Etica y Moral: Parecidos y diferencias

Principios éticos. Términos. Normas morales. Ley. Aristóteles. Felicidad. Bienes

  • Enviado por: Cacho
  • Idioma: castellano
  • País: Ecuador Ecuador
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


LA ETICA, LA MORAL

¿Qué es la ética y qué es la moral?

Estos dos términos proceden uno del griego y otro del latín, pero tienen la misma significación original. <Etica> deriva de la palabra griega <ethos> (=costumbre) y <moral> del término latíno <mos-moris>(=costumbre). Ambos tienen, pues, la misma raíz semantica. Por ello Etica y Moral, etimológicamente, se identifican y se definen como la <ciencia de las costumbres>.

Con el tiempo, ambos vocablos han evolucionado hacia significaciones distintas, (si bien, complementarias), del actuar humano.

El término <ética> se reserva para enjuiciar la conducta humana desde el punto de vista racional, tal como se estudia en la filosofía, o sea significó el actuar humano conforme a las exigencias éticas marcadas por las distintas religiones.

No obstante - a pesar de algunas distinciones, en la actualidad se vuelve al sentido etimológico de ambos términos, de modo que pueden usarse indistintamente. Por ello, cabe hablar de <ética> o <moral> en el ámbito de la política, lo económico, lo social y también de moral o de ética en el nuevo testamento. De aquí que esta disciplina se denomine indistintamente Teología Moral o Etica Teológica, aunque ambos vocablos se empleen indistintamente, es preciso distinguir entre <ética o moral filosófica> y <ética o moral teológica>. La <Moral Filosófica> deduce sus principios éticos de la razón y tiende a que el hombre, mediante una conducta adecuada, se mejora a sí mismo y consiga la felicidad natural. Por el contrario, la <moral teológica> deriva sus principios de la revelación y su fin persigue no sólo la perfección y felicidad humana en este mundo, sino la salvación o la condenación eterna. Esta distinción se recoge en la misma pregunta que hace el joven del evangelio a Jesús: <Maestro, ¿Qué he de hacer de bueno para conseguir la vida eterna?> (Mt 19,16). Y la respuesta de Jesús no va orientada a que el joven lleve una vida humanamente correcta, sino que evoca la salvación eterna: <Si quieres entrar en la vida .....>.

Principios éticos

Los filósofos han intentado determinar la bondad en la conducta de acuerdo con dos principios fundamentales y han considerado algunos tipos de conducta buenos en sí mismos o buenos porque se adaptan a un modelo moral concreto. El primero implica un valor final o summum bonum, deseable en sí mismo y no sólo como un medio para alcanzar un fin. En la historia de la ética hay tres modelos de conducta principales, cada uno de los cuales ha sido propuesto por varios grupos o individuos como el bien más elevado: la felicidad o placer; el deber, la virtud o la obligación y la perfección, el más completo desarrollo de las potencialidades humanas. Dependiendo del marco social, la autoridad invocada para una buena conducta es la voluntad de una deidad, el modelo de la naturaleza o el dominio de la razón. Cuando la voluntad de una deidad es la autoridad, la obediencia a los mandamientos divinos o a los textos bíblicos supone la pauta de conducta aceptada. Si el modelo de autoridad es la naturaleza, la pauta es la conformidad con las cualidades atribuidas a la naturaleza humana. Cuando rige la razón, se espera que la conducta moral resulte del pensamiento racional.

ETICA NORMATIVA. LA LEY

El tercer elemento constitutivo de la moralidad es la norma o ley. Si ni la libertad ni la conciencia crean los valores éticos, ¿de dónde deriva la objetividad de las accines buenas y malas? ¿Cómo se originan el <bien> y el <mal> morales? El mal moral tuvo lugar en el hecho de que la pareja humana quebrantase la norma que Dios les había dado: <no debéis comer del árbol de la ciencia del bien y del mal> (Gen 2,17). El hombre, a pesar de su dignidad, es un ser frágil. Y, para protegerse y custodiar su libertad, Dios dispone una normas. El hombre ejecuta el <bien> cuando cumple.

<La Revelación enseña que el poder de decidir sobre el bien y el mal no pertenece al hombre, sino sólo a Dios. El hombre es ciertamente libre, desde el monto en que puede compreder y acoger los mandamientos de Dios... En realidad, la libertad del hombre encuentra su verdadera y plena realización en esa aceptación. Dios, que sólo El es Bueno, conoce perfectamente lo que es bueno para el hombre, y en virtud de su mismo amor se lo propone en los mandamientos. La ley de Dios, pues, no atenúa ni elimina la libertad del hombre, al contrario, la garantiza y la promueve>(VS,35).

LA ÉTICA ARISTOTÉLICA


Aristóteles escribió dos obras sobre ética:

Ética a Nicómaco o Ética Nicomáquea, consta de diez libros y su nombre alude quizás a su hijo Nicómaco. Ética a Eudemo que consta de cuatro libros. Eudemo era un discípulo de Aristóteles.
La Gran Ética probablemente no es obra suya, sinó de un recopilador.

Según el filósofo, toda actividad humana tiende hacia algún fin (telos). El fin de la actividad de un zapatero es hacer, producir un zapato bien hecho; El fin de la medicina es procurar o restablecer la salud del enfermo, etc.

Vemos que los fines no son idénticos ya que dependen de la actividad que se lleve a cabo para obtenerlos.
Las actividades tampoco son iguales. Aristóteles distingue entre la praxis, que es una acción inmanente que lleva en sí misma su propio fin, y la poiésis, que es la producción de una obra exterior al sujeto (agente) que la realiza.

Por ejemplo, el fin de la acción de construir una estatua no es la propia producción de la estatua, sino la estatua misma.
Pero ésta, además, tiene un fin para lo cual la estatua misma es un medio: conmemorar un hecho, alabar a un dios....

Así, vemos que unos fines se subordinan a otros, existiendo una jerarquía entre ellos y en las actividades que los producen. Por lo tanto, habra que determinar cúal es es fin último del hombre al que estarán subordinados los otros fines. Habrá que buscar un fin que ya no sea medio para ningún otro fin.

[Aristóteles presupone la unidad del fin y del bien, no llegando a considerar en ningún momento la posibilidad de un conflicto entre fines morales. Además su teleologismo identifica el fin al que algo tiende con el bien, ya que el bien de algo es llevar a buen término el fin que tiene que cumplir, la realización de su esencia y de sus potencialidades.]

Tiene que haber un fin último, querido por sí mismo y que sea el fundamento de todos los demás. Si esto no sucediera, y los fines siempre fueran medios para otros fines, y así hasta el infinito, nos encontraríamos con la paradoja de que los fines son fines de nada, lo cual les haría absurdos e innecesarios (ineficaces). Y como, de hecho, hay fines, por lo tanto, debe haber uno que sea fin en sí mismo y no sea medio para ningún otro.


Este fin último o bien es "la felicidad" (eudaimonía), y por eso, se dice que la ética aristotélica es eudemonista, porque considera que el fin (bien) último que persigue el hombre es la felicidad.

Ahora nos encontramos con el problema de definir qué sea la felicidad y qué es lo que la procura.

Para unos, la felicidad se alcanza con riquezas; para otros con honores y fama; otros muchos creen obtenerla a través del placer.
Sin embargo, dice Aristóteles, todos estos no son más que bienes externos que no son perseguidos por sí mismos, sinó por ser medios para alcanzar la felicidad. Es ésta la única que se basta a sí misma para ser: es autárquica y perfecta. Los demás bienes externos se buscan porque pueden acercarnos más a la felicidad, aunque su posesión no implica que seamos felices.

Tampoco esto significa que el bien sea trascendente al hombre; es decir, que se trate de un Bien en sí, separado de todos los bienes pariculares. Aristóteles rechazará la concepción platónica del Bien, aquélla que ignora que solo es posible realizar el bien en situaciones concretas y particulares, y nunca iguales:

"No es la salud lo que considera el médico, sino la salud del hombre y, acaso mejor, la salud de tal hombre, porque es al individuo a quien cura"

Por lo tanto, pese a que no hya un acuerdo entre los hombres acerca de qué proporciona la felicidad como bien último del hombre, la ética ha de dedicarse a dilucidar qué clases de bienes hay. Según Aristóteles, podemos dividirlos en tres tipos:


1. bienes externos: riqueza, honores, fama, poder...
2. Bienes del cuerpo: salud, placer, integridad...
3. Bienes del alma : la contemplación, la sabiduría...

No por poseer riquezas garantizamos nuestra felicidad. Tampoco sólamente la consecución del placer nos hace felices. Normalmente necesitamos algo más para serlo y en eso nos distinguimos de los animales. Aunque estos bienes particulares no basten, sin embargo ayudan. En esto Aristóteles mantiene una postura moral bastante desmitificada y realista : el bien no puede ser algo ilusorio e inalcanzable. Sin ciertos bienes exteriores (salud, riqueza, etc.) la felicidad será casi imposible de alcanzar.

Entonces ¿En qué consiste la felicidad (eudaimonía)?

Si es el biensupremo, aquel que ya no es medio para ningún otro fin, habrá que determinar en que consiste el bien para cada ser.
El bien es el acto (energéia) propio de cada ser, es decir; aquel que viene determinado por su propia esencia o naturaleza. Y puesto que la naturaleza del hombre viene determinada por la función específica de su alma, el pensamiento, la felicidad consistirá fundamentalmente en un bien del alma: la contemplación. El mayor bien para un hombre será el pleno desarrollo de aquello que le es más esencial: la inteligencia; la actividad contemplativa. Será la virtud de la sabiduría la que le procure al hombre la verdadera felicidad aunque debe conjugarla con otras virtudes y con los bienes exteriores.