Ética para Amador; Fernando Savater

Filosofía española contemporánea. Filósofos españoles. Adolescencia y sentido de la vida. Ética. Moral. Argumento

  • Enviado por: Bélgica
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 3 páginas
publicidad

Resumen de Libro “Ética para Amador”

Autor: Fernando Savater

Para empezar, el autor dedica su libro a su hijo de 16 años, para que internalice conocimientos, respecto de lo que significa ética en el ser humano desde múltiples puntos de vista. Esto porque el autor señala que es mejor enseñar desde un libro antes que una conversación entre padre e hijo, la cual se puede tornar aburrida y en tono de sermón.

En 9 capítulos el autor, nos explica desde su punto de vista que es la ética en el ser humano con ejemplos, los cuales las respuestas quedan a conciencia de los lectores puesto que su apuesta con este libro, no es quedar de sabio o que sólo él tiene la verdad respecto del tema. Lo cual sería falso ya que cada uno decide lo que es bueno para sí mismo según nos conviene y además somos libres de elegir lo uno de lo otro pues poseemos voluntad de… Aún así, nuestra libertad puede ser limitada ya que no podemos elegir no ser libres de situaciones que no hemos escogido resistir.

Al momento de decidir enfrentar alguna situación, la realizamos mediante motivos y de manera instintiva; estos motivos según señala el libro son los que llamamos órdenes costumbres y caprichos, tenemos la responsabilidad de algo o actuamos conforme a lo que conocemos como cultura y socialización o impulsados por un capricho, este último es un aspecto de cada persona que es inherente a él, y generalmente no representa nada productivo.

La mayor parte de las cosas las hacemos por que nos mandan, por costumbre o porque queremos. Todo esto tiene que ver con la libertad, que es el concepto a discutir. Que significa poder decidir, pero también abrir los ojos y saber decidir lo mejor para un fin determinado y no dejarse llevar. Para las elecciones importantes lo aconsejable es pensar detenidamente lo que se va a hacer y no solo hacerlo por que “me lo mandaron”, “porque todos los demás lo hacen” o por simple capricho sin examinar la elección a fondo y razonar por sí mismo.

Para lograr la buena vida tenemos que ser felices y hacer lo que nuestra conciencia nos diga, aunque no sea buena para la sociedad, sin importar la influencia de los demás si no que a mí me cause felicidad. Por supuesto, no olvidando que el ser humano es un ente social, el cual no puede concebir su vida sin interacción con el otro.

Pero llevar una buena vida rodeado de personas requiere unos esfuerzos, y que quizá por eso haya gente que prefiera vivir con cosas y no con personas. Por ello, es necesario que ante las situaciones que se plantean en la vida, más de una vez nos pongamos en lugar de otras personas, para así comprender sus posturas y entender su punto de vista, e intentar ayudarlas. Por todo esto, se debe tratar a las personas como queremos que nos traten a nosotros. Si ayudamos a hacer la vida más fácil a nuestro prójimo, nosotros mismos nos veremos beneficiados porque la vida de la persona que está a nuestro lado será mejor y más feliz, y esa felicidad repercutirá en nosotros porque la relación que tengamos será mucho más agradable para las dos partes.

En cambio, si nos dedicamos a hacer la vida imposible a la gente de nuestro alrededor, al final nos veremos perjudicados, porque sólo podremos ver desprecios y odio hacia nosotros. Pero tampoco nos podremos quejar porque nosotros lo hemos conseguido, y sólo podremos esperar de los demás hacia nosotros lo mismo que nosotros les hemos dado a los demás. Lo anterior, es una acción recíproca, y si después de haber experimentado lo que se siente, no gusta esa sensación y causará arrepentimiento, pues sólo se puede decir que se debería haber pensado mejor antes de actuar de esa manera tan poco conveniente.

Ahora bien, darse la buena vida no implica que todo lo que haga siempre será bueno o que siempre mis acciones tendrán éxito, pues se debe saber que la felicidad es un concepto muy amplio y que cada uno lo define a su gusto, en un punto de vista puede ser tenerlo todo en la vida o que todo cuanto se haga sea fructífero. Es un gran error, porque no se puede concebir la buena vida, como respuesta de tenerlo todo, si no que aprender a vivir de manera simple. No se dice que ambicionar o soñar con el éxito en algún aspecto sea una actitud reprochable, al contrario, es bueno tener expectativas y objetivos de vida. Puesto que, alimenta nuestra condición de humanos, tener interés en superarse, confiar en sí mismo es signo de que no somos imbeciles (como lo relata el libro). Lo que representa una desventaja es cuando lo anterior se vuelve contra nosotros y nos consume.

El texto también nos habla de los placeres, actitudes que se representan generalmente con el sexo y se dice que éste es malo o inmoral ya que tiene carácter de instintivo que nos acerca a los animales puesto que ellos lo utilizan como medio de procreación pero a su vez, nos aleja de nuestra condición de humano, porque además de medio de procreación lo utilizamos como medio de placer. Lo cual no es una actitud inmoral, el decidir instintivamente es una orientación legitima por ejemplo al escoger una diversión, un tema de conversación. Los placeres se convierten en un aspecto negativo cuando representan un exceso en nuestras vidas, es decir cuando no se puede vivir sin determinado placer y no se interesa en otros aspectos o situaciones de la vida, en definitiva cuando constituye un castigo más que placer.

Por último, el texto habla de aspectos generales de la política nos dice que es el arte de organizar lo mejor posible la convivencia social. También se diferencia entre la política y la ética; la ética se ocupa de lo que uno mismo hace con su libertad y para la política lo que cuentan son los resultados de las acciones.

En relación a lo anterior, la ética inherente en el ser humano, nuestra libertad de acción; No puede esperar a que la política nos lleve a un camino de desigualdades e injusticias o situaciones que menoscaben el bien común y la “buena vida” (como refiere el autor), porque así no podríamos ser felices y cumplir nuestros objetivos. A su vez tendríamos la obligación de ocuparnos de estas situaciones adversas gracias a nuestra libertad de elección. Esto en respuesta a que nosotros elegimos nuestros gobernantes y somos nosotros quienes tendríamos que decidir respecto de estas situaciones y actuar para generar el bien común y la buena vida.

'tica para Amador; Fernando Savater'

Servicio Social

Ética profesional

RESUMEN

“Ética para Amador”

Fecha: 30 de junio de 2009