Evolución humana

Fósiles. Hominización. Australopithecus. Homínidos

  • Enviado por: Angeles
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 15 páginas
publicidad
cursos destacados
Combo cursos de matemática y ciencia
Combo cursos de matemática y ciencia
¡Aprovecha esta gran oportunidad!

Ahora es posible, adquirir a manera de Combo, los siguientes...
Ver más información

Transformada de Laplace
Transformada de Laplace
En este curso aprenderás todo lo relacionado con la transformada de Laplace. Los temas a grandes rasgos son: 1....
Ver más información

publicidad

-1-

Introducción

En el siguiente informe queremos dar a conocer los estudios respecto de la evolución humana, realizados a partir de restos fósiles, de los que podríamos llamar nuestros antepasados y en que éstos se diferenciaban de sus antecesores los monos, como por ejemplo, que su primer paso fue el bajar del árbol, erguirse, empezar a utilizar sus brazos en otras funciones y luego comenzar a fabricar utensilios que le ayudaban en la supervivencia.

A medida que la ciencia avanza en las técnicas y métodos de análisis, los restos fósiles pueden ser estudiados de mejor forma y además a partir de muestras más pequeñas, llegando a tener datos exactos en cuanto a la data de ellos.

A pesar del avance de la ciencia aún persisten las discusiones entre los investigadores, respecto a las datas obtenidas y también a la determinación del árbol evolutivo.

-5-

Australopithecus afarensis:

La existencia de esta especie fue propuesta primero por Donald Johanson y Timothy White en 1978 basándose en restos fósiles coleccionados por Mary D. Leakey en Laetoli, Tanzania, y por Johanson y Maurice Taieb en Hadar, Ethiopia. El sitio de Laetoli contuvo tres senderos de huellas de hominidos tempranos conservados en ceniza volcánica que mantiene la evidencia sorprendente de una marcha bípeda. En el sitio de Afar se encontraron restos de un adulto completo en un 40 por ciento, esqueleto de una hembra, conocida popularmente como Lucy. Estos restos claramente muestran que él A. afarensis se adaptó totalmente a la marcha bípeda. Medían entre 1,00 y 1,50 m de alto, y su peso estaba entre los 20 y 50 kg. Su cráneo sólo tenía un volumen ligeramente más grande que el de un chimpancé moderno (aproximadamente 400-500 centímetros cúbicos), una mandíbula prominente, y grandes caninos e incisivos. Los restos fósiles de A. afarensis han sido datados entre 4 y 3 millones de años. No se ha encontrado ninguna herramienta junto a los fósiles descubiertos.
En 1995 una mandíbula fosilizada que recuerda a la de A.
afarensis se descubrió cerca de Koro Toro, Chad. Nombrado provisionalmente como A. Bahrelghazali, esta especie fue datada entre los 3-3.5 millones de años.

Australopithecus africanus:

El nombre Australopithecus fue aplicado por primera vez a un fósil encontrado por Raymond Dart en 1924 en Taung, S.Af. y llamado A. africanus. El fósil de Taung fue determinado como los restos de un espécimen inmaduro o juvenil. Durante los próximos 30 años en muchos otros sitios del Sur africano se encontraron restos que se designaron posteriormente como A. africanus. Entre éstos se encontraban los descubiertos por Robert Broom (1936 y 1938) en Sterkfontein y Kromdraai, y un australopithecino pequeño de Makapansgat descubrierto por Dart (1948). Los descubrimientos subsecuentes relacionados de fósiles fueron hechos en Tanzanía, Kenya, y Etiopía, y en 1996 se identificó un esqueleto parcialmente completo A. africanus en Sterkfontein. El A. africanus probablemente descendió del A. afarensis y vivió aproximadamente hace 3 a 2 millones de años atrás en sudáfrica. Su volumen craneal era pequeño (430-450 centímetros cúbicos). Midieron aproximadamente 1,50 metros de alto y pesaron entre 35 y 60 kg. Su cara, base del cráneo, y dentición eran notablemente más humanas que las de A. afarensis.
Los antropólogos hacen una distinción entre los tipos llamados australopitecinos "gráciles," A. anamensis, A. afarensis, y A.
africanus, y dos especies más pesadas, las llamadas formas "robustas", A. robustus y A. boisei que evolucionaron de ellos. Muchos científicos ahora ponen estas especies robustas en el género Paranthropus, un nombre que se propuso originalmente por Broom antes que él reclasificara a A. boisei y A. robustus como Australopithecinos.

Australopithecus boisei:

El rango de australopithecinos robustos se extendió a Africa oriental en 1959 a partir del descubrimiento de Mary D. Leakey y L.S.B. Leakey en Olduvai Gorge, Tanz., de un fósil que ellos llamaron originalmente Zinjanthropus boisei y que actualmente es conocido como A. boisei. Muchos otros restos han sido encontrados subsecuentemente en Africa oriental. Los restos de A. boisei han sido fechados entre 2.5 y 1 millones de años. Esta especie fue contemporánea con las primeras especies de género Homo, antepasado directo de los humanos modernos, Homo habilis ("hombre hábil"), restos que se han extraído de varios sitios del territorio africano subsahariano, y de aproximadamente 1.5 a 2.5 millones de años de antiguedad.
En Lago Rudolf (Lago Turkana), Kenya, Alan Walker en 1985 descubrió el llamado "cráneo negro," qué tiene rasgos de A. afarensis y A. boisei. Algunos científicos ubican este cráneo dentro de las especies
A. boisei mientras otros lo clasifican como A. aethiopicus o Ardipithecus aethiopicus. Su antigüedad es de aproximadamente 2.5 millones de años.
Hay acuerdo general que A. robustus y A. boisei evolucionaron de las especies gráciles y en el futuro se extinguieron sin dejar sucesores evolutivos. No se conoce que especies de australopithecinos gráciles dieron lugar al género Homo, aunque la evidencia sugiere al A
.afarensis.

Australopithecus robustus:

En 1938 y una década después Broom descubrió en Kromdraai y Swartkrans, S.Af., especímenes de hominidos que a su juicio representaban un género separado de los restos de Australopithecus inicialmente encontrados en la misma región por Dart. Estimó que el peso de dichos especímenes fue de 68 kg. Los A. robustus vivieron entre 2 a 1.2 millones de años atrás. Un modelo de dentición y de dieta especializada que primero aparecía en él A. africanus se volvió más pronunciada en los australopithecinos robustos. Se agrandan pronunciadamente los molares y premolares, mientras sus caninos e incisivo sólo son de tamaño normal. Esto sugiere que él A. robustus estaba adaptado para alimentarse basándose en una dieta de materia vegetal áspera, alta en volumen y baja en nutrición. Los dientes de tipo más moderados de A. afarensis, en contraste, sugieren una dieta omnívora más generalizada que incluía carne.


Primeros homínidos

A partir de los años sesenta, los descubrimientos han sido constantes, suscitando además problemas en la determinación del árbol evolutivo. A finales de los años setenta se produce el descubrimiento en Hadar (Afar, Etiopía), de un esqueleto postcraneal - el más completo que se conoce de estos períodos -, de un individuo femenino y conocido mundialmente por Lucy - en unas cenizas volcánicas que se dataron por K/Ar en unos 3,5 millones de años -, los más antiguos conocidos, con unas características arcaizantes. Estos restos determinaron la introducción en la clasificación taxonómica de un nuevo taxón que se denominaría Australopithecus afarensis, por su descubridor D. Johanson, del cual hace descender tres ramificaciones, que llevarían al, otra rama desgajada de éste que llevaría al Australopithecus robustus, y otra línea que iría a desembocar en el género Homo, con el Homo habilis como primer eslabón. En otra vertiente se encuentra la teoría defendida por los Leakey, especialmente Richard Leakey, para quien la rama del hombre no tiene como ancestro al australopiteco, sino que el Homo habilis se desgajo de otro homínido desconocido, que no tiene nada que ver con el afarensis. En la actualidad la discusión continúa, así como la referente a las dataciones obtenidas para algunos.

Indice

Introducción................................................................ 1

Criterios morfológicos................................................ 2,3,4

Ubicación, características físicas y alimentación de los siguientes tipos de astralophitecus:

Astralophitecus aferensis............................................ 5

Astralophitecus africanus........................................... 6

Astralophitecus boisei................................................ 7

Astralophitecus robustus........................................... 8

Primeros homínidos.................................................. 9

Primeros carniceros de la Historia.......................... 10,11,12

Bibliografía.............................................................. 13

Los primeros carniceros de la Historia

Una nueva especie de «Australopithecus» descubierta en Etiopía ya utilizaba cuchillos para cortar carne.

PABLO JAUREGUI

Hace dos millones y medio de años, nuestros antepasados ya utilizaban unas herramientas afiladas de piedra para cortar la carne de los animales que cazaban. Un equipo de científicos ha encontrado en Africa los restos de los primeros homínidos que empezaron a usar estos cuchillos primitivos.

Los fósiles se han encontrado cerca de Bouri, un pueblo en el noreste de Etiopía. El investigador Tim White, de la Universidad de Berkeley, y sus colaboradores han encontrado fragmentos de cráneo y dientes de una nueva especie de homínido a la que han decidido llamar Australopithecus garhi, utilizando una palabra que en el dialecto local de la zona quiere decir «sorpresa».

Los científicos, cuyo trabajo se acaba de publicar en Science, creen que, quizás, esta especie fue la antecesora más inmediata de los seres humanos. Hasta ahora se creía que nuestro pariente más cercano era otro homínido que vivió en Africa durante la misma época, denominado Australopithecus africanus.

Sin embargo, el nuevo descubrimiento ha puesto en duda la validez de esta teoría. White y sus colegas han conseguido desvelar la existencia de una nueva especie que podría ser un antepasado todavía más vecino al homo sapiens.

Además de los restos craneales y dentales del Australopithecus garhi, los investigadores también encontraron en la misma zona fragmentos de brazos y piernas, posiblemente de la misma especie.

Estos homínidos estaban en un curioso punto intermedio de la evolución: todavía tenían los brazos largos como los simios, pero, al mismo tiempo, sus piernas no eran cortas, sino que ya tenían las dimensiones propias de los seres humanos.

Según los científicos, este descubrimiento sugiere que las piernas de nuestros antepasados adoptaron una forma humana mucho antes que los brazos.

Por algún motivo que, de momento, se desconoce, el fémur se alargó aproximadamente un millón de años antes de que el antebrazo empezara a acortarse.

Muy cerca del lugar donde se encontraron los fósiles de estos homínidos, los investigadores descubrieron los restos de un gran banquete: huesos de antílope y de caballo con impactos y cortes que aparentemente se hicieron con herramientas de piedra. Según los autores del trabajo, este descubrimiento sugiere que ya habían aprendido a fabricar utensilios para cortar carne. Por lo tanto, este hallazgo representa la evidencia más antigua de un consumo de carne realizado con ayuda de herramientas.

Podríamos decir que estos hombres fueron los primeros carniceros de la Historia, y que sus piedras afiladas fueron los prototipos rudimentarios del cuchillo moderno.

Hasta cierto punto, este descubrimiento nos permite conocer algunas de las aficiones culinarias de nuestros antepasados remotos, que, evidentemente, no eran vegetarianos. Los investigadores han encontrado, por ejemplo, una mandíbula de antílope con unas marcas que sugieren que los homínidos utilizaban sus herramientas afiladas para arrancar la lengua a estos animales.

También han descubierto huesos de caballo con unos cortes que, aparentemente, se realizaron para rebanar lonjas de carne. Algunos de estos restos óseos muestran unas hendiduras en los extremos, que indican que a estos homínidos les gustaba extraer la médula de sus presas para comérsela.

De momento, la evidencia que han encontrado los científicos se reduce únicamente a fragmentos de hueso con marcas y cortes. Hasta ahora, en este mismo yacimiento no se había descubierto ningún utensilio que perteneciera a la época en la que vivieron estos homínidos.

No obstante, en 1997 se encontraron unas 3.000 herramientas de piedra en el yacimiento etíope de Gona, no muy lejos de Bouri. No se sabía cuál había sido la función de estas herramientas primitivas, y el nuevo descubrimiento sugiere que, probablemente, muchas de ellas se utilizaban para cortar carne.

Los autores del trabajo consideran que los miembros de la especie Australopithecus garhi fueron los creadores de estos utensilios rudimentarios.

Criterios morfológicos

Entre los diversos criterios en los que se basan las teorías de la evolución humana, destacan tres básicos: el bipedismo, el pulgar oponible de los miembros anteriores y una capacidad craneana mayor. El factor primordial del bipedismo se encuentra en algún momento del pasado, en el cual una especie se atrevió a descender del árbol, adentrándose en la sabana llena de peligros y depredadores. En ese momento el proceso de la evolución se aceleró, desarrollándose anatómicamente un homínido. Las características que se observan en los restos óseos para el bipedismo se encuentran en los restos postcraneales y en la posición basal en el cráneo del foramen magnum, orificio por el cual la médula espinal se une al cerebelo. El bipedismo libera las extremidades anteriores que se transforman poco a poco en manos con el pulgar oponible, capaces de sostener con mayor éxito instrumentos con los que defenderse en un medio hostil. La etología de ciertos primates actuales muestra, como en el caso del chimpancé, que son capaces de asir palos, piedras y ramas como manifestaciones de una protocultura, aunque no ha podido progresar como hizo la rama de los homínidos que ha llegado a dominar todo el orbe. De hecho mantenemos una serie de pautas que son básicas en nuestra familia. Si en general los mamíferos son seres curiosos, el hombre es el que más destaca por ello. La herramienta, o mejor la fabricación de útiles, es una de las claves del éxito e implica un desarrollo cerebral mayor por el cual el hombre está capacitado para obtener los medios necesarios para llevar a buen fin la supervivencia.

Las pautas que presentan los restos óseos craneales se delimitan en tres secciones: la mandíbula, la cara y la bóveda craneal. Generalmente las piezas dentarías son las más importantes, ya que son las piezas más abundantes, subdividiéndose en incisivos, caninos, premolares y molares.

La mandíbula además de la dentición y de la arcada dental que comparte con el maxilar superior, implica también la evolución del mentón (barbilla), prominente en el hombre moderno.

El rostro se divide en numerosos huesos, entre los cuales destaca la forma de las órbitas oculares, la evolución de los arcos cigomáticos (pómulos) y la evolución general de la cara respecto al cráneo. La bóveda craneal ofrece varios caracteres, la altura de la misma, evolución de la frente, la localización del foramen magnum, y la capacidad expresada en centímetros cúbicos. La capacidad craneal máxima se estima en los monos antropoides en 400 centímetros cúbicos. De ahí que el descubrimiento de un cráneo infantil en Taung, con una capacidad de 450 centímetros cúbicos, se asimilara a unos homínidos en la cadena que lleva a la hominización, ya que siendo un resto infantil sobrepasa la capacidad de los simios más desarrollados. Con este descubrimiento comenzó la andadura en 1924 de lo que conocemos como Australopithecus africanus (mono de Africa del Sur), debido a Raymond Dart. Poco después, F. Broom descubriría los restos de más australopithecos en una cantera próxima y cuyos rasgos se asimilarían a un individuo de mayor envergadura, que recibió por ello la denominación de Astralophitecus robustus, por oposición al anterior al que se le denomina Australopithecus africanus o gracilis, según los autores.

Después de años de trabajo en el yacimiento de Olduvai, en Africa oriental, Louis Leakey encontraría en los años sesenta un individuo infantil en tobas volcánicas al borde de lo que debió ser un lago. Este resto se asimilaría a un individuo robusto como el descubierto por Broom en Africa del Sur. Desde este momento Africa oriental se convirtió en el foco central de la investigación, confirmando la cuna africana de la humanidad. Africa oriental por las especiales condiciones de una actividad tectónica única permitió, y permite, él poder datar los restos de homínidos por medio de sistemas de datación absoluta sobre las cenizas volcánicas que los contienen, fundamentalmente por medio del potasio Argón (K/Ar). En la actualidad, además, el progreso de estos métodos de datación radiométrica, el tamaño de las muestras se ha reducido y al mismo tiempo se obtienen edades más depuradas.

Bibliografía

  • Enciclopedia Encarta '99

  • Libro "Enigmas"

  • Buscador ALTAVISTA

  • Pagina www.ed-dolmen.com