Ética

Virtud. Hombre virtuoso. Virtudes humanas: prudencia, justicia, fortaleza, templanza. Dios

  • Enviado por: Luis
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


INTRODUCCIÓN

El primer filosofo que empleo el termino virtud fue Sócrates, pues para el la virtud era el conocimiento del bien y por tanto el hombre ignorante ( o dicho de otra forma, el que no conocía el bien ), obraba pero no con alevosía sino por ignorancia. Siguiendo ésta línea es necesario saber no solo que hay virtudes humanas, sino mas bien conocerlas para llevarlas a la practica, para configurar y encarnar la virtud en el hombre .

No tiene sentido discutir desde nuestras inclinaciones el sentido del deber pues la conciencia moral, por ejemplo de un villano, solo le convierte en mas detestable. Un hombre puede sentir muy bien que debe hacer algo, sin razonar porque, o por el contrario que debe evitar algo.

Tenemos que considerar lo que los hombres, necesitan mas que lo que desean “

Lo que un hombre necesita es lo que debe tener para conseguir su fin propio como hombre. Que encuentre la realización de su propia naturaleza. Por esto las virtudes humanas son necesarias puesto que no pueden faltar en función de este fin que se persigue. El presente trabajo no es solamente una exposición de las virtudes humanas, sino un desarrollo de cómo determinan el deber actuar del hombre; como es que lo conducen hacia su fin ultimo donde encuentra su realización.

LAS VIRTUDES HUMANAS

Empezaremos por definir lo que son las virtudes humanas:

Del griego “areté” y del latín ”virtus”, significa el poder o la fuerza del hombre para cumplir el bien “

Pero se usa también para designar la eficacia o fuerza de un cosa, para producir sus efectos por ejemplo : la lluvia para el desarrollo de las plantas, el calor para derretir la nieve, etc. O bien cuando alcanza la plenitud de su ser, en un animal: estar sano, fuerte, etc.

Las virtudes humanas se entienden de dos maneras fundamentales como aquello que le confiere una determinada disposición o habilidad, por ejemplo: ser virtuoso para manejar algún instrumento, realizar una actividad artística u oficio especial.

La reflexión sobre las virtudes surgió en Grecia : entendiéndolas en aquel entonces como la disposición o habilidad para ejecutar una tarea, corresponden a la teoría platónica, quien traslado éste concepto a la moral, estableciendo la equitación con las actividades del hombre o las funciones naturales de las cosas.

“ La Virtud como hábito o disposición moral basada en la práctica constante de actos encausados racionalmente es debida a Aristóteles y al Estoicismo “

Aunque hubo muchos mas filósofos que fueron evolucionando el concepto e virtud solo mencionaré a Aristóteles por ser el que mas resalta y porque para el la virtud tiene origen como hábito.

Por lo tanto la virtud es también la capacidad de discernir y elegir lo m{as acertado para ada caso.

Las virtudes humanas son prácticamente indeterminadas en numero y adoptan características muy variadas en los diferentes casos, de los cuales también se ocupan otras ciencias. Por todo esto hemos de conformarnos con ofrecer solo una breve descripción de algunas de las principales que pudieran servirnos de inicio para un análisis posterior; puesto que no solo pretendo con éste trabajo de investigación exponer en que consisten sino también describir la forma en que se desarrollan a través de la vida del hombre.

1) PRUDENCIA.- “ Es la virtud que nos lleva al conocimiento de lo que nos concierne como hombres y nos permite distinguir por lo tanto lo que puede beneficiarnos o Perjudicarnos “.

Desde Sócrates adquiere sobre todo éste sentido distinto al de la mera sabiduría que sería el conocimiento profundo adquirido en las ciencias y artes. Desde el punto de vista ético es un conocimiento de tinte práctico, que nos enseña como vivir de acuerdo con los principios y valores morales. En Platón la Sabiduría o Prudencia es una de las Virtudes Cardinales que más tarde pasaron al Cristianismo.

Según nuestro entendimiento aceptamos los dos conceptos como importantes, y el hombre debe cultivarse en ambos sentidos pero es necesario también reconocer que las consecuencias que sobrevienen al descuidar la sabiduría como prudencia son mas graves que en el segundo sentido.

Hemos definido la Prudencia como la recta intención de lo que en concreto se ha de hacer para realizar la Virtud. Es una virtud intelectiva y moralista a la vez, que perfecciona la actividad directiva de la razón práctica para que esta determine con verdad las exigencias concretas de las virtudes y en ultimo termino, las del recto amor ( caridad ) y la vida feliz.

De esta manera es como esta virtud actúa en el hombre, la forma en como se lleva acabo y tiene una gran importancia por ser el fin de las virtudes.

2 ) JUSTICIA.- “ Es la virtud moral que hace referencia al orden igualdad y armonía que deben prevalecer en el hombre en su doble dimensión social e individual “

Según Platón para el individuo la justicia expresa la armonía adecuada entre las capacidades del alma que se someten a la razón, la voluntad y la sensibilidad.

La justicia ajusta las operaciones en que principalmente se cumple la noción de igualdad. “

Esta virtud es la que promueve el equilibrio entre la sociedad marcando diferentes aspectos; como economía, paz, derechos, etc.

La Justicia es la aspiración máxima del derecho por la que le hombre despierta la idea a la que debe aspirarse teniendo como fundamento ético las relaciones sociales reguladas por el derecho.

La Justicia en la sociedad civil excluye varios modos viciosos: el orgullo, por el que se pretende que alguna clase de hombres sean superiores por naturaleza a otra clase; los griegos en relación a los bárbaros, los blancos respecto de los negros, los nobles frente a los plebeyos, o los amos respecto a los esclavos; la arrogancia por la que algunos hombres impiden a otros el libre disfrute de los bienes comunes del mundo, como el aire, el agua, o les es prohibido el uso de su lengua nativa, la acepción de personas en el juicio, la ingratitud. La Ingratitud ( es una acusación que con frecuencia se hace injustamente en nombre de gobernantes injustos contra sus súbditos), etc.

Por lo tanto podemos decir que esta virtud hace del el hombre que la posee, tenga la intención firme y habitual de ser justo en su relación con los demás, es suficiente que todo hombre tenga una oportunidad genuina arruináble solo por el de alcanzar un bien inefable.

Ahora pasamos a otra virtud que la numeramos en tercer lugar no porque sea menos importante que las anteriores, sino debido a un orden que tradicionalmente se le ha dado.

3 ) FORTALEZA.- “ Consiste en alejar el temor y enfrentar el peligro con seguridad y confianza “

Y a esto Aristóteles incluye esta virtud en la lista de las morales definiendo como la valentía en el justo medio entre temeridad y cobardía y tanto es así que podemos evidenciar que el valiente no es como el temerario, que se arroja al peligro de un modo inconsciente, sin calcular las consecuencias sin proteger su vida si no que le arriesga inútilmente pudiendo incluso afectar loa seguridad de otras vidas. El valiente es el que conoce el miedo y aún cuando las circunstancias despiertan en él impulsos de temor lo supera con coraje y audacia.

Por lo tanto quien posee la virtud de la fortaleza tiene un control de su voluntad, y evita que esta se desvié del cumplimiento de su deber por la amenaza de un peligro. Pero no es tan solo ante peligros ocasionales en los que el valiente muestra su virtud si no que también puede hacerlo de manera continua al emprender trabajos difíciles y arriesgados por amor al prójimo.

En conclusión la fortaleza se refiere a los peligros más difíciles de superar: el miedo ante la muerte, el esfuerzo muy prolongado etc.

Por ultimo analicemos la cuarta virtud que corresponde al nombre de TEMPLANZA.

4 ) TEMPLANZA.- “ Consiste en la moderación de los apetitos sensibles por someterlos a la razón. De acuerdo con Aristóteles es la virtud que impide el desenfrenado placer o abuso de las necesidades corporales así como la abstinencia de su disfrute. “

Hemos dispuesto de manera breve en que consisten las virtudes humanas pero es necesario no limitarnos no solo a éste aspecto pues la finalidad de éste trabajo es desarrollar en una manera expositora su proceso en la vida del hombre y es por eso que mencionamos la manera de cómo el hombre las adquiere.

Las virtudes humanas ( al igual que los vicios), se adquieren y aumentan por la repetición de actos. Las virtudes al ser inherentes en las potencias no en cuanto estas son principios activos, sino en la medida en que tienen una cierta pasividad. Estas potencias al ser movidas por una potencia superior son dispuestas a ellas a una cierta manera, porque todo lo que es movido por otro recibe la disposición de un agente. Así es que cuando esta moción se repite, la disposición se hace estable y se genera el hábito.

Ahora es necesario señalar que las virtudes disminuyen en la medida que se realizan actos contarios a la virtud y esto da origen al vicio pues no pueden coexistir ambos, y en éste caso se emplea el principio de no contradicción.

Pero se dice también que las virtudes consisten en un termino medio porque su elección de un objeto debe estar de acuerdo con lo que la razón le dicta. Por ejemplo: el medio de la virtud humana de la Templanza con respecto a la comida, consiste en comer el alimento necesario para conservar la salud y esto exige el exceso de comida así como también abstenerse de comer. Otro ejemplo sería en la justicia que no se debe dar ni más ni menos, sino lo que a cada uno le corresponde.

Por ultimo mencionaremos la conexión de las virtudes esta es la propiedad según la cual no puede darse una en estado perfecto sin que se den las demás y todas tienen su participación en la prudencia.

CONCLUSIONES

El hombre es un ser contingente en su estructura antropológica descubrimos que es un ser que razona pero no siempre se guía por la razón, sino que se deja llevar por sus apetitos, y por eso es necesario no solo que conozca las virtudes para alcanzar la perfección en su obrar sino que conociéndolas las lleve a la práctica.

Éste ha sido un breve trabajo de investigación en el que concluimos que el hombre virtuoso es aquel que ama su naturaleza y consiente de ella busca la manera de no profanarla y disminuirla del grado tan alto que posee `por ser

“ dominus “ de la creación, las virtudes humanas son el medio eficaz para poder lograrlo no solo para sí, sino para lograr una comunión fraterna con sus semejantes y agradar así a su creador sabiendo que no se guía por el mismo, sino que por el ser perfecto ( DIOS ), logra la contemplación máxima de la perfección, bondad y justicia, y la susceptibilidad par amar.

BIBLIOGRAFÍA

1 ) T.GEACH, Peter, las virtudes,( Ed. EUNSA,España 1977 ), pp. 200.

2 ) RALUY, BALLUS, Antonio, Ética, ( Ed. Publicaciones Cultural , México 1989² ), pp.235.

3 ) RODRÍGUEZ, Luño, Angel, Ética General, ( Ed. , EUNSA, España, 1998, 3ª. , ed.), pp. 342.

4 ) MESSNER, J., Ética General y Aplicada, ( Ed. EUNSA, España, 1985, 3ª. ed. ), pp. 330.

5 ) VILLALPANDO, José Manuel, Manual Moderno de Ética, ( Ed. Porrúa, México, 1984, 2ª. Ed. ), pp. 391.

6 ) SÁNCHEZ, Vásquez, Adolfo, Ética, ( Ed. Grijalbo, México, 1969 ), pp. 245.

T.GEACH,Peter,las virtudes,( Ed. EUNSA,España 1977 ), p.47

RALUY, BALLUS, Antonio, Etica, ( Ed. Publicaciones Cultural , México 1989² ), p.216

Ibid. p. 217.

Cfr. Ibid, p. 217

Ibid., p. 220.

Ibid., p. 220

RODRÍGUEZ, Luño, Angel, Ética General, ( Ed. , EUNSA, España, 1998, 3ª. , ed.), p. 225.

Cfr., T. Geach, Peter, Las Virtudes, ( Ed., EUNSA, España, 1977 ), pp. 139-157.

RALUY, Ballus, Antonio, Ética, ( Ed. Publicaciones Cultural, México, 1989, 2ª. Ed.) p. 221.

Cfr. MESSNER, J., Ética General y Aplicada, ( Ed. EUNSA, España, 1985, 3ª. ed. ), p. 221.

RALUY, Ballus, Antonio, Ética, ...O.c., p. 224.

Cfr., RODRÍGUEZ, Luño, Angel, Ética General,... O.c., p.266.

Cfr., Ibid., p. 267