ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual)

Salud. Medicina. ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual). SIDA (Síndrome De Inmunodeficiencia Adquirida). Sífilis. Gonorrea. Herpes genital. Hepatitis B. VIH (Virus De La Inmunodeficiencia Humana). Prevención. Métodos anticonceptivos. Educación sexual. Diagnóstico. Tratamiento. Medicamentos inmunosupresores

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 26 páginas
publicidad
publicidad

Enfermedades de Transmisión Sexual

¿Qué son las enfermedades de transmisión sexual?

Tal y como su nombre indica, son enfermedades que se contagian a través de las relaciones sexuales cuando éstas implican contacto con los genitales o fluidos. Es decir, a través del sexo oral, penetración anal, penetración vaginal o el roce con los genitales.

    El beso sólo produce enfermedades en unas pocas ocasiones como en el caso de la faringitis. En ocasiones, algunas enfermedades de transmisión sexual (o ETS) pueden pasar desapercibidas porque no presentan apenas síntomas, por ello es tan importante acudir al especialista; dicha consulta nos permite eliminar cualquier sospecha y si tuviésemos alguna enfermedad tratarla a tiempo.

    La mujer necesita de un chequeo ginecológico al menos una vez al año, al igual que el hombre; aunque no resulte habitual, requiere de su revisión anual con un andrólogo o urólogo.

    Algunos síntomas para reconocer las enfermedades de transmisión sexual:

MUJER:

  • Cambios de color en el flujo vaginal.

  • Dolores en la zona pélvica que no correspondan al período de la menstruación.

  • Picores en los genitales.

  • Dolor o escozor al orinar o/y sangre en la orina.

  • Cualquier tipo de lesión o bultitos (ganglios) en las ingles o en los genitales.

  • Parásitos en el vello púbico.

HOMBRE:

  • Secreciones por el pene ajenas a la orina o la eyaculación.

  • Lesiones, verrugas, llagas... en el pene, ano o alrededores.

  • Picores en la zona genital.

  • Escozor al orinar u oscurecimiento en la orina.

  • Parásitos en el vello púbico.

Las enfermedades de transmisión sexual o enfermedades venéreas son bastante frecuentes en el adolescente y adulto joven por las siguientes razones:

  • Los adolescentes están teniendo relaciones sexuales cada vez con mayor precocidad.

  • Tiene una tendencia a cambiar de pareja con mucha frecuencia.

  • Generalmente no usan preservativos o espermicidas que los protegen.

  • Muchas veces están contagiados y no tiene síntomas, lo que los hace portadores de la enfermedad.

 

Las enfermedades de transmisión sexual son enfermedades que requieren siempre un tratamiento con antibióticos. De lo contrario, siguen propagándose por el organismo, provocando mayor daño, como la esterilidad o la muerte.

Por desgracia algunos jóvenes, no consultan a médico; por temor o vergüenza o ignorancia, buscando ellos mismos su propio tratamiento, lo que obviamente casi nunca es eficaz.

Es importante prevenir estas enfermedades, con una responsable sexualidad, manteniendo ojala una sola pareja sexual, usando preservativos o espermicidas, asociados a una adecuada higiene genital y sexual.

 

Estas enfermedades se adquieren a través de un contacto sexual entre dos personas en la cual una de ellas está infectada.

Actualmente se le conoce como ENFERMEDADES DE TRANSMISION SEXUAL (ETS).

Su importancia radica en la trascendencia de tipo social, ya que son enfermedades muy frecuentes y de fácil contagio de persona a persona.

 

La GONORREA y la SÍFILIS son las más frecuentes. De la misma manera, la SÍFILIS se presenta constantemente aunque en menor magnitud. El SIDA es una ETS muy conocida en este último tiempo, con porcentajes cada vez más crecientes.

Últimamente se están observando unas enfermedades muy difíciles de diagnosticar, pero bastante frecuentes en la población; son las denominadas URETRITIS NO GONOCOCICAS. Es decir, ETS que no son gonorrea pero que pueden dar molestias semejantes a ella. 

SE llama PORTADORES ASINTOMÁTICOS a todas aquellas personas que no presentan síntomas. Muchos de ellos tienen una GONORREA o SIDA y no saben que están infectados.

Como en general su vida sexual es promiscua, contagiará a muchas personas. Como te das cuenta es un problema de salud pública, bastante serio e importante.

Gonorrea. 

La gonorrea es una enfermedad venérea muy frecuente, siendo muy fácil detectarla en el hombre ya que se produce una secreción purulenta por la uretra con bastante dolor al orinar. En cambio en la mujer, es mucho más difícil detectarla ya que generalmente no da molestias y sí las da, no es muy específica y puede confundirse con otras infecciones genitales (se produce una secreción purulenta por la vagina).

La mujer infectada, que no da síntomas y además tiene una vida sexual promiscua, es muy peligrosa, ya que va contagiando a todo aquel varón que tenga relaciones sexuales con ella.

En caso de tenerla debes acudir inmediatamente a un médico, quien te indicará un tratamiento adecuado. Por ningún motivo debes automedicarte, usando un antibiótico cualquiera.

Además debes decir al médico con quienes has tenido relaciones sexuales, ya que dichas personas te han contagiado o tú las has contagiado. También deben ser tratadas.

No sientas temor ni vergüenza. Debes confiar en los profesionales de la salud, quienes respetaran tu intimidad.

¿Qué sucede si la gonorrea no es tratada? Indudablemente estarán contagiando a otras personas.

Al no combatirse la bacteria, ésta irá infectando y destruyendo los órganos genitales internos de la mujer, tales como el útero y las trompas de Falopio, produciendo una enfermedad llamada "pelviperonitis", muy similar a una apendicitis, que requiere hospitalización y es de difícil diagnóstico y tratamiento.

Es causa de esterilidad de muchas mujeres, es decir, tendrán dificultad o no podrán concebir un hijo a futuro.

Sífilis 

La sífilis al igual que las otras enfermedades venéreas, solamente se contagia por el contacto sexual con una persona infectada.

Se puede fácilmente descubrir si luego de varios días de haber tenido una relación sexual aparece en los genitales (glande, prepucio, surco balanoprepucial en el hombre; labios mayores o menores, vulva en la mujer), una úlcera indolora de base dura, acompañada de inflamación de los ganglios de la ingle.

Si ello ocurriera, rápidamente acudir a un médico para que te haga un tratamiento que es cien por cien efectivo: si no lo haces, desaparecerá la úlcera y la infección se diseminará por todo el organismo dañándolo irreversiblemente.

 

La úlcera indolora que aparece en los genitales desaparece espontáneamente, dando la falsa sensación de curación. Pero no es así, ya que la enfermedad silenciosamente se difunde por todo el organismo, apareciendo algunos meses después una serie de manchas en la piel e inflamación de los ganglios de la axila, cuello e ingle. A este estado se le conoce como SIFILIS SECUNDARIA. 

Si la persona tiene contacto sexual en esta etapa, contagiará inevitablemente a su pareja.

Posteriormente, al pasar los años, la enfermedad comienza a destruir órganos importantes, tales como el corazón, el cerebro y la médula espinal; produciéndose insuficiencia en el corazón, demencia, parálisis y la muerte. A este estado se le conoce como SIFILIS TERCIARIA. 

Actualmente es muy difícil llegar a estos niveles, ya que el tratamiento de la sífilis es precoz y muy bueno.

SIDA.

El SIDA es una enfermedad de transmisión sexual recientemente descubierta (1981) que es producida por un virus que ataca y destruye las células blancas de la sangre (Linfocitos) que nos defienden de infecciones por gérmenes (bacterias, hongos, otros virus) y de proliferación de ciertas células cancerosas.

Actualmente el virus es mortal, ya que no existe vacuna ni medicamento que lo pueda destruir.

El SIDA se da con mayor frecuencia en personas con vida sexual desordenada y promiscua: homosexuales, bisexuales y heterosexuales promiscuos. Pero también se observa en adultos de vida sexual sana y en niños, los cuales se contagian preferentemente por transfusiones de sangre infectada (aunque este caso es más infrecuente). 

La persona contagiada con SIDA presenta al principio síntomas muy vagos:

  • Baja de peso acentuada.

  • Diarreas crónicas

  • Ganglios en diferentes partes del cuerpo. 

  • Posteriormente al estar sus defensas muy agotadas, presenta una serie de infecciones muy raras y de difícil tratamiento en los pulmones, el cerebro, en la sangre, etc. Y algunos de ellos comienzan a presentar tumores cancerosos en la piel (Sarcoma de Kapossi). 

    Todas las personas con SIDA fallecen, ya sea por alguna infección severa y/o algún tumor maligno difundido en el organismo. 

    Debes comprender que esta enfermedad es fiel reflejo de una sexualidad enfermiza y desenfrenada; la única forma de prevenirla y evitarla es a través de la educación y la información, principalmente al grupo de mayor riesgo. Para esto es necesario lo siguiente:

  • Ten sólo una pareja sexual

  • Sé responsable con tu salud genital

  • Contrólate con un médico periódicamente

  • Usa condones si es necesario

  • Considera el amor como lo más importante en la vida y en la sexualidad.

  • Servicios de Salud.

     

    Existen en los servicios de salud programas de ETS, en los cuales se controlan a las personas infectadas y a aquellas con alto riesgo de contagio.

    Se les controla mensualmente, para ello se identifican con una credencial especial, en la cual están sus datos principales: nombre, vida sexual, controles de salud y tratamientos.

    Como medida preventiva se les coloca en cada control un antibiótico inyectable. Si se encuentra alguna infección se trata inmediatamente.

    En la actualidad se solicita un examen de SIDA.

    También se educa con relación a las ETS; para evitar el contacto sexual con toda persona que tenga un exudado purulento por los genitales, úlceras, verrugas, etc.

    Se les insta a usar condones o preservativos. 

    Es muy importante el examen ginecológico en la adolescencia, con el objeto de evitar infecciones y tumores.

    Los siguientes serán las probables indicaciones que te llevarán a un examen:

    1. Síntomas de infección vaginal

    2. Menstruaciones anormales o irregulares.

    3. Traumas en la región genital.

    4. Atrasos en la aparición de la menarquia.

    5. Para usar algún método anticonceptivo.

    Hepatitis B

    La hepatitis B, llamada VHB (virus de hepatitis B), es un virus que infecta al hígado (el hígado ayuda a digerir la comida y mantiene la sangre saludable). Actualmente es la única ETS que se puede prevenir con una vacuna.

    Cualquier persona puede contraer hepatitis B. Las personas que tienen relaciones sexuales sin protección o usan drogas inyectables tienen más probabilidades de contraer hepatitis B.

    La hepatitis B puede vivir en todos los líquidos del cuerpo, pero se transmite principalmente a través de la sangre, el semen y los líquidos vaginales. El virus también puede vivir en líquidos del cuerpo como la saliva, las lágrimas y la leche materna. Es posible infectarse de las siguientes maneras:

    • Teniendo relaciones sexuales (por vía vaginal, anal u oral) con una persona infectada

    • Compartiendo artículos personales como hojas de afeitar, cepillos de dientes y cortaúñas con una persona infectada

    • Compartiendo agujas para inyectarse drogas con una persona infectada

    • Usando agujas o equipo no estéril para hacerse tatuajes, perforarse los oídos para ponerse aretes, o aplicar acupuntura

    • Una madre infectada con hepatitis B también puede pasarle el virus a su bebé durante el parto.

    Muchas personas no tienen síntomas. Algunas personas pueden tener hepatitis B sin tener ningún síntoma y luego volverse inmunes (lo cual significa que están protegidas contra infecciones futuras por hepatitis B). Algunas personas pueden tener síntomas que desaparecen y luego volverse inmunes. Otras contraen el virus y nunca se vuelven inmunes. Estas personas son portadoras y pueden continuar transmitiendo el virus a otros, aun años después. Si una persona tiene síntomas, éstos pueden tardar entre 6 semanas y 6 meses en aparecer después de la infección con hepatitis B. Muchas personas con hepatitis B tienen síntomas parecidos a los de la gripe. Los síntomas pueden incluir:

    • Cansancio, falta de energía

    • Pérdida del apetito y de peso

    • Fiebre

    • Tono amarillento de la piel o los ojos (ictericia)

    • Dolor muscular o de articulaciones

    • Dolor de estómago

    • Náusea, vómitos

    • Diarrea

    • Orina de color oscuro

    • Evacuaciones (movimientos intestinales) de color claro

    • Hígado hinchado y sensible al tacto (el proveedor de cuidados de salud lo detecta durante el examen médico)

    El proveedor de cuidados de salud puede diagnosticar la hepatitis B mediante un análisis de sangre.

    No, no hay cura para la hepatitis B. Pero la mayoría de las personas se recupera y no tiene ningún síntoma después de 6 meses. El tratamiento consiste en conseguir suficiente descanso, comer una dieta saludable y evitar el alcohol. El proveedor de cuidados de salud verifica que el hígado esté funcionando normalmente mediante análisis de sangre. Algunas personas llevan el virus sin tener síntomas y pueden transmitírselo a otros. La hepatitis B también puede causar síntomas de larga duración, así como enfermedad permanente del hígado, incluyendo cáncer del hígado.

    Piojos púbicos, o "Ladilla"

    Los piojos púbicos son insectos diminutos, de cuerpo plano y sin alas, que viven en la piel. En inglés también se los llama "crabs" (cangrejos) porque tienen "garras" que usan para aferrarse al pelo. Son de color marrón claro y del tamaño de una cabeza de alfiler. Los piojos púbicos se alimentan de la sangre del organismo huésped, pero pueden vivir hasta 24 horas fuera del mismo. Los piojos púbicos infectan las partes peludas o velludas del cuerpo, sobre todo alrededor del pelo púbico. Parecen costras pequeñas a simple vista. Sus huevos pueden verse en el pelo cerca de la piel, en la forma de pequeños puntos blancos pegados al pelo. El período de incubación de los huevos es de seis a ocho días.

    Cualquiera puede contraer piojos púbicos. Se estima que hay que más de 1 millón de casos cada año. Sin embargo, las personas que tienen más compañeros de relaciones sexuales corren un riesgo más alto de contraer piojos púbicos.

    Habitualmente, aunque no siempre, se transmiten a través del contacto sexual. También pueden transmitirse a través del contacto personal cercano o usando sábanas, ropa o toallas no lavadas de una persona infectada.

    Es posible tener piojos púbicos sin tener ningún síntoma. Cuando se tienen síntomas, éstos habitualmente aparecen de 5 días a varias semanas después de que la persona ha estado expuesta. Se puede tener un picor intenso alrededor del pelo púbico o el área genital. El picor se debe a una reacción alérgica a las mordeduras. Si te rascas, te puede dar una infección de la piel.

    Los piojos púbicos se diagnostican haciendo un examen físico del área infectada. Te tiene que diagnosticar un proveedor de cuidados de salud porque los piojos púbicos pueden confundirse con otros problemas de la piel que también causan picor.

    Los piojos púbicos se tratan con cremas, lociones o champús especiales que se pueden comprar en una farmacia. El farmacéutico puede recomendarte la marca. También hay medicamentos para piojos púbicos que se venden bajo receta. Puede ser necesario aplicar los tratamientos más de una vez. Asegúrate de seguir las direcciones. No es necesario que te afeites el pelo para eliminar los piojos. Aun después de terminar el tratamiento se puede tener picor por algún tiempo. Si te rascas mucho, puedes provocar el comienzo de una infección. Si contraes una infección, debes ver a tu proveedor de cuidados de salud.

    Si tienes piojos púbicos, evita el contacto físico cercano con otros. Debes recibir tratamiento de inmediato para evitar pasarles los piojos a otras personas. Asegúrate de lavar tu ropa y sábanas en agua caliente, límpialas a seco o plánchalas con una plancha bien caliente. Esto matará los insectos y los huevos. Si averiguas que tienes piojos púbicos, tienes que decirle a tu(s) compañero(s/as) de relaciones sexuales o a cualquier persona con la que hayas tenido contacto cercano o compartido sábanas, ropa o toallas. Estas personas deben tratarse aunque no tengan picor o salpullido.

    Tus probabilidades de contagiarte los piojos púbicos son mucho más bajas si tienes sólo un compañero de relaciones sexuales. Los condones no detienen el contagio de piojos púbicos, así que debes asegurarte que tu compañero de relaciones sexuales no tenga piojos púbicos. Asimismo, trata de no usar ropa o sábanas de otras personas. Si crees que tienes piojos púbicos, trátalos de inmediato.

    Molluscum Contagioso

    El molluscum contagioso es una infección de la piel causada por un virus. Es leve y se trata fácilmente.

    El molluscum contagioso se transmite de una persona a otra a través del contacto directo de piel con piel, incluyendo a través de las relaciones sexuales (por vía anal, vaginal y oral). Es posible que el molluscum contagioso se transmita a través de ropa o toallas. Las protuberancias pueden extenderse de una parte del cuerpo a otra al rascarse.

    Los síntomas del molluscum contagioso pueden aparecer de 1 a 6 semanas después de la exposición. El molluscum contagioso aparece primero en forma de protuberancias, redondas, perladas, de textura suave y con una pequeña depresión en el centro.

    Las protuberancias pueden estar en o alrededor del área púbica, en el abdomen o en la cara interna de los muslos. Por lo general, hay aproximadamente 10 a 20 protuberancias. Las protuberancias no son dolorosas pero pueden causar picor, especialmente cuando están sanando después del tratamiento.

    Las protuberancias pueden infectarse y ponerse rojas y dolorosas. Sin embargo, el enrojecimiento y dolor también pueden indicar que las protuberancias están sanando naturalmente.

    Si tienes enrojecimiento y dolor y las protuberancias no se están yendo, debes ver a tu proveedor de cuidados de salud de inmediato para recibir tratamiento.

    Las protuberancias del molluscum contagioso pueden desaparecer solas, pero con el tratamiento se reduce la cantidad de tiempo que una persona las tiene. El tratamiento normalmente consiste en medicinas que se aplican a las protuberancias.

    Las protuberancias pueden tardar un par de semanas en desaparecer después del tratamiento. Sin el tratamiento, el molluscum contagioso puede durar de 6 meses a 2 años.

    Tricomoniasis (Vaginitis por Trichomonas Vaginalis)

    La tricomoniasis es otra forma común de vaginitis. Ocurre tanto en adolescentes como en adultos.


    Tricomonas (demostrado debajo de un microscopio)

    La tricomoniasis es causada por un parásito unicelular llamado trichomonas vaginalis. A diferencia de las infecciones por hongos, la tricomoniasis se transmite a través de las relaciones sexuales, de modo que es una enfermedad de transmisión sexual. En los hombres, el parásito vive y se multiplica pero raramente causa síntomas. Por lo tanto, las mujeres con frecuencia son infectadas repetidamente por sus compañeros de relaciones sexuales, ya que no saben que ellos están infectados. La mujer puede no enterarse de que tiene tricomoniasis por días o meses debido a que el parásito puede vivir en el cuerpo de la mujer sin causar ningún síntoma. Pero luego, el parásito se multiplica repentinamente y causa síntomas muy desagradables. El parásito afecta la vagina, la uretra (el canal que lleva la orina de la vejiga al exterior del cuerpo) y la vejiga (la bolsa en que se contiene la orina) de la mujer. Como el parásito vive tanto en el hombre como en la mujer, ambos compañeros de relaciones sexuales necesitan tratamiento.

    Si una mujer tiene más de un compañero de relaciones sexuales, sus probabilidades de contraer tricomoniasis son mucho más altas. Muy raramente, el parásito puede transmitirse a través de toallas, paños, o trajes de baño mojados.

    Los signos externos de la tricomoniasis pueden incluir una secreción vaginal espumosa amarilla, gris o verde, maloliente o con olor a pescado. La vagina puede estar enrojecida y con dolor, ardor y picor. Puede ser doloroso orinar o tener relaciones sexuales. Sin embargo, algunas mujeres pueden tener tricomoniasis sin tener ningún síntoma.

    El proveedor de cuidados de salud usará un palillo algodonado para tomar una muestra de tus secreciones vaginales y hará algunas pruebas simples con la misma. Tu proveedor de cuidados de salud puede saber con certeza que tienes tricomoniasis si tu nivel de pH vaginal es superior a (menos ácido de) 4.5 y si se puede ver el parásito de trichomonas vaginalis bajo el microscopio. El proveedor de cuidados de salud a veces puede diagnosticar la tricomoniasis haciendo una prueba de Papanicolau o un cultivo.

    Si tu proveedor de cuidados de salud te diagnostica con tricomoniasis, recetará un antibiótico específico (llamado metronidazol) tanto para ti como para tu compañero de relaciones sexuales. (Tú y tu compañero deben informar a tu proveedor de cuidados de salud sobre cualquier otra medicación que estén tomando.) Ambos tienen que tratarse ya que la tricomoniasis es una enfermedad de transmisión sexual.

    La medicación para la tricomoniasis se consigue sólo con receta médica. Tú y tu compañero tienen que tomar la dosis completa de la medicación para que ésta logre la mayor efectividad. No bebas alcohol mientras estés tomando la medicación. Si lo haces, tendrás vómitos. La tricomoniasis generalmente se cura tomando la dosis completa del antibiótico.

    Chancro Blando

    El Chancro Blando es otra enfermedad venérea con lesiones vulgares ulcerativas. El microorganismo causante es hemophilus ducrey, que puede demostrarse en raspados provenientes de la base de las ulceraciones. La lesión inicial es una papula o pústula pequeña; la misma aparece en 2 o 3 días después de la exposición y progresa hasta ulcerarse pero con poca induración.

    Puede aparecer en cualquier sitio de la vulvay cuando afecta los labios se acompaña de edema local acentuado. Es una enfermedad típicamente dolorosa al inicio, lo que la distingue a su vez de la mayor parte de las demás enfermedades venéreas.

    Muchas veces hay adenosis inguinal, pero los ganglios infectados rara vez supuran.

    Diagnostico

    El diagnostico de chancro blando se basa en el antecedente de exposición; el período latente corto de 2 a 4 días; las características clínicas de la ulcera ya descritas (especialmente la naturaleza dolorosa de la lesión primaria y la ausencia de induración y la demostración primaria y ausencia de induración y la demostración del bacilo Ducrey en frotis o raspados de la ulcera.

    Tratamiento

    El tratamiento del chancro blando es muy eficaz. Se recomienda eritromicina en dosis de 500 mg por vía oral cada 6 h durante 7 dias.Tambien puede utilizarse celtriaxona a dosis de 250 mg intramusculares en dosis única, lo que a su vez constituye una ventaja. La sensibilidad del haemophilus ducreyi puede variar en las distintas localizaciones. Así que otros tratamientos son adecuados en regiones diversas.

    Granuloma Inguinal

    El granuloma inguinal es una enfermedad de transmisión sexual que se presenta inicialmente como pequeñas ulceraciones únicas o múltiples en la vulva y en perineo adyacente. Es muy poco contagioso.

    El científico Packer vigilo a 500 pacientes con esta enfermedad y solo encontró 2 compañeros afectados. Es mas frecuente en el trópico y en la porción Sur de EE.UU. Es interesante señalar que el granuloma en ocasiones se localiza en varios sitios extragenitales; especialmente la piel y el hueso.

    Su periodo de incubación varia de algunos días hasta varios meses. Suele comenzar como una lesión popular pequeña en uno de los labios menores o en la región inguinal, seguida a su vez de varias semanas después para su ulceración que tiende asumir una forma serpenteante característica. La superficie es de color rojo y granulosa y se acompaña de exudado seropurulento abundante.

    A diferencia de otras lesiones vulgares ulcerativas crónicas, las lesiones del granuloma tienen a permanecer superficiales, pero en algunos casos se profundizan y se tornan destructivas probablemente como resultado de alguna infección secundaria. Es rara la linfadenopatía inguinal.

    El cuadro microscópico de esta infección se caracteriza por una fase inicial de infiltración subcutánea con células plasmáticas, leucocitos y grandes células mononucleares, después de la cual se forma el tejido típico de granulación. Las llamadas células de granuloma son especialmente características, grandes. Mononucleres. Con citoplasma espumoso y vacuolado.

    El microorganismo causante es calimatobacterium granulomatis, descrito por primera vez en 1905 por Charles Donovan. Actualmente se cree que este microorganismo es una bacteria gramnegativa que se observa en forma característica en las inclusiones intracitoplasmaticas de células mononucleares.

    Las inclusiones, denominadas cuerpos de Donovan, son patognomónicas del granuloma inguinal y pueden observarse en biopsias de la lesión teñidas con hematoxilina y eosina o en frotis del exudado superficial con tinción de Wright o Giemsa.

    Muchos autores han observado que el carcinoma vulgar se acompaña de granulomatosis que en algunos casos se debe incluir la posibilidad de carcinoma mediante biopsia.

    Diagnostico

    El diagnostico se hace con base en el cuadro característico de lesión inguinal granular superficial y la demostración microscópica de cuerpos de Donovan. Esta lesión suele ser mas superficial aun y menos dolorosa que la del chancro blando, en la que puede encontrarse el bacilo de Ducrey en la frotis. La posibilidad de carcinoma y tuberculosis se excluye mediante biopsia.

    La sífilis no puede producir lesiones semejantes a las del granuloma, pero, como ya se dijo antes. Todas las ulceras deben estudiarse en un campo oscuro y mediante pruebas serologicas. El linfogranuloma venero es la enfermedad mas difícil de diferenciar del granuloma. Se caracteriza por la aparición frecuente de tocos supurativos subcutáneos. Muchas veces diagnosticados como linfadenitis aguda o ulcera activa inguinal, y en sus ultimas fases se caracteriza por estenosis cicatrizal del recto o la uretra. La ausencia de cuerpos Donovan en el frotis y la prueba de frei positiva obtenida en el linfogranuloma ayudan para establecer el diagnostico, pero desafortunadamente no son definitivos. El elemento mas importante en el estudio de estas infecciones es el juicio clínico, que incluye una biopsia.

    Tratamiento

    El tratamiento del granuloma inguinal todavía no se establece bien. Se han utilizado varios antibióticos y posiblemente el más frecuente es la tetracina. Se recomienda un esquema de 500 mg vía oral cada 6h durante 14 a 21 días. En las embarazadas la eritromicina es eficaz. También son útiles otros antibióticos como gentamicina y cloramfenicol. Por lo general se observa cierta respuesta clínica una semana después de iniciar el tratamiento. Pero este debe continuarse hasta que las lesiones se han resuelto del todo.

    Linfogranuloma Venereo

    El linfogranuloma venéreo. Infección por Chlamydia. Se inicia después de un periodo de incubación de varios días. Como una lesión ulcerativa en la vagina, el cuello o los genitales externos. Esta papula o pústula inicial desaparece con rapidez y casi siempre se pasa por alto. Sin embargo, posteriormente aparece una supuración inguinal o formación de un bubón, Esta infección es una enfermedad básicamente de los linfáticos, acompañada de cambios hipertrofiaos. Linfedema y fístulas.

    Cuando en el cuadro clínico domina el proceso ulcerativo, puede aparecer una ulcera grande y de bordes rasgados, rodeada de induración fibrosa y edema. También puede haber fístula y estenosis. Por otro lado, cuando predomina el proceso hipertrofico, hay linfedema con proliferación firbroquistica y engrosamiento de la piel que producen una elefantiasis característica semejante a la causada por filariasis. Al igual que en el granuloma, se han comunicado lesiones extragenitales, sobre todo en el intestino y las meninges. Durante la fase en que se forman bubones. Muchas veces puede haber síntomas generales como fiebre y malestar.

    En la sección anterior se menciono que en algunos casos ha aparecido carcinoma en una linfadenopatia o granuloma preexistentes.

    Diagnostico

    Desde el punto de vista microscópico, la principal característica del linfogranuloma venéreo es la reacción inflamatoria extensa con formación de microabscesos focales, que producen las fístulas. Hay proliferación endoletial con formación de seudotuberculos, que se caracterizan por agrupación central de polimorfonucleares más bien que una célula gigante. La característica mas típica es la proliferación y distorsión de la red epitelial de especulas (hiperplasia seudoepiteliomatosa). Los microorganismos se diseminan a través de los vasos linfáticos provocando inflamación intensa y cicatrización de los tejidos endopelvicos y estenosis réctales y uretrales. Así como fenestración de las estructuras vulgares, características de las últimas fases de esta infección.

    Actualmente se cree que la causa del linfogranuloma es un microorganismo del genero Chlamydia. El diagnostico se hace cultivando a Chlamydia trachomatis, parasito obligado, así que debe crecer en cultivos histicos. Durante la fase subaguda o crónica pueden utilizarse reacciones cutáneas como la prueba de Frei o de fijación del complemento.

    Tratamiento

    En las primeras fases de la infección, la tetraciclina o el sulfisoxazol son bastantes eficaces, sin embargo, la infección local suele ser autolimitada.

    En ocasiones extremas se requiere tratamiento quirúrgico para extirpar las tumoraciones elefantiásicas residuales o para tratar las estenosis de las fístulas réctales. Los bubones no requieren extirpación ni drenaje quirúrgico. Pueden aspirarse con fines diagnósticos. En todas las enfermedades granulmatosas, es necesario tomar varias biopsias para excluir la posibilidad de cáncer concominante.

    Verruga genital

    Las verrugas genitales (o cóndilo más o condiloma acuminata) son una enfermedad de transmisión sexual altamente contagiosa, causada por el virus del papiloma humano (VPH). Se transmite al mantener relaciones sexuales por vía oral, genital o anal con un compañero infectado. Cerca de dos tercios de aquellos que mantienen relaciones sexuales con una pareja con verrugas genitales las desarrollarán a su vez, alrededor de los tres meses después del contacto.

    En las mujeres, las verrugas se presentan en las partes interior y exterior de la vagina, en la abertura (cérvix) hacia el vientre (útero) o alrededor del ano. En los hombres, las verrugas genitales son menos comunes. En caso de presentarlas, se pueden observar generalmente en la cabeza del pene. También se pueden encontrar en el cuerpo del pene, en el escroto o alrededor del ano. Se da el caso, poco común, que se presentan verrugas genitales en la boca o garganta de un individuo que ha tenido sexo oral con una persona infectada.

    Los condilomas se presentan a menudo en aglomeraciones y pueden ser muy pequeñas o pueden extenderse en grandes masas sobre el área genital o anal.

    Diagnóstico

    Cualquier médico o empleado de servicios de salud puede diagnosticar la infección con sólo observarlas en un paciente. Las mujeres con verrugas genitales deben someterse también a un examen para detectar posibles verrugas en el cuello uterino. Hay evidencia de que la infección por el VPH causa cáncer cérvicouterino.

    El médico puede identificar verrugas en tejido genital, que de otro modo serían invisibles, mediante la aplicación de vinagre (ácido acético) sobre áreas en que se sospeche la presencia de infección. Esta medida provoca que las áreas infectadas se tornen blancuzcas, lo que las hace más visibles, más aún si se realiza un procedimiento llamado colposcopia. Durante la colposcopia, el médico usa una lente de aumento para examinar la vagina y cérvix. En algunos casos, el doctor toma una muestra de tejido del cuello uterino (biopsia) y la examina al microscopio.

    Una prueba de Papanicolau también puede indicar la posible presencia de una infección cervical por VPH. En este examen, un empleado de laboratorio examina células tomadas del cérvix bajo el microscopio para ver si son cancerosas. Si el papanicolau de una mujer arroja resultados anormales, es probable que ésta tenga una infección por VPH. De ocurrir esto, deberán llevarse a cabo exámenes posteriores para detectar y tratar cualquier problema cervical.

    Tratamiento

    Las verrugas genitales a menudo desaparecen sin necesidad de tratamiento. En caso contrario, pueden desarrollar pequeñas carnosidades similares a una coliflor. No hay manera de predecir si las verrugas crecerán o desaparecerán. Por ende, si se sospecha de padecerlas, se debe consultar a un médico para examen y tratamiento de ser necesario.

    Dependiendo de los factores como el tamaño y localización de las verrugas, el médico puede ofrecer diversas maneras de tratarlas:

    Si las verrugas son pequeñas, se pueden eliminar por congelación (criocirugía), quemarse (electrocauterización), o tratamiento con láser. Ocasionalmente, deberá realizarse una cirugía para eliminar verrugas demasiado grandes que no responden a los otros tratamientos.

    Aunque se puede acabar con las verrugas mediante tratamientos, ninguno de ellos acaba con el virus. Debido a esto, las verrugas reaparecen a menudo después de ser tratadas.

    Algunos médicos usan el fármaco antiviral alfa interferón, que se inyecta directamente en las verrugas, para tratar las que reaparecen después de su eliminación por métodos tradicionales. Sin embargo, este fármaco es costoso y no reduce la frecuencia de reaparición de las verrugas.

    Embarazo y nacimiento

    Las verrugas genitales pueden causar numerosos problemas durante el embarazo. A veces se agrandan en este periodo, dificultando la micción. Si las verrugas se presentan dentro de la vagina, pueden disminuir su elasticidad y causar obstrucción durante el parto.

    En raras ocasiones, un bebé cuya madre presenta la infección desarrollará verrugas en la garganta (papilomatosis laríngea). Aunque poco común, es una condición potencialmente mortal para el niño que requiere frecuentemente cirugía por láser para evitar obstrucciones en los conductos respiratorios. Estudios sobre el uso de la terapia de interferón combinada con la cirugía por láser indican que este fármaco puede ayudar a desacelerar el curso de este mal.

    Candidiasis

    Desarrollo de Candida, con aspecto blancuzco, sobre lesiones bucales de sarcoma de Kaposi.La candidiasis es una enfermedad causada por un hongo oportunista que puede tener expresión cutánea del género Candida, de los cuales Candida albicans es el más frecuente. Se puede transmitir por ropas, objetos y también por contacto sexual. Estos hongos están siempre presentes en la piel y en el tracto digestivo de la mayoría de las personas, pero se encuentran controlados por otros microorganismos no patógenos. Cuando se produce un desequilibrio, el aumento desmedido de la población de hongos produce esta u otras micosis.

    La candidiasis afecta normalmente las zonas húmedas y cálidas de la piel y las mucosas, como las axilas, la boca, el glande y la vagina; las erupciones cutáneas asociadas con el uso de pañales suelen ser de este tipo.

    La candidiasis es la más frecuente causa de vaginitis; se estima que tres de cada cuatro mujeres experimentan al menos un episodio de candidiasis durante su vida. Candida albicans es parte de la flora normal de la vagina; condiciones patógenas pueden producirse por el uso de duchas que eliminen parte de los microorganismos que lo controlan (como los lactobacilos).

    Las probabilidades de contraer candidiasis aumentan en pacientes obesos y diabéticos; el consumo de antibióticos y anticonceptivos también incrementa el riesgo, así como alteraciones hormonales debidas al embarazo.

    En pacientes con deficiencia inmunológica, la infección puede extenderse, con consecuencias graves.

    Etiología

    Los síntomas se caracterizan por lesiones cutáneas (enrojecimiento o inflamación de la piel) acompañadas de prurito y sarpullido. En las infecciones vaginales, puede presentarse flujo blanquecino, con un característico olor a levadura.

    Diagnóstico

    El diagnóstico consiste, por lo general, en una inspección visual de las lesiones. Las reacciones con hidróxido de potasio se emplean a veces para determinar la naturaleza de la infección. Un diagnóstico diferencial característico de la cándida con otras lesiones blancas orales, es que se elimina al raspado.

    Tratamiento

    Los casos ligeros de candidiasis pueden no requerir intervención médica; remedios de uso doméstico incluyen el consumo o aplicación tópica de yogur, en que los lactobacilos presentes en el medio combaten el hongo, y otros fungicidas, como la alicina obtenida de los dientes de ajo.

    Los antimicóticos de laboratorio para el tratamiento de la candidiasis incluyen por lo general nistatina, ketoconazol o amfotericina.

    El cuidado con la higiene ayuda a mantener a raya las infecciones de Candida. Se debe mantener limpia, seca y expuesta al aire la parte afectada. En el caso de infecciones vaginales, se debe seguir los consejos de un ginecólogo.

    Campilobacteriosis

    La campilobacteriosis es una enfermedad infecciosa producida por bacterias del tipo Campylobacter. En la mayoría de los infectados, los síntomas son tan escasos que no saben si la padecen, pero sufren fiebre alta con efectos colaterales del tipo de confusión, delirios,... por lo que suele confundirse con un cuadro de fiebre tifoidea o paratífica. En la mayor parte de los casos la fiebre va seguida de náuseas (aunque raramente vómitos), dolor abdominal intenso, calambres y diarrea, por este orden. La diarrea puede ser tanto acuosa, como mucosa o incluso sanguinolenta. La diarrea se autolimita a los dos o tres días y el resto de síntomas remiten espontáneamente en torno a siete o diez días.

    En las personas que tienen un sistema inmunológico débil, la bacteria se propaga a veces a la corriente sanguínea y puede ocasionar una grave infección poniendo en peligro la vida.

    El organismo Campylobacter es en realidad un grupo de bacterias de configuración espiral que pueden causar enfermedad en los seres humanos y los animales. La mayor parte de la enfermedad en los seres humanos es ocasionada por una especie, llamada Campylobacter jejuni, pero 1% de los casos humanos de Campylobacter son ocasionados por otra especie. Campylobacter jejuni crece bien a temperatura del cuerpo de un ave y parece bien adaptada a las aves, que la transportan sin enfermar, sobre todo a las aves silvestres. La bacteria es frágil. No puede tolerar la deshidratación y puede destruirse mediante oxígeno, puesto que es microaerófila, crece sólo si existe menos oxígeno que la cantidad atmosférica en el entorno. La congelación reduce el número de bacterias de Campylobacter que se hallan presentes en la carne cruda.

    Al producirse la infección por medio del contacto con las heces y la falta de higiene, también se ha considerado dentro de las enfermedades de transmisión sexual, siempre que no se utilicen medios para evitar un contacto sexual directo con el infectado.

    Virus Papiloma

    El virus papiloma humano (VPH) se transmite a través de la vía sexual. Aproximadamente 40 millones de personas en los Estados Unidos están infectadas con el VPH.

    El PVH es una de las ETS mas comunes es también la causante del principal de los cambios precancerosos en el cuello uterino y del cáncer del cuello uterino.

    El VPH puede causar tres clases diferentes de enfermedades, principalmente en o alrededor del área genital:

    Verrugas: El VPH puede causar verrugas (protuberancias pequeñas, salientes y duras que crecen en grupos), que se forman en o alrededor de la vagina, el ano, o en la punta del pene. A veces también se las llama condylomata acuminata, o condilomas. Las verrugas genitales casi nunca se transforman en cáncer, pero su presencia puede significar que también exista displasia precancerosa y esto debería ser investigado.

    Displasia: Son células anormales que se encuentran dentro del ano o en el interior del cuello del útero (ubicado en la parte inferior del útero o matriz). A diferencia de las verrugas, la displasia no se puede ver ni sentir. La displasia es una enfermedad que se considera pre-cancerosa. Esto no quiere decir que todas las personas que tengan displasia vayan a desarrollar cáncer.

    Cáncer (carcinoma): La displasia se puede transformar en cáncer. Los cuatro tipos de cáncer más comunes causados por el VPH son el cáncer cervical, el cáncer anal, el cáncer de recto, y el cáncer de pene. Si no se diagnostican y se tratan lo más rápido posible, estas formas de cáncer pueden llegar a ser mortales.

    Las personas VIH positivas tienen más posibilidades de infectarse con el VPH que las negativas. Las personas VIH positivas también tienen mayores posibilidades de desarrollar verrugas genitales y cáncer cervical o anal, a causa del VPH. Los investigadores todavía no saben si los medicamentos anti-VIH ayudarán a reducir el número de nuevos casos de verrugas genitales o de cáncer anal o cervical. En realidad, algunos investigadores creen que el riesgo de desarrollar verrugas genitales o cáncer puede llegar a aumentar, debido a que los medicamentos anti-VIH han logrado que muchas personas VIH positivas puedan vivir más tiempo.

    El VPH no causa signos o síntomas por sí mismo. Las verrugas en o cerca de la zona genital se pueden palpar con el dedo y son visibles a simple vista. La displasia generalmente no causa síntomas evidentes.

    Si bien un análisis de sangre es suficiente para saber si hay infección con el VPH, el resultado realmente no brinda mucha información. Estar infectado con el VPH no quiere decir que se desarrollarán verrugas genitales, ni tampoco quiere decir que se desarrollará displasia o cáncer.

    Si descubres que tienes verrugas genitales, debes comunicárselo a tu proveedor de atención médica. Se debe hacer una biopsia de las verrugas (se toma una muestra a través de un procedimiento de cirugía menor), para determinar si existe la posibilidad de que éstas desarrollen cáncer.

    Para determinar si existe displasia o cáncer, el proveedor de atención médica puede realizar una prueba de Papanicolau, en la cual se toman muestras de células del cuello del útero o del ano, y se examinan bajo un microscopio. Si se encuentran células anormales, se debe realizar una segunda prueba de Papanicolau para confirmar estos resultados.

    Los únicos tratamientos disponibles son los que se realizan extrayendo y destruyendo las células anormales, como las células que forman las verrugas genitales, o la displasia cervical/anal o el cáncer. Continúan los estudios de tratamientos que apuntan a atacar la causa subyacente de estos problemas (el VPH).

    Por otra parte los condones no han demostrado ser efectivos para prevenir la transmisión del VPH, que es la causa de la aparición de las verrugas y de la displasia.

    Índice

    • Presentación…………………………………………………….Pag.1

    • Introducción………………………………………………… …Pag.3

    • Enfermedades de Transmisión Sexual………………………...Pag.4

    • La Gonorrea………………………………………………....... Pag.6

    • La Sífilis…………………………………………………........ Pag.7

    • El Sida……………………………………………. …………..Pag.8

    • Hepatitis B……………………………………….................... Pag.9

    • Piojos Púbicos o Ladilla…………………………………....... Pag.10

    • Molluscum Contagioso………………………….................... Pag. 12

    • Tricomoniasis (Vaginitis por Trichomonas Vaginalis)……….Pag.13

    • Chancro Blando…………………………………………......... Pag.14

    • Granuloma Inguinal………………………………………….. Pag.15

    • Linfogranuloma Venereo.……………………………………. Pag.17

    • Verruga Genital………………………………………………. Pag.18

    • Candidiasis…………………………………………………… Pag.20

    • Campilobacteriosis…………………………………………… Pag.22

    • Virus Papiloma ……………………………………………….Pag.23

    • Herpes Genital……………………………………………….. Pag.25

    • Condilomas……………………………………………………Pag.26

    • Bibliografía……………………………………………………Pag.28

    • Conclusión…………………………………………………….Pag.29

    • Anexos………………………………………………………...Pag.30

    Herpes Genital

    El herpes genital es la infección de transmisión sexual causada por virus, que se caracteriza por episodios repetidos que se desarrollan con una erupción de pequeñas ampollas, generalmente dolorosas, sobre los genitales.

    El herpes genital es ocasionado por dos virus que pertenecen al grupo herpes virus hominus, conocidos, respectivamente, como herpes simple tipo 1 (HSV-1) y como herpes simple tipo 2 (HSV-2). El HSV-l es responsable, aproximadamente, del 5 al 10% de los herpes genitales. Ambos virus son transmitidos por contacto sexual. Es normal que ocurra un cruce de infecciones de tipo 1 y 2 durante el contacto sexual oral - genital.

    La incidencia total de herpes genital está estimada en 1 de cada 1000 personas.

    Cuando el virus es transmitido por las secreciones de la mucosa oral o genital, la lesión inicial se localiza sobre la región sobre la que se produce la transmisión. Los lugares más habituales son: glande y otras partes del pene, y el escroto en hombres; vulva, vagina y cervix, en mujeres. La boca, ano y cara interna de los muslos puede también ser un sitio de infección en ambos sexos.

    Estas personas pueden sufrir infecciones en varios órganos, como por ejemplo:

    • Queratitis herpética del ojo.

    • Infección persistente de la piel y membranas mucosas de la nariz, boca y garganta.

    • Esófago (esofagitis herpética).

    • Hígado (hepatitis herpética).

    • Cerebro (encefalitis).

    SÍNTOMAS

    • Inicialmente, sensación de calor, picor y color rosado.

    • Ampollas dolorosas llenas de fluido en el área genital o rectal.

    • Pequeñas ampollas que se funden para formar una ampolla larga.

    • Costras amarillas que se forman en las ampollas al principio de la fase de curación.

    • Fiebre suave.

    • Bultos en la ingle (linfadenopatía inguinal).

    • Micciones difíciles y dolorosas (disuria).

    • Micciones titubeantes.

    • Aumento en la frecuencia y urgencia de las micciones.

    • Relación sexual dolorosa

    • Incontinencia urinaria.

    • Llagas genitales.

    Tratamiento

    Es importante acudir al médico para que realice pruebas de diagnóstico e inicie el tratamiento lo antes posible. Actualmente ningún tratamiento puede curar el herpes genital, pero existen medicamentos antivirales que suprimen la multiplicación del virus, aceleran la curación y disminuyen el malestar. Entre ellos tenemos el aciclovir y recientemente el valaciclovir cuya eficacia y seguridad se ha demostrado en herpes genital agudo y como supresor de recidivas. El aciclovir tópico es también efectivo, pero debe ser aplicado más de 5 veces al día. Durante las primeras 24 horas es conveniente aplicar la pomada cada hora, lo que reducirá mucho el tiempo de curación.

    Si las recurrencias no son muy frecuentes y la persona está familiarizada con los síntomas y signos iniciales de las recurrencias (picor, hormigueo, dolor de espalda y a lo largo de la parte posterior de la pierna) el tratamiento puede usarse para parar o suprimir estos episodios (tratamiento episódico). Sin embargo, si las recurrencias son frecuentes, graves o afectan a la vida de la persona, puede ser necesario tomar la medicación a diario durante un período de tiempo para prevenir las recurrencias, constituyendo un tratamiento de mantenimiento.

    Condilomas

    Los condilomas acuminados o verrugas venéreas se producen por algunos tipos de VPH. En cambios las verrugas de otras partes del cuerpo se producen por otros virus. Los condilomas acuminados se transmiten por contagio sexual, apareciendo dentro de los 3 meses del contacto con el enfermo. En Estados Unidos se calcula que cada año se diagnostican un millón de casos nuevos.

    En la mujer los condilomas aparecen en los labios vulvares, vagina, cuello uterino o cerca del ano. En el varón aparecen en el pene y en el escroto, y en la proximidad anal si tiene realciones homosexuales. La evolución de las lesiones es imprevisible: pueden desaparecer, crecer o permanecer estables.

    Diagnóstico de los condilomas

    Cuando una persona presenta formaciones de aspecto verrugoso en la zona genital o en su proximidad debe acudir al ginecólogo. El diagnóstico se realiza viendo las lesiones. Además, se deben buscar otras lesiones que relacionadas con los VPH.

    Para mejorar la visualización de lesiones dudosas se puede aplicar ácido acético y usar el colposcopio. En los casos dudosos se puede practicar una citología o una biopsia. Hay una serie de pruebas que permiten determinar el tipo de VPH que produce la infección y si existe riesgo de que aparezca un cáncer de cuello uterino o si existe riesgo de transmisión fetal en el caso de embarazo.

    Tratamiento de los condilomas

    El tratamiento depende del tamaño, el sitio donde está la lesión y los síntomas que provoca. Aunque se logre eliminar la lesión verrugosa, el virus no se consigue erradicar y los condilomas reaparecen. En Estados Unidos se aprobado una crema de imiquimod que se puede aplicar sobre las lesiones.

    Otros tratamientos incluyen la aplicación de solución de podofilino al 0,5 %, que no se debe emplear en caso de embarazo por producir alteraciones fetales ya que se absorbe. También se puede emplear 5-fluouracilo al 5 % que tampoco se puede emplear en caso de embarazo, o ácido tricloroacético.

    Las pequeñas verrugas se pueden eliminar con criocirugía o electrocirugía. En algunos casos de lesiones amplias se puede emplear el láser. También se ha empleado el interferón alfa inyectado directamente sobre la lesión.