Etología: ovinos

Merino precoz. Monta. Reproducción sexual. Machos. Hembras

  • Enviado por: Alejandro Muñoz
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

PRÁCTICA 2:COMPORTAMIENTO DEL MERINO PRECOZ DURANTE LA MONTA

Introducción

El Merino precoz es una variedad ovina, seleccionada en Francia mediante la cría en pureza de efectivos de la raza merina española.Se caracteriza por que:

Mantiene la misma rusticidad que el merino

Tiene mayor formato

Presenta una arquitectura corporal maciza

Presenta una mayor rapidez de crecimiento

Actualmente, en la mayoría de las explotaciones ovinas, durante el periodo reproductivo se dan las siguientes fases en el sistema de manejo:

1. Se realiza la sincronización del celo en las hembras, mediante la colocación de esponjas vaginales, impregnadas con un progestágeno que detiene la actividad ovárica en cualquier parle del ciclo, y que una vez retirada posibilita la reanudación del mismo.

2. La realización de montas dirigidas en las que el ganadero selecciona previamente las parejas de reproductores, eligiendo el lugar y el momento del apareamiento.

Objetivos del estudio

l.Estudiar el comportamiento de machos y hembras durante las montas dirigidas.

2.Identificar los comportamientos relacionados con el éxito o fracaso de las montas.

3.Evaluar la influencia de algunas características de los reproductores (edad, estatus social y morfología) sobre el comportamiento y eficacia de las montas.

Material y método

Un rebaño de reproductoras de 300 ovejas de edades comprendidas entre 1 y 10 años se separaron en 6 lotes de 50 ovejas cada uno, sicronizándosele el celo a cada lote con un desfase de dos días. El grupo de sementales estaba formado por 23 ejemplares con un rango de edad de 1 a 6 años.

A cada semental se le dispuso un pequeño corral de monta (23 corrales), al cual los machos solamente accedían para cubrir. Estos comenzaban a introducirse de forma gradual, y una vez que copulaban con una de las hembras se les sacaba rápidamente y se les pasaba a otrocorral en el margen izquierdo del aprisco, terminada una primera ronda las ovejas cubiertas se sacaban fuera del mismo.

Se registraron un total de 595 montas, en las que se anotó:

Tiempo de reacción, tiempo que trascurre desde que el macho entra en el corral de monta hasta que cubre a la hembra.

Número de montas falladas, aquí se incluyen los intentos de montas que no llegaban a cópula

Además de los comportamientos durante el cortejo y el apareamiento en machos y hembras:

Olisquear vulva: el macho aproxima su región nasal a la zona perineal de la oveja e incluso pude llegar a rozarle los genitales externos.

Perseguir hembras: el macho corre tras la hembra con la cabeza muy próxima a la cola.

Golpear con patas: el macho extiende una de las patas anteriores y entonces la dobla dando un golpe rápido sobre la hembra.

Reflejo olfatorio: el macho alza la cabeza y levanta el labio superior.

Torpe:el macho se muestra lento y poco hábil ante la hembra.

Ahuecar rabo: La hembra levanta el rabo dejando a la vista del macho la zona perineal.

Mover el rabo.. La hembra realiza movimiento con su cola.

Dar vueltas, Pernianecer tumbada y Huir

Toma de datos para el desarrollo de la práctica

Tras la visualización completa de la cinta proceso de la monta se procederá a la toma de datos consistente en anotar en la matriz adj un ta todas las observaciones posibles correspondientes a cada casilla.

Una vez recogidos los datos se introducen en el ordenador y se procesan con un paquete estadístico que resume y analiza la información obtenida.

Resultados obtenidos con la observación de 595 montas

Hemos visto cómo algunas montas pueden considerarse como no exitosas ya que han de realizarse con ayuda del pastor En total el porcentaje de montas no exitosas es de un 6%.

Estas montas implican, lógicamente, un mayor tiempo de reacción y un mayor intento de montas fallidas que las montas exitosas (realizadas sin ayuda del pastor).

La edad y experiencia de la hembra es un factor importante asociado con el éxito o fracaso de las montas. Así un 60% de las hembras de un año necesitan ayuda, frente a un 5% de hembras de más de un ano que también necesitan ayuda.

El comportamiento de las hembras también incide en el éxito de la cópula, lo que nos permite identificar los comportamientos de receptividad de las hembras (asociados al éxito: mover rabo y ahuecar rabo) y los comportamientos de rechazo de las hembras (asociados al fracaso: fundamentalmente el comportamiento de huida).

Puede comprobarse que los comportamientos de receptividad y rechazo de las hembras están asociados con algunas características de los machos reproductores, como la jerarquía de dominancia o la existencia o no de cuernas. Así las hembras mueven y ahuecar el rabo con mayor frecuencia hacia los machos dominantes y con cuernas, mientras que huyen con mayor frecuencia de los subordinados y sin cuernas.

Conclusiones

Las prácticas de manejo llevadas a cabo durante las montas dirigidas en la mayoría de los sistemas actuales de explotación del merino imponen restricciones al comportamiento precopulatorio de machos y hembras, que no es tenido en cuenta, y limitan drásticamente la posibilidad de elección de pareja por parte de las hembras.

Los resultados ponen de manifiesto, que incluso en estas condiciones, se observan claras diferencias de comportamiento de receptividad de las hembras en función de algunas características de los machos (dominancia y cuernas).

Los comportamientos precopulatorios inciden además en la marcha del proceso de monta, facilitando o dificultando el mismo sistema de manejo, y es posible que incluso incidan en la rentabilidad del mismo, es decir en la producción.