Existencialismo

Filosofía existencilista. Fenomenología. Individualismo moral. Inexistencia de Dios. Autores

  • Enviado por: Hailie
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información


EL EXISTENCIALISMO

“Ningún cambio social, ninguna conversión moral, pueden suprimir esa carencia que está en el corazón del hombre”. (Beauvoir)

La filosofía existencialista parte de la conciencia individual y pretende la resolución del individuo.

El existencialismo comienza rechazando el “pensamiento objetivo”. Pensamiento objetivo sería todo aquel que pretendiera ser portador de palabras y modelos válidos para todos los hombre.

Afirma que la existencia de cada hombre es única en su esencia. Cada hombre deberá encontrar en su propia experiencia el sentido o el absurdo de la vida humana y el verdadero vocabulario filosófico.

En nuestra vida se juntan elementos contradictorios: la libertad y la coacción, la felicidad y la desgracia, el sentido y el absurdo, la vida y la muerte...

El existencialismo tiene por objeto el análisis de la existencia concreta del hombre.

Características:

  • Es una protesta contra todas las formas de racionalismo.

  • Es una protesta contra los que miran al hombre como si fuera una cosa.

  • Ve al hombre ambiguo, lleno de contradicciones y tensiones.

  • El hombre no hace la realidad, él la admite y se sirve de ella.

  • El proyecto de vida es la pasión que tiende a adquirir los atributos de la divinidad.

  • Autores:

        • Autores cristianos:

          • Heidegger:

    Su filosofía es profundamente trágica. “En cuanto un hombre viene a la vida ya es suficientemente viejo para morir”. (El ser y el tiempo)

    Sus conceptos fundamentales podrían ser: libertad, lucidez y ánimo. La libertad y la lucidez se identifican en su rechazo de la no-verdad. Ser libre significa rechazar falsas verdades.

            • Hombre: La mentira no es lugar digno del hombre. Muchas veces puede no ser fácil detectar la mentira. La lucidez necesaria para la libertad se aproxima así al ánimo, al coraje de enfrentarse con la honrada y dura tarea de realizar la verdad. La libertad tiene también límites que no nos vienen de los demás, sino de nosotros mismos.

    El ánimo tropieza con la realidad de la muerte, es para Heidegger el máximo estímulo de coraje. Su filosofía pasa de ser trágica a heroica.

            • Dios: Su filosofía no es ateísta, sino humana. Se halla su repulsa a ser considerado ateo y su conocimiento de que su pensamiento aún no ha llegado a Dios. Lo que pueda decirse de ese Dios deberá decirse a partir de cómo entendamos el Ser; y esto depende de cómo entendamos al hombre. La filosofía de Heidegger ha aproximado entre sí las realidades entre hombre y Dios.

            • Dios y hombre: El hombre llega a Dios a través de una experiencia religiosa, por la vía del análisis o de la reflexión filosófica.

    Eidegger llega a afirmar que si “Dios existe, el hombre contemporáneo no puede encontrarlo”, porque este hombre ha perdido su sentido de lo sagrado.

    La crisis parte de una pérdida de la fe.

    Los hombres tenemos 4 tareas que hacer:

    • Recobrar de nuevo el verdadero sentido del Ser.

    • Sentir otra vez la santidad de la vida.

    • Tratar de encontrar la divinidad.

    • Definir la palabra de Dios.

          • Jaspers:

    Jaspers representa la corriente teísta.

    Conceptos clave: “conciencia subjetiva”, “libertad”, “sufrimiento”, “muerte”.

    Rechaza toda la filosofía entendida como conocimiento de valor objetivo. La filosofía debe tratar sobre la situación humana; especialmente aquellas en que el hombre se encuentra sólo consigo mismo.

            • Hombre: El hombre de hoy no puede tener una fe auténtica hasta que no haya pasado a través de la desesperación. Pero ésta no puede ser permanente, si esto ocurre es porque el hombre no es sincero consigo mismo.

    El hombre debe enfrentarse con el mundo, no perecer en él.

    Solamente la fe puede sacar al hombre de la desesperación al atravesar el vacío y llevarle al Absoluto.

    El hombre se enfrenta consigo mismo y con la vida, entonces elige una fe para vivir por ella y siente algo que le empuja al fondo del significado de la vida.

            • Dios: La opción radical por la libertad debe ser a la vez acto de fe en la “trascendencia oculta” (Dios).Esa unión entre fe y libertad no significa que en la conciencia de las situaciones-límite se descubra una prueba de la realidad de Dios.

    La fe, a la vez que es fundamento trascendente de la libertad, es obligación de asumir personalmente la existencia en un mundo que tiende a reducirse a pura exterioridad.

        • Autores ateos:

          • Sartre:

    Sartre aporta una visión radicalmente nueva del hombre: el hombre es un proyecto, una intención de ser, de hacerse, de construirse. Lo que uno es, no lo es al principio de su vida, sino al final, cuando se cristaliza lo que ha ido construyendo con sus decisiones libres.

    El segundo rasgo de Sartre es su racionalismo: Dios es un imposible metafísico, pues, en el caso de haber Dios, tendría que ser a la vez Ser en plenitud y Conciencia plena de sí mismo. Y como la conciencia es definida por sartre como un no-ser, como un vacío de ser, una nada, Dios sería a la vez Ser y No-ser, lo que es absurdo.

            • Hombre: El hombre da sentido a su vida mediante la “libertad que tiene para elegir”. Una vez que el hombre comienza a elegir, empieza a ser algo, aunque el afirma que “todas las actividades humanas están predestinadas al fracaso”.

    En el fondo resulta que el hombre debe convertirse en Dios. El camino para conseguirlo se llama libertad y compromiso. No se trata de una libertad salvaje o caprichosa. La libertad consiste en la obligación del compromiso con los hombres, por lo que la propia libertad es inseparable de la libertad ajena. Un mundo en que esto sea realidad ya no necesitará de dios. Los hombres habrán creado todo lo necesario para vivir con sentido.

            • Sociedad y Dios: Los otros me hacen darme cuenta de mi contingencia y limitan mi libertad. Se convierten para mi en una amenaza. Debo tenerlos lejos. Debo odiar al otro y temerle porque “El infierno son los demás”.

    El otro debe ser odiado, y si Dios existiera, puesto que es el otro Absoluto, habría de ser odiado. Debe rechazarse la noción de Dios, ya que es irreconciliable con la libertad humana. Dios es la mayor amenaza de todas para el valor supremo de la libertad. Si Dios existiera, daría todas las respuestas, destruyendo así nuestra libertad.

            • Dios: Sartre se impone la negación de dios. Tiene una noción de Dios como rival del hombre. Dios sería un competidor, un limitador de la libertad humana. Para él, la idea de Dios es contradictoria: si Dios existe, ya nada queda por hacer, lo cual significa negar la evidencia diaria.

    Frente a Sartre, el cristianismo afírmale sentido de la vida y su fe en Dios, que no es rival del hombre; “la gloria de Dios es que el hombre viva”. Dios crea al hombre como algo valioso por sí mismo, como expresión de amor creador. Dios crea al hombre libre como la posibilidad de realizarse plenamente.

          • Camus:

    Camus toma como punto de partida lo absurdo de la existencia humana y del mundo. Frente a la búsqueda de un mundo y un hombre racional, Camus constata que la realidad del mundo y de la vida no puede ser explicada racionalmente. De ahí el absurdo. Tiene conciencia de cierta especie de contradicción entre la negación de Dios y el deseo de divinizar al hombre.

            • Dios: Hay que rebelarse frente la mundo y la vida para construir un mundo más humano, más razonable. La rebeldía se afirma en la lucha contra el sufrimiento y contra el mal. El problema del mal y del sufrimiento es central en el pensamiento de Camus. Se experimenta que no es posible recurrir al cielo “El cielo no responde”. Dios, si existe, permanece indiferente.

    El ateismo de Camus, es la forma misma de situarse en el mundo: al margen de Dios.

            • Hombre: El humanismo de Camus es un humanismo de protesta, de rechazo de una evidencia absurda: no pueden tener sentido el mal y la muerte con que nos encontramos a diario.

    La tragedia del ser humano consiste en que el mal no le es ajeno. De un primer momento en el que Camus se rebela como inocente contra el mal, surge otro en el que Camus descubre que el mal es algo que todos llevamos dentro. Que el hombre es generador del mal y del sufrimiento. La respuesta de Camus pasa por hacerse cargo solidariamente de la condición humana y luchar por un mundo más justo y santo. Como ser santo sin dios, es el verdadero problema del ser humano.

    Camus ha sabido asomarse a la experiencia profunda del hombre y su valor, aun sin dar el paso a la trascendencia. Ese paso es el que marca la distancia con los creyentes.

        • Opinión personal:

    Yo pienso que lo bueno que tiene el existencialismo es que le da energía al hombre, es decir, que intenta ensalzarlo y que podamos pensar que el hombre es maravilloso (que yo no digo que no lo sea) y que podemos valernos de nosotros mismos. Hasta la filosofía trágica de Heidegger pasa a ser heroica en el momento que hace que la muerte pase de ser “el final” ha ser la inspiradora de nuestra lucha. También me parece muy bien el hecho de que Camus intente hacer más bondadosa a la gente e intente convencerle de que podemos mejorar el mundo siendo más generosos y ayudando a los demás.

    Pero claro, el existencialismo también tiene su parte negativa, y es el hecho de negar la existencia de Dios. Si el hombre es un ser “maravilloso” es gracias a Dios. Fue Él el que nos creó y creó este mundo para que viviéramos en él. Él nos dio la libertad para que pudiéramos elegir y, de esa manera, conforme íbamos eligiendo lo correcto, lo mejor para nosotros mismos y para los demás, nos íbamos creando como personas y mejorando como personas. Por eso pienso que es absurdo negar, o poner en duda, la existencia de Dios.