Ética

Filosofía. Moral. Virtud. Deontología. Justicia. Eficiencia. Calidad

  • Enviado por: Solrac
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 2 páginas
publicidad
publicidad

LA ETICA

Los diccionarios definen la Ética como el estudio de la moral y la virtud; y la moral como la conducta de acuerdo a normas de lo correcto y el buen vivir; y estas normas a su vez serían los medios de orden social conocidos de manera generalizada como los “diez mandamientos”; y para una gran mayoría, solo les interesa conocer hasta aquí.

La Ética es una sub-rama de la Filosofía, y para entender su sentido filosófico hay que explicar primero a esta última. La Filosofía es la actividad que intenta comprender a través de preguntas y argumentos, el Universo y el sentido de su existencia, su principal rama de estudio es la Metafísica (mas allá de la Física), la cual se hace preguntas que trascienden a la realidad y sus leyes, tales como: ¿Qué?, ¿Quién? y ¿Por qué?. Como consecuencia de la misma se deriva la Ontología, la cual estudia lo que es y lo que no es, la realidad y sus leyes, elaborando preguntas: ¿Cómo?, ¿Cuándo?, ¿Dónde?.

De la Ontología deriva la Lógica, la cual estudia como se piensa la realidad, y esta a su vez produce tres sub-categorías que son la racional Dialéctica (o leyes constitucionales del Universo), la extremadamente abstracta Matemáticas, y la emocional y perceptiva Estética. De la Dialéctica deriva la Epistemología, que trata sobre los métodos para alcanzar el conocimiento de la realidad; y de esta última llegamos a la Ciencia (o leyes adjetivas del Universo).

Competidoras de la Filosofía son: el Esoterismo, que estudia lo que aparenta ser; la Mitología, que estudia lo imaginario o lo que está dentro del campo de la fantasía; y la Teología, que estudia lo divino, y se mueve en un umbral que va desde la Metafísica a la Mitología. Si el fin ontológico de la Filosofía es la Ciencia; en ese mismo sentido del Esoterismo alcanzamos la Pseudociencia, y de la Mitología, la Religión.

La Ética, con una mezcla de metafísica y ontología, se encarga de la pregunta ¿Para que?, o las posibles intenciones del “Creador”. Como la Metafísica, más que de la mente, es una actividad de la consciencia, y por ende los animales no humanos no la manifiestan sino de manera instintiva; el fin ético primario del animal como ente viviente es sobrevivir (Ley de la Supervivencia o máxima ley biológica), y la expresión humana de esta ética instintiva seria “el fin justifica los medios”.

El primer paso ético en la escalera humana para superar la animalidad es la Ética Teleológica; ésta nos plantea que los fines deben ser éticos, pero no pone mucha objeción en los medios. Aunque una ética todavía pasional, es un avance sobre el instinto animal, y es el nivel ético general que mínimamente alcanza un hombre obligado a socializar.

El siguiente paso ético humano lo constituyó la Ética Deontológica; ésta nos dice que para que un fin sea ético, los medios para conseguirlo también deben serlo. Los “diez mandamientos” de la cultura-religión judaica son uno de los primeros planteamientos de ética deontológica, y un triunfo de la mente humana sobre las pasiones.

Luego vendría un tal Jesús a promover el próximo gran paso ético; éste nos dice que no basta con que los fines y los medios para alcanzarlos sean éticos, sino que la intención, impulso o voluntad también debía serlo; y al liberar de toda duda e hipocresía al acto ético, constituyó un triunfo de la consciencia por sobre la mente. Jesús no solo hace uso de la Dialéctica para fundir los “diez mandamientos” en tan solo dos: uno basado en la ley de “lucha de opuestos” (Ama a tu enemigo), y otro basado en la ley “de la cantidad a la cualidad” (Ama al Creador sobre toda la Creación); sino que también sugirió en el Autosacrificio (con gran énfasis demostrativo), la solución a todos los dilemas éticos que la ley de supervivencia produce (tamaña sugerencia). El Amor, planteado como el máximo valor ético cristiano, es la fusión del Respeto como actividad de la consciencia, la Admiración como una actividad emocional de la mente, y el Deseo como una actividad del instinto animal (amar = desear + admirar + respetar).

La Ética vista a través de la Ontología y otras ramas realistas de la Filosofía, encierra dos principios básicos: la JUSTICIA (basada en la ley dialéctica de causa y efecto, o de “lucha de opuestos”), que no es más que dar a cada quien lo que merece y le toca. Secundaria de ésta tenemos la EFICIENCIA, que no es más que justicia material, de espacio y tiempo. El otro principio básico es la CALIDAD (basada en la ley dialéctica “de la cantidad a la cualidad”), que no es más que dar a cada quien lo mejor. Y secundaria de ésta tenemos la NEGENTROPIA u ORGANIZACIÓN, que no es más que todo lo contrario a entropía, caos, desorden, dispersión, pérdida, desinformación, inequidad, indisciplina, fraude, perversión, aberración, derrota, destrucción, muerte.

Dar a cada quien lo que le toca…. lo mejor…… el amor.