Ética

Orígenes. Metodología. Características. Moral. Conciencia. Comunidad

  • Enviado por: Romaldito
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 12 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

ÉTICA

Definiciones y conceptos

Origen de la ética.

La buena vida y como vivirla han de haber constituido desde siempre el tema de la especulación humana. En toda la diversidad de sus actos, el hombre se ve que no conducirá al éxito una manera simplemente cualquiera de hacerlos, si no que hay una buena y una malas maneras.

Hubo de ser muy pronto en la historia de la humanidad, cuando el hombre se dio cuenta de esta pregunta podía formularse acerca de la vida en su conjunto, ¿hay una forma buena y una forma mala de vivir, de reunir todos estos actos en el transcurso de una vida? ¿Existe un tipo, un modelo, un ideal de la buena vida?, y cuan imperativa es la exigencia de seguirlo?.

No poseemos registro alguno de semejantes especulaciones primitivas, pero encontramos en ,los albores de la historia, que el hombre se había planteado ya estas preguntas y les había dado alguna forma de respuesta. En efecto, encontramos que existen ya y están incorporados a las costumbres de la tribu códices de costumbres mas bien complicados. Se trata en esto de un conocimiento pre-científico, sujeto a todos los errores y las vicisitudes del pensamiento no científico, pero es lo cierto, con todo, que, a partir del material sugerido por estos códigos primitivos de conducta, una inteligencia despierta podría elaborar una ciencia de la buena vida.

La transición del conocimiento no científico al conocimiento científico empezó, en nuestra cultura occidental, con los griegos. En el siglo VI Antes de Jesucristo habían reducido las especulaciones primitivas a una especie de orden o sistema y lo habían integrado en un cuerpo general de sabiduría llamado filosofía. Después de un periodo brillante de especulación sobre la estructura del universo, empezaron en los días de los sofistas y de Sócrates, a dirigir su insaciable curiosidad hacia sí mismos, hacia la vida humana y la sociedad. Nada era demasiado sagrado para su indagación penetrante. En cuanto a navegantes y colonizadores habían estado en contacto con diversos pueblos circundantes y había llamado su atención la diversidad de costumbres, leyes o instituciones imperantes. Empezaron a preguntarse a sí mismos si, después de todo , las suyas eran realmente tan superiores y, de ser así, por qué.- Con el tiempo, su estudio llevó a un examen de toda la conducta humana, y esta parte de la filosofía la llamaron ética.

La palabra ética proviene de ethos, esto es, la forma alargada de ethos. Ambas palabras significan costumbre, pero ethos indica un tipo más fijo de costumbres y se utiliza a menudo para designar el carácter del hombre. La palabra latina para costumbre es mos, y su plural mores, es el equivalente del ethos griego. De mores derivamos las palabras moral y moralidad. La ética es llamada también filosofía moral.

Por derivación de la palabra, pues, la ética es el estudio de las costumbres humanas. Algunas de éstas son meras convenciones , como las formas de lenguaje y la etiqueta. Se trata en una parte del mundo a otra y de un momento a otro, y nos damos cuenta de que podemos cambiarlos a voluntad. Son maneras , no moral. Pero hay otras costumbres, en cambio, que parecen más fundamentales, como la de decir la verdad, de pagar las deudas, de honrar a nuestros padres y de respetar las vidas y la propiedad ajenas. Sentimos que semejante conducta es no sólo costumbre, sino también, tal como debe ser, y que apartarse de ella estaría mal; que resulta no se un capricho arbitrario, sino de un principio inherente al propio ser humano. Esta es la moral, y es únicamente de ésta que trata la ética. Así, pues la ética es el estudio de lo que esta bien y lo que está mal, de lo bueno y lo malo en la conducta humana.

Objeto Material y Formal de la ética.

La ética, tal como la historia de la filosofía la define, tiene como objeto la interpretación de este hecho de la vida humana, esto es: el conocimiento de lo que está bien y lo que está mas en la conducta humana. En la raza humana considerada en su conjunto encontramos una tendencia en el sentido de juzgar que hay tres clases de actos.

1.- Aquellos que el hombre debería hacer.

2.- Aquellos que no debería hacer.

3.- Aquellos que puede hacer o dejar de hacer.

En este momento de nuestro estudio no decidimos todavía si este juicio es acertado o erróneo, sino que observamos simplemente que constituye un hecho de experiencia el que los hombres juzguen en esta forma. Se consideran estos juicios como tan importantes, que los hombres dirigen sus vida entera de acuerdo con ellos y sacrifican inclusive la vida antes que desviarse de los mismos. Aplicamos estos juicios no sólo a nuestra propia conducta, sino también a la conducta de los demás: castigamos a los individuos y los condenamos inclusive a muerte por haber lo que creemos que no deberían hacer, o por no hacer lo que creemos que deberían hacer. El individuo que hace lo que le da la gana, sin consideración alguna de aquello que debería hacer, es declarado fuera de la ley y perseguido y cazado como una bestia fiera.

La filosofía en cuanto interpretación de la vida humana, no puede permitirse pasar por alto un hecho de tamaña significación sino que ha de investigar y averiguar todo lo que implica. Si los individuos están en lo cierto al distinguir lo que está bien de lo que está mal, necesitamos saber por qué y con fundamento en cuáles razones dicho juicio se justifica . Y si los individuos están equivocados al distinguir lo que está bien de lo que está mal, necesitamos también saber por qué y de qué modo se deja explicar este error global. Sin prejuzgar el caso ni en un sentido ni en otro, la ética es un estudio necesario con un amplio y legítimo campo de investigación.

Toda rama separada de aprendizaje ha de tener una materia que estudia desde un aspecto o punto de vista determinados. La materia de estudio de la ética es la conducta humana, esto es, aquellos actos que el individuo ejecuta consciente y voluntariamente y de los que, por consiguiente es responsable. El aspecto o punto de vista desde el cual la ética estudia la conducta humana es el del bien y del mal de lo que debe y lo que no debe ser, por servirnos de la palabra debe, que es el verdadero verbo de todo juicio ético. La ética no está interesada en aquello que el individuo hace, como no sea para compararlo con aquello que debería hacer. Decimos que están bien los actos que el individuo debería hacer , y que están mal los actos que no debería hacer. Los autores éticos de casi todos los matices de opinión están de acuerdo en que la investigación del deber ser constituye la característica distintiva de la ética, lo que la distingue de cualquiera de todos los demás estudios.

Metodología de la Ética.

Aunque la ética en su conjunto sea ciencia práctica resulta posible distinguir en ella, con todo, su aspecto más destacadamente práctico y los principios en que dicha práctica se apoya. En consecuencia, la terminología actual distingue entre la ética normativa,´ esto es, el establecimiento de un código de normas para la vida moral, y la metaética , o el examen crítico de los conceptos juicios y procesos de razonamiento utilizados en la ética. En común con otros nombres de ciencias que contienen la preposición griega meta (más allá), la metaética es la reflexión de la propia ética sobre sí misma, en la que, yendo más allá de sí misma y volviéndose para obtener una visión crítica de sí misma, la ética juzga su propio valor como ciencia. Es necesario así, pues, que la ética se haga introspectiva y auto-consciente,. Si la ética es el estudio de la conducta humana y si la construcción de una teoría ética es uno de los empeños humanos, la ciencia de la ética debería ser ética ella misma. Y esto no podría serlo a menos que fuera veraz, con sus principios basados en conocimientos verificables y sus conclusiones válidas y lógicamente deducidas. Por consiguiente, la metaética tiende a ocuparse de la lógica y el lenguaje, ya que éstos son los medios con los que el conocimiento ético se desarrolla y expresa.

Características de la ética

Se ha expresado el punto de vista de que la ética podrá constituir un estudio interesante, pero que nunca sería en cambio, una ciencia. Y es que el mundo científico se encuentra todavía en gran parte bajo el hechizo de aquel modo de pensar del siglo XIX iniciado por Auguste Comte y conocido como positivismo, que elimina toda metafísica de la filosofía y restringe el conocimiento científico a hechos y relaciones entre hechos. Según este punto de vista , el método científico es un método de medición matemática exacta , en tanto que virtud y el vicio nunca pueden medirse en esta forma; la ciencia procede mediante predicciones basadas en hipótesis y seguidas de verificación experimental, en tanto que la conducta humana, sobre todo si se la considera como libre, es demasiado imprevisible; la ciencia se ocupa de los hechos y de las leyes que los rigen, en tanto la ética sólo se ocupa de opiniones y de lo que debería ser pero nunca es, totalmente; la ciencia se dedica al empeño obstinado de arrancarle a la naturaleza sus secretos, en tanto que la ética se pierde en la busca nebulosa de ideales y aspiraciones que siempre nos llaman, pero siempre se nos escapan.

Pero aunque no sea una ciencia exacta, la ética puede designarse como ciencia, con todo, en el sentido amplio y filosófico del término. La palabra ciencia, en el sentido de cualquier cuerpo de conocimientos sistematizados, sigue siendo de uso corriente y no cabe duda que la ética es esto. La definición de la ciencia como el conocimiento cierto de las cosas en sus causas es tradicional entre los filósofos, y la ética satisface a esta definición en grado eminente, porque , estudia el objeto o la causa final de la vida humana, los principios y las leyes que rigen el uso corriente y no cabe duda que la ética es esto. La definición de la ciencia como el conocimiento cierto de las de las cosas en sus causas es tradicional entre los filósofos, y la ética satisface a esta definición en grado eminente, porque estudia el objeto o la causa final de la vida humana, los principios y las leyes que rigen el uso de los medios para dicho fin y, al igual que toda otra ciencia, trata de establecer sus conclusiones con precisión demostrativa. Al igual que toda otra que toda otra ciencia, incluida la física, la ética tendrá sus puntos de vista discutidos, pero se mostrará que estos giran alrededor de un núcleo sólido de verdades establecidas.

Pero, ¿ no es acaso la ciencia un arte, el arte de vivir bien, más bien que una ciencia? Es ambas cosas. En cuanto ciencia, descubre, explica y demuestra las reglas de la conducta apropiada. Y en cuanto arte aplica estas reglas, en un sentido muy amplio del término a la conducta del individuo y se traduce en la buena vida realmente vivida. Una buena vida es, efectivamente una obra de arte. Pero es obvio con todo que el arte de la ética ha de ser practicado por cada persona ella misma, en cuanto forjadora de su destino y escultora de su alma, ya que, la ética sólo puede proporcionarle los principios con los que se sitúa en la categoría de las ciencias.

Las ciencias son o teóricas o prácticas; son teóricas si su objeto está en la mera contemplación de la verdad y prácticas si se orientan también hacia la acción. Puesto que la ética tiene por objeto capacitar al individuo para actuar y vivir como es debido, es una ciencia práctica, que se sitúa en algún punto entre una ciencia puramente teórica y su arte correspondiente.

La ética y las ciencias.

Aparte de su relación con las demás ramas de la filosofía, de la que forma parte, la ética se relaciona también con otras ciencias sociales y humanas. Todas ellas tienen la misma amplia materia de estudio, pero la ética se distingue de ellas por su punto de vista específico.

La antropología y la ética se ocupan las dos de las costumbres humanas en diversos niveles de la cultura y civilización. La antropología estudia el origen y el desarrollo de las costumbres humanas, pero sin formular juicio alguno acerca de su carácter moral o inmoral, en tanto que este carácter , en cambio, es lo único que interesa a la ética. La antropología atestigua la existencia de nociones morales, por extrañas que sean entre las tribus primitivas, en tanto que la ética toma de la antropología dichos datos, pero para criticar, por su parte, el valor moral de dichos conceptos y costumbres.

La psicología y la ética se ocupan ambas de la conducta humana, esto es, de las capacidades y los actos del hombre. Pero la psicología estudia de qué modo se comporta realmente el hombre, en tanto que la ética examina cómo debiera comportarse. Sanidad y santidad, una personalidad bien ajustada y un carácter moralmente bueno son, pese a una relación incidental entre ellos, cosas totalmente distintas, y así lo son también sus opuestos, la locura y el pecado, esto es, la excentricidad psíquica y la depravación moral. Aquello que motiva al individuo para un hecho, bueno o malo, es distinto del carácter bueno o malo del hecho mismo. La ética depende de la psicología para mucha información acerca de cómo trabaja la mente humana, pero pasa siempre de cómo el individuo actúa a cómo debería actuar.

La sociología, la economía, y la ciencia política estudian la vida social del individuo, y así lo hace también la ética. Pero subsiste, con todo, la misma diferencia de los puntos de vista. En efecto, estas tres ciencias se ocupan de las instituciones sociales, económicas y políticas del hombre tal como son, de lo que son y de cómo funcionan; en tanto que la ética averigua lo que deberían ser, en términos de los derechos y los deberes humanos. Una línea firme y rígida entre estas tres ciencias y entre ellas y la ética haría los cuatro estudios impracticables. El empeño por remediar los males sociales, económicos y políticos de la humanidad implica una aplicación de la ética a dichos tres campos. Semejante combinación se designa a menudo como filosofía social, económica o política. Pero la ética, en cuanto ética precisamente, conserva siempre su punto de vista específico: el debe.

El estudio del derecho se relaciona estrechamente con la ética. Sin embargo, aunque ambos se ocupan de lo que debe ser, el derecho civil y la ley moral no siempre se corresponden exactamente. En efecto, el estudio del derecho civil se ocupa únicamente de los actos externos y de la legalidad positiva, en tanto que la ética se ocupa de los actos internos de la voluntad y del tribunal de la conciencia. Hay una diferencia entre crimen y pecado, inmunidad legal y valor moral, respectabilidad externa y verdadera virtud del alma. Una mezcla de la ética y el derecho civil en un campo más amplio nos da la filosofía del derecho, esto es, el estudio de cómo deberían elaborarse e interpretarse las leyes, estudio que algunos autores llaman jurisprudencia.

El origen de la moral

La moral y la crítica no son tan propiamente objetos de !a comprensión como del gusto y el sentimiento... cuando repasamos las bibliotecas convencidos de estos principios, ¿cuáles estragos no deberemos hacer? Si tomamos en manos un libro cualquiera —de divinidad o metafísica de escuela, por ejemplo—, preguntaremos: ¿contiene algún razonamiento abstracto relativo a la cantidad o al número? No. ¿Contiene algún razonamiento experimental relativo a cuestiones de hecho y existencia? No. Pues mándalo a las llamas, porque no puede contener más que sofismo e ilusión.

Las semillas de descontento de Hume permanecieron en barbecho hasta el advenimiento del positivismo, bajo Auguste Comte, cuyas objeciones principales fueron contra la metafísica, con todo, mas que contra la ética. De la actitud positivista general surgió la moderna escuela del positivismo lógico, que se inició en el Círculo de Viena a principios de los años 20, pero se extendió rápidamente a Inglaterra y Estados Unidos de Norteamérica, donde el empirismo y el pragmatismo le habían preparado un terreno apropiado. Este movimiento está ahora en descenso, siendo sucedido por la escuela de la filosofía analítica, que mantiene la misma actitud en una forma más conciliatoria. Convendrá mejor, para nuestros fines, considerar el positivismo lógico anterior, que representa dicha actitud en su pureza más intransigente.

Hegel fue uno de los principales pecadores, los positivistas lógicos analizan el significado de proposiciones. Según sus criterios, sólo encuentran dos clases de enunciados significativos, esto es: los enunciados de identidad y los que pueden ser verificados por la experiencia. Los enunciados de identidad son tautologías (expresión de diversas maneras o sonónimo) esto es, son ciertos, pero sin valor práctico; su dominio es el de la lógica pura y de las matemáticas puras. Únicamente los enunciados verificables de hechos pueden contribuir al progreso del conocimiento científico. Los enunciados rnetafísicos no pertenecen ni a una clase ni a la otra y han de descartarse como ni verdaderos ni falsos, pero faltos de sentido. ¿Y qué hay de los juicios de valor? Tampoco estos son tautologías o enunciados de hechos, sino que son normativos, en el sentido de que establecen reglas y expresan lo que debe ser. Así, pues, no son cognoscitivos, sino emotivos. Son deseos, exhortaciones o mandatos, pero no proposiciones auténticas. Únicamente la forma gramatical es indicativa, en tanto que aquellos son optativos o imperativos encubiertos. A. J. Ayer expresa este punto de vista en forma particularmente ciara y categórica:

Los conceptos éticos básicos no se dejan analizar, por cuanto no hay criterio alguno mediante el cual podamos verificar la validez de los juicios en los que aparecen ... la razón de que sean inanalizables es que son meros seudoconceptos. En efecto, la presencia de un símbolo ético en una proposición nada añade a su contenido de hecho. Así, por ejemplo, si digo a alguien; "usted actuó mal al robar dicho dinero" no afirmo nada más que si dijera sencillamente: "usted robó dicho dinero". Al añadir que dicho acto estuvo mal, no hago otra afirmación alguna a su respecto. No hago más que manifestar mi desaprobación moral del acto. Es como si dijera: “usted robó dicho dinero” con un tono peculiar de voz, expresivo de horror, o como si lo escribiera con la adicción de algunos puntos exclamativos especiales...

Y si ahora generalizo mi afirmación anterior y digo: “robar dinero esta mal”, formulo una frase que no tiene significado actual alguno, esto es, no expresa proposición alguna que pueda ser cierta o falsa...

En cada caso en que se podría decir corrientemente de uno que formula un juicio ético, la función de la palabra ética significativa es puramente “emotiva”. Se utiliza para expresar sentimientos acerca de determinados objetos, pero no para hacer afirmación alguna a su respecto.

Vale la pena mencionar que los términos éticos no sirven solamente para expresar sentimientos, sino que tienen asimismo por objeto despertarlos, estimulando así una acción.

La última parte de este punto de vista, de que los juicios éticos tienen por objeto influir sobre la acción en los demás, la ha desarrollado C. L. Stevenson, quien pone el acento en las discrepancias éticas y hace un empleo extenso de la definición persuasiva. Objeta que se designen los juicios éticos como faltos de significado o ni ciertos ni falsos, y creen antes bien, que su única verdad está en la parte descriptiva, según la cual el que afirma sustenta tal o cual actitud, y no en la parte emotiva, según la cual dicha actitud es calificada como buena o mala, como conforme o no conforme a lo que debe ser.

La ética ha capeado muchos temporales en su historia de 2500 años. Es razonable, pues, esperar que sobrevivirá a los dos intentos de desacreditarla que se han expuesto más arriba, esto es, su reducción a la lógica y al análisis del lenguaje, y su absorción en la religión y la teología.

La ética necesita una fundamentación firme en la metafísica y la epistemología.

Si el deber ser puede derivarse del es o no, esto es una cuestión que examinamos más adelante, pero tanto si se puede corno no, el deber ser ha de reconocerse como una característica existente de nuestro mundo y como algo que puede ser captado por la mente humana. Ya sea que se necesiten nuevos estudios para mostrar de qué modo los enunciados éticos pueden adaptarse a la lógica que ahora tenernos, o que haya que desarrollar una nueva lógica para comprenderlos. Pero no deberíamos eliminar una parte importante de la experiencia humana, en cambio, por el hecho de que no hayamos aprendido todavía a pensar correctamente a su respecto, sino que lo que procede es, antes bien, aprender a pensar en formas nuevas y mejores acerca de la experiencia que ciertamente poseemos. El positivismo lógico es ante todo una epistemología que reduce categóricamente el alcance del conocimiento humano eliminando toda metafísica y, con ésta, la sola base posible para la ética. Ahora bien, puesto que el positivismo lógico no puede establecerse él mismo, no hay razón alguna en cuya virtud la ética habría de enfocarse desde este punto de vista angosto.

La relación de la ética con la religión forma parte de una larga historia de relaciones entre la fe y la razón. La dificultad no se encuentra tanto del lado de la razón, que empezó a especular mucho antes del advenimiento de la fe cristiana en la historia, sino más bien del lado de la interpretación misma de la fe y de su punto de vista acerca de la naturaleza del hombre. Si ésta puede reconocer que la fe y la gracia son dones que refuerzan, más bien que suprimen, la bondad natural del hombre, criatura de Dios, no debería darse conflicto insoluble alguno entre !as dos. En tal caso, la ética filosófica constituirá un estudio valioso de aquello que la razón humana puede enseñar que es la vida buena para el hombre.

La ética tuvo su origen en la especulación sobre la vida buena y fue convertida por los griegos en una parte de la filosofía que ellos llamaron ética, a partir de la palabra suya que significa costumbre. Pero ésta trata solamente de las costumbres que implican la idea de lo que esta bien y lo que está mal, esto es, de la moral.

Tal como se lo concibe tradición a (mente, el objeto de la ética es estudiar el hecho de experiencia de que el hombre distingue el bien del mal y tiene el sentimiento de lo que debe ser. La materia de estudio de la ética es la conducta humana, y su punto de vista es único de lo que está bien y lo que está mal, esto es, de lo que debe ser.

La ética se relaciona con todas las ciencias humanas y sociales, pero se distingue siempre de ellas por su punto de vista único de lo que debe ser.

Si se designa a la ética como una ciencia, no es, sin duda, en el sentido de las ciencias experimentales, sino en el de las ciencia; filosóficas. En efecto, la ética es una ciencia práctica y normativa. Es también un arte que ha de ponerse en práctica en la vida propia de cada uno. Únicamente la ciencia puede enseñarse.

Actualmente distinguimos la ética normativa, esto es, un código de normas para la vida moral, de la metaética. esto es, una crítica del lenguaje y de los conceptos utilizados en el razonamiento ético. Un estudio apropiado necesita de ambas, pero éstas no necesitan mantenerse siempre separadas.

La teoría emotiva, derivada del positivismo lógico, sostiene que los juicios de valor, incluidos los de la ética, no son cognoscitivos. No son ni enunciados de identidad ni son susceptibles de verificación por la experiencia. No son más que deseos, exhortaciones o mandatos disimulados. La estructura gramatical nos induce en error haciéndonos pensar que son proposiciones que pueden ser ciertas o falsas. Los no emotivistas rechazan este punto de vista, por cuanto basado en una epistemología demasiado angosta y en una teoría inadecuada del significado. Más adelante, los analistas lingüísticos son más conciliadores, pero se limitan casi exclusivamente, con todo, a examinar el lenguaje ótico.

Algunos creen que el estudio de la moral corresponde a tal punto a la religión, que ninguna ética puramente filosófica es posible. Ha de ser o ética cristiana o teología moral. El hombre, redimido del pecado original, vive ahora en el orden de la gracia divina, y ninguna vida puramente natural es ya posible para él. Una ética filosófica trataría de un hombre hipotético que jamás ha existido. Otros no niegan esto pero prescinden de ello e insisten en que puede hacerse un estudio de la moral del hombre en el orden natural. La ética es incompleta, como lo son todos los estudios, pero esto no la impide en modo alguno ser una ciencia autónoma.

La Ética moral.

Filosofía del obrar o de los actos humanos responsables: La ciencia que procura la perfección moral o bien puro del hombre se llama ética, del griego ethos (costumbre) o del latín mos-moris (costumbre). Su objeto es la bondad o perfección moral de una vida racional ordinaria a través del libre uso de la voluntad. Por lo tanto la ética es una ciencia normativa y práctica de los actos humanos en relación con el bien moral. Su método es la razón.

Le vamos a determinar perfección a la propiedad del ser, al cual no le faltan cualidades o valores que en su naturaleza se requieran para su plena integridad: Hay perfecciones físicas, biológicas, intelectuales, estéticas, sociales, morales; Hay seres que pueden tener una perfección física pero carecen de moral. Ejemplo una mujer muy hermosa, pero deshonesta, un deportista notable pero vicioso, etc.

La perfección moral se refiere a la plenitud del acto humano, en algunos hombres existe la profunda voluntad hacia el bien y tienen un gran comportamiento moral pues obran de acuerdo a la ley moral y a su conciencia individual.

La moralidad de los actos humanos: El objeto material de la Ética, son los actos humanos o actividades realizadas por el hombre. La moralidad es la propiedad de todo acto humano en base a las normas o reglas de conducta.

Le llamamos inmoralidad cuando nuestros actos no están de acuerdo con nuestra moralidad. La amoralidad es la carencia moral o inmoral esto se da en determinado objetos, o prácticas de otras culturas.

La familia, Colonia, Comunidad.

Los valores son creaciones de la libertad humana. El hombre crea los valores y los enseña por vía oral de generación en generación. Pero lo más valioso de todo acto humano debe de ser originado en la libertad, cada persona vale por sus actos, no por la sumisión a una jerarquía de valores ya hechos, por ello no hay hombres auténticos porque se actúa cobardemente de mala fe, autoengañándose, llevando en si la envidia, el egoísmo, la mala voluntad, la ira, por ello siempre hay un fracaso por vivir existencias absurdas, pasionales, viviendo de imágenes de intereses y por el dominio de unos a otros a través de la riqueza y la posición viviendo al amor por la pasión y el interés.

REFLEXIÓN

Piensa que la voz interior que conduce a todo hombre por donde debe, y que solo es desdichado aquel que, en vez de escuchar la voz de quien desde lo más profundo de su ser le guía y advierte. Se deja seducir por las voces externas del mundo, donde están entronizados el mal, la injusticia, la ambición, la crueldad y el dominio de los fuertes sobre los débiles. Lucha contra todo lo que no implique verdad, justicia, amor, piedad y libertad. Para el ser humano. Si eres sabio, pero no participas en la vida de tus contemporáneos, si no participas del dolor ajeno y no combates a quienes lo causan. Todo cuanto hayas aprendido, no te servirá de nada. Serás luz que no alumbra y agua que no riega, ni fecunda la tierra.

En vez de ser piedra angular de tu vida y la de los demás. Serás solamente un guijarro en un arroyo seco.

La Estructura del Acto Moral.

Existen, pues, dos clases de virtud, la dianoética y la ética. La dianoética se origina y crece principalemente por la enseñanza, y por ello requiere experiencia y tiempo; la ética, en cambio, procede de la costumbre, como lo indica el nombre que varía ligeramente del de <<costumbre>>. De este hecho resulta claro que ninguna de las virtudes éticas se produce en nosotros por naturaleza.

No por ver muchas veces u oír muchas veces adquirimos los sentidos, sino al revés: los usamos porque los tenemos, no los tenemos por haberlos usado. En cambio, adquirimos las virtudes como resultado de actividades anteriores-

Los legisladores hacen buenos a los ciudadanos haciéndoles adquirir ciertos hábitos, y ésta es la voluntad de todo legislador; pero los legisladores que no lo hacen bien yerran, y con esto se distingue el buen régimen del malo.

Además, las mismas causas y los mismos medios producen y destruyen toda virtud, lo mismo que las artes; pues tocando la citara se hacen tanto los buenos como los malos citaristas, y de manera análoga los constructores de casas y todo lo demás: pues construyendo bien serán buenos constructores, y construyendo mal, malos.

Nuestra actuación en los peligros acostumbrándonos a tener miedo o coraje nos hace valientes o cobardes; y lo mismo ocurre con los apetitos y la ira: unos se vuelven moderados y mansos, otros licenciosos e iracundos, los unos por haberse comportado así en estas materias, y los otros de otro modo.

Ahora bien, que hemos de actuar de acuerdo con la recta razón.

Así sucede también con la moderación, virilidad y demás virtudes: pues el que huye de todo y tiene miedo y no resiste nada se vuelve cobarde; el que no teme absolutamente a nada y se lanza a todos los peligros, temerario; asimismo, el que disfruta de todos los placeres y no se abstiene de ninguno, se hace licencioso, y el que los evita todos como los rústicos, una persona insensible. Así pues, la moderación y la virilidad se destruyen por el exceso y por el defecto, pero se conservan por el término medio.

El hombre que se abstiene de los placeres corporales y se complace en eso mismo es moderado; el que contraría, intemperante; el que hace frente a los peligros y se complace o, al menos, no se contrista, es valiente; el que se contrista, cobarde. La virtud moral, en efecto, se relaciona con los placeres y dolores, pues hacemos lo malo a causa del placer, y nos apartamos del bien a causa del dolor. Por ello, debemos haber sido educados en cierto modo desde jóvenes, como dice Platón, para podernos alegrar y dolernos como es debido, pues en esto radica la buena educación.

En efecto, siendo tres los objetos de preferencia y tres los de aversión —lo bello, lo conveniente y lo agradable, y sus contrarios, lo vergonzoso, lo perjudicial y lo penoso—, el hombre bueno acierta en todas estas cosas, mientras el mano yerra, especialmente respecto del placer; pues éste es común.

También regulamos nuestras acciones, unas más y otras menos, por el placer y el dolor. Por eso, es necesario que estas cosas sean el objeto de todo nuestro estudio; pues al complacerse y contristarse bien o mal no es de pequeña importancia para las acciones. Pero, además, como dice Heráclito, es más difícil luchar con el placer que con la ira, y de lo que es más difícil uno puede siempre adquirir un arte y una virtud, pues incluso lo bueno es mejor en este caso. De tal manera que todo el estudio de la virtud y de la política está en relación con el placer y el dolor, puesto que el que se sirve bien de ellos, será bueno, y el que se sirve mal, malo. Quede, pues, establecido que la virtud se refiere a placeres y dolores; que crece por las mismas acciones que la produce y es destrozada si no actúa de la misma manera, y que se ejercita en las mismas cosas que le dieron origen.

Así las acciones se llaman justas y moderadas cuando son tales que un hombre justo y moderado podría realizarlas; y es justo y moderado no el que las hace, sino el que las hace como las hacen los justos y moderados.

Pero la mayoría no ejerce estas cosas, sino que, refugiándose en la teoría, creen filosofar y poder, así, ser hombres virtuosos; se comportan como los enfermos que escuchan con atención a los médicos, pero no hacen nada de lo que les prescriben. Y, así como estos pacientes no sanarán del cuerpo con tal tratamiento, tampoco aquellos sanarán el alma con tal filosofía.

Entiendo por pasiones, apetencia, ira, miedo, coraje, envidia, alegría, amor, odio, deseo, celos, compasión y, en general, todo lo que va acompañado de placer o dolor. Por facultades, aquellas capacidades en virtud de las cuales se dice que estamos afectados por estas pasiones.

Ni las virtudes ni los vicios son pasiones, porque no se nos llama buenos o malos por nuestras pasiones, sino por nuestras virtudes y nuestros vicios; y se nos elogia o censura no por nuestras pasiones (pues no se elogia al que tiene miedo ni al que se encoleriza, ni se censura al que se encoleriza por nada, sino al que lo hace de cierta manera), sino por nuestras virtudes y vicios. Además, nos encolerizamos o tememos sin elección deliberada, mientras que las virtudes son una especie de elecciones o no se adquieren sin elección. Finalmente, por lo que respecta a las pasiones se dice que nos mueven, pero en cuanto a las virtudes y vicios se dice no que nos mueven, sino que nos disponen de cierta manera.

La virtud del caballo hace bueno el caballo útil para correr, para llevar el jinete y para hacer frente a los enemigos. Si esto es así en todos los caso, la virtud del hombre será también el modo de ser por el cual el hombre se hace bueno y por el cual realiza bien su función propia.

Entonces, si toda ciencia cumple bien su función, mirando al término medio y dirigiendo hacia éste sus obras (de ahí procede lo que suele decirse de las obras excelente, que no se les puede quitar ni añadir nada, porque tanto el exceso como el defecto destruyen la perfección, mientras que el término medio la conserva, y los buenos artistas, como decíamos, trabajan con los ojos puestos en él); y si, por otra parte, la virtud, como la naturaleza, es más exacta y mejor que todo arte, tendrá que tender al término medio. Estoy hablando de la virtud ética, pues ésta se refiere a las pasiones y acciones, y en ellas hay exceso, defecto y término medio. Por ejemplo, cuando tenemos las pasiones de temor, osadía, apetencia, ira, compasión, y placer y dolor en general, caben el más y el menos, y ninguno de los dos está bien; pero si tenemos estas pasiones cuando es debido, y por aquellas cosas y hacia aquellas personas debidas, y por el motivo y de la manera que se debe, entonces hay un término medio y excelente; y en ello radica, precisamente, la virtud.

Los hombres sólo son buenos de una manera, malos de muchas.

Sin embargo, no toda acción ni toda pasión admiten el término medio, pues hay algunas cuyo solo nombre implica la idea de perversidad, por ejemplo, la malignidad, la desvergüenza, la envidia; y entre las acciones, el adulterio, el robo y el homicidio. Pues todas estas cosas y otras semejantes se llaman así por ser malas en sí mismas, no por sus excesos ni por sus defectos. Por tanto, no es posible nunca acertar con ellas, sino que siempre se yerra. Y en relación con estas cosas, no hay problema de si está bien o mal hacerlas, por ejemplo, cometer adulterio con la mujer debida y cuando y como es debido, sino que al realizarlas es, en absoluto, erróneo. Igualmente lo es el creer que en la injusticia, la cobardía y el desenfreno hay término medio, exceso y defecto; pues, entonces, habría un término medio del exceso y del defecto, y un exceso del exceso y un defecto del defecto.

En relación con el dar y recibir dinero, el término medio es la liberalidad, el exceso y el defecto son, respectivamente, la prodigalidad y la tacañería. En estos dos vicios, el exceso y el defecto se presentan de manera contraria: el pródigo se excede en gastarlo, y se queda atrás en adquirirlo; el tacaño se excede en la adquisición, y es parco en el desprendimiento.

Respecto del dinero hay también otras disposiciones: un término medio, la esplendidez (pues el hombre espléndido difiere del liberal: el primero maneja grandes sumas, el segundo pequeñas); un exceso, la extravagancia y la vulgaridad, y un defecto, la mezquindad. Estas disposiciones difieren de las que se refieren a la liberalidad; de qué manera difieren, se dirá más adelante.

En relación con el honor y con el deshonor, el término medio es la magnanimidad; al exceso se le llama vanidad, y al defecto pusilanimidad. Y, así como dijimos que la liberalidad guarda relación con la esplendidez, de la que se distinguía por referirse a cantidades pequeñas, así también se relaciona con la magnanimidad, ya que ésta se refiere a grandes honores, mientras que aquélla se refiere a los pequeños; es posible, en efecto, desear honor como es debido, más de los debido o menos, y el que se excede en sus deseos es llamado ambicioso, el que se queda corto, hombre sin ambición, y el medio carece de nombre; sus disposiciones tampoco tienen nombre, excepto la del ambicioso, que se llama ambición. Es por eso por lo que los extremos pretenden obtener el término intermedio, y nosotros, también, unas veces llamamos al intermedio ambicioso y, otras veces, hombres sin ambición, y unas veces elogiamos al ambicioso y, otras al hombre sin ambición.

Respecto del que se complace en divertir a los otros, el término medio es gracioso, y la disposición, gracia; el exceso, bufonería, y el que la tiene, bufón; y el deficiente, rústico, y su disposición, rusticidad. En cuanto al agrado en las restantes cosas de la vida, el que es agradable como se debe es amable, y la disposición intermedia, amabilidad; el excesivo, si no tienen mira alguna, obsequioso, si es por utilidad, adulador, y el deficiente y en todo desagradable, quisquillosos y malhumorado.

También hay disposiciones intermedias en las pasiones y respecto de ellas. Así, la vergüenza no es una virtud, pero se elogia también al vergonzoso; así, se dice que uno posee el justo medio en estas cosas; otro, que es exagerado, como el tímido que se avergüenza de todo; otro, que es deficiente o que no tiene absolutamente vergüenza de nada; y el término medio es vergonzoso.

La indignación es el término medio entre la envidia y la malignidad, y éstos son sentimientos relativos al dolor o al placer que sentimos por lo que sucede a nuestros prójimos; pues el que se indigna se aflige por lo que prosperan inmerecidamente; el envidioso, yendo más allá que éste, se aflige de la prosperidad de todos, y el malicioso, se queda tan corto en afligirse, que hasta se alegra.

Debemos, por otra parte, tomar en consideración aquellas cosas hacia las que somos más inclinados (pues unos lo somos por naturaleza hacia unas y otros hacia otras). Esto lo conocemos por el placer y el dolor que sentimos, y entonces debemos tirar de nosotros mismos en sentido contrario, pues apartándonos lejos del error llegaremos al término medio, como hacen los que quieren enderezar las vigas torcidas. En toda ocasión, hay que guardarse principalmente de lo agradable y del placer, porque no lo juzgamos con imparcialidad. Así, respecto del placer, debemos sentir lo que sintieron los ancianos del pueblo a la vista de Helena, y repetir sus palabras en todos los casos; pues si nos alejamos de él erraremos menos. Para decirlo en una palabra, si hacemos esto, podremos alcanzar mejor el término medio.

Conciencia Moral: (autonomía y heteronomía).

Cuando hemos recibido una educación, hay que actuar de acuerdo a ella. Los impulsos son situaciones que emergen inconscientemente de una persona, o por, stress y presiones sociales. No es correcto vivir a base de gritos, amenazas, golpes, injurias, hay que practicar la comunicación la tolerancia y la aceptación de nuestros errores. Todo ello es con el fin de entender y practicar las reglas, hábitos y con actitudes sanas, moderadas y flexibles o reflexivas.

La autonomía es la libertad o actitud de una individualidad persona, sin injerencia de los demás. Muchos adolescentes la exigen y la quieren practicar, rechazando la autoridad de padres, hermanos, maestros, etc. La heteronomía, tiene tintes o esencia de autonomía pero es práctica por hombres y mujeres, de acuerdo a las leyes, a su libre albedrío, ya sea negativa o positivamente, con práctica de valores, cualidades en base a la voluntad y la razón.

La Ley Moral Natural.

Esta inscrita en la naturaleza y en las costumbres de todo pueblo que practique los valores, las buenas costumbres y el respeto.

Se dice que es universal porque es validad para todos los hombres, de todas las latitudes y cualquier grupo humano o raza, o lugar. Y en todas las épocas.

Todos los hombres están regidos por el instinto de conservación, sociabilidad conservación de la especie, costumbres ritos, formas de vida.

La vida del hombre, la flora, la fauna, las aves, la vida marina, etc. Aun con su constante evolución, tiene un cambio natural y un ritmo de vida.

Pero la ambición, la expansión y la tecnología están atentando como depredadores ante esta ley natural con sus biorritmos.

El hombre ha evolucionado a través de las diferentes épocas y culturas. Solo es necesario que no olvide de hacer el bien evitando las malas acciones, respetando el porque y devenir de la vida de todos los seres practicando el amor, la tolerancia, la reflexión, la sociabilidad y el derecho que en base a la moral.

Por ello ante el paradigma de la Ética a través de la moral que en todos nuestros actos y en el diario vivir de nuestra conducta de la responsabilidad, de la conciencia, en hacer el bien, en la práctica del placer con el impacto de las consecuencias, en el actuar de la razón, en la obediencia de las leyes, en la ejecución de la libertad, en la efusividad del amor, en la práctica de los hábitos, en la búsqueda de la felicidad ante lo imperioso de la vida, en el análisis de nuestras obligaciones y el por qué de nuestro derecho, en el cuidado de la salud, ante las interrogantes de lo falso y lo verdadero, con nuestra familia, con el placer del sexo, y ante toda situación debemos de actuar conforme a nuestra educación, respeto moral, y la recta razón.