ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual)

Relaciones sexuales. Bacterias. Hongos. Evolución. Tratamiento

  • Enviado por: Jacobo Verbitzky
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 7 páginas
publicidad

ENFERMEDADES DE TRANSMICION SEXUAL

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son un grupo heterogéneo de padecimientos que se adquieren a través de las relaciones coitales sin responsabilidad, generalmente como consecuencia de una falta de educación y conocimientos sobre la sexualidad humana por parte de los padres y de los educadores, en cuya causa están implicados más de 20 microorganismos. Se estima que al día se presentan 685,000 infecciones y 250 millones al año. Las ETS son un problema de salud pública en todo el mundo ; sin embargo, son los países en desarrollo los que se ven principalmente afectados. Según cálculos para el año 2000, 85% de la población sexualmente activa estará en los países en desarrollo, por lo que es inevitable que se produzca también un aumento de las ETS. Dada la frecuencia de estas enfermedades cabe esperar que el número de complicaciones asociadas sea también muy grande. La negativa de los gobiernos para admitir la existencia de las altas prevalencias de ETS ; la falta de servicios con experiencia para atender estos padecimientos, así como la limitación para realizar exámenes de detección de las ETS a las personas que buscan atención para otros problemas de salud, son condiciones que prevalecen. No existe en el horizonte ninguna perspectiva de disminución de las ETS como problema de salud. La diversidad de agentes infecciosos, la dificultad para obtener vacunas, la existencia de problemas de tratamiento, especialmente por resistencia a los antibióticos de algunas bacterias y la escasa disponibilidad de fármacos activos contra infecciones de origen viral, dificultan la esperanza de que las autoridades sanitarias tengan un mayor impacto en el futuro inmediato.

Todas las enfermedades infecciosas son el resultado de una interacción entre un agente causal al que se atribuye el desencadenamiento de la enfermedad y una persona vulnerable. No todas las enfermedades infecciosas son contagiosas ; en realidad son provocadas por microorganismos que pueden transmitirse del enfermo, o incluso de un portador no enfermo al individuo sano, siempre que éste sea susceptible de padecer la enfermedad.

En la mayor parte de las ETS el reservorio y la fuente de infección coinciden en la persona enferma o portadora. El ambiente donde se encuentra el germen se denomina reservorio de la infección ; sin éste, los agentes infecciosos, como organismos vivos, no sobrevivirían y por lo tanto no tendían oportunidad de provocar ningún tipo de interacción con el huésped. La fuente de infección es el depósito de gérmenes que entra en contacto con el huésped susceptible. Por ello debemos considerar la forma o vía de salida del agente a partir de la fuente de infección y la vía de entrada en el huésped susceptible. No todos los tipos de contacto implican el mismo riesgo, las vías de salida y de entrada más importantes en la transmisión de las ETS son, sin duda, los órganos genitales : la mucosa uretral, el glande, la mucosa vaginal y de la vulva y la mucosa anal.

La variabilidad de las relaciones sexuales, pero particularmente aquellas en que existe penetración con intercambios de líquidos orgánicos, facilitan el contagio. Así, el contacto con el semen o las secreciones vaginales a partir de una lesión de la mucosa implicará mayor riesgo de contagio.

En la actualidad, la mayor parte de las ETS no provocan una mortalidad notable ni tiene una letalidad elevada, desde luego con excepción del SIDA. Además de las complicaciones y secuelas de las ETS, existe una estrecha relación entre las infecciones por el virus del SIDA y las demás enfermedades de transmisión sexual, pues las de tipo ulcerativo y de otra índole facilitan la transmisión del VIH y el contagio con éste durante el contacto sexual. El riesgo de transmisión puede aumentar de 2 a 10 veces en presencia de infección por chlamydia, gonorrea, sífilis o tricomoniasis. La infección por VIH también afecta a las demás ETS.

En los países que hay series históricas de información, éstas muestran un descenso considerable después de la ll Guerra Mundial debido al empleo de la penicilina. Durante la década de los setenta se presentó un incremento atribuido a la liberación de las costumbres sexuales, la llamada revolución sexual, y a un aumento en la población sexualmente activa.

Los estudios realizados en países como Sudamérica, Africa central y el Sudeste asiático coinciden con la apreciación de que éstas enfermedades son un problema mucho más importante en los países en desarrollo que en los países del mundo industrializado. Se estima que 685,000 personas se infectan diariamente con alguna ETS. Anualmente se registran 250 millones de casos nuevos en todo el mundo. Mientras que la incidencia anual de ETS en países desarrollados está alrededor de 1 a 5 casos por mil habitantes, en zonas de Africa central o países como Brasil o Tailandia la frecuencia en la población general oscila entre los 5 y 20 casos por cien habitantes por año.

A continuación se presenta un cuadro de los microorganismos causantes de las ETS mas comunes :

BACTERIAS Neiseria gonorrhoeae

Chlamydia trachomatis

Treponema pallidum

Hemophilus ducreyi

Mycoplasma hominis

Ureaplasma urealyticum

Calymnatobacterium granulomatis

Shigella spp

Campylobacter spp

Estreptococo grupo B

Gardnerella vaginalis

Mobiluncus spp

Hongos Candida albicans

Ectoparásitos Phthirus pubis

Sarcoptes scabiei

Virus Herpes (alfa) tipos 1 y 2 del herpes simplex

Herpes (beta) tipo 5 del citomegalovirus

Hepatitis B

Papiloma humano

Molusco contagioso

Virus de la insuficiencia Humana (VIH)

Protozoarios Entamoeba histolytica

Giardia lamblia

Trichomonas vaginalis

En México como en la mayor parte de los países en desarrollo, se han realizado pocos estudios sobre ETS, ya que no existe un programa operativo eficiente. Los registros disponibles deben considerarse aproximados, ya que no todas las enfermedades son de reporte obligatorio y el subregistro que existe es importante

No hay ninguna razón para pensar que el problema de las ETS de los países en desarrollo vaya a solucionarse a corto o mediano plazo, porque las tendencias económicas y demográficas actuales favorecen un aumento del problema.

Aunque no es posible esperar una disminución importante de las ETS en los próximos años, si es posible, con la aplicación de medidas de preventivas, desarrollar estrategias que reduzcan las repercusiones sociales y económicas que las ETS producen. Es factible disminuir el sufrimiento para los enfermos al contrarrestar los enfoques de culpabilidad de las víctimas y mediante asistencia adecuada, así como disminuir la frecuencia de complicaciones y secuelas, especialmente las relacionadas con una vigilancia inadecuada del embarazo y la asistencia del parto.

Las enfermedades de transmisión sexual pueden ser graves, y amenazan la salud en diversas formas : pueden causar esterilidad, infertilidad, muerte fetal, abortos, ceguera, daños cerebrales e incluso, la muerte. Muchas de estas infecciones se transmiten de la madre al feto o al recién nacido y producen malformaciones congénitas, o bien, se presenta la infección en el niño desde el nacimiento.

A continuación se resumen algunas de las enfermedades de transmisión sexual mas frecuentes.

TRICOMONIASIS : La Tricomoniasis es la más frecuente de las infecciones transmitidas por contacto sexual. En las mujeres se manifiesta por flujo amarillento, de mal olor, comezón y ardor vulvar. También pueden presentar dolor abdominal bajo y durante las relaciones sexuales. En los hombres la infección en asintomática, pero eventualmente pueden presentar ardor al orinar.

CHLAMYDIASIS : Existen 2 variantes de Chlamydia que afectan al ser humano. Una es causante del linfogranulaoma venéreo y la otra del tracoma. En el caso del linfogranuloma venéreo la lesión típica consiste en una pequeña roncha o úlcera no dolorosa, que aparece de 3 a 12 días después de la exposición y muchas veces pasa inadvertida. Dos a cuatro semanas después aparece una gran inflamación de los ganglios inguinales (bubón satélite), que pueden abrirse a la piel con secreción purulenta. En estos casos puede haber fiebre, cefalea, náusea y dolor muscular. El tracoma es una variedad que generalmente no produce síntomas en la mujer, pero puede manifestarse por flujo vaginal y dolor abdominal. En el hombre existe uretritis con secreción uretral y molestias al orinar.

GONORREA : Es una infección causada por una bacteria llamada Neisseria gonorrhoeae o gonococo. Esta bacteria es altamente contagiosa y produce manifestaciones clínicas de 2 a 5 días después de que ha tenido contacto con ella, principalmente durante el coito. En los hombres produce malestar en la uretra, como comezón, ardor leve o aumento en el número de veces que se orina. Posteriormente aparece una secreción espesa que escurre por el pene y en pocas horas se vuelve purulenta (“gota militar”), acompañandose de ardor al orinar. Estas molestias pueden persistir de 1 a 2 semanas. Si no se da tratamiento, la infección se extiende hacia el interior de la próstata, vesículas seminales y el epididimo (genitales internos). En las mujeres, la gonorrea se manifiesta por flujo vaginal y dolor al orinar. Cuando la infección abarca el tracto genitourinario alto, útero y trompas, puede causar dolor abdominal, sangrado irregular y ocasionalmente fiebre. Sin embargo, en más del 50 % de los casos de infección no produce síntomas.

SIFILIS : La sífilis es una infección causada por una bacteria llamada Treponema pallidum, conocida también como espiroqueta por su forma en espiral. Entra al cuerpo a través de heridas en la piel o en las mucosas, por lo que puede transmitirse por contacto vaginal, rectal u orogenital. La sífilis primaria se caracteriza por la aparición de una lesión ulcerada en el sitio de entrada del treponema, llamado “chancro de inclusión”. Es una lesión única y no dolorosa, que en el hombre puede aparecer un el pene o en la región perianal y en la mujer en genitales externos o en el cervix, esta lesión es contagiosa, pero desaparece entre 3 y 6 semanas aun sin tratamiento. La sífilis secundaria se manifiesta de 3 a 6 semanas después de la aparición del chancro, y se presenta como una enfermedad sistémica con fiebre, dolor muscular, cefalea, fatiga y perdida de peso. Estas lesiones no son dolorosas ni pruriginosas, pero sí son altamente infectantes.

HERPES GENITAL : Es una infección producida por un virus, que se caracteriza por la aparición de vesículas muy dolorosas en las mucosas o genitales, las cuales evolucionan rápidamente a úlceras con borde rojizo. Al mismo tiempo puede presentarse fiebre, cefalea, fatiga, etc. Las lesiones desaparecen en días o semanas, pero frecuentemente el paciente queda como portador. En estos casos, el contagio puede suceder aun en ausencia de las lesiones características.

HEPATITIS B : Es una enfermedad producida por un virus que puede transmitirse sexualmente. Se caracteriza por una gran variedad de síntomas que aparecen entre 60 a 120 días después de haber ocurrido el contagio. Los síntomas iniciales pueden ser : fiebre, malestar general, fatiga, dolores articulares y exantema. Posteriormente se presenta dolor en el área hepática por inflamación del hígado, coloración en la orina (coluria) y heces pálidas (acolia). El 95% de los pacientes se recuperan totalmente en 6 a 8 semanas, sin medicamentos.