Ética y gestión de la práctica profesional

Trabajo social. Clases sociales. Instituciones. Política. Autonomía de los trabajadores sociales

  • Enviado por: Sandra Margarita
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

Ética y gestión de la práctica profesional

¿Es la institución la limitadora del desempeño profesional de un trabajador social?

La idea central de las reflexiones ofrecidas por Andrés Ponce de León y por Verónica Contreras es básicamente el trabajo ofrecido por los trabajadores sociales en las instituciones para los sujetos que se tienen necesidades y demandas de algún tipo, que las instituciones con su bueno o mal desempeño se han dado a la tarea de querer cubrir. Dentro de todo el contexto que se ofrece me gustaría empezar por retomar la libertad que uno busca al desempeñar una profesión. “El profesional reclama un amplio campo de autonomía, tanto para el como para el cuerpo al que pertenece”1, Se trata de autonomía y libertad para hacer sus tareas a su propio juicio y experiencia y no puede ser juzgado mas que por un propio colega que sepa y haya tenido una similitud en los conocimientos recibidos. Esta claro que todo profesional lo que pretende al final de su preparaciones poder brindar una atención a las personas que de el requieran con el mejor de los tratos posibles. “Toda profesión se basa, predominantemente en conocimientos y técnicas intelectuales para la realización de los servicios que presta y de la tarea que realiza hasta el punto que a veces se identifica equivocadamente al profesional con el intelectual”2. Con esto se refiere a que todos los profesionales por ser así llamados actualmente licenciados, maestros, hasta doctores, lo que hacen al prestar el servicio es dar una explotación de los saberes adquiridos durante su preparación pero sin caer en el ámbito ególatra del saber todo. No se nos puede exigir como profesionales que sepamos todo, ni siquiera de la disciplina que desempeñamos, aun siendo el mejor creo que no hay persona que conozca al cien por ciento el absoluto de su profesión, aun siendo personas con un saber metódico siempre surgirán nuevas actualizaciones que lo conviertan entonces en ignorantes.

1Las profesiones en la sociedad corporativa, paradigma profesional, Juan Gonzáles Anleo pp. 28-29

2 IDEM

Así pues en las ciencias no exactas es decir donde todo depende de un razonamiento y de una valoración que se queda bajo una perspectiva de que depende integra de los valores y de la buena ética del profesionista como son las ciencias sociales no se haya nunca un manual exacto de actuaciones, ya que todos cambiamos, las tendencias cambian, la sociedad cambia. Ahora bien ya centrándome en la acción profesional de un trabajador social se debe de recalcar que el mismo trabaja bajo el yugo de las instituciones así como las normativas que se le imponen dentro de ellas. Las instituciones a su vez necesitan una defensa del ámbito publico, es decir que las personas vuelva a confiar en ellas y se acerquen a las mismas para pedir el apoyo que se requiera según sus necesidades-demandas, sean estas buenas o malas, o un tanto deficientes en su manejo, son las únicas que pueden impulsar la democracia. Pero bueno ¿Qué es la democracia? ¿Qué es eso que todo el mundo reclama a las instituciones públicas? ¿Tendrá la democracia el significado igual para todos? “La democratización de la democracia tendrá aspecto distinto en países diferentes, según el contexto. Pero no hay país tan avanzado que este exento de ella. Democratizar la democracia significa una devolución efectiva del poder allí donde esta fuertemente concretado a nivel nacional. Significa tener medidas anticorrupción en todos los ámbitos”3, es bien la democracia un estado de igualdad, aunque no para todos los habitantes de este mundo pidamos o exijamos lo mismo, hay que adaptarse como lo dice al contexto que se tiene y en el que se vive, ¿a que se refiere a medidas anticorrupción? Bueno para mis ojos va desde recibir los mismos servicios y tratos en todos los aspectos hasta evitar ser ultrajados por el estado de gobierno que si bien no tiene una buena carátula de honestidad frente al pueblo, trabaja lento aunque no muchas veces seguro. No me pretendo meterme en política pero de lo que se habla implícitamente es de quiere accionar ala comunidad para así a la vez se accione el actuar profesional es decir la intervención a lo que refiero lo expuesto por Contreras y Ponce de León lo siguiente “La intervención es el acto mediante el cual se influye en la vida de personas adquiriendo un significado social y personal en la dinámica de la

3Un mundo desembocado: los efectos de la globalización en nuestras vidas, Anthony Giddens. Ed. Taurus España 1999. Cap V Democracia.

estructura institucional en la que se realiza”, Esto lo retomo de tal manera que se quede planteado que lo que se busca si bien las instituciones se manejan de tal o cual forma, positiva o negativa, se necesita de personas que se opongan a tratos no contemplados como aceptables, a personas que busquen reformar las normativas de la instituciones, y refieren ellos mismo “la acción ejerce efecto sobre las instituciones al intentar transformar su cultura y su organización”. Es decir entre mas se trabaje entre mas se adquiera este servicio, entre menos dejemos nuestros derechos de lado, será entonces que por acción-reacción las reformas y las normas y reglas de las instituciones cambiara quizás no instantáneamente pero tendrá que reforzar sus dinámicas estructurales para ofrecer así un mejor servicio. Por tanto pienso y aclaro que si bien se considera a la institución como el eterno grillete del trabajador social que no lo deja desplegar, creo también que el cambio esta en las manos de nosotros mismos. El que impulsa necesariamente obtendrá respuesta, pero si nos quedamos como profesionistas o como simples usuarios a mirar lo que se hace mal si levantar un solo dedo por explotar el cambio creo que no nos debe de quedar boca para quejarnos de lo que nos dan, es decir no se puede hablar bajo a una persona que sufre de sordera en su grado leve, se tiene que subir la voz, es por consecuencia que se necesita tener la suficiente voluntad de hacerle a la institución que algo dentro de su sistema esta dificultando el desenvolvimiento optimo para la obtención de resultados mas fructuosos, así a su vez impulsar las normas que estén dando frutos para hacer un crecimiento macro, donde los beneficiados seremos siempre los usuarios en la satisfacción de necesidades y el profesional al explotar mas claramente sus facultades. Ahora para retomar el uno de los temas centrales retomo que “como el deseo de mostrar nuestra libertad es lo único que motivo nuestras acciones, nunca nos veremos libres de las ligaduras de la necesidad”4 si bien queremos ser libre y lo somos de cierta manera aunque no totalmente, como explica Hume, ya que esta claro que por my excelente trabajo que realicen las instituciones en el cumplimiento de necesidades- demanda, siempre existirá en la humanidad una exigencia

4 hume, 1985, 607-608

y siempre abra una división en clases sociales por lo tanta una explotación de recursos ofrecidos. A lo que voy con esto es que el trabajador Social siempre estará como ejecutor de políticas, estará y su papel será el del medio entre institución y demanda-necesidad. Por lo tanto se toma ala consideración que la institución es el pilar fundamental para el desarrollo de la profesión de trabajo social, ya que este nació de la dinámica social con deficiencias y el estado al preocuparse por tal, fue que propicio el nacimiento de las instituciones, donde se plantea y se exige una intervención que no sea constate, que se implemente el conocimiento teórico-técnico-operativo que el que tiene base de conocimientos y es para dar un buen servicio en su aplicación y el conocimiento ético-político, para que se actúe bajo los lineamientos propuestos por la misma, donde no se trate con igualdad cada casi, ya que como trabajador social se debe de tener capacidad de proponer alternativas para propiciar el desarrollo del individuo, y cambie su trayectoria en algo que quiera el mismo.

Por lo tanto las necesidades son creadoras de las instituciones y el trabajo social nace de la intencionalidad de las instituciones.

Por lo tanto creo que el trabajador social no puede hablar con palabras en esta sociedad, por fuerza tenemos que hablar con hechos, y buscar el equilibrio entre los niveles de poder institucionales y las demás de la vida cotidiana tratando de cambiar las políticas internas para el beneficio de todos, por lo tanto la imagen del trabajador social es muy difícil lograrla en su reconocimiento, pero no imposible.