Eutanasia en Colombia

Ética. Derecho colombiano. Código Penal. Bien jurídico. Vida. Neuronas. Coma. Estado comatoso. Muerte digna

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 9 páginas
publicidad
publicidad

¿LA EUTANASIA ES UNA MEDIDA ANTIJURIDICA?

¿Es la eutanasia una medida antijurídica? al tratar de responder a este interrogante hay que empezar diciendo que frente a este tema la posición de La Corte Constitucional fue la de aceptarla, con la condición de que solo fuera adoptada en forma pasiva. Nosotros, para dilucidar este asunto, partiremos primero haciendo una breve exposición acerca de la eutanasia y sus tipos; y luego expondremos el sustento de nuestra tesis frente a la misma, con fundamento en la plasticidad neuronal en el caso de pacientes en estado comatoso; y en la existencia de mecanismos de apoyo que permiten a otros pacientes sobrellevar el sufrimiento, en el caso de las personas que se encuentran en la fase terminal de alguna enfermedad; para tratar de concluir, al final, que esta medida es antijurídica por considerar que vulnera un bien jurídico tutelado en nuestra Carta Magna, el cual es el derecho fundamental a la vida, sin el cual ningún otro derecho podría reclamarse.

La eutanasia, que etimológicamente significa buena muerte, es una medida que ha sido practicada desde hace mucho tiempo en diferentes lugares y épocas, pero que hoy causa mucha controversia puesto que ha comenzado a despenalizarse en algunos países como Estados Unidos en las legislaciones de algunos de sus estados. Aún está fresco el episodio que conmovió al mundo con la muerte de Terri Schiavo, quien muriera por inanición al ser desconectada del mecanismo que le suministraba alimentación mediante autorización judicial, ratificada por la Corte Norteamericana, a petición de su esposo y en contra de la voluntad de sus padres. Recordemos que Australia y Holanda se cuentan entre los primeros países en adoptar en sus legislaciones esta medida.

Además de países que ya han aceptado oficialmente ésta medida, existen fundaciones que la promueven como La Fundación Pro-Derecho a Morir Dignamente, que fue fundada en el año 1979, en la cual se registran gran cantidad de personas que esperan que se respete su deseo de acabar con su sufrimiento si en algún momento se ven en la penosa situación de padecer una enfermedad terminal, o de algún otro mal que los lleve a quedar en estado comatoso, ya sea profundo o superficial; en el primero de los cuales se pueden considerar dos casos: un estado donde no hay señales de función cerebral, y un estado donde sí las hay, situación que se manifiesta por la respuesta refleja del paciente a un estímulo externo.

A pesar de la aceptación que ha tenido en muchos países, la eutanasia fue abordada en nuestra Corte Constitucional hasta hace muy poco tiempo, en 1997, y fue en cierto modo aceptada, cuando declaró la exequibilidad del artículo 326 del Código Penal que regía para esa época, que contemplaba una pena menor, de 6 meses a 3 años, a quien mate a otro por piedad. No obstante, no se puede afirmar que exista una posición contundente frente a tal aceptación, así sea condicionada, de la eutanasia en nuestro país. Este tema aún está rodeado de muchos prejuicios de tipo ético, moral o inclusive religioso, lo que conlleva a que genere mucha controversia en todos los círculos de nuestra sociedad, e impida que cualquier pronunciamiento jurídico al respecto esté libre de tales prejuicios.

Para asumir cualquier posición en torno a la eutanasia es preciso tener en cuenta que existen varias clasificaciones relevantes respecto a la misma, según se tome en cuenta la voluntad del sujeto que muere y según la forma como se proceda a causar la muerte.

En el primer caso se habla de la eutanasia voluntaria, la cual se practica a una persona que la haya pedido o solicitado -aunque de manera no competente- en la etapa final de su vida, o lo haya hecho previamente; la eutanasia no voluntaria, la cual se practica sin previo consentimiento de la persona en cuestión -por su misma condición de incapacidad-; la eutanasia involuntaria, cuando se practica a una persona que siendo capaz de dar consentimiento no lo da, ya sea porque no se le pidió o porque se le pidió y no aceptó. Se ha entendido que algunas prácticas médicas constituyen eutanasia involuntaria, como por ejemplo, cuando se suministran altas dosis de analgésicos que aceleran su muerte.

En el segundo caso se habla de la eutanasia pasiva que se presenta cuando la muerte es consecuencia de la interrupción de la terapia o del no suministro de las terapias necesarias para evitar la muerte. La hay por omisión, cuando se dejan de administrar las drogas o tratamientos necesarios que prolongan la vida; por acción, cuando se realiza una acción positiva que conduce a la muerte de la persona, como desconectarla de un respirador. La eutanasia activa, en la que se realizan acciones que aceleran la producción de la muerte. La hay indirecta, se realizan acciones que en forma inmediata producen la muerte, pero que no quieren directamente la misma, sino dar fin al sufrimiento, tal y como cuando se suministran altas dosis de morfina; y directa cuando se hace una acción que produzca la muerte, tal y como cuando se aplica una inyección letal.

De las anteriores clasificaciones, a la que se refirió directamente la Corte Constitucional en su fallo el 22 de marzo de 1997, fue la eutanasia voluntaria, puesto que a esta es la que se refiere el artículo 106 de la Ley 599 de 2000, o artículo 323 del Código penal que regía en 1997.

La Eutanasia es una medida que va en contra de un bien jurídico que es de gran importancia para nuestra legislación, la vida, la cual es un derecho fundamental contemplado en la Carta Magna en su artículo 11, y es deber del Estado protegerlo cada vez que éste se vea vulnerado, tal y como sucede cuando se aplica la medida de la eutanasia. Es por eso que aunque no se castigue con alta severidad el delito de Homicidio por piedad, este tiene una pena la cual demuestra que el Estado considera inadmisible la voluntad del particular para consentir con la eutanasia.

Sin embargo, la posición de la Corte no es muy acertada respecto a este tema, puesto que de un modo u otro, al no declarar inconstitucional la norma que no castiga con alta pena el delito, ha consentido con la eutanasia. No obstante, según el principio de culpabilidad que enuncia que la pena debe ser proporcional al acto punible, la Corte se excusó, puesto que en el caso de la eutanasia este homicidio es por piedad, y no por causar un daño a otro, por lo cual, tomó la decisión de declarar exequible el artículo y por ende la pena que éste contempla.

Los defensores de la eutanasia no toman en cuenta que, aunque se esté pasando por una situación de estado comatoso, es posible que ocurra una mejoría en el paciente, pues se ha comprobado científicamente que a pesar de que se haya dado una degeneración neuronal, "las células nerviosas tienen la capacidad de reorganizar sus conexiones sinápticas y de modificar los mecanismos bioquímicos y fisiológicos implicados en su comunicación con otras células, como respuesta a la pérdida parcial de sus neuritas, a la presencia mantenida de cambios en sus aferentes neuronales, o a la actuación local sobre ellas de diversos agentes humorales, a eso se le llama plasticidad neuronal".

Si tenemos en cuenta la anterior facultad de las neuronas, se puede afirmar que no todo está perdido cuando se encuentra una persona en un estado que no le permite moverse, puesto que la plasticidad neuronal permite que los axones de las células que aún no han muerto extiendan su capacidad, y realicen acciones que antes realizaba la neurona que ha muerto, tal y como puede suceder cuando se está en un estado comatoso, ya sea por un traumatismo, trombosis o hemorragias cerebrales que provocan pérdida del movimiento, del lenguaje, y que con el proceso rehabilitador se pueden recuperar.

Además, se ha comprobado actividad cerebral en las personas que están en coma, lo que les puede permitir responder a estímulos, ya sea con movimientos u otro tipo de manifestaciones que comprueben que la persona puede estar entendiendo lo que se le dice. Es decir, existe de alguna manera lucidez mental o conciencia en este tipo de pacientes. ¿Acaso no importa el consentimiento de estas personas, en caso de que no estuviesen de acuerdo que se les aplicara la eutanasia?.

De lo anterior se puede demostrar que si se ejecuta la eutanasia se coarta la posibilidad de que la persona que se encuentre en esta penosa situación pueda recuperarse, y poder volver a tener su vida normal, o una vida con calidad aunque no del todo perfecta.

Se podría decir, que aunque la Corte se refirió específicamente a la eutanasia voluntaria, la anterior situación expuesta puede caber en ésta, ya que la voluntad pudo haber sido consentida momentos previos, por supuesto, al estado actual de la persona.

Respecto a las personas que se encuentran padeciendo enfermedades desahuciables, tales como, el SIDA, el cáncer u otras y se encuentran padeciendo alto sufrimiento, no tienen ningún derecho de acabar con su vida aunque les pertenezca, debido a que "el bien de la vida humana es un bien indispensable, por lo que el consentimiento no quita al acto su naturaleza ilícita". Por lo tanto, al Estado es al que le corresponde conservar la vida, "porque no solo lesiona un interés individual, sino uno estatal, público".

Consideramos que las súplicas de los enfermos terminales que invocan la muerte no deben ser entendidas como expresión de una verdadera voluntad de eutanasia, ya que éstas son casi siempre peticiones angustiadas de asistencia y de afecto. Un paciente con una enfermedad terminal es vulnerable, le faltan el conocimiento y habilidades para aliviar sus propios síntomas, y puede estar padeciendo miedo sobre su futuro y ansiedad sobre el efecto que su enfermedad está ocasionando a terceros. Es muy difícil para él ser completamente objetivo sobre su propia situación.

Además, cuando una persona se encuentre en esta situación puede recurrir a métodos que le ayuden a mejorar su situación, como fármacos, o terapias, las cuales mejoran su calidad de vida y les puede permitir llegar al fin de su existencia de una manera digna. No obstante, y aunque lo siguiente no tenga validez jurídica, las personas pueden acudir a la fe y la esperanza para esperar su muerte, y hacerla más llevadera. También existen en la psicología herramientas que colaboran en este tipo de situaciones y sirven de mucha ayuda tanto al paciente como a su entorno familiar.

El hecho de que las personas no tengan la facultad de atentar contra sí mismas, no quiere decir que se les está coartando su libertad, sino que hay algo muy claro y es que el derecho a la libertad no debe ser extralimitado, y por lo tanto no debe superar el derecho a la vida, así como el derecho a la vida no debe superar el derecho a la libertad. Lo preferible sería es que ninguno exceda los límites de sí mismos.

La dignidad humana "atiende la superación de la persona, respetando en todo momento su autonomía e identidad" según lo dice el Código Penal. El derecho a morir dignamente, el cual es pregonado por las personas que están de acuerdo con la eutanasia no necesariamente debe significar que las personas tomen la decisión de acelerar su muerte cuando vean que están padeciendo un alto sufrimiento, aunque la autonomía es algo que contempla la dignidad humana. No obstante ésta no debe superar el respeto de la vida misma que es el derecho de mayor importancia, puesto que sin éste no se pueden derivar el resto de derechos.

Por consiguiente, y retomando la pregunta de si la eutanasia es antijurídica, considero que sí lo es, porque viola principalmente el derecho a la vida y además no debe ser permitida bajo ninguna circunstancia porque, como se dijo anteriormente se pueden contemplar varias posibilidades que pueden impedir que se adopte esta medida ya sea por ponerle fin a altos sufrimientos, o cuando alguien se encuentre en estado comatoso. El facilismo no puede ser la norma que guíe la voluntad del científico ni del legislador, o es que prima aquello de que es más fácil cortar cabezas que hacer sombreros?.

Además, cabe agregar que la eutanasia es un arma de doble filo, puesto que no ha de faltar gente inescrupulosa interesada en aplicarla con el fin de lograr beneficios personales más que por evitarle un sufrimiento al enfermo. De esta manera, se podrían aumentar el número de homicidios con máscara de eutanasia, con el sólo propósito de cobrar jugosas herencias como también, podría aplicarse sólo para facilitar el negocio de tráfico de órganos, lo que muestra que podrían haber intereses económicos y políticos tras su aprobación. Otro de los puntos en contra de la eutanasia es que se podrían disminuir los recursos destinados a la cura de una enfermedad, ya que podría salir más económico dejar morir a las personas, y con ello, se disminuye asimismo, el esfuerzo de investigación en la medicina.

Medidas tales como métodos terapéuticos, medicinas que puedan ayudar a la mejoría de la calidad de vida y, además, esperar y contemplar la posibilidad de que una persona pueda mejorar su condición, pueden ser una salida que impida la toma de esta penosa decisión.

En conclusión, la eutanasia es antijurídica. Sin embargo, como ya lo expusimos, no se debe considerar la pena como consentidora de la violación del derecho a la vida, pues en materia penal se tiene en cuenta el principio de culpabilidad que contempla la proporcionalidad de la pena frente al acto. Cabe agregar que aunque la pena no sea tan alta -como lo es en un Homicidio Simple- "El derecho a la vida es inviolable", como lo ha proclamado nuestra Carta Magna en su artículo 11.

¿LA EUTANASIA ES UNA MEDIDA ANTIJURÍDICA?

ESCUELA DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS

BUCARAMANGA

2005

HERRAN, G,. PONENCIA SOBRE LA EUTANASIA. Congreso Internacional de Bioética. 1997

www.dmd.org.co. FUNDACION PRO DERECHO A MORIR DIGNAMENTE.

Sentencia C-239/97, MAGISTRADO PONENTE: CARLOS GAVIRIA DÍAZ

CÓDIGO PENAL, Leyer, Bogotá D.C. 2001.

FLOREZ, A. ESCOBAR, C. MULTIDISCIPLINARIEDAD Y CRÍTICA. Pontificia Universidad Javeriana. Bogotá D.C 1997.

Sentencia C-239/97, MAGISTRADO PONENTE: CARLOS GAVIRIA DÍAZ

CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE COLOMBIA, Leyer, Bogotá D.C. 2004, Artículo 11.

Sentencia C-239/97, MAGISTRADO PONENTE: CARLOS GAVIRIA DÍAZ.

BASADO EN LOS ESTUDIOS DEL PROFESOR DOCTOR RAFAEL ESTRADA GONZÁLEZ. DOCTOR EN CIENCIAS. INVESTIGADOR TITULAR. www.neurorehabilitación.com

Ibíd.

CÓDIGO PENAL, Leyer, Bogotá D.C. 2001. Comentario.

Ibíd.

Ibíd. Artículo 1

CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE COLOMBIA, Leyer, Bogotá D.C. 2004, Artículo 11.