Evolución de la expresión plástica en los niños

Didáctica. Lenguaje plástico. Objetivos y estrategias metodológicas por edades. Modelos y estereotipos. Actividades

  • Enviado por: Gabriel Fernández Olmo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 22 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


TEMA 22

EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN PLÁSTICA EN LOS NIÑOS Y NIÑAS. ELEMENTOS BÁSICOS DEL LENGUAJE PLÁSTICO. OBJETIVOS, CONTENIDOS, MATERIALES, ACTIVIDADES, ESTRATEGIAS METODOLÓGICAS Y DE EVALUACIÓN DE LA EXPRESIÓN PLÁSTICA. MODELOS Y ESTEREOTIPOS.

ESQUEMA RESUMEN

  • INTRODUCCIÓN.

  • EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN PLÁSTICA EN LOS NIÑOS.

  • Etapa del garabateo (2-4 años).

  • Etapa esquemática (4-6 años).

  • ELEMENTOS BÁSICOS DEL LENGUAJE PLÁSTICO.

  • El color.

  • La línea.

  • La forma.

  • El volumen.

  • OBJETIVOS, CONTENIDOS, MATERIALES, ACTIVIDADES, ESTRATEGIAS METODOLÓGICAS Y DE EVALUACIÓN.

  • Objetivos.

    • De 0 a 3 años.

    • De 3 a 5 años.

    • De 5 a 6 años.

  • Contenidos.

    • Conceptuales.

    • Procedimentales.

    • Actitudinales.

  • Materiales.

  • Actividades.

    • Pintura: al agua (dactilopintura, manchado, soplado, lavado, esgrafiado, clesografía), con ceras (caligrafía, empaste, granulado, esgrafiado, frotado).

    • Modelado.

    • Papel (picado, troceado, recortado, pegado, arrugado).

  • Estrategias metodológicas.

  • Estrategias de evaluación.

  • MODELOS Y ESTEREOTIPOS.

  • BIBLIOGRAFÍA.

  • INTRODUCCIÓN.

  • La expresión plástica como todo lenguaje, supone un proceso creador. Para llegar a representar, comunicar creativamente a través de la imagen, las percepciones, las vivencias, es necesario conseguir un equilibrio entre lo que se vive y lo que se expresa, entre acción y lenguaje, y es necesario además, encontrar una “forma de decir” en este caso una forma práctica.

    La expresión plástica, además de su valor como lenguaje expresivo, es el cauce para la expresión de contenidos mentales de índole estética y emocional y también para la expresión de contenidos cognitivos acerca de configuraciones visuales y espaciales, haciendo posible la materialización de las ideas junto con la formación y desarrollo de la propia motricidad, afectividad y cognición del niño.

    Asimismo, la expresión plástica tiene un fuerte valor procedimental como recurso didáctico para la comprensión de los contenidos de otras áreas.

    Con respecto a su valor actitudinal, la expresión plástica es el medio idóneo para propiciar actitudes como sentir percibiendo, ver interiorizando, comprendiendo, descubriendo,... gracias al placer derivado de los estímulos visuales, táctiles, de experimentación, etc.

    Todo ello nos obliga a darle un peso específico a la expresión plástica dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje en la etapa de la Educación Infantil.

    FUNDAMENTACIÓN DE LA EDUCACIÓN PLÁSTICA

    Entre los argumentos que justifican la necesidad de la educación plástica y la expresión artística en la Educación Infantil, destacaremos:

  • Su valor intrínseco, ya que el arte aparece, junto a las ciencias y la tecnología, como una de las facetas fundamentales del ser humano; por tanto, debe aparecer en la formación inicial del niño.

  • Su adecuación al desarrollo madurativo. La psicología evolutiva pone de manifiesto que desde la adquisición del lenguaje oral hasta la culminación de las operaciones concretas, el período comprendido entre los 2 y los 6 años está dominado por la función simbólica, cuyas manifestaciones básicas son el dibujo, el juego y el lenguaje verbal. Las tres se hallan íntimamente relacionadas y son justamente la base sobre la que se desarrollará la experiencia artística.

  • Forma de desarrollar la sensibilidad. La pedagogía cognitiva defiende que el conocimiento se origina y fundamenta en la percepción sensorial. La educación de la sensibilidad es la vía idónea para potenciar todas las operaciones mentales del sujeto. El desarrollo de la sensibilidad implica aumentar la capacidad de reconocimiento y discriminación de formas, colores, volúmenes,... y sus relaciones.

  • Como desarrollo de la capacidad creativa. Para el fomento de la creatividad, la actividad artística tiene un papel destacado, ya que requiere ejercitar el impulso creador y no la reproducción mecánica de lo ya conocido.

  • Como medio de autoexpresión. Las actividades plásticas son idóneas para dar rienda suelta a todo lo que el niño necesita manifestar.

  • Medio para desarrollar la autoestima, ya que en la actividad plástica el niño se siente implicado completamente en la tarea que realiza por tanto, esta implicación debe ser potenciada y valorada positivamente para inducir al niño a confiar en sus propios recursos expresivos y hacerle comprender el interés que tienen sus trabajos cuando son verdaderamente personales.

  • Como multiplicador de los recursos expresivos. Junto a los lenguajes verbal y matemático, el lenguaje gráfico, así como el musical y el corporal, constituyen instrumentos básicos de comunicación.

  • Como medio de democratización de la cultura. Lo heterogéneo de los ambientes familiares y socioculturales que rodean al niño hacen que no todos lleguen a la escuela con el mismo bagaje cultural ni con la misma motivación hacia las experiencias artísticas. La Educación Infantil debe equilibrar desde el principio estas desigualdades con el fin de universalizar y democratizar el bagaje cultural.

  • EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN PLÁSTICA EN LOS NIÑOS Y NIÑAS.

  • La evolución de la expresión plástica en los niños/as pasa por varias etapas:

  • ETAPA DEL GARABATEO (2-4 años).

  • El primer registro permanente de la expresión gráfica, por lo general, toma la forma de garabato alrededor de los 18 meses. El garabato no tiene intención representativa. Son estructuras lineales que muestran las variaciones de tensión muscular que está atravesando el niño y que no requiere control visual. Esa etapa del garabateo atraviesa los siguientes pasos:

    • Garabateo desordenado. No tiene ninguna finalidad representativa. Son trazos largos, sin sentido ni orden, desarrollados a partir de movimientos kinestésicos, puramente gestuales, como juego, que generalmente dan lugar a dos tipos de garabatos: longitudinales y circulares. Aún no tiene el niño control visual.

    • Garabato controlado. Hacia los 6 meses de haber empezado a garabatear existe ya en el niño una coordinación viso-motora y goza practicándola. El niño no pretende dibujar nada concreto. Es capaz de copiar un círculo, pero no un cuadrado y se interesa por el uso de los colores.

    • Garabato con nombre. Hacia los 3-4 años empieza a conectar los movimientos que ejercitaba con el mundo que le rodea, le da nombre a los garabatos que dibuja, aunque en realidad la representación es irreconocible como tal. Esto supone que el niño transforma el pensamiento kinestésico anterior en un pensamiento de imágenes.

    En esta etapa aumenta el tiempo que les dedica a sus dibujos y es cuando más disfruta de los colores.

    Sus garabatos empiezan a evolucionar rápidamente. En poco tiempo los círculos y líneas comienzan a combinarse formando unos burdos pero reconocibles esquemas de la figura humana.

    Puede resultar perjudicial que los adultos interpreten los garabatos o impulsen al niño a que le dé nombre o encuentre explicación a lo que ha dibujado, puesto que el garabato tiene más que ver con el desarrollo físico, motriz y psicológico del niño que con una motivación puramente artística. El maestro debe inculcar confianza y entusiasmo en esta etapa y abstenerse de hacer interpretaciones o de intentar enseñar a dibujar o a copiar al niño. Es más importante la participación del adulto en la experiencia del garabato que en el dibujo en sí.

  • ETAPA ESQUEMÁTICA (4-6 años).

  • La frontera entre el garabato y el esquematismo es la aparición de la intencionalidad, y empieza a elaborarse lo que se denomina vocabulario gráfico del niño, constituido por una serie de esquemas con valor representativo. Estos esquemas al principio son muy simples: líneas, círculos, curvas, etc. Se repite constantemente introduciendo pequeñas modificaciones que con frecuencia se incorporan al dibujo.

    En esta etapa los trazos y garabatos se van haciendo controlados y se refieren a objetos visuales. El niño trata de establecer una relación entre el dibujo y lo que intenta representar:

    • A los 4 años ejecuta formas reconocibles.

    • A los 5 años pueden ser reconocibles personas.

    • A los 6 años los dibujos se distinguen claramente.

    Las características del esquematismo gráfico que están relacionadas con el sincretismo del pensamiento preoperacional son:

    • Ejemplaridad, utiliza el mismo esquema para representar cosas distintas.

    • Dificultad para coordinar los distintos subconjuntos del dibujo.

    • Distintos puntos de vista coexistiendo.

    • Transparencias: dibujos en rayos X.

    • Desproporciones: aumenta el tamaño del dibujo que para él es más llamativo.

    Entre los 5-6 años aparece la línea de tierra o línea base, sobre la que va a situar los elementos del dibujo. Cuando quiere representar cosas sucedidas en tiempos diferentes, las separa en escenas.

    Con respecto a la evolución del dibujo de la figura humana, la primera representación que el niño hace es lo que se conoce por renacuajo. Esta representación consiste en un círculo por cabeza y dos líneas verticales que representan las piernas.

    Con 5 años representan la figura humana con cabeza, ojos, nariz, boca, cuerpo, piernas, y las niñas además dibujan los brazos.

    A los 6 años ya es capaz de lograr un dibujo bastante elaborado de la figura humana. En esta etapa existe poca relación entre el color elegido por el niño para pintar un objeto y el objeto representado.

    Siguiendo a Piaget, una vez finalizada la etapa del garabato, el niño pasa por lo siguientes estadios:

    • Imagen defectuosa: el niño no dibuja el objeto mismo, sino la representación que de él se ha hecho (renacuajo).

    • Imagen intelectual: no dibuja el objeto como lo ve, sino que dibuja todo lo que sabe de él.

    El dibujo esquemático termina hacia los 6-7 años, cuando supera el tipo de pensamiento preoperacional. Aparece entonces el realismo gráfico.

  • ELEMENTOS BÁSICOS DEL LENGUAJE PLÁSTICO.

  • Los elementos plásticos de las composiciones que realizan los niños son: el color, la línea, la forma y el volumen.

  • EL COLOR.

  • Durante la etapa del garabato el color carece de importancia para el niño. Aunque le gusta usar colores por ser atractivos, toda su actividad está centrada en su desarrollo motriz.

    Los colores le atraen en cuanto estímulos visuales. Los usa con gusto aunque indistintamente pues muchas veces los elige por el tamaño, la proximidad o simplemente porque los quiere su compañero.

    En esta etapa el que el niño use muchos colores en sus trazos tiene gran importancia a nivel perceptivo por el ejercicio de discriminación visual que supone.

    En la etapa esquemática comienza a despertarse el interés a través de la relación dibujo-objeto, aunque el niño no establezca ni desee establecer una relación rígida de color, puesto que lo usa casi siempre a nivel emocional, eligiendo en función de sus sentimientos, del impacto visual que le produce un determinado momento y a veces simplemente por azar. Esta es la etapa en que el sol puede ser azul, rojo o igual que todo lo demás.

    En la etapa preesquemática además de ofrecer al niño una gama amplia de colores, debemos darle la oportunidad para que descubra las relaciones del color a través de la observación y la experimentación. No debemos criticar el uso subjetivo del color en sus trabajos recordando que uno de los objetivos de la expresión plástica es el desarrollo de la creatividad y libertad expresiva.

    En muchas ocasiones tratamos de explicar la elección de los colores que hace un niño desde nuestro punto de vista de adulto. Sin embargo hay que tener mucha prudencia a la hora de juzgar el color porque todavía sabemos muy poco acerca de él y los valores simbólicos que le otorgamos son muy variables y pueden cambiar de una situación a otra.

    Alrededor de los 5 años, trata de afianzar sus esquemas y comienza a distinguir los colores de las cosas como tales.

    Como ese descubrimiento del color está basado en una vivencia emocional, elige para cada objeto el que ha visto al experimentarlo y ese será el color que utilice en adelante para contar esta emoción. Si cambia quiere decir que ha cambiado también su experiencia respecto a ese objeto.

    Es importante enseñarle la diferencia entre pintar y rellenar. Conviene que tomen conciencia de que al rellenar están aprendiendo a controlar el movimiento, mientras que al pintar, la línea apenas importa. Se van construyendo con los colores en una forma similar a como se construye al modelar, están aprendiendo a expresarse, sentir, a vivir el color.

  • LA LÍNEA.

  • La línea como lenguaje visual primario evoluciona en la representación gráfica de forma paralela al desarrollo cognitivo y motor del niño.

    Para la adquisición de la coordinación motora y espacial se plantearán ejercicios que trabajen el músculo flexor y el pulgar para la destreza de aprehensión del elemento que sujeten. Las técnicas que utilicen y la progresión de las actividades permitirán un desarrollo paralelo a la libertad de expresión.

    Entre los ejercicios dirigidos a la adquisición de destrezas motoras podemos distinguir los ejercicios direccionales y los lineales.

    • Los ejercicios direccionales son del tipo reseguir formas (rectas, círculos, cuadrados, triángulos,...) punzando y dibujando, o llenado de superficie (pegado de bolas de papel de seda siguiendo una forma,...).

    • Los ejercicios lineales se refieren a impresión de elementos que sólo marquen una línea o un contorno, observando así las formas reflejadas, con pintura de dedos, sobre arena o serrín, con ceras,...

    El estudio de la línea nos lleva a verlo no sólo como una destreza manual, sino como un mecanismo importante para la expresividad de la obra. El trazo nos da idea de movimiento, fuerza, dramatismo, dolor, ...

    Por tanto el valor del trazo como forma de expresividad evoluciona paralelamente a la coordinación mental y motora. El reconocimiento por el niño de su gesto gráfico le lleva a investigar nuevas formas de expresión y a utilizar estereotipos.

    Desde la primera etapa del garabateo, el niño utiliza la línea como primera forma de expresión. Dibuja líneas:

    • Horizontales. Generalmente no se usan solas, sino formando parte de un rectángulo o cuadrado (a partir de los 2 años). Las más características son las llamadas “línea base” y “línea del cielo”.

    • Verticales. Corresponden a los objetos que están en composición vertical. Marcan las divisiones en el papel del espacio en “derecha” e “izquierda”.

    • Diagonales. Pueden crear un equilibrio de arriba-abajo y de derecha-izquierda. Se pueden utilizar solas o para crear diseños, formas tejados, velas, etc.

    • Otras líneas: curvas, zig-zag, espirales,...

    El estudio del trazo es interesante para conocer al niño:

    • La fuerza de los brazos manifiestan la intensidad con que el niño oprime el lápiz. Cuando el trazo es fuerte, expresa audacia, violencia, intuición. El trazo flojo refleja timidez, suavidad, inhibición.

    • La amplitud de las líneas indican extraversión, expansión vital, cuando los trazos son grandes, mientras que las líneas entrecortadas indican inhibición, tendencia a la introversión.

  • LA FORMA.

  • El niño pequeño no tiene en cuenta al dibujar las proporciones reales de las cosas, sino el valor que para él tienen. Por ejemplo, en el dibujo de la familia tiende a hacer a la madre más grande que al resto de los personajes. Esto es importante porque el niño se sirve de su obra para darnos su mundo, su visión.

    Según la forma el niño diferencia espacios gráficos y representa elementos. Con la forma intenta decir algo.

    La conquista de la forma en el plano gráfico va ligada a la manifestación de competencias que ya son más complejas que en el plano cognitivo.

    Resulta contraproducente contribuir en Educación Plástica a la formación de estereotipos, surgiendo formas convencionales de representación de algunos objetos. Tampoco debe intervenir metodológicamente el educador haciendo que los niños representen objetos recurriendo a configuraciones comunes, como por ejemplo “la redondez del sol”. El modo como el niño representa esa redondez, los colores que utiliza, su colocación en el espacio, etc., constituyen las interpretaciones personales, creativas, que deben ser potenciadas en la escuela.

    No se trata de que el niño sea “realista” y “fiel” en la reproducción de un objeto, lo importante es asegurarse que éste haya llevado a cabo muchas experiencias con los objetos, que haya podido observarlos desde diversos puntos de vista,...

  • EL VOLUMEN.

  • El volumen puede expresarse mediante el dibujo o bien mediante plegados, modelados, collages.

    En los dibujos son característicos el uso de transparencias y perspectivas. En el modelado, a veces el niño empieza a construir figuras planas. Esto se debe a que intenta representar las cosas como en el dibujo. Al intentar ponerlas de pie, se da cuenta de que se caen y, esto mismo, junto con la observación de la realidad, le lleva a dar corporeidad a los objetos.

    Se observan dos formas de trabajar el modelado: la de los niños que parten de todo y van dando forma mediante pellizcos, estirados, etc. Y la de aquellos que modelan los elementos y luego los unen. En todo caso, el niño, al modelar, va buscando la expresión de un concepto, de una realidad. Por eso sus representaciones, sus producciones, experimentan tantos cambios como vivencias vayan experimentando.

    La aprehensión y manipulación de materiales moldeables desarrollan diversos estímulos sensoriales, incluido el motriz. Esta actividad implica, además del factor lúdico, la coordinación muscular y el contacto del niño con un material con el que crea formas tridimensionales.

    La configuración de objetos exige la previa comprensión e interiorización de los mismos, para lo cual serán necesarios como ejercicios previos: la observación del natural, la percepción táctil y el diseño gráfico (dibujos, fotos) de diferentes posiciones del objeto que ayuden a la comprensión global.

  • OBJETIVOS, CONTENIDOS, MATERIALES, ACTIVIDADES, ESTRATEGIAS METODOLÓGICAS.

  • OBJETIVOS.

  • Partiendo del carácter globalizador e integrador de la Educación Plástica se propone el siguiente gran objetivo: “Conseguir la educación integral del niño a través de la Educación Plástica”.

    El desarrollo de la coordinación óculo-manual y la progresiva precisión de las habilidades motoras correspondientes permitirán a los niños utilizar la expresión plástica para representar sus vivencias.

    El objetivo general de la etapa de Educación Infantil relacionado con la Educación Plástica es según el Decreto 107/92, el siguiente:

  • “Desarrollar la capacidad de representar de forma personal y creativa distintos aspectos de la realidad vivida o imaginada y expresarlos a través de las posibilidades simbólicas del juego y otras formas de representación y expresión habituales”.

  • Este objetivo podemos concretarlo siguiendo la progresión evolutiva del niño:

    • De 0 a 3 años:

      • Desarrollar la relación entre el movimiento manual y el trazo.

      • Pasar progresivamente del garabato incontrolado al control del movimiento y formas.

      • Iniciar la expresión con dibujo y color.

      • Desarrollar la capacidad de representación de formas abiertas y cerradas.

    • De 3 a 5 años:

    • Desarrollar la capacidad de representar las primeras nociones gráficas de espacio topológico: dentro, fuera, arriba, abajo,...

    • Desarrollar la capacidad de producir imágenes gráficas parecidos a un objeto que se quiere representar.

    • Representarse a sí mismo y a los objetos.

    • Desarrollar la capacidad de representar superficies y relaciones sobre ellas.

    • Desarrollar la capacidad de diferenciar formas, tamaños y direcciones en el espacio.

    • De 5 a 6 años:

    • Desarrollar las relaciones entre los objetos y el espacio.

    • Desarrollar las nociones de orientación espacial.

    • Desarrollar los conceptos espaciales de verticalidad y horizontalidad.

    • Desarrollar la representación de superficies y planos.

  • CONTENIDOS.

  • Los principales contenidos a tener en cuenta en el área de expresión plástica en la etapa de Educación Infantil se clasifican en conceptuales, procedimentales y actitudinales. La Orden de 16 de Marzo de 1993 establece la secuenciación de contenidos de Educación Infantil:

  • Conceptuales:

    • Materiales útiles para la expresión plástica.

    • Diversidad de obras plásticas que es posible producir y que se encuentran en el entorno: pintura, escultura, dibujo, diversas ilustraciones, etc.

    • Procedimentales:

      • Diversos procedimientos para representar hechos, sucesos,...

      • Utilización de las técnicas básicas de dibujo, pintura, modelado, collage,...

      • Utilización de materiales específicos e inespecíficos para la producción plástica (cera, tempera, harina, agua,...).

      • Empleo correcto de técnicas y materiales.

      • Representación de la figura humana en su conjunto y diferenciación de las distintas partes del cuerpo.

      • Percepción diferenciada de colores primarios y secundarios.

    • Actitudes:

      • Disfrute de las propias elaboraciones plásticas y las de los otros.

      • Gusto e interés por las producciones propias.

      • Respeto a las elaboraciones plásticas de los demás.

      • Interés por el conocimiento de las técnicas plásticas básicas y actitudes proclives a la buena realización.

      • Cuidado de los materiales e instrumentos que utilizan.

      • Valoración ajustada de la utilidad de la imagen (TV., cine,...).

    • MATERIALES.

    • Según el desarrollo del niño, el educador escogerá los materiales adecuados a su nivel. Con los más pequeños el profesor dirigirá más la sección del material. Con los mayores se dejará lugar a la experimentación.

      Para la etapa del garabateo los materiales recomendados son: lápices, ceras, tizas, papel y cartulina, y como materiales moldeables la plastilina y la arcilla.

      En la etapa esquemática se añaden materiales como la témpera, pincel, papel absorbente, lápices de colores, papel maché y todo tipo de material de desecho. Entre los materiales moldeables: masa de pan, pasta de sal, arcilla y plastilina.

      Para los primeros contactos con materiales moldeables conviene seleccionar aquellos cuyas cualidades táctiles no provoque rechazo (frialdad, dureza, adherencia,...). Jugar con el barro tiene múltiples posibilidades pero conviene comenzar con la plastilina ya que no necesita ningún tipo de herramienta o técnica de utilización.

      Tanto los materiales como las técnicas que se desarrollan con ellos los veremos más claramente en la descripción de los diferentes tipos de actividades plásticas que podemos realizar.

    • ACTIVIDADES.

    • En términos generales, y partiendo del concepto de educación plástica como lenguaje visual, y al igual que ocurre con el lenguaje verbal, en el que la primera actuación es enseñar a hablar, la primera función del lenguaje plástico es enseñar a ver. Así, quedamos condicionados a no realizar ninguna actividad que previamente no haya supuesto un proceso de observación, como por ejemplo la lectura de imágenes, tanto reales como fotos, dibujos,... Esta observación debe ser activa, selectiva y significativa.

      Entre la gran diversidad de actividades que se pueden realizar en esta área vamos a hacer una primera clasificación de tipos de actividades plásticas: pintura, modelado y papel, que a su vez podemos clasificar según los materiales y técnicas empleadas.

      PINTURA

      • Actividades al agua

      • Impresión con los dedos (dactilopintura), con objetos (corcho, gomas, patatas, cebollas,...).

      • Manchado: humedecer primero el papel con agua o color muy aguado. Gotear después el pincel cargado de diferentes colores.

      • Soplado: gotear un pincel cargado sobre papel seco y hacer correr las gotas en diferentes direcciones soplando con la boca.

      • Lavado: se pintan primero gruesas capas de color y una vez seca se lavan con el pincel o trapo limpio y humedecido consiguiéndose trasparencias en tonos ya existentes.

      • Esgrafiado: sobre una capa de pintura ya seca se pinta otra igual de espesa y antes de que se seque se rayan los grafismos que queremos representar.

      • Clesografía: con los colores muy aguados se mancha el papel y se dobla por la mitad, antes de que se seque, la superposición de manchas dará una solución simétrica del tema.

            • Actividades con ceras

              • Caligrafía: trazado fino con la punta de la cera.

              • Empaste: trazo grueso con la cera tendiendo a cubrir toda la superficie del soporte (papel).

              • Granulado: colorear por capas sucesivas en el papel unas veces en un sentido y otras en otro, hasta conseguir una textura uniforme.

              • Esgrafiado: rellenar la superficie que se quiere pintar con colores luminosos (amarillo, naranja,...) y luego cubrirlos con colores oscuros, para que al rayar encima aparezcan los colores claros que pusimos primero.

              • Frotado: colocar debajo del papel objetos planos (monedas, medallas, ...) frotar sobre él con las ceras para que sus huellas aparezcan en el dibujo del papel.

      MODELADO

      Según los objetivos concretos que se pretendan, se pueden realizar distintas actividades:

            • Para el desarrollo de la coordinación motora y la percepción táctil del volumen:

      • Hacer bolas, chuzos, cilindros siguiendo el método analítico hasta construir figuras.

          • Para la representación tridimensional del esquema corporal:

            • Representar primero de forma plana y por partes las figuras, después con el método sintético, un bloque.

        • Para el desarrollo de la expresión libre:

          • Modelar diferentes elementos, introduciendo el método sintético, utilizando diferentes materiales.

          • Realizar composiciones combinadas con distintos útiles que fomenten la creatividad.

      Los objetos modelados se pueden decorar formando dibujos o cenefas con los dedos o con un punzón. También se pueden pintar una vez secos.

      PAPEL

      Aquí se incluyen actividades simples que inciden sobre objetivos muy concretos. Todas ellas constituyen un aprendizaje básico para el desarrollo motriz de la preescritura:

        • Picado: trabaja el control de la precisión, dirección y coordinación óculo-manual.

        • Troceado: desarrolla el tacto y el tono muscular. Se usa como actividad introductoria a los ejercicios de recortado.

        • Recortado: desarrolla un mayor control visomotríz que los anteriores. Primero con las manos después con las tijeras.

        • Pegado: perfecciona el dominio de la presión táctil.

        • Arrugado: se progresa en el concepto de volumen. Consiste en arrugar el papel formando bolitas.

      Otras actividades plásticas más complejas son Collage, Mural (colectivo), Mosaico.

    • ESTRATEGIAS METODOLÓGICAS.

    • La metodología se ha venido describiendo paralelamente a las actividades, pues con ellas se ve cómo el método es fundamentalmente activo, en el que el niño aprende por descubrimiento, construyendo así su aprendizaje.

      Las estrategias metodológicas parten del principio de la observación del entorno, enriqueciéndose de esta manera el número de imágenes que el niño va reteniendo en su mente, de manera que se amplíen así sus posibilidades expresivas.

      Esta metodología experimental enriquece su memoria y su capacidad de asimilación.

      El proceso gráfico llevado a cabo como desarrollo de destrezas y estrategias de acción potencia su capacidad creativa. Este es el primer paso para generar en los niños el pensamiento independiente, original y expresivo.

      En cuanto a los procedimientos metodológicos se siguen fundamentalmente dos, que pos opuestos son complementarios:

      • Metodología sintética. Parte de lo general para llegar a lo particular. Por ejemplo, en modelado se configura la forma de una figura a partir de un bloque de arcilla.

      • Metodología analítica. Se parte de lo particular para llegar a lo general. Por ejemplo: en modelado se hacen por partes los brazos, piernas, cabeza, etc., de una figura y después juntar todas las piezas para formar la figura humana.

    • ESTRATEGIAS DE EVALUACIÓN.

    • La valoración de las actividades gráfico-plásticas abarcará todos los apartados vistos en los objetivos: capacidades, destrezas, actitudes.

      La valoración de las actividades tiene varios aspectos, uno individual y otro como grupo en cuanto a incidencias, organización, ritmo de trabajo, interés, actitud. Además se requiere un análisis riguroso respecto a la metodología del educador.

      En este análisis reflexivo de la metodología hay que tener en cuenta tres aspectos:

      • Análisis de la organización. El educador debe tener una visión conjunta y progresiva de los objetivos a alcanzar en un periodo concreto, además de programar objetivos a largo plazo. Debe coordinar las actividades y proponerlas con claridad.

      • Análisis de la actitud. Se debe reflexionar sobre la predisposición del educador para trasmitir un clima estimulante. Si se realiza o no un seguimiento individualizado del alumno, evita la rutina, adecua las actividades a los objetivos educativos, procura que las actividades sean más importantes que el resultado.

      • Análisis del procedimiento.

        • Según sea la actividad, habrá que valorar en función del número de alumnos si será operativa, ya que en la atención individualizada es fundamental esta consideración.

        • Conocer los recursos materiales de que se dispone, incluyendo el espacio físico.

        • Preparar con anterioridad los materiales necesarios.

        • Prever alternativas por si falla algún recurso didáctico.

        • Seguir un orden coherente con los progresos cognitivos y las destrezas motoras.

        • Que el proceso no sea asfixiante, dejando que el niño confíe en sus capacidades y experimente la sensación de haberlo conseguido o intentado.

      En la evaluación de las actividades plásticas es difícil valorar cuantitativamente los aspectos expresivos sin caer en valores subjetivos. Se puede llevar a cabo una lista de control sobre los diversos aspectos: comprensión , percepción, interpretación, realización, desarrollo visual, expresándola en términos como: comprende, no está interesado, lo domina, lo desconoce,...

    • MODELOS Y ESTEREOTIPOS.

    • Todo el enriquecimiento que produce el desarrollo de la capacidad plástica puede quedar coartado por el uso de estereotipos (copias y modelos).

      Los estereotipos constituyen un anquilosamiento en los esquemas gráficos, ya que se producen sin variación alguna, no como los esquemas normales de desarrollo del niño. Estos estereotipos se deben a la inseguridad o al miedo de cambiar de esquemas y no saberlo realizar correctamente. Esta inseguridad viene generada por el choque que le produce el cambio en su forma de dibujar y los criterios del adulto.

      Los dibujos que el profesor realiza para que el niño trabaje suele ser la forma más frecuente de estereotipo, y es uno de los medios más habituales de coacción. Aspecto que puede ser fácilmente evitable con una explicación por parte del profesor sobre la no necesaria reproducción de sus dibujos, y la consiguiente valoración positiva de dibujos diferentes.

    • BIBLIOGRAFÍA.

    • CABANILLAS, J. “Formación de la imagen plástica en el niño”.

      CASADERMONT. “Educación visual y expresión plástica en la Escuela Infantil de 0 a 6 años”.

      LOWENFELD. “El desarrollo de la capacidad creadora”.

      REAL DECRETO 1333/91 DE EDUCACIÓN INFANTIL.

      PLANTEAMIENTO DIDÁCTICO

      TALLER DE PLÁSTICA

      • RELACIÓN DEL TEMA CON EL DISEÑO CURRICULAR

      En el Decreto 107/92, en el Ámbito de Representación y comunicación, en el bloque de Expresión Plástica, dice: “La expresión plástica las facilitará la representación de lo que van conociendo a través de su experiencia del entorno y de lo que pasa en su mundo interior. Ambos aspectos se entremezclan en las producciones plásticas. La realidad vivida aparece modificada por los sentimientos, afectos o deseos, que suscitan y que encuentran así una forma de expresión que difícilmente podrían conseguir de otra manera. De esta manera la expresión plástica se convierte en un instrumento de conocimiento de sí mismo y contribuye a la construcción de la propia identidad”.

      Objetivo:

    • Desarrollar la capacidad de representar de forma personal y creativa distintos aspectos de la realidad vivida o imaginada y expresarlos a través de las posibilidades simbólicas del juego y otras formas de representación y expresión habituales”.

    • Por tanto lo que se pretende es la introducción de la metodología de talleres para desarrollar ciertos aspectos del LENGUAJE PLÁSTICO, y surgen para dar una respuesta a la necesidad de realizar algunas actividades plásticas que resultan imposibles hacer dentro del aula sin la ayuda de personas externas, ya que cada alumno necesita el apoyo directo de un adulto para desarrollarlas.

      De esta manera surge la idea de implicar a los padres/madres en la realización de los talleres. Además así se consigue establecer una relación de cordialidad y de colaboración en la tarea común de compartir la educación de sus hijos, involucrándolos de forma efectiva en dicha educación.

      • GRUPO DE ALUMNOS

      La actividad la realizarán todos los alumnos de Educación Infantil del colegio (3, 4 y 5 años). Pertenecen a un colegio de dos líneas, 6 aulas de Educación Infantil y 12 de Primaria (dos por nivel). El colegio está situado en un barrio periférico con nivel económico, sociocultural y educativo medio. Cuenta con especialista de música, religión, inglés, audición y lenguaje, educación física y educación especial. A mi grupo, en general a toda la Educación Infantil, sólo entra el especialista de música una vez a la semana.

      • AMBITOS DE ACTUACIÓN EDUCATIVA

      OBJETIVOS (de los talleres en general)

      • A nivel social:

        • Favorecer la expresión y comunicación a través del lenguaje plástico.

        • Valorar de forma positiva el trabajo en común.

        • Favorecer la socialización, colaboración y cooperación.

        • Favorecer la participación de padres y madres.

        • Cambiar el rol del maestro.

      • A nivel de hábitos y actitudes

      • Favorecer y reforzar la organización espacio temporal.

      • Desarrollar hábitos y destrezas.

      • Fomentar el orden, limpieza, constancia, responsabilidad, participación.

      • Favorecer el gusto por disfrutar con las creaciones plásticas propias y de los demás.

      • Desarrollar el hábito de la experimentación.

      • Fomentar actitudes cooperativas, críticas, creativas y de investigación.

      • Favorecer y basar la confianza en el respeto a los demás.

      • A nivel didáctico

      • Favorecer el carácter lúdico del niño como medio de aprendizaje.

      • Fortalecer la motivación.

      • Desarrollar la observación y experimentación como fuente de conocimiento.

      • Favorecer la reflexión y la creatividad.

      • Desarrollar diferentes técnicas específicas que amplíen el lenguaje plástico del niño.

      CONTENIDOS

      Los contenidos de los talleres están íntimamente relacionados con los contenidos de nuestro currículum.

      ACTIVIDADES (talleres)

      • Taller de “Decoración de adornos navideños para colgar en el árbol de Navidad”. Partiendo de una masa de harina, sal y agua.

      • Taller de construcción de juguetes. A partir de material de desecho, rollos de papel higiénico, pintado, realizar juegos de construcción).

      • Taller de “disfraces para el carnaval”. Realización de trajes de payaso y de bruja a partir de bolsas de basura y papel charol.

      • Taller de “Realización de un regalo para el día del padre” (juego de las 3 en raya elaborado con arcilla).

      • Taller de cocina. Elaboración de tartas de galletas, chocolate y natillas; posterior degustación.

      • Taller de marionetas. Realización de marionetas a partir de un calcetín.

      Voy a ejemplificar las actividades realizadas en el primer taller en los distintos niveles:

      “Adornos navideños”

      • Los niños de 3 años:

        • En un barreño hicieron la masa de harina, agua y sal. Cuando estaba preparada la dejaron reposar.

        • Cada uno cogió una bola de masa y ayudándose de un rodillo la extendió. Con un molde fueron sacando diferentes figuras, estrellas, bolas, velas,...

        • Las madres se los llevaron para hornearlo.

        • En otra sesión las pintarán de diferentes colores y las colgaron en el árbol.

      • Los niños de 4 años:

      • Hicieron la masa.

      • Cortaron con moldes estrellas de diferentes tamaños.

      • Se horneó.

      • En otra sesión fueron superponiendo las estrellas de la más grande a la más pequeña, formando así un árbol (pino) que luego pintaron de color verde y le pegaron bolas de plastilina.

      • Los niños de 5 años:

      • Hicieron la masa.

      • Modelaron diferentes figuritas, muñeco de nieve, papá noel, reyes, cada uno lo que quiso.

      • Se horneó.

      • En otra sesión fueron pintados y cuando se secaron colgados.

      PAUTAS METODOLÓGICAS

      En el desarrollo de los talleres se ha utilizado una metodología ACTIVA donde cada niño participa de forma directa en todo el proceso de la actividad.

      También es una metodología PARTICIPATIVA, por la colaboración de todos los sectores implicados en la experiencia: padres, madres, alumnos y profesores.

      Es LÚDICA al ser la realización de la actividad divertida para los niños.

      Es SIGNIFICATIVA, ya que parte de lo que pueden hacer los niños ellos mismos o con ayuda.

      Parte de la experimentación de los materiales que utilizamos.

      MATERIALES, ESPACIO Y TIEMPO

      Los materiales utilizados son los propios de cada actividad que se ha detallado y han sido proporcionados por los padres o por el centro.

      El espacio que hemos utilizado ha sido nuestra propia aula adaptándola a las necesidades de cada taller.

      Los talleres han sido programados para realizarse una vez al mes. En horario de tarde. Dependiendo de la complejidad del trabajo han durado una, dos ó tres sesiones.

      EVALUACIÓN

      La evaluación se hará de los niños, del proceso, de nosotros mismos e incluiremos todos los elementos.

      Habrá una evaluación inicial donde vamos a detectar las ideas previas de los niños sobre el trabajo que queremos desarrollar, para adaptarlo a sus necesidades y nivel evolutivo.

      Una evaluación continua y formativa en donde veremos cómo se va desarrollando el proceso y que objetivos propuestos van consiguiendo y qué dificultades nos encontramos para subsanarlas.

      Una evaluación final en la que nos preguntaremos sobre los siguientes aspectos:

      • ¿En el desarrollo de las actividades los niños estaban motivados?.

      • Los trabajos realizados en el taller, ¿han resultado interesantes y diferentes?.

      • ¿Se han estrechado las relaciones familia-profesores-alumnos?.

      • ¿Se ha favorecido el desarrollo plástico?.

      • También al finalizar cada taller determinado veremos en que medida se han conseguido los objetivos específicos del mismo.

      ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD

      Lógicamente en la clase podemos tener niños con deficiencias que necesiten una adaptación especial, un trato diferente, una acomodación del espacio,... Para ellos tendremos muy en cuenta las características y los síntomas más frecuentes de los diferentes trastornos posibles, como pueden ser:

      • Niños con deficiencias auditivas: hay que establecer un constante contacto visual con ellos, de manera que no se sientan abandonados ni solos. La comunicación oral debe darse marcando muy bien el punto de articulación sin un tono de voz en exceso fuerte y ayudándonos con gestos corporales y mímicos.

      • Niños con deficiencias visuales: necesitan actividades de estimulación auditiva. Pero teniendo en cuenta que la audición (dotada de gran sensibilidad) es su principal vía de aprendizaje, conviene controlar el exceso de ruidos y sonidos dentro del aula, ya que éstos, mezclándose con los del exterior pueden aumentar el nerviosismo del alumno.

      • Niños con deficiencias motoras: acomodar la organización del espacio a sus posibilidades motrices y de desplazamiento. Sobre todo vigilar los materiales de psicomotricidad situados de manera que posibiliten la experimentación y de desequilibrios; es positivo que lo experimenten, pero siempre con un adulto al lado que lo coja de la cintura o de la mano.

      • Niños con deficiencias mentales: observando diariamente cuales son las limitaciones más evidentes y frecuentes, se ofrecerán siempre aquellos juguetes o materiales con que el niño muestra estar más cómodo y satisfecho de sus propias producciones. Se les hablará despacio, con frases cortas anticipándoles con tiempo todo aquello que se va a hacer.

      Oposiciones al Cuerpo Temario E. Infantil de Maestros Tema 22

      Página 20