Ética para Amador; Fernando Savater

Filosofía española contemporánea. Filosofos españoles. Libertad. Elecciones morales. Remordimientos. Ética. Confianza

  • Enviado por: Albitxu
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

PRÓLOGO:

Ten confianza en ti mismo. En la inteligencia que te permitirá ser mejor de lo que ya eres y en el instinto de tu amor.

Capítulo 1º : De qué va la Ética

Ciertas cosas uno puede aprenderlas o no, a voluntad. No hay más remedio que elegir y aceptar con humildad lo mucho que ignoramos. Entre todos los saberes posibles existe al menos uno imprescindible: el de que ciertas cosas nos convienen y otras no. A lo que nos conviene solemos llamarlo <<bueno>> y a lo que sienta mal lo llamamos <<malo>>

Lo de saber vivir no resulta tan fácil porque hay diversos criterios opuestos respecto a qué debemos hacer. Todos estamos de acuerdo en que no estamos de acuerdo con todos. Lo que vaya a ser nuestra vida es, al menos en parte, resultado de lo que quiera cada cual.

LIBERTAD: Los animales no tienen más remedio que ser como son y hacer lo que están programados naturalmente para hacer--> no saben comportarse de otro modo.

A los hombres también se nos inculcan desde la cunita unas fidelidades y no otras. Con los hombres nunca puede estar uno seguro de todo, mientras que con los animales sí. Los hombres podemos decir “si” o “no”, quiero o no quiero. Dos aclaraciones:

1) No somos libres de elegir lo que nos pasa pero sí para responder a lo que nos pasa de tal y cual modo.

2) Ser libres para intentar algo no es lo mismo que lograrlo indefectiblemente. Libertad no es igual a omnipotencia (que sería conseguir siempre lo que uno quiere, aunque pareciese imposible)

En resumen: como podemos inventar y decidir, podemos equivocarnos. De modo que parece prudente fijarnos bien en lo que hacemos y procurar adquirir un cierto saber vivir que nos permita acertar-->lo que llaman ÉTICA.

Capítulo 2º : Órdenes, costumbres y caprichos.

Hay ocasiones en que elegimos aunque preferiríamos no tener que elegir. La mayoría de nuestros actos los hacemos automáticamente, sin darnos cuenta. Un MOTIVO es la razón que tienes o al menos crees tener para hacer algo, la explicación más aceptable de tu conducta.

ÓRDENES--> uno de los tipos de motivación. Cuando alguien te manda que hagas tal o cual cosa.

COSTUMBRES--> el motivo es que sueles hacer siempre ese mismo gesto y ya lo repites casi sin pensar.

CAPRICHOS--> cuando el motivo parece ser la ausencia de motivo, el que te apetece sin más, por pura gana.

Cada uno de esos motivos explica más o menos tu preferencia por hacer lo que haces frente a las otras muchas cosas que podrías hacer. Las órdenes sacan fuerza del miedo que puedes tener a las terribles represalias que tomarán contra ti si no obedeces y también al afecto y la confianza que tengas o que te lleve a pensar que lo que te mandan es por tu bien. Las costumbres, en cambio, vienen de la comodidad de seguir la rutina y de tu interés de no contrariar a los otros (la presión de los demás) Las órdenes y las costumbres tienen una cosa es común: parece que vienen de fuera. Los caprichos te vienen de dentro, brotan espontáneamente sin que nadie te los mande ni a nadie en principio creas imitarlos.

Capítulo 3º : Haz lo que quieras.

Libertas es poder decir “si” o “no”; lo hago o no lo hago. Es decidir, pero también es darte cuenta de lo que estás decidiendo-->lo más opuesto a dejarse llevar. Para ello no hay más remedio que intentar pensar al menos dos veces lo que vas a hacer. La primera vez hay que pensar “¿Por qué hago esto?” Si lo piensas ya la segunda vez, las respuestas varían. Algo puede ser <<malo>> por mucho que te lo manden o <<bueno>> aunque nadie te lo ordene.

Puede haber órdenes, costumbres y caprichos que sean motivos adecuados para obrar, pero en otros casos no tiene por qué ser así. Pero nunca una acción es buena sólo por ser una orden, una costumbre o un capricho. Para saber si algo resulta de veras conveniente o no hay que examinar lo que hago más a fondo, razonando por mí mismo. Nadie puede ser libre en mi lugar.

No podemos inventarnos del todo porque no vivimos solos y muchas cosas se nos imponen queramos o no.

MORAL: conjunto de comportamientos y normas que tú, yo y algunos de quienes nos rodean solemos aceptar como válidos.

ÉTICA: reflexión sobre por qué los consideramos válidos.

No hay un único reglamento para ser buen humano ni el hombre es instrumento para conseguir nada.

Se puede ser buen hombre de muchas maneras y las opiniones que juzgan los comportamientos suelen variar según las circunstancias. Habría que estudiar no sólo las circunstancias, sino hasta las intenciones que mueven a cada uno.

Capítulo 4º : Date la buena vida.

La ética no es más que el intento racional de averiguar cómo vivir mejor.

El hombre no es sólo una realidad biológica, sino también una realidad cultural. No hay humanidad sin aprendizaje cultural y para empezar sin la base de toda cultura: el lenguaje.

Capítulo 5º : ¡Despierta, baby!

La vida es siempre complejidad y casi siempre complicaciones. Si rehúyes toda complicación y buscas la gran simpleza no es para vivir mejor sino para morir de una ves.

Al menos contamos con el respeto de una persona: nosotros mismos.

No te rebajes.

Capítulo 6º : Aparece Pepito Grillo.

Para evitar la imbecilidad en cualquier campo es necesario prestar atención y esforzarse todo lo posible por aprender. Pero el negocio de vivir bien no es lo mismo que el de saber cuánto son dos y dos.

La conciencia consiste en:

  • Saber que no todo da igual porque queremos saber vivir y además vivir bien.

  • Fijarnos en si lo que hacemos corresponde de veras en lo que queremos o no.

  • Ir desarrollando el buen gusto moral.

  • Renunciar a buscar coartadas que disimulen que somos libres y por tanto razonablemente responsables de las consecuencias de nuestros actos.

¿Quién puede ser egoísta sin ser imbécil? El que quiere lo mejor para sí mismo. Deberíamos llamar egoísta consecuente al que sabe de verdad lo que le conviene para vivir bien y se esfuerza por conseguirlo.

Uno puede lamentar haber obrado mal aunque esté razonablemente seguro de que nada ni nadie va a tomar represalias contra él. Y actuar mal y darnos cuenta de ello, comprendemos que ya estamos siendo castigados, que nos hemos estropeado a nosotros mismos. Los remordimientos vienen de nuestra LIBERTAD. Se trata de ser responsable.

REMORDIMIENTO: descontento que sentimos con nosotros mismos cuando hemos empleado mal la libertad-->cuando la hemos utilizado en contradicción con lo que de veras queremos como seres humanos. Y ser responsable es saberse auténticamente libre, para bien y para mal.

Al elegir lo que quiero hacer voy transformándome poco a poco.

Capítulo 7º : Ponte en su lugar.

Lo que a la ética le interesa, lo que constituye su especialidad es cómo vivir bien la vida humana.

· Quien roba, miente, traiciona, viola... etc no por ello deja de ser humano.

· Una de las características de todos los humanos es nuestra capacidad de imitación.

Hay bastantes que para estar contentos necesitan no entenderse de los padecimientos que abundan a su alrededor y de algunos de los cuales son cómplices. La mayor ventaja que podemos obtener de nuestros semejantes es la complicidad y afecto de más seres libres-->la ampliación y refuerzo de mi humanidad. Tratar a las personas como personas consiste en que intentes ponerte en su lugar y ponerse en el lugar de otro es tomar en cuenta sus derechos. Cuando los derechos faltan, hay que comprender sus razones.

La virtud de la justicia es la habilidad y el esfuerzo que debemos hacer cada uno por entender lo que nuestros semejantes pueden esperar de nosotros. Nadie puede ser justo por ti si tú no te das cuenta de que debes serlo para vivir bien.

Capítulo 8º : Tanto gusto.

No sólo es que tenemos un cuerpo sino que somos un cuerpo, sin cuya satisfacción y bienestar no hay vida buena que valga. Cuanto más se separa el sexo de la simple procreación, menos animal y más humano resulta. El placer nos distrae a veces más de la cuenta, cosa que puede resultarnos fatal.

Nada es malo sólo por el hecho de que te dé gusto hacerlo. Es PURITANO el que asegura que la señal de que algo es bueno consiste en que no nos gusta hacerlo.

Michel de Montaigne: “hay que retener con todas nuestras uñas y dientes el uso de los placeres de la vida, que los años nos quitan de entre las manos unos después de otros”

No es prudente esperar demasiado para decidirse a pasarlo bien. Hay que buscar todos los placeres de hoy. Lo bueno es tener siempre cierto control sobre ellos que no les permita revolverse contra el resto de lo que forma tu existencia personal.

Diferencia entre <<uso>> y <<abuso>>: cuando usas un placer enriqueces tu vida. Es señal de que estás abusando el notar que el placer te empobrece la vida, y que sólo te interesa ese placer en particular.

La ética consiste en apostar a favor de que la vida vale la pena. Lo máximo que podemos obtener, sea de lo que sea, es alegría: el placer es estupendo y deseable cuando sabemos ponerlo al servicio de la alegría. La ALEGRÍA es la experiencia que acepta el placer y el dolor, la muerte y la vida.

La virtud que sabe no ir a caer del gusto en el disgusto es la TEMPLANZA.