Evolución de la población de Buenos Aires

Demografía. Población. Censo 1869 a 1914. Pirámides poblacionales. Crecimiento. Migración. Natalidad. Mortalidad

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 3 páginas
publicidad

Análisis de las pirámides poblacionales: “Evolución de la población de la Ciudad de Buenos Aires a través de pirámides de población obtenidas en los censos de población”

Estas dos pirámides pertenecientes a los años 1869 y 1914 son de tipo progresivo, puesto que la base de la pirámide es ancha y es más angosta hacia arriba. Así se demuestra que la mortalidad era mayor a la natalidad, ya que la población más anciana es menor, en grandes proporciones, a la de los niños. Esto implica que la Argentina estaba en una época de gran crecimiento demográfico.

En cuanto a la población adulta comprendida entre los 20-49 años, de la pirámide del año 1896, se puede notar una gran diferencia entre los hombres argentinos y los inmigrantes. Por ejemplo, en las edades de 25-29 años más del 5% de los varones son inmigrantes y sólo el 1% argentinos. Probablemente esto se deba a que en las familias de inmigrantes los hombres llegaban primero para asentarse, conseguir trabajo y una vez que esto ocurría, venían sus familias enteras. En cuanto a las mujeres, las desigualdad no es tan elevada, donde más se percibe es las franjas etarias comprendidas entre los 15- 39 años. Relacionando esta pirámide con la del año1914 se puede decir que la población inmigrante no deja de ser excesiva, pero que la población argentina crece notablemente, sobretodo entre los menores a 39 años por parte de los hombres. Quizá esto sea debido a que la sociedad inmigrante poco a poco fue mezclándose con los argentinos y esto produjo que los hijos de estas generaciones fueran argentinos.

Analizando la población menor a los cinco años, es evidente que es mucho mayor la argentina que la de inmigrantes europeos. Muy posiblemente esto sea porque en el primer año (1869), siguiendo con la hipótesis anterior, más que nada fueron los hombres de familias, quienes se instalaron en el país. Por supuesto hubo niños inmigrantes, pero no en tal medida como en los años mayores. Y en la otra pirámide poblacional muchos de los hijos de los inmigrantes fueron contemplados como argentinos, ya que, a pesar de la nacionalidad de sus padres, ellos habían nacido en la Argentina.

Para agregar otro dato, se puede sacar la conclusión que en la pirámide de 1869 predomina la población rural: al observar a las franjas etarias masculinas comprendidas entre los años 20-49, que serían edades, en las cuales los hombres comienzan a trabajar hay un notable cambio en la mortalidad en los argentinos: esto nos lleva a deducir que hacen trabajos forzosos, de poco higiene, con malas condiciones y están más expuestos a las enfermedades. Por otro lado, es posible que dada esta alta mortalidad, se hayan “reclutado” tal cantidad de inmigrantes hombres de esas mismas edades. Por el contrario, la segunda pirámide de año 1914, pertenece a una población más bien urbana, puesto que la mortalidad de los hombres es normal y se puede observar que no sólo hay una enorme cantidad de inmigrantes masculinos, sino que crece mucho la femenina. Las mujeres están capacitadas para hacer otro tipo de trabajos que no se necesite la fuerza, (trabajos posibles en la ciudad).

Análisis de los cuadros de “La población de la argentina”:

Estos cuadros presentan el notable progreso de la población argentina durante el periodo comprendido entre los años 1550 y 1947, en cuanto a la población total, la población urbana y el analfabetismo. A lo largo de los años esta población ha aumentado más de cuarenta veces su número. En cuanto a la población urbana aumenta enormemente, así como en analfabetismo disminuye.

Si se analizan las variables de la población total, se puede notar que durante los primeros cuatro periodos (1550-1800) la población no sólo no crecía sino que, incluso a veces, disminuía. Era una población que estaba muy estancada. Esto se producía, seguramente, por la cantidad de conflictos que había en el país para ese entonces, donde la Argentina estaba dividida en Confederación y Buenos Aires. A lo largo de los años, cuando estos problemas parecen solucionarse, la población comienza a crecer. Esto se ve extraordinariamente a partir del año 1839 en adelante. Si bien las condiciones de vida habían mejorado considerablemente con el correr de los años, este crecimiento se debe mayormente a la inmigración europea. En gran parte, Sarmiento fue quien fomentó esto en su primer presidencia (1868-1847): otorgaba ofertas de pasajes muy accesibles, prometía trabajo asegurado a todo aquel al que llegara a nuestro país, contaba con la oficina y el Hotel de Inmigrantes, etc.

Esto tuvo sus consecuencias en cuanto a la población urbana, que en la tabla de doble entrada presenta una evolución sostenida durante el período de 1869-1947. Durante los primeros años que muestra la tabla, la población de la ciudad era de 28,6% y el resto era rural. Esto se produjo de este modo, ya que en ese período se habían instalado muchas empresas de colonización, las cuales se encargaban de ubicar a los inmigrantes en distintos campos de todo el país, mientras que una minoría se dedicaba a las actividades relacionadas con el comercio en el puerto y las artesanías. Este pequeño porcentaje fue aumentando gradualmente hasta que en 1947 el 72% de la población era urbana. Quizá este abrupto cambio en la distribución de la población (concentración en la capital) se deba a que el comercio sólo era posible cerca del puerto y el traslado de los productos desde las provincias hasta el mismo era cada vez más difícil, ya que a medida que pasaban los años había menos ferrocarriles y todos se dirigían hacia el puerto, por ejemplo.

En cuanto a la tabla de doble entrada que expone datos de analfabetismo, este disminuye en grandes magnitudes a lo largo de los años, también sostenidamente. Al principio en 1869 casi el 80% de la población no sabía ni leer ni escribir. Con el correr de los años esto se mejora mucho, ya que a mediados del siglo siguiente sólo el 13,6% carecía de ese derecho. Comparando el resultado del INDEC del último CENSO del 2001, el analfabetismo es en promedio de 2,5 aproximadamente. Se analizamos los número desde el primero censo hasta el censo de 1947 este número disminuyó un 63,8% en 78 años, mientras que en 54 años disminuyó un 11,1%, siempre y cuando teniendo en cuenta que los resultados no fueron modificados por ningún factor, como sucede muchas veces con los censos, en los cuales los valores no son del todo reales. Muy probablemente, esta mejora sea por los enormes cambios en la educación del país que otorgó Sarmiento en su primera presidencia, en la cual creó muchas escuelas públicas.

Crecimiento total de la población, migración neta y crecimiento vegetativo por períodos quinquenales, 1870-1970

Este gráfico presenta el crecimiento vegetativo en el período de los años 1870-1960 que en este caso se mantiene constante con pequeñas ondulaciones; y la migración neta, que presenta pronunciadas alzas y bajas a lo largo de los mismos años. Según estos datos, el crecimiento vegetativo era muy bajo, por ejemplo, alrededor del primer año (1870) donde la población estimada era de 1.830.214 habitantes, la diferencia entre la natalidad y la mortalidad eran sólo del 2% aproximadamente. Y a medida que la población crecía este indicador incluso seguía disminuyendo, aunque en medidas casi insignificantes. En cambio, los saldos migratorios nunca se mantuvieron permanentes, con excepción de los últimos años, que parecen comenzar a estabilizarse. Este índice sufrió enormes diferencias: por empezar en 1880 se produce una enorme alza de más de 50 mil personas, provocado por el fomento de la inmigración. Inmediatamente, en 1890 hay una baja, ocasionada probablemente por La Crisis económica del 90, la cual produjo gran desempleo en la Argentina. Luego la migración neta vuelve a aumentar pero en 1914 aproximadamente vuelve a caer, posiblemente por la 1ra Guerra Mundial: Muchos inmigrantes vuelven a sus países de origen y se enrolan en el ejército para luchar y defenderlos. Al parecer la sociedad estaba pasando por un buen momento, en el cual la gente vivía largos períodos de vida.

Tasas brutas de natalidad y mortalidad, por quinquenios, 1870-1970

Este gráfico muestra la tasa burta de natalidad y la de mortalidad a lo lardo de los años de 1870-1970, la cual fue disminuyendo gradual y constantemente. Aquí podemos notar la extraordinaria mejora que sufrió la población argentina. Si bien la diferencia entre estos dos índices siempre fue bastante pareja, en torno de los 20000 habitantes, al principio de los años 70 moría y nacía muchas más personas que hacia 1970. Esto significa que la educación de la población había cambiado, ya que en vez de cada familia tener muchos hijos que vivían cortos períodos de tiempo, ya que no podían alimentarlos y los mandaban a trabajar cuando eran menores, tenían pocos hijos que vivían mucho tiempo, esto demuestra la mejoría la educación y la responsabilidad de los padres; y que las condiciones de vida mejoraron mucho en cuanto al trabajo y a la vida cotidiana. Lo apreciable es que este gran cambio ocurre en solamente 100 años.

  • Como conclusión, es evidente lo mucho que los inmigrantes cambiaron la cultura de nuestro país, las costumbres, el paisaje, etc. Buenos aires, sobretodo, sufre una gran transformación, los ricos se establecen al norte de la provincia en residencias, mientras que los inmigrantes y los pobres se instalan en el sur en conventillos y casas chorizos, ya que por ejemplo los inmigrantes traían fiebre amarilla y otras enfermedades de sus lugares natales; la mezcla de las culturas crea un nuevo idioma como el lunfardo y nace como entretenimiento el tango. Se producen muchas reformas en la ciudad, en cuanto a su modernización y embellecimiento. Los inmigrantes también contribuyeron mucho en las áreas económicas del país, ya que una gran parte se ocupaba de los productos agrarios, la base de nuestra economía.