Ética kantiana

Immanuel Kant. Pensamiento kantiano. Racionalismo. Razón crítica y razón pura. Nihilismo epistemológico. Ideal moral. Imperativo categórico. Buena voluntad y deber. Libertad y religión. Críticas

  • Enviado por: Sarai Abalde Cameselle
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información


ETICA KANTIANA

Introducción

A partir del Renacimiento y hasta principios del XIX observamos una nueva etapa de la historia de la Ética.

La ética medieval, teocéntrica y teológica, es desplazada por una ética moderna que se caracteriza por su antropocentrismo, es decir, la tendencia a considerar al hombre como centro de toda manifestación cultural (política, arte, ciencia, moral, etc.). Algunas condiciones de la época que ejercieron una influencia decisiva en el pensamiento moderno:

  • Se crea y fortalece una nueva clase social: la burguesía.

  • Los nuevos descubrimientos cientificos proponen un nuevo paradigma de interpretación de la realidad que reemplazará la interpretación teocéntrica de la religión. Es un suceso que también repercute en la nueva mentalidad.

  • Surge, acorde con los tiempos, una filosofía eminentemente racionalista.

  • Se fragmenta la vieja sociedad feudal.

  • Se da una ruptura que ocasiona que la Iglesia deje de ser el poder central. (La Reforma).

La Ética de Immanuel Kant (1724 -1804) constituye una notable expresión del pensamiento ético moderno y es la que analizaremos en las páginas siguientes. Nacido en Königsberg, Prusia, y educado en los principios del pietismo religioso, Kant mostró una gran preocupación por los asuntos morales. Kant se dio a la tarea de salvar el espíritu, el saber, la moral y la religión en un mundo invadido por sistemas de pensamiento diversos y antagónicos entre sí como el empirismo, el fideísmo y el escepticismo por mencionar sólo algunos.

Con Immanuel Kant nos enfrentamos a uno de los filósofos occidentales más importantes. Sus obras sobre ética se caracterizan por la libertad humana, por la dignidad del hombre y del hecho de que la obligación moral deriva de la razón. Y así, nos encontramos con una escritura difícil y sistemática.

La ética Kantiana es de inspiración tanto cristiana como ilustrada, lo que confiere a su doctrina una serie de dramáticos claroscuros, ambigüedades y contradicciones que ponen de relieve la grandeza y a la vez las miserias de la aportación Kantiana.

Kant ha gozado de la simpatía de todos los filósofos religiosos, y criticado por los no religiosos.

Entre su vasta producción mencionaremos su "Crítica de la razón práctica", donde se propone descubrir y exponer el principio fundamental de la moralidad con dos objetivos en mente:

  • Demostrar la falsedad de toda doctrina moral que pretenda apoyarse en consideraciones empíricas.

  • Otorgar a la Ética una base exclusivamente racional y apriorística.

La Ética de Kant es formal porque prescinde de elementos empíricos y se funda de manera exclusiva en la razón; se trata de una Etica estrictamente racional. La tarea de la Ética consiste en fundamentar la moral; una moral formada por una serie de normas, costumbres y formas de vida que se presentan como obligatorias, y en Kant encontramos un elaborado intento por fundamentar las obligaciones morales del hombre, en conceptos de la razón pura que se expresa por medio de juicios analíticos y juicios sintéticos, nos dice Kant.

El comportamiento moral del hombre no puede encontrar su fundamentación en alguna forma de conocimiento que tenga que ver con la razón pura, puesto que no es posible acceder a ello por juicios analíticos o explicativos ni tampoco por medio de los juicios sintéticos. En esta forma, Kant se vio precisado a buscar otro camino para fundamentar la moral, elaborando una ética sustentada en la razón práctica puesto que Kant rechaza radicalmente el fundamentar la obligación moral en la naturaleza del hombre, o en las circunstancias del universo en el que éste se encuentra, o bien, subordinándola a fines exteriores (la búsqueda de la felicidad, por ejemplo).

La razón práctica, no puede expresarse ni por medio de los juicios analíticos o explicativos ni por medio de los juicios sintéticos, puesto que no dice lo que acontece en la experiencia, sino lo que debe ocurrir en ella. Así, la forma de conocimiento práctico, no es un juicio, sino un imperativo.

De acuerdo con Kant, el ideal moral está formado por imperativos categóricos que se originan en la voluntad moral, una voluntad autónoma que se encuentra libre de los fines u objetos de deseo.

La fórmula del imperativo categórico, base de la moral kantiana, se expresa así: "Obra de manera que la máxima de tu voluntad pueda servir siempre como principio de una legislación universal." Esta fórmula es la ley moral.

Lo que persigue Kant es fundamentar una Ética Racional Universal basada en leyes que determinan la voluntad y que no puede estar sustentada en la pluralidad de fines, puesto que éstos varían y son contingentes. Si puede haber una Ética Racional, ésta descansará sobre principios universales y no sobre relativismos culturales, históricos, etcétera.

Debemos tener en cuenta que la ética de Kant que encontramos en obras escritas entre 1780 y 1790 viene seguida de una presentación desfavorable de la ética de Kant formulada por sus primeros e influyentes críticos y que a menudo todavía se atribuye a Kant. Por tanto, la «ética kantiana», un término mucho más amplio que engloba tanto la ética de Kant como la de estos citados autores.

La ética de Kant está recogida en:

  • Fundamentación de la metafísica de las costumbres (1785),

  • la Crítica de la razón práctica (1787),

  • La metafísica de la moral (1797) (cuyas dos partes Los elementos metafísicos del derecho y La doctrina de la virtud a menudo se publican por separado),

  • Religión dentro de los límites de la mera razón (1793)

  • ensayos sobre temas políticos, históricos y religiosos.

  • La crítica de la razón pura (1781), donde la exposición de su ética ha de situarse en el contexto más amplio de la «filosofía crítica» que allí desarrolla.

Kant es el máximo representante de las éticas deontológicas o formales. Este tipo de éticas deben basarse en uno de estos principios:

  • Los principios provienen de la divinidad

  • “ “ vienen determinados autónomamente por los seres humanos

  • “ “ provienen de una razón humana que en el fondo no es más que la voluntad divina: Kant

Kant dice claramente como no va a elaborar una metafísica de la naturaleza, sino de las costumbres, pues se niega a tomar en cuenta la naturaleza humana como fundamento moral. Así en la Fundamentación investiga la idea y los principios de una voluntad pura y no las acciones del querer humano, que en general se toma de la psicología. Decir que la ética no es psicología fue un gran acierto en Kant. Ha sido un gran mérito en él percibir el carácter específico de los enunciados y juicios morales, como el componente de universalidad, inherente a los enunciados éticos.

Deseado no es lo mismo que deseable.

Es mérito de Kant haber hecho explícita la forma de los imperativos morales frente a las máximas meramente prudenciales. Tal acierto basta para colocar a Kant entre los más grandes. Una máxima aconseja, mientras que un imperativo moral es aplicable a todo el mundo por igual.

Su filosofía es ante todo crítica. Kant argumenta en contra de las tesis metafísicas de los racionalistas. Según su concepción, nuestra reflexión ha de partir de una visión humana, y no podemos pretender el conocimiento de ninguna realidad trascendente a la cual no tenemos acceso. Nuestro conocimiento debe ser acerca de una realidad que sea objeto de experiencia para nosotros. Investigar en la estructura de nuestras capacidades cognitivas proporciona una guía a los aspectos de esa realidad empírica que podemos conocer sin referirnos a experiencias particulares. Kant argumenta que podemos conocer a priori que habitamos en un mundo natural de objetos situados en el espacio y el tiempo que están causalmente relacionados ( aquí observamos la influencia de Hume ).

Este orden causal y nuestro conocimiento se limita al mundo natural, pero que no tenemos razón para pensar que el mundo natural cognoscible es todo cuanto existe. Cognitivamente no tenemos acceso al mundo exterior o noumeno, pero en nuestra condición de seres morales, si. Esto sólo tiene sentido sobre la suposición de que tenemos una voluntad libre. Kant afirma que la libre voluntad y la causalidad natural son compatibles, siempre que no se considere la libertad humana como un aspecto del mundo natural. El conocimiento se limita a la causalidad y la moralidad a la libertad, por tanto, se dan en ámbitos diferentes. La solución de Kant del problema de la libertad y el determinismo es el rasgo más controvertido y fundamental de su filosofía moral.

La doctrina ética tiene como cuestión central la pregunta «¿qué debo hacer?». Kant intenta identificar las máximas, o los principios fundamentales de acción, que debemos adoptar sin referencia alguna sobre una concepción subjetiva del bien, los deseos, o las creencias morales comúnmente compartidas que podamos tener, tal y como hacen los utilitaristas y comunitaristas. Rechaza la doctrina de la virtud, así como la defensa de los sentimientos o creencias como el que defienden muchos pensadores del siglo XVIII (y también del XX).

LA BUENA VOLUNTAD Y EL DEBER

Kant quiere llegar a los principios de la ética según procedimientos racionales.

Al comienzo de su Fundamentación identifica a la «buena voluntad» como único bien incondicional, pero niega que los principios de la buena voluntad puedan determinarse por referencia a un bien objetivo o telos al cual tiendan. En vez de suponer una formulación determinada del bien, y de utilizarla como base para determinar lo que debemos hacer, utiliza una formulación de los principios éticos para determinar en qué consiste tener una buena voluntad.

Rechaza los principios no universalizables. Es decir, el principio moral tiene que ser un principio para todos. Esta idea se formula como una exigencia, que Kant denomina «el imperativo categórico», o en términos más generales la Ley moral. Su versión más conocida dice así: «obra sólo según la máxima que al mismo tiempo puedas querer se convierta una ley universal».

Un ejemplo de uso de imperativo categórico sería este: un agente que adopta la máxima de prometer en falso no podría «querer esto como ley universal», pues no lo querría para consigo. Prometer en falso no es universalizable, y por lo tanto la máxima de prometer en falso está moralmente prohibida. Es importante señalar que Kant no considera mala la promesa en falso por de sus efectos nocivos , como lo hacen los utilitaristas, sino porque no puede quererse como principio universal.

Kant nos dice que los principios moralmente válidos (es decir, como debemos actuar) es «por deber». Sin embargo Kant también afirma que no tenemos un conocimiento cierto de nuestras máximas. Normalmente deducimos las máximas subyacentes a partir de la pauta de acción, pero ninguna pauta sigue una máxima única. Por eso Kant diferencia “máxima moralmente válida” y acción «conforme con el deber».

Muchos actos concuerdan con el deber aunque no fueron realizados por máximas de deber.

El acto moral.

La disposición del ánimo del agente es la que es moral o inmoral.

Lo bueno, según Kant, está en la buena voluntad que se rige por la ley moral.

Si un individuo actúa por temor y no por respeto al deber implícito en la ley moral, sus acciones no serán morales. Tampoco lo serán aquellas que se realizan por accidente o como medio para obtener beneficios posteriores.

Una promesa que se cumple por accidente, o porque se desea obtener algo como resultado de la acción, tampoco tienen significación moral conforme a la ética kantiana.

La moralidad nunca se propondrá como finalidad la persecución de la felicidad propia. Se debe asegurar la felicidad propia por razones puramente pragmáticas y no éticas, ya que en caso contrario se puede ser víctima de la tentación de infringir nuestros deberes, de caer en el vicio.

Encontramos aquí una contraposición con la tradición griega, donde vida feliz y virtuosa formaban un continuo.

La felicidad no es una meta ni un fin moral para esta vida, sino que el logro del Supremo Bien solo es posible en el mundo ultraterreno. La vida es en realidad una “mala noche”. De no existir otra vida, todos los esfuerzos humanos por ser virtuosos no encontrarán gratificación ninguna.

Kant tiene una concepción pesimista y casi tortuosa de la ética.

La virtud posee un especial atractivo en Kant, que el autor oculta pudorosamente, y encierra connotaciones pasionales, mal reprimidas.

La naturaleza humana debe elevarse sobre si misma y abandonar el mundo de los deseos, internandose en el mundo de la voluntad determinada unicamente por la razón pura.

Para Kant nada se considera como bueno, excepto la buena voluntad.

El error kantiano estriba en no comprender que aunque no se necesita un resultado positivo para que el agente sea bueno, si es necesario que la acción está orientada con el objeto de las mejores consecuencias imaginables.

Recapitulando: las acciones que se realizan de acuerdo a la buena voluntad, es decir las que se realizan por deber y conforme al deber (imperativo categórico) son las acciones valiosas que hacen del individuo una persona genuinamente moral.

Así, la pregunta de Kant «¿Qué debo hacer?» Se responde así: debo basar mis acciones en el rechazo de máximas no-universalizables, y llevar así una vida moralmente válida cuyos actos se realizan por deber. Pero si dejo de hacer esto, al menos debo de realizar mis actos igual que si tuviese semejante máxima moralmente válida.

En una primera parte de La metafísica de las costumbres, trata acerca de los principios de la justicia que son objeto de obligación perfecta y en una segunda parte del libro trata acerca de los principios de la virtud que son objeto de obligación imperfecta. Kant contrapone los deberes para con uno mismo y para con los demás y en cada uno de estos tipos distingue entre deberes perfectos e imperfectos. Los deberes perfectos son completos en el sentido de que valen para todos los agentes en todas sus acciones con otras personas (por ejemplo: abstenerse de la coerción y la violencia). Los principios de obligación menos completos, y por lo tanto imperfectos son de tipo: no dejar de ayudar a los necesitados o de desarrollar el potencial propio. Como no podemos ayudar a todos los demás, estas obligaciones son no sólo necesariamente selectivas sino también indeterminadas. Carecen de derechos como contrapartida y son la base de deberes imperfectos.

IMPERATIVO CATEGORICO

Trata siempre al otro como un fin

Kant formula el imperativo categórico de varias maneras, que considera equivalentes a pesar de ser sorprendentemente diferentes. La formulación antes presentada es la más conocida. Un principio muy importante que expresa es el de la exigencia de respeto a las personas. El autor se ha caracterizado por una defensa de la dignidad humana pero según la concepción de Guisán es el principal responsable de la despersonalización de los seres humanos al despreciar las pasiones y lo genuino.

El desprecio en Kant por lo deseado y su falta de sensibilidad respecto a las exigencias humanas es sin duda producto de su fe pietista, incrustada en toda su filosofía moral.

Según Kant debemos permitir actuar de los demás según las maximas que adoptaríamos nosotros mismos.

Utilizar a otro es tratarle como cosa o instrumento y no como agente. Y esto es hacer algo a lo cual el otro no puede dar su consentimiento. Por ejemplo, quien engaña hace imposible que sus víctimas consientan en la intención del engañador. Kant no apela ni a un consentimiento hipotético. Se pregunta qué es preciso para hacer posible que los demás disientan o den su consentimiento. Encontramos entonces, como una falta moral el no tratar a los demás como «fines». Tratar a los demás como seres específicamente humanos en su finitud (por lo tanto vulnerables y necesitados) exige nuestro apoyo a los proyectos y propósitos de los demás. Kant afirma que una beneficencia al menos limitada. Aunque no establece la obligación ilimitada de la beneficencia, como hacen los utilitaristas, argumenta en favor de la obligación de rechazar la política de denegar la ayuda necesitada. La falta de consideración a los demás o a uno mismo como fines se considera una vez más como una falta de virtud u obligación imperfecta. Las obligaciones imperfectas no pueden prescribir un cumplimiento universal: no podemos ayudar a todos, pero podemos rechazar que la indiferencia. Si cumplimos, según la concepción de Kant habremos mostrado respeto hacia las personas y en especial a la dignidad humana.

Con todo, las limitaciones del respeto parecen evidentes, pues como dice Guisán, el rechazo de la búsqueda del goce se extiende incluso al fomento de la felicidad universal.

Kant hace uso de la retórica cristiana tradicional v de la concepción del contrato social de Rousseau. Para Kant, igual que para Rousseau, ser autónomo no significa voluntariedad o independencia de los demás y de las convenciones sociales; consiste en tener el tipo de autocontrol que tiene en cuenta el igual estatus moral de los demás. Ser autónomo en sentido kantiano es obrar moralmente.

Libertad y religión

Kant da argumentos para entender por qué hemos de considerar el imperativo categórico como un principio de razón vinculante para todos nosotros. Así, analiza como pasar de un principio a su aplicación concreta en situaciones reales. También examina la relación entre los principios morales y nuestros deseos e inclinaciones reales. Desarrolla entonces las implicaciones políticas del imperativo categórico, que incluyen una constitución republicana y el respeto a la libertad, especialmente la libertad religiosa y de expresión. También esboza un programa todavía influyente para conseguir la paz internacional. Y asimismo analiza de qué forma su sistema de pensamiento moral está vinculado a nociones religiosas tradicionales. Sin embargo, se han planteado muchas objeciones: el marco básico de Kant es incoherente. Su teoría del conocimiento lleva a una concepción del ser humano como parte de la naturaleza, cuyos deseos, inclinaciones y actos son susceptibles de explicación causal ordinaria. Pero su noción de la libertad humana exige la consideración de los agentes humanos como seres capaces de autodeterminación, y en especial de determinación de acuerdo con los principios del deber. Al parecer Kant se ve llevado a una concepción dual del ser humano: somos a la vez seres fenoménicos (naturales, determinados causalmente) y seres nouménicos (es decir, no naturales y autodeterminados). Muchos de los críticos de Kant han afirmado que este doble aspecto del ser humano es en última instancia incoherente.

En la Crítica de la razón práctica Kant lo explica diciendo que somos seres que forman parte tanto del orden natural como del orden moral. Si postulamos un Dios benévolo, la virtud moral a que pueden aspirar los agentes libres puede ser compatible con la felicidad a que aspiran los seres naturales. Kant denomina bien supremo a esta perfecta coordinación de virtud moral y felicidad. El procurar el bien supremo supone mucho tiempo: por ello hemos de postular tanto un alma inmortal como la providencia de Dios. Esta imagen ha sido satirizada una y otra vez. Se describió a Kant como un osado revolucionario que mató al deísmo, otros dijeron que la razón práctica podía «probar» la existencia de Dios. Menos amablemente, Nietzsche le iguala a un zorro que se escapa para luego volver a caer en la jaula del teísmo.

En los últimos escritos Kant desechó tanto la idea de una coordinación garantizada de virtud y recompensa de la felicidad y la exigencia de postular la inmortalidad. Reconoce entonces la problemática para una comprensión de la vinculación que establece entre naturaleza y moralidad. Una forma de comprenderla puede ser basándose en la idea, que utiliza en la Fundamentación, de que naturaleza y libertad no pertenecen a dos mundos o realidades metafísicas independientes, sino que más bien son dos «puntos de vista». Hemos de concebirnos a nosotros mismos tanto como parte del mundo natural y como agentes libres. No podemos prescindir sin incoherencia de ninguno de estos puntos de vista, aunque tampoco podemos integrarlos, y no podemos hacer más que comprender que son compatibles.

De acuerdo con esta interpretación, lo único que podemos entender es que sin la libertad en la actividad del conocimiento, nos sería desconocido un mundo ordenado causalmente. Por eso es imprescindible la idea de libertad.

Las éticas deontológicas

En la filosofía kantiana existe una clara separación entre las relaciones de existencia en las cosas naturales y las relaciones morales en las personas. En este sentido, Kant hace una distinción lógica entre el orden del ser y del deber ser y una distinción ontológica entre el mundo fenoménico y el mundo de la libertad . Sin embargo, este aspecto de la obra kantiana no es algo que haya sido creado de la nada por el autor de las críticas. Más bien, sigue una línea de pensamiento con una larga tradición en la filosofía.

Ya en Aristóteles se presenta una distinción entre los sucesos que son producto de la necesidad (causal) y los que son producto de la elección deliberada del hombre. Para el estagirita, las acciones son sucesos de los cuales el hombre es principio y responsable, pues sólo de él dependen que tengan o no tengan lugar.

Fueron los Estoicos los que llevaron esta reflexión sobre la acción y sus implicanciones morales hasta las últimas consecuencias. Encontramos en ellos el germen de las éticas centradas en la intención. Esto es, la diferencia entre la intención de hacer (que depende exclusivamente de la persona) y el resultado de la intención (que siempre esta sujeto a determinaciones externas). Luego, como al ser humano no se le puede pedir más que hacer todo lo que está a su alcance, se concluye que, en realidad, sólo la intención debe considerarse como el verdadero fin moral.

Sacamos dos premisas de este pequeño recorrido histórico: que la moral tiene como supuesto la libertad de opciones y en segundo lugar que no hay nada moralmente bueno más alla de elegir correctamente entre nuestras posibilidades,

Así comprendemos por qué el problema central de la ética es, para Kant, el acto por deber. Esto es, la cuestión de cómo se explica que exista una elección correcta; cómo se fundamenta que haya una determinación necesaria para la libertad de opciones: cómo se justifica lo obligatorio y lo prohibido.

La crítica que hace Taylor no acierta con el corazón de la posición de Kant y sus seguidores y, por lo tanto, erra en comprender cual es el problema de fondo que se está intentando abordar: el espacio de la libertad y la responsabilidad que nos atribuimos como seres humanos desde que argumentamos moralmente.

CRITICAS MÁS COMUNES A LA ÉTICA DE KANT

- Formalismo. La acusación más común contra la ética de Kant consiste en decir que el imperativo categórico está vacío, es trivial o puramente formal y no identifica principios de deber. Esta acusación la han formulado Hegel, J.S. Mill y muchos otros autores contemporáneos. Según la concepción de Kant, la exigencia de máximas universalizables equivale a la exigencia de que nuestros principios fundamentales puedan ser adoptados por todos. Esta condición puede parecer carente de lugar: ¿acaso no puede prescribirse por un principio universal cualquier descripción de acto bien formada? Esta reducción al absurdo de la universalizabilidad se consigue sustituyendo el imperativo categórico de Kant por un principio diferente. La fórmula de la ley universal exige no sólo que formulemos un principio universal que incorpore una descripción del acto válida para un acto determinado. La prueba exige comprometerse con las consecuencias normales y predecibles de principios a los que se compromete el agente.

En primer lugar, la concepción kantiana de la universalizabilidad no alude a lo que se desea o prefiere, y ni siquiera a lo que se desea o prefiere que se haga de manera universal. En segundo lugar es un procedimiento sólo para escoger las máximas que deben rechazarse para que los principios fundamentales de una vida o sociedad sean universalizables.

En realidad, al convertir en un imperativo moral la máxima universal de mentir, no se produce ninguna contradicción lógica, como pretende. Lo único que soy consciente que resultaría inviable la existencia de una sociedad basada en la mentira. Solo las consecuencias determinan la inmoralidad de la acción.

Uno de los cimientos de la ética Kantiana, el principio de universalidad de su imperativo categórico, es, a la vez, uno de sus puntos más rebatidos a lo largo de la historia de la filosofía. Toda ética formal, y por ende, que tenga origen kantiano, pone al descubierto sus planteamientos erróneos cuando se somete a la práxis.

La ética fundada por el pensador alemán nos proporciona unas normas de actuación individual que presuponen un ideal de felicidad objetivo, común a todos los hombres, y por lo tanto universal. Para que su ética funcione, el principio de felicidad subjetivo, del individuo, debería coincidir con el principio de felicidad universal.

Esta yuxtaposición es justificada por Kant dotándola de transcendentalidad, lo que nos lleva a la conclusión de que todo comportamiento moral del ser humano esta intrinsecamente unido a un "designio divino". Es decir, para poder justificar la universalidad del imperativo categórico, Kant recurre a Dios.

- Recurrencia a Dios. La inmanencia de Dios a toda acto llevado a cabo por el individuo como justificación de lo universal del concepto de felicidad.

¿Acaso no es, antes que la racionalidad, la voluntad divina secularizada en la “voz interior” de la razón el eje de sus preocupaciones? Esto es ir en contra de la racionalidad que Kant tanto defiende.

Kant no se toma siempre la precaución de enmascarar sus premisas religiosas, como cuando dice “ Dios es nuestro propietario”

- Excesivo rigorismo . Esta es la crítica de que la ética de Kant, lejos de estar vacía y ser formalista, conduce a normas rígidamente insensibles, y por ello no se pueden tener en cuenta las diferencias entre los casos: los principios universales no tienen que exigir un trato uniforme (por ejemplo, el castigo debe ser proporcionado al delito). Incluso principios que no impongan específicamente un trato diferenciado serán indeterminados, por lo que dejan lugar a una aplicación diferenciada.

- Falta de sensibilidad. Es una paradoja, pues mientras nos hace conscientes de nuestra “dignidad”, lo hace al precio de volvernos insignificantes como seres humanos naturales. Al tener una concepción del ser humano como esencialmente egoísta, Kant descarta la posibilidad de tomar en cuenta estos sentimientos. Es decir, a causa del hedonismo psicológico puramente egoísta, Kant se ve incapaz de efectuar la transición de es al debe, de lo deseado a lo deseable. Como solo buscamos nuestra propia felicidad, nuestro deseo no puede proporcionar leyes universales. La búsqueda de la felicidad de otros puede ser un imperativo derivado de la universalización de la máxima que nos lleva a buscar nuestro bienestar propio, pero nunca objeto de nuestro albedrío.

A pesar de esto, Kant desprecia los sentimientos de empatía. El amor práctico, producido por la pura razón, es el único recomendable eticamente. Así estamos ante una concepción restringida de la moralidad, fundamentada no en el amor, sino en el frio respeto.

Tiene razón Kant al suponer que el ser humano busca la autodeterminación, pero no para liberarse de sus pasiones, como el supone, sino para expandirlas.

Difícilmente puede garantizarse la libertad humana sino se sanciona favorablemente la búsqueda de las gratificaciones y goces.

- Abstracción. Quienes aceptan que los argumentos de Kant identifican algunos principios del deber, pero no imponen una uniformidad rígida, a menudo presentan una versión adicional de la acusación de formalismo. Dicen que Kant identifica los principios éticos, pero que estos principios son «demasiado abstractos» para orientar la acción, y por ello que su teoría no sirve como guía de la acción. No ofrece un algoritmo moral del tipo de los que podría proporcionar el utilitarismo si tuviésemos una información suficiente sobre todas las Opciones.

- Fundamentos de obligación contradictorios. Esta crítica señala que la ética de Kant identifica un conjunto de principios que pueden entrar en conflicto. Las exigencias de fidelidad y de ayuda, por ejemplo, pueden chocar. Esta crítica vale tanto para la ética de Kant como para cualquier ética de principios. Dado que la teoría no contempla las «negociaciones» entre diferentes obligaciones, carece de un procedimiento de rutina para resolver los conflictos. La exigencia central consiste en hallar una acción que satisfaga todas las limitaciones. Sólo cuando no puede hallarse semejante acción se plantea el problema de los fundamentos múltiples de la obligación.

También encontramos innumerables contradicciones en que incurre Kant al tratar de justificar, con fundamentos presuntamente formales y lógicos, la validez de su imperativo categórico.

Deberíamos cuestionarnos incluso si existen fines en la ética kantiana distintas del puro procedimiento característico del imperativo categórico. La respuesta es afirmativa, contradictoriamente de lo pretendido por Kant.

- Las inclinaciones. Kant quiere decir sólo que obremos de acuerdo con la máxima del deber y que experimentemos la sensación de «respeto por la ley». Este respeto es una respuesta y no la fuente del valor moral. El conflicto entre deber e inclinación es de orden epistemológico; no podemos saber con seguridad que obramos sólo por deber si falta la inclinación. Aunque según otras interpretaciones, la cuestión es más profunda, y conduce a la más grave acusación de que Kant no puede explicar la mala acción.

- No explica la mala acción. Esta acusación es que Kant sólo contempla la acción libre que es totalmente autónoma ( y autónoma en el sentido kantiano vincula la autonomía con la moralidad). De ahí que no puede explicar la acción libre e imputable pero mala. Está claro que Kant piensa que puede ofrecer una explicación de la mala acción, pues con frecuencia ofrece ejemplos de malas acciones imputables.

- Monología. Hay otro importante elemento que caracteriza el comportamiento moral kantiano, y éste es su individualidad, su monología. Al coincidir el ideal de felicidad de un individuo con el de todos los demás (es un ideal universal), no hace falta que el sujeto exteriorice sus leyes de comportamiento. De todo lo dicho hasta ahora es fácil llegar a la conclusión de que dos son principalmente los elementos que imposibilitan a la ética formal Kantiana su validez fáctica.

KANT EN LA ACTUALIDAD

La influencia del pensamiento de Kant continuó durante el siglo XIX (neokantismo) y vamos a encontrarla también en el siglo XX, como observamos en las aportaciones de Lawrence Kohlberg en su Teoría sobre Desarrollo Moral.

Actualmente, el programa ético reciente más definidamente kantiano ha sido el de John Rawls, quien ha denominado a una etapa del desarrollo de su teoría «constructivismo kantiano». Muchos de los rasgos de la obra de Rawls son claramente kantianos, sobre todo su concepción de principios éticos determinados por limitaciones a los principios elegidos por agentes racionales (sin embargo, el constructivismo de Rawls supone una noción bastante diferente de la racionalidad con respecto a la de Kant).

Hoy en día, es la filosofía de J.Habermas, la que intenta con mayor coherencia determinar un sistema normativo capaz de superar los dos elementos anteriormente nombrados que incapacitaban a la ética formal en el campo de la práctica.

El punto de partida de Habermas está en la concepción de que el "deber de hacer algo" (en el contexto de la filosofía kantiana) supone también "tener razones para hacer algo". Esta racionalidad del acto moral es inter-subjetiva. Las normas del acto moral, deben ser puestas en común y discutidas, con el objetivo de llegar a un concepto de felicidad objetivo, a una definición valida y legitima del bien común. Con esta teoría, Habermas modifica los dos elementos anteriormente nombrados que hacían muy difícil la total realización de la ética kantiana, y sin embargo mantiene su principal premisa (y la de toda ética formal), la universalidad.

Habermas elimina esta transcendencia, y la torna en inter-subjetividad. Esto se denomina acción comunicativa.

En unas condiciones ideales, Habermas establece que los individuos llegarían a la concepción de la felicidad universal, que por medio del consenso se ajustaría a la dimensión subjetiva del bien. Ésta operación se llevaría a cabo mediante el consenso. Aparte de esto, Habermas también consigue ampliar la noción de individualidad y monologismo inmanente a la ética Kantiana a una puesta en común racional y dialógica que determina la definición del bien universal tanto dentro como fuera del individuo.

Pero aquí vemos como Habermas se estrella en el mismo punto en el que lo hizo Kant, en la aplicación práctica de su ética. Es fácil darse cuenta de que lo que principalmente hace Habermas es modificar la transcendencia divina del concepto de bien universal subjetivo y objetivo, por la utopía de un discurso idealizado, al que se le puede achacar también cierto transcendentalismo.

Quizá Habermas haya llegado un poco más lejos que Kant, en el sentido de quedarse más cerca en el intento de integrar una ética formal en la vida práctica. Este acercamiento se produce al parecernos más posible la inmanencia al acto moral de un discurso idealizado, que de una intervención divina. El campo actual de la ética supone al filósofo profesional el esfuerzo de conseguir una aproximación cada vez mayor entre las normas de comportamiento universales y la vida real del ser humano.

Encontramos la ética de Kant en los debates entre distintas éticas en la actualidad: La polémica más popular en el ámbito de la ética normativa es la que tiene entre las corrientes teleológicas, como el utilitarismo, y las éticas deontológicas, como en Kant.

EL LEGADO KANTIANO

La ética de Kant sigue siendo el intento paradigmático y más influyente por afirmar principios morales universales sin referencia a las preferencias o a un marco teológico. La esperanza de identificar principios universales, tan patente en las concepciones de la justicia y en el movimiento de derechos humanos, se ve constantemente desafiada por la insistencia comunitarista e historicista en que no podemos apelar a algo que vaya más allá del discurso v de las tradiciones de sociedades particulares, y por la insistencia de los utilitaristas en que los principios derivan de preferencias. Para quienes no consideran convincente ninguno de estos caminos, el eslogan neokantiano de «vuelta a Kant» sigue siendo un desafío que deben analizar o refutar.

Su valoración por la autoestima delata su amor por la virtud, que parece empecinado en ocultar tras sus fríos razonamientos. Aquí parece patente el daimon socrático.

Fue Mill quien en el siglo XIX comprendió que la ética kantiana tenía que ser forzosamente teleológica y consecuencialista.

Kant, en las antípodas de aristóteles y de la ilustración como no desearía, no comprendió que la virtud sin alegría es una penosa virtud, que simplemente no vale la pena.

Es mérito en Kant haber sido más sutil que la mayor parte de los éticos teleológicos del bienestar, al percatarse de que, contrariamente al supuesto ilustrado, es posible vivir feliz e inmoralmente, ya que “el virtuoso es el que está en camino de serlo”.

Su contribución se convierte en uno de los momentos estelares y más sugerentes de la historia de la ética.

Pensador ético excepcional, buscó apasionadamente los fundamentos de la vida moral. Lo hizo con un estilo único, víctima de sus prejuicios y fiel a sus sueños ilustrados, transitando esforzadamente por una penumbra por la que, no obstante, de cuando en cuando asoma la belleza deslumbrante del cielo estrellado y la ley moral.

BIBLIOGRAFÍA:

REALE Y ANTISERI, Historia del pensamiento filosófico y científico

KANT, Fundamentación para una metafíca de las costumbres

GUISÁN, Introducción a la ética

INTERNET, www.terra.es/personal/yehudah71999/etica.html

www.conocimientosweb.net/portal/directorio-cat-195.html