Evolución de la economía brasileña

Economía en Brasil. Políticas macroeconómicas. Privatizaciones y deuda externa. Planes de estabilización

  • Enviado por: Jango Fehtt
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 20 páginas
publicidad
cursos destacados
Como ser un TRADER PROFESIONAL. Curso AVANZADO
Como ser un TRADER PROFESIONAL. Curso AVANZADO
No hay mejor forma de aprender que al lado de EXPERTOS que ya son consistentes en el mercado. Esa es la...
Ver más información

Viva libre y tome el control de su dinero
Viva libre y tome el control de su dinero
Mes a mes trabajamos duro por conseguir el dinero que necesitamos, sin embargo en muy poco tiempo nos quedamos con nada...
Ver más información

publicidad

Cátedra: Políticas macroeconómicas

Pauta de contenido

  • Brasil breve reseña

  • La evolución de la economía brasileña en las últimas décadas

  • Principales reformas “planes de estabilización”

  • Privatizaciones y deuda externa

  • Los problemas más recientes

  • Panorama presente futuro

  • Conclusiones

Bibliografía

Raúl Hermida

Facultad de Ciencias Económicas UNRC (Universidad Nacional de Rio Cuarto, Argentina) “Evolución y perspectivas de la economía brasileña”

Centro de Información y Documentación Empresarial sobre Iberoamérica (CIDEIBER)

Página web ministerio de relaciones exteriores Brasil (http://www.mre.gov.br/)

http://www.infraestruturabrasil.gov.br/espanhol/privatiz/index.asp

Brasil breve reseña

Nombre oficial: República Federativa del Brasil

Capital: Brasilia (Distrito Federal)

Moneda: Real

Idioma: Portugués

Presidente de la República: Fernando Henrique Cardoso

Mandato: 4 años

Tal como lo indica su nombre, Brasil es una República organizada bajo el sistema federal, integrada desde la promulgación de la nueva Constitución Nacional en 1988 (que reemplazó a la de 1967), por 26 Estados y un Distrito Federal (Brasilia).

Cada Estado posee su propio Poder Ejecutivo (presidido por el Gobernador), Legislativo (con las Asambleas Legislativas) y Judicial. Los Municipios, por su parte, poseen sólo órganos del Ejecutivo (Intendencias municipales) y del Legislativo (Cámaras de Vereadores).

De esta forma conviven armónicamente los poderes del Gobierno Federal con los poderes y atribuciones de los Estados y Municipios.

El Presidente de la República es el Jefe del Poder Ejecutivo, que está integrado además por los Ministerios y demás órganos de la administración. Los Senadores (tres por cada Estado) y los Diputados (elegidos por representación proporcional a la cantidad de electores de cada Estado) que integran el Congreso Nacional (Cámaras de Senadores y Diputados), componen el Poder Legislativo. Los miembros del Supremo Tribunal Federal, órgano máximo del Poder Judicial, son designados por el Presidente de la República.

El mandato presidencial es de cuatro años, al igual que los correspondientes a Gobernadores y Diputados, mientras que el de los Senadores es de ocho.

El voto es obligatorio para todos los ciudadanos con edades comprendidas entre los 18 años y menores de 70. Entre los 16 y 18 y después de los 70, el voto es optativo.

Brasil ocupa más de 8,5 millones de km2 de extensión y tiene una población de 157 millones de habitantes, de los cuales 70 millones son económicamente activos. En 1995 la renta per capita del país fue de US$ 4.000, y su producción, en concepto de producto nacional bruto, fue de US$ 600.000 millones, lo que la caracteriza como la mayor economía de América Latina y octava del mundo.

La evolución de la economía brasileña en las últimas décadas

La historia económica de Brasil esta marcada por la sucesión de ciclos, cada uno basado en la explotación de un único producto de la exportación: el azúcar-bastón, por los siglos XVI y XVII; los metales preciosos (oro y plata) y piedras preciosas (diamantes y esmeraldas) por el siglo XVIII; y, finalmente, el café por el siglo XIX y empezando del siglo XX. El esclavo de trabajo se usó en la producción agrícola, situación que duró mucho tiempo hasta el fin del siglo XIX. Paralelamente a esos ciclos, una agricultura de pequeña escala se desarrolló, para el consumo local.

La influencia inglesa en la economía brasileña tuvo inicios al principio del siglo XVII, los comerciantes ingleses fueron extendidos por todas las ciudades brasileñas, sobre todo Río de Janeiro, Recife y Salvador, tanto fue que a mitad del siglo XIX, las importaciones provenían totalmente de Inglaterra. Los ingleses también dominaron otras secciones de la economía, como la banca (Casa de Rothschilds), tenían el mando de casi todo el sector ferroviario y el monopolio de la navegación.

Las fábricas pequeñas, básicamente de textil, empezaron a aparecer en medio del siglo XIX en el imperio, bajo la administración de D. Pedro II, se introdujeron nuevas tecnologías, la pequeña industria aumentó y adoptó prácticas financieras modernas. Con el derrumbamiento de la esclavitud económica (era más barato pagar a los nuevos inmigrantes que mantener a los esclavos), la abolición de la esclavitud en 1888 y la substitución de la Monarquía para el régimen republicano en 1889, la economía de Brasil enfrentó una situación de ruptura seria. Malos efectos habían empezado a ocasionar los primeros gobiernos republicanos, los esfuerzos por estabilizar la situación financiera y hacer revivir la producción, y los efectos de la depresión de 1929 obligaron al país adoptar nuevos montajes en la economía.

El proceso de industrialización, de 1950 y 1970, produjo la expansión de secciones importantes de la economía, como el de la industria automovilística, petroquímica y acero, así como el inicio y conclusión de grandes proyectos de la infraestructura. Por las décadas que siguieron a la segunda guerra mundial, la proporción anual de crecimiento del Producto Nacional Bruto (PNB) de Brasil había alcanzado a 1974, un promedio de 7,4%.

Durante la década de 70, Brasil, como varios otros países de América Latina, absorbió la liquidez excesiva de los bancos de Estados Unidos, Europa y Japón. Se dirigió gran flujo de capital extranjero para las inversiones de la infraestructura, mientras se formaron compañías estatales en áreas no muy atractivas para la inversión privada. El resultado era impresionante: el producto interno bruto (PIB) de Brasil aumentó 8,5% entre los años 1970 a 1980, a pesar del impacto de la crisis mundial del petróleo.

Sin embargo, al principio de los ochenta, un aumento inesperado y sustancial en la tasa de interés de la economía mundial precipitó la crisis de la deuda externa en América Latina. Brasil se forzó a un ajuste económico severo, eso producía proporciones negativas del crecimiento. La interrupción inesperada de la entrada de la capital extranjera redujo la capacidad de inversión del País, el peso de la deuda externa afectó las finanzas públicas y contribuyó a la aceleración de la inflación. En la segunda la mitad de la década del 80, un grupo de medidas duras fueron adoptadas y buscaban la estabilización monetaria. Estas medidas entendieron el extremo de indexación (política que ajustó los sueldos y contratos en acuerdo con la inflación) y el congelamiento de los precios. En 1987, el Gobierno suspendió el pago de los intereses de la deuda externa, hasta que un acuerdo de repactación con los acreedores fue alcanzado. Aunque por bajo del resultado querido, la producción económica continuó creciendo hasta el fin de la década de 80 y proporcionó bastante sobrante en la balanza comercial, para cubrir la deuda.

La crisis de la década de 80 marcado por la extinción del modelo brasileño de substitución de importaciones (política que buscó fortalecer la industria brasileña a través de la prohibición de la entrada de ciertos productos de fabricación extranjera), lo que contribuyó a la apertura comercial del País. Al principio de los noventa, la política económica brasileña se concentró en tres áreas principales: (1) la estabilización económica; (2) el cambio de una situación de proteccionismo en dirección a una economía más abierta, remontado al mercado; y (3) la normalización de las relaciones con la comunidad financiera internacional. La disciplina fiscal estricta fue adoptada, incluyó la reforma tributaria y medidas que vinieron a evitar el escape fiscal, reglamentaciones y privatizaciones, además de la reducción del nivel de precios, con el objetivo de establecer una verdadera economía del mercado, que culmina completamente en 1993. Por primera vez, Brasil limitó la emisión de la moneda, con la introducción de la nueva moneda, el Real, en julio de 1994, la proporción de inflación anual, que era de 2.489,11%, en 1993, ya había disminuido aproximadamente 22% el año siguiente. En 1997 la proporción anual llegó a 4,34%, después de haber alcanzado su índice más pequeño en 1998, 1,71%. Con la reforma del comercio exterior, estaban considerablemente reducidos los aranceles de importación, el arancel elemento dejó caer de 32%, en 1990, para localizar entre 12 y 13% en 1998. Las inversiones del sector externo totalizaron US$20,75 mil millones en el año de 1998. En el primer semestre de 2000, fueron US$12,7 mil millones. Brasil también cerró acuerdos con acreedores, tanto públicos como privado, repactando los pagos de la deuda y cambiando los papeles viejos por los nuevos títulos. La privatización fue acelerada, principalmente en las secciones de la producción de acero y, fertilizantes y telecomunicaciones. Desde 1991, fecha del principio del proceso de la privatización brasileño, incluso los medios de 1999, aproximadamente se privatizaron 120 empresas del estado. El ingreso nacional era se dirigió prioritariamente a la reducción de la deuda externa. Como resultado de las reformas en el área de comercio exterior, Brasil se volvió una de las economías más abiertas del mundo, sin las restricciones cuantitativas a las importaciones.

Con PIB alrededor de US $804,1 mil millones en 1997, la economía brasileña fue dinámica y diversificada, en 1998, la industria era responsable del 34,0% de PIB, la agricultura 8,4% y los servicios agregados 57,6%. En 1996, las exportaciones brasileñas presentaron superávit de US$47,7 mil millones y en 1997 alcanzó el monto de US$52,9 mil millones. Sólo en el primer semestre de 1999, las exportaciones brasileñas fueron del orden de US$30,8 mil millones. La Unión europea absorbe 31% de las exportaciones brasileñas, el Acuerdo de comercio libre de América del Norte (NAFTA) 25% (Estados Unidos constituyen al socio más grande), Asia absorbe 17%, el Mercosur 16% y las exportaciones restantes son distribuidas por una variedad de mercados más pequeños. Los compañeros individuales principales de Brasil son Estados Unidos y absorben aproximadamente 22,1% del total de exportaciones, Argentina, 11%, y Holanda, 5,7%. Los productos principales de la lista brasileña de exportaciones son minería de hierro, café, soja y aviones.

El 26 de marzo de 1991, se creó el Mercado Común del Sur (Mercosur), con la firma del acuerdo de Asunción, por Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay, además de esos países miembros, Chile y Bolivia son miembros asociados. El objetivo de Mercosur es permitir el movimiento libre de importaciones, trabajo y servicios entre los cuatro países.

Desde 1991, el comercio entre los países miembros del Mercosur se ha triplicado, así el comercio de Brasil con los países de Mercosur se tradujo en US$18,7 mil millones en 1997, habiendo sido de US$3,6 mil millones en 1990.


1986

1987

1988

1989

1990

1991

1992

1993

1994

1995

1996

1997