Evangelio de San Juan

Fraternidad. Amor. Dios. Fuego. Poder. Sabiduría. Afinidad. Fe. Amistad. Respeto

  • Enviado por: Jose
  • Idioma: castellano
  • País: Estados Unidos Estados Unidos
  • 11 páginas
publicidad
publicidad

Page

of

Influencia de Fraternidad Comunitaria y el Amor Total dentro del Evangelio de San Juan”

El autor mas sensible de los cuatros evangelistas (Marcos; Mateo; Lucas y Juan) es sin duda alguna, San Juan. Tanto en su propio Evangelio como en sus Cartas, el reflejo del amor fraterno; sus decires y sus pensamientos, cristalizan esa relacion fraternal, como una densa melodia que recorre las paginas, ilumina su exposicion y le da un sentido totalmente diferente a los otros tres Evangelios. Juan se define de forma indudable, como un experto, en el “peregrinar por lossenderos de la fraternidad humana”.Sus relatos nos llevan a navegar junto a el, en las corrientes del rio de la historia de Jesus, de forma tan concatenada que arrivamos al verdadero Manantial original de estas aguas inmortales, que es: DIOS.

El Amor dentro del Evangelio de Juan, recorre dos caminos (ascendentes y descendentes) asi como toma direcciones verticales y horizontales, para llevarnos a la comprension, de que todo esta regido y basado en los principios absolutos de Jesus.

Ahora bien, puede resultar bien dificil, el hablar y comprender el concepto del AMORdentro de este Evangelio, si no adquirimos un verdadero sentido humano de su definicion completa.

Se dice que el AMORes una palabra magica y al mismo tiempo, equivoca.

Podemos preguntarnos que es el AMOR? Muchas definiciones existen, tales como: Emocion; Conviccion; Concepto; Ideal; Energia; Extasis; Impulso; Vibracion; etc. Juan expone de tal forma el AMOR, que los significados “se viven mas” que lo que “se define”.

Muchos piensan que no existe diferencia entre el amor y el odio, y que este es la otra cara de aquel. Tambien existen definiciones que comparan al AMORy al egoismo, como emanando de la misma energia. Y asi es. Solo cambia el destinatario. En el nombre del AMOR se inventan bellas mentiras, y tambien en su nombre, la muerte se viste de vida, asi como tambien, la vida se puede vestir de muerte.

Sus simbolos principales son: la Rosa y el Corazon. Se define como cuspide humana, como el AMORde las madres hacia sus hijos, pero tambien, el AMORfraterno, puede alcanzar estos niveles.

Partiendo del principio irrebatible, de que el Evangelio de Juan, comienza por la identificacion y compenetracion de dos palabras: Dios y Amor. Para Juan ambas son iguales. Son dos Soles que iluminan y dan calor, sencillamente, porque tienen el mismo: Fuego.

Partiendo del predicado de que Dios es Amor, podemos agregar que donde esta el Amor, alli esta Dios; tambien podemos concluir, por logica, que donde no hay Amor alli no esta Dios y por ende, donde no hay Amor no puede estar Dios. Definir estos postulados conlleva a un analisis mas detallado, tal como sigue: Si donde no esta el Amor, estuviera Dios, o donde estuviera Dios, no hubiera Amor, en ambos casos estariamos ante: la mentira. Es en este axioma posicional que Juan se pronuncia radicalmente y tajantemente.

Aquel que dice: Yo Amo a Dios, y se desentiende de su hermano, es un mentiroso.

¿Como sera possible amar a Dios, a quien no se ve, si no se ama al hermano a quien se ve?

El mismo Señor nos ordeno: el que ama a Dios ame tambien a su hermano” (1 Jn 4,20)

El Amor se puede definir como existir en una permanente tension, por que se extiende (expande) en dos direcciones. Comienza por abrirse hacia su interior (implosiva, estalla hacia dentro), y cuando esa acumulacion no puede contenerse hacia adentro, estalla hacia afuera, (explosiva).

Pongamos esto en un diferente contexto:

Cuando todavia no habia dias ni distancias, y en el misterioso Hogar Trinitario, las tres divinas personas originaban las relaciones; y las relaciones originaban las personas, en un circuito perpetuo de vida, una corriente vital envolvia y penetraba y de tal manera unificaba, a las tres personas, que todo era comun entre ellas: poder; sabiduria; amor.

Esta vitalidad inefable e infinita surgia insondablemente; atravesaba e irrigaba, como un rio, a las tres santas personas; en sus aguas se miraban, se conocian y se amaban, y asi los tres eran: UNO. De esta manera, en la quietud de la Eternidad, el amor fue un Incendio que se consumio para adentro, acumulando una infinita carga implosiva.

Cuando fue tanta esta acumulacion, y no pudo contenerse y Dios comenzo a abrirse hacia afuera, se inicia la etapa explosiva, es decir, la explosion exterior. (Tengamos presente que por ley fisica, la potencia expansiva es de la misma magnitud que su potencia implosiva.) ¡ Es indefinible para nosotros, el poder calcular humanamente la fuerza de este Amor Trinitario!

Al salir Dios de su “frontera” se derramo en diferentes tiempos y maneras. Acompaño al hombre sobre la arena del desierto, protegiendolo de dia de los rayos solares y de noche, tomaba la forma de una brillante antorcha de estrellas. El Señor planto su tienda cerca del hombre, en viaje, junto a las palmeras. Se transformo, ademas, en espada y trompeta en boca de los profetas. ¡Hizo proezas increibles!.

En adicion a todo esto, cuando los tiempos llegaron a su madurez, rebaso toda la imaginacion entregandonos lo que mas queria: su Hijo.

Dios envio a su Hijo unico a este mundo para darnos vida eterna por medio de El.

No somos, pues, nosotros, los que hemos amado a Dios,

Fue El, el primero en amarnos. (1 Jn 4, 10-19)

Juan enfatiza, que si deseamos participar de la luminosa naturaleza de Dios, solo nos queda una via, para llegar a esta divinizacion: LA DEL AMOR, PORQUE DIOS ES AMOR.

Considerando que Amar es Dar, solamente Dandonos nos divinizaremos. Pero a quien? Es en este momento que Juan se despreocupa de cualquier coherencia logica; abandona su posicion vertical y toma la via horizontal. Analicemos:

El Amor incondicional del Padre, se derramo entre los hombres mediante Jesucristo, verdadero canalizador. Ahora, hubieramos esperado que Juan continuara su disertacion, diciendo: ya que amor, con amor se paga, si Dios nos ha amado de esta ,manera, nosotros ahora vamos a pagarle con la misma moneda, devolviendole el mismo amor. En este punto, Juan abandona la direccion vertical, hacia una direccion no esperada cuando escribe:

Si Dios nos ha amado de esta manera, nosotros debemos amarnos unos a otros,

De la misma manera” (1 Jn 4,11)

De esta forma se puede entender que para que el Amor pueda regresar colmado y maduro a la Fuente original del Padre, tendra que dar un amplio rodeo por los predios de la fraternidad comun, en un largo proceso de maduracion. Juan enfatiza esta posicion, cuando escribe:

Queridos mios, tomad nota de esto: Como sabeis, ningun mortal vio ni vera un segmento del fulgor de Dios. Pero sabed que si nos amamos unos a otros, El mismo, personalmente, habitara en nosotros y nosotros nos convertiremos en brillantes espejos y Dios se hara visible para todos los hombres. Nosotros hemos creido en el amor porque hemos sentido en nuestra propia carne el amor original del Padre. Si; nosotros sabemos experimentalmente que Dios es Amor. Y, si nos amamos unos a otros, nuestras raices permaneceran plantadas en el Corazon del Padre y su amor crecera en nuestro Corazon” 1 Jn 4, 17)

Amemonos unos a otros, ya que El nos amo primero”

Es en este momento en que Juan se detiene y retoma un analisis mas cauteloso, pues el conocia muy bien el arbol humano. En el esplendor verde de su follaje habia encontrado diferentes y numerosas emociones y muy pocos frutos.

Juan nos previene para que no nos dejemos engañar, pues en este nivel, el amor; la verdad y la mentira, mantienen un mismo compas. Si alguien tiene muchas riquezas y ve a un hermano hambriento y queda impasible, COMO PODEMOS DECIR QUE EL AMOR DE DIOS, RESIDE EN ESE CORAZON.

Cuidado, queridos mios: en esto del amor es facil emocionarse

Y decir palabras bonitas.

Pero lo que es importante, son los hechos” (1 Jn 3,17)

Juan se pregunta y define como amar con un criterio que distingue las emociones y los hechos de la siguiente manera:

El dio su vida por nosotros. Y asi, ahora nosotros

Debemos dar la vida por nuestros hermanos” ( 1Jn 3,16)

Explicitamente, brindar un amor exigente y concreto, dentro de los limites de la renuncia y de la muerte. Es aqui, donde se pasa del amor emotivo al amor oblativo.

Juan con este planteamiento, despeja cualquier ambiguedad, desciende hasta el fondo de este misterio divino, y nos da una definicion radical y sobre todo, inequivoca del amor fraterno.

En resumen, el amar oblativamente, es “dar la vida”.

Ahora bien, en que consiste “dar la vida”en los escritos de Juan?

Empecemos diciendo que no se trata de “dar algo” como un regalo; como dar una limosna, sino que se trata de “darse”. Ahora bien, en este “darse” tiene que existir el “desprenderse” y siempre al desprendernos, sentimos un dolor. Ejemplo de este concepto, es el siguiente:

Si regalas un objeto, (como un reloj de pulsera), no sufres, porque no hay un “desprendimiento”, pero si intentas, dar una tira de tu propia piel, eso si duele. “Es de esta forma que definimos que todo lo que esta “adherido vitalmente a una persona, ocasiona dolor al desprendernos de ello”.

Ahora bien este dolor no tiene que ser solamente fisico, tambien puede ser un dolor que se ocasiona por un desprendimiento no material, como, la capacidad individual de perdonar; adaptarse, etc. Lo que si es evidente, que antes de “darme” necesito desligarme de tal adherencia, y ese “desprenderse” motiva la sensacion de “perder algo”.

Resumiendo: El Amar Oblativamente, conlleva a perder algo inherente a la persona.

En la perspectiva de esta apreciacion joanea, analicemos algunos ejemplos donde podremos comprobar esta veracidad y realismo de esta definicion de “amor oblativo” en participacion del “amor fraterno”:

Supongamos que en nuestra participacion de vida comunitaria, encontramos a alguien que por diferentes cirscuntancias, ya sean, culturales; de origen y/o procedencia; historicas o temperamentales, produce un fuerte rechazo individual. ¿Como Amarlo? Si dejo que surjan en mi impulsos naturales, sin poder evitarlo voy a tener una espontanea manifestacion adversa. ¿Que hacer? Tengo que “negarme” (Mt 16,24) a esos instintos, “violentarme” (Mt 11,12) en estos impulsos de rechazo que me ocasiona esta persona. Debo “darme” en forma de aceptacion, y para eso algo debe “morir” dentro de mi, ¡Esto es una “Oblacion”!.

Es en este momento, en que surje como faro que nos guia, nuestro Señor Jesucristo, el cual como “libertador” nos saca de este “callejon” sin salida. El puede y baja a las regiones indomitas y “redimir” las cuerdas del Corazon. Solo El puede invertirlo todo: las fuerzas de resistencia en fuerzas de acogida; la violencia en suavidad…. Evidentemente, sin oracion es imposible el amor oblativo. Y sin el amor oblativo no es possible la vida en fraternidad.

La vida de oracion puede existir aun cuando no exista vida de fraternidad, pero esto no es lo que enseña nuestra Fe. Es como un circulo vicioso. Afortunadamente y por su infinita misericordia, Jesucristo, puede y lo hace siempre. Una vez mas Dios mismo, solo por El y en El, se puede romper el primer eslabon, el de perdonar. Despues de este primer paso, el “circulo queda abierto”y la “via expedita” para incursionar en la “inter-relacion comunitaria”.

No podemos arbitrariamente hacernos una viviseccion y señalar fronteras en la estructura de la personalidad. Es muy dificil el determinar hasta donde llegan “los impulsos vitales”; decir: “aqui comienzan las convicciones de la Fe; hasta aqui la fraternidad, desde aqui, la Amistad” Todo parece estar en una combinada proporcion. Pero nosotros, para entendernos, tenemos que dividir y distinguir. Subyacen en la sustancia misma de la persona los germenes que originan lo que llamariamos el “amor de la Amistad”. Son fuerzas de relacion. Nacen con uno. Vienen en la sangre. Pueden estar, algunas veces, estimuladas por cirscumtancias historicas, pero en general, son congenitas. Ahora bien, si podemos darles un nombre: AFINIDAD.

Se puede definer “la afinidad” como una simpatia natural que brota espontaneamente entre dos personas. Antes incluso de conocerse ya pre-existia. Basta solo que estas dos personas se hicieran mutuamente presentes y se despierta esta fuerza, que podemos llamar “simpatizante”.

El estudio de la “afinidad” conlleva a la consideracion de preponderantes asi como de “canales de simpatia”. Pueden canalizarce de forma inmediata de Amistad como que pueden subsistir por mucho tiempo, en vivencia armoniosa y cordial, sin que se logre conseguir una verdadera “Amistad”.

Para que a partir de una “afinidad” se pase a una “Amistad”se hace imprescindible que ambas partes esten en un mismo “nivel armonico”. La fuerza “empatica” entre las dos partes tiene que ser totalmente afin, para que las “armonicas subyacentes” afloren.

El amor de la Amistad es natural; espontaneo. No se necesita cultivar; brota de forma natural. ¡Como una semilla germina en la tierra fertil!.

Ahora bien, el Amor de la fraternidad, no es espontaneo, sino fruto de una conviccion. En este caso el motivo del amor no es un impulso vital, sino los criterios de la Fe.

El Amor de la Fraternidad pasa por encima de las reacciones impulsivas (me gusta; no me gusta; me ofendio; no me acepta, etc) y descubren en el otro, al hermano, porque “su Padre es mi Padre y mi Dios es su Dios”.

La raiz del amor de la fraternidad es la Fe. La fraternidad Evangelica, no es otra cosa que, una comunidad en Fe bajo la Palabra.

Ahora bien, el amor de la Amistad, es por su propia naturaleza, particular; restrictivo y tambien, selectivo.

El Amor de la Fraternidad es Universal. El amor fraterno se caracteriza por su falta de exclusividad. Cualesquiera y como quiera que sean las peculiaridades personales que nos diferencian, son las raices las que nos unen y nos mantienen en la identidad.

En un analisis dedicado a estos aspectos podemos llegar conclusivamente que: En toda fraternidad hay bastantes dosis de Amistad, y en la Amistad puede haber algunos grados de fraternidad. Todo es una combinacion. Toda comunidad debe preguntarse con frecuencia: ¿QUE ES LO QUE PRIMA EN NUESTRAS RELACIONES, LA AMISTAD O LA FRATERNIDAD? Esto me parece que es esencial para nuestro trabajo comunitario.

Existe otro tema axiomatico, que se debe de escrutinar profundamente tambien, y es el de la definicion que tambien se presenta bajo el siguiente planteamiento: ¿ PUEDE EL CULTIVO DE LA AMISTAD, OBSTRUIR O FAVORECER LA VIDA FRATERNA?

Vamos a dejar de un lado en nuestro analisis, aquellas “amistades posesivas” que entorpecen el crecimiento de la personalidad, y nos concretaremos a una vision generalizada.

Toda Amistad es un don de Dios, y por ser un don otorgado por Dios, nos envuelve en un circulo de calor y luz. La amistad debe cultivarse con control y con medida en todo seno comunitario, pues de no hacerse asi, se puede transformar esta energia otorgada, en una “cuña” clavada en el arbol de la Fraternidad Comunitaria.

Si tomamos en consideracion la dinamica de continuos cambios de circunstancias dentro de la fraternidad y la vida comunitaria, por propia naturaleza todos los miembros deben desplegar las relaciones interpersonales con una conviccion comun y en una relacion universal. Esto lo exige la misma naturaleza social de la fraternidad.

En una comunidad puede haber verdadera fraternidad sin que exista eso que se llama “feliz armonia”.La presencia de dificultades no significa necesariamente “ausencia de vida fraternal”.

Pueden coexistir las “tensiones y la fraternidad”.

Los hermanos pueden tener una “ruptura emocional” originada por temperamentos divergentes y tambien por criterios opuestos, pero como comunidad dentro de la Fe, con participaciones en actividades propias de la Iglesia, tales como grupos de oraciones; estudios; seminarios; retiros y asistencia a las Liturgias, hace que surja una llamada “mejora emocional en la ruptura” y que se alcance, el nivel de “reconciliacion” necesario.

Dado el caso anterior, estos hermanos no llegaran a una verdadera camaraderia, debido a sus personalidades Fuertes y divergentes; pero alli reina una Hermosa fraternidad; pues hay mucho “amor oblativo”; dan vida –y mucha vida- en cada reconciliacion, aunque no lleguen a una feliz convivencia. Tension y Reconciliacion.

El lado opuesto, es la comunidad, en que parece que nada pasa, pues de verdad “nada pasa”.

Nadie se preocupa de nadie; Nadie discute. Existen muchas tensiones pero los hermanos son indolentes a las mismas. La teoria de que “todo me resbala” y “no me interesa involucrarme” rigen esta comunidad. Definitivamente no hay “vida fraternal”.

En cualquiera de estos escenarios, solamente hay una forma, de convivir como comunidad y como una comunidad fraternal, y eso es con la ayuda y la canalizacion de la Fe Evangelica y del Amor de la Santisima Trinidad.

El amor oblativo, sin limites con el objetivo de mantener el equilibrio dentro de todo grupo de creyentes, es un mandato que se encuentra en la Sagrada Escritura de forma repetida, como si siempre Dios quisiera que lo estuvieramos experimentando en todo momento, y muy principalmente, cuando estemos dentro de algunas de estas posiciones.

Cada ser humano, como ser unico; irrepetible e independiente, puede o no tener una naturaleza notablemente armoniosa o no. Muchos han nacido con naturaleza “armoniosa”y sin el menor esfuerzo sintonizan con las personas de cualquier temperamento; pero para muchos otros, el recurrir mas profundamente, al “amor evangelico” ayuda extraordinariamente, al control individual, de las reacciones naturales, que asisten profundamente en la continua superacion de las emociones, conjuntamente con las convicciones.

Amar es Respetar

En las relaciones inter-personales de una comunidad, la actitud primera y elemental, es el respeto. Respetar tiene fronteras comunes con, aceptar.

Respeto fraterno es un misterio original del hombre asi como la realidad mas sagrada despues de Dios. Este misterio identifica a todo individuo como “persona” no como “objeto”.

Se puede definir que la “falta de respeto” es una marcada “falta de sabiduria”.

El respeto tiene dos actitudes: Una interior y otra, exterior. En primer lugar, venerar el misteriodel hermano como quien venera algo sagrado y en segundo lugar, implica el “no meterse con el otro”.

La falta de respeto, se puede catalogar vulgarmente, como “murmuracion”. Algunos Tratados de Sicologia, lo definen como, “violencia compensadora”. La “murmuracion” invade el mundo del “otro”, levanta un “tribunal; juzga y condena y publica la sentencia”, y en muchas ocasiones, la “sentencia” no es conocida por la parte involucrada. En la mayoria de las ocasiones, la parte “acusada” ni sabe que esta siendo juzgada y mucho menos a punto de ser “condenada”.

La murmuracion envenena rapidamente las mejores intenciones de cualquier comunidad. Es como una enfermedad epidemica. Las palabras sacan palabras. La violencia engendra violencia. Si alquien habla mal de ti, tu reaccion instintiva, sera hablar mal de esa persona, tambien. Este proceso de intercambio verbal, “rebota”inefablemente entre las “cuatro paredes” de la comunidad, por un tiempo indeterminado. Una consecuencia de esta situacion, lo constituye el surgimiento de un clima enrarecido en el cual nadie se fia de nadie. Ninguno habla con sinceridad. Se siente una inseguridad tremenda y se respira “suspicacia”.

Esta atmosfera ocasiona que los miembros de la comunidad, se refugien en su “interior”. Esa comunidad que hasta hacia poco era una comunidad fraternal, se convierte de buenas a primera, en una comunidad resentida; fria e inestable. La necesidad de la “evasion” asi como la “no participacion y el no-compromiso” surgen como respuesta a la recuperacion del “espacio vital”.

La falta de respeto, desencadena un proceso generalizado de todos los males comunitarios y personales.

La critica y la murmuracion, son violencias compensadoras, tipica reaccion de los “pequeños” y de los “irrealizados”. Las personas plenamente realizadas no necesitan meterse con nadie. Aquellos que se pueden definer como “invalidos espirituales” necesitan destruir en los demas, lo mismo que ellos no fueron capaces de construir en si mismos o por si mismos.

En una comunidad Cristiana, las emociones hostiles, solo pueden apagarse en la proximidad emocional con Jesucristo. Las palabras y las actitudes destructivas, nacen de sentimientos destructivos y muchas veces, egoistas. Estos necesitan ser “silenciados” y las soluciones profundas, de los males comunitarios, nacen a los pies de Jesucristo. El convencimiento absoluto de que por medio de la Fe y de la entrega a Jesus, es lo unico que puede catalizar de forma efectiva el enmendamiento de las actitudes generales, debe ser el motivo principal de encaminamiento hacia la “fraternidad” comunitaria. Quien sigue la Doctrina de Jesus, aunque no sea a plenitud, tiene el basico conocimiento, para sobreponerse a estas actitudes que lo unico que hacen, es entorpecer el desarrollo comunitario y de por ende, de la Iglesia. Todo catolico, embuido de los conocimientos de la Fe, debe reconocer y actuarde forma correctiva inmediatamente, que sienta estas inclinaciones, que no son otra cosa, (en muchos casos)que apreciaciones individuales, que tienden a espandir, a otros dentro de la comunidad.