidad va a remolque en la caravana de la vida: niños, mujeres y ancianos.

    Un tercio es fuerza de propulsión y ejecución: jóvenes y obreros.

    Otro tercio es pensamiento y dirección de la caravana.

    El primer puesto, el de remolque, se ocupa inconscientemente o a la fuerza.

    En el segundo, se cobra conciencia de la realidad, y se miden los peligros y consecuencias.

    El tercero, es la misma conciencia de la realidad; y el profesionista no puede eludir, ni aislada ni solidariamente, la tremenda conciencia y responsabilidad que le confiere su privilegiada personalidad de universitario.


    Resumen de la Unidad I

    Moral, Moral y educación, Moral y profesión. 1.1

    La universidad tiene la responsabilidad social de la educación moral. Sería, más que peligroso, indecoroso para un profesionista universitario sumergirse es una casuística específicamente profesional, sin recapacitar previamente sobre los fundamentos filosóficos de la moral.

    b) las características, y c) las condiciones del imperativo moral. El precepto social es impuesto por el medio social. El precepto moral es de naturaleza bien diversa.

    Así no es raro encontrar personas dotadas de un sobresaliente sentido moral, pero casi totalmente desprovistas de sentido social y religioso. Otras, por el contrario, (y es un síntoma peligroso de la vida moderna), están superdotadas de sentido social, con una absurda carencia de sentido moral. Y por fin, (aunque parezca paradójico), existen personas con sentido religioso, pero vacías de sentido moral.

    Para un intelectual o un profesionista no es suficiente ni decoroso conformarse con la comprobación de la existencia de ese imperativo moral que norma su conciencia y su conducta.

    Esa realidad, el imperativo moral, se impone tan espontáneamente al hombre común desprovisto de formación científica, como al universitario más eminente.

    La autonomía interior que supone un acto moral engendra una responsabilidad , a condición de que un ser sea inteligente y le sea posible la intencionalidad, que es la esencia subjetiva del acto moral, que entraña libertad y responsabilidad.

    El sentido moral de un profesionista universitario no puede, por lo tanto, limitarse a una benevolencia altruista y sentimental.

    ÉticaProfesional 1.2

    Concepto de Ética Profesional.

    Siempre recalcamos una vieja advertencia a nuestros alumnos: que la diferencia de nomenclatura entre filosofía moral y ética profesional, y los distintos cursos asignados a esas materias, si son muy ventajosos para la enseñanza, no implican alguna diferencia de moral.

    Tanto la moral natural como la moral más intransigentemente teológica, o desemboca en la vida, o no sirve para nada.

    Ética profesional o moral profesional, se suele definir como la "Ciencia normativa que estudia los deberes y los derechos de los profesionistas en cuanto tales."La moral profesional, en su versión moderna de ética profesional, tal vez debe el éxito de la denominación, en parte a las "Sociedades Éticas" (Society for Ethical Culture), que puso de moda el Dr. En otras palabras: el concepto medular de la ética profesional es el concepto de moralidad. Pero erraría quien hiciera objeto de la ética y responsabilidad profesional solamente a las obligaciones impuestas por la moral o el derecho natural, con exclusión de cualquier otra exigencia de índole jurídica o social.

    2) La sociedad; entendida como solidaridad humana dentro de cualquier orden.

    De aquí la importancia que daremos a la "dignidad personal," al tratar de la competencia moral del profesionista.

    13.-La importancia de la ética profesional puede considerarse en el orden especulativo o en el orden práctico.

    Es la hora de la decisión vital; porque si su moral está bien pertrechada espiritualmente, se resuelve a luchar ya ser fermento de renovación humana en todos los órdenes. Por otra parte, la función específica de la actividad profesional consiste en establecer o restablecer el orden necesario al bien común.

    Profesión y profesionistas. 1.3

    Una nota sobre el trabajo.

    CONCEPTO DE PROFESIÓN. (No hace mucho en Australia los obreros reclamaban salario extra por trabajos que ellos consideraban "humillantes": ¡descargar artefactos sanitarios! )

    Advertimos de una vez claramente: que cuando usamos las palabras profesión, profesional o profesionista, a secas, nos referimos a las "Profesiones Universitarias," o profesiones que suponen un título universitario para ejercerlas. Profesión es una capacidad cualificada, requerida por el bien común, con peculiares posibilidades económico-sociales.

    Va1e la pena hacer un análisis para medir la dimensión y densidad de la profesión, porque esas son, exactamente, las medidas de la responsabilidad profesional.

    E) Económico-Sociales. Además, esos dos órdenes completan la órbita en que puede desenvolverse la actividad y dignidad profesional. Segunda: "Lo Que es la actividad profesional."

    Dignidad y sentido social de la profesión 1.4

    DIGNIDAD DE LA PROFESIÓN.

    El profesionista adquiere un "derecho-deber" para el ejercicio de su profesión.

    * En México, la Dirección General de Profesiones.

    La verdadera dignidad profesional. Es la sociedad misma y el bien común como tal quienes requieren angustiosa y urgentemente

    ese otro aspecto relevante de la función profesional, que es el sentido social de la profesión.

    SENTIDO SOCIAL. b) En el segundo sentido, o sea la selección como "promoción" social.

    FUNCIÓN DE SERVICIO.

    Actividades complementarias de aprendizaje

    El alumno investigará de manera individual, el código de ética profesional de su carrera asimismo redactará su propio código y realizará las respectivas comparaciones, para su análisis.

    Tomando en cuenta los conceptos fundamentales.

    Moral

    Ética profesional

    Profesión y profesional

    Dignidad y sentido social de la profesión

    Autoevaluación:

  • Define el concepto de moral y ética.

  • ¿Cuál es la diferencia de profesión, profesionista y profesional?

  • ¿En que consiste la dignidad profesional variable?

  • Explica cuál es la verdadera dignidad profesional

  • ¿Qué exige al profesionista el sentido social?

  • ¿Qué son los valores éticos?

  • Haz una lista de 10 ejemplos de ética profesional para tu carrera

  • ¿Qué relación existe entre la moral y la religión?

  • ¿Cuáles son los agentes moralizadores del individuo?

  • ¿Quiénes son los que tienen la responsabilidad natural y la capacidad de fomentar los primeros valores?

  • Glosario:

    Etimología.

    (Del lat. etymologĭa, y este del gr. ἐτυμολογία).

    1. f. Origen de las palabras, razón de su existencia, de su significación y de su forma.

    2. f. Especialidad lingüística que estudia el origen de las palabras consideradas en dichos aspectos.

    Holgazán, na.

    (Quizá del ár. hisp. kaslán, y este del ár. clás. kaslān, infl. por holgar; cf. gall. lacazán).

    1. adj. Dicho de una persona: Vagabunda y ociosa, que no quiere trabajar. U. t. c. s.

    Moral.

    (Del lat. morālis).

    1. adj. Perteneciente o relativo a las acciones o caracteres de las personas, desde el punto de vista de la bondad o malicia.

    2. adj. Que no pertenece al campo de los sentidos, por ser de la apreciación del entendimiento o de la conciencia. Prueba, certidumbre moral

    3. adj. Que no concierne al orden jurídico, sino al fuero interno o al respeto humano. Aunque el pago no era exigible, tenía obligación moral de hacerlo

    4. f. Ciencia que trata del bien en general, y de las acciones humanas en orden a su bondad o malicia.

    5. f. Conjunto de facultades del espíritu, por contraposición a físico.

    6. f. Ánimos, arrestos.

    7. f. Estado de ánimo, individual o colectivo.

    8. f. En relación a las tropas, o en el deporte, espíritu, o confianza en la victoria.

    Objetivo de la Unidad II

    Al finalizar la unidad el alumno conocerá los factores del éxito profesional en su vida diaria.

     

     Temario detallado

    Unidad II Factores del éxito profesional.

     

    2.1.- Atrévete a ser sensato

    2.2.- El sentido de la honradez

    2.3.- La integridad, factor del éxito

    2.4.- La importancia de la sencillez

    2.5.- La esencia de la virtud

    Introducción:

    La Unidad II, presenta los factores que debemos tomar en cuenta para lograr el éxito profesional y personal.

    Considerándolo de vital importancia e indispensable en todos los

    roles de nuestra vida; llegando a la integridad como factor de éxito.

    En diversas ocasiones, nos hemos percatado que la sensatez,

    Honradez, integridad, sencillez y la virtud, son valores que se han ido perdiendo, sobre todo en los profesionistas de hoy en día, es por eso que hemos considerado todos estos puntos indispensables para la formación de los estudiantes.

    Realizarán reportes de lectura para el enriquecimiento de los temas y fomentarles el hábito de la lectura.

    Atrévete a Ser Sensato. 2.1

    Objetivo: El alumno valorara la sensatez como un elemento de éxito laboral


    H

    ace muchos años el gran poeta romano Horacio decía: “atrévete a ser sensato.

    Empieza hoy. El que pospone la hora de vivir como debe ser igual al rustico que para pasar un río espera a que acabe de correr toda el agua”. No olvides nuca este consejo. Frente al problema que para ti representara vivir de acuerdo con tus convicciones, estas palabras pueden serte de verdadera ayuda. Ya descubrirás que con frecuencia en la vida hallamos toda clase de trabas. Veras como muchas veces, sujetos a un estado de cosas, o de alma, o de conducta, no es fácil sacudir la inercia y preferimos dejarnos estar en la condición en que nos encontramos, a sabiendas de que al hacerlo cometemos un error. Nos falta valor para ser sensatos. Seguimos en la inacción, conscientes de que debiéramos remover de nosotros todo aquello que nos impide obrar de acuerdo con la verdad y la conciencia. A veces se entabla en el corazón una lucha entre la conciencia, que nos insta a reaccionar como debemos en el tiempo que debemos hacerlo, y nuestro temor a lanzarnos a una acción que podría crearnos dificultades y, tal vez, impopularidad. A veces, cuando por fin nos decidimos a obrar ya es demasiado tarde. Paso nuestra oportunidad y deberemos seguir arrastrando nuestra medianía. Si estas verdades son de inmenso valor en lo que se refiere al aspecto material e intelectual de la vida, ¡de cuanto más valor son cuanto se aplican a nuestro problema espiritual y al hecho de que podríamos librarnos de las mil trabas y prejuicios que pliegan nuestras alas espirituales y nos impiden ascender a la cumbre desde la cual podríamos mirar cara a cara al mismo sol!

    Debes de atreverte a hacer las cosas en el momento en que debas hacerlas y como deben ser hechas. ¡Que nunca te falten la decisión y el valor necesarios para hacer una resolución que te aleje del mal y que ponga en tu corazón y tu conciencia a tono con el bien! Y una vez hecha esa resolución, atrévete a vivir de acuerdo con ella todos los días de tu vida. No te bastara desear ser bueno. Con la ayuda de Dios debes serlo. Ya lo decía Napoleón “no se ganan batallas con buenos deseos”.

    En una carta anterior te he hablado acerca del valor. Pues bien, para ser sensatos cuando los demás desprecian el serlo, hace falta valor. Que este no te falte nunca. Atrévete a luchar contra la medianía, contra la vulgaridad, contra la rutina, contra el dejarse estar. Te he citado mas de una vez las palabras verdaderamente inspiradas, que dicen: “En las vocaciones humildes de la vida hay mas de un trabajador que sigue pacientemente la rutina de sus tareas diarias, inconsciente de que hay en él facultades latentes que, puestas en acción, le colocarían entre los grandes del mundo”.

    ¡Cuantas personas no se atreven a seguir los dictados de su conciencia y pudiendo ser grandes, sobre todo grandes ante los ojos del Todopoderoso, siguen viviendo una vida infructífera, sordos al llamamiento del bien y de la nobleza, miopes ante las magnificas y conmovedoras oportunidades que les presenta la vida! Si te atreves a ser sensato verás que lo que parece imposible, se convierte en una realidad. Decía Rochefoucauld: “Hay pocas cosas verdaderamente imposibles, y más que los medios para lograrlas, nos hace falta realizar el trabajo necesario”.

    Si, hijo mío, atrévete siempre a rechazar el mal y a llamarlo por su verdadero nombre. El mal, aunque se vista con ropajes atrayentes y se lo disfrace con una aureola de falsa luz, sigue siendo mal: el buen juicio, la sensatez, te dirá que debes rechazarlo, que debes alejarlo de tu vida.

    ¡Cuantas veces no solamente no se le rechaza sino que hasta se lo mima y se lo protege!.

    Atrévete siempre a ser fuerte contra el mal. No sigas la línea del menor esfuerzo. No te dejes llevar por el ejemplo de los necios. Atrévete a negarte a escuchar lo que tus oídos no deban oír. Sé capaz de negarte a hablar lo que tus labios no deban pronunciar. Niégate a pensar lo que no deba contaminarte tu mente, ni debilitarla. Decídete a vivir de acuerdo con el espíritu del bien, claramente trazado en las paginas del libro divino. En esas paginas sagradas hallaras el valor para atreverte a vivir según los principios de la justicia y la rectitud. En ellas aprenderás a no temer el que dirán. Recuerda que conocer una verdad sin vivirla es peor que ignorarla. ¡Nunca caigas en la cobardía de permitir que la opinión o la actitud de quines se complacen el mal determinen tu norma de conducta! ¡recuerda el ejemplo del máximo Jesús de Nazaret! No hay otro superior a él. En medio de la hostilidad y la persecución se mantuvo inconmovible en su camino hasta llegar a la cruz del calvario. Nada lo desvió de su deber, ni altero su divina sensatez. Hijo mío, al entrar en la vida, hazlo decidido a ser sensato, es decir, prudente, cuerdo y valiente. Debes serlo frente a la inseguridad que encontraras en el mundo.

    La incertidumbre parece haber minado aun las instituciones que en un tiempo parecían inconmovibles. Ya hemos aprendido y ya lo comprobaras tu con el correr de los días que las tormentas que se desaten sobre la tierra pueden arrasarlo todo. Por eso hará falta ser sensato. Y la prueba máxima de la sensatez consiste en contar con la presencia y el poder del Todopoderoso Jesucristo. Con él en tu corazón te sentirás plenamente seguro. Serás sensato frente a la burla, frente a la incredulidad, frente a la persecución y frente a la misma muerte. Serás sensato frente a la cruz del calvario y sabrás considerarla desde el ángulo más conveniente a tu vida espiritual.

    Que Dios te ayude, hijo mío, a ser sensato en todo tiempo. No esperes nunca una oportunidad fuera para serlo. Selo siempre. Que Dios te ayude para que la sensatez sea una característica prominente de tu carácter.


    El Sentido De La Honradez 2.2

    Objetivo: El alumno valorara la honradez como un elemento de éxito laboral


    F

    íjate un ideal ennoble-cedor, busca la bendición del cielo y luego lucha con tesón hasta alcanzarlo. Pero no te equivo-ques pensando haberlo logrado cuando todavía no hayas llegado a él. No te conformes con la suposición que ya eres lo que esperaste ser, cuando en realidad estás todavía de serlo. Una moneda falsa puede parecer mucho a la verdadera, pero no por eso deja de ser una imitación. Podrá engañar a cierto numero de personas, pero su fin es inevitable: ojos expertos descubrirán la verdad y esa moneda ira a ocupar el lugar entre las cosas inútiles, y hasta peligrosas. Alguien a dicho que el hombre es una imitación de lo que debería ser. En esta definición, hay indudablemente mucho pesimismo. Sin embargo debe servir para poner en guardia, no contra otros sino contra ti mismo. Ha dicho Émerson.

    “Tomad el lugar de la actitud que os corresponda y todos os acatarán. El mundo deja de cada cual se tase así mismo “ Tu valor esta determinado por tu conducta intima y no por tus distintas circunstancias exteriores de la vida. Todas ellas no son más que accidentes que, antes o después, pasaran, pero tú quedarás. Lo que realmente seas permanecerá para siempre contigo.

    Hace muchos años dijo el filósofo Séneca: “Deben medirse los hombres por su conducta, no por sus funciones. La conducta es obra de cada uno, la función la impone la suerte.

    No te rodees de falsa aureola que la soberbia proporciona quienes se dejan engañar por ella. Algunos cuando son soberbios creen ser fuertes. Cuídate de ese peligro. No caigas en la vanidad de suponer que el eje en torno al cual gira el mundo eres tú la soberbia es una de las principales causas en la vida, pocas personas hay tan antipáticas como quien la padece. Una de las fuentes de la soberbia es el amor propio desmesurado. No hijo mío, las personas del verdadero valor no necesitan ningún valor para destacarse. Lo hacen naturalmente, sin esfuerzo alguno.

    “Una onza de vanidad deteriora un quintal de mérito “.

    En causas tu vida por caminos que produzcan verdadera satisfacción. El engreído vivirá siempre con el alma poblada de humo. Será una carga que los demás sufrirán con mucha dificultad. Mantener ese mundo artificial que proporciona ala soberbia y la infatuación, cuesta tanto, exige un esfuerzo tan continuado y agotador, y carácter termina por agriarse y la persona sea hace intratable y difícil de sufrir.

    Mídete hijo mío, con una medida exacta por que eso es honrado, y busca las cosas, la sana alegría y el gozo que las cosas tienen. ¡ Cuantos arrastran una vejez prematura por que no saben vivir, por que ajan el tesoro de su juventud y lo deforma la fuerza de actitudes y sentimientos ficticios!.

    Gregorio Marañón ha dicho: a la postre del joven Serra viejo sino muere antes, si sabes serlo conservara los valores transcendentes de su pasada juventud sobre el tesoro de su actual experiencia y sabiduría.

    “Por eso, cuando alguien me dice, como un mérito que es joven, le respondo siempre que eso probablemente, no le interesa nadie mas que a él.

    “! Cuántas veces el joven se jacta de serlo -que casi siempre es lo menos dotado de autentica juventud- nos descubre a las primeras palabras, el alma poblada de arrugas y canas!”.

    Ya te lo he dicho antes te lo repito ahora que la más pura de verdadero gozo y de genuina alegría misma que proporciona el libro sagrado que se conoce como la sagrada escritura. Nada hay superior a el. Su mensaje es tan grandioso tan extraordinario, que llega a lo mas profundo del corazón. Contiene la

    Enseñanza del Jesús de Nazaret y no del Cristo deformado quienes lo conciben de acuerdo a sus propios conceptos o debilidades. En el santo libro, el maestro ofrece toda la genuina alegría que surge a la verdadera practica de la religión. En ella dice Jesús: “Bien buen siervo fiel, sobre poco ha sido fiel, sobre mucho te pondré entra en el gozo de tu Señor”

    (San mateo 25:21).

    Jesús promete gozo y golpes al pecho, alegría, satisfacción y plenitud y no sufrimiento y pesimismo, ni saco y cilicio.

    Busca en el sagrado libro la norma de tu vida y honradez y si lo haces tus días serán más placenteros mas llenos de optimismo tu juventud Serra mas real y permanente. Hijo mío en estas cartas te voy diciendo las cosas que pienso y siento. Te he dicho ya que la vida a la cual entras te reserva conquistas placeres y obligaciones descubre cuanto antes cuales son los deberes de la vida,

    Solo así podrás cumplirlos cabalmente.

    Se dice que en cierta oportunidad Alejandro dumas, hijo, declaro: “ es fácil cumplir con el deber , difícil, a veces es saber cual es”. Pero las sagradas escrituras los deberes se hallan claramente determinados y se te ofrecen toda la ayuda del cielo para cumplirlos. Una de las responsabilidades de tu honradez que debes cuidar mas celosamente es la que se relaciona con tus palabras. Que siempre sean honradas e integras. Ya sabes que abecés las palabras pueden hacer mas mal que el peor de los actos alguien ha dicho: “pongo el mismo cuidado en no decirle aúna mujer a un hombre una mala palabra que se le podía darles una moneda falsa”.

    Hallarás hijo mío que hay quienes son capaces de abstenerse en usar palabras indecorosas cuando están frente a los demás, pero que suponen que cuando ellas no están presentes, tienen plena libertad de hablar términos desmedidos, chabacanos y hasta faltos de moral.¿Te acuerdas del famoso general Grant, el héroe de la guerra de secesión de los Estados Unidos de América? Ya sabes que se distinguió por su honradez y honestidad de su carácter. Jamás se le oyó proferir una sola palabra indebida y paso por sus labios la menor falsa de delicadeza.

    Cuando fue presidente de los estados unidos, nunca quiso firmar un nombramiento cuando sabias que la persona propuesta era de dudosa moralidad. En cierta ocasión estaba con unos amigos, cuando la conversación recayó en temas escabrosos y de moral dudosa: “Perdonen ustedes caballeros, yo me retiro”.

    Durante la guerra de Secesión uno de los generales del estado mayor entró en la tierra de campaña donde de casualidad estaba en general y con aire dijo a los que estaban allí sentados: “he de contarles un caso curioso ahora que no hay señoras presentes, Grant le atajó la palabra diciéndole: “Es verdad no hay señoras, pero hay caballeros”.

    Nunca olvides el proverbio oriental que dice: “Los hombres tienen una ventaja sobre los animales la palabra. Pero si las palabras no son discretas, es preferible el animal al hombre.

    Se dice que cierto día se presento un joven a la escuela elocuencia de Sócrates solicitando ser admitido como discípulo y todo que le indicara cuanto debía pagar. Sócrates lo escucho atentamente y luego le indico lo que debía pagar, ya que debía pagar el doble.

    ¡Como! -exclamo sorprendido el joven ¿siendo yo solo quiere que pague como dos?

    -es que -explico Sócrates, aunque eres uno tendré que trabajar contigo mas que con dos.

    -pero, ¿por qué?

    • Pues es muy sencillo. Los demás solo les enseño hablar, y a ti tengo también enseñarte a callar.

    ¿Entiendes la moraleja que hay en esto?

    Mas, por encima de todo esta la enseñanza del señor Jesucristo. En el sermón de la montaña dijo en forma terminante: “mas sea vuestro hablar: sí sí,

    No no, porque es mas de esto, de mal procede (san mateo 5:37).

    Habiendo dicho estas cosas es necesario ir algo mas lejos, esto es que nadie podrá hablar bien si piensa bien. Nadie podrá decir cosas buenas si tiene pensamientos malos. y es que en fin de cuentas nuestras palabras son expresiones de nuestro ser interior. Y se manifiesta abierta o vedadamente. Somos lo que hablamos. Escucha lo que dijo el maestro: ¡Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar bien siendo malos? Por que la bonanza del corazón habla la boca, el hombre bueno, buen tesoro el corazón saca buenas cosas; y el hombre malo del corazón, saca cosas malas. Mas yo os digo que toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Por que sus palabras serán justificada y por tus palabras serás condenado (san mateo 12:34,37).

    Las palabras condenan o salvan por que son la expresión de nuestro carácter es lo que se juzga en el individuo.

    “El hombre bueno -dijo el maestro -el buen tesoro del corazón saca buenas cosas”.Recuérdalo siempre hijo mío. Que tu corazón sea bueno, noble y honrado para que produzcas cosas buenas.

    Se integró y honrado y el Todopoderoso te ayudará a serlo si le demandas tu ayuda y fuerza. Voy cierta mente otra vez las siguientes palabras inspiradas que tu conoces muy bien y que son caras de corazón: “La mayor necesidad del mundo es de hombres que no se vendan ni se compren, hombres que sean sinceros y honrados en lo mas intimo de sus almas, hombres que no teman dar al pecado que le corresponde, hombres cuya conciencia sea tan leal al deber, como la brújula al polo, hombres que mantengan la justicia aunque se desplomen loa cielos.” ( La educación, Pág. 54).

    Que Dios te ayude a ser un hombre honrado e integro, a quien nada ni nadie pueda desviarte de tu deber. Que el cumplimiento de ese deber sea esencial en tu vida.

    Cuenta Nemesio García Naranjo que cuando el mariscal Ney, después del desastre de Waterloo, era juzgado en Paris por el delito de alta traición, su defensor tuvo la ocurrencia de hacer notar al tribunal que el príncipe de Moscovia no había nacido en Francia, sino en Sarreluis, que entonces formaba parte del ducado de Luxemburgo y luego fue territorio de Prucia. Ya arguyo que no siendo francés tampoco era súbdito de Luis XVIII, y por tanto no había cometido el delito de alta traición. El argumentó era hábil e irrefutable. Pero el primero en rechazarlo fue el propio reo, que se levanto indignado del banquillo y dijo en tono airado:

    • Prefiero morir como francés, que salvarme amparado por otra bandera.

    ¿ Cómo hubiese preferido el mariscal Ney hombre de principios comprar su salvación y su libertad, mediante un subterfugio que hubiese sido la negación por lo cual había combatido toda su vida?

    Cuando los Estados Unidos termino en guerra civil, una compañía de seguros le propuso al general Robert E. Lee la presidencia de la empresa sin el sueldo notablemente alto. El general explico a los a los directores de la compañía mencionada que ignoraba todo referente al negocio de seguros de vida y que por lo tanto la renumeración que le ofrecía era exagerada. Le correspondió que no pretendía que supiese mucho sobre loa seguros, que solo le interesaba hacer uso de su nombre.

    Y bien señores - repuso Lee - si mi nombre es tan valioso ¿ No creen ustedes que debo usar con sumo cuidado?

    Rechazo el ofrecimiento que se le había hecho y acepto la defección del pequeño colegio con el sueldo de mil quinientos dólares anuales.

    Hijo mío inspírate en estos ejemplos y sobre todo en el magnifico

    e incorporable ejemplo de Jesús de Nazaret vive de acuerdo a tus principios de tu corazón y producirás buenas obras pensamientos nobles y palabras de las cuales no tendrás que avergonzarte.


    La Integridad Factor De Éxito 2.3

    Objetivo : el alumno valorará la integridad como un elemento de éxito laboral


    A

    l repasar las paginas antiguas del más venerable de los libros, las Sagradas Escrituras, encontramos un relato que impresiona profundamente. Tu conoces esa historia. Se trata de la vida de Job. No hay otro personaje en quien la integridad se manifieste de una manera mas acendrada que en él. Job gozaba de todas las ventajas que la vida puede ofrece: una buena familia, riquezas, salud reputación, amigos.

    Todo el mundo lo reconocía como un hombre integro, pero ¿­ era la suya una integridad fácil, puesto que todo lo tenia y nada le faltaba? Un día triste su buena fortuna pareció comenzar a eclipsarse, Un alevoso atentado lo privo de sus hijos. Perdió luego sus riquezas, sus ovejas, sus camellos y, como si todo esto fuera poco, él, que siempre había gozado de excelente salud, se vio reducido a una condición física lamentable, todo su cuerpo se convirtió en una sola llaga. Y cuando más doloroso era su sufrimiento, su propia esposa, con una crueldad que quizás ella misma no alcanzó a medir, le dijo: ¿ Aún retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete (Job 2:9.).

    Poco después llegaron a visitarle tres de sus mejores amigos. Tenían interés en el bienestar de Job, pero ¡cuan poco lo conocían! Arguyeron largamente con el tratado de probarle que todo el mal que sufría era el resultado de su falta de integridad y de sus pescados. Pero Job todo lo soportó con paciencia. Resistió con mansedumbre y valor calamidades que hubiesen minado la entereza de muchos otros hombres. Escucha, hijo mío, sus propias palabras.”Hasta que muera no quitare de mi mí integridad” (Job 27:5).

    Recuerda estas palabras toda tu vida. Inspírate en este incuestionable ejemplo y que nada te desvié de las altas normas que sabes que debes cumplir. Quien pierde su integridad y su honradez lo ha perdido todo. Se dice que cierto día salieron a pasear juntas la Ciencia, la Fortuna, la Resignación y la integridad. Mientras caminaban dijo la ciencia:

    -Amigas mías, pudiera darse al caso de que nos separáramos unas de otras y sería bueno determinar un lugar donde pudiéramos encontrarnos de nuevo. A mí, podréis encontrarme en la biblioteca de aquel sabio Dr. X, a quien, como sabéis, siempre acompaño.

    -En cuanto a mí -expresó la Fortuna me hallaréis en casa de ese millonario cuyo palacio está en el centro de la ciudad.

    La Resignación por su parte dijo:

    -A mí podréis encontrarme en la pobre y triste choza de aquel buen viejecillo a quien con tanta frecuencia veo y que tanto ha sufrido en la vida.

    Como la Integridad permaneciese callada, sus compañeras le preguntaron:

    -Y a ti, ¿dónde te encontraremos?

    La Integridad, bajando tristemente la cabeza, respondió:

    -A mí, quien una vez me pierde jamás vuelve a encontrarme.

    Dice el sabio Salomón: “El que camina con integridad, anda confiado: mas el que pervierte sus caminos, será quebrantado” (Proverbios 10:9). Comprende que la integridad no es algo que se adquiere de la noche a la mañana. Es el resultado de un ejercicio constante que hace de la vida algo tan luminoso, que no tememos exponerla ante los demás. ¿Recuerdas a Julio Druso, aquel tribuno romano cuya casa tenía tantas ventanas que casi todo el interior de ella estaba expuesto a la mirada de los vecinos? Alguien le ofreció, por cinco talentos, transformarle la casa de manera que todo quedara más privado y menos expuesto a la curiosidad ajena. Druso le contestó: “Yo te daré diez talentos si puedes hacer que en los pocos cuartos en los cuales tal cosa no es posible, pueda verse desde afuera. De esa manera toda la ciudad podría ver de qué manera vivo”.

    Pero, óyelo bien, hijo mío, la verdadera integridad se funda imprescindiblemente en los principios de bien y de moral establecidos por el creador mismo. No aceptes substitutos por buenos que parezcan. Pregúntate: ¿Qué espera Dios de mí? ¿Acaso el Creador ha proporcionado al hombre algo que pueda ser considerado como norma de la integridad? Cuando te hagas estas preguntas, tu mismo te responderás que sí, que Dios le dio necesariamente una norma tal a la humanidad. Se trata de la ley de los Diez Mandamientos.

    Los movimientos de los grandes planetas están regidos por leyes. Hablamos, por ejemplo, de la gravitación universal y decimos que es una fuerza en virtud de la cual todos los cuerpos se atraen unos a otros en razón inversa del cuadrado de sus distancias. Pero todo lo que el hombre ha hecho es comprobar la existencia de esta ley. Quien la estableció fue el Creador. Si dejando lo pavorosamente inmenso vuelves la mirada hacia el mundo de lo infinitamente pequeño, lo hallarás regido por las mismas leyes, y no por otras. En un caso están aplicadas a una esfera universal, en el otro a una esfera microscópica. Y entre esos dos extremos, hallarás que todo está regido por esas mismas leyes. De hecho, al analizar los principios que rigen todas las cosas, comprobamos que “todo tiende a unir, nada a separar”. Eso es precisamente lo que ocurre con el Decálogo divino. Sus cuatro primeros mandamientos tienen por fin unir al hombre con su Creador, y los seis restantes tienden a unir a los hombres entre ellos. Sé que conoces cada uno de los mandamientos de la Ley divina, pero no por eso dejaré de recomendarte que los atesores en tu corazón.

    ¿Has considerado, hijo mío, la grandeza y la perfección de esta ley? Cierta vez un eminente abogado que nunca había leído la Sagrada Escritura y que tenía sus dudas acerca de la existencia de Dios, le pidió a un creyente amigo suyo que le recomendara un libro que pudiera eliminar esas dudas. Su amigo le contestó:

    -Lee la Sagrada Escritura.

    -Lo que quiero -contestó el abogado-, es algún libro que me aclare el contenido de la Sagrada Escritura y que si es posible, termine con mis dudas.

    -Lee la Sagrada Escritura -insistió su amigo-, ese es el libro que necesitas.

    Por fin, el abogado obtuvo, un ejemplar de la Biblia y comenzó su lectura. Un día su amigo fue a visitarlo y lo halló profundamente preocupado.

    -He estado leyendo la Sagrada Escritura -dijo el abogado-, lo último que he leído es la ley de los Diez Mandamientos que está en el libro del Éxodo.

    -Y bien, ¿qué te parece?

    -¿Qué me parece? Te diré la verdad. Durante varias horas he tratado de descubrir algo que pudiera agregársele y no he podido hallarlo. Luego he tratado de descubrir algo que pudiera eliminarse de esa ley y tampoco lo he encontrado. ¡Es perfecta!

    Esto ya lo sabía el Salmista hace muchos siglos. Dijo “La ley de Jehová es perfecta, que vuelve el alma: el testimonio de Jehová, fiel, que hace sabio al pequeño” (Salmo 19:7).

    Si tú tratas de ceñir tu vida a los principios establecidos en los Diez mandamientos, verás cómo, poco a poco, la pureza y la perfección de esas leyes van saturando tu vida hasta que tu carácter se halle modelado de acuerdo con sus principios. Que no haga mella en ti el hecho de que tantas personas pasan por alto los Divinos Principios y hasta los pisotean abiertamente. Si un día la duda llega a tu corazón, todo lo que debes hacer para eliminarla es comparar la vida de aquellos que desechan los mandamientos de Dios con la de quienes los respetan. Verás que toda duda desaparece y llegarás a la misma conclusión a que llegó el Salmista cuando dijo: “¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardad tu palabra” (Salmo 119:9).

    Con todo acierto observaste una vez que hay creyentes que parecen sentir una marcada antipatía hacia la ley de los Diez Mandamientos. Me sorprendió entonces tu observación por su agudeza y exactitud. Te dije en aquella oportunidad, y te lo repito ahora, que desechar la ley de Dios es no comprender plenamente lo que significa la gracia salvadora de Jesucristo. Permíteme explicártelo en pocas palabras: La ley no tiene por finalidad salvar al pecador, puesto que no puede hacerlo. Es una norma, es una meta, es la definición de la integridad del hombre, es la medida a la cual debe aspirarse, es la expresión del carácter de Dios. Pero no tiene poder para salvar a quien transgrede sus mandamientos, así como ninguna ley que condena un delito ordinario en la vida civil puede librar al trasgresor de la condenación que ella misma impone. La condena debe cumplirse para satisfacer las demandas de la ley. Lo mismo ocurre con la ley divina: es la norma, nos muestra los defectos de nuestro carácter, pone al descubierto los pecados en que hemos incurrido y exige una reparación que tiene sólo dos alternativas establecidas claramente por el apóstol Pablo cuando dice: “Porque la paga del pecado es muerte: mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (romanos 6:23).

    Ya lo ves, hijo mío, al transgresor de la ley divina, como resultado de su desobediencia, le espera sólo la muerte, pero puede escapar a esa condenación acogiéndose a los beneficios de la gracia, es decir, aceptando el perdón que generosa y gratuitamente le ofrece el Señor Jesucristo. Él murió en la cruz del Calvario “para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (San Juan 3:16).

    Eso es la gracia. Mas, para que se manifieste, es menester que el ser humano se mire en el espejo de la ley, reconozca sus defectos, vea su pecaminosidad y vaya a nuestro Señor Jesucristo, fuente de la gracia, para que Él lo limpie de pecado.

    Este simple razonamiento te muestra que la ley es eterna, que la fe no la elimina. Por eso dijo San Pablo; “¿Luego deshacemos la ley por la fe? En ninguna manera, antes establecemos la Ley” (Romanos 3:31). Por lo que te digo, comprenderás que tienen muy poca importancia los argumentos que puedas oír acerca de la no vigencia de la ley.

    Los Diez Mandamientos son eternos y son la prueba de nuestra integridad.

    Nuestra naturaleza es débil, el pecado está en todo ser humano, no hay en nosotros fuerzas ni poder para poder observar los mandamientos al pie de la letra; pero, hijo mío, el poder que no hay en nosotros está en el Todo poderoso y él podrá todo el cielo a tu disposición, si quieres serle fiel, si quieres mantenerte íntegro y leal a sus principios.

    Es decir, el Señor te fortalecerá para llevar a cabo, por su gracia, todo lo que no puedas hacer por tus propias fuerzas y sabiduría.

    Por otra parte, ¿ has pensado en los miles los millones de seres humanos que fueron capaces hasta de dar sus vidas por ser fieles a los mandatos divinos y a su integridad? Que este pensamiento te sea un motivo de inspiración y de estímulo para tú también ser fiel.

    ¿Que si todos los mandamientos son de igual obligación? Pero, hijo mío, si hubiera alguno que lo fuera, ¿ por qué lo habría dado a Dios? Hay uno de ellos que , tal vez, sea el que induce a muchos a rechazarlos todos. Me refiero al cuarto, que establece que debe dársele a Dios una séptima parte de nuestro tiempo, un día de reposo de cada siete y que ese día de reposo es el séptimo de la semana, o sea el que conocemos con el nombre de “sábado”. Es el que se guardó durante todo el tiempo del Antiguo Testamento. Es el día que respetó nuestro Señor Jesucristo y del cual se proclamó señor (San Marcos 2:28,29).

    Ese es el día en el que el Salvador reposó en la tumba confirmando así la santidad de esas horas. Es el día que se guardará en el reino de los cielos (Isaías 66:23).

    Sé íntegro, hijo mío, en la observancia de las leyes del Creador, y en particular del mandamiento que se refiere al día de reposo. Nunca te arrepentirás de haber sido leal a los principios divinos. Es posible que algunas ocasiones tu integridad te signifique algunos problemas y sufrimientos, pero no los temas. Si tienes que elegir entre la vida engañosamente fácil que resulta del sacrificio de tus principios o el sufrimiento que te ocasione tu integridad, ni siquiera te permitas la debilidad de la duda: sufre, pero que tu conciencia permanezca entera. Creo haberte contado el caso de aquella familia que vivía en uno de los países de Europa Central. Se trataba de un matrimonio comparativamente joven y de sus tres niños. Un día el esposo asistió a cierta conferencia en la cual se explicó nuestro deber para con Dios y se determinó con claridad nuestra obligación de respetar los Diez Mandamientos y, en particular, el referente al sábado. Ese hombre habló con su esposa, procuraron toda le información posible acerca de este asunto y luego, de común acuerdo, resolvieron ser fieles a Dios y observar el día determinado por Él. La primera consecuencia de esta decisión fue que aquel hombre perdió su empleo. En esos días en los países de Europa Central no era fácil obtener trabajo. Quienes lo perdían no conseguían otro fácilmente. Y así fue nuestro hombre de lugar en lugar, días, semanas y meses, sin colocarse de nuevo. Para poder atender las necesidades urgentes de la familia, una vez que agotaron la reserva económica con que contaban, les fue necesario ir vendiendo las joyas y luego los muebles, hasta que por fin no quedó en aquel hogar nada que vender. El hambre se hizo presente con toda su crueldad. La situación llegó a tal punto que sólo les quedaban dos alternativas que fueron planteadas por aquel hombre cuando con toda claridad le dijo a su esposa:

    -¿Qué haremos? Hemos sido íntegros para con la verdad que aprendimos de la Sagrada Escritura. Perdí mi trabajo.

    Hemos vendido hasta los muebles para poder alimentar a nuestros hijos y para alimentarnos a nosotros mismos. He buscado trabajo con todo empeño y me lo han negado en todo lugar. La razón que me dan es que no pueden concederme empleo a menos que trabaje el sábado. ¿Qué haremos? Sólo veo dos caminos posibles: o vuelvo a trabajar en el día de sábado esperando ser fiel en alguna otra época cuando pueda hacerlo, o seguimos siendo fieles aunque todos muramos.

    -Juan -replicó su esposa- hemos luchado hasta aquí contra la tentación, hemos sido fieles a Dios con toda la fuerza de nuestro corazón. No sabemos por qué Dios ha permitido lo que nos ha ocurrido, pero, sin duda, hay un motivo. Juan ¡sigamos siendo fieles hasta el mismo fin, aun cuando por nuestra integridad todos perdamos la vida!

    -Tienes razón, oremos al Señor una vez más...

    Vayamos ahora por un instante a la oficina del gerente en cuya empresa trabajaba Juan cuando conoció su deber de observar el día sábado. Aquel hombre había realizado una campaña sistemática contra su ex empleado a fin de que no consiguiera trabajo en ningún otro lugar, para así forzarlo a volver a su empresa y obligarlo a trabajar en el día sábado. Pero habían pasado varias semanas sin que se supiera nada de Juan. Y el gerente se preguntaba qué habría sido de él. Por fin, decidió comprobar personalmente la situación de aquella familia y en el acto se puso en camino hacia la casa de Juan. Llegó precisamente en el instante en que la familia, pobre y hambrienta, pero íntegra, se arrodillaba para orar a Dios. Se quedó de pie escuchando junto a la puerta entreabierta, sin que los que estaban adentro sospechasen que alguien los estaba oyendo. Oyó aquellas oraciones con admiración, pero su sorpresa llegó al colmo cuando oyó que tanto Juan como su esposa mencionaban su nombre en la oración y le pedían a Dios que lo bendijera... Cuando la oración hubo terminado, aquel hombre empujó la puerta y entró. El cuadro que se presentó ante su vista era impresionante.

    En todo se revelaba la tragedia que vivía ese hogar. Vio los cuartos vacíos, y la total ausencia de lo más indispensable. Pero pudo ver también en aquellos rostros una resolución inquebrantable de llegar hasta el fin. Profundamente impresionado dijo:

    Juan, perdóname. Yo soy el culpable de esta situación, pues le cerré todas las puertas para que no pudiera conseguir trabajo. Hoy lo lamento sinceramente, pues sé que les he hecho a usted y a su familia un mal irreparable. Y ustedes todavía son capaces de orar por mí. Esto es más profundo de lo que yo puedo comprender.

    Desde mañana vuelva usted a su trabajo y podrá observar su día de reposo. Además, reponga todas las cosas que ha vendido, porque nuestra empresa pagará por todas ellas. Su integridad no tiene explicación humana.

    Fue tan profunda la conmoción que sufrió aquel gerente, que se dio a investigar los motivos por los cuales Juan y su familia habían sido tan fieles a Dios al guardar el sábado, con el resultado de que poco tiempo después también él comenzó a observar el cuarto mandamiento de la ley de Dios, y por lo tanto, a respetar el séptimo día de la semana.

    Nada hay, hijo mío, que pague más altos dividendos que la integridad. Pon tu confianza en Aquel que puede darte la única ayuda que verdaderamente vale; marcha por tu camino respetándolo siempre y respetándote también a ti mismo. Respeta tu carácter, tus principios y tu integridad.

    Y la bendición del Todopoderoso se derramará abundantemente y copiosa sobre ti.


    La importancia de la Sencillez 2.4

    Objetivo : el alumno valorará la sencillez como un elemento de éxito laboral


    Educad en la sencillez natural.

    Los niñitos deberían ser educados con sencillez infantil. Debería enseñarse-les a conformar-se con los deberes sencillos y útiles y los placeres e incidentes naturales a sus años. La niñez corresponde a la hierba de la parábola, y la hierba tiene una belleza peculiar. No se debería forzar en los niños el desarrollo de una madurez precoz, sino que se debería tratar de conservar, tanto tiempo como fuera posible, la frescura y gracia de sus primeros años. Cuanto menos afectada por la excitación artificial y más en armonía con la naturaleza, más favorable será para el vigor físico y mental, y la fuerza espiritual (La Educación, Pág. 103).

    Los padres, mediante su ejemplo, deberían estimular la formación de hábitos de sencillez, y alejar a sus hijos de la vida artificial para conducirlos a la vida natural (Signs of the Times, 2-10-1884).

    Los niños no afectados son más atrayentes.

    Los niños más atrayentes son naturales y sin afectación. No es prudente dar atención especial a los niños... No debe estimularse su vanidad alabando su aspecto, sus palabras o sus acciones. Tampoco debe vestírseles de una manera costosa o vistosa. Esto estimularía en ellos el orgullo y despertaría la envidia en el corazón de sus compañeros. Enseñad a los niños que el verdadero adorno no es exterior. "El adorno de las cuales no sea exterior con encrespamiento del cabello, y atavío de oro, ni en compostura de ropas; sino el hombre del corazón que está encubierto en incorruptible ornato de espíritu agradable y pacífico, lo cual es de grande estima delante de Dios" (1 Ped. 3: 3, 4) (Consejos para los Maestros, Pág. 109).

    El secreto del verdadero encanto.

    Debería enseñarse a las niñas que el verdadero encanto de la femineidad no se encuentra únicamente en la belleza de formas o rasgos, ni en la posesión de habilidades; sino en el espíritu humilde y tranquilo, en la paciencia la generosidad, la bondad y la disposición para trabajar y sufrir por otros. Deberían ser enseñadas a trabajar, a estudiar con algún propósito, a vivir con un objeto, a confiar en Dios y a temerle, y a respetar a sus padres. Luego, a medida que avancen en edad, desarrollarán una mente más pura, tendrán más confianza propia, y serán más apreciadas. Será imposible degradar a una mujer con estas características. Escapará a las tentaciones y a las pruebas que han sido la ruina para tantas mujeres (Health Reformer, diciembre de 1877).

    Semillas de vanidad.

    En muchas familias, las semillas de vanidad y egoísmo se siembran en el corazón de los niños casi desde la infancia. Sus dichos y hechos graciosos son comentados y alabados en su presencia, y repetidos a otros con exageración. Los pequeños advierten esto, y se sienten muy importantes; se atreven a interrumpir las conversaciones, y se tornan audaces y descarados. La adulación y la indulgencia estimulan su vanidad y obstinación, hasta que el jovencito con no poca frecuencia gobierna a toda la familia, incluso al padre y a la madre.

    Las tendencias formadas por esta clase de enseñanza no pueden dejarse de lado a medida que el niño desarrolla su juicio maduro. Se desarrollan con su crecimiento, y lo que habría podido parecer habilidad en el niño, se transforma en rasgos reprochables y malos en el hombre o la mujer. Procuran gobernar a sus compañeros, y si alguno rehúsa someterse a sus deseos, se consideran agraviados e insultados. Esto se debe a que en su niñez se los dañó al acceder a todos sus deseos, en vez de enseñárseles la abnegación necesaria para soportar las dificultades y los trabajos de la vida (Testimonies, tomo 4, Págs. 200, 201).

    No estimuléis el deseo de alabanza.

    Los niños necesitan aprecio, simpatía, y estímulo, pero se debería cuidar de no fomentar en ellos el amor a la alabanza. No es prudente prestarles una consideración especial ni repetir delante de ellos sus agudezas y ocurrencias. El padre o maestro que tiene presente el verdadero ideal de carácter y las posibilidades de éxito, no puede fomentar ni estimular el engreimiento. No alentará en los jóvenes el deseo o empeño de exhibir su habilidad o pericia. El que mira más allá de sí, será humilde, y sin embargo, poseerá una dignidad que no se consterna ni desconcierta ante el fausto exterior ni la grandeza humana (La Educación. Págs. 232, 233).

    Estimulad la sencillez en la alimentación y el vestido.

    Estos [los padres] tienen un sagrado deber que cumplir en cuanto a enseñar a sus hijos a ayudar a llevar las cargas del hogar, a conformarse con alimentos sencillos y ropas aseadas y poco costosas (Consejos para los Maestros, Pág. 122).

    ¡Oh, si los padres y las madres comprendieran que son responsables delante de Dios y que él ha de pedirles cuenta! ¡Qué cambio ocurriría en la ciudad! No se echarían a perder los niños mediante alabanzas y mimos, o se envanecerían mediante la complacencia en el vestido (Review and Herald, 13-4-1897). 130

    Enseñad la sencillez y la confianza.

    Deberíamos enseñar a nuestros hijos lecciones de sencillez y confianza. Deberíamos enseñarles a amar, a temer y a obedecer a su Creador. En todos los planes y los propósitos de la vida, su gloria debería ocupar un lugar sobresaliente; su amor debería ser la motivación principal de cada acción (Id., 13-6-1882).

    Cristo es nuestro ejemplo.

    Jesús, nuestro Redentor, anduvo en la tierra con la dignidad de un rey. Sin embargo, era humilde y manso de corazón. Era una luz y una bendición para cada hogar, porque llevaba alegría, esperanza y ánimo. Ojalá que pudiéramos satisfacernos con menos deseos, con menos esfuerzo en procura de cosas difíciles de obtener con el fin de embellecer nuestros hogares, en tanto que no buscamos aquello que Dios avalúa por encima de las joyas: un espíritu humilde y tranquilo. La gracia de la sencillez, la humildad y el verdadero afecto, harían un paraíso del hogar más humilde. Es mejor soportar alegremente cada inconveniente que despojarse de la paz y el contentamiento (Testimonies, tomo 4, Pág. 622 )


    La Esencia de la Virtud 2.5

    Objetivo: el alumno valorará la virtud como un elemento de éxito laboral.


    L

    a virtud es otra propiedad de los actos honestos, en cuanto que se repiten y dejan en el sujeto una huella que facilita la buena conducta.

    Sin embargo, no todos aprecian la virtud como un valor moral positivo. A pesar de que la misma palabra esta significando fuerza, energía, virilidad, frecuentemente se han hecho caricaturas de las diferentes virtudes, considerándolas en el mismo nivel de la gazmoñería, de la mojigatería, de la timidez o la hipocresía.

    Por eso es necesario definir con mayor precisión la esencia de la virtud aclarar los malentendidos y describir las principales virtudes concretas que el hombre de hecho posee.

    1.- Definición de la virtud:

  • La virtud es una cualidad. En primer lugar, no debe confundirse la virtud y el acto honesto. Una persona puede realizar actos honestos sin tener virtud. Esta es una cualidad que inclina y facilita la relación de dichos actos.

  • Cualidad adquirida: Este dato es de mucha importancia. No hay virtudes innatas todas deben adquirirse a base de esfuerzo y repetición.

  • Cierto es que el hombre puede tener algunas predisposiciones favorables desde el nacimiento pero en todo caso tales predisposiciones solo están en potencia y no se convierten en virtud hasta se que se actualizan de un modo voluntario.

    La virtud (como todo valor moral) depende de la actualización voluntaria y libre del sujeto. Otros valores pueden heredarse, más no la virtud.

  • Es una cualidad estable. Las virtudes son hábitos buenos según la definición aristotélica se adquieren y poseen una cierta estabilidad en la persona, susceptible de incrementarse lentamente de una modo positivo o negativo. Generalmente se manifiesta como una línea de conducta más o menos característica de tal individuo.

  • Facilita el acto honesto. Aquí esta el efecto de la virtud: Quien la posee tiene mayor facilidad de actuar bien; lo hace con agrado y además, puede realizar actos que, sin ella seria imposible.

  • De todo lo cual surge la siguiente definición de la virtud: Es una cualidad estable y adquirida que facilita el acto honesto.

    2.- La teoría aristotélica sobre la virtud.

    Aristóteles definía la virtud como un hábito bueno la definición es correcta, siempre que por habito se entienda una cualidad estable tal como la hemos descrito ya . En cambio, modernamente se entiende por habito una costumbre automática, casi mecánica, que reside en el sistema nervioso o en los músculos. Y ciertamente, la virtud no es lo mismo que automatismo.

    También se lee en Aristóteles la teoría del termino medio en la virtud. Efectivamente en la mayoría de los casos para poseer una virtud se debe tener cuidado de no caer en los extremos. Así como la valentía esta en medio de la cobardía y de la temeridad; la virtud del ahorro debe ocupar un puesto de la medio entre la tacañería y el despilfarro sin embargo téngase en cuenta que esta teoría del termino medio no puede aplicarse a las virtudes sobre naturales ( fe, esperanza y caridad), cuyo objeto es DIOS y, por lo tanto, nunca podría el hombre excederse en confianza y amor hacia el tampoco habría que confundidor ese termino con la mediocridad; esta es una actitud comodona; en cambio, el termino medio aristotélico es una cumbre entre dos vertientes muy difícil de conquistar.

    3.- Las principales virtudes.

    Las virtudes pueden ser naturales (prudencia, justicia, fortaleza y templanza) o sobre naturales (fe, esperanza y caridad), según que correspondan al nivel humano o estén por encima de las capacidades propias de la naturaleza del hombre también se dividen en intelectuales ( prudencia, ciencia, arte, templaza), según que residan en los apetitos o en la inteligencia.

    Pero sobre todo, las virtudes morales hacen al hombre bueno. No es posible usarlas mal. En cambio, las virtudes intelectuales solo hacen bueno al hombre en cierto aspecto Y, en algunos casos podrían estar en contra del valor moral.

  • Prudencia. Es la virtud de la razón , por la que el hombre sabe lo que hay que hacer o evitar el momento presente.

  • El hombre prudente tiene una actitud especial para darse cuenta de las circunstancias concretas que lo afectan y que pueden influir en sus decisiones libres. El prudente sabe aprovechar las diferencias pasadas. Y acerca del futuro, sabe prever y proveer. Sabe actuar con rapidez cuando las circunstancias lo ameritan: y, en otros casos se tomara su tiempo para meditar y elegir concienzudamente.

    En fin, la prudencia no debe confundirse con el temor o el exceso de precauciones: esta en un termino medio entre l precipitación y la excesiva cautela.

  • Justicia. Consiste en dar a cada uno lo que le corresponde. Una persona que, de modo constante respeta los derechos ajenos y le da a cada uno lo que se debe tiene la virtud de la justicia.

  • Se puede considerar tres clases principales de justicia: Conmutativa, distributiva, ilegal o social.

    Justicia conmutativa.- La que rige las relaciones entre personas particulares.

    Justicia distributiva.- Rige las relaciones entre la sociedad y el súbdito. Queda a cargo de los gobernantes, quienes deben distribuir lo beneficios y las cargas de la sociedad, entre los diferentes súbditos, por ejemplo los impuestos.

    Justicia legal o social.- Rige las relaciones del individuo con respecto a la sociedad. Es la voluntad de actuar en atención al bien común. Tiene importantes aplicaciones en el terreno económico, tal como se estudiara en un capitulo posterior.

  • Fortaleza. Es la firmeza del alma, capaz de vencer las dificultades propias de la vida.

  • El hombre con fortaleza tiene facilidad para sobre ponerse a los obstáculos y penalidades que se encargan a lo largo de la vida; es perseverante y paciente tiene grandeza de alma ( magnanimidad ).

    Se pone a la temeridad y a la cobardía. Es contraria a la timidez y a la desesperación y a la ambición exagerada.

  • Templanza. Es la virtud cuyo objeto consiste en moderar los placeres sensibles.

  • Puede tomar la forma de sobriedad, en lo que se refiere al gusto por los alimentos y las bebidas. O bien que se llama castidad, cuando modera el instinto sexual.

    La humildad es también una forma de templanza puesto que modera al gusto excesivo por la propia fama y la gloria.



    Libro de los Proverbios

    (Capítulo 31)

    Palabras de Lemuel

    1

    Palabras de Lemuel, rey de Massá, que le enseñó su madre.

    2

    "Hijo mío, hijo de mis entrañas,

    hijo de mis votos,

    3

    "No gastes tu fuerza con mujeres,

    ni tus caminos con la que destruyen a los reyes.

    4

    "No es de reyes, oh Lemuel, no es de reyes beber vino,

    ni de los príncipes las bebidas fuertes;

    5

    "no sea que bebiendo olviden la Ley,

    y desatiendan el derecho de los afligidos.

    6

    "Dad la bebida fuerte al desfallecido,

    y el vino al amargado.

    7

    "Beban, y olviden su necesidad,

    y no se acuerden más de su miseria.

    8

    "Abre tu boca en favor del mudo,

    en el juicio de todos los desvalidos.

    9

    "Abre tu boca, juzga con justicia,

    defiende el derecho del pobre y del menesteroso".

    La esposa ejemplar

    10

    Mujer virtuosa, ¿quién la hallará?

    Su valor excede mucho a las piedras preciosas.

    11

    El corazón de su esposo está en ella confiado,

    y nada valioso le falta.

    12

    Ella le da bien y no mal,

    todos los días de su vida.

    13

    Busca lana y lino,

    y con voluntad trabaja con sus manos.

    14

    Es como nave de mercader,

    trae su pan de lejos.

    15

    Se levanta aun de noche, y provee comida a su familia,

    y labor a sus criadas.

    16

    Inspecciona un campo y lo compra.

    Y con el fruto de sus manos planta una viña.

    17

    Ciñe sus lomos de fuerza,

    y sus brazos de vigor.

    18

    Percibe que su trabajo va bien,

    y su lámpara no se apaga de noche.

    19

    Aplica sus manos al huso,

    y sus palmas sostienen la rueca.

    20

    Alarga su mano al pobre y al menesteroso.

    21

    No teme a la nieve por su familia,

    porque todos están vestidos de ropas dobles.


    22

    Ella misma teje cubrecamas,

    y se viste de lino fino y púrpura.

    23

    Su esposo es respetado en las puertas,

    cuando se sienta con los ancianos del lugar.

    24

    Hace telas y cinturones, y los vende al mercader.

    25

    Se viste de fuerza y dignidad,

    y sonríe ante el día de mañana.

    26

    Abre su boca con sabiduría, y su lengua enseña con bondad.

    27

    Considera los caminos de su casa,

    y no come el pan de balde.

    28

    Se levantan sus hijos y la llaman dichosa;

    y su esposo la alaba, diciendo:

    29

    "Hay muchas mujeres virtuosas, pero tú las superas a todas".

    30

    Engañosa es la gracia, y fugaz la hermosura;

    la mujer que teme al Eterno, ésa es alabada.

    31

    Dadle el fruto de sus manos,

    alábenla sus obras ante el pueblo

    Resumen de la Unidad II

    Atrévete a Ser Sensato. 2.1

    Hace muchos años el gran poeta romano Horacio decía: “atrévete a ser sensato. Nos falta valor para ser sensatos.

    No te bastara desear ser bueno. Con la ayuda de Dios debes serlo. Pues bien, para ser sensatos cuando los demás desprecian el serlo, hace falta valor.

    Atrévete siempre a ser fuerte contra el mal. Hijo mío, al entrar en la vida, hazlo decidido a ser sensato, es decir, prudente, cuerdo y valiente. Por eso hará falta ser sensato.

    Que Dios te ayude, hijo mío, a ser sensato en todo tiempo. Alguien a dicho que el hombre es una imitación de lo que debería ser. En esta definición, hay indudablemente mucho pesimismo. Algunos cuando son soberbios creen ser fuertes. No hijo mío, las personas del verdadero valor no necesitan ningún valor para destacarse.

    En causas tu vida por caminos que produzcan verdadera satisfacción. Nada hay superior a el. Te he dicho ya que la vida a la cual entras te reserva conquistas placeres y obligaciones descubre cuanto antes cuales son los deberes de la vida,

    Solo así podrás cumplirlos cabalmente.

    Nunca olvides el proverbio oriental que dice: “Los hombres tienen una ventaja sobre los animales la palabra. Pero si las palabras no son discretas, es preferible el animal al hombre.

    y es que en fin de cuentas nuestras palabras son expresiones de nuestro ser interior. “El hombre bueno -dijo el maestro -el buen tesoro del corazón saca buenas cosas”.Recuérdalo siempre hijo mío. Voy cierta mente otra vez las siguientes palabras inspiradas que tu conoces muy bien y que son caras de corazón: “La mayor necesidad del mundo es de hombres que no se vendan ni se compren, hombres que sean sinceros y honrados en lo mas intimo de sus almas, hombres que no teman dar al pecado que le corresponde, hombres cuya conciencia sea tan leal al deber, como la brújula al polo, hombres que mantengan la justicia aunque se desplomen loa cielos.” Que Dios te ayude a ser un hombre honrado e integro, a quien nada ni nadie pueda desviarte de tu deber. El argumentó era hábil e irrefutable.

    El Sentido De La Honradez 2.2

    F

    íjate un ideal ennoble-cedor, busca la bendición del cielo y luego lucha con tesón hasta alcanzarlo. Pero no te equivo-ques pensando haberlo logrado cuando todavía no hayas llegado a él. No te conformes con la suposición que ya eres lo que esperaste ser, cuando en realidad estás todavía de serlo. Una moneda falsa puede parecer mucho a la verdadera, pero no por eso deja de ser una imitación. Podrá engañar a cierto numero de personas, pero su fin es inevitable: ojos expertos descubrirán la verdad y esa moneda ira a ocupar el lugar entre las cosas inútiles, y hasta peligrosas. Alguien a dicho que el hombre es una imitación de lo que debería ser. En esta definición, hay indudablemente mucho pesimismo. Sin embargo debe servir para poner en guardia, no contra otros sino contra ti mismo. Ha dicho Émerson.

    “Tomad el lugar de la actitud que os corresponda y todos os acatarán. El mundo deja de cada cual se tase así mismo “ Tu valor esta determinado por tu conducta intima y no por tus distintas circunstancias exteriores de la vida. Todas ellas no son más que accidentes que, antes o después, pasaran, pero tú quedarás. Lo que realmente seas permanecerá para siempre contigo.

    Hace muchos años dijo el filósofo Séneca: “Deben medirse los hombres por su conducta, no por sus funciones. La conducta es obra de cada uno, la función la impone la suerte.

    No te rodees de falsa aureola que la soberbia proporciona quienes se dejan engañar por ella. Algunos cuando son soberbios creen ser fuertes. Cuídate de ese peligro. No caigas en la vanidad de suponer que el eje en torno al cual gira el mundo eres tú la soberbia es una de las principales causas en la vida, pocas personas hay tan antipáticas como quien la padece. Una de las fuentes de la soberbia es el amor propio desmesurado. No hijo mío, las personas del verdadero valor no necesitan ningún valor para destacarse. Lo hacen naturalmente, sin esfuerzo alguno.

    “Una onza de vanidad deteriora un quintal de mérito “.

    La Integridad Factor De Éxito 2.3

    Se trata de la vida de Job. Escucha, hijo mío, sus propias palabras.” Recuerda estas palabras toda tu vida. Pero, óyelo bien, hijo mío, la verdadera integridad se funda imprescindiblemente en los principios de bien y de moral establecidos por el creador mismo. Se trata de la ley de los Diez Mandamientos.

    Pero todo lo que el hombre ha hecho es comprobar la existencia de esta ley.

    Su amigo le contestó:

    -Lee la Sagrada Escritura.

    Los Diez Mandamientos son eternos y son la prueba de nuestra integridad.

    Por otra parte, ¿ has pensado en los miles los millones de seres humanos que fueron capaces hasta de dar sus vidas por ser fieles a los mandatos divinos y a su integridad? Que este pensamiento te sea un motivo de inspiración y de estímulo para tú también ser fiel.

    En esos días en los países de Europa Central no era fácil obtener trabajo. El cuadro que se presentó ante su vista era impresionante.

    Y ustedes todavía son capaces de orar por mí. Su integridad no tiene explicación humana.

    Nada hay, hijo mío, que pague más altos dividendos que la integridad. Respeta tu carácter, tus principios y tu integridad.

    Los niñitos deberían ser educados con sencillez infantil. Los niños no afectados son más atrayentes.

    Los niños más atrayentes son naturales y sin afectación. Sin embargo, era humilde y manso de corazón.

    La importancia de la Sencillez 2.4

    Educad en la sencillez natural.

    Los niñitos deberían ser educados con sencillez infantil. Debería enseñarse-les a conformar-se con los deberes sencillos y útiles y los placeres e incidentes naturales a sus años. La niñez corresponde a la hierba de la parábola, y la hierba tiene una belleza peculiar. No se debería forzar en los niños el desarrollo de una madurez precoz, sino que se debería tratar de conservar, tanto tiempo como fuera posible, la frescura y gracia de sus primeros años. Cuanto menos afectada por la excitación artificial y más en armonía con la naturaleza, más favorable será para el vigor físico y mental, y la fuerza espiritual (La Educación, Pág. 103).

    Los padres, mediante su ejemplo, deberían estimular la formación de hábitos de sencillez, y alejar a sus hijos de la vida artificial para conducirlos a la vida natural (Signs of the Times, 2-10-1884).

    Los niños no afectados son más atrayentes.

    Los niños más atrayentes son naturales y sin afectación. No es prudente dar atención especial a los niños... No debe estimularse su vanidad alabando su aspecto, sus palabras o sus acciones. Tampoco debe vestírseles de una manera costosa o vistosa. Esto estimularía en ellos el orgullo y despertaría la envidia en el corazón de sus compañeros. Enseñad a los niños que el verdadero adorno no es exterior. "El adorno de las cuales no sea exterior con encrespamiento del cabello, y atavío de oro, ni en compostura de ropas; sino el hombre del corazón que está encubierto en incorruptible ornato de espíritu agradable y pacífico, lo cual es de grande estima delante de Dios" (1 Ped. 3: 3, 4) (Consejos para los Maestros, Pág. 109).

    El secreto del verdadero encanto.

    Debería enseñarse a las niñas que el verdadero encanto de la femineidad no se encuentra únicamente en la belleza de formas o rasgos, ni en la posesión de habilidades; sino en el espíritu humilde y tranquilo, en la paciencia la generosidad, la bondad y la disposición para trabajar y sufrir por otros. Deberían ser enseñadas a trabajar, a estudiar con algún propósito, a vivir con un objeto, a confiar en Dios y a temerle, y a respetar a sus padres. Luego, a medida que avancen en edad, desarrollarán una mente más pura, tendrán más confianza propia, y serán más apreciadas. Será imposible degradar a una mujer con estas características. Escapará a las tentaciones y a las pruebas que han sido la ruina para tantas mujeres (Health Reformer, diciembre de 1877)

    La virtud es otra propiedad de los actos honestos, en cuanto que se repiten y dejan en el sujeto una huella que facilita la buena conducta.

    Sin embargo, no todos aprecian la virtud como un valor moral positivo. A pesar de que la misma palabra esta significando fuerza, energía, virilidad, frecuentemente se han hecho caricaturas de las diferentes virtudes, considerándolas en el mismo nivel de la gazmoñería, de la mojigatería, de la timidez o la hipocresía.

    Por eso es necesario definir con mayor precisión la esencia de la virtud aclarar los malentendidos y describir las principales virtudes concretas que el hombre de hecho posee.

    La Esencia de la Virtud 2.5

    1.- Definición de la virtud:

  • La virtud es una cualidad. En primer lugar, no debe confundirse la virtud y el acto honesto. Una persona puede realizar actos honestos sin tener virtud. Esta es una cualidad que inclina y facilita la relación de dichos actos.

  • Cualidad adquirida: Este dato es de mucha importancia. No hay virtudes innatas todas deben adquirirse a base de esfuerzo y repetición.

  • Cierto es que el hombre puede tener algunas predisposiciones favorables desde el nacimiento pero en todo caso tales predisposiciones solo están en potencia y no se convierten en virtud hasta se que se actualizan de un modo voluntario.

    La virtud (como todo valor moral) depende de la actualización voluntaria y libre del sujeto. Otros valores pueden heredarse, más no la virtud.

  • Es una cualidad estable. Las virtudes son hábitos buenos según la definición aristotélica se adquieren y poseen una cierta estabilidad en la persona, susceptible de incrementarse lentamente de una modo positivo o negativo. Generalmente se manifiesta como una línea de conducta más o menos característica de tal individuo.

  • Facilita el acto honesto. Aquí esta el efecto de la virtud: Quien la posee tiene mayor facilidad de actuar bien; lo hace con agrado y además, puede realizar actos que, sin ella seria imposible.

  • De todo lo cual surge la siguiente definición de la virtud: Es una cualidad estable y adquirida que facilita el acto honesto.


    ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS DE APRENDIZAJE

  • Discutir en equipos la importancia de los factores del éxito.

  • Identificar las diferencias entre profesión, profesionista y profesional.

  • Hacer una lista de 10 ejemplos de los valores éticos.

  • Realizar reportes de lectura de los temas analizados.

  • Buscar y analizar biografías de personajes de la historia que lograron el éxito profesional

  • Comentarios en clase a través de las técnicas grupales.

  • Análisis de las principales virtudes en el ámbito laboral

  • AUTOEVALUACIÓN Unidad II

    Subraya la respuesta correcta, de acuerdo a las lecturas realizadas del material asignado.

    1.- Es la virtud de la razón, por la que el hombre sabe lo que hay que hacer o evitar el momento presente.

    a) Sensatez b) Prudencia c) Justicia

    2.-Definía la virtud como un hábito bueno.

    a) Platón b) Demóstenes c) Aristóteles

    3.-Es la virtud cuyo objeto consiste en moderar los placeres sensibles.

    a) Templanza b) Justicia c) Fortaleza

    4.-Es la firmeza del alma, capaz de vencer las dificultades de la vida.

    a) Templanza b) Justicia c) Fortaleza

    5.- Son eternos y son la prueba de nuestra integridad

    a) Los valores b) los principios c) los 10 mandamientos

    6.- Filósofo que dijo: “los hombres deben medirse por su conducta, no por sus funciones””

    a) Sócrates b) Séneca c) Aristóteles

    7.- Rige las relaciones del individuo, con respecto a la sociedad.

    a) Justicia distributiva b) Justicia legal o social c) Justicia conmutativa.

    8.- Es la que rige las relaciones entre personas particulares.

    a) Justicia distributiva b) Justicia legal o social c) Justicia conmutativa

    9.- Queda a cargo de los gobernantes, quienes deben distribuir los beneficios y las cargas de la sociedad.

    a) Justicia distributiva b) Justicia legal o social c) Justicia conmutativa

    10.-”La mayor necesidad del mundo, es la de hombres que no se vendan ni se compren, hombres que se mantengan de parte de la justicia, aunque se desplomen los cielos” frase expresada por...

    a) Samuel Smiles b) Elena G. White c) Félix Cortés

    Glosario

    honradez.

    (De honrado).

  • f. Rectitud de ánimo, integridad en el obrar.

  • integridad.

    (Del lat. integrĭtas, -ātis).

    1. f. Cualidad de íntegro.

    2. f. Pureza de las vírgenes.

    sencillez.

  • f. Cualidad de sencillo.

  • sensato, ta.

    (Del lat. sensātus).

  • adj. Prudente, cuerdo, de buen juicio.

  • virtud.

    (Del lat. virtus, -ūtis).

    1. f. Actividad o fuerza de las cosas para producir o causar sus efectos.

    2. f. Eficacia de una cosa para conservar o restablecer la salud corporal.

    3. f. Fuerza, vigor o valor.

    4. f. Poder o potestad de obrar.

    5. f. Integridad de ánimo y bondad de vida.

    6. f. Disposición constante del alma para las acciones conformes a la ley moral.

    7. f. Acción virtuosa o recto modo de proceder.

    8. f. pl. Rel. Espíritus bienaventurados, cuyo nombre indica fuerza viril e indomable para cumplir las operaciones divinas. Forman el quinto coro.

    ESTRUCTURA DE LA UNIDAD III

    En esta unidad se hará un bosquejo general de la ética y su relación con otras ciencias; partiendo desde el punto de vista teológico, familiar, económico, civil y social.

    para alcanzar el éxito profesional, debemos comenzar por definir cuál será nuestra meta por alcanzar, identificando las necesidades de los que nos rodean.

    Sobre todo hacer conciencia en los diferentes roles que nos

    Corresponde participar y así lograr una vida de éxito en todos los aspectos de nuestra vida.

    A simismo elaborarán un mapa comparativo de las cualidades

    Negativas y positivas de los maestros de la UVG y la redacción

    De un ensayo de los temas vistos.

    Objetivo de unidad

    Al finalizar la unidad el alumno demostrará en su vida práctica la realización moral y espiritual.

    La Ética Teológica 3.1

    Objetivo : EL ALUMNO ANALIZARA LA ETICA TEOLOGICA Y SU INFLUENCIA EN SU PROFESION


    La ley Dada a Israel

    P

    oco tiempo después de acampar junto al Sinaí, se le indicó a Moisés que subiera al monte a encontrarse con Dios. Trepó solo el escabroso y empinado sendero, y llegó cerca de la nube que señalaba el lugar donde estaba Jehová. Israel iba a entrar ahora en una relación más estrecha y más peculiar con el Altísimo, iba a ser recibido como iglesia y como nación bajo el gobierno de Dios. El mensaje que se le dio a Moisés para el pueblo fue el siguiente: "Vosotros visteis lo que hice a los Egipcios, y cómo os tomé sobre alas de águilas, y os he traído a mí. Ahora pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra. Y vosotros seréis mi reino de sacerdotes, y gente santa." (Véase Éxodo 19-25)

    Moisés regresó al campamento, y reuniendo a los ancianos de Israel, les repitió el mensaje divino. Su contestación fue: "Todo lo que Jehová ha dicho haremos." Así concertaron un solemne pacto con Dios, prometiendo aceptarle como su Soberano, por lo cual se convirtieron, en sentido especial, en súbditos de su autoridad.

    Nuevamente el caudillo ascendió a la montaña; y el Señor le dijo: "He aquí, yo vengo a ti en una nube espesa, para que el pueblo oiga mientras yo hablo contigo, y también para que te crean para siempre. "Cuando encontraban dificultades en su camino, se sentían tentados a murmurar contra Moisés y Aarón y a acusarlos de haber sacado las huestes de Israel de Egipto para destruirlas. El Señor iba a honrar a Moisés ante ellas, para inducir al pueblo a confiar en sus instrucciones y a cumplirlas.

    Dios se propuso hacer de la ocasión en que iba a pronunciar su ley una escena de imponente grandeza, en consonancia con el exaltado carácter de esa ley. El pueblo debía comprender que todo lo relacionado con el servicio de Dios debe considerarse con gran reverencia. El Señor dijo a Moisés: "Ve al pueblo, y santifícalos hoy y mañana, y laven sus vestidos; y estén apercibidos para el día tercero, porque al tercer día Jehová descenderá, a ojos de todo el pueblo, sobre el monte de Sinaí." Durante esos días, todos debían dedicar su tiempo a prepararse solemnemente para aparecer ante Dios. Sus personas y sus ropas debían estar libres de toda impureza. Y cuando Moisés les señalara sus pecados, ellos debían humillarse, ayunar y orar, para que sus corazones pudieran ser limpiados de iniquidad.

    Se hicieron los preparativos conforme al mandato; y obedeciendo otra orden posterior, Moisés mandó colocar una barrera alrededor del monte, para que ni las personas ni las bestias entraran al sagrado recinto. Quien se atreviera siquiera a tocarlo, moriría instantáneamente.

    A la mañana del tercer día, cuando los ojos de todo el pueblo estaban vueltos hacia el monte, la cúspide se cubrió de una espesa nube que se fue tornando más negra y más densa, y descendió lista que toda la montaña quedó envuelta en tinieblas y en pavoroso misterio. Entonces se escuchó un sonido como de trompeta, que llamaba al pueblo a encontrarse con Dios; y Moisés los condujo hasta el pie del monte. De la espesa obscuridad surgían vividos relámpagos, mientras el fragor de los truenos retumbaba en las alturas circundantes. "Y todo el monte de Sinaí humeaba, porque Jehová había descendido sobre él en fuego: y el humo de él subía como el humo de un horno, y todo el monte se estremeció en gran manera." "Y el parecer de la gloria de Jehová era como un fuego abrasador en la cumbre del monte," ante los ojos de la multitud allí congregada. "Y el sonido de la bocina iba esforzándose en extremo." Tan terribles eran las señales de la presencia de Jehová que las huestes de Israel temblaron de miedo, y cayeron sobre sus rostros ante el Señor. Aun Moisés exclamó: "Estoy asombrado y temblando" (Heb. 12: 21.)

    Entonces los truenos cesaron; ya no se oyó la trompeta; y la tierra quedó quieta. Hubo un plazo de solemne silencio y entonces se oyó la voz de Dios. Rodeado, de un séquito de ángeles, el Señor, envuelto en espesa obscuridad, habló desde el monte y dio a conocer su ley. Moisés, al describir la escena, dice: "Jehová vino de Sinaí, y de Seir les esclareció; resplandeció del monte de Parán, y vino con diez mil santos: a su diestra la ley de fuego para ellos. Aun amó los pueblos; todos sus santos en tu mano: ellos también se llegaron a tus pies: recibieron de tus dichos." (Deut. 33:2, 3.)

    Jehová se reveló, no sólo en su tremenda majestad como juez y legislador, sino también como compasivo guardián de su pueblo: "Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de siervos." Aquel a quien ya conocían como su guía y libertador, quien los había sacado de Egipto, abriéndoles un camino en la mar, derrotando a Faraón y a sus huestes, quien había demostrado que estaba por sobre los dioses de Egipto, era el que ahora proclamaba su ley.

    La ley no se proclamó en esa ocasión para beneficio exclusivo de los hebreos. Dios los honró haciéndolos guardianes y custodios de su ley; pero habían de tenerla como un santo legado para todo el mundo. Los preceptos del Decálogo se adaptan a toda la humanidad, y se dieron para la instrucción y el gobierno de todos. Son diez preceptos, breves, abarcantes, y autorizados, que incluyen los deberes del hombre hacia Dios y hacia sus semejantes; y todos se basan en el gran principio fundamental del amor. "Amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y de todas tus fuerzas, y de todo tu entendimiento; y a tu prójimo como a ti mismo." (Luc. 10: 27; véase también Deut. 6:4, 5; Lev. 19: 18.) En los diez mandamientos estos principios se expresan en detalle, y se presentan en forma aplicable a la condición y circunstancias del hombre.

    "No tendrás otros dioses delante de mí."*

    Jehová, el eterno, el que posee existencia propia, el no creado, el que es la fuente de todo y el que lo sustenta todo, es el único que tiene derecho a la veneración y adoración supremas. Se prohibe al hombre dar a cualquier otro objeto el primer lugar en sus afectos o en su servicio. Cualquier cosa que nos atraiga y que tienda a disminuir nuestro amor a Dios o que impida que le rindamos el debido servicio es para nosotros un dios.

    "No harás para ti imagen de escultura, ni figura alguna de las cosas que hay arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni de las que hay en las aguas debajo de la tierra. No las adorarás ni rendirás culto."

    Este segundo mandamiento prohibe adorar al verdadero Dios mediante imágenes o figuras. Muchas naciones paganas aseveraban que sus imágenes no eran mas que figuras o símbolos mediante los cuales adoraban a la Deidad; pero Dios declaró que tal culto es un pecado. El tratar de representar al Eterno mediante objetos materiales degrada el concepto que el hombre tiene de Dios. La mente, apartada de la infinita perfección de Jehová, es atraída hacia la criatura más bien que hacia el Creador, y el hombre se degrada a sí mismo en la medida en que rebaja su concepto de Dios.

    "Yo soy el Señor Dios tuyo, el fuerte, el celoso." La relación estrecha y sagrada de Dios con su pueblo se representa mediante el símbolo del matrimonio. Puesto que la idolatría es adulterio espiritual, el desagrado de Dios bien puede llamarse celos.

    "Que castigo la maldad de los padres en los hijos hasta la tercera y cuarta generación, de aquellos, digo, que me aborrecen." Es inevitable que los hijos sufran las consecuencias de la maldad de sus padres, pero no son castigados por la culpa de sus padres, a no ser que participen de los pecados de éstos. Sin embargo, generalmente los hijos siguen los pasos de sus padres. Por la herencia y por el ejemplo, los hijos llegan a ser participantes de los pecados de sus progenitores. Las malas inclinaciones, el apetito pervertido, la moralidad depravada, además de las enfermedades y la degeneración física, se transmiten como un legado de padres a hijos, hasta la tercera y cuarta generación. Esta terrible verdad debiera tener un poder solemne para impedir que los hombres sigan una conducta pecaminosa.

    "Y que uso de misericordia hasta millares de generaciones con los que me aman y guardan mis mandamientos." El segundo mandamiento, al prohibir la adoración de falsos dioses, demanda que se adore al Dios verdadero. Y a los que son fieles en servir al Señor se les promete misericordia, no sólo hasta la tercera y cuarta generación, que es el tiempo que su ira amenaza a los que le odian, sino hasta la milésima generación.

    "No tomarás en vano el nombre del Señor tu Dios: porque no dejará el Señor sin castigo al que tomare en vano el nombre del Señor Dios suyo."

    Este mandamiento no sólo prohibe el jurar en falso y las blasfemias tan comunes, sino también el uso del nombre de Dios de una manera frívola o descuidada, sin considerar su tremendo significado. Deshonramos a Dios cuando mencionamos su nombre en la conversación ordinaria, cuando apelamos a él por asuntos triviales, cuando repetimos su nombre con frecuencia y sin reflexión. "Santo y terrible es su nombre." (Sal. 111: 19.) Todos debieran meditar en su majestad, su pureza, y su santidad, para que el corazón comprenda su exaltado carácter; y su santo nombre se pronuncie con respeto y solemnidad.

    "Acuérdate de santificar el día de sábado. Los seis días trabajarás, y harás todas tus labores: mas el día séptimo es sábado, o fiesta del Señor Dios tuyo. Ningún trabajo harás en él, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu criado, ni tu criada, ni tus bestias de carga, ni el extranjero que habita dentro de tus puertas o poblaciones. Por cuanto el Señor en seis días hizo el cielo, y la tierra, y el mar, y todas las cosas que hay en ellos, y descansó en el día séptimo: por esto bendijo el Señor el día sábado, y le santificó."

    Aquí no se presenta el sábado como una institución nueva, sino como establecido en el tiempo de la creación del mundo. Hay que recordar y observar el sábado como monumento de la obra del Creador. Al señalar a Dios como el Hacedor de los cielos y de la tierra, el sábado distingue al verdadero Dios de todos los falsos dioses. Todos los que guardan el séptimo día demuestran al hacerlo que son adoradores de Jehová. Así el sábado será la señal de lealtad del hombre hacia Dios mientras haya en la tierra quien le sirva.

    El cuarto mandamiento es, entre todos los diez, el único que contiene tanto el nombre como el título del Legislador. Es el único que establece por autoridad de quién se dio la ley. Así, contiene el sello de Dios, puesto en su ley como prueba de su autenticidad y de su vigencia.

    Dios ha dado a los hombres seis días en que trabajar, y requiere que su trabajo sea hecho durante esos seis días laborables. En el sábado pueden hacerse las obras absolutamente necesarias y las de misericordia. A los enfermos y dolientes hay que cuidarlos todos los días, pero se ha de evitar rigurosamente toda labor innecesaria. "Si retrajeras del sábado tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y al sábado llamares delicias, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no haciendo tus caminos, ni buscando tu voluntad." (Isa. 58: 13.) No acaba aquí la prohibición. "Ni hablando tus palabras," dice el profeta.

    Los que durante el sábado hablan de negocios o hacen proyectos, son considerados por Dios como si realmente realizaran transacciones comerciales. Para santificar el sábado, no debiéramos siquiera permitir que nuestros pensamientos se detengan en cosas de carácter mundanal. Y el mandamiento incluye a todos los que están dentro de nuestras puertas. Los habitantes de la casa deben dejar sus negocios terrenales durante las horas sagradas. Todos debieran estar unidos para honrar a Dios y servirle voluntariamente en su santo día.

    "Honra a tu padre y a tu madre, para que vivas largos años sobre la tierra que te ha de dar el Señor Dios tuyo."

    Se debe a los padres mayor grado de amor y respeto que a ninguna otra persona. Dios mismo, que les impuso la responsabilidad de guiar las almas puestas bajo su cuidado, ordenó que durante los primeros años de la vida, los padres estén en lugar de Dios respecto a sus hijos. El que desecha la legítima autoridad de sus padres, desecha la autoridad de Dios. El quinto mandamiento no sólo requiere que los hijos sean respetuosos, sumisos y obedientes a sus padres, sino que también los amen y sean tiernos con ellos, que alivien sus cuidados. que escuden su reputación, y que les ayuden y consuelen en su vejez. También encarga sean considerados con los ministros y gobernantes, y con todos aquellos en quienes Dios ha delegado autoridad.

    Este es, dice el apóstol, "el primer mandamiento con promesa" (Efes. 6: 2.) Para Israel, que esperaba entrar pronto en Canaán, esto significaba la promesa de que los obedientes vivirían largos años en aquella buena tierra; pero tiene un significado más amplio, pues incluye a todo el Israel de Dios, y promete la vida eterna sobre la tierra, cuando ésta sea librada de la maldición del pecado.

    "No matarás."

    Todo acto de injusticia que contribuya a abreviar la vida. el espíritu de odio y de venganza, o el abrigar cualquier pasión que se traduzca en hechos perjudiciales para nuestros semejantes o que nos lleve siquiera a desearles mal, pues "cualquiera que aborrece a su hermano, es homicida" (1 Juan 3: 15), todo descuido egoísta que nos haga olvidar a los menesterosos y dolientes, toda satisfacción del apetito, o privación innecesaria, o labor excesiva que tienda a perjudicar la salud; todas estas cosas son, en mayor o menor grado, violaciones del sexto mandamiento.

    "No fornicarás."

    Este mandamiento no sólo prohibe las acciones impuras, sino también los pensamientos y los deseos sensuales, y toda práctica que tienda a excitarlos. Exige pureza no sólo de la vida exterior, sino también en las intenciones secretas y en las emociones del corazón. Cristo, al enseñar cuán abarcante es la obligación de guardar la ley de Dios, declaró que los malos pensamientos y las miradas concupiscentes son tan ciertamente pecados como el acto ilícito.

    "No hurtarás."

    Esta prohibición incluye tanto los pecados públicos como los privados. El octavo mandamiento condena el robo de hombres y el tráfico de esclavos, y prohibe las guerras de conquista. Condena el hurto y el robo. Exige estricta integridad en los más mínimos pormenores de los asuntos de la vida. Prohibe la excesiva ganancia en el comercio, y requiere el pago de las deudas y de salarios justos. Implica que toda tentativa de sacar provecho de la ignorancia, debilidad, o desgracia de los demás, se anota como un fraude en los registros del cielo.

    "No levantarás falso testimonio contra tu prójimo."

    La mentira acerca de cualquier asunto, todo intento o propósito de engañar a nuestro prójimo, están incluidos en este mandamiento. La falsedad consiste en la intención de engañar. Mediante una mirada, un ademán, una expresión del semblante, se puede mentir tan eficazmente como si se usaran palabras. Toda exageración intencionada, toda insinuación o palabras indirectas dichas con el fin de producir un concepto erróneo o exagerado, hasta la exposición de los hechos de manera que den una idea equivocada, todo esto es mentir. Este precepto prohibe todo intento de dañar la reputación de nuestros semejantes por medio de tergiversaciones o suposiciones malintencionadas, mediante calumnias o chismes. Hasta la supresión intencional de la verdad, hecha con el fin de perjudicar a otros, es una violación del noveno mandamiento.

    "No codiciarás la casa de tu prójimo: ni desearás su mujer, ni esclavo, ni esclava, ni buey, ni asno, ni cosa alguna de las que le pertenecen."

    El décimo mandamiento ataca la raíz misma de todos los pecados, al prohibir el deseo egoísta, del cual nace el acto pecaminoso. El que, obedeciendo a la ley de Dios, se abstiene de abrigar hasta el deseo pecaminoso de poseer lo que pertenece a otro, no será culpable de un mal acto contra sus semejantes.

    Tales fueron los sagrados preceptos del Decálogo, pronunciados entre truenos y llamas, y en medio de un despliegue maravilloso del poder y de la majestad del gran Legislador. Dios acompañó la proclamación de su ley con manifestaciones de su poder y su gloria, para que su pueblo no olvidara nunca la escena, y para que abrigara profunda veneración hacia el Autor de la ley, Creador de los cielos y de la tierra. También quería revelar a todos los hombres la santidad, la importancia y la perpetuidad de su ley.

    El pueblo de Israel estaba anonadado de terror. El inmenso poder de las declaraciones de Dios parecía superior a lo que sus temblorosos corazones podían soportar. Cuando se les presentó la gran norma de la justicia divina, comprendieron como nunca antes el carácter ofensivo del pecado y de su propia culpabilidad ante los ojos de un Dios santo. Huyeron del monte con miedo y santo respeto. La multitud clamó a Moisés: "Habla tú con nosotros, que nosotros oiremos; mas no hable Dios con nosotros, porque no muramos." Su caudillo respondió: "No temáis; que por probaros vino Dios, y porque su temor esté en vuestra presencia para que no pequéis." El pueblo, sin embargo, permaneció a la distancia, presenciando la escena con terror, mientras Moisés "se llegó a la oscuridad, en la cual estaba Dios."

    La mente del pueblo, cegada y envilecida por la servidumbre y el paganismo, no estaba preparada para apreciar plenamente los abarcantes principios de los diez preceptos de Dios. Para que las obligaciones del Decálogo pudieran ser mejor comprendidas y ejecutadas, se añadieron otros preceptos, que ilustraban y aplicaban los principios de los diez mandamientos. Estas leyes se llamaron "derechos," porque fueron trazadas con infinita sabiduría y equidad, y porque los magistrados habían de juzgar según ellas. A diferencia de los diez mandamientos, estos "derechos" fueron dados en privado a Moisés, quien había de comunicarlos al pueblo.

    La primera de estas leyes se refería a los siervos. En los tiempos antiguos algunas veces los criminales eran vendidos como esclavos por los jueces; en algunos casos los deudores eran vendidos por sus acreedores; y la pobreza obligaba a algunas personas a venderse a sí mismas o a sus hijos. Pero un hebreo no se podía vender como esclavo por toda la vida. El término de su servicio se limitaba a seis años; en el séptimo año había de ser puesto en libertad. El robo de hombres, el homicidio intencional y la rebelión contra la autoridad de los padres, habían de castigarse con la muerte. Era permitido tener esclavos de origen no israelita, pero la vida y las personas de ellos se protegían con todo rigor. El matador de un esclavo debía ser castigado; y cuando el esclavo sufría algún perjuicio a manos de su amo, aunque no fuera más que la pérdida de un diente, tenía derecho a la libertad.

    Los israelitas mismos habían sido siervos poco antes, y ahora que iban a tener siervos, debían guardarse de dar rienda suelta al espíritu de crueldad que los había hecho sufrir a ellos bajo sus amos egipcios. El recuerdo de su propia amarga servidumbre debía capacitarlos para comprender la situación del siervo, para ser bondadosos y compasivos, y tratar a los otros como ellos quisieran ser tratados.

    Los derechos de las viudas y los huérfanos se salvaguardaban en forma especial y se recomendaba una tierna consideración hacia ellos por su condición desamparada. "Si tú llegas a afligirle, y él a mí clamare, ciertamente oiré yo su clamor -declaró el Señor;- y mi furor se encenderá, y os mataré a cuchillo, y vuestras mujeres serán viudas, y huérfanos vuestros hijos." Los extranjeros que se unieran con Israel debían ser protegidos del agravio o la opresión. "Y no angustiarás al extranjero: pues vosotros sabéis cómo se halla el alma del extranjero, ya que extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto."

    Se prohibió tomar usura de los pobres. Si a un pobre se le quitaba su vestido o su frazada como prenda, se le habían de devolver al anochecer. El culpable de un robo, tenía que devolver el doble.

    Se ordenó que se respetara a los jueces y a los jefes; y a los jueces se les prohibió pervertir el derecho, ayudar a una causa falsa, o aceptar sobornos. Se prohibieron la calumnia y la difamación, y se ordenó obrar con bondad, hasta para con los enemigos personales.

    Nuevamente se le recordó al pueblo su sagrada obligación de observar el sábado. Se designaron fiestas anuales, en las cuales todos los hombres de la nación debían congregarse ante el Señor, y llevarle sus ofrendas de gratitud, y las primicias de la abundancia que él les diera. Fue declarado el objeto de todos estos reglamentos: no servirían meramente para ejercer una soberanía arbitraria, sino para el bien de Israel. El Señor dijo: "Habéis de serme varones santos," dignos de ser reconocidos por un Dios santo.

    Estos "derechos" debían ser escritos por Moisés y junto con los diez mandamientos, para cuya explicación fueron dados, debían ser cuidadosamente atesorados como fundamento de la ley nacional y como condición del cumplimiento de las promesas de Dios a Israel.

    Se le dio entonces el siguiente mensaje de parte de Jehová: "He aquí yo envío el Ángel delante de ti para que te guarde en el camino, y te introduzca en el lugar que yo he preparado. Guárdate delante de él, y oye su voz; no le seas rebelde; porque él no perdonará vuestra rebelión: porque mi nombre está en él. Pero si en verdad oyeres su voz, e hicieres todo lo que yo te dijere, seré enemigo a tus enemigos, y afligiré a los que te afligieron."

    Durante todo el peregrinaje de Israel, Cristo, desde la columna de nube y fuego, fue su guía. Mientras tenían símbolos que señalaban al Salvador que vendría, también tenían un Salvador presente, que daba mandamientos al pueblo por medio de Moisés y que les fue presentado como el único medio de bendición.

    Al descender del monte, Moisés "contó al pueblo todas las palabras de Jehová, y todos los derechos: y todo el pueblo respondió a una voz, y dijeron: Ejecutaremos todas las palabras que Jehová ha dicho." Esta promesa, junto con las palabras del Señor que ellos se comprometían a obedecer, fueron escritas por Moisés en un libro.

    Entonces se procedió a ratificar el pacto. Se construyó un altar al pie del monte, y junto a él se levantaron doce columnas "según las doce tribus de Israel," como testimonio de que aceptaban su pacto. En seguida, jóvenes escogidos para ese servicio, presentaron sacrificios a Dios.

    Después de rociar el altar con la sangre de las ofrendas, Moisés tomó "el libro de la alianza, y leyó a oídos del pueblo." En esta forma fueron repetidas solemnemente las condiciones del pacto, y todos quedaron en libertad de decidir si querían cumplirlas o no. Antes habían prometido obedecer la voz de Dios; pero desde entonces habían oído pronunciar su ley; y se les habían detallado sus principios, para que ellos supieran cuánto abarcaba ese pacto. Nuevamente el pueblo contestó a una voz: "Haremos todas las cosas que Jehová ha dicho, y obedeceremos." "Porque habiendo leído Moisés todos los mandamientos de la ley a todo el pueblo, tomando la sangre de los becerros y de los machos cabríos, . . . roció al mismo libro, y también a todo el pueblo, diciendo: Esta es la sangre del testamento que Dios ha mandado." (Heb. 9: 19, 20.)

    Ahora se habían de hacer los arreglos para el establecimiento completo de la nación escogida bajo la soberanía de Jehová como rey. Moisés había recibido el mandato: "Sube a Jehová, tú, y Aarón, Nadab, y Abiú, y setenta de los ancianos de Israel; y os inclinaréis desde lejos. Mas Moisés solo se llegará a Jehová." Mientras el pueblo oraba al pie del monte, estos hombres escocidos fueron llamados al monte. Los setenta ancianos habían de ayudar a Moisés en el gobierno de Israel, y Dios puso sobre ellos su Espíritu, y los honró con la visión de su poder y grandeza. "Y vieron al Dios de Israel; y había debajo de sus pies como un embaldosado de zafiro, semejante al cielo cuando está sereno." No contemplaron la Deidad, pero vieron la gloria de su presencia. Antes de esa oportunidad aquellos hombres no hubieran podido soportar semejante escena; pero la manifestación del poder de Dios los había llevado a un arrepentimiento reverente; habían contemplado su gloria, su pureza, y su misericordia, hasta que pudieron acercarse al que había sido el tema de sus meditaciones.

    Moisés y "Josué su ministro" fueron llamados entonces a reunirse con Dios. Y como habían de permanecer ausentes por algún tiempo, el jefe nombró a Aarón y a Hur para que, ayudados por los ancianos, actuaran en su lugar. "Entonces Moisés subió al monte, y una nube cubrió el monte. Y la gloria de Jehová reposó sobre el monte Sinaí."

    Durante seis días la nube cubrió el monte como una demostración de la presencia especial de Dios; sin embargo, no dio ninguna revelación de sí mismo ni comunicación de su voluntad. Durante ese tiempo Moisés permaneció en espera de que se le llamara a presentarse en la cámara de la presencia del Altísimo. Se le había ordenado: "Sube a mí al monte, y espera allá." Y aunque en esto se probaban su paciencia y su obediencia, no se cansó de esperar ni abandonó su puesto. Este plazo de espera fue para él un tiempo de preparación, de íntimo examen de conciencia. Aun este favorecido siervo de Dios no podía acercarse inmediatamente a la presencia divina ni soportar la manifestación de su gloría. Hubo de emplear seis días de constante dedicación a Dios mediante el examen de su corazón, la meditación y la oración, antes de estar preparado para comunicarse directamente con su Hacedor.

    El séptimo día, que era sábado, Moisés fue llamado a la nube. Esa espesa nube se abrió a la vista de todo Israel, y la gloria del Señor brotó como un fuego devorador. "Y entró Moisés en medio de la nube, y subió al monte: y estuvo Moisés en el monte cuarenta días y cuarenta noches." Los cuarenta días de permanencia en el monte no incluyeron los seis de preparación. Durante esos seis días, Josué había estado con Moisés, y juntos comieron maná y bebieron del "arroyo que descendía del monte." (Deut. 9:21.) Pero Josué no entró con Moisés en la nube; permaneció afuera, y continuó comiendo y bebiendo diariamente mientras esperaba el regreso de Moisés; pero éste ayunó durante los cuarenta días completos.

    Durante su estada en el monte, Moisés recibió instrucciones referentes a la construcción de un santuario en el cual la divina presencia se manifestara de manera especial. "Hacerme han un santuario, y yo habitaré entre ellos," fue el mandato de Dios. Por tercera vez, fue ordenada la observancia del sábado. "Señal es para siempre entre mí y los hijos de Israel;" declaró el Señor, "para que sepáis que yo soy Jehová que os santifico. Así que guardaréis el sábado, por que santo es a vosotros. . . . Porque cualquiera que hiciera obra alguna en él, aquella alma será cortada de en medio de sus pueblos." (Exo. 31: 17, 13, 14.)

    Acababan de darse instrucciones para la inmediata construcción del tabernáculo para el servicio de Dios; y era posible que el pueblo creyese que, debido a que el objeto perseguido era la gloria de Dios, y debido a la gran necesidad que tenían de un lugar para rendir culto a Dios, era justificable que trabajaran en esa construcción durante el sábado. Para evitarles este error, se les dio la amonestación. Ni aun la santidad y urgencia de aquella obra dedicada a Dios debía llevarlos a infringir su santo día de reposo.

    Desde entonces en adelante el pueblo había de ser honrado por la presencia permanente de su Rey. "Habitaré entre los hijos de Israel, y seré su Dios," "y el lugar será santificado con mi gloria," fue la garantía dada a Moisés. (Exo. 29:45, 43.)

    Como símbolo de la autoridad de Dios y condensación de su voluntad, se le dio a Moisés una copia del Decálogo, escrita por el dedo de Dios mismo en dos tablas de piedra (Deut. 9:10; Exo, 32: 15, 16), que debían guardarse como algo sagrado en el santuario: el cual, una vez hecho, iba a ser el centro visible del culto de la nación.

    De una raza de esclavos, los israelitas fueron ascendidos sobre todos los pueblos, para ser el tesoro peculiar del Rey de reyes. Dios los separó del mundo, para confiarles una responsabilidad sagrada. Los hizo depositarios de su ley, y era su propósito preservar entre los hombres el conocimiento de sí mismo por medio de ellos. En esa forma la luz del cielo había de alumbrar a todo un mundo que estaba envuelto en tinieblas, y se oiría una voz que invitaría a todos los pueblos a dejar su idolatría y servir al Dios viviente. Si eran fieles a su responsabilidad, los israelitas llegarían a ser una potencia en el mundo. Dios sería su defensa y los elevaría sobre todas las otras naciones. Su luz y su verdad serían reveladas por medio de ellos, y se destacarían bajo su santa y sabia soberanía como un ejemplo de la superioridad de su culto sobre toda forma de idolatría.


    (Elena G. White. “Patriarca y Profetas”. capítulo 27)

    La Ética De La Familia 3.2

    Objetivo : EL ALUMNO ANALIZARA LA ETICA FAMILIAR Y SU INFLUENCIA EN SU PROFESION


    H

    ay una gran necesidad de que ' el cristianismo tenga un mensaje para los jóvenes antes de casarse, para los re­cién casados, para los padres desde que tienen sus hijos en la cuna hasta que salen del hogar, y para los ancianos. El matrimonio es la relación más intima entre dos personas. Esta relación puede traer felicidad y cumplimiento comple­to, o puede traer lágrimas y derrota al hombre en las otras relaciones de la vida.

    Si logramos inculcar principios cristianos en los niños, jóvenes y adultos en la esfera del sexo y el matrimonio, en­tonces habremos echado los cimientos para una sociedad estable. El propósito de este capítulo es presentar las ense­ñanzas bíblicas que servirán de base para tal sociedad.

    I. LA NATURALEZA DEL MATRIMONIO

    1. Ordenado por Dios

    Después de crear los cielos y la tierra, los animales y las

    Plantas, Dios hizo al hombre, el cual fue la corona de la creación de Dios. El hombre fue creado con el propósito de señorear sobre toda la creación que Dios había hecho. Fue distinto a todo otro objeto en la creación de Dios, porque el hombre tenía la imagen de Dios, o la chispa divina, que hace responder al mensaje de Dios.

    Al contemplar al hombre que había hecho, Dios recono­ció que no era bueno que estuviera solo, y por eso le hizo a la mujer para que fuera su compañera. La mujer fue la "ayuda idónea" del hombre; es decir, fue la que suplió las necesidades del hombre y le dio el sentimiento de ser com­pleto. El hombre vio a la mujer y dijo: "Esto es ahora hueso de mis huesos- y carne de mi carne" (Gén. 2:23). Al hacer a la mujer para el hombre Dios dijo: "Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne" (Gén. 2:24). Dios estableció el hogar e ese momento, y ordenó su existencia durante todo el curso de la historia del hombre.

    2. LOS PROPÓSITOS DEL MATRIMONIO.

    Dios tenia varios propósitos al establecer el matrimonio; todos fueron para el bienestar del hombre mismo. El compañerismo es talvez el propósito más básico del matrimonio. Dios hizo del hombre un ser gregario, con deseos y necesidades de poder comunicarse con los demás hombres. El hombre tiene muchas capacidades de poder comunicarse con los demás hombres. El hombre tiene muchas capacidades que le ayudan en esta comunicación, tiene voz y la habilidad de comunicarse verbalmente, y además de la voz tiene la capacidad de gesticular y de hacer movimientos con los miembros del cuerpo. Por eso el hombre necesita a alguien con quien tener comunicación, porque se siente frustrado cuando no tiene esa oportunidad. La esposa o el esposo es la persona con quien uno puede tener más oportunidad de comunicarse, y en esta relación la comunicación llega a su nivel más íntimo y profundo.

    Entre algunos el matrimonio tiene el propósito de tener comunicación, como debiera ser. Muchos hombres dejan a su casa en la casa mientras ellos van a la cantina o al equipo deportivo, y llegan a la casa muy de noche. En la mañana se van de la casa sin tener ésta comunión a que nos referimos. Debemos buscar la manera de cambiar esta tendencia y restaurarle al matrimonio una de sus funciones principales, la comunión entre esposos.

    La reproducción es otro propósito del matrimonio. Al hacer la pareja Dios dijo: “Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra ” Tenemos que reconocer que Dios tenía en mente la preservación de la raza como uno de los propósitos del matrimonio. Habiendo hecho al hombre con impulso sexual permanente, aseguró éste propósito. Aunque hoy día es un problema serio para el mundo la sobrepoblación no fue así en el principio. Dios no dice a un matrimonio cuantos hijos debe tener, pero reconocemos que ningún hogar está completo hasta no tener descendencia para completar esta unión. Maston dice : “ Cualquier esposo o esposa que puede y debe tener hijos, y deliberada y permanentemente frustran este propósito básico del matrimonio están violando una ley fundamental del matrimonio y tendrán que pagar las consecuencias por su violación ” Esto no tiene relación con algunos matrimonios donde no ha sido posible tener hijos por dificultades fisiológicas. Pero todo matrimonio que puede, debe sentir la bendición que traen los hijos para enriquecer la vida.

    La expresión legítima del impulso sexual es otro propósito del matrimonio. El hombre está hecho con éste impulso para asegurar la preservación de la raza. Pero no es solamente para éste propósito. También es medio de expresión del amor puro entre dos personas a quienes Dios ha unido como esposa y esposo. Es una manera de enriquecer esta relación y de ayudar a crecer los sentimientos emocionales entre dos personas que se aman.

    La posición de la Iglesia Católica en el control de la Concepción ha quitado mucho de éste elemento del matrimonio. Al decir que la unión sexual debe ser solamente con el fin de la concepción, o durante los periodos cuando no hay peligro de la concepción se resta algo significante. En el día moderno cuando hay razones justas para no tener más hijos, y cuando hay medios aceptables desde el punto de vista ético, médico y religioso para evitar la concepción, entonces no debemos vacilar en recomendar el uso de tales medios, porque hace que la relación sea más significativa y satisfactoria.

    Algunos han tomado el hecho de que Jesús y Pablo llevaron vidas célibes como base para poder decir que el cristianismo ve el matrimonio como cosa secundaria, o como un remedio para evitar el pecado entre personas que no pueden vivir de acuerdo a lo ideal. Esto es un error. Los judíos dieron mucha importancia al hogar y la familia, considerándolos la vida normal. Jesús fue célibe y presentó sus ideas en cuanto al celibato porque tenía convicciones escatológicas que harían de la familia algo innecesario. Ni Jesús ni Pablo pensaban que el hombre iba a tomar sus enseñanzas como base para decir que la vida célibe es necesaria para los religiosos, como la iglesia católica enseña.

    Es interesante ver que la iglesia Católica en ésta década ha estudiado su posición con relación al control de la concepción y la regla de exigir al religioso que sea célibe. Hay sacerdotes que han sugerido que el uso de pastillas para regular la menstruación de la mujer no es malo, puesto que dichas pastillas no contienen la hormona progesterona que es producto natural del cuerpo humano. El hecho de que impide la Concepción es factor secundario, dicen ellos.

    Hay sacerdotes que están abogando porque la Iglesia Católica cese de demandar el celibato obligatorio para sacerdotes. Ellos mismos dicen que hay muchos sacerdotes fracasados como resultado de tratar de cumplir reglas tan contrarias a la naturaleza humana.

    Esto no significa que no hay lugar para célibes en la obre del Señor. Jesús reconoció que algunos nacen con la capacidad de vivir solos, y otros lo adquieren para poder servir mejor en el reino. No podemos pasar por alto lo mucho que han hecho los hombres y las mujeres que han cerrado la puerta a las oportunidades para tener su propio hogar e hijos. Han hecho a un lado éste privilegio porque quieren dar sus vidas en servicio completo al Señor . A pesar de ésta consideración, reconocemos que muchas personas igualmente consagradas han podido dar al mundo hijos que significan mucho para el reino de Dios.

    3. UNA UNIÓN IDEAL.

    El matrimonio es una unión ideal, porque excluye toda otra relación semejante. Dios quiere que todo hombre tenga una sola mujer con quien vivir toda la vida. Hay casos numerosos en el antiguo testamento de hombres que tenían varias esposas y concubinas, y Dios usaba a éstos hombres grandemente, pero en ningún lugar se presenta ésta práctica como ideal. Dios usaba a éstos porque eran los mejores disponibles, pero si hubiera habido otros más perfectos moralmente, seguramente Dios los habría usado. No hay duda de que Dios desaprobaba tales prácticas.

    Jesús y sus seguidores pusieron como ideal la monogamia, lo cual siempre ha sido la norma desde el punto de vista cristiano. Por otra parte aunque hay los que tienen otras prácticas debemos reconocer que son inferiores a lo que Dios intentaba.

    El amor libre, las relaciones premaritales, las relaciones extra maritales y el divorcio, son actos de los cuales el hombre tiene que dar cuenta a Dios. Hay quienes expresan sus argumentos, los cuales siempre son inadecuados y superficiales, para justificar tales actos. La realidad certifica que hay muchos problemas que resultan de la violación de éstas normas. Los hogares rotos, los hijos abandonados, y la inestabilidad general de muchos es la cosecha de tales prácticas.

    La unión es ejemplar cuando la pareja entra en el matrimonio con la determinación de hacer la unión permanente y significante. Cuando existe ésta determinación, no hay peligro que sucedan matrimonios “ a prueba ” que en si preparan el camino par la infelicidad. Cuando dos personas han pensado seriamente en el paso que están para dar, y cuando han tenido la preparación adecuada para entrar en la unión que traerá felicidad verdadera a su vida. Entre las promesas que se hacen dos personas en la ceremonia de matrimonio se especifica que la unión será: “ hasta que la muerte los separe ” Estas son palabras muy significante y no debieran ser repetidas sino existe ésta intención. La muerte es lo que hace que el matrimonio termine.

    La unión ideal es de amor. En el pasado el hombre se casaba por conveniencia. Hubo épocas cuando a la mujer se le consideraba nada más que una propiedad. El último de los Diez Mandamientos habla en contra de la Codicia de la casa, la mujer, el siervo, el buey, el asno, o cosa alguna del prójimo. La esposa se contaba como “ cosa ” indicando un concepto no muy elevado de la relación matrimonial. En el curso d la historia la mujer ha significado más en la época después de Cristo. Él hizo mucho para elevar el nivel social de la mujer.

    Si el hombre ve en la esposa sólo el medio de satisfacer sus propias necesidades de ropa, comida y sexo, y no ve en ella el objeto del amor sincero, entonces no ha comprendido todavía el mensaje del cristianismo. El amor debe ser más que el afecto personal o el impulso emocional. Debe incluir una actitud de confianza, ayuda mutua, interés personal, y hasta sacrificio entre los dos que se aman. Cuan existe esta cualidad de amor entre esposos, habrá un matrimonio estable.

    Discutiendo el amor como base principal para el matrimonio, Harkness dice que tiene que ser Amor del tipo eros, ágape y filia, todos combinados. Eros es el amor por el cual uno desea y quiere poseer al amado, siendo este amor de mucho valor. Filia significa más la idea de amistad que resulta de los intereses comunes que dos tienen. El ágape no lleva el calor de fileo, ni la intensidad de eros. Lleva la idea de mostrar el amor por las acciones desinteresadas. El matrimonio perfecto se basa en el amor que combina todas estas ideas, pero que tiene en abundancia el ágape . Este amor es lo que dará fuerza para enfrentarse a las dificultades que naturalmente vendrán en el curso de los años en todo el matrimonio. “ La ausencia de ágape es la causa mayor del gran porcentaje de divorcios en matrimonio contemporáneos, y la raíz de mucha miseria en matrimonios que continúan legalmente, pero que, están disueltos internamente.

    EL DIVORCIO.

    Una vez efectuado el matrimonio, ¿ Es legal disolverlo ? Esta pregunta presenta uno de los más difíciles problemas en cuanto al matrimonio de la ética cristiana.

    POSICIÓN DE LA IGLESIA CATOLICA.

    La iglesia católica siempre ha criticado a los evangélicos diciendo que ellos permiten y practican el divorcio. La enseñanza de la iglesia católica está en contra del divorcio, puesto que el matrimonio es uno de sus sacramentos. Sin embargo, lo excusa en casos necesarios, cuando hay problemas y situaciones especiales. Estos son llamados impedimentos para el matrimonio , y por ellos la Iglesia declara que el matrimonio es nulo e ilegal , y dice en sustancia, que no existía. Esta es una manera práctica de evadir el problema, pero el resultado en que se despierten otras inquietudes en las conciencias de las personas envueltas en él ¿ Qué relaciones tenía ésta pareja antes de ser declarado nulo el matrimonio por la Iglesia Católica. ?

    Otras formas muy corrientes para evadir el matrimonio en el medio donde predomina la Iglesia Católica es el concubinato y el abandono. Muchas personas prefieren no casarse legalmente por el temor secreto de que no será posible disolver la unión si llegan problemas que les parezcan insuperables. Tienen cierta clase de claustrofobia mental que no le permite aceptar el matrimonio sin ver una puerta por donde puedan salir. Esto ha resultado en el surgimiento de otros muchos problemas más serios que los que son frutos del divorcio. Cada hijo tiene derecho a tener una madre y un padre legal y llevar el apellido del padre. Este derecho a veces ha sido quitada por personas que prefieren vivir juntos sin casarse y tener hijos y no correr el riesgo de una unión indisoluble.

    El problema existe también cuando uno de los cónyuges abandona el hogar. Puesto que es imposible divorciarse legalmente, el uno abandona al otro y pronto comienza a vivir una vida ilícita con otra persona. Se complica aún más la situación cuando hay niños de la segunda relación.

    Lo anterior no se ha dicho con el propósito de defender el divorcio. Mas bien es más con el propósito de mostrar que la iglesia católica no es adecuada, y cierra los ojos a los males resultantes de su propia posición. Tal vez sea mejor admitir que hay personas católicas, protestantes y sin religión que se equivocan en escoger su cónyuge y hay que tratar de ayudarles a resolver sus problemas en vez de cerrar toda posibilidad de ayuda.

    El hecho de que Marcos y Lucas no hacen ninguna referencia a la cláusula presenta dificultades, por que nos parece que una idea tan importante no pasaría inadvertida por ellos. Pablo hace referencia a lo que dijeron Marcos y Lucas , sin referirse a la cláusula de Mateo.

    Algunos dicen que la cláusula es legalista y está fuera de armonía con las otra enseñanzas de Jesús que son principios no legalistas. Jesús manifestaba misericordia hacia las mujeres que habían cometido tales actos, como la mujer samaritana y la que fue sorprendida en el acto mismo de adulterio.

    El divorcio no es el pecado imperdonable. Dios puede perdonar las equivocaciones y los errores del pasado. En muchos casos el divorcio no es la solución al problema, por que éste tiene sus raíces en la falta de madurez de uno de los contrayentes.

    En algunos países no existen divorcios. Después de haber buscado toda la ayuda posible, si ven que todavía es imposible alcanzar algún nivel de felicidad , entonces podrían aceptar la única alternativa, la de separarse para vivir solos.

    Debemos añadir que buscar el divorcio para resolver problemas que no debieran existir no es bueno a los ojos de Dios.

    ¿ Da el divorcio el derecho de volver a casarse? A pesar de las opiniones al contrario, nos parece que el partido inocente sí puede volver a casarse; pero no es correcto buscar divorcio simplemente por que uno quiere casarse con otro. Si uno de los cónyuges ha sido infiel, y si todo esfuerzo de reconciliación a sido infructuoso, entonces no hay por que condenar a una persona inocente a una vida perpetua de tristeza, frustrando así la vida abundante que Jesús vino a dar a los hombres.

    Vale la pena considerar la actitud de Jesús en todas sus relaciones con la humanidad. Jesús respetaba la personalidad de todos , y sus instrucciones siempre resultaban en enriquecimiento de la vida de los hombres. Si éste es nuestro blanco no seremos esclavos de las reglas fijas y legalistas; mas bien buscaremos una solución que traerá mayor utilidad en el reino de Dios para el hombre.

    EL MATRIMONIO MIXTO:

    NO podemos dejar el tema de matrimonio sin tocar el problema de personas que se casan con los de una religión distinta. Este tipo de matrimonio no es recomendable, y las estadísticas comprueban el hecho de que hay un porcentaje más grande de divorcios entre esta categoría que entre persona de la misma religión.

    Si un evangélico está considerando la posibilidad de casarse con un católico, debe dar consideración muy detenida al paso y a todo lo que ello envuelve, siendo que esto implica el que la persona no católica tiene que ceder a la parte católica todo derecho en cuanto preferencia personales concierne. Tiene que prometer que nunca tratará de ganar al católico a su religión y que no intervendrá de ninguna manera en los ejercicios religiosos del esposo católico. En cambio, el católico promete hacer todo lo posible por ganar al otro al catolicismo.

    Sin embargo, nos parece que será mejor para todos si en el matrimonio se respetan las diferencias de color que Dios ha establecido. Aunque nuestras razones no son bíblicas, ni es posible defender esta posición de esta manera, tenemos que admitir, por razones sociológicas, que es mejor que las personas se casen entre sí con los de su misma raza.

    RELACIONES EN LA FAMILIA:

    Las relaciones entre esposos son las más íntimas que las de cualquier otra relación.

    El esposo conoce a la esposa mejor que cualquier otra persona, y viceversa. Al través de los años uno llega a comprender los vicios tanto como las virtudes del otro; llega anticipar las acciones y los pensamientos del otro, y a regular su propia vida de acuerdo con su compresión del otro.

    El conflicto será normal habiendo relaciones tan intimas y constantes entre los dos.

    La autoridad es muchas veces ocasión de conflicto. Aunque pablo aconseja a las mujeres sujetarse a sus esposos, esto no implica que en el matrimonio el esposo puede ser un déspota y dominar a todos los miembros del hogar con mano de hierro. En la ética cristina no hay lugar para el legalismo en este sentido. Es cierto que el esposo tiene mayor autoridad en cuanto al sostenimiento del hogar, y tiene que hacerlo de acuerdo con la profesión que él haya escogido. La esposa sabia no criticará constantemente al esposo porque no gana mayor sueldo, o porque no recibe los aumentos que otros reciben en la fábrica, ya que esto no promueve la armonía en el hogar.

    Es importante mantener abiertas las líneas de comunicaciones entre esposos. Es necesario que los dos sientan la libertad para expresarse libremente en cuanto a sus quejas, sus necesidades y otros problemas. Si no hay libertad de expresión, la tensión tiende a aumentarse, como en una olla de presión, y pronto viene la explosión, y las cosas son peores que antes.

    2).- ENTRE PADRES E HIJOS.

    1.-Disciplina.- hijos obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra.

    La disciplina es un elemento muy importante para el hijo. La disciplina debe ser firme, consiste y bondadosa. No hay lugar para el trato cruel que caracterizaba a algunos padres en el pasado. Si el niño tiene la seguridad de que los padres están disciplinándolo por amor, él respetará la disciplina y no padres diciéndoles que no exasperen a los hijos.

    2.- Educación sexual.- Los padres deben estar preparados para recibir las primeras preguntas de los hijos en cuanto al sexo. Si contestan las preguntas en un espíritu de confianza, amplitud y amor, entonces el padre inspi5ra confianza en su hijo. Al contario, si manifiestan resentimiento, temor, o actitud de evasión, producirá barreras entre los padres y sus propio hijos, y darán la impresión de que el sexo es algo misterioso, o malo, digno de temerse.

    L iglesia puede colaborar con la familia para enriquecer la vida familiar. Por medio de los sermones del pastor y el programa educativo cristianos del noviazgo, del matrimonio, del sexo, y de las relaciones familiares. También puede tener cursos de estudio y conferencias especiales de acuerdo con las necesidades de los grupos específicos tales como las que están para casarse, las que tienen niños pequeños, los jóvenes, etc.

    El pastor de la iglesia debe estar preparado y dispuesto para invertir tiempo cada semana en consejos personales para personas que tienen dificultades; asimismo los creyentes o miembros de iglesia que tienen inquietudes, no deben vacilar en ir a la oficina del pastor para pedir consejos. Estamos llegando a ser más y más consientes de lo que los consejos en un ambiente de amor y confianza pueden hacer para ayudar a los individuos.


    La Ética de las Relaciones Económicas 3.3

    Objetivo : EL ALUMNO ANALIZARA LA ETICA ECONOMICA Y SU INFLUENCIA EN SU PROFESION


    Introducción

    L

    os hombres pasan despiertos gran parte de su tiempo, pensando y preocupándose por el dinero y las cosas necesarias para el sostenimiento de la vida. Para muchos su preocupación principal es dónde van a conseguir lo necesario para asegurar el pan diario, la ropa y el techo para sus seres queridos. Para los ricos, que son más bien una minoría, su preocupación principal es cómo pueden ganar más y más, y cuáles negocios resultarán de mayor éxito para ellos.

    La época en que vivimos ha experimentado el conflicto y la competencia en la esfera de asuntos económicos más que durante todos los siglos anteriores. Los avances científicos y técnicos han contribuido mucho a la producción de cosas benéficas para los hombres, lo cual permite que en algunos países la gran mayoría pueda gozar de una vida de comodidades. En otros países los hombres han cosechado miseria, sufrimiento y desilusión que les han amargado la vida, porque no les ha sido posible alcanzar ni aun las cosas mínimas para la existencia.

    Junto a todo esto está el asunto de leyes y normas que deben guiar al hombre en los detalles de la adquisición, posesión y consumo de bienes materiales. Estos asuntos le interesan al creyente, ya que tiene que tomar decisiones personases, y en muchas ocasiones no podrá hacer mucho para cambiar la política de sistemas económicos ni para determinar las prácticas de otros. Pero cada cristiano tiene él deber de vivir con un testimonio positivo del poder redentor de Dios en su vida. Este capítulo tiene el propósito de ayudar a la persona a tomar estas decisiones.

    I. EL CONCEPTO BIBLICO DEL TRABAJO

    1. La Obra Creadora de Dios

    El relato en Génesis nos dice que Dios hizo los cielos y la tierra en seis días, y descansó de su trabajo el séptimo día. (Gén. 2:2). Dios obró en el universo creando el mundo para la habitación del hombre. "Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera" (Gén. 1:31). Este acto de Dios comprueba el hecho de que Dios no vio nada de Indignidad en el trabajo.

    2. El Hombre Hecho para Trabajar

    El señorear sobre la creación de Dios fue una comisión que Dios dio al hombre. (Gén. 1:28). Dios no pide al hombre que haga algo que sea malo; al ponerlo en el mundo y al darle señorío sobre toda la creación, Dios lo comisionó para hacer lo que es bueno. ¿Cómo pueden los hombres creer que el trabajo es malo y que indica algo indigno? Dios puso al hombre en el Edén "para que lo labrara y lo guardase" (Gén. 2: 15).

    Algunos intérpretes han insistido en que Génesis 3 enseña que el trabajo físico es resultado del pecado que cometieron Adán y Eva. "Con el -sudor de tu rostro comerás el pan hasta que Vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás" (Gén. 3:19). La maldición de Dios fue sobre la tierra. El pecado trajo desarmonía al mundo. El hombre seguiría haciendo lo que Dios le ordenó hacer, pero la tierra no daría frutos abundantes como había hecho antes del pecado. En vez de la producción de frutos en una manera natural, la tendencia seria la degeneración de la tierra, y la producción de espinas y cardos. Pero no podemos decir que el trabajo es el castigo de Dios al hombre por haber pecado.

    3. Ejemplos de Trabajo Entre el Pueblo de Dios

    El Antiguo Testamento está lleno de ilustraciones de los hombres que trabajaban como actividad normal. Caín y Abel se dedicaron a trabajar, y presentaron sus ofrendas a Dios. Noé, varón perfecto, y sus hijos, se dedicaron al trabajo de construir el arca para salvarse de la destrucción. Abraham y sus descendientes se dedicaron al trabajo de la ganadería. para sostenerse. Los israelitas siempre fueron conocidos como gente muy trabajadora. ¿No es significativo que el pueblo escogido por Dios para traer las bendiciones espirituales al mundo se dedicaba al trabajo como algo normal y justo?

    El mensaje profético estuvo en contra de la injusticia económica, que incluía el engaño, el no pagar precios justos, y la deshonestidad en los negocios. La condenación es más bien para los perezosos y los que les quitan a los pobres sus terrenos y su manera de ganarse la vida.

    El escritor de los Proverbios presenta muchos consejos a los hombres para ilustrar el hecho de que el trabajo es digno. Especialmente condena la pereza : “Pasé junto al campo del hombre perezoso y junto a la viña del hombre falto el entendimiento; y de ahí que por toda ella habían crecido los espinos, ortigas habían ya cubierto su faz y su cerca de piedra estaba ya destruida” (Prov. 24:30, 31). También dice: “La mano negligente empobrece; más la mano de los diligentes enriquece” (Prov. 10:4).

    Jesús no dio enseñanzas o mandamientos que directamente enseñan la dignidad del trabajo; pero es evidente, a la luz de sus enseñanzas, que dio por sentado el hecho de que el hombre debe trabajar. En las parábolas encontramos muchas ilustraciones de hombres que estaban activos en sus trabajos diarios. La parábola de los talentos probablemente es la más clara para ilustrar que Jesús espera que el hombre pase su tiempo trabajando y produciendo según las capacidades que tenga. Jesús condenó al hombre que enterró su talento y no hizo nada con él. Pronunció bendiciones sobre los hombres que invirtieron sus talentos para producir el doble de lo que habían recibido al principio. Esto ilustra que Cristo apreciaba la industria en los hombres.

    Pablo fue muy atrevido en sus declaraciones en cuanto a la necesidad de trabajar, Personalmente dejó un buen ejemplo. porque trabajaba con sus propias manos en vez de depender de los cristianos de las ciudades donde predicaba el evangelio. Dijo a los corintios: "Nos fatigamos trabajando con nuestras propias manos" (1 Cor. 4:12). A los tesalonicenses escribió: "Porque os acordáis, hermanos, de nuestro trabajo y fatiga; cómo trabajando de noche y de día, para no -ser gravosos a ninguno de vosotros, os predicamos el evangelio de Dios" (1 Tes. 2:9). Al escribirles la segunda vez. les hace recordar cómo vivía entre ellos, diciendo: "Por que vosotros mismos sabéis de qué-manera debéis imitarnos-, pues nosotros no anduvimos desordenadamente entre vosotros, ni comimos de balde el pan de nadie, sino que trabajamos con afán y fatiga día y noche, para, no ser gravoso--- a ninguno de vosotros" (2 Tes. 3:7, g). Así Pablo mantenía su propia independencia y respeto a sí mismo.

    Pablo esperaba que otros hicieran lo mismo, A los tesalonicenses dijo: "Y que procuréis tener tranquilidad, y ocuparos en vuestros negocios', y trabajar con vuestras manos de la manera que os hemos mandado, a fin de que os conduzcáis honradamente para con los de afuera, y no tengáis la necesidad de nada" (1 Tes. 4:11, 12). En su segunda epístola la dijo: "Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma" (2 Tes. 3:10). Esto fue dicho para contrarrestar a algunos que estaban diciendo que no valía la pena sembrar y cultivar porque el Señor Jesús iba a volver y no habría tiempo para cosechar. Algunos de los cristianos no estaban haciendo nada, con el pretexto de esperar la segunda venida de Cristo.

    En Efesios 4:28 Pablo dice: "El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad." El cristiano debe trabajar y estar listo para ayudar a los desafortunados que no tienen que comer.

    Otro problema relacionado con la dignidad es la actitud de algunos hacia el trabajo manual o industrial como una cosa degradante. En la Grecia antigua existía esta idea, pues Aristóteles habló de las industrias que ganan "jornal" como "vulgares" y como degradantes de la mente. Esta misma actitud existía durante la primera parte de la Edad Media. De esto dice Knudson:

    El trabajo se consideró fundamentalmente como un "azote". Fue un castigo impuesto al hombre por su pecado original. Como tal tenia su valor. Desde la Caída había sido un medio importante de disciplina. Había servido como un freno al vicio. Desde el punto de vista de la vida pecadora actual, por lo tanto, había que estimularlo. El trabajo eran las holganzas. Pero la vida "contemplativa", sin embargo fue superior a la vida "activa", y la vida activa del clero seglar, como distinta de la contemplativa de las órdenes monásticas, fue superior a la vida activa del pueblo laico. Estas personas se ocuparon, en su mayor parte, del trabajo manual e industrial. Este trabajo era necesario para la manutención de la vida, Pero, por esta misma razón, se le colocó en un rango inferior. La vida del espíritu se consideró tan superior a la del cuerpo que cualquier cosa que tuviera que ver principalmente con éste necesariamente era clasificada como inferior.'

    Los caudillos de la Reforma Protestante enseñaron ideas distintas a las que predominaban anteriormente. Lutero y Calvino vieron la vocación como un llamado de Dios; es decir que Dios llama al hombre a cierta clase de trabajo. El trabajo es digno, y en la opinión de Calvino es un acto de adoración. Lutero, siendo más conservador que Calvino en el sentido de tratar de guardar las instituciones del pasado, sostenía que el hombre debía estar contento con la condición en que se encontraba, y no tratar de cambiar su profesión o su nivel de vida. En cambio, Calvino vio los cambios de su vida como algo bueno, y permitía al hombre cambiar de profesión, y buscar las maneras de mejorar sus circunstancias en la vida.

    La Reforma rechazó las distinciones que anteriormente existían en los varios tipos de trabajo y reconoció tres funciones distintas que desempeña el trabajo en la vida del hombre. La primera función es la de cumplir el cometido de Dios para sojuzgar la tierra y señorear sobre las bestias y los animales. Segunda era la del servicio a los semejantes. El propósito del trabajo “no es únicamente sostener la vida, sino crear una civilización, no importa que el obrero sea consciente de esto o no.” La tercera función del trabajo es que contribuye al propio desarrollo “Por medio del trabajo el hombre se disciplina: cultiva la paciencia, la persistencia y la fidelidad; adquiere conocimiento y destreza, y fortalece, enriquece y perfecciona su personalidad”.

    Hay muchos otros problemas relacionados con el trabajo que r-c hemos tocado. El espíritu de las enseñanzas de Cristo nos debe hacer sentirnos incómodos mientras no se resuelvan los problemas adicionales del desempleo, el sueldo justo para el hombre para poder sostenerse, las horas justas para trabajar, y los derechos humanos que cada hombre merece, no importa su posición ni su preparación. Admitimos que estos problemas no se resuelven fácilmente, pero el cristo no puede cerrar los ojos para actuar como si no existieran.

    II. EL CRISTIANISMO Y LAS POSESIONES MATERIALES

    1. Principios Bíblicos en Cuanto a la Propiedad

    El antiguo Testamento presenta el punto de vista básico de que todo lo que hay en el mundo es de Dios. "De Jehová es la tierra y su plenitud, el mundo, y los que en él habitan" (Sal. 24:1). Dios habló a Abraham diciendo: "Yo soy Jehová, que te saqué de Ur de los caldeos, para darte a heredar esta tierra" (Gén. 15:7). Abraham reconoció que Dios le había dado la tierra por herencia, y siempre reconoció la soberanía de Dios como el dueño absoluto de todo.

    Otro principio básico en cuanto a la propiedad en el Antiguo Testamento es que Dios había concedido al hombre el derecho, de poseer cosas para su bien y el de sus prójimos. El sistema Levítico que Moisés dio al pueblo contenía ciertas

    instrucciones para mostrar que el hombre debe misericordia hacia los huérfanos. las viudas y tenían que dejar los rincones del campo y una cosecha para ellos. Rut y su suegra Noemí estaban entre los que recogían lo que quedaba.

    Los israelitas tenían leyes muy estrictas en cuanto a los límites del terreno, y ninguno tenia el derecho de cambiar la línea. Este era un delito serio. "Maldito el que redujere el límite de su prójimo" (Deut. 27:17). En el siglo VIII antes de Cristo, Oseas profetizaba sobre lo mismo, diciendo: "Los príncipes de Judá fueron como los que traspasan los linderos; derramaré sobre ellos como agua mi ira" (Os. 5:10).

    Muchas de las leyes minuciosas en el Antiguo Testamento tienen como propósito la protección de la propiedad del hombre. Esto implica que Dios veía que era bueno tener propiedad, y defendía los derechos del propietario.

    2. Jesús y la Propiedad

    Jesús dio por sentado el derecho de las posesiones personales. Dijo que Dios sabe que el hombre tiene necesidad de ropa y comida. (Mat. 6:32). Parece que Jesús aceptó las relaciones entre dueños obreros y mayordomos, porque usa estos términos en sus parábolas. (Mat. 21:33-36 y Luc. 20: 9-16). Jesús condenó el hurto. (Mar. 7:22).

    No queremos tratar de defender un solo punto de vista de Jesús en cuanto a la propiedad. Es cierto que él vio muchos problemas que tenían sus raíces en los males sociales y en las injusticias que resultaron de los abusos en cuanto a los intereses económicos. Jesús presentó principios y elogió las virtudes que finalmente destruirán todos los males. Su énfasis en la compasión ilustra algo de su actitud hacia las posesiones materiales. Los derechos humanos en cuanto a la propiedad están subordinados a `la necesidad humana, y uno debe estar listo para compartir con los que están en crisis. En la parábola del juicio final encomia al hombre que usa de lo que tiene para servir a la humanidad. (Mat. 25:31-46). Presentó al samaritano como el que estaba listo para gastar de su tiempo y su dinero para ayudar a un hombre herido en el camino. (Luc. 10).

    También, Jesús dio muchas enseñanzas en cuanto al peligro de las posesiones materiales. Reconoció que el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra sembrada en los corazones de algunos. (Mat. 13:'12). Después de su charla con el joven rico dijo que sería difícil para un rico entrar en el reino. (Mat. 19:23). Dijo: "Mirad y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee" (Luc. 12:15).

    3. Las Posesiones y la Iglesia Primitiva

    Al leer los primeros capítulos del libro de los Hechos uno reconoce que debido a las circunstancias especiales de los creyentes, éstos compartieron unos con otros según la necesidad. Algunos vendían sus propiedades y sus bienes, y el de la venta lo repartían a todos "según la necesidad de cada uno" (Hch. 2:44, 45; 4:32). Algunos han tomado este caso para decir que el ideal en el Nuevo Testamento es el comunismo, y que todo cristiano hoy en día debe seguir ese ejemplo. Pero tenemos que recordar que hay muchas diferencias entre lo que hicieron los cristianos primitivos y el comunismo tal como lo conocemos hoy en día. Para la iglesia primitiva este hecho representaba una práctica voluntaria espontánea, y con el fin de suplir la necesidad que resultaba de una crisis temporal. No es ningún mandato de Dios o los apóstoles, es simplemente el relato de un hecho histórico.

    No podemos tomar esta práctica como ejemplo para los cristianos hoy en día, ni como norma para la sociedad. Más adelante en el Nuevo Testamento vemos que por la naturaleza humana este sistema no servía, y fue descontinuado. Posteriormente se instaló un sistema de recoger ofrendas para repartirlas entre las personas pobres que eran miembros de las iglesias. Pablo, en sus viajes misioneros, recolectaba este dinero para llevarlo a los pobres de Jerusalén. (1 Cor- 16:1). Otra gran diferencia entre las prácticas de la iglesia primitiva y las del comunismo de hoy es que los cristianos Usaban sus actos en el amor sin intereses personales, mientras la base del comunismo son el resentimiento y el odio. Los cristianos, según el libro de los Hechos, tenían todas las cosas en común, porque sintieron la necesidad de presentarse como movimiento nuevo, y a la vez pensaban en el regreso inmediato del Señor, y por eso no había necesidad de pensar en las cosas materiales.

    El cristianismo se desarrollaba mayormente entre la gente pobre o de la clase media, entre las personas que trabajaban. los comerciantes, los artesanos, etcétera; muy pocas personas se convirtieron de entre los ricos. Sin embargo, Santiago 2:2 se refiere a los ricos que asistían a los cultos, indicando así que algunos ricos eran atraídos hacia el nuevo movimiento.

    Los padres eclesiásticos promovían y elogiaban la vida ascética en contraste con la vida normal, y por eso tenían mucho que decir en contra del interés primordial en las cosas materiales. A pesar del voto de pobreza que algunos cristianos y grupos ascéticos han hecho, esta no ha sido la posición oficial de los cristianos. La pobreza se ha considerando corno vocación divina, o mandato divino, en vez de ser una práctica generalmente aceptada Por todos.

    Además de los principios bíblicos que favorecen las posesiones personales Harkness da otros tres argumentos a favor de ellas. El Pleno desarrollo de la personalidad demanda la propiedad 0 las Posesiones personales. La inseguridad económica Produce la inseguridad personal. El que tiene algo que poseer y sobre lo cual tiene dominio absoluto posee más motivo para vivir. La eficiencia económica tiene relación con el derecho de poseer y da como resultado que eleva el nivel de vida considerablemente. Si el hombre sabe que va a beneficiarse directamente en Proporción a la cantidad de producción, entonces habrá más motivo Para trabajar. La ganancia personal tiene que estar presente para dar ímpetu al trabajo. Son muy Pocos los que trabajan sin dar consideración alguna a lo que van a ganar, 0 los que trabajan solamente por el placer o la satisfacción personal que se recibe. Más bien hay tantas "espinas" en la mayoría de los deberes de los hombres, que tiene que existir otro motivo más alto que el de la satisfacción Personal.

    4. Peligros inherentes en las Posesiones

    Es imposible negar el hecho de que existen muchos peligros para el hombre corno resultado de tener propiedad. Uno de los más grandes es el peligro de la avaricia, pecado que Jesús condenó mucho en sus declaraciones. "Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee" (Luc. 12: 15), es una verdad que todo hombre necesita recordar. El hombre tiene derecho a poseer las cosas suficientes para suplir las necesidades básicas de la vida; pero siempre hay el peligro de que estas cosas materiales y las comodidades lleguen a ocupar el primer lugar en su actividad y pensamiento. Es posible ser contaminado por la actitud materialista que no deja que Cristo tenga el lugar prominente en la vida del hombre.

    Otro problema grande en cuanto a las posesiones es la distribución de las cosas materiales. Es evidente hoy en día que algunos países han experimentado las grandes bendiciones de Dios y gozan de la abundancia de cosas materiales, mientras que los ciudadanos de otros países sufren de hambre aguda. Las naciones y los hombres que tienen muchas riquezas deben tener conciencia y procurar sentir el impulso de compartir con los que no han tenido este mismo privilegio. El rico no debe ser indiferente a las necesidades de los hambrientos y los desnudos.

    Muchos de los países que se suelen llamar "subdesarrollados” tienen programas de desarrollo personal y programas de cooperación entre varias naciones. Los países centroamericanos tienen una organización que se llama Integración Económica Centroamericana, que tiene el fin de colaborar entre sí para producir y distribuir productos que necesitan todos los países. Estos productos se distribuyen bajo condiciones es favorables para todas las naciones.

    La organización de Programa Educativo Conjunto ha servido donde faltan escuelas y maestros con programas de entrenamiento para los maestros y profesores de los colegios públicos. Rycroft declara que la América Latina es la región de mayor promesa en cuanto al desarrollo de comunidad. Estos programas despiertan en los ciudadanos una esperanza y confianza en sus propias capacidades de alcanzar blancos sociales económicos y políticos.

    La alianza para el Progreso ha promovido programas y Proyectos de desarrollo en muchas naciones en los últimos años. Ha construido viviendas, escuelas, y otras ayudas benéficas para muchos. Además, el programa CARE ha servido para distribuir bienes materiales a los países necesitados.

    III- SISTEMAS ECONOMICOS Y LA BIBLIA

    Las Escrituras no hablan de sistemas económicos, y por eso es posible hacer referencia a un sistema como "cristiano" o no, En el curso de la historia ha habido grupos que han tratado de identificar algún sistema específico con métodos o principios cristianos, pero esta práctica no está libre de sospecha. Lo ideal es juzgar cualquier sistema a base de lo que hace o no hace en relación con el cristianismo y el espíritu cristiano.

    1. El Capitalismo

    Es difícil determinar cuándo comenzó el capitalismo, Sabemos que los elementos del sistema han existido desde la antigüedad. Se ha dicho que Calvino fue padre del capitalismo porque hizo hincapié en las virtudes de prudencia, frugalidad y honestidad, junto con su justificación de los porcentajes justos de intereses. Esta actitud era distinta de la de la Iglesia Católica Romana.

    Es cierto que Calvino hizo hincapié en estos principios, pero hay que recordar que también influyeron otros factores en el comienzo del capitalismo clásico. No se debe atribuir este comienzo totalmente a la ética protestante. Otros factores que influyeron fueron los descubrimientos geográficos, las invenciones, el desarrollo del comercio doméstico e internacional y el comienzo de muchas industrias nuevas.

    Los últimos dos siglos han visto el crecimiento asombroso del capitalismo y de las riquezas materiales. Ha elevado el nivel de vida de millones de Personas en diferentes partes del mundo. Ha Podido producir algunas cosas que se pueden considerar como lujos de vida para grupos que hace Pocos años no tenían ninguna esperanza. Ha dado la iniciativa a muchos individuos que anteriormente no veían motivos en trabajar.

    Por otro lado, el capitalismo ha sido criticado o atacado porque produce desigualdades muy agudas entre los hombres. Tiende a usar la energía humana para su fin de dar poder a unos pocos individuos que dominan las instituciones de producción. Fomenta el materialismo entre los hombres y apela a los vicios de la avaricia en las relaciones humanas.

    2. El Socialismo

    El socialismo es el sistema económico en el cual el gobierno tiene potestad de la tierra, las industrias y los bienes que se producen. El vocablo socialismo es utilizado a veces para referirse al comunismo también. A la vez hay socialismo cristiano, nacionalismo y socialismo revolucionario, indicando que el término tiene muy buena acogida entre muchas personas.

    El socialismo es atractivo para las personas del mundo que no han tenido muchos bienes materiales, y piensan que cuando llegue el socialismo, van a poder vivir felices y sin preocupaciones. Por otro lado, los que tienen bienes como resultado del esfuerzo de años, piensan que es injusto tener que compartir con otros que no se han esforzado para estimular los bienes.

    Paul Sigmund dice que la mayoría de los dirigentes nacionales han rechazado el método capitalista de desarrollo, porque es demasiado despacio, ineficiente, e inapto. Opina que el rápido crecimiento económico que necesitan todos estos países va a lograrse por medio del socialismo promovido por los dirigentes de estos países.

    Hay programas de legislación social en varios países. A veces estos programas no progresan, debido a la falta de capital, la ineficiencia, la burocracia crasa, y la corrupción, según Gerald Clark.

    Debemos reconocer que hay muchos que se oponen al socialismo y a la tendencia de colocar bajo la manipulación del gobierno las varias actividades que anteriormente pertenecían a la empresa privada. Hay muchos argumentos en contra de tal tendencia, pero el principal tiene que ver con la concentración de poder que resulta de la identificación del poder político con el económico.

    3. El Comunismo

    El siglo pasado vio el nacimiento de un sistema económico, filosófico, político y en cierto sentido religioso, que ha experimentado un crecimiento espectacular, especialmente entre las masas que no han podido suplir las necesidades básicas- A este sistema se le ha llamado marxismo, comunismo Y o. Básicamente la idea de este sistema es que todo pertenece a todos, y todos gozan de las ganancias igualmente. Cada persona produce según su capacidad, pero todos reciben según su necesidad.

    No es posible entrar en una discusión amplia del marxismo. Es suficiente reconocer que las teorías de Marx en cuanto a lo económico, no han podido producir los resultados que él esperaa. Los países dominados por el comunismo no han experimentado un alza en el nivel de vida en comparación con otras naciones o con otros sistemas. Algunos países donde ha reinado más miseria son aquellos donde el comunismo ha entrado para dominar.

    Es posible decir que el comunismo no podrá satisfacer las necesidades económicas del hombre, las cuales ya hemos estudiado, tales como la dignidad que siente el hombre en razón de tener propiedad, la satisfacción personal que uno siente al producir artículos para el consumo de otros, y el sentido de mayordomía que el hombre puede desarrollar porque puede ayudar a otros que tienen necesidad.

    Un sistema para ser efectivo tiene que ser aceptable en todo sentido: económico, político, religioso y social. El comunismo tiene la desventaja de no poder contestar las preguntas básicas en todas estas esferas, además de eso, las teorías, no han podido actualizarse. Es posible encontrar mucho en contra del comunismo por su posición religiosa. Un sistema religioso niega la existencia de Dios y trata de destruir la instrucción que Cristo estableció, no puede satisfacer los anhelos más profundos del hombre.

    IV. CONCIENCIA CRISTIANA EN LAS RELACIONES ECONOMICAS

    Por muchos años los evangélicos han pasado por alto los deberes de los cristianos en la esfera de la justicia económica. Ciertos grupos han sido muy fervientes en su predicación para salvar las almas perdidas de una eternidad de sufrimiento en el infierno; pero no han ofrecido algo positivo para solucionar los problemas de la pobreza, el desempleo, el hambre, etcétera, que acosan al hombre en la vida actual.

    El liberalismo religioso y la neo-ortodoxia son movimientos que se han preocupado por estos problemas. Estos problemas han sido condenados, por los evangélicos conservadores en su teología, porque tienen conceptos inadecuados del hombre y su necesidad de la salvación- Aunque tenemos que admitir que la teología de aquellos es inadecuada, es cierto que ellos han tratado de enfrentarse a los problemas y las consistencias que hicieron que otros evangélicos se quedarán callados.

    El cristiano tiene que admitir que el interés en la persona misma debe ser más importante, y que debe ocupar un lugar más prominente que el de los intereses monetarios. El cristiano no debe permitir que su deseo de ganar dinero o de tener posesiones sobrepase su misericordia hacia el hombre. Si el patrón se enriquece mientras que sus obreros sufren por falta de sueldo, entonces no hay justicia económica. Si uno es cristiano va a preocuparse por la condición del hombre que no tiene sueldo adecuado. Uno debe ganar suficiente para suplir las necesidades básicas de él y de su familia.

    El cristiano reconoce que la competencia es un hecho real en la vida, pero no deja que este hecho sea un medio para preservar los males que existen a nuestro rededor, Tenemos que ser los primeros en proveer sueldos justos y condiciones de trabajo que sean más aceptables para los obreros.

    El hombre tiene derecho de escoger su vocación o su trabajo, y de poder elaborar su trabajo de acuerdo con sus talentos y capacidades especiales . El dominio del Estado totalitario sobre estos derechos resulta en perjuicio del hombre y de la sociedad de la cual forma parte. A la vez, el hombre tiene que reconocer su responsabilidad personal de colaborar con el gobierno para ayudar a aliviar el sufrimiento humano, y contribuir con sus talentos para hacer del mundo un lugar mejor para todos.

    Benett dice que la iglesia cristiana tiene cuatro deberes en la esfera económica. (1) Enseñar los principios de la conducta humana y cristiana sin componendas. (2) Reconocer que todas las normas de acción en la sociedad están bajo el juicio de esta ética. (3) Buscar el curso de acción más sabio, a la luz de este Juicio sobre la vida y las instituciones. (4) Ayudar a desarrollar las estructuras e instituciones en el mundo que estén más en armonía con estos principios Cristianos, para que el cristiano pueda practicar su vocación cristiana.


    La Ética de las Responsabilidades Civiles 3.4

    Objetivo : EL ALUMNO ANALIZARA LA ETICA CIVIL Y SU INFLUENCIA EN SU PROFESION


    Introducción

    E

    n este capitulo nos corresponde hablar de las relaciones con la autoridad civil. El cristianismo tiene un mensaje para este orden tanto como para los demás. El cristiano no debe tener la idea de que la política es anticristiana y que no le conviene tener que ver con ella. Mas bien debe recocer que cristo espera que el creyente refleje su luz en esta esfera tanto como en todo otro aspecto de la vida, hay relaciones, privilegios y deberes que merecen consideración al pensar en las responsabilidades civiles del cristiano. ¿ Cuál debe ser la actitud del cristiano hacia la autoridad civil? ¿Debe el cristiano votar? ¿Puede un cristiano participar activamente en la política? ¿Es correcto que la religión sea sostenida por el estado? ¿Debe la iglesia buscar ventajas y sostenimiento por parte del estado? ¿Puede el cristianismo participar en las guerras? Estas son algunas de las preguntas que trataremos de contestar en este capitulo.

    I. BASES BÍBLICAS DEL ESTADO

    Y LA AUTORIDAD CIVIL

    1. El Antiguo Testamento

    Desde el comienzo de la raza humana ha habido autoridad y gobierno. En el huerto del Edén Dios manifestó su autoridad hacia el hombre al darle permiso de comer del fruto de ciertos árboles, y mandarle labrar la tierra. Al multiplicarse el hombre sobre la tierra, pronto se vio que había necesidad de leyes para regular el comportamiento humano.

    En la sociedad primitiva la forma de gobierno era tal, que la cabeza de la tribu tenia a su cargo el gobernar a sus descendientes. Los arreglos se hacían y las decisiones se tomaban por medio del representante oficial de la tribu. Esta era la situación en el día de Abraham y de los otros patriarcas. Al llegar a la época de Moisés vemos que el pueblo seguía las instrucciones de él, aunque a veces se quejaban. Un día vino el suegro de Moisés para verlo, y observó que Moisés se pasaba todo el día juzgando al pueblo, gastando el tiempo en oír las quejas menores tanto como las mayores. Jetro, su suegro, le dijo que no havia bien, porque el trabajo era demasiado pesado para uno solo. Le aconsejo escoger de entre el pueblo a hombres capaces que serian jefes de millares, de centenas, de cincuenta y de diez. Estos jefes juzgarían entre el pueblo, pero los asuntos graves los traerían con Moisés. Moisés siguió el consejo de su suegro y todo fue bien, echando así las primeras raíces del gobierno organizado entre los israelitas. (Ex. 18).

    En el período de los jueces este sistema continuo. Este es periodo más oscuro entre la historia de Israel, y hay actos muy bárbaros de parte de algunos individuos. El pueblo insistía en tener rey como en otras naciones, y al fin Samuel les permitió elegir uno, aunque en contra de su propio deseo.

    Bajo los reyes la nación se llamaba teocrática, porque pensaban en Dios como el rey final, y los reyes eran los indicados y ungidos de Dios. Los relatos en los libros de Reyes y las Crónicas siempre hacen avalúo del reinado de cada uno, diciendo que ”hizo lo bueno en ojos de Jehová ” o “hizo lo malo en ojos de Jehová”. Al fin, después de unos cuatrocientos cincuenta años de haber tenido varios reyes, los babilonios entraron en la ciudad de Jerusalén y la destruyeron, llevándose cautivos a los Judíos.

    2.El Nuevo Testamento.

    En días de Jesús el sanedrín era la sede del gobierno religioso de los judíos, mientras que Roma gobernaba por medio de su procurador local, quien daba mucha libertad civil a las ordenes locales de gobierno. El sanedrín consistía de unos setenta ancianos que escuchaban los casos de problemas legales entre el pueblo. Tenia poder de ejecutar la sentencia de pena de muerte, y fue el grupo que crucificó a Jesús. Eran oficiales muy poderosos, y el mundo judío temía mucho a su autoridad.

    (1) Enseñanzas de Jesús.- Jesús dio ciertas enseñanzas que ilustran su actitud hacia el gobierno organizado. Los romanos eran la más alta autoridad civil en Palestina en esa época y todos los judíos tenían el deber de pagar impuestos al César. A pesar de esto algunos resistían. Jesús reconoció que la responsabilidad del gobierno civil era la de mantener el orden, recolectar los impuestos, y adoptar un sistema monetario. Cuando vinieron los fariseos con los herodianos para sorprenderle en algo, le hicieron la pregunta: ¿Es lícito dar tributo a César, o no? Jesús se dio cuenta del propósito de ellos y respondió de manera ambigua: “Dad... a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios”. (Mat. 22:21). En esta respuesta es evidente que Jesús vio la necesidad de que hubiera gobierno civil, y dijo que el ciudadano tiene el deber de sostener al gobierno. Hay otras ocasiones en la vida de Jesús que ilustran su actitud hacia las autoridades civiles. No tenía mucha simpatía por Herodes, a quien llamó “Zorra” (Luc. 13:32). Dijo que los cristianos deben buscar la manera de resolver sus dificultades sin necesidad de recurrir a los tribunales.(Mat. 5:25). Cuando fueron a él para cobrar el impuesto, Cristo dijo que no tenis que pagarlo, pero para no ofenderlo, instruyo a Pedro a que lo pagara. (Mat. 17:24,27). Jesús rechazó el movimiento para hacerle rey, porque su propósito fue el de establecer un reino eterno e invisible. (Luc. 22:24,27).

    (2) Enseñanzas de Pablo.- el concepto de Pablo en cuanto al estado se nota en Romanos 13. pablo dice que el cristiano debe sujetarse a los poderes políticos porque son de Dios. Por eso el cristianismo no debe resistir a las autoridades civiles lo cual seria resistir a Dios. Pablo recalca que las funciones del gobierno son: proteger a los buenos y castigar al que hace mal, e indica que el estado tiene el derecho de castigar hasta el extremo de llevar la espada, implicando autoridad sobre la vida. Puesto que el estado tiene estas funciones, es deber del cristiano sostenerlo, pagando los impuestos y respetando a los gobernantes.

    Pablo también sugirió a los cristianos que deberían resolver sus dificultades sin tener que ir a los tribunales. La razón para esto era que siendo los tribunales paganos, no tendrían ningún concepto de la actitud entre cristianos. Pablo creía que seria un testimonio malo para los cristianos delante de los paganos el ir a los tribunales civiles para resolver problemas que ellos mismos podrían resolver.

    (3) Pedro.- Pedro tuvo varios encuentros serios con las autoridades civiles a causa de su predicación. Fue encarcelado en Jerusalén poco después de Pentecostés, y cuando los gobernantes quisieron callarle, tuvo que responder con las siguientes palabras: “Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres”. Mas tarde, en su epístola, anima a los cristianos a gozarse en las tribulaciones que vendrían sobre ellos, porque seguramente los que siguen el nombre de cristo tendrán que padecer persecución.

    (4) Juan.- Juan ha sido criticado por su actitud no cristiana hacia el Imperio Romano, que se observa en el libro de Apocalipsis. Tenemos que recordar que este libro fue escrito por uno que había soportado años de persecución, y que aun en la época en que en que lo escribió estaba desterrado en la isla de Patmos. Juan escribió a los cristianos esparcidos en el Asia Menor, quienes habían visto morir a sus propios familiares a manos de emperadores sanguinarios, tales como Nerón y Domiciano, a la vez Juan estaba comparando el presente con la edad futura, cuando no habrá necesidad de gobiernos políticos porque Dios será el Rey sobre su trono eterno.

    Estos ejemplos los hemos citado con el propósito de demostrar que la Biblia presenta situaciones de la actitud de los dirigentes Cristianos hacia el gobierno civil. La Biblia no presenta una ética política en una forma sistemática, pero por las experiencias que se relatan es posible obtener varias conclusiones.

    El gobierno civil era respetado por los cristianos como algo necesario para la armonía de la sociedad. El cristiano debe aceptar su responsabilidad como buen ciudadano, pagando los impuestos y sosteniendo al gobierno en otras maneras, tales como votando y obedeciendo las leyes. Además de eso, queremos notar lo que el cristiano puede hacer en otras esferas.

    En un esfuerzo por aplicar las enseñanzas de la Biblia en la esfera de las relaciones civiles, es necesario hacer un análisis, por breve que sea, de las formas contemporáneas de gobierno.

    II GOBIERNOS TOTALITARIOS.

    Hoy en día los gobiernos del mundo se dividen en dos grupos: demócratas y totalitarios. En los últimos años hemos visto el nacimiento de varios gobiernos democráticos y la cesación de gobiernos totalitarios o dictaduras. Algunos de los países de la América Latina han derrotado a los dirigentes que no permitían elecciones libres, y han establecido formas de democracia.

    Por el problema del analfabetismo y la tradición de cuatrocientos años de feudalismo, en el cual las masas no tenían derecho de ejercer sus opiniones personales, y si debían estar sumisas a los que les gobernaban, las democracias con débiles en algunos países.

    Ejemplos de gobiernos totalitarios que antes existían en ciertas partes del mundo son: el fascismo, el nazismo, y el comunismo. Las últimas dos décadas han visto el fracaso de dos de estas formas, pero el comunismo todavía existe y esta creciendo. Por la amenaza que representa para los países latinoamericanos; es necesario observarlo más detenidamente.

    Los gobiernos totalitarios buscan la manera de forzar sobre los ciudadanos una sola clase de filosofía de la vida, llegando a dominar así la vida política, religiosa, económica y social de todos. Llega a dominar el comportamiento y también los pensamientos de sus ciudades. El individuo pierde sus derechos personales y humanos, y si resiste, recibe como recompensa la liquidación o el trato brutal. El fin que se persigue no es la libertad sino la esclavitud. Los países latinoamericanos están siendo bombardeados constantemente con propaganda de todo lo que es bueno en los países dominado por el comunismo. Se apela especialmente a las masas pobres que están sufriendo por falta de las cosas para suplir las necesidades básicas de la vida, y se les promete una utopía de plenitud y bonanza bajo el comunismo. Muchas personas, ignorantes de la realidad, se tragan la carnada, porque no saben cómo son verdaderamente las cosas en los países dominados por el comunismo. Los cristianos deben saber la verdad en cuento al comunismo y sus efectos sobre la nación y deben resistir todo el movimiento que sea promovido por los comunistas.

    La democracia es un sistema político que da libertad al hombre para seguir sus convicciones personales. La democracia es gobierno “ del pueblo, por el pueblo y para el pueblo “. Los gobernantes son elegidos según el deseo de la mayoría, y tienen el deber de representar las opiniones de la mayoría. En las elecciones periódicas los ciudadanos tienen libertad de ejercer su opinión y convicción personales. Los ciudadanos tienen garantizadas ciertas libertades según la constitución del país.

    No podemos decir que la democracia es el sistema es el sistema político bíblico, ni que los cristianos pueden vivir bajo otros sistemas. Los primeros cristianos vivían bajo un gobierno despótico, y el movimiento creció con una rapidez asombrosa. Otros cristianos han tenido que practicar su fe bajo circunstancias muy difíciles y en presencia de gobiernos antagónicos al cristianismo. Sin embargo, el cristianismo ha gozado de más libertad y ha sufrido menos intervención donde ha habido democracia.

    Es un hecho comprobado en la historia que el protestantismo ha promovido el desarrollo de la democracia, mientras el catolicismo ha resistido al estado democrático. La democracia es compatible con el espíritu de libertad y competencia del individuo, mientras el catolicismo resiste el individualismo y trata de guardar el poder y la autoridad en manos de pocos. La jerarquía de la Iglesia Católica es una ilustración de tal organización antidemocrática, y prefiere que el gobierno civil siga este mismo patrón, porque el pueblo así se acostumbran en manos de unos cuantos jefes el gobierno de las masas.

    III. LA IGLESIA Y EL ESTADO.

    Ya que hemos reconocido que es natural y necesario que la Iglesia y el Estado existan juntos, tenemos que aclarar la relación entre ambos.

    En países dominados por el catolicismo ha sido difícil el desarrollo de la democracia. El pueblo está acostumbrado a recibir instrucciones de arriba y no es fácil invertir el orden. Por otro lado, hay la presión de la iglesia católica en los asuntos políticos. La opinión de la jerarquía católica siempre es factor muy importante en cualquier asunto político en las naciones donde la iglesia católica es potente. La iglesia siempre hace sentir su presencia y su poder encima de las voces de las multitudes y los grupos menores. Las leyes se hacen de acuerdo a la conveniencia para la iglesia, esta intervención hace difícil el desarrollo libre de la democracia en la nación.

    Hay tres teorías distintas en cuanto a la relación entre la iglesia y el estado: identificación, dominio y separación.

    1. Identificación

    Esta teoría no acepta la idea de la existencia de las instituciones, sino que más bien unificada a las dos. Esta fue la situación en el antiguo testamento, especialmente en la nación judaica. No había mucha distinción entre lo religioso y lo secular. El caudillo espiritual era también el caudillo político y secular. Hoy en día los países que tienen iglesias oficiales establecidas son las que más se asemejan a esta teoría. El gobierno sostiene a la iglesia oficial con sus fondos, y la iglesia recibe beneficios adicionales del gobierno. No hay entre la gente idea de conversión, porque la persona nace como miembro de la iglesia tanto como ciudadano del estado.

    2. Dominio

    La idea de dominio tiene dos facetas. Hay dominio de la iglesia por el estado, que es el caso de Rusia y sus países satélites. En estos países la iglesia tiene que servir a los propósitos del estado y sus libertades son muy limitadas.

    En otros países la iglesia domina al gobierno político. Este es el caso de España, Italia y la mayoría de los países en la América latina. Esta práctica ha venido como resultado de las ideas del papa Gelasio, del siglo V, quien enseñó la idea de las dos espadas: una secular, la de los reyes, y otra espiritual, la del sacerdote. La espada espiritual estaba encima de la secular, y esta se usaba solamente con el permiso de la sagrada.

    Después, el papa Hildebrando comparó la iglesia y el estado con el alma y el cuerpo. El alma, o sea la iglesia, es de mas importancia que el cuerpo, o del estado. Tomas de Aquino enseño que el estado debe colaborar con la iglesia para establecer la comunidad perfecta. Determinar lo que debe ser los fines temporales y humanos es deber de la iglesia, según él.

    3. Separación

    La otra teoría, la de separación, sostiene que la iglesia debe existir independientemente del estado, que los dos pueden cumplir mejor sus funciones si permanecen aparte, sin unirse. Este arreglo permite la libertad religiosa en una forma no permitida por las otras teorías.

    Field dice que la separación es la victoria más grande para la causa del progreso humano. Hubo varios factores que contribuyeron a la separación. En 1689 el acta de tolerancia en Inglaterra fue una victoria para los separatistas y los grupos religiosos que estaban resistiendo al estar bajo la iglesia oficial. También había una gran diversidad de grupos religiosos en las colonias. La mayoría de ellos había ido a los Estados Unidos en busca de libertad y de una nueva oportunidad, y muchísimos de ellos no estaban identificados con ninguna iglesia.

    Además de esto, tenemos que incluir la influencia de dirigentes religiosos tales como Rogelio William y Guillermo PEN, quienes creyeron en la separación completa, e influyeron sobre los patriotas que redactaron la constitución de los estados unidos. Juan Locke anteriormente había presentado teorías sociales que fueron puestas en práctica en las colonias. El gran despertamiento religioso del siglo XIX, contribuyó grandemente a la libertad de la religión personal dentro de los estados, y sirvió además para resistir las influencias de las iglesias establecidas.

    Con todo esto, también hubo hombres deístas y racionalistas que no querían que ninguna iglesia se metiera en asuntos del estado.

    La denominación bautista es una de las que más han luchado para tener una iglesia separada del estado. Los bautistas son descendientes de sectas cristianas y no de las iglesias oficiales que resultaron del rompimiento con la iglesia católica. Tienen sus raíces históricas en los separatistas de Inglaterra. Rogerio Williams insistió en el principio de la separación en la colonia de Rhode Island en los Estados Unidos, y después otros siguieron este ejemplo. Durante la historia del desarrollo de los Estados Unidos los bautistas han insistido mas que cualquier otro grupo en mantener la separación entre la iglesia y el estado. Hoy en día hay presión de parte de varios grupos religiosos para conseguir por medio de la legislación fondos del gobierno. A la vez, donde es posible, ellos dominan la enseñanza en los colegios públicos, reciben dinero y otras ayudas para construir sus templos y colegios, y toda otra ventaja que puede adquirir.

    Los bautistas a veces se han visto tentados a buscar fondos del estado. Debieran recordar siempre que el recibir dinero implica dominio, o al menos intervención. En algunos países del mundo el gobierno ha ofrecido dinero, pero bajo condiciones que puedan minar la independencia de las instituciones. Para recibir ayuda los colegios u otras instituciones tienen que cumplir con ciertos requisitos, tales como la enseñanza de ciertas religiones o materias, que posiblemente podrían anular el propósito básico de la institución. Les conviene a los evangélicos insistir en y promover la separación de la iglesia del estado y la libertad religiosa completa.

    IV. PROBLEMAS RELACIONADOS CON LA

    RESPONSABLIDAD CIVICA

    1. Participación en la política

    No debemos interpretar lo que se ha dicho sobre la separación de la iglesia y el estado como la indicación de que el cristiano no debe participar en la vida política. Esta actitud es una de las debilidades de muchos evangélicos quienes dicen: “Ninguno de los candidatos es cristiano y por eso no puedo votar por nadie.” Algunos prefieren dejar que otros grupos no cristianos dominen en el gobierno, y ellos siguen una estrategia de separación de toda actividad política. Esto es contrario a lo que estamos sugiriendo. El cristiano debe estar interesado en los asuntos políticos del mundo, y especialmente en los de su propia nación. Debe pagar los impuestos que le exige el gobierno, y si cree que no son justos algunos impuestos, debe hacer saber su opinión por medio de los representantes elegidos por el pueblo. Debe votar en las elecciones por el candidato cuyo programa mas se acerca a sus propios deseos y convicciones.

    A la vez hay grandes posibilidades en la vida política para los cristianos. Seguramente es una profesión que traería pruebas grandes para el cristiano en el esfuerzo por ejercer sus convicciones frente a las muchas tentaciones y corrupciones. ¿Pero cuando podremos tener a personas cristianas en altos puestos, si los cristianos no están sirviendo a la nación? Será un gran día para la América latina cuando entre el pueblo evangélico haya hombres destacados actuando en la vida política de su respectiva nación.

    2. La guerra y la paz

    La guerra es uno de los males más grandes en toda la historia de la humanidad. Ha habido novecientos sesenta y siete guerras entre las naciones desde el año 500 a. de J.C. hasta 1925 d. De J. C. Según Sorokin. Las naciones Unidas actualmente están interviniendo millones de dólares anualmente para mantener la paz. En este siglo hemos sentido el efecto de dos guerras mundiales y otras guerras no tan extensas.

    Muchas naciones han sufrido las consecuencias de conflictos internos. Entre los años 1949 y 1962, según los datos más fidedignos Colombia ha tenido 200 000 muertes a causa de la violencia civil.

    (1) Dios y la guerra.- Desde el día en que Caín se levanto para matar a su hermano Abel, los hombres han estado en conflicto unos contra otros. El antiguo testamento tiene un registro de esta lucha tan sanguinaria entre hombres y naciones. Algunos, al leer las paginas del antiguo testamento, han sacado la conclusión de que Dios aprobaba las guerras. Es cierto que hay pasajes en que claramente dice que Dios estaba con los Israelitas y les dio la Victoria. Pero tenemos que reconocer que Dios tuvo que usar los mejores medios que existían en aquel entonces, y esto no implica que él estuviera de acuerdo con todas las acciones.

    A la vez hay que recordar que los profetas Miqueas e Isaías pintaron un cuadro futuro de paz perfecta por medio de una relación correcta entre Dios y los hombres. Los profetas soñaron con un día futuro cuando los hombre habrían de cambiar sus armas por implementos agrícolas. Probablemente este ideal se asemeja mas a los ideales que Dios quería para el mundo. Es significativo que Jesús fue conocido como el príncipe de paz en el anuncio de Isaías. Por medio de u vida y sus enseñanzas el ha promovido el amor y la paz entre todos los hombres. Una de las bienaventuranzas tiene que ver con los pacificadores. El reino que el vino a establecer se conoce como reino de paz. En sus enseñanzas dijo: “Amad a vuestros enemigos”. Aun en el momento de morir en la cruz, oro por sus enemigos: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”. Es indudable que Jesús estaba en contra de la guerra.

    Lo terrible que es la guerra se puede apreciar cuando consideramos algunos hechos básicos con respecto a Dios. Sabemos que Dios es el creador y gobernador del mundo y al fin de todo es él quien tiene el dominio en las manos. Sin embargo, Dios deja al hombre en libertad para dirigir los asuntos mundiales. Cuando acontecen guerras, hay siempre algunos que preguntan ” ¿Por qué no acaba Dios con esto? ” la respuesta es que Dios deja al hombre en libertad para crear un mundo de paz, felicidad y armonía; pero el hombre puede crear también sufrimiento y muerte en masa, por medio de sus descubrimientos. La soberanía de Dios no anula la libertad del hombre en el universo.

    (2) La participación en la Guerra.- Un problema relacionado con la guerra es si el cristianismo debe o no participar en ella. Hay cristianos sinceros en estos dos campos antagónicos, y los de uno y otro bando pueden citar pasajes bíblicos para defender su posición.

    Por ejemplo, algunos insisten en que hay casos en que Jesús uso de la fuerza en contra del mal. Cuando tomó un azote de cuerdas y entro en el templo para echar fuera a los cambiadores demostró que podía usar la fuerza. El mismo dijo a los hombres que no vino para traer paz sino espada.

    Por el otro lado, hay ilustraciones que se pueden citar para probar que Jesús estaba en contra de del uso de la fuerza. Por ejemplo en Mateo 5:39 dice: “a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra.” Esta enseñanza indica que uno no gana su punto simplemente por medio de la agresividad. Jesús enseña que la mejor manera de resistir el mal es derrotarlo por medio del amor y la misericordia.

    Cuando los soldados fueron al monte para aprehender a Jesús, Simón Pedro saco su espada con el propósito de resistirlos, y le corto la oreja al siervo del sumo sacerdote. Pero Jesús le dijo: “Vuelve tu espada a su lugar; porque todos los que tomen espada, a espada perecerán.” Es imposible probar simplemente por medio de citas, el que Jesús se inclinaba hacia un lado o el otro en cuanto al uso de la fuerza, por tanto, el cristiano tiene que determinar de otra manera cual será su convicción.

    En años pasados hombres como León Tolstoi han sido pacifistas extremistas, que ni siquiera quisieron admitir la presencia de la policía y los oficiales que vigilan para que se cumplan las leyes civiles de la nación. Hay grupos religiosos que no votan ni saludan a la bandera, porque tales cosas representan actos de apoyo al gobierno. Hay cristianos pacifistas hoy día que insisten en que la posición cristiana es no usar la fuerza. Personajes tales como Kirby Page Y Culbert Rutenber han escrito libros que no hacen pensar antes de llegar a la conclusión de que esta bien usar la fuerza. En su obra Jesús or Christianity, Kirby Page escribe en una manera muy convincente, diciendo que más sangre se ha derramado por medio de movimientos religiosos que por medio de muchas guerras civiles. A la vez Rutenber en su libro Dagger and the Cross muestra que usar la fuerza no es la solución a los problemas mundiales.

    Otros eruditos aceptan la posición de no-pacifismo. Reinhold Niebuhr dice: “a veces uno tiene que aceptar el menor de los males y no puede escoger lo ideal simplemente.” También su posición es la de que el deber del gobierno civil es promover la justicia y no tanto el amor en las relaciones ciudadanas. Según Brunner, “el estado existe no para hacer que los hombres se amen, sino para mantener orden y seguridad.”

    Nos parece que es imposible ser consistente en este asunto. El que es pacifista ala vez es ciudadano de un gobierno que gasta grandes cantidades cada año en mecanismos de defensa. A la vez es imposible vivir sin resistir el mal, porque en una u otra forma el cristiano tiene que oponerse o resistir las influencias que minan la felicidad, la salud y la seguridad de la familia. Decir que no se puede resistir el mal en ningún sentido seria decir que el cristiano no puede dejar resplandecer su luz para transformar el mundo.

    Otro factor que hay que tener en cuenta es que cualquier posición representa un compromiso en cierto sentido. El que no es pacifista reconoce que su posición no es la perfecta, pero según él, es la mejor al considerar todos los factores. Sin embargo, hay que admitir con Brunner que en la guerra moderna todos son conquistados y no hay victoriosos. Por otra parte, el pacifista reconoce que aunque no participa abiertamente en la guerra, llevando armas, si está participando cuando paga impuestos al gobierno, o al comprobar bonos para la defensa, o al trabajar en fabricas que producen artículos de guerra.

    Debemos decir que en buscar una solución al problema de la participación en la guerra todos tienen que ser cristianos verdaderos. No debe haber lugar para acusar a otros de ser cobardes o desleales a la patria; ni tampoco se debe pensar que otro no es cristiano o que no ama a los enemigos porque está participando en la guerra. Cada uno sinceramente debe tener una convicción basada en un estudio detenido de todos los factores y, después hay que estar listo para aceptar la crítica que seguramente vendrá contra él.

    El dilema del cristianismo no pacifista es cómo continuar amando a los enemigos de uno y de su nación mientras buscan la manera de destruir su vida, su propiedad y su poder. El dilema del pacifista es como actuar para la estabilidad constructiva mientras hay toda violencia y agresividad alrededor de él, y sus compañeros creen que la única solución es la fuerza militar.

    Frente al dilema de participación en la guerra, el cristianismo tiene que decidir por medio de oración ante Dios cuál será el curso de acción que tomará.

    ¿Qué puede hacer la iglesia? Hay varias posibilidades. La iglesia puede proclamar un mensaje verdadero de lo malo y la horrible que es la guerra, y el hecho de que hay otras maneras más sabias para resolver problemas de índole internacional. Puede educar a sus miembros en las enseñanzas de Jesús sobre el amor para toda la humanidad. Puede brindar mayor sostenimiento al programa misionero mundial, que tiene como propósito propagar el espíritu de Cristo, y en esta forma ganar las almas para aceptar y seguir sus enseñanzas.

    Las iglesias pueden apoyar a las organizaciones mundiales serias y respetables que tienen como propósito mantener la paz. Pueden insistir en las negociaciones que tienen como propósito arreglar las diferencias sin el uso de la fuerza; pueden apoyar los programas que dan ayuda a los países subdesarrollados. Pueden vivir consistentemente el evangelio, de tal manera que otros se den cuenta de que somos sinceros, en querer el bienestar de todos.

    3. Pena de Muerte

  • Resumen Histórico.- La pena de muerte, el castigo máximo determinado por tribunales para las personas culpables de ciertos crímenes, tiene una trayectoria histórica muy larga. En los antiguos tiempos bíblicos se aplicaba este castigo por cualquiera de los diez actos que se consideran de suficiente gravedad para merecer la muerte.

  • Las leyes antiguas de Hammunrabi se caracterizaban por la ligereza con que se aprobaba la pena de muerte. Una esposa tenia derecho de buscar la separación legal del esposo, pero si se podía probar que ella tenia la culpa del fracaso del matrimonio ella era ahogada. Si un constructor hacia una casa con defecto, de modo que el hijo del dueño moría, entonces se mataba al hijo del constructor. Si un cirujano hacia una operación errónea, podían cortarle las manos.

    En Inglaterra se practicó la pena de muerte en forma abundante hasta el siglo XVIII inclusive. Ejecutaban aun a niños por actos tales como arrancar un cabo o cortar un árbol. No titubeaban en ahorcar niños de siete años.

    En los Estados Unidos nueve de los cincuenta estados han abolido la pena de muerte. Actualmente varios otros estados están considerando la abolición de este práctica.

    Unos cuarenta países del mundo de los que anteriormente practicaron la pena de muerte la han suspendido en los últimos años. Las razones principales que se están dando son: que la práctica es barbara y anticuada, que no soluciona el problema ni produce ningún efecto bueno, y que debemos buscar otros modos para afrontar los crímenes.

  • El Mensaje Bíblico.- Es posible encontrar bases bíblicas para una posición afirmativa o negativa en cuento a la pena de muerte. Pero es necesario aclarar que uno no puede encontrar una instrucción especifica en la Biblia y pronunciar que es obligatorio obedecerla, sin dar consideración detenida a las muchas circunstancias que rodean a determinado pasaje.

  • El Antiguo Testamento, sin lugar a dudas, da varias bases para la pena de muerte, entre ellas: (1) homicidio (Gén.9:6, Ex 21:13-14; Núm 35:16; Lev. 24:17); (2) adulterio (Lev. 20:10; 19:20-22); (3) bestialidad (Ex. 22:19; Lev. 18:23; 20:15); (4) blasfemia (Núm. 15:30; Lev 24:11-16); (5) tocar las cosas sagradas (Núm. 4:15, 20; 2 Sam. 6:7); (6) hechiceria (Ex. 22:18); (7) rapto o secuestro (Ex. 21:16); (8) maldición a los padres (Ex. 21:18-21);y (10) violación sexual (Deut. 22:25).

    No podemos buscar nuestra convicción actual sobre este problema simplemente en pasajes que ilustran prácticas antiguas en las épocas primitivas del desarrollo de la justicia y las instituciones de la ley. Jesús vino para perfeccionar la ley antigua.

    Jesús hizo énfasis sobre el amor a los enemigos y el perdón que quite del corazón toda venganza. Cuando los escribas y fariseos trajeron a Jesús una mujer sorprendida en el acto de adulterio, Jesús, aunque no desconoció que la ley exigía el castigo, la perdonó, diciéndole: “Vete, y no peques más”. (Juan 8:3-11).

    Es indudable que el espíritu y las enseñanzas de Jesús están del lado negativo de la pena de muerte. Jesús rechazó la ley del talión (ojo por ojo), diciendo: “No resistáis al que es malo . . .” (Mat. 5:39). La regla de oro (Mat. 7:12) nos presenta una norma de conducta que no podía dejar lugar para la venganza. Jesús y Pablo enseñaron que la ley del amor debe prevalecer en las relaciones humanas. (1 Juan 3:18, 4:12,20; Rom. 13:10).

    Apelar a los mandamientos en el Antiguo Testamento para dar base a la pena de muerte, es aceptar como preponderante la ley antigua sobre la revelación superior del Nuevo Testamento. Esto es volver a la controversia que existía entre los fariseos y Jesús; y entre los judaizantes y Pablo en el primer siglo.

  • Argumentos a Favor.- El argumento que más se usa para dar fuerza a la pena de muerte es que disuade a otros contra el crimen. Pero esto no se ha probado, y hay bastante evidencia en contrario. En Dinamarca, Finlandia, Bélgica, Noruega, Austria, Suecia y Suiza, se abolió la pena de muerte, pero no hubo ningún efecto favorable en cuento al número de crímenes.

  • Otro argumento a favor de la pena de muerte es que no hay otra alternativa que castigar suficientemente al criminal y eliminar a los antisociales de la sociedad. Este argumento da lugar al espíritu de venganza, que es difícil de tratar, especialmente cuando uno está íntimamente relacionado con personas afectadas por el crimen.

    Un argumento es que cuesta menos ejecutar al criminal que mantenerlo encarcelado por años. Esto es reducir el valor de la vida humana a un nivel muy bajo, el de pensar en términos de pesos y centavos.

  • Argumento en Contra.- Uno de los argumentos más fuertes en contra de la pena de muerte es irreparable, y siempre hay la posibilidad de equivocarse en pronunciar la sentencia sobre el criminal. Benjamín Franklin y Lafayette dijeron que si hay una posibilidad de la Factibilidad humana, no se debería ejecutar a nadie. Se ha creído que el número de personas inocentes que mueren a manos del estado llega a cinco por ciento.

  • También tenemos que preguntarnos: ¿Es justo privar de la vida a otra persona?. El mensaje del cristianismo es redentor, aun para las personas que le han quitado la vida a otros.- Siempre hay la posibilidad de la rehabilitación de criminales, y hombres que han cometido graves errores pueden ser ayudados para servir la humanidad.

    La pena de muerte trae sufrimiento para muchos. Si fuera justo que el culpable tuviera que pagar su crimen con su vida, ¿es justo someter a sus familiares a la ignominia que resulta de una acción sobre el cual ellos no tenían dominio alguno? El hecho de que el criminal ha traído sufrimiento sobre sus familiares de la víctima no justifica esta actitud de parte de otros.

    Ya hemos notado que la pena de muerte no disuade a otros en cuanto al crimen. Anteriormente se creía que tal era el caso, y se hacían grandes espectáculos de la ejecución de un criminal. :Mas tarde prohibieron la entrada al público a los lugares de ejecución, porque reconocían que era antihumano hacer un espectáculo de la muerte de un ser humano.

    El homicidio es pecado muy grave delante de Dios, del hombre y de las instituciones de la sociedad. El castigo de tal delito debe ser positivo, redentor y libre de todo espíritu de venganza. La muerte expiatoria de Jesucristo en la cruz del Calvario, y el amor y el perdón de Dios son símbolos constantes de que la vida humana es de valor infinito, y ningún hombre o institución debe tomar en sus manos la prerrogativa de privar a otro ser humano del derecho de vivir, el cual Dios dio a todos.



    La Ética de las Responsabilidades Civiles 3.5

    Objetivo : EL ALUMNO ANALIZARA LAS RESPONSABILIDADES SOCIALES Y SU INFLUENCIA EN SU PROFESION


    Introducción:

    E

    l cristiano tiene que vivir en la sociedad, es imposible que lo haga en el vació. Algunos tratan de aislarse de las actividades diarias de la sociedad, por que quieren buscar una relación con dios que no es posible para las multitudes. En cierto sentido es mas desafiador vivir la vida cristiana en las relaciones sociales de cada día, que aislarse del mundo externo para tener comunión perpetua con Dios.

    Clases Sociales

    1.- perspectiva bíblica

    Entre los Judíos había mucho prejuicio en cuanto a las diferencias de raza y clase. Caín, siendo agricultor, pertenecía a un grupo distinto del Abel su hermano, que fue ganadero. Como resultado de esta diferencia hubo conflicto entre ellos. Los ganaderos en el día de los patriarcas siempre tenían dificultades con la gente agraria de la nación.

    Los judíos llegaron a ser esclavos en Egipto, y tuvieron que someterse al trabajo arduo de hacer ladrillos de barro y paja para los egipcios en sus programas de construcción. Al entrar en la tierra prometida después de ser librados por Moisés, chocaron con los cananeos.

    Jesús nació en un mundo que era consciente de las diferencias sociales entre los hombres. En el imperio Romano había una clasificación social estricta de las personas. Los griegos que dominaron el mundo antes que los romanos, tenían su sociedad calificada entre aristócratas y obreros, en las esferas locales. El pueblo judío critico a Jesús varias veces por que relacionaba con los publícanos y pecadores, las clases mas bajas en la Palestina de aquel día. Lo acusaron de ser hombre comilón y bebedor de vino, amigo de publícanos y pecadores.

    2.- Condiciones Latinoamericanas

    En la América Latina hay mucha distinción de clases. Los españoles llegaron y vieron en los indígenas a hombres que podían servirles como esclavos. Hoy en día este dominio de la aristocracia todavía se siente en muchos países. Los ricos componen un porcentaje muy pequeño del total de la población. La gente profesional y los negociantes se encuentran entre la clase alta y la media. Muchos comerciantes y empleados en las industrias son los que trabajan en fabricas, construcción y oficinas. Incontables multitudes no tienen trabajo fijo, y entre estos grupos la población está experimentado su crecimiento más rápido.

    Entre los latinos hay una conciencia sensible a las diferencias de clases. La gente de la sociedad alta no tiene relación con los pobres, excepto como siervo domestico y en relación de trabajo. Generalmente, es difícil lograr que una persona de la clase alta asista mas de una vez a una iglesia evangélica, por que no se siente cómoda por no encontrar a muchas personas de su mismo nivel social y económico.

    Al aplicar el mensaje del cristianismo en las esferas sociales, es imprescindible hacer hincapié en que todo cristiano debe aceptar a toda persona como hombre creado a la imagen de Dios y de valor intrínseco por eso. El hombre tiene que trabajar en los trabajos mas humildes merece el respeto del hombre mas rico, por el mero hecho de ser hombre.

    Las Mujeres

    El cristianismo ha contribuido extensamente en la liberación de las mujeres de su estado social inferior. En los tiempos del Antiguo Testamento la mujer era propiedad del esposo o del padre. Jesús infringió las costumbres sociales de aquel entonces para ejercer un ministerio hacia las mujeres. La mujer samaritana se sorprendió cuando Jesús comenzó a conservar con ella, especialmente acerca de su alma. Este incidente represento un quebramiento de las practicas en cuanto a las diferencias raciales tanto como del sexo. Todos se quedaron atónitos cuando Jesús manifestó misericordia hacia la mujer adultera, a quien los fariseos estaban listos a apedrear, diciéndole: “vete, y no peques mas”.

    Es posible que haya todavía en la América Latina conceptos antiguos del nivel social de las mujeres. Muchos hombres piensan que la mujer debe servir para sus necesidades de ropa, comida sexo, y el cuidado de los hijos, y que no deben tener libertades iguales a la de los hombres. La profesión de pedagogía siempre ha contado con las mujeres, y últimamente hemos visto que algunas mujeres están entrando en las profesiones tales como la medicina, la abogacía, la política y otras ramas de la ciencia.

    Relaciones Raciales

    Probablemente lo mas difícil es poner en práctica las enseñanzas de Cristo, en la esfera de las relaciones raciales. Hay mucha razas en el mundo, por que una raza se define como grupo de hombres que poseen ciertas características físicas que se determinan por la herencia. El racismo este diferente es la creencia que una raza étnica está condenada a la inferioridad por su naturaleza y que otra raza está destinada a la autoridad.

    Muchos que tienen prejuicios usan la Biblia para defender su posición, Hablan de la señal que Dios puso sobre Caín para castigarlos, relacionando asi está señal con los rasgos físicos que caracterizan a las distintas razas; pero la señal que Dios puso en Caín fue para protegerlos y no castigarlos. El hecho de que Jesús fue primero a las ovejas perdidas de Israel ha sido usado para probar su preferencia para la raza Judía. Pero es claro por otros pasajes que esto fue política o táctica temporal y mas tarde Jesús comisionó a los discípulos a ir a todos.

    1.-El origen del racismo

    El racismo es fenómeno relativamente nuevo. El mundo antiguo tenia sus diferencias que produjeron prejuicios, pero estaban basadas en los aspectos raciales. Los griegos tenían esclavos, pero no fueron de una sola raza o color, las diferencias eran culturales.

    Con el trafico de esclavos del África, los negros fueron importados a los países del nuevo mundo para hacer el trabajo mas severo que el blanco no quería hacer.

    En la América Latina los españoles explotaban a los nativos. En las encomiendas los indios no fueron esclavos en el sentido que se compraban y se vendían, pero lo eran en la realidad por que quedaban constantemente endeudados a los dueños de las haciendas. Trabajaban todo el año tratando de pagar las deudas de los prestamos que les habían hecho los patrones y terminaban cada año debiendo algo de su sueldo del año entrante. Es interesante ver la actitud de los españoles fue mejor hacia los indios que la de los ingleses. Los ingleses resistían rotundamente a los indios, y trataron de matar a todos. En cambio, los españoles impusieron su religión sobre los indios, mientras los ingleses hicieron todo para impedir que el indio entrara en la iglesia.

    2.- Las causas del racismo

    Por muchos años se creyó que el prejuicio era inherente e instintivo; pero ahora que uno adquiere el prejuicio del ambiente. Es cierto que en el corazón del hombre reían malos pensamientos, y que el hombre esta dispuesto a creer lo peor acerca del otro. Esta inclinación se alimenta por circunstancias sociales, en las cuales existe discriminación. Hay una tendencia innata en el hombre a preferir a las personas que son como uno mismo.

    La ignorancia es otra causa del prejuicio. Ha existido una teoría, promovida por el Conde Govineau, donde se dice que el color de la piel determina las diferencias mentales y espirituales, y la mezcla de la sangre produce degeneración y la caída de las civilizaciones. Hoy día los antropólogos han prohibido que estas ideas son completamente erróneas. En la América latina los prejuicios se basan mas en las diferencias sociales, económicas y culturales. Es cierto que los latinos se creen superiores a los indios. En algunas regiones el indio puede cambiar su condición social por medio de trasladarse a la ciudad, aprender a hablar bien el español y llevar ropa europea.

    3.- Soluciones al prejuicio

    Nos interesa mucho ver progreso en la hermandad de todas las razas. Este es el ideal que Dios quiere, puesto que el “de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombre”. Una manera para acabar con la tensión de esta relación es la educación. Entre mas se educa a los niños en cuanto al hecho de que son verdades muchos de los mitos de la inferioridad de algunas razas, tanto mas rápidamente podemos hacer desaparecer la discriminación. Especialmente es necesario dar mayores oportunidades a las personas que anteriormente han sido victimas de la inferioridad. Debemos usar todas las agencias para presentar estas verdades a las masas, inclusive en los colegios públicos, y privados, las iglesias, la radio, y la televisión, la prensa y especialmente los hogares. Es en el hogar donde muchas veces el niño aprende de la primeras lecciones en cuanto al prejuicio, y los padres pueden tener mayores influencias sobre sus propios hijos que cualquier otro.

    El mundo comercial tiene que cambiar su política en muchos países para dar oportunidades iguales a todas las personas sin tomar en cuenta su raza. En algunos países los sindicatos de obreros han hecho hincapié en este programa, insistiendo en sueldos iguales y otros beneficios para los varios tipos de trabajo, no importa su origen racial.


    Resumen Unidad III

    Israel iba a entrar ahora en una relación más estrecha y más peculiar con el Altísimo, iba a ser recibido como iglesia y como nación bajo el gobierno de Dios. Son diez preceptos, breves, abarcantes, y autorizados, que incluyen los deberes del hombre hacia Dios y hacia sus semejantes; y todos se basan en el gran principio fundamental del amor.

    "No tendrás otros dioses delante de mí."*

    Este segundo mandamiento prohibe adorar al verdadero Dios mediante imágenes o figuras. El tratar de representar al Eterno mediante objetos materiales degrada el concepto que el hombre tiene de Dios. "Yo soy el Señor Dios tuyo, el fuerte, el celoso." La relación estrecha y sagrada de Dios con su pueblo se representa mediante el símbolo del matrimonio. El segundo mandamiento, al prohibir la adoración de falsos dioses, demanda que se adore al Dios verdadero.

    "No tomarás en vano el nombre del Señor tu Dios: porque no dejará el Señor sin castigo al que tomare en vano el nombre del Señor Dios suyo."Al señalar a Dios como el Hacedor de los cielos y de la tierra, el sábado distingue al verdadero Dios de todos los falsos dioses. Así el sábado será la señal de lealtad del hombre hacia Dios mientras haya en la tierra quien le sirva.

    Dios mismo, que les impuso la responsabilidad de guiar las almas puestas bajo su cuidado, ordenó que durante los primeros años de la vida, los padres estén en lugar de Dios respecto a sus hijos. El que desecha la legítima autoridad de sus padres, desecha la autoridad de Dios. El Señor dijo: "Habéis de serme varones santos," dignos de ser reconocidos por un Dios santo.

    Estos "derechos" debían ser escritos por Moisés y junto con los diez mandamientos, para cuya explicación fueron dados, debían ser cuidadosamente atesorados como fundamento de la ley nacional y como condición del cumplimiento de las promesas de Dios a Israel.

    En seguida, jóvenes escogidos para ese servicio, presentaron sacrificios a Dios.

    Mas Moisés solo se llegará a Jehová." Mientras el pueblo oraba al pie del monte, estos hombres escocidos fueron llamados al monte. Moisés y "Josué su ministro" fueron llamados entonces a reunirse con Dios. El séptimo día, que era sábado, Moisés fue llamado a la nube. 31: 17, 13, 14.)

    Acababan de darse instrucciones para la inmediata construcción del tabernáculo para el servicio de Dios; y era posible que el pueblo creyese que, debido a que el objeto perseguido era la gloria de Dios, y debido a la gran necesidad que tenían de un lugar para rendir culto a Dios, era justificable que trabajaran en esa construcción durante el sábado.

    De una raza de esclavos, los israelitas fueron ascendidos sobre todos los pueblos, para ser el tesoro peculiar del Rey de reyes. Dios los separó del mundo, para confiarles una responsabilidad sagrada. Dios sería su defensa y los elevaría sobre todas las otras naciones.

    I. LA NATURALEZA DEL MATRIMONIO

    1. Ordenado por Dios

    Después de crear los cielos y la tierra, los animales y las

    Plantas, Dios hizo al hombre, el cual fue la corona de la creación de Dios. El hombre fue creado con el propósito de señorear sobre toda la creación que Dios había hecho. Fue distinto a todo otro objeto en la creación de Dios, porque el hombre tenía la imagen de Dios, o la chispa divina, que hace responder al mensaje de Dios.

    Al contemplar al hombre que había hecho, Dios recono­ció que no era bueno que estuviera solo, y por eso le hizo a la mujer para que fuera su compañera. La mujer fue la "ayuda idónea" del hombre; es decir, fue la que suplió las necesidades del hombre y le dio el sentimiento de ser com­pleto. Al hacer a la mujer para el hombre Dios dijo: "Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne" (Gén. 2:24). Dios estableció el hogar e ese momento, y ordenó su existencia durante todo el curso de la historia del hombre.

    2. LOS PROPÓSITOS DEL MATRIMONIO.

    Dios tenia varios propósitos al establecer el matrimonio; todos fueron para el bienestar del hombre mismo. Dios hizo del hombre un ser gregario, con deseos y necesidades de poder comunicarse con los demás hombres. El hombre tiene muchas capacidades de poder comunicarse con los demás hombres.

    Entre algunos el matrimonio tiene el propósito de tener comunicación, como debiera ser. Habiendo hecho al hombre con impulso sexual permanente, aseguró éste propósito. También es medio de expresión del amor puro entre dos personas a quienes Dios ha unido como esposa y esposo. Ni Jesús ni Pablo pensaban que el hombre iba a tomar sus enseñanzas como base para decir que la vida célibe es necesaria para los religiosos, como la iglesia católica enseña.

    Dios quiere que todo hombre tenga una sola mujer con quien vivir toda la vida. Hay casos numerosos en el antiguo testamento de hombres que tenían varias esposas y concubinas, y Dios usaba a éstos hombres grandemente, pero en ningún lugar se presenta ésta práctica como ideal. No hay duda de que Dios desaprobaba tales prácticas.

    Por otra parte aunque hay los que tienen otras prácticas debemos reconocer que son inferiores a lo que Dios intentaba.

    El amor libre, las relaciones premaritales, las relaciones extra maritales y el divorcio, son actos de los cuales el hombre tiene que dar cuenta a Dios. Hay quienes expresan sus argumentos, los cuales siempre son inadecuados y superficiales, para justificar tales actos. En el pasado el hombre se casaba por conveniencia. El amor debe ser más que el afecto personal o el impulso emocional.

    POSICIÓN DE LA IGLESIA CATOLICA.

    Dios puede perdonar las equivocaciones y los errores del pasado. Jesús respetaba la personalidad de todos , y sus instrucciones siempre resultaban en enriquecimiento de la vida de los hombres. ENTRE PADRES E HIJOS.

    La disciplina debe ser firme, consiste y bondadosa.

    L iglesia puede colaborar con la familia para enriquecer la vida familiar. Pero cada cristiano tiene él deber de vivir con un testimonio positivo del poder redentor de Dios en su vida. Dios obró en el universo creando el mundo para la habitación del hombre. "Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera" (Gén. 1:31). Este acto de Dios comprueba el hecho de que Dios no vio nada de Indignidad en el trabajo.

    2. El Hombre Hecho para Trabajar

    El señorear sobre la creación de Dios fue una comisión que Dios dio al hombre. Dios no pide al hombre que haga algo que sea malo; al ponerlo en el mundo y al darle señorío sobre toda la creación, Dios lo comisionó para hacer lo que es bueno. ¿Cómo pueden los hombres creer que el trabajo es malo y que indica algo indigno? Dios puso al hombre en el Edén "para que lo labrara y lo guardase" (Gén. 2: 15).

    La maldición de Dios fue sobre la tierra. Pero no podemos decir que el trabajo es el castigo de Dios al hombre por haber pecado.

    3. Ejemplos de Trabajo Entre el Pueblo de Dios

    El Antiguo Testamento está lleno de ilustraciones de los hombres que trabajaban como actividad normal. Esto ilustra que Cristo apreciaba la industria en los hombres.

    Fue un castigo impuesto al hombre por su pecado original. Lutero y Calvino vieron la vocación como un llamado de Dios; es decir que Dios llama al hombre a cierta clase de trabajo.

    Segunda era la del servicio a los semejantes.

    Hay muchos otros problemas relacionados con el trabajo que r-c hemos tocado.

    El sistema Levítico que Moisés dio al pueblo contenía ciertas

    instrucciones para mostrar que el hombre debe misericordia hacia los huérfanos. Esto implica que Dios veía que era bueno tener propiedad, y defendía los derechos del propietario.

    2. Jesús y la Propiedad

    Jesús dio por sentado el derecho de las posesiones personales. Dijo que Dios sabe que el hombre tiene necesidad de ropa y comida. (Mat. 6:32). Jesús condenó el hurto. 12: 15), es una verdad que todo hombre necesita recordar. Es posible ser contaminado por la actitud materialista que no deja que Cristo tenga el lugar prominente en la vida del hombre.

    Esta actitud era distinta de la de la Iglesia Católica Romana.

    Hay programas de legislación social en varios países.

    Un sistema para ser efectivo tiene que ser aceptable en todo sentido: económico, político, religioso y social. El dominio del Estado totalitario sobre estos derechos resulta en perjuicio del hombre y de la sociedad de la cual forma parte.

    Al multiplicarse el hombre sobre la tierra, pronto se vio que había necesidad de leyes para regular el comportamiento humano.

    Bajo los reyes la nación se llamaba teocrática, porque pensaban en Dios como el rey final, y los reyes eran los indicados y ungidos de Dios.

    (1) Enseñanzas de Jesús.- Jesús dio ciertas enseñanzas que ilustran su actitud hacia el gobierno organizado. Jesús reconoció que la responsabilidad del gobierno civil era la de mantener el orden, recolectar los impuestos, y adoptar un sistema monetario. a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios”. Hay otras ocasiones en la vida de Jesús que ilustran su actitud hacia las autoridades civiles.

    (2) Enseñanzas de Pablo.- el concepto de Pablo en cuanto al estado se nota en Romanos 13. pablo dice que el cristiano debe sujetarse a los poderes políticos porque son de Dios.

    El gobierno civil era respetado por los cristianos como algo necesario para la armonía de la sociedad.

    II GOBIERNOS TOTALITARIOS.

    La democracia es un sistema político que da libertad al hombre para seguir sus convicciones personales. La democracia es gobierno “ del pueblo, por el pueblo y para el pueblo “.

    LA IGLESIA Y EL ESTADO.

    Por otro lado, hay la presión de la iglesia católica en los asuntos políticos. Hay tres teorías distintas en cuanto a la relación entre la iglesia y el estado: identificación, dominio y separación.

    El caudillo espiritual era también el caudillo político y secular. El gobierno sostiene a la iglesia oficial con sus fondos, y la iglesia recibe beneficios adicionales del gobierno. Hay dominio de la iglesia por el estado, que es el caso de Rusia y sus países satélites. En estos países la iglesia tiene que servir a los propósitos del estado y sus libertades son muy limitadas.

    En otros países la iglesia domina al gobierno político. A la vez hay grandes posibilidades en la vida política para los cristianos. ¿Pero cuando podremos tener a personas cristianas en altos puestos, si los cristianos no están sirviendo a la nación? Será un gran día para la América latina cuando entre el pueblo evangélico haya hombres destacados actuando en la vida política de su respectiva nación.

    (1) Dios y la guerra.-

    Por medio de u vida y sus enseñanzas el ha promovido el amor y la paz entre todos los hombres. Sin embargo, Dios deja al hombre en libertad para dirigir los asuntos mundiales. Cuando acontecen guerras, hay siempre algunos que preguntan ” ¿Por qué no acaba Dios con esto? ” la respuesta es que Dios deja al hombre en libertad para crear un mundo de paz, felicidad y armonía; pero el hombre puede crear también sufrimiento y muerte en masa, por medio de sus descubrimientos. La soberanía de Dios no anula la libertad del hombre en el universo.

    Nos parece que es imposible ser consistente en este asunto.

    Sin embargo, hay que admitir con Brunner que en la guerra moderna todos son conquistados y no hay victoriosos.

    ¿Qué puede hacer la iglesia? Hay varias posibilidades. Jesús vino para perfeccionar la ley antigua.

    Siempre hay la posibilidad de la rehabilitación de criminales, y hombres que han cometido graves errores pueden ser ayudados para servir la humanidad.

    El homicidio es pecado muy grave delante de Dios, del hombre y de las instituciones de la sociedad. La muerte expiatoria de Jesucristo en la cruz del Calvario, y el amor y el perdón de Dios son símbolos constantes de que la vida humana es de valor infinito, y ningún hombre o institución debe tomar en sus manos la prerrogativa de privar a otro ser humano del derecho de vivir, el cual Dios dio a todos.

    Jesús nació en un mundo que era consciente de las diferencias sociales entre los hombres. Lo acusaron de ser hombre comilón y bebedor de vino, amigo de publícanos y pecadores.

    El hombre tiene que trabajar en los trabajos mas humildes merece el respeto del hombre mas rico, por el mero hecho de ser hombre.

    En los tiempos del Antiguo Testamento la mujer era propiedad del esposo o del padre. Hay una tendencia innata en el hombre a preferir a las personas que son como uno mismo.

    ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS DE APRENDIZAJE

    -Elaboración de un mapa comparativo de las características De la ética profesional de los catedráticos de la UVG.

    -Redacción de un ensayo de los temas de la III unidad.

    -Elaboración de reportes de lectura del material asignado, para el Enriquecimiento de los temas analizados.

    -Realizarán entrevistas y un informe de las mismas, tratando de sacar su propia conclusión.

    AUTOEVALUACIÓN

    Unidad III

    1.-Describe la importancia de la ética teológica

    2.- Explica cual es la naturaleza del matrimonio

    3.- Realiza un análisis del decálogo de la ética teológica y menciona un ejemplo enfocado al ámbito educativo

    4.- Discutiendo el AMOR como base principal para el matrimonio, Harkness dice que tiene que ser amor del tipo Eros, ágape y filial. ¿Qué opinas al respecto? Estás de acuerdo con ésta declaración?

    5.- Realiza una descripción de los sistemas económicos y la Biblia.

    6.- ¿Cuáles eran las bases bíblicas del estado y la autoridad civil, mencionado en el antiguo testamento.

    7.-Menciona algunos ejemplos de gobiernos totalitarios que antes existían en ciertas partes del mundo.

    8.- Explica con tus propias palabras que es la Democracia y su importancia.

    9.-¿Cuáles son los problemas relacionados con la responsabilidad cívica.

    10.-¿Qué consideras que sea la causa del racismo?

    Glosario:

    Democracia.- f. Doctrina política en favor del sistema de gobierno en que el pueblo ejerce la soberanía mediante la elección libre de sus dirigentes: la democracia parece la doctrina más arraigada en Occidente.

    Régimen que ejerce este sistema de gobierno: una democracia joven debe consolidarse.
     

    País o comunidad gobernada de esta forma: las democracias hispanoamericanas.

    Holgazanería

    f. Ociosidad voluntaria, pereza, falta de ganas de trabajar: ¡basta de holgazanería y todos en pie![fj

    Nomenclatura

    f. Conjunto de las voces técnicas de una especialidad: la nomenclatura biológica utiliza muchos términos grecolatinos.
     
    Listado de nombres; nómina: necesito la nomenclatura de profesores del claustro.

    Legislación tr. Dar, establecer o redactar leyes: este asunto está sin legislar.

    Peculiar 

    adj. Propio o característico de cada persona o cosa: esta mancha es un rasgo peculiar de nuestra familia

    Especial, poco frecuente: tiene un carácter un tanto peculiar.
     

    Vehemente

    adj. Apasionado, impetuoso, violento: hizo un vehemente gesto de negación.
    Se dice de las personas que actúan impulsiva e irreflexivamente: si no fueras tan vehemente, no tendrías que tragarte tus palabras.
     

       

    Bibliografía Básica :

    Menéndez, Aquiles. Ética Profesional. Edit. Herrero Hermanos. México 1992

    Pérez Marcio, Braulio. La Conquista del Éxito. Asoc. Publ. Interamenricana. México 1995

    Giles, James E. Bases Bíblicas de la Ética. Casa Bautista de Publicaciones. Texas,EUA.

    1987.

    White, Elena G.Patriarcas y Profetas. APIA. México 1995.

    Bibliografía Complementaria

    Pérez Marcio, Braulio. La Conquista del Éxito. Asoc. Publ. Interamenricana. México 1995

    27

    59

    74

    Moral

    Ética Profesional

    Profesión y Profesional

    Dignidad y sentido Social de la profesión

    Introducción:

    En diversas ocasiones se ha dicho que la primera educación lo recibimos de nuestros padres, por lo tanto los valores éticos morales inculcados en el hogar, serán reflejados en el medio social en que nos desenvolvamos.

    El ser humano, es un elemento muy importante dentro de la sociedad y la nación, por tal razón se debe de hacer conciencia sobre las actitudes y aptitudes con las cuales somos representados.

    En este Seminario de vida profesional, nos daremos cuenta que es muy importante tener vocación, para ejercer un trabajo digno; por lo que en muchas ocasiones, realizamos las actividades que se nos asignan “Al hay se va” y esto forma parte de nuestra dignidad profesional, por lo general solemos buscar culpables cuando las cosas no salen como lo esperábamos, pocas veces aceptamos nuestros errores y lo enmendamos o quizá no sabemos... ¿Cómo hacerlo?

    Unidad I Conceptos fundamentales

    “... es evidente (y demasiado olvidado) que la responsabilidad en educación moral descansa directa y básicamente sobre la familia y la comunidad religiosa a que ella pertenece...”

    La sabiduría requiere el dominio del espíritu sobre los sentidos.”

    Actividad: Discute en equipos de 4 personas la relación entre la moral y la religión.

    Ética profesional o moral profesional, se suele definir como la "Ciencia normativa que estudia los deberes y los derechos de los profesionistas en cuanto tales."

    ¿Qué puede aportar al reajuste moral del mundo quien llega a connaturalizarse con el desorden, la indolente despreocupación, la improvisación y la negligencia?

    Actividad: Haz una lista de 10 ejemplos de ética profesional para tu carrera.

    “En castellano y en francés se usa la palabra profesional para designar lo mismo una carrera que un oficio”

    ...y la poderosa razón para que el sentido de servicio con que debe ser concebida y vivida la profesión, no ceda la primacía a ningún otro interés o utilidad, que necesariamente deberán ser desplazados como subalternos.

    Actividad: Discute como debe ser servicio a la humanidad dentro de tu carrera

    “La verdadera dignidad profesional. Es la que llamamos intrínseca porque proviene de la misma naturaleza constitutiva de la profesión.”

    Actividad: Menciona 5 ejemplos de profesiones que no sean lícitamente aceptadas por la sociedad

    Sensatez

    Honradez

    Integridad

    Sencillez

    Virtud

    Unidad II

    “Atrévete siempre a rechazar el mal y a llamarlo por su verdadero nombre.”

    Actividad: INVESTIGA LA BIOGRAFIA DE UN PERSONAJE FAMOSO

    “Más sea vuestro hablar: Sí, si; no, no: porque lo que es más de esto, de mal procede”

    “ La mayor necesidad del mundo es la de hombres que no se vendan ni se compren, hombres que se mantengan de parte de la justicia aunque se desplomen los cielos”.

    “Se integro y honrado y el Todopoderoso te ayudará a serlo si le demandas tu ayuda y fuerza”

    Actividad: ENSAYO SOBRE LA HONRADEZ Y EL TRABAJO

    ¿Qué espera Dios de mí?

    ¿Acaso el Creador ha pro-

    porcionado al hombre algo

    que pueda ser considerado

    como norma de la integri-

    dad?

    “La verdadera integridad se funda imprescindiblemente en los principios de bien y de moral establecidos por el creador mismo”

    La verdadera integridad se funda imprescindiblemente en los principios de bien y de moral establecidos por el Creador mismo.

    Actividad: ¿ QUE INCLUYE LA INTEGRIDAD? (PRESENTACION EN POWER POINT)

    “La adulación y la indulgencia estimulan su vanidad y obstinación”

    “El padre o maestro que tiene presente el verdadero ideal de carácter y las posibilidades de éxito, no puede fomentar ni estimular el engreimiento. No alentará en los jóvenes el deseo o empeño de exhibir su habilidad o pericia. El que mira más allá de sí, será humilde, y sin embargo, poseerá una dignidad que no se consterna ni desconcierta ante el fausto exterior ni la grandeza humana” (La Educación. págs. 232, 233).

    Actividad: ENSAYO SOBRE LA SENCILLEZ DE CARACTER

    Actividad: ENSAYO SOBRE LA VIRTUD

    CRECIMIENTO CRISTIANO EQUILIBRADO

    Exhibirá tu justicia como la luz, y tu derecho como el mediodía. Sal. 37: 6.

    La humildad es un don que se necesita muchísimo. Si se la estimara, sería un ornamento de gran valor a los ojos de Dios. Es esencial en el trabajo. Pero no hay virtud alguna en el pensamiento de que la humildad estriba en una incompetencia barata. Aunque la humildad es siempre esencial en el servicio de Dios, aunque siempre debe ser cultivada, hay que tener cuidado de que no degenere en la timidez que lleva a los hombres a vacilar cuando las circunstancias requieren que ellos defiendan la verdad con firmeza. No debe ofrecerse a Dios un servicio parcial. Dios ha asignado a cada hombre su obra. Cada uno ha de ser un canal por medio del cual el Señor pueda obrar para comunicar la voluntad del Cielo. . .

    Hay obligaciones arduas y desagradables que deben realizarse. Nadie ha de colocarse donde sancionará el error con su silencio. Al mantener sus labios cerrados ayudan y encubren los artificios del enemigo, cuando deberían hablar decididamente, aunque no en un tono jactancioso o altanero. Han de enunciar la verdad con amor. . .

    Dios, en su gran misericordia, dará a todo su pueblo creyente eficiencia y poder para su obra y servicio, así como dio a José, Samuel, Daniel, Timoteo y tantos otros que se valieron de sus promesas. Creyeron en Él y dependieron de Él, y ésta fue su justicia. Hombres y mujeres deben avanzar por fe. Tienen que abrirse camino a través de la nube de objeciones que Satanás provoca para impedir su progreso. Cuando Dios vea que confiarán en Él como su ayudador y eficiencia, podrán atravesar sin riesgos las profundas tinieblas de la falta de consagración de los hombres.

    Sin la ayuda constante que proviene sólo del Señor, aun aquellos a quienes se considera los creyentes más destacados están en peligro de caer en los pecados que Satanás ha preparado para deshonrar a Dios. Todos los que afirmen ser creyentes, recuerden que solamente cuando posean la fe que obra por amor y purifica el alma, solamente cuando tengan el gozo de la salvación de Cristo en el corazón, estarán capacitados para guiar a los pecadores al arrepentimiento y a la reforma. El creyente genuino es quien no sólo asiente a la verdad sino que cree en ella y la practica, quien no se siente satisfecho a menos que tenga junto a sí la presencia de Dios, quien constituye un poder para bien en el mundo. . .

    Cristo, quien dio su vida por la vida del mundo para que todo aquel que en él crea no se pierda mas tenga vida eterna, es el verdadero Guardián de la casa. . . Somos preservados por el poder de Dios. La presencia y la gracia de Cristo es el secreto de toda vida y luz (Elena G. White, “Alza tus ojos” Pág. 205).

    La Ética Teológica

    La Ética de la Familia

    La Ética de la Relaciones Económicas

    La Ética de las Responsabilidades Civiles

    La Ética de las Responsabilidades Sociales

    Un

    i

    d

    a

    d

    I

    I

    I

    "Contó al pueblo todas las palabras de Jehová, y todos los derechos: y todo el pueblo respondió a una voz, y dijeron: Ejecutaremos todas las palabras que Jehová ha dicho."

    Trabajo sobre: INVESTIGACION SOBRE LOS 10 MANDAMIENTOS Y LA

    MORAL RELIGIOSA

    Trabajo sobre:

    Trabajo sobre:

    Trabajo sobre:

    Trabajo sobre: INVESTIGACION EN VARIAS FAMILIASOBRE SU RELACIÓN

    Trabajo sobre:

    Trabajo sobre:

    Trabajo sobre: INVESTIGACION SOBRE LOS 10 MANDAMIENTOS Y LA

    MORAL RELIGIOSA

    Trabajo sobre: INVESTIGACION SOBRE LOS 10 MANDAMIENTOS Y LA

    MORAL RELIGIOSA

    Trabajo sobre: INVESTIGACION SOBRE LOS 10 MANDAMIENTOS Y LA

    MORAL RELIGIOSA

    Trabajo sobre:

    Trabajo sobre: INVESTIGACION SOBRE LOS 10 MANDAMIENTOS Y LA

    MORAL RELIGIOSA

    Trabajo sobre: INVESTIGACION SOBRE LOS 10 MANDAMIENTOS Y LA

    MORAL RELIGIOSA

    Trabajo sobre:

    Trabajo sobre:

    Trabajo sobre:

    Trabajo sobre: INVESTIGACION SOBRE LOS 10 MANDAMIENTOS Y LA

    MORAL RELIGIOSA

    Trabajo sobre: ESCRIBIR 10 REGLAS ETICAS EN LOS NEGOCIOS

    Trabajo sobre: HAS UNOS APUNTES DE RESPONSABILIDADES CIVICAS

    Trabajo sobre: INVESTIGACION EN VARIAS FAMILIASOBRE SU RELACIÓN

    Trabajo sobre: INVESTIGACION EN VARIAS FAMILIASOBRE SU RELACIÓN

    Trabajo : ENSAYO SOBRE LA SOCIEDAD Y LA ETICA