Ética para Amador; Fernando Savater

Filosofía española contemporánea. Filósofos españoles. Ética. Adolescentes. Sentido de la vida. Libertad

  • Enviado por: Pelayo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas
publicidad
publicidad

CONCEPTO DE ÉTICA PARA FERNANDO SAVATER:

La primera e indispensable condición ética, es, la de estar decidido a no vivir de cualquier modo: Estar convencido de que no todo da igual.

La ética es la reflexión sobre por qué consideramos válidos algunos comportamientos. Entre todos los saberes posibles existe al menos uno imprescindible: el de que ciertas cosas nos convienen y otras no. Ciertas cosas nos convienen (bueno) otras cosas, en cambio, no nos convienen (malo).

Para Fernando Savater, la ética es el saber distinguir entre lo bueno y lo malo, lo que nos conviene y lo que no nos conviene, también es el saber por qué se consideran buenos o malo unos determinados comportamientos. Hay cosas buenas y cosas malas, pero a veces las cosas no son tan sencillas.

Hay comportamientos o actitudes que en unos aspectos son buenos, pero en otros malos, un ejemplo de esto es la mentira. La mentira es algo en general malo, porque destruye la confianza en la otra persona, pero en ocasiones puede ser útil o beneficioso mentir para obtener alguna ventaja, o incluso para ayudar o hacerle un favor a alguien. Hay otras cosas que hay que tener muy claras, por ejemplo, saltar desde el balcón de un sexto piso no es una cosa conveniente para la salud.

En ocasiones uno no tiene muy claro lo que es conveniente o no, porque lo malo parece a veces resultar más o menos bueno y lo bueno tiene en ocasiones apariencia de malo. Hay que pensar bien las cosas que se hacen porque vivir éticamente no consiste en vivir de cualquier manera.

Las personas pueden y deben tomar sus propias decisiones, porque sino no serían libres. Ser libre es un derecho y una obligación que todas las personas tenemos, aunque en cierta manera todas tenemos limitada esa libertad, nosotros podemos decidir en nuestra forma de pensar o de actuar, pero no podemos decidir en los aspectos exteriores que no se pueden controlar (por ejemplo: fenómenos de la naturaleza).

No somos libres de elegir lo que nos pasa, sino libres para responder de una forma u otra a lo que nos pasa. Las personas siempre podemos optar finalmente por lo que queramos, podemos decir sí o no, quiero o no quiero, porque nunca tenemos un solo camino a seguir. No podemos hacer cualquier cosa que queramos, pero también es cierto que no estamos obligados a querer hacer una sola cosa.

La ética también se refiere a la búsqueda de cual es la mejor forma de vivir, podemos inventar y elegir en parte lo que a nosotros nos parece la mejor forma de vivir, nuestra forma de vida. Podemos optar por lo que nos parece conveniente para nosotros, frente a los que nos parece inconveniente, por esto también podemos equivocarnos en nuestra elección, por lo cual debemos fijarnos bien en lo que hacemos y procurar adquirir un cierto saber vivir, o arte de vivir, en resumidas cuentas un vivir mejor, que es a lo que llaman ética, y lo que intenta esta ética es descubrir que significa en el fondo esto de saber vivir, o vivir mejor.

MOTIVOS, ÓRDENES, COSTUMBRES Y CAPRICHOS:

Los motivos son las razones o argumentos que se tienen o al menos se creen que se tienen para hacer algo, la explicación más aceptada de tu conducta cuando reflexionas un poco sobre ella.

Si el motivo por el cual hacemos algo es que nos lo ha mandado una persona, entonces lo llamaremos orden. Las órdenes las cumplimos porque siempre hay un miedo de las consecuencias que pueda conllevar el no cumplirlas, o también si tenemos un cierto afecto, aprecio y confianza en la persona que nos dicta las ordenes, que puede llevarnos a pensar que lo que nos manda esa persona es, como suele decirse, por nuestro bien. También nos puede llevar a cumplir estas órdenes una tercera fuerza, la espera de alguna recompensa por hacer lo que se nos manda. Hay órdenes que se pueden considerar buenas y otras que pueden ser consideradas como malas.

Si el motivo por el que hacemos una cosa es que esa misma acción la hemos repetido una y otra vez, así muchas veces, de manera que lo hacemos casi sin pensarlo, lo llamamos costumbre. Las costumbres las cumplimos por la comodidad de seguir la rutina en ciertas ocasiones y también por el interés de no contrariar a las demás personas, es decir, ser diferentes. Las costumbres pueden ser consideradas también como una obediencia a ciertos tipos de órdenes.

Si el motivo por el cual hacemos algo es simplemente porque nos apetece a eso lo llamamos caprichos. Hacer las cosas porque sí, porque en ese momento queremos y ya esta sin llegar a profundizar si las consecuencias serán positivas o negativas.

Las órdenes y las costumbres parece que vienen de fuera, se imponen sin pedir permiso y sin que haya que dar una opinión de lo que se cree. En cambio los caprichos salen de tu interior, brotan espontáneamente, sin que nadie los mande ni a nadie en principio se quiera imitar, (como darle una patada a una lata), nadie te lo impide ni todo el mundo lo hace.

Nunca una acción es buena solo por ser una orden, una costumbre, o un capricho.

LA LIBERTAD:

La libertad es el asunto del que se ocupa propiamente la ética. Libertad es poder decir sí o no, lo hago o no lo hago, digan lo que digan los demás, es decidir por uno mismo. Libertad es decidir pero al mismo tiempo es darte cuenta de que estás decidiendo, es todo lo contrario a dejarse llevar. Para responder correctamente ante una situación cuando utilizamos nuestra libertad es necesario al menos plantearse la cuestión más de una y de dos veces y pensándolo bien, para conseguir saber que es lo correcto en ese caso.

El hombre a diferencia de los animales es libre porque puede elegir las cosas que hace y las que no. El hombre hace las cosas porque se lo mandan, por costumbre, o porque quiere, mientras que los animales se mueven por medio de instintos. A los animales no se les puede reprochar ni aplaudir lo que hacen porque no saben comportarse de otra manera, están programados por la naturaleza. En cierta medida los hombres también estamos programados, estamos hechos para hacer unos cosas y no otras, como beber agua y no lejía, etc. También nuestro pensamiento es determinado porque viene condicionado por el lenguaje que le da forma. Aunque los hombres siempre pueden elegir entre más de una opción, y a esa capacidad se le llama libertad. Poder ser libre significa pensar bien las cosas que haces y no dejarte llevar por los demás aunque estos tengan sus razones de las cosas. El hombre siempre es libre, si eliges no serlo, estás decidiendo por ti mismo, por lo tanto ya estás utilizando tu libertad, nunca puedes dejar de ser libre, el hombre está condenado a ser libre.

Fernando Savater dice: “Haz lo que quieras” pero él al decirte esto te está dando una orden, si la cumples o no, sigues siendo libre porque estás utilizando tu libertad para decir que no a esa orden, o aceptarla

Los hombres no pueden hacer lo que quieran, pero pueden elegir, aunque hay cosas que no se pueden elegir, como las cosas que ocurren pero sin forma de actuar o prevención. Tampoco siempre se consigue lo que se quiere y uno ha elegido, ser libre no significa conseguir siempre los objetivos propuestos. Hay fuerzas que limitan la libertad, y la gente tiene mas conocimiento de estas fuerzas que de la propia libertad.

Cada uno es libre, y nadie puede ser libre por otra persona. La libertad implica también responsabilidad por las consecuencias que se puedan obtener.

Cuando una persona no es responsable de su libertad, se deja llevar por las situaciones y por las personas, la persona que utiliza su libertad responsablemente es consciente de lo verdadero de su libertad y así conseguirá actuar bien. Hay que comprender que ciertos comportamientos nos convienen y otros no, comprender de qué va la vida y que es lo que puede hacerla buena, para esto hay que hablar con los demás dar razones de tus opiniones y escuchar las razones de los demás.

¿EN QUÉ CONSISTE VIVIR HUMANAMENTE?

No hay un único reglamento para ser buen humano. Se puede ser buen hombre de muchas maneras y las opiniones que juzgan los comportamientos suelen variar según las circunstancias. Hay muchas formas de llegar a serlo pero la cuestión depende principalmente del ámbito en que se mueve cada cual. Habría que estudiar no sólo todas las circunstancias que rodean cada caso sino hasta las intenciones que mueven a cada uno. Puede ocurrir que alguien intente hacer algo malo y le salga un resultado aparentemente bueno, también puede ocurrir que alguien con la mejor voluntad del mundo pueda provocar un desastre, pero esto ocurre en contadas ocasiones.

El lema fundamental de la ética es un “haz lo que quieras”. Todo esto de la ética es algo que hay plantearse desde uno mismo, desde la voluntad de cada cual. Pregúntate a tí mismo que es lo que debes hacer con tu vida. Si deseas saber en qué puedes emplear mejor tu libertad, no la pierdas poniéndote desde el principio al servicio de otros. Interroga sobre el uso de la libertad, a la libertad en sí.

“Haz lo que quieras” es una orden, aunque sea la orden de que actúes libremente sigue siendo una orden, porque si la obedeces la cumples y si no la obedeces también la cumples porque estas decidiendo lo que quieres.

Si no se quiere ser libre se hace usando la libertad de decidir que no se quiere seguir siendo libre, eligiendo ya ante una cuestión.

No hay que confundir este “Haz lo que quieras” con los caprichos que son las cosas que se hacen porque a uno le da la gana, lo primero que se viene a la cabeza es lo que se decide.

Lo que en ocasiones nos empuja a elegir entre unas cosas y otras es muchas veces el miedo por la brevedad de la vida, o lo que es lo mismo la proximidad de la muerte. Hay gente que por este miedo decide vivir como si ya estuviese muerto y todo diese igual.

Decir “Haz lo que quieras” en el fondo quiere decir que te des a la buena vida. La `etica como ya he dicho antes no es m'as que el intento de averiguar como vivir mejor. Esa buena vida tiene que ser una buena vida humana. Un ser humano consiste principalmente en tener relaciones con otros seres humanos y as'i humanizarnos y humanizar a los otros. Muy pocas cosas se pueden realizar en la soledad, y si la soledad es completa y definitiva las cosas se amargan sin remedio. La buena vida humana es buena vida entre seres humano o de lo contrario puede ser vida, pero no ser ni buena ni humana.

Los hombres lo que queremos es ser humano y queremos también ser tratados como humanos, porque la humanidad depende en gran parte de lo que los unos hacemos con los otros. El hombre no nace hombre ni nunca llega a serlo del todo si los demás no le ayudan. El hombre es una realidad cultural. No hay humanidad sin aprendizaje cultural y sin la base de toda cultura, que es el lenguaje. Sin el lenguaje no seriamos capaces de pensar ni entender lo que nos rodea, pero nadie puede aprender a hablar por sí solo. Hablar a alguien y escucharle es empezar a darle un trato humano. La base de la humanización es el lenguaje pero no es únicamente el lenguaje, hay otras formas de humanizarnos como estilos de respeto y miramientos humanizadores que tenemos unos con otros. La humanización, en lo que nos queremos convertir es un proceso recíproco, para que los demás pueden hacerme humano a mí yo tengo que hacerles humanos a ellos.

Querer la buena vida no es un querer cualquiera, hay quereres simples que se fijan en un solo aspecto de la realidad, pero la vida es complejidad y está siempre llena de complicaciones. La mayor complejidad de la vida es que las personas no son cosas y no se les puede tratar como tal. Las cosas que tenemos nos tiene también a nosotros, lo que poseemos, nos posee, pero con las personas no es igual, ni se posee ni te poseen. Cuando tratamos a las personas como cosas lo que recibimos de ellos son también cosas y así nunca se conseguirá obtener ni dar los dones tan sutiles que solo las personas pueden dar. Para dar y recibir estos dones hay que tratar a las personas como personas, al llevar esto a cabo se hace posible el intercambio de lo que solo una persona puede darle a otra. Al ser humano siempre se cuenta con el respeto al menos de una persona: nosotros mismos. Al no utilizar y por tanto convertir a los otros en cosas estamos defendiendo nuestro derecho a no ser cosas para los otros.

La única obligación de esta vida es la de no ser moralmente imbécil. Hay distintos tipos de imbéciles, que son aquellas personas a las que les cojea el ánimo y el espíritu.

  • El que cree que no quiere nada y todo el da igual.

  • El que cree que lo quiere todo, lo primero que se le presenta y lo contrario de lo que se le presenta.

  • El que no sabe que quiere ni se preocupa en averiguarlo, es conformista sin reflexión o rebelde sin causa.

  • El que sabe lo que quiere y sabe más o menos por qué lo quiere, pero lo quiere flojito y termina siempre haciendo lo que no quiere.

Estas tipos de personas necesitan apoyarse en cosas ajenas que nos tienen nada que ver con las libertad y la reflexión propias. Los `imbéciles no suelen conseguir vivir la buena vida. Para evitar ser imbécil hay que prestar atención y esforzarse todo lo posible por aprender. Lo contrario de ser moralmente imbécil es tener conciencia. La conciencia consiste en saber que no todo da igual, en fijarnos en si lo que hacemos corresponde o no a lo que queremos de verdad, y en ir desarrollando el buen gusto moral. Para lograr tener conciencia hacen falta algunas cualidades innata y también son favorables ciertos requisitos sociales y económicos, todo lo demás depende del esfuerzo y la atención de cada cual. La palabra mejor relacionada con la conciencia es el remordimiento.

El remordimiento puede venir por el miedo que se tiene a un castigo que nos imponen por nuestro mal comportamiento o mala conducta, pero hay veces que nada ni nadie puede castigarnos y aún así sentimos remordimientos porque nos hemos dado cuenta, de que como personas humanas hemos hecho o hemos provocado algo malo. Al darnos cuenta que hemos actuado mal y sentir remordimiento ya nos estamos castigando a nosotros mismos. Nuestros remordimientos vienen de nuestra libertad. Cuando obramos mal intentamos excusarnos de distintas maneras, sin embargo cuando no hemos hecho algo nunca se nos ocurre decir que nosotros no hemos sido, por lo que cuando nos excusamos diciendo que no hemos hecho algo que en realidad si hemos hecho nos estamos delatando a nosotros mismos “excusa no pedida, acusación manifiesta”

En el libro se nos habla de un emperador romano llamado Marco Aurelio, que afirmaba que diariamente nos encontramos con ladrones e incluso asesinos, pero que se les debería tratar como a personas porque si les depreciamos no se viviría humanamente. Una persona aunque cometa fallos y perjudique a los demás no deja de ser humano, porque una persona que falla, puede humanizar a las personas, porque vivir humanamente es convivir con otras personas, ponerse en sus situaciones, comprenderles, entender sus razones y apoyarle en los momentos malos. Al tomar al prójimo con seriedad, se le toma tan en serio como a uno mismo. Pero vivir humanamente no es darle siempre la razón ni tampoco pretender ser iguales, hay que ser y comportarse como uno mismo y con la educación que haya recibido, por lo que unas personas ante determinadas situaciones pueden actuar mejor que otras.

EL SENTIDO DE LA VIDA:

El sentido de la vida es sencillo, es simplemente vivir. En la vida uno debe procurar no fallar, y si lo hacemos, no hundirnos por haber fallado, sino poner el remedio para no volver a cometer el mismo fallo y salir adelante. Tú no puedes decidir si la vida merece la pena o no, porque ahí estás juzgando únicamente el modo de vida que llevas tú, no el que puedan llevar los demás, que puede ser mejor o peor que tu propio modo de vida. Lo que tienes que pensar es que siempre puede haber gente en peor situación que tú y no por eso se hunden

No hay que perderse pensando en si la vida tiene sentido o no, desde luego que lo tiene, la vida sigue día a día y hay que hacer una parada en los actos que hacemos, aprendiendo en ello. Ese es otro uso de la ética: la ética refuerza y enriquece la vida.

La pregunta que se nos plantea es la de cómo vivir la vida que nos ha tocado del mejor modo posible. La respuesta tiene tres 3 motivos:

  • Porque vivir no es algo concreto o delimitado, no es una ciencia exacta, es un arte.

- Porque ni siquiera Savater, sabe vivir bien, según nos comenta.

- Porque la buena vida no es algo general, sino que es particular en cada caso de cada persona.

Por eso la ética también es el arte de elegir lo que más conviene y vivir lo mejor posible.

Savater nos da el consejo de “debemos de tener confianza en uno mismo” y el de hacer una elección correcta que nos abra puertas en el futuro de nuestra vida.

OPINIÓN PERSONAL:

OBJETIVO DEL AUTOR:

El objetivo que Fernando Savater pretende conseguir con este libro es hacer llegar de forma sencilla a los adolescentes, mediante su hijo Amador, la idea de que la ética no es una materia que se estudia como el Inglés o las Matemáticas, sino que se puede entender como “el arte de vivir o el saber vivir”.

Enseñarnos qué es la ética y la moral, él nos intenta enseñar qué es la ética, algo que para nosotros no tenía un significado concreto, aunque la ética es algo muy difícil de concretar con esta ayuda nos aproximamos un poco mas. Ninguna persona en el mundo nace sabiendo qué es la ética, y esto es algo que su conocimiento se va adquiriendo con el paso de los años y la maduración de la persona. Fernando Savater nos explica la ética, de una manera, la cual podemos entender fácilmente, con un vocabulario sencillo y con ejemplos cotidianos de poca complejidad. Para conseguir el objetivo de que nosotros entendamos qué es la ética trata bastantes temas, tales como la libertad, conciencia, relaciones humanas y un largo etc. de temas, lo que Fernando Savater también intenta es que pensemos por nosotros mismos en muchas ocasiones porque sin ayuda de nadie nosotros somos los dueños de nuestra libertad y nadie puede ser libre por nosotros.

¿HA CONSEGUIDO SU OBJETIVO?¿ PORQUE?:

Yo opino que al menos conmigo ha conseguido llevar a cabo sus objetivos, porque me ha enseñado a pensar y querer más profundamente, también a solventado con gran `éxito las lagunas y simplemente todo lo que no sabía sobre la ética, la libertad, etc. De una manera que yo puedo entender fácilmente, y me ha hecho darme cuenta entre la diferencia existente entre la ética y la moral que antes para mí no tenían aparentemente distinción.

Con este libro el autor logra su objetivo, ya que como tiene muy claro a quien va dirigido, consigue que el lector entienda el consejo esencial que él nos dice: Buscar uno mismo la forma de vivir bien.

¿QUE ME A ECHO SENTIR O PENSAR?:

A mí como ya he dicho antes me ha solventado las lagunas que tenía sobre la ética, la libertad, etc. Y de la manera en la cual me lo ha dicho

Nunca antes había leído libros de este tipo, aunque la verdad pienso que son muy interesantes mucho más que tonterías que en ocasiones solemos leer, aunque a veces también es bueno leer esas cosas para darte cuenta de lo que son en realidad y no que aparentemente puedan tener mucho de morbo...etc.

El libro; que está dividido en 9 capítulos, un aviso antipedagógico, prólogo, un epílogo y un apéndice; va tratando distintos temas desde la introducción del concepto de ética hasta la política de hoy en día.

En el libro “Ética para Amador” Savater también nos muestra como aplicar la ética a nuestra vida diaria. El autor nos muestra a los adolescentes la forma más fácil de encontrar lo verdaderamente bueno y la forma de lograrlo, sin intentar agradar a otros, porque como él mismo dice: “No le preguntes a nadie qué es lo que debes hacer con tu vida, pregúntatelo a ti mismo.”

Es importante que los adolescentes nos esforcemos todo lo posible por aprender siempre, por entender que no todo da igual, y por estar dispuesto a fijarnos si lo que hacemos corresponde verdaderamente a lo que queremos y por hacernos responsables de nuestros actos sin buscar pretextos.

A mí personalmente concluyendo me ha parecido un libro muy interesante por no decir uno de los más interesantes que he leído en lo que llevo de vida formándome como persona humana, me ha aportado muchas cosas que ahora yo puedo intentar aportar a otros.

ÍNDICE:

- CONCEPTO DE ÉTICA PARA FERNANDO SAVATER.

- MOTIVOS, ÓRDENES, COSTUMBRES Y CAPRICHOS.

- LA LIBERTAD.

- ¿EN QUÉ CONSISTE EL VIVIR HUMANAMENTE?

- SENTIDO DE LA VIDA.

- OPINIÓN PERSONAL:

· OBJETIVO DEL AUTOR.

· ¿LO HA CONSEGUIDO? ¿POR QUÉ?.

· ¿QUÉ ME HA HECHO PENSAR O SENTIR?.