Evasión de Impuestos

Ética empresarial. Principio de Eficiencia, Prudencia. Política Fiscal

  • Enviado por: Ali
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Introducción a la Industria de la Música
Introducción a la Industria de la Música
Curso introductorio a la industria musical, con información general de cómo está estructurado el negocio de la...
Ver más información

Análisis Técnico.  Como Invertir en Bolsa como un Profesional
Análisis Técnico. Como Invertir en Bolsa como un Profesional
Bienvenidos al seminario básico de Reditum "Análisis Técnico. Como Invertir en Bolsa como un Profesional",...
Ver más información

publicidad

PROBLEMA

Las Personas Jurídicas (empresas) y las Personas Físicas (gente) temen el pago de impuestos. ¿Quién no ha hecho alguna vez algún tipo de fraude fiscal, por pequeño que haya sido?

No estamos concienciados. La gente y las empresas piensan que pagar impuestos es “un castigo”, que no tienen ningún deber de hacerlo. ¿De que se sostendría parte de la economía del país?

1.- IDENTIFICACIÓN DEL TIPO DE PROBLEMA.

¿Por qué es un problema?

Porque dejamos de ingresar en “las arcas” del Estado un dinero, que puede ayudar a la economía del país. Todos salimos perjudicados, porque este dinero que no se ingresa, no puede invertirse en mejoras para todos, desde el punto de vista empresarial hasta el personal.

¿Es relevante para la empresa?

Si, puede llegar a serlo. Si evades un tipo de impuesto y luego se descubre el fraude, la multa puede desequilibrar la economía de la empresa, ya que se tendrá que pagar mucho más del impuesto evadido. Se calcula aproximadamente entre un 7,5 y un 15% más.

¿Para quién?

El problema, normalmente viene a ser asumido por el Director General o apoderado.

¿Es problema ético, económico, psicológico?

Ético: Justicia: El hecho de ser una Persona Jurídica hace que tengamos unas obligaciones que hay que cumplir.

Económico: Rentabilidad: Puede repercutir en el reparto de Beneficios. Si no se pagan los impuestos, habrá más dividendos a repartir.

Económico y Ético: Prudencia: Saber como hay que proceder en base a la previsión de consecuencias; además de saber qué debemos hacer, necesitamos una orientación para ver cómo ponerlo en práctica.

2.- ANÁLISIS

Conflicto: Causas, circunstancias, afectados.

La falta de conocimientos técnicos del empresario para entender los aspectos esenciales de sus resultados, podría ser una de las causas. En cuanto a los impuestos, se cuestiona la validez del concepto "impuesto justo". Una de las circunstancias pueden ser en referencia al uso de lo recaudado.

3.- PROPUESTA DE DECISIÓN

Tesis: ¿Se respetan los principios de justicia, autonomía, humanidad?

Justicia: No es justo que unos paguen y otros no cuando todos tienen el deber de cumplir con sus obligaciones. No se cumple este principio.

Autonomía: Si se deja de ingresar el dinero de los impuestos, interfiere a otras empresas. No se cumple este principio.

Humanidad: Se perjudica a las otras empresas y al propio Estado. Tampoco se cumple.

4.- CONSIDERACIÓN DE VÍAS DE SOLUCIONES ALTERNATIVAS

Antítesis: objeciones a la tesis, consecuencias negativas.

Aunque el Estado tiene esta obligación moral de "establecer un sistema justo", esta justicia se pierde al momento de su implementación, debido a la subjetividad del concepto "Justo". Que sea adecuado para promover el bien común y atender las necesidades de la sociedad, también se pierde por cuanto las necesidades antes de ser colectivas son individuales: trabajo, salud, educación, vivienda, dignidad. Por lo tanto, mal puede el Estado ejercer esta obligación. En la práctica, juega a que puede lograrlo y la sociedad juega a que el Estado logrará hacerlo por cuanto ha sido elegido democráticamente. Al final, siempre los triunfos morales sobrepasan los triunfos reales.

El estado tiene el derecho y obligación moral de "cobrar" en forma justa los

impuestos establecidos. Si el Estado no ejerce mecanismos de recaudación de los

tributos, las empresas no cancelarán por voluntad dicho tributo.

5.- DECISIÓN SOBRE UNA SOLUCIÓN

Síntesis: respuestas a las objeciones. ¿Se respeta el principio de eficiencia?

Aquí el principio de eficiencia no se tiene en cuenta. No se intenta hacer sacar el máximo rendimiento con el mínimo de recursos, simplemente se utilizan unos recursos poco éticos para la obtención de rentabilidad o beneficios.

6.- PLANIFICACIÓN DE LA ACCIÓN.

Según el principio de prudencia.

La empresa tiene que:

  • Pagar los impuestos en la medida que sean justos utilizados para el bien común y otras necesidades de la sociedad. Para poder afirmar si un impuesto es justo o no, deberá ser sometido al cumplimiento las condiciones siguientes: La autoridad que legisla, el fin para el que se reclama el tributo, el objeto gravado y la proporción exigida.

  • El impuesto será justo mientras no se compruebe lo contrario. La duda favorece a la autoridad. Este es el típico caso de "pague primero y luego hablamos".

  • En el caso que haya duda en la utilización del tributo, existen las siguientes obligaciones moralmente: Contribuir a la realización del bien común hasta por el importe del tributo y evitar evadir el pago del impuesto por medio de cualquier mecanismo que pudiera interpretarse como corrupción.

  • El fundamento de la obligación moral de pagar tributo, radica en la confianza que le entrega la sociedad al Estado al conferirle la responsabilidad de velar por el bien común. Se le ha encomendado al Estado esta tarea, y por lo mismo la sociedad debe controlar que se cumpla y le corresponde a ella suministrarle los recursos económicos necesarios

7.- PUESTA EN PRÁCTICA

Temporización. Modos.

Un sistema para evitar la evasión de impuestos es complicado. Pasaría por un mayor control de la Administración.

El Estado tiene el deber y obligación moral de establecer un sistema justo de impuestos, que busque el bien común. El bien común es el "conjunto de condiciones que la sociedad ofrece a cada individuo para poder vivir una vida digna, gracias a sus propios esfuerzos”.

Para determinar el criterio sobre el cual se debiera aplicar el impuesto, se rechaza considerar el "principio de la justicia conmutativa" (equivalencia entre lo que se da y lo que se recibe) ya que la imposición (por ley) excluye esta equivalencia.

El "principio de la capacidad de pago" donde la contribución sería proporcional a la capacidad económica de cada contribuyente / empresa, no considera el efecto que sobre cada contribuyente / empresa se presenta al desprenderse de una parte de su renta, por lo que también se excluye.

Se rechaza además el "principio de sacrificio igual" (por ejemplo el Impuesto al valor agregado), porque la contribución de cada uno supone un sacrificio mayor para aquellos de menores ingresos.

Si se quiere implementar un sistema de pago que signifique el mismo sacrificio para todos, entonces, se deberá optar por el "sistema tributario progresivo", donde el monto a pagar crece más que proporcionalmente a la capacidad de pago de cada uno. Este criterio pareciera ser aquel que más se acerca a la efectiva finalidad redistributiva.

8.- RECOPILACIÓN DE LOS DATOS Y RESULTADOS

Hay que aprender de las propias experiencias.

Es difícil saber a corto plazo si las empresas van a dejar de evadir impuestos. Es más, creo que nunca llegaremos a conseguir que ninguna empresa los evada. Es cuestión de ética, sí, ética empresarial, cuestión de la conciencia del empresario, la ambición que tenga y sobre todo la avaricia. Evadir los impuestos significa no tener solidaridad, pensar en el beneficio propio, no querer colaborar con el Estado y perjudicar a la sociedad y a otras empresas.

En conclusión, tras el sistema impositivo se deberá velar por los principios morales tanto para el Estado como para las empresas contribuyentes. El escepticismo de estas últimas respecto de la eficacia del Estado en la utilización de lo recaudado, proviene de tantos y tantos casos de corrupción a través de la historia. A medida que pasan los años, más casos de corrupción se conocen.

Existe un escepticismo general respecto a la eficiencia del sector fiscal en todo orden, más aún en cuanto a materias de administración de dineros. El sistema impositivo debe iniciarse restaurando la confianza en la sociedad, demostrando que el Estado puede ser un buen administrador del dinero y dando cuenta a la ciudadanía del destino eficaz de los mismos conforme al sentido del bien común, y por otro, instaurando un profundo sentido ético respecto del papel que juega la empresa contribuyente.

1