Ética para Amador; Fernando Savater

Filosofía española contemporánea. Filósofos españoles. Adolescencia. Sentido de vida. Argumento y temas. Lo bueno y lo malo, libertad, responsabilidad

  • Enviado por: LaNiña
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


Ética

para

Amador

Fernando Savater

Savater es un filósofo y escritor español; nació en San Sebastián en 1947. Desde muy pequeño se interesó por las letras y el pensamiento. En 1972, con 25 años, publicó su primer libro: “Nihilismo y acción” y poco después “La filosofía tachada"; donde compagina con ingenio, acierto e ironía crítica, filosofía y escritura.

Savater ha cultivado diversas pasiones que articulan sus compromisos intelectuales y su evolución como pensador. Esto le costó un periodo de exilio voluntario en Francia en los últimos años del régimen de Franco. Alternó sus preocupaciones críticas y estéticas con las políticas y descubrió su faceta como cinéfilo y mitómano ilustrado. Más tarde, al enlazar sus inquietudes éticas con la elaboración de una teoría liberadora y crítica de la cultura y la política, polemizó con dureza con el filósofo Javier Sádaba.

En 1973 publicó “Apología del sofista”. Le siguieron títulos como “Apóstatas razonables” en 1976, “Conocer Nietzsche y su obra” (1977), “Panfleto contra el Todo” (1978), “Humanismo penitente” (1980), y “La tarea del héroe” (la obra con la que consiguió el Premio Nacional de Literatura de 1981). Este ensayo reflejó el interés de Fernando Savater por desenredar la ética de sus engañosos vínculos con la moral. En aquellos años publicó novelas como “Caronte aguarda” (1981), “Diario de Job” (1983) y “El dialecto de la vida” (1985, en homenaje a Robert Louis Stevenson); estrenó textos dramáticos como “Último desembarco” (1987), “Catón. Un republicano contra César” (1989), así como otros libros de divulgación: “Invitación a la ética” (1982), “El contenido de la felicidad” (1986), y “Ética para Amador” (1991) En consonancia con la exitosa línea de éste, “Política para Amador” (1992, en diversos países europeos). Reconoce que le han influido mucho Friedrich Nietzsche y E. M. Cioran.

“Ética para Amador” fue escrito pensando en su hijo que entonces era adolescente. Como padre quería transmitirle los conceptos más importantes y básicos de lo que se define como moral o ética y como pensó que sería difícil retener su atención durante mucho tiempo para explicarle estos temas, decidió escribirlos para que los leyera cuando le surgieran dudas o estuviera más interesado. Así escribió este libro básico que muchos Centros Académicos adoptaron como libro de texto para la asignatura de Ética.

Savater es profesor en la facultad de filosofía de las Universidades de Madrid y Euskadi, también director de la revista Claves y compagina estas tareas con sus frecuentes conferencias y sus artículos en el diario El País.

Capítulo 1: de qué va la ética

Este capítulo explica en que consiste la ética. Hay muchas ambigüedades, sobretodo entre lo bueno y lo malo, hay cosas que pueden ser buenas en principio y malas después. También cuenta la diferencia entre vivir bien o saber vivir. Explica que nuestra vida no está predeterminada como la de los animales, ellos actúan por instinto, no tienen libertad de decisión, hacen lo que tienen que hacer; los hombres pueden decidir muchas cosas y modificar su futuro.

Savater toma como ejemplo la Ilíada y las termitas. Héctor podía elegir si enfrentarse a Aquiles o huir. Sin embargo las termitas-obrero se dedican a reconstruir su fortaleza y las termitas-soldado salen a defender a las demás e intentan detener a las enemigas. Todas ellas están programadas para hacer lo que hacen, no tienen elección. Nosotros también estamos programados, pero culturalmente, tenemos un lenguaje y una tradición.

Dos aclaraciones sobre la libertad: No somos libres de decidir lo que nos pasa, pero sí para elegir la respuesta. No es lo mismo ser libre que ser omnipotente. La libertad depende de la voluntad, pero nuestra voluntad no es la única del mundo.

Capítulo 2: órdenes, costumbres y caprichos

Los diferentes motivos que tenemos para hacer algo son los tres siguientes:

  • Órdenes: Que son los motivos que nos obligan a hacer.

  • Costumbres: Que es hacer algo que repites continuamente, lo haces sin pensar.

  • Caprichos: Hacer algo simplemente porque te da la gana, porque quieres.

Las ordenes y las costumbres no son actos libres, no son pensamientos, sino que es algo impuesto por alguien. Somos libres para hacer lo que prefiramos, pero muchas veces nuestra libertad está limitada. A veces las circunstancias nos obligan a tomar una decisión. En este caso el ejemplo es un capitán de un barco que transporta una mercancía muy valiosa y pesada. Está en medio del océano y le sorprende una tormenta. La única forma segura de salvar el barco y su tripulación es arrojar la mercancía. También podría arriesgarse a seguir con la mercancía a bordo y cumplir con su trabajo. O podría tirar a una parte de su tripulación para salvar la mercancía, pero eso no sería ético.

Capítulo 3: Haz lo que quieras

La libertad que nos permite cuestionar las ordenes, las costumbres o los caprichos, nos permite escoger la solución correcta a los problemas que se nos plantean. Lo bueno y lo malo no está definido. Cada persona tiene una opinión distinta y no a todo el mundo le parece “bueno” lo mismo. Hay que examinar cada circunstancia y la intención de cada uno al realizar sus actos. Al ser libres los seres humanos somos diferentes porque cada uno escoge un camino. En este capitulo da bastante bien la definición de ética y moral:

  • Moral: conjunto de comportamientos y normas que damos por válidos.

  • Ética: reflexión sobre por qué los consideramos válidos.

Capítulo 4: Date la buena vida

Debemos hacer lo que nos dé la gana sin prestar atención a los caprichos porque somos libres queramos o no y hacer caso a nuestros caprichos nos hace tomar decisiones precipitadas de las que nos podemos arrepentir. Tenemos que establecer prioridades en lo que queremos porque no todo tiene el mismo valor.

Hay dos ejemplos sobre esto; uno es el de Esaú, un cazador que tenía el derecho de primogenitura y se lo cambió a su hermano por un plato de lentejas cuando tenía hambre, la decisión de Esaú es un capricho que tenía en ese momento, luego se da cuenta del error que ha cometido. El otro ejemplo es el del ciudadano Kane, un multimillonario que todo lo que poseía lo había conseguido sin importarle las personas y todos los sentimientos del resto de los humanos que no fueran él, tratándolos como objetos. Al final de su vida, se ve rodeado de lujo y soledad; sus últimas palabras fueron “Rosebud”, el nombre de su trineo de cuando era pequeño, cuando aun daba y recibía cariño.

Capítulo 5: ¡Despierta, baby!

Lo que queremos realmente es darnos la buena vida, pero no sabemos como conseguirlo. Por ejemplo Easú y Kane: ambos querían darse la buena vida pero se confundieron en la forma de conseguirlo. El error de Kane fue su obsesión por acumular cosas materiales. El error de Easú fue sacrificar demasiadas cosas importantes de su vida.

Ninguna buena vida puede prescindir de cosas, pero menos de las personas.

La diferencia principal entre las personas y las cosas es que de las cosas sólo se pueden obtener más cosas, mientras que de las personas se pueden recibir cosas como amistad, respeto, amor... que solo pueden salir de humanos.

Capítulo 6: Aparece Pepito Grillo

El imbécil moral es el que necesita bastón para caminar. Hay varios tipos de imbéciles:

  • El que cree que no quiere nada, que todo le da igual.

  • El que cree que lo quiere todo, algo y también lo contrario.

  • El que no sabe lo que quiere ni lo quiere saber, rebelde sin causa.

  • El que sabe que quiere, lo que quiere y por qué lo quiere, pero lo quiere con miedo, con poca fuerza y acaba haciendo lo que no quiere.

  • El que quiere con fuerza, pero se engaña a sí mismo sobre la realidad y acaba confundiendo la buena vida con lo que le hace polvo.

Todos estos imbéciles necesitan bastón y siempre acaban haciéndose daño a sí mismos. Lo contrario de ser imbécil es tener conciencia. La conciencia consta de varias características:

  • Saber vivir humanamente bien.

  • Reflexionar sobre si de verdad deseamos lo que hacemos.

  • Desarrollar el “buen gusto moral” hasta sentir repugnancia hacia lo malo.

  • Aceptar que somos nosotros los únicos responsables de nuestros actos.

Capítulo 7: Ponte en su lugar

Este capítulo empieza ya con el ejemplo, que es la historia de Robinson Crusoe. Se encuentra solo en una isla desierta desde hace tiempo y al descubrir las huellas de un humano se plantea la duda de cómo comportarse con esa persona. Podría tomarle desde el principio como un enemigo y atacarle para no correr el riesgo de que él le ataque primero, pero así, seguramente, Viernes le tratarían también como un enemigo y perdería cualquier posibilidad de tener un compañero. Lo que le hace peligroso es que es un semejante e inteligentes.

Marco Aurelio, filósofo y emperador de Roma, tenía muy claras estas dos cosas:

  • Si una persona hace algo malo, por ello no deja de ser humano y al ser humano siempre tiene la posibilidad de volver a transformarse en lo más conveniente.

  • La capacidad de imitar a otros humanos. Copiamos, sobretodo, el comportamiento; por eso es muy importante el ejemplo que damos, porque los demás nos trataran como son tratados.

Capítulo 8: Tanto Gusto

El término “inmoralidad” se suele utilizar para hablar de cuestiones referidas al sexo. Sólo podemos hablar de inmoral cuando estas relaciones se realizan para hacer daño, pero el sexo en general tiene nada de inmoral. Además no sólo sirve para procrear, sino también para obtener placer, y de aquí, alegría. No tiene nada de malo el disfrutar de tu cuerpo, ya que sin disfrute no puede haber buena vida. El placer es bueno cuando nos proporciona alegría, cuando la alegría se aleja de ése placer ya no nos conviene

Los puritanos son los que juzgan la práctica del sexo, y por ello, son los verdaderos inmorales ya que hacen daño a otras personas con sus opiniones; además piensan que lo bueno es lo que les hace sufrir o no les gusta hacer. La razón de que se diga que el sexo es inmoral es porque se le tiene miedo al placer.

En este capítulo también se habla sobre carpe diem, es decir, aprovechar el momento y los placeres que están a tu alcance; pero sin abusar de ellos, porque llevan a simplificar tu vida por completo.

Capítulo 9: Elecciones generales

Este capítulo trata de la política. Explica que muchas veces nos decepcionamos con los políticos porque no comprendemos que son personas humanas y tienen defectos. La gente elige a un político precisamente por eso, porque es como las demás. Los políticos tienen fama de inmorales porque ocupan lugares muy visibles de la sociedad.

Todos somos políticos, porque somos quienes elegimos a los que nos representan. Hay que saber las diferencias y semejanzas entre política y ética:

  • La ética es el arte de elegir lo que más nos conviene y vivir lo mejor posible. Pretende que cada cual haga lo que de verdad quiera.

  • La política tiene como objetivo organizar lo mejor posible la convivencia social, que podamos elegir lo que nos conviene. Solo busca resultados, sin importarle el medio.

Los ideales para la organización política preferible desde el punto de vista ético:

  • Respetar al máximo las facetas públicas de la libertad (expresión de opiniones)

  • Tratar a todas las personas como a personas (ponerse en el lugar de los demás y relativizar nuestros intereses para consolidarlos con los suyos)

  • Tomarse en serio a los demás (ponerte en su lugar y comprender sus sufrimientos)

Valoración personal

Este libro hace reflexionar y pensar en cosas que no se te ocurren normalmente. Me ha parecido bastante bueno.

Se entiende bastante bien porque se dirige al lector “de tú” y no se hace aburrido: es mejor que si te lo cuenta un profesor y utiliza frases claras, así que se comprende bien.

En la mayoría de los capítulos pone como ejemplos historias de otros autores o que han sucedido en realidad y te ayuda que a comprender mejor los conceptos tratados. También me ha hecho pensar sobre muchas cosas que me ocurren y que ahora entiendo mejor. Me parece que el autor pretende eso, explicar con lenguaje claro temas que son serios y complicados; se nota que lo escribió para que lo leyera su hijo.

Creo que es un buen libro que te hace pensar y reflexionar sobre las decisiones que tomamos y la repercusión que éstas pueden tener en nuestro futuro. Pero creo que es para leerlo con calma y despacio.

También estoy de acuerdo en lo que dice el autor de que deberíamos tratar a los demás como seres humanos, ponernos en el lugar del otro e intentar comprenderle, aunque no estemos de acuerdo con él: eso es ser tolerantes. También me parece muy importante la definición de que las personas tenemos la libertad de elegir, que es lo que nos distingue de los animales, que tienen poca capacidad para hacerlo porque están limitados por su programación natural.

Lo que no me gusta es que algunos de sus capítulos son muy largos y parece que sea un libro para personas más mayores porque explica muchas cosas de filosofía. La ética y la moral, aunque me parecían unos términos muy similares he aprendido su diferencia.

En resumen, me ha gustado leerlo pero no creo que sea necesario leerlo para saber vivir si tienes claras algunas cosas.