Evaluación de las caracteríticas de la personalidad

Psicopegagogía. Educación. Criterios racionales y empíricos. Autoconcepto infantil. Catell. Eysenck

  • Enviado por: Maimen
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
cursos destacados
Perspectivas de Género y su Aplicación a las Ciencias Sociales y Jurídicas
UNED
La teoría feminista y los estudios e investigaciones de género se han ganado un lugar en las universidades...
Solicita InformaciÓn

Máster Experto en Educación Social y Mediación Intercultural
Divulgación Dinámica
El Máster Experto en Educación Social y Mediación Intercultural lo forman dos titulaciones en una sola...
Solicita InformaciÓn

publicidad

TEMA: EVALUACIÓN DE LAS CARACTERÍSTICAS DE LA PERSONALIDAD

La evaluación de la personalidad desde criterios racionales y empíricos.

La base teórica de las pruebas objetivas de personalidad es muy variada y condiciona su construcción: las procedentes del modelo médico se construyen bien a partir de un criterio racional o de uno empírico; en el campo de la Psicología se ha optado fundamentalmente por el modelo psicométrico que utiliza el criterio factorial en la construcción de los instrumentos de evaluación de la personalidad.

Los objetivos aplicados de los distintos instrumentos, nacidos de tan variadas fuentes teóricas, son también muy diversos; pueden pretender una clasificación psiquiátrica de los sujetos, como ocurre con el MMPI, o una estimación de la estructura de la personalidad, como el 16 PF de Catell o el EPI de Eysenck, o la obtención de datos sobre aspectos parciales de la personalidad en orden a la intervención, como ocurre con las pruebas de depresión, adaptación, ansiedad, autoconcepto, etc.

Vamos a basar la selección de los tests que se van a revisar en este tema en función de la frecuencia de uso de los mismos. Algunos de los más usados en nuestro país son el 16PF, EPI y Big-Five, y en el extranjero están el MMPI, CPI y 16PF.

Hay que hacer notar que todas estas técnicas están sujetas a unas limitaciones y problemas: la deseabilidad social de las distintas respuestas, que empuja al sujeto que contesta a aproximar sus respuestas a aquellas que socialmente son más deseables; la respuesta al azar, en la que el sujeto sigue un patrón no determinado por el contenido de los ítems en sus contestaciones; el disimulo o engaño con el que el sujeto pretende falsear sus respuestas para ocultar información o darla trucada, y por último el estilo de respuesta en que el sujeto escoge ser moderado o extremoso, negativo o positivo en su manera de contestar.

Evaluación de la personalidad desde teorías factoriales.

Evaluación de la personalidad según Catell.

  • El éxito de Catell en la formulación de su teoría de estructura y evaluación de la personalidad radica en gran medida en el método por un lado y, por otro, en su focalización en la personalidad normal lejos del ámbito clínico.

  • El método multivariado y el análisis factorial son así las bases en las que Catell apoya su análisis de la estructura de la personalidad donde el elemento estructural básico es el rasgo. Los rasgos son las tendencias relativamente estables a comportarse de una determinada manera, pueden ser específicos o comunes, pueden tener origen hereditario o educativo, pueden ser superficiales o profundos.

  • Catell fue estructurando las tres fuentes básicas de información para los estudios de la personalidad: datos-L (life), que se obtienen de la valoración directa de los sujetos; datos-Q (Questionnaire), que se obtienen mediante autoinformes con entrevistas, escalas, inventarios, etc., y por último datos-T (Test), obtenidos de la respuesta que un sujeto desarrolla ante unas determinadas situaciones elaboradas para la prueba.

  • Sixteen Personality Factor Questionnaire, 16 PF (Catell)

  • El instrumento creado por Catell (1949) “El Cuestionario de los 16 Factores de Personalidad” (16PF) se generó a partir de los estudios previos de estructura de la personalidad obtenida a través de los datos L (por observación directa), y se confeccionaron preguntas específicas para cada factor. El análisis de los datos Q proporcionó doce factores, que coincidían totalmente con los factores de los datos L, y cuatro que eran relativamente nuevos.

  • El 16PF tiene varias formas: A.B.C y D. Sólo puede ser aplicado a sujetos normales que alcancen un nivel educativo semejante a Educación Secundaria. Existen formas especiales para sujetos con problemas de lectura o educativos. La aplicación puede ser individual o colectiva, a adolescentes y adultos; el tiempo de aplicación es variable, entre 40 y 50 minutos. Hay una revisión reciente de esta prueba llamada 16PF-5.

  • Los 16 factores que componen esta prueba puntúan en un continuo de dos polos (de 1 a 10). La corrección de la prueba puede ser manual o mecanizada y se obtiene un perfil individual.

  • Este perfil puede utilizarse no sólo para el conocimiento de la estructura normal de la personalidad de cada sujeto, sino también con fines clínicos.

  • El 16PF-5 es una revisión y actualización del 16-PF (Formas A, B, C y D); se han redactado nuevos elementos, se han diseñado nuevas escalas de validación, se ha mejorado su fiabilidad y validez y los antiguos factores de segundo orden aplicados en la práctica han ampliado su número a cinco; se denominan "dimensiones globales" y son cinco constructos de amplio espectro que tienen bastante similitud con los del test "Big-Five", esos "cinco grandes" factores de aceptación casi universal en la medida de la personalidad.

  • Las escalas siguen identificándose con las letras A a Q4, pero ahora se denominan con unos términos menos "extraños" que los anteriores (Harria, Premsia, Alaxia, etc.). A pesar de los cambios (en las escalas primarias y en las dimensiones secundarias), los 185 elementos del cuestionario intentan definir una estructura factorial similar a la encontrada anteriormente, lo cual es una confirmación de los primitivos hallazgos de Cattell

  • La finalidad del 16PF-5 es la evaluación de 16 escalas primarias, 3 estilos de respuesta y 5 dimensiones globales:

  • a) Escalas primarias:

  • A Afabilidad H Atrevimiento Q1 Apertura al cambio

  • B Razonamiento I Sensibilidad Q2 Autosuficiencia

  • C Estabilidad L Vigilancia Q3 Perfeccionismo

  • E Dominancia M Abstracción Q4 Tensión

  • F Animación N Privacidad

  • G Atención a las normas O Aprensión

  • b) Índices de estilos de respuesta:

  • MI Manipulación Imagen IN Infrecuencia AQ Aquiescencia

  • c) Dimensiones globales:

  • EXTRAVERSION DUREZA AUTO-CONTROL

  • ANSIEDAD INDEPENDENCIA

  • Las tres medidas de estilos de respuesta intentan apreciar algunas de las actitudes empleadas ocasionalmente por los examinandos: MI (deseabilidad social), IN (falta de atención a las instrucciones o respuestas dadas al azar) y AQ (aquiescencia indiscriminada al contenido de las cuestiones).

  • La adaptación española del 16PF-5, con miles de casos y muy diferentes análisis, confirma los resultados originales. La amplia extensión del 16PF en muchos países y su abundante bibliografía hacen que sea considerado, al menos en España, como uno de los mejores cuestionarios factoriales existentes para evaluar la personalidad en distintas situaciones: orientación, selección, problemas de conducta, consejo matrimonial, evaluación de la psicoterapia, así como en muchos diseños experimentales sobre la conducta humana.

  • En la labor clínica cuenta con el excelente complemento que significan el Cuestionario de Análisis Clínico (CAQ) y la ayuda de los enfoques y ejemplos del "recetario práctico" de Karson y O'Dell.

  • Early School Personality Questionnaire, ESPQ (Coan y Catell, 1966)

  • Tiene trece rasgos de primer orden y dos de segundo orden y la hoja de respuestas tiene un apoyo con figuras para hacer su cumplimentación más fácil a los niños de 6 a 8 años de edad.

  • Children Personality Factor Questionnaire, CPQ “ Cuestionario de Personalidad para niños” de 8 a 12 años

  • y High School Personality Questionnaire, HSPQ “Cuestionario de Personalidad para Adolescentes” 12 a 18 años

  • Los factores cambian levemente en cada nivel de edad, pero se mantienen esencialmente los mismos. La fiabilidad de las pruebas de personalidad son problemáticas en los niños en general.

  • Evaluación de la personalidad según Eysenck

    Su teoría de la personalidad tiene una primera meta: la clasificación de sujetos según sus características y la utilización del análisis factorial en la constitución de las taxonomías. Su definición de personalidad contiene todos los elementos que explican su labor de investigación posterior: "la suma total de los patrones de conducta actuales o potenciales determinados por la herencia y el medio que se originan y desarrollan en una interacción funcional mediante cuatro sectores fundamentales en los que los patrones de conducta se organizan: el sector cognitivo (inteligencia), el sector conativo (carácter), el sector afectivo (temperamento) y el sector somático (constitución)".

    Los caracteres están formados por rasgos que se pueden medir. Estos rasgos expresan una organización jerárquica de las conductas:

    • el primer nivel está constituido por acciones concretas o actos (ej.:, cenar con un amigo);

    • el segundo nivel se constituye por la agrupación de actos por repetición de esa conducta en hábitos (ej.: cenar muy frecuentemente con amigos);

    • el tercer nivel se genera en la asociación de hábitos afines (ej.: hablar mucho, tener muchos amigos, gusto por conocer gente nueva) en un rasgo (sociabilidad);

    • por último, en el cuarto nivel, la asociación de rasgos da lugar a la aparición de los tipos (en el caso de Eysenck: E-Extroversión versus Introversión, N-Neuroticismo versus Control y P-Psicoticismo versus Normalidad) que representan la estructuración de la personalidad en el más alto nivel de generalización.

    Neuroticismo= Emocionabilidad, inestabilidad emocional

    Psicoticismo= Dureza

    Eyseck Personality Inventory, EPI (1964)

    Consta de 57 ítems de contestación sí/no y de dos formas A y B. Tiene dos factores con dos polos: Extraversión versus Introversión (E) y Neuroticismo versus Control (N). En la Forma A es posible, además, desglosar la Extraversión en sus dos grandes componentes, la Impulsividad y la Sociabilidad, de las que el manual ofrece baremos con muestras grandes. Se ha añadido una escala de Sinceridad (S) para contrarrestar las respuestas deseables.

    La fiabilidad test-restest del EPI es alta, aun en períodos largos alcanza un 0,85; por el método de las dos mitades oscila entre 0,90 a 0,95. La validez de la prueba es también sólida.

    Eysenck Personality Questionnaire (EPQ-J y A)

    EPQ-J es un Cuestionario de Personalidad para jóvenes de 8-15 años. EPQ-A se aplica de 16 años en adelante. La prueba consta de 81 ítems que se contestan con sí/no. En él aparece el factor P, denominado "Dureza" en lugar de "Psicoticismo" por las implicaciones negativas de la denominación de este factor. La forma J incluye también una escala de Conducta Antisocial (CA). La fiabilidad test-retest de la prueba oscila entre 0,69 y 0,90 en el EPQ-A y entre 0,61 y 0,88 en el EPQ-J.

    Cuestionario de Personalidad CEP (Pinillos, 1974)

    Mide C, Control; E, Extraversión y P, Paranoidismo y una escala más, S, Sinceridad. Consta de 145 ítems que se contestan sí/no y duda. Se puede aplicar desde los 14-15 años en adelante. Esta prueba tiene la ventaja de estar pensada y construida para población española y con baremos extraídos de la misma.

    La concepción de la estructura de la personalidad de Eysenck tiene la gran ventaja de su simplicidad. Reduce el número de tipos y los funda en una teoría biológica que explica su distinción y características. La diferencia se basa en la calidad del sistema nervioso en orden a la extensión y duración de su activación (arousal), siguiendo la tradición pavloviana. "Hay una larga evidencia que fundamenta la tesis de que los PEN están fuertemente determinados por factores genéticos y la totalidad de la arquitectura implicada en ello ha sido aclarada en un grado considerable... El alto grado de heredabilidad como se presenta en P, E y N sugiere una búsqueda de los factores biológicos que subyacen a estas dimensiones de personalidad" (Eysenck, 1967, 1990).

    2.3. Evaluación de la personalidad desde el paradigma de los "cinco grandes" (Big-Five, 1993)

    El intento de reducir el número de los factores de personalidad que, como hemos visto, pueden llegar a ser muchos, es muy precoz; sin embargo, sólo en los años ochenta esta tendencia ha alcanzado una vitalidad suficiente para promover una fuerte corriente de investigación que ha llevado a unas posiciones muy próximas a muy diversos grupos.

    El trabajo de Norman, el más conocido, dio la primera denominación a los distintos factores de "los Cinco-Grandes". La investigación partió de la selección de 2.800 términos referidos a características personales; se seleccionaron 200 que no eran redundantes. Después de muchos reajustes llegó a una estructuración factorial de la personalidad que se presenta aquí abreviada, puesto que en cada factor se agrupan de 30 a 40 adjetivos.

    Estructura factorial de la personalidad de Norman, 1963

    Factores

    Polo-A

    Polo-B

    I.Extraversión

    Dominancia

    Dinamismo

    1

    2

    3

    4

    Hablador

    Franco

    Atrevido

    Sociable

    Silencioso

    Reservado

    Cauto

    Retraído

    II.Conformidad

    Cooperación/empatía

    Cordialidad/amabilidad

    5

    6

    7

    8

    Bondadoso

    Tolerante

    Flexible

    Cooperador

    Irritable

    Celoso

    Terco

    Envidioso

    III.Consciencia o tesón

    Escrupulosidad

    Perseverante

    9

    10

    11

    12

    Meticuloso

    Responsable

    Escrupuloso

    Perseverante

    Descuidado

    Irresponsable

    Inescrupuloso

    Dejado

    IV.Estabilidad emocional

    Control de las emociones

    Control de los impulsos

    13

    14

    15

    16

    Posado

    Relajado

    Tranquilo

    Confiado

    Nervioso

    Ansioso

    Excitable

    Miedoso

    V.Cultura o Apretura mental

    Apertura a la cultura

    Apertura a la experiencia

    17

    18

    19

    20

    Creativo

    Intelectual

    Informado

    Curioso

    Torpe

    Ignorante

    Rudo

    Simple

    La aparición de los Cinco Grandes es por tanto, un resultado empírico, y no teórico, que ha surgido del análisis factorial de muchos investigadores diferentes, con evaluaciones diversas; parece que la condición científica de la replicabilidad se cumple en el caso de "Los Cinco". Esto hace pensar en una cierta consistencia de tal estructura de personalidad.

    Los cinco grandes factores han sido denominados: Energía, Afabilidad, Tesón, Estabilidad emocional y Apertura Mental.

    En cada uno de los "Big Five" se han identificado dos subdimensiones, cada una de las cuales hace referencia a distintos aspectos de la propia dimensión. En cada subdimensión (integrada por 12 elementos) la mitad de las afirmaciones han sido formuladas en sentido positivo con respecto al nombre de la escala, mientras la otra mitad está formulada en sentido negativo, con el fin de controlar eventuales fenómenos de sesgos de respuesta. En total, el BFQ consta de 132 elementos.

    La escala de Distorsión (D) consta de 12 elementos y tiene por finalidad proporcionar una medida de la tendencia a ofrecer un perfil falseado de sí mismo al responder al cuestionario.

    Evaluación del autoconcepto infantil

    La constitución del "yo" tiene carácter evolutivo, se fragua durante la niñez y cristaliza en la adolescencia. Nos centraremos aquí en la evaluación del autoconcepto genérico y no nos extenderemos a instrumentos de evaluación del autoconcepto académico, imagen corporal y otras aplicaciones específicas.

    Autoconcepto-Forma A (Musitu, 1991)

    Este instrumento se basa en la teoría del autoconcepto en donde todas las facetas se estructuran en una organización global jerarquizada defendida por Shavelson (1976). Consta de 36 ítems que se valoran en una escala de 1-3 en orden a la frecuencia de su aparición.

    El cuestionario, que fue elaborado con motivo de una investigación sobre la integración y del rechazo escolar, aprecia el autoconcepto referido a cuatro factores: Familia, Escuela, Relación social y Emocional.

    Se construyó a partir de una serie de frases que intentaban recoger todas las definiciones del autoconcepto. Para ello se pidió a una amplia muestra de escolares que se definiesen a sí mismos en diez frases y, a partir de sus respuestas se elaboró el cuestionario, eliminando las frases con frecuencias bajas o las que presentaban un significado similar o equivalente a otras incluidas.

    En el Manual se presentan los resultados de los análisis factoriales realizados para probar la coincidencia de los factores reales y los obtenidos empíricamente y otros estudios referidos a consistencia interna y temporal. Se incluyen también análisis de diferencias en función de las variables sexo y curso, así como los resultados de algunas investigaciones en las que se han relacionado los resultados del cuestionario con factores de educación familiar, tipos de comunicación familiar, conducta prosocial, consumo de drogas, integración escolar, número de cursos repetidos e integración social.

    Su fiabilidad es de 0,82, obtenida mediante el alfa de Cronbach, y 0,66 mediante test-retest con intervalo de tres meses. La validez criterial es variable según factores, siendo el factor Emocional el más débil; la validez predictiva respecto de Comunicación es del 63 al 69 por 100. Los baremos están específicamente construidos para ESO y Bachillerato.