Evangelio de San Lucas

Religión. Teología. Cristianismo. Iglesia Católica. Biblia. Nuevo testamento. Estructura. Parábolas. Milagros

  • Enviado por: Rinoa H
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas

publicidad

1.- Introducción

Evangelio escogido: Evangelio Según San Lucas

Características:

Está escrito por San Lucas.

Lucas era un gentil (no era hebreo) que se convirtió al cristianismo. Nació en Antioquia (Siria) .Era muy amigo de San Pablo y fue su compañero en viajes misioneros. Era médico (lo sabemos porque utiliza expresiones que sólo usaría un autor que conozca bien la medicina, empleando términos que se registran en la sobras de Hipócrates y Galeno). Era griego, pero conoce las costumbres judías aunque le interesan poco.

Todo el libro está orientado a la gentilidad y omite textos que en san Mateo parecen limitados al pueblo de Israel

Al parecer escribió su Evangelio entre los años 60-62, según indicaciones de fechas y lugares recogidas en éste y la continuación del mismo donde se narra la vida los primeros cristianos, y de su Iglesia (Hechos De Los Apóstoles)

Sin embargo algunos autores insisten en que en Lucas faltan determinaciones de lugares y personas y a veces el orden cronológico. Hay que tener en cuenta que Lucas no tuvo un trato continuo con los apóstoles, sino con san Pablo, quien tampoco fue testigo presencial de la vida de Jesús. Por otra parte, la finalidad de este evangelio, no es solo histórico, sino a la vez teológico; Lucas elige las cosas y ordena los temas en orden a una exposición didáctica determinada. No le interesan mucho las pequeñas circunstancias y los nombres propios, preocupado por poner en completo primer plano al Señor. Su orden no es de tiempo ni de lugar, sino de intención: sigue el orden que le parece más apto para transmitir el mensaje de la salvación a los cristianos.

El Evangelio de Lucas va dirigido a cristianos llegados del paganismo, probablemente griegos debido al uso de gran cantidad de palabras procedentes de este lenguaje. Al contrario que Lucas, Mateo y Marcos escribieron sus Evangelios para los judíos creyentes como ellos. Usando el trabajo de esos dos evangelistas y también una colección de los dichos de Jesús y de otras fuentes, Lucas escribió su mensaje usando palabras que los cristianos gentiles pudieran entender más fácilmente.

Lo descubrimos en la poca preocupación que pone Lucas en hacer referencia al Antiguo testamento, y también en su carácter universalista (el cuadro genealógico 3,23-38 no limita la ascendencia de Jesús a la dinastía real de David, sino que sitúa a Jesús en el árbol genealógico de toda la raza humana como hijo de Adán, hijo de Dios)

El Evangelio de San Lucas está dividido en 24 capítulos que se subdividen en versículos, de esta forma es más fácil citar una parte concreta del contenido total.

Además, se divide también en siete grandes partes:

  • Nacimiento y vida oculta de Juan Bautista y de Jesús. (1-2)

  • Preparación del Ministerio de Jesús. (3-4)

  • Ministerio de Jesús en Galilea. (4-9)

  • La subida a Jerusalén. (9-19)

  • Ministerio de Jesús en Jerusalén. (19-21)

  • La pasión. (22-23)

  • Después de la resurrección. (24)

  • 2.- Qué imagen de Jesús presenta:

    Lucas nos muestra a Jesús como el Señor. Para Lucas, Cristo es el verdadero Señor. El único en quien vale la pena creer, el único que salva; el único que en la situación desesperada de la vida puede dar sentido a la existencia.

    Él es el Salvador. Pero su salvación no se realiza desde el poder ni desde el tener, ni tampoco desde la apariencia deslumbrante. Jesús es el Señor que salva actuando desde la misericordia y la ternura con los pobres y los débiles.

    La misericordia, a diferencia de la lástima, es la capacidad de entregar algo de mí mismo a la pobreza del corazón del hermano para que éste crezca en humanidad. Así es como actúa siempre Jesús: al corazón pobre de la pecadora, Jesús le entrega el perdón; a la mirada deshecha de Pedro en las negaciones, Jesús la llena con el consuelo; el sufrimiento desesperado del buen ladrón en la cruz el Señor lo colma con la certeza del reino.

    Cristo, el Señor, que libera desde la misericordia, se caracteriza, especialmente en este evangelio, por una actitud constante de plegaria: el contacto permanente y fiel con el Padre. En los momentos cruciales de su vida el evangelio nos muestra a Jesús en actitud de profunda oración.

    Destaca también en este evangelio la relación del Espíritu con la persona de Jesús: es el hombre del Espíritu

    2.- Escala de valores de Jesús:

    2.1.1.- Resumen y Comentario de Dos Hechos de Su Vida.

    Las tentaciones en el desierto (Lc 4, 1-13)

    Se encontraba Jesús en el desierto, y después de 40 días sin comer sintió hambre. Entonces apareció el diablo, y le dijo que convirtiera una piedra en pan, a los que Jesús respondió “No sólo de pan vive el hombre”. Después, el diablo condujo a Jesús a un montículo desde donde podía observarse todos los reinos de la tierra. El diablo le dijo que le daría todo aquello si Jesús le adoraba. Pero Jesús respondió que está escrito: “Adorarás al Seño, tu dios, y sólo a él darás culto”. Por último, el diablo llevo a Jesús a lo alto del templo y le dijo que se tirara desde allí arriba, porque estaba escrito que si era Hijo de Dios realmente, Dios encomendaría a sus ángeles para que le guardaran. Jesús respondió que también estaba escrito “No tentarás al señor tu Dios” y ahí acabaron las tentaciones por el momento.

    Aquí puede apreciarse la total fe y confianza de Jesús en su padre Dios, que hace posible que rechace todas las tentaciones a las que le somete el Diablo. Es capaz de no caer en ninguna, y salir airoso de la situación.

    Jesús y los niños (Lc 18, 15-17)

    Los niños eran presentados a Jesús para que los tocara, pero los discípulos les reñían. Jesús llamó a los niños consigo, e, indignado, les dijo a los discípulos que de los niños como ellos es el Reino de los Cielos, y que el que no lo reciba como un niño, no entrará en él.

    Esta historia ya la conocía puesto que es la típica que se cuenta en las catequesis y en las clases de preparación a la comunión. Cuando dice que “el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él” supongo que se refiere a que hemos de recibirlo con la misma ilusión y la misma inocencia que los niños, ya que éstos son bondadosos por naturaleza.

    2.1.2.- Resumen y Comentario de Dos Milagros

    Multiplicación de los panes (Lc 9, 12-17)

    Estaba Jesús rodeado por una multitud de más de cinco mil personas. Los apóstoles le dijeron que los despidiera para que vayan a los pueblos cercanos en busca de alojamiento y comida. Sin embargo, Jesús les dijo que repartieran su comida entre ellos, a pesar de que no tenían más que cinco panes y dos peces. Jesús tomó estos alimentos, los partió y los bendijo, y los dio a los discípulos para que los repartieran entre la gente. Todos comieron hasta saciarse, y aún sobraron varios canastos.

    En este suceso se pone de manifiesto la generosidad de Jesús, que es capaz de multiplicar los panes y peces para alimentar a toda la multitud. Jesús muestra su fe en el Padre, que podemos apreciar en la oración y en la forma de bendecir el sustento.

    Resurrección del Hijo de la Viuda de Naím (Lc 7, 11-17)

    Estando Jesús a las puertas de Naím con los discípulos y la multitud, vio como sacaban a enterrar a un muerto. Era el único hijo de una viuda. Al verla, tuvo compasión, y fue a tocar el féretro. Jesús dijo: “Levántate”, y el muerto se incorporó. Todos quedaron admirados y alababan a Dios.

    Jesús es siempre compasivo, y se vuelca en ayudar a los débiles y a los pecadores. Es misericordioso.

    2.1.3.- Resumen y Comentario de Dos Parábolas

    Parábola del sembrador (Lc 8, 4-8) Explicación en Lc 8, 11-15

    Cuenta la historia de un sembrador, que al esparcir la simiente, cae en diversos lugares, y dependiendo de esto evoluciona de una forma o de otra.

    En la explicación posterior, Jesús habla de la equivalencia de la parábola con la vida real, donde la simiente es la Palabra de Dios.

    Parábola

    Explicación

    Una parte cayó en el camino, y fue pisada y comida por las aves.

    Personas que oyen la Palabra de Dios, pero luego llega el Diablo y se lleva la Palabra de su corazón, porque no quiere que se salven

    Otra cayó sobre las piedras, pero no prosperó ya que se secó por falta de humedad.

    Personas que reciben la palabra con alegría, pero no tienen raíz por eso creen algún tiempo pero a la hora de la verdad desisten.

    Otra cayó entre abrojos, y éstos la ahogaron.

    Personas que oyen la palabra, pero a lo largo de su vida ésta es “ahogada” por las preocupaciones, las riquezas y los placeres, y no llegan a la madurez.

    Otra cayó en tierra buena y dio gran fruto.

    Personas que conservan la Palabra con corazón bueno y recto, y dan fruto con perseverancia.

    Me parece que es muy adecuada al contexto donde Jesús la utiliza, y el símil que usa está bastante claro. Jesús quiere que todos seamos “simiente que cae en buena tierra”, personas que escuchen y guarden la Palabra de Dios en el corazón, y actúen conforme a ella.

    Parábola del buen Samaritano (Lc 10, 29-37)

    Preguntaron a Jesús: ¿Quién es mi prójimo? Jesús respondió con esta parábola: Un hombre fue asaltado, golpeado y despojado por unos bandidos, que le dejaron medio muerto. Pasó por allí un sacerdote, y al verle dio un rodeo. Pasó también un levita, que de la misma manera que el sacerdote, dio un rodeo. Después pasó un samaritano, y tuvo compasión de él. Le curó las heridas y le montó en su caballo. Le llevó a una posada, y le dijo al posadero que cuidara del hombre. Jesús preguntó entonces: ¿Quién fue prójimo del que cayó en manos de los salteadores? Él respondió que el que había practicado la misericordia. Jesús dijo: “Vete y haz tu lo mismo”

    Como puede apreciarse, Jesús es consciente de que no se es bueno sólo por considerarse a sí mismo bueno, que lo que importa son las obras y no sólo las palabras. Cualquiera de nosotros tiene capacidad para obrar bien, sólo por el hecho de ser personas, independientemente de la raza, la cultura etc.

    2.1.4.- Jesús ante el dolor y la propia muerte.

    Jesús es totalmente sumiso a la Voluntad de su Padre. Sabe desde el principio todo lo que le va a ocurrir: traición de uno de sus Apóstoles, entrega, pasión, crucifixión y muerte. Es consciente de todo lo que va a tener que sufrir, pero lo acepta, es obediente a Dios. Evidentemente, es humano, y tal y como podemos apreciar en Lc 22, 39-46 preferiría que no ocurriera: “Padre si quieres aparta de mí esta copa, pero no se haga mi voluntad, sino la tuya”. Se reconforta mediante la oración.

    Presenta un comportamiento muy acorde a la enseñanza que durante toda su vida trató de transmitir: Amar tanto a amigos como a enemigos, puesto que todos somos hermanos hijos de un mismo Padre. (al que te hiera almejilla, preséntale también la otra, al que te quite el manto no le niegues la túnica… Lc 6, 27-35) Además, presenta una actitud de perdón hacia los que le están humillando y haciendo daño.

    2.2.- El mensaje moral de Jesús:

    2.2.1.- Resumen y Comentario de Dos Discursos.

    Amor a los enemigos, que he mencionado anteriormente y se encuentra en Lc 6, 27-35.

    Creo que se trata de un discurso muy importante, y sobre todo, que contrasta mucho con el pensamiento de aquella época. En él, Jesús resalta la importancia de amar no sólo a los que te aman, a los amigos, sino también a tus enemigos. Es muy fácil amar a quien te ama, hacer bien a los que te hacen bien y prestar a los que te prestan. Jesús habla de hacer el bien incondicionalmente, sin esperar nada a cambio.

    Realmente, es algo muy bonito pero muy difícil de conseguir, para ello hay que tener mucha fuerza de voluntad, mucha paciencia y un gran corazón, para no dejar que el deseo de venganza se apodere de nosotros.

    Necesidad de las Obras (Lc 6, 46-49)

    Jesús habla de la importancia de las obras, además de las palabras. Además de escuchar el mensaje, y la Buena Noticia, hay que ponerlo en práctica .De esta forma compara a las personas que escuchan y actúan con una casa con fuertes cimientos, cavada profundamente; y a las personas que escuchan pero no actúan, con una casa sobre tierra, sin cimientos. Cuando llegó el torrente, la casa que estaba bien asentada, permaneció; mientras que la otra se desplomó y acabó destruida.

    Jesús es consciente de lo fácil que es hablar, y del relativo “poco peso” de un discurso si no es acompañado por obras acordes a lo que se dice. Por eso, no basta con escuchar y decir, sino que es necesario obrar para ser un verdadero cristiano.

    2.2.2.- Jesús ante los poderosos.

    Siempre muestra un gran respeto hacia ellos, pero no más que el que mostraría a cualquier otra persona, ya sea pagano o judío. En ocasiones es interrogado acerca de si él es o no el Mesías (Ante el Sanedrín Lc 22, 66-71 // Ante Pilato Lc 23, 2-7) a lo que responde con una actitud muy realista: Si os lo digo no vais a creerme. Finalmente, y ante la insistencia, acaba afirmando que efectivamente, Él es.

    Los poderosos ante los que Jesús es juzgado (Sanedrín, Pilato, Herodes) son conscientes de la inocencia de Jesús, saben que él no es culpable de ningún mal. Sin embargo, son cobardes, y ceden ante la voluntad del pueblo, que desea su muerte a pesar de que no haya razones convincentes para ello.

    2.2.3.- Jesús ante los pobres y los marginados

    Jesús les ofrece su amistad, y les invita a seguirle. Obra y cura siempre sin esperar nada a cambio. Esta actitud de Jesús contrasta también con la idea que tenían los judíos del “Mesías” al que imaginan liberador, poderoso y luchador. Sin embargo, Jesús es pacífico y muy humano (siente como sienten los hombres: llora, siente dolor, pena, tristeza, hambre, sed, desolación etc.) Va a comer a casa de pecadores, lo que tampoco es bien visto por los sacerdotes y fariseos de aquella época.

    Jesús afirma que no ha venido a salvar a los justos sino a los pecadores, y esto lo explica mediante las llamadas Tres Parábolas de la Misericordia, que son:

    - La oveja perdida. Si un pastor tiene 100 ovejas, y pierde una, dejará las 99 solas para ir a buscar la que ha perdido. Hay más alegría por un pecador que se convierte que por 99 justos que no necesiten conversión.

    - La dracma perdida. Si una mujer tiene 10 dracmas y pierde una, irá a buscar la que ha perdido hasta hallarla, y cuando la encuentre se alegrará mucho y dará una gran fiesta.

    - El hijo pródigo y el hijo fiel. Un padre se alegrará mucho más por un hijo que vuelve después de años sin saber de él, aunque durante este tiempo haya sido pecador y haya despilfarrado su fortuna, que por su otro hijo que se quedó a su lado.

    3.- Evangelio significa “Buena Noticia”, ¿qué significa para ti?

    Significa que estoy siendo invitada a seguirle, a tratar de llevar la vida que él llevó. Es esta la buena noticia.

    4.- Conclusión personal.

    Creo que Jesús llevó una vida ejemplar, que realmente sí es un modelo a seguir de bondad y sobre todo de amor tanto al prójimo como a Dios. Supongo que su mensaje sería muy contrastante con la visión de la vida y del mundo que se tenía en aquella época. Sin embargo, me parece que es un poco “radical” en algunos aspectos, por ejemplo cuando dice “El que no está conmigo, está contra mí” y cuando es excesivamente sumiso al dolor y al daño que le estaban haciendo, no muestra ningún interés en defenderse y acepta todo lo que le hacen. Personalmente, creo que una cosa es luchar pacíficamente y sin hacer uso de la violencia, pero defendiendo tus ideales y tu postura; y otra muy distinta es aceptar lo que te hacen porque es “la voluntad del padre”. En ese sentido, sólo se consigue la aceptación de un régimen injusto y que debería ser erradicado, como ya he dicho antes, sin violencia, pero no mostrando una actitud pasiva como la que muestra Jesús. Además, ¿qué “Dios” o”Padre” tan bueno, justo y misericordioso como el que nos presenta Jesús, se complace en el dolor de su Hijo?

    Parece que “invite” de una u otra manera al “conformismo”, “no te preocupes si en esta vida en la tierra eres pobre o marginado, porque tu recompensa será grande en el cielo”, en vez de intentar luchar (pacíficamente) por mejorar el mundo, y para que nuestros descendientes hereden un mundo mejor que el que heredamos nosotros.

    5.- Bibliografía.

    Biblia de Jerusalén (Evangelio según San Lucas)

    Internet:

    http://www.reflexion.org.mx/documentos/lucas/lucasgrl.htm

    http://www.iveargentina.org/Teolresp/Casos/fe_catolica/Jesucristo/Evangelios_5.htm