Eugène Delacroix

Pintura. Romanticismo. Contemporaneidad. Barca de Dante. Transparencia. Fluidez. La libertad guiando al pueblo

  • Enviado por: Alvaro
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

Delacroix nació el 26 de abril de 1798 en Charenton-Saint Maurice, y fue discípulo del pintor francés Pierre Guérin. Recibió una formación neoclásica dentro de la escuela del pintor francés Jacques-Louis David, pero su estilo se vio influenciado por el rico colorido y la opulencia de maestros anteriores, como Petrus Paulus Rubens y Pablo Veronés. También absorbió el espíritu de su contemporáneo Théodore Géricault, cuyas primeras obras representan la acción violenta, el amor a la libertad y el romanticismo en ciernes del turbulento periodo postnapoleónico.

Calificado por Baudelaire como el “más moderno de los artistas”,Delacroix despreciaba su época, odiaba el progreso y era conservador en sus gustos y actitudes. Considerado de manera unánime la encarnación del Romanticismo en Francia, el pintor desdeñaba esta consideración y se reafirmaba como pintor clásico, respetuoso de la tradición, aunque no del academicismo.

Adentrándonos profundamente en sus valores pictóricos podemos observar analizando alunas de sus obras que:

Que en la “Barca de Dante”(1822) se aprecia una pintura influida por Gericoult, pero alejándose de su claroscuro caravaggiesco.

En su posterior obra aquí citada, “La Matanza de Kios”(1824), obra que repre- senta el tema heroico de la lucha de los griegos por la independencia y donde nos deja ver claramente las evidentes actitudes barrocas, mas una notable influencia de Consta- ble en el tratamiento de los paisajes de fondo y de sus predecesores Gericoult y Gros en algunas figuras.

La elección de este tema puramente contemporáneo, la falta de épica, lo evidente de la tragedia, le sitúan como indiscutible cabeza del romanticismo, rom- piendo la tendencia académica de considerar como sujetos de gran género histórico sólo los sucesos de la Antigüedad, en un sentido edificante.

Busca en esta obra la brillantez de ejecución, la transparencia y fluidez que tanto había admirado de la pintura inglesa, lo que quedará patente en obras posteriores tanto desde el punto de vista técnico como temático.

La influencia de Richard Parkes Bonington, que pintaba con colores brillantes, se manifiesta en obras posteriores como en la “Muerte de Sardanápalo”(1827), tema inspirado en la obra de Byron, donde representa al sinatra asirio observando impasible como sus órdenes de dar muerte a sus mujeres, concubinas, perros y caballos,así como prender fuego al palacio antes de que los medos entren en Nínive, son cumplidas por sus súbditos.

Constituido en violeta diagonal, esta obra está definida por el movimiento,dan- do la impresión de ser una obra barroca propia de Rubens, siendo muy teatral, una vo- ragine de movimiento y colorido; donde los escorzos, las diagonales, o las expresiones de las figuras protagonizan una escena en la que la violencia general choca con la tran- quilidad del sátrapa.

El vigoroso colorido tiene aquí la transparencia de la acuarela. Este cuadro tan romántico volvió a despertar pasiones contradictorias. Su esquema compositivo triangu- lar es de ascendencia veneciana, y presenta un trazo suelto y libre, lo que como ya he- mos dicho, más tarde fascinará a los impresionistas.

La Revolución de 1830 inspira su obra más romántica y a la vez más influyente: “La libertad guiando al pueblo”, también conocida como “La Barricada”, donde elevó un acontecimiento histórico a la categoría de símbolo, uniendo la realidad a la ficción, la historia y la alegoría, y fundiendo estos elementos distintos en una sola unidad.

Eugène Delacroix

Esta obra presenta una composición equilibrada, a pesar de su disposición asimétrica, un gran dinamismo y un colorido de extraordinaria brillantez.

Con esta obra confirmó la clara divisón entre la pintura romántica, que resaltaba la importancia del color y del espíritu,frente a la neoclásica que hacía mayor hincapié en el dibujo y el distanciamiento del tema.

Como pintor romántico, le gustaban los temas exóticos y pintorescos. Así surgen obras como “Mujeres en el baño”(que aquí tomamos como referencia) o “Boda judía en Marruecos” en las que Delacroix ofrece su atracción hacia el mundo oriental, lo exótico, atracción que le llevo a viajar al norte de África y a España, años en los que su paleta se aclara. Inundada por la luz y el colorido meridional, aunque siempre bajo la huella de Rubens.

En su “Mujeres en el baño”, Delacroix muestra un asunto trivial en el que el color y la luz protagonizan la escena. Varias mujeres se situan alrededor de una charca mientras una de ellas toma un baño.

La charca recibe un fogonazo de luz que penetra entre los árboles generandoun atractivo juego de luces. Las figuras se sitúan en escorzo, tan usado por el autor, existiendo como ya hemos hecho referencia anteriormente, cierta sintonía con las obras de Rubens.

Muchas de sus últimas obras, en especial las pinturas de animales, escenas de caza y temas marinos, son excepcionales, pero otras exhiben una cierta aridez en su ejecución y falta de inspiración. También ilustró varias obras de William Shakespeare, Walter Scott y Johann W. von Goethe.

Delacroix , por tanto, representa el liderazgo de una nueva tendencia pictórica romántica de raiz barroca, llena de dinamismo y movimiento colorista. Es su pintura de grandes contrastes de color que aplicaba con pequeños golpes de pincel, creando un particular efecto de vibración que influyó de manera importante en los impresionistas.

Delacroix murió el 13 de Agostode 1863 en París.