Etica para Amador; Fernando Savater

Filosofía española contemporánea del siglo XX. Filósofos españoles. Adolescencia y sentido de la vida. Argumento y temas de la obra

  • Enviado por: Sabela
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

Resumen con sus respectivos comentarios:

Capítulo 1 De que va la ética:

Fernando Savater, nos hace un pequeño resumen, sobre lo que es la ética en realidad, porque hay muchas cosas que realizamos en nuestra vida, que tienen que ver con la ética y lo ignoramos, pero convivimos con ellas. Con otras, no lo hacemos, y nos dan igual, ya que no nos importan, pero hay otras, que son necesarias conocerlas, para distinguir, las que nos convienen, y no nos convienen, más vulgarmente, distinguir entre lo bueno y lo malo. Aquí es donde comienzan las dificultades, para poder distinguir entre las cosas que están bien, y las que están mal, ya que cada persona, tiene su propio criterio, y puede decidir lo que le conviene y no le conviene a diferencia de los animales.

Los hombres, tenemos cierta indeterminación, por lo que tenemos la posibilidad de elegir, ya que de cierto modo, somos libres. Pero la libertad, no es un término tan sencillo como creemos, sino muy complejo, ya que no somos libres para elegir lo que nos pasa, pero si a lo que hacer con lo que nos pasa, la libertad, depende de la voluntad de cada persona, pero los humanos no somos los únicos que tenemos voluntad en el mundo.

Capítulo 2 Órdenes, costumbres y caprichos:

Como he dicho antes, no estamos del todo predeterminados, y podemos elegir como hacer frente a determinadas situaciones. A veces, lo más fácil es no elegir, pero si tenemos que hacer lo que nos conviene, nos vemos obligados a elegir. Esto fue lo que trató de demostrar Aristóteles, como los humanos, en la mayor parte de los casos, ante varias opciones, varias soluciones a un problema, no elegimos, simplemente vamos por un camino, ya que lo más probable, es que si en cada circunstancia de nuestra vida tuviésemos que meditar con paciencia lo que hacer en cada caso, nos paralizaríamos, y terminaríamos por no hacer nada. Todas nuestras elecciones se basan al fin y al cabo, en elecciones forzosas por 3 causas. Ordenes, costumbres, y caprichos.

Las órdenes, son respuesta a una indecisión, y nos son obligadas.

Las costumbres, es algo indiscutible, lo hace todo el mundo, la sociedad en la que vives, no hacerlo, es comportarte como un bicho raro.

Los caprichos que es algo que hacemos desde nuestro yo interior, porque queremos, y nos dan igual las órdenes y las costumbres.

Capítulo 3 Haz lo que quieras.

Sin embargo la libertad, hay en situaciones en la que la libertad no está cuestionada por las órdenes, las costumbres y los caprichos, es más, te permite cuestionar las órdenes, las costumbres y los caprichos, y es de ahí de donde provienen los cambios sociales.

Para elegir, cada persona tiene unos motivos. Por eso, el motivo de que obedezcas una orden, a veces es a la consecuencia, al igual que las costumbres. Sin embargo, un capricho, también puede tener sus consecuencias, pero como es realizado por ti, sus consecuencias te importan menos, ya que es algo que tu has elegido hacer.

Además, los humanos somos los únicos capaces de cuando se nos da una libertad determinada solemos huir de lo malo….

Capítulo 4 Date la buena vida:

Aunque no lo creamos, la libertad, es algo que ya forma parte de nosotros. Estamos tan acostumbrados a ella, que para nosotros ya es algo innato, que nos pertenece.

Sin embargo cuando decimos hacer lo que queramos, no significa que hagamos las cosas guiándonos por nuestros caprichos, ya que en ocasiones nuestros caprichos son realidades opuestas, y nos vemos obligados a establecer prioridades entre lo que queremos ( que no es otra cosa que darnos la buena vida) y lo que es bueno, las relaciones con nuestros semejantes. Si nos centramos en nuestra relación con los demás es imposible que lo que según nuestras prioridades sería darse la buena vida, sea bueno, ya que la cultura, la sabiduría, nuestro desarrollo mental e intelectual, lo creamos o no, depende básicamente del modo con el que nos relacionemos con los demás, para que aunque no lo creamos darnos a la buena vida, la verdadera buena vida.

Capítulo 5 Despierta Baby;

En el capítulo anterior hablábamos de la buena vida, como la relación que mantenemos las personas con los demás y que nos proporciona un desarrollo tanto moral como intelectual. Pero esto no es tan simple de definir, ya que relacionarse con los demás, no significa dominarlos, ni verlos como un objetivo por su dinero, ya que esto podría llevarnos a ver a las personas como objetos, terminándolos por desvalorizarlos, y verlos como un simple elemento más al cual cada persona por individual, se cree superior al conjunto. Esto lo único que conseguiría sería fastidiarnos a nosotros mismos, es decir, hacernos seres inmorales, y por lo tanto no nos daríamos a la buena vida, que sería hacer lo que está bien, ya que estaríamos haciendo lo que está mal. Necesitamos tratarnos entre nosotros por igual, para no vernos como objetos que nos hace falta utilizar. Cuando una persona hace esto es porque el simple hecho de tener bienes materiales no le llegan en su desarrollo moral e intelectual, y claro está que no le llegan, ya que tenemos que descubrir lo que queremos en realidad, para poder darnos a la definitiva “Buena vida”. Pero ¿por qué está mal tratar de darte a tu propia buena vida? ¿Para qué contar con los demás?, es decir como sabemos lo que está mal , ¿ Por qué está mal lo que está mal?

Capítulo 6 Aparece Pepito Grillo:

Fernando Savater dice que hay imbéciles de varios tipos.

Los que creen que no quieren nada.

Los que creen que lo quieren todo.

Los que no hacen nada para conseguir lo que quieren.

Los que no saben lo que quieren.

Los que creen que quieren algo que en realidad no quieren.

Estos, lo único que consiguen es fastidiarse a ellos mismos, y nunca conseguirán” darse a la buena vida”

Lo contrario a estás personas, son las que tiene consciencia, que son las que tratan de darse a la buena vida siendo egoístas. Egoísta es algo que todos vemos como un término malo, pero lo único que hacen los egoístas es buscar lo mejor para ellos .Para tener conciencia, es necesario saber, que no todo da igual, fijarse en si uno está haciendo lo que quiere hacer, no ocultar nuestra libertad a la hora de ser egoístas y elegir lo mejor para nosotros, y tenerle asco a ciertas cosas

Pero ser libre, y hacer lo que tu quieras siendo egoísta para tratar de conseguir lo mejor para ti, siempre tiene sus repercusiones y para ellos hay que ser una persona responsable, y entra en juego la responsabilidad. Con nuestras acciones, nosotros, solo tratamos de elegir lo que es mejor para nosotros, pero a veces nos equivocamos, ya que como hemos dicho antes, la definición de algo bueno, y algo malo, es muy complejo. Si algo que creemos bueno, resulta que es malo, y no asumimos la responsabilidad de nuestros actos, comienzan los remordimientos de conciencia que son la consecuencia del mal uso de la libertad.

Capítulo 7 Ponte en su lugar.

En este capítulo Fernando Savater vuelve a recordarnos cual es el objetivo de la ética. Este es nada más y nada menos que hacer los humanos vivan la buena vida. Para ellos el trato con sus semejantes es primordial, ya que está claro que nos convienen. Para que entre todos los humanos vivamos una buena vida, es necesario que entre nosotros haya una buena relación. Pero las relación entre humanos es algo muy complejo y frágil que hay que cuidar continuamente e incluso mimar, pero... ¿Cómo sabes si tratas bien a una persona? Se trata de ponernos en su lugar, en su interior, y pensar como nos gustaría que nos tratasen a nosotros, de una manera seria, tal y como nos gustaría a nosotros que nos tomasen. Pero no nos confundamos, ya que ponerse en el lugar de los demás para que no se sientan excluidos ni discriminados, no significa que tengamos que pasar una vida sacrificada por el prójimo, ya que sino ya no viviremos nuestra vida, sino la del prójimo, y no nos daremos a la buena vida, sino a la mala vida. Hay que seguir siendo egoístas pero no de una manera tan absoluta, algo más relativo.

Capítulo 8 Tanto gusto.

Aquí hacen una critica al miedo que las personas tenemos al placer por considerarlo como algo malo. Pues mentira, ¡fuera ese tópico ya!!!

Ser una persona inmoral, suele tener cierta relación con el sexo, ya que son dos conceptos que van bastante ligados, pero es interesante que se sepa, que lo único que es la persona que reniega del sexo es ignorancia, ya que el placer no es malo, y no daña, por lo tanto no puede ser malo.

Los anímales, lo único que hacen es garantizar la existencia de la especie mediante la procreación, ya que están determinados a hacer eso. A diferencia de ellos, los humanos hemos ido evolucionando, y hemos conseguido, pasar de la simple procreación como los animales, al disfrute. Las personas tiene un miedo irreal a disfrutar, ya que lo consideran algo malo por el simple hecho del miedo al que les guste. No es malo que algo te fuste y hay muchas cosas que las consideramos malas por el simple hecho de que nos guste hacerlas. De hecho el placer no solo se encuentra en el sexo, ya que cualquier cosas que nos produzca placer, el lo que debemos de realizar, siendo el resultado del placer la simple pero tan buscada y ansiada felicidad, por encima de cualquier cosa material, algo que nos vincule a los humanos, que tenga que ver con nuestra relación.

Capítulo 9 Elecciones generales.

Anteriormente relacionamos la palabra inmoral, con las personas que reniegan del placer. Esta palabra suele estar bastante asociada con el marco de la política. Son personas de carácter público, que tratan de darle la buena vida a todo el país, aunque no siempre lo consigue, ya que miran más por su propia buena vida, una vez de que tienen poder, y el apoyo del pueblo (en un principio) que por la buena vida del país.

Pero cuando tratan de mirar por la buena vida del país, la política tiene un lazo y un punto común con la ética. Pero... ¿Como sería la organización política desde un punto de vista ético?

Debería respetar al máximo las facetas públicas de la libertad humana, tratar a todas las personas como personas, poniéndose en su lugar…

Aún así yo creo que la diversidad de las formas de vida es algo esencial siempre que haya pautas de comportamiento y de tolerancia entre ellas

.

Comentario Final y Personal:

Creo que este es un buen libro, ya que te hace reflexionar sobre muchísimas cosas que nunca antes me había planteado así, y creo que si que es cierto que lo que una persona tiene que hacer es darse a la buena vida, y tratar de conseguir lo mejor para uno mismo y mirar a la vez por los demás, cuidando tus relación con los demás día a día y tratar de disfrutar al máximo todos los días para conseguir alegría y ser feliz que son cosas que parecen tan simples, pero que en realidad son tan complicadas…y disfrutar, disfrutar de todo lo que puedas y mientras puedas. Pero hay algunos matices en los que no estoy del todo de acuerdo con Savater, ya que no creo que uno tenga que ser siempre egoísta para conseguir la felicidad, ya que la felicidad( por lo menos para mi) depende de muchos factores más antes de tratar de conseguir lo mejor para mi.

Y tampoco creo que se pueda hacer una política desde un punto de vista ético, que eso es un horizonte inalcanzable ya que los políticos se tiene que preocupar del bien social, y está claro que no son capaces de conseguir el bienestar de todas las personas, y que no se pueden poner en el lugar de el otro, ya que cada persona tendrá un caso y una situación totalmente distinta a la del anterior. Por lo demás creo que está muy bien redactado y me ha gustado mucho la manera de enlazar las ideas y de hacerte plantear las cosas, ya que de vez en cuando, está bien reflexionar un poco, y pararte a pensar que es lo que estás haciendo con tu vida, en lugar de ir como los caballos, con dos paredes a los lados que solo te permiten mirar de frente.