Ética para Amador; Fernando Savater

Filosofía española contemporánea. Filósofos españoles. Adolescencia y sentido de la vida. Libertad. Trato humano. Biografía autor

  • Enviado por: Chocapic
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
Máster Profesional en Mercado del Arte (Oficial)
Centro de Estudios Financieros, CEF.-
Si eres un apasionado del arte y te gustaría recibir una formación de calidad, Centro de Estudios Financieros, CEF,...
Solicita InformaciÓn

Doctorado en Literatura Hispánica (Catalana, Gallega, Vasca) en el Contexto Europeo
UNED
Ofrecemos aquí una somera descripción del Doctorado en literaturas hispánicas (catalana, gallega y vasca) en el...
Solicita InformaciÓn

publicidad

ÉTICA PARA AMADOR


  1. BIOGRAFÍA FERNANDO SAVATER

Nació el 21 de junio de 1947 en San Sebastián (España). Su familia se trasladó a Madrid. Cursó estudios de Filosofía y Letras en la Universidad Central. En 1975 se doctoró con una tesis sobre Nietzsche. Impartió clases de Historia de la Filosofía en la Facultad de Ciencias Políticas en la Universidad Autónoma de Madrid, de donde fue expulsado por su actitud de crítica política al régimen. Fue profesor de Ética y Sociología en la Universidad a Distancia, UNED, y en 1980 comenzó a impartir clases de Ética en la Universidad del País Vasco en San Sebastián. En el año 1972 publicó Nihilismo y acción y La filosofía tachada, ensayos donde se podían observar influencias de Friedrich Nietzsche y E. M. Cioran. Se exilió voluntariamente en Francia en los últimos años del régimen de Franco. Algún tiempo después, polemizó con dureza con el filósofo Javier Sádaba a propósito de los conflictos del independentismo vasco en particular y, en un orden más amplio, del poderoso renacer del nacionalismo y las doctrinas xenófobas, neofascistas y racistas en el mundo. Se le ha llamado el Sartre español y comparado con Salman Rushdie. Reivindica su autonomía y está dispuesto a sustituir la política por la ética, se tropieza siempre con la manipulación que el Estado ha realizado durante siglos en la especie humana. En 1973 se publicó Apología del sofista, título al que siguieron Apóstatas razonables (1976), Conocer Nietzsche y su obra (1977), Panfleto contra el Todo (1978), Humanismo penitente (1980) y la obra que le haría obtener el Premio Nacional de Literatura de 1981, La tarea del héroe. En aquellos años publicó novelas como Caronte aguarda (1981), Diario de Job (1983) y en homenaje a Robert Louis Stevenson, El dialecto de la vida(1985); estrenó textos dramáticos como Último desembarco (1987) o Un republicano contra César(1989), así como ensayos de manifiesta intención divulgadora: Invitación a la ética(1982), El contenido de la felicidad (1986), Ética para Amador (1991) y, en consonancia con la exitosa línea del anterior, un atípico best-sellers en diversos países europeos, Política para Amador (1992). En 1996 se trasladó a Madrid, año en el que fue nombrado catedrático de Filosofía en la Universidad Complutense. En 1997 publicó El valor de educar, ensayo dedicado a su madre, su primera maestra, en el que defiende la educación como remedio para la mayoría de los males de nuestra sociedad. En enero de 2001 recopiló sus numerosos artículos contra el nacionalismo radical, publicados en El País y en el diario bilbaíno El Correo, en el libro Perdonen las molestias. Otra de sus obras es Crónica de una batalla sin armas contra las armas, un alegato contra la pasividad de la sociedad civil ante la violencia terrorista y un exhorto a la ciudadanía a movilizarse contra ETA. Apasionado de la hípica, ha visitado los principales hipódromos del mundo. Su libro, A caballo entre milenios, (2001) reúne un conjunto de crónicas sobre las carreras de caballos. Además del premio Sajarov de los derechos humanos, que recibió en diciembre de 2000 en nombre de la plataforma cívica Basta Ya, de la que es portavoz, Fernando Savater ha recibido, entre otras distinciones, el premio Nacional de Ensayo (1982), el premio Anagrama, el premio Ortega y Gasset de periodismo (2000), y el Premio Fernando Abril Martorell por “su contribución a la defensa y difusión de la libertad, la tolerancia y los derechos humanos”. Amenazado de muerte por ETA desde hace varios años, hace su vida entre San Sebastián y Madrid acompañado por escoltas.

  1. ¿POR QUÉ ESCRIBE EL LIBRO ÉTICA PARA AMADOR?

Amador es el hijo de Fernando Savater. Yo opino que el libro lo escribe porque es una manera de recopilar todas las experiencias, sentimientos y emociones que ha vivido y después transmitírselas a su hijo, para que esté sepa que todas las cosas por las que está pasando y todas las dudas que tiene, su padre ya las ha vivido y conoce como se siente.

Savater explica que tiene ganas de contarle a su hijo muchas cosas, pero que se las aguanta porque comprende que ya es bastante pesado tener que aguantar sus sermones de padres como para encima añadir los de filósofo.

Que haya escogido el formato de libro para hacerlo (nos aclara Savater en el prólogo) es para que a Amador le sea más cómodo, es decir, que lea de vez en cuando, si tiene tiempo y poco a poco. Si tuviese que escuchar todo lo que su padre cuenta en el libro se limitaría a ponerse a pensar en otra cosa mientras su padre le suelta el rollo, pero con el libro puede leer cuando le apetezca.

En resumen el libro está escrito para darle confianza a Amador, para ayudarle en su desarrollo como persona y ayudarle a entender las cosas complicadas que le están pasando.

  1. ELECCIÓN DE UN CAPÍTULO.

He elegido el capítulo dos: Órdenes, costumbres y caprichos porque es un capítulo que a pesar de haberlo leído y trabajo nada más comenzar el curso recuerdo bastante de su contenido y porque el tema de las motivaciones humanas me llama mucho la atención, es decir, el poder explicar por qué alguien actúa como lo hace. También porque entendí bastante bien el contenido y creo que capté bien las ideas principales.

En el capítulo dos nos habla de que hay cosas que nos convienen y otras que no, aunque no siempre está tan claro cuál es la mejor opción. Nosotros no tenemos la capacidad de elegir qué nos pasa, pero si podemos actuar frente a lo que nos ocurre. Un ejemplo claro es que no podemos elegir que llueva o no, es algo que no está en nuestra mano; sin embargo sí podemos elegir qué hacer frente a esa situación: puedo salir sin paraguas y calarme, o ser prudente, coger el paraguas y llegar seca a donde quiera que vaya.

Teniendo en cuenta que podemos escoger como actuar, ¿quiere decir que hacemos siempre lo que queremos? No, incluso a veces las circunstancias nos hacen tener que elegir entre dos opciones que ni hemos elegido, es decir, elegir aunque no queramos. Un ejemplo puede ser elegir la comida en un restaurante. Empezando por el principio, no está en nuestra mano cuál es el menú, pero sí lo está el que plato vamos elegir. Pero si ninguna de las opciones que hay en la carta nos agrados, nos vemos obligados a hacer uso de nuestra capacidad de elección, aunque no queramos.

En este tipo de situaciones los seres humanos somos libres porque no nos queda más remedio que serlo, somos libres de optar en circunstancias que no hemos elegido padecer.

Pero estos casos no suelen ser muy habituales; la mayoría de nuestros actos los hacemos casi automatizados, como levantarnos, vestirnos, lavarnos los dientes…

¿Cuáles son los motivos que nos llevan a actuar como lo hacemos? Según Savater hay tres tipos de motivos, es decir tres tipos de razones que tenemos para hacer algo, tres posibles explicaciones de nuestra conducta. Estos tres tipos son órdenes, costumbres y caprichos.

Las órdenes son actos que hacemos por obligación, porque alguien nos lo ha mandado; las costumbres son cosas que solemos hacer y repetimos casi sin pensar; y los caprichos son la ausencia de un motivos concreto, es decir, hacer las cosas que nos apetecen.

Cada uno de estos motivos inclina nuestra conducta y explica nuestras preferencias. La última pregunta que nos podemos plantear sobre ellos es: ¿con qué fuerza nos obliga a actuar cada uno? Cada tipo de motivo tiene su propio peso; por ejemplo, el de las órdenes es las represalias que puedas tener. Normalmente, a los jóvenes nos imponen las órdenes nuestros padres: como recoger la habitación, y sabemos que si no las cumplimos sufriremos una terrible consecuencia: ser castigados. En las costumbres la fuerza que nos obliga a actuar es la comodidad de seguir la rutina. Tanto las órdenes como las costumbres tienen algo en común,y es que se imponen desde fuera, en cambio, los caprichos vienen espontáneamente de dentro de cada uno. Es en los caprichos donde nos sentimos más libres porque nadie nos impone lo que tenemos que hacer ni nos dirige hacia un lado u otro.

  1. ELECCIÓN TEXTO

No hemos de preocuparnos de vivir largos años sino de vivirlos satisfactoriamente; porque vivir largo tiempo depende del destino, vivir satisfactoriamente de tu alma. La vida es larga si es plena; y se hace plena cuando el alma ha recuperado la posesión de su bien propio y ha transferido a sí el dominio de sí misma” (Séneca, Cartas a Lucilio).

Este texto me gusta mucho porque creo que habla sobre una de las grandes verdades de la vida. Estoy totalmente de acuerdo con Séneca en que lo importante no es el tiempo que vivas, si no como de satisfactorio ha sido ese periodo. Creo que no merece la pena vivir cien años si en ellos no has cumplido un sueño, no has realizado algún propósito ni has alcanzado una meta. La vida está para aprovecharla y no para pasarla contando los segundos ni administrando el tiempo. Pienso que una vida plena es la que estando en el lecho de muerte sonríes y estás feliz por haber vivido como has querido.

  1. ¿CREES QUE A AMADOR LE SERVIRÁ LA LECTURA DEL LIBRO?

Basándome en la experiencia que tengo yo de haberme leído el libro y considerando que Amador tiene la misma edad que yo creo que no le servirá mucho. Me explico: en el libro aparecen muchas cosas interesantes y curiosas que creo que a Amador le pueden gustar. Quizá pueda aprender nuevas cosas como qué es la ética, distinguir los juicios morales, las costumbres los caprichos…pero no creo que lo ponga en práctica.

Opino que ese tipo de cosas se tienen que aprender por uno mismo, y no en la teoría de un libro. Savater lo dice: este libro lo escribo para relatarte cosas que yo viví y que tú estás viviendo. Creo que no tiene ninguna gracia desvelarle a Amador ese tipo de cosas, es como estropear el final de un cuento, que quizá tenga razón, pero poniéndome en la situación de Amador no creo que vaya a seguir las indicaciones del libro solo porque su padre (siendo un filósofo famoso) lo haya escrito. Ese tipo de cosas son las que se aprenden con el paso del tiempo.

Yo misma he leído el libro, no me ha desagrado pero no creo que me sirva para hacer las cosas de un modo u otro. De algún modo pienso que en el libro vienen cosas que ya sabemos pero que no nos planteamos para no comernos el coco.

Lo que sí creo es que a Amador le hará mucha ilusión el libro. A lo mejor no con los 15 años que tiene ahora, pero un futuro y cuando su padre quizá no esté, sabrá valorarlo y se dará cuenta de lo importante que era para su padre que hasta le escribía un libro con unas nociones básicas para la vida