Ética en las Relaciones Públicas

Principios éticos. Obligaciones humanas. Opinión pública. Verdad. Imparcialidad. Honradez. Honestidad. Discrección

  • Enviado por: Aloz Kt
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 14 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

La Ética en las Relaciones Públicas

La ética es la parte de la Filosofía, que trata de la moral y de las obligaciones del hombre. Es la ciencia que de manera rigurosa orienta las actuaciones del individuo para el logro de fines elevados, mediante la recta razón inspirada de la moralidad.

Todo profesional tiene la obligación de considerar los ideales y funciones de su profesión; tiene obligación de considerar el resultado posible de cualquier acción propuesta; tiene obligación de abstenerse de aquellas actividades que quiten mérito a la sana supervivencia de la profesión.

El Relacionador Público como el encargado de crear y mantener las buenas relaciones entre los miembros de la organización, y entre la organización y los demás sectores de la opinión pública, a fin de proyectar una buena imagen de la organización, debe estar siempre sujeto al cumplimiento de las normas éticas y morales para que esa imagen sea siempre favorable.

Desde el momento de su inclinada disposición hacia la profesión de relaciones públicas, el individuo debe mostrar un elevado índice de moralidad, pues se trata de una carrera en la cual se justifica una vocación hacia la verdad, el trabajo y el decoro. Pues quien toma la decisión de hacerse compromisario de contribuir a la formación de la opinión publica no puede tener menos sentido ético lo que tiene que:

  • Presentar los hechos con honradez y sin omisiones.

  • Sacar conclusiones objetivas de los hechos expuestos, basándolas en el peso de la obediencia y en el concepto bien meditado del mayor bien.

  • El Relacionador Público debe estar motivado por un interés personal.

  • Debe comprender que no es infalible y debe permitir que se oiga la voz de aquellos que están en desacuerdo con él, en la columna de las cartas del público y por otros medio apropiados.

  • Debe revisar sus propias conclusiones y corregirlas si encuentra que se basan en conceptos erróneos previos.

  • Deber retener el valor de sostener sus convicciones bien fundadas y nunca escribir nada contrario a su conciencia.

  • Deben respetarse las opiniones individuales bien meditadas.

    7. Debe apoyar a sus colegas cuando estos defiendan las normas más altas de la Integridad Profesional.

    A nuestro juicio y en lo que concierne al aspecto ético del Relacionador Público, diez deberes le son ineludibles en su carrera. Los cuales son:

    • Decir siempre la verdad.

    • Usar un lenguaje decente y depurado.

    • Ser justo e imparcial.

    • Colocar el interés social por encima del particular.

    • Servir con diligencia y optimismo.

    • Conducirse honorablemente en todos sus actos.

    • Actuar independientemente, conforme a sus ideas de bien.

    • Ser sincero y responsable.

    • Mejorar su cultura leyendo buenas obras.

    De un Relacionador Público capaz, decente y activo, se pueden esperar los mejores servicios a la sociedad. Las características de una concreta ubicación del Relacionador Público en el plano de la decencia, lo hacen admirable y será motivo para hacerse influyente y darle realce a la empresa donde realiza su trabajo.

    La creación de las ideas morales por el relacionador, deben constituir una garantía para todos. Es importante que su obra merezca aprecio del presente y resista el juicio del futuro, sin que afecte su prestigio jamás.

    No serían verdaderos representantes de los intereses sociales quienes conduzcan la opinión pública por caminos extraviados o tiendan nebulosas para impedir la visualidad de metas constructivas.

    Deberes Profesionales del Relacionador Público

    Cada profesional tiene la ineludible obligación de convertirse en medio ejecutor del imperativo categórico de su investidura. Para ello debe disciplinar sus actuaciones técnicas y científicas, perfeccionar su carácter y fortalecer su conducta dentro de las normas éticas. Este es el medio mas apropiado para realizar una verdadera actuación profesional.

    Entre los deberes fundamentales del profesional citaremos los siguientes:

    Honradez

    La persona decente en todas las actuaciones de la vida, tiene una bandera blanca que levantar para el éxito de su ejercicio profesional. Es la simbolizada por la honradez. Esta cualidad reflexiva, al servicio de toda persona respetuosa de su propia dignidad, tiene como fin principal no engañar ni engañarse. La honradez forma un ingrediente humano que ayuda a mantener la frente en alto, sin temor al agravio del índice acusador de la afrenta. Esta virtud trasciende todos los linderos de las relaciones humanas y vale como fanal luminoso de cualquier tarea en la que están en juego intereses ajenos.

    Honestidad

    La honestidad es un atributo que refleja el recto proceder del individuo, contentivos de elementos vivos de decencia y decoro; es compostura y urbanidad. La honestidad implica buen comportamiento. Esta cualidad incluye la modestia, como factor de humildad. El individuo honesto siempre será moderado sin las altiveces propias del insensato.

    Estudio

    El profesional contrae un compromiso con la sociedad que lo mantiene inmerso en la lucha por la superación día tras día. Y para lograr ese valioso objetivo debe dedicarse al estudio, en la búsqueda de los progresos civilizadores que informan los versados. El estudio levanta los niveles intelectuales y prepara al hombre a pasar por la vida conociendo lo útil y provechoso de ella, para el fortalecimiento de las ideas progresistas y el auge de los sistemas modernos.

    Investigación

    Sistematizar sus conocimientos, mediante la investigación científica, es tarea relevante del profesional.

    La investigación científica moderna esclarece nuestras ideas, el individuo ligado a tales menesteres queda ligado espiritualmente a los grandes progresos exigidos por la dinámica social. La investigación es una contribución del profesional, con arreglo a su esfuerzo personal y bajo la presión del progreso científico, a colocar a la humanidad en la carrera entusiástica que sus semejantes y colegas llevan como factor importante para un desarrollo ulterior donde no existe.

    Cortesía

    Las formas afables en el trato social son etiqueta que siempre debe llevar el profesional, para distinguirse de la gente vulgar o tosca, sin que necesariamente tenga que ser un hombre de excepción. La palabra amable, los ademanes moderados y las maneras gentiles, son elementos de cortesía de los que nunca se debe apartar el profesional.

    Probidad

    Es la conducta considerada como el reflejo de integridad, entereza, hombría de bien, y altura de miras, componentes de la personalidad distinguida. La probidad refleja dignidad y representación. Es la antesala del carácter; mientras más alto sea el grado de probidad en el profesional, más fecundo y perdurable será el recuerdo de moralidad dejado en sus relaciones.

    Independencia

    En el individuo profesional, la independencia es un grado de autonomía conquistado a base de la liberación lograda por la superación científica y técnica y el espíritu de libertad que lo embargue.

    El concepto de independencia debe ir apareado a la condición de profesional por ser disposición de actuar por cuenta propia en la vida social. Ser independiente es ser dueño de su propio destino, sin capitulaciones ni humillaciones. Esa entereza profesional significa un logro, del cual no debemos desertar en bien de nuestra libertad interior, que a su vez se proyecta en la liberación en la libertad ambiental.

    Discreción

    El hecho de saber guardar silencio de los casos que se ven y se hacen, cuando éstos ameritan secreto, es un rango de altura moral del individuo. La discreción es el seguro refugio que halla el individuo en sus semejantes; es la garantía moral accesoria de la personalidad que inspira el individuo a quien confía el secreto, seguro que sabrá solo responder con el silencio. La discreción, más que una simple actitud, es una verdadera virtud que se caracteriza con la fuerza de voluntad de la prudencia y se distingue por la generosidad del sosegado silencio, no obstante la influencia de fuerzas extrañas que pretendan penetrar el secreto.

    Carácter

    El conjunto de buenos que forman en el individuo la conducta superior, lo hacen suficientemente apto para afrontar con denuedo las contigencias de la vida y con altura moral decidir lo que debe hacerse rectamente. El carácter es el control de los impulsos primitivos y moderador de la voluntad.

    El carácter es la regla que mide y clasifica las características morales del individuo. Un profesional de carácter, representa una garantía para los intereses que maneja en su vida social. El carácter es seriedad, cumplimiento, mando, voluntad definida y temple.

    Distribución del tiempo

    La distribución inteligente del tiempo en las profesiones como en todas las actividades del quehacer diario, hacen que se aproveche mejor la vida.

    Es innegable que para el profesional organizado el tiempo bien distribuido le rinde más, sus aptitudes quedan mejor demostradas y las angustias bien distribuidas y exasperaciones se reducen a la mínima expresión. Hacer el tiempo un elemento útil es favorecedor, porque la vida es corta y perder el tiempo es restarle utilidad a la vida.

    Equidad en el cobro de honorarios

    Las tarifas profesionales son una guía para el cobro de los honorarios y éstas son hechas conforme al criterio de quienes han tenido la oportunidad de juzgar el trabajo profesional desapasionadamente.

    La situación enojosa del abuso en el cobro de los honorarios obliga al profesional equitativo a ser justo en el cobro de su trabajo, como demostración de mesura y ecuanimidad. Es de justicia que los honorarios no pase los linderos de lo razonable, por cuestión de ética profesional.

    Prestigio de la Profesión

    Una naturalidad sensibilidad nos hace comprender que la profesión fruto del sacrificio, la dedicación al estudio y al perfeccionamiento, también nos obliga a rodearla de una aureola de prestancia y respeto frente a las distintas clases que forman el orden social. Esa facultad superior nos coloca en el escenario de la vida, actuando con el cumplimiento del deber impuesto por las obligaciones propias de la carrera; con el empeño de superación, la potencialidad de la cultura, y el revestimiento interior y exterior de dignidad.

    Así se prestigia la profesión, con una sensible apreciación del bien y el mal. Prestigiar la profesión es la fascinación que produce la influencia lograda mediante el hábito del recto proceder frente a todas las contingencias de la vida. Cada profesional debe ser un exponente de prestigio, digno de ser emulado por aquellos que nos rodean y que nos contemplan.

    Cuidado de la cultura

    El acopio de conocimientos universales, la preocupación por conocer el auge de pensamiento moderno, el empeño por saber la forma de actuación de los hombres del pasado y del presente, en contacto con la gente bien informada y en fin, todo cuanto tienda a la ampliación de nuestros conocimientos en las ciencias, las artes, la historia, la geografía, etc. crean el tesoro espiritual llamado patrimonio cultural del individuo.

    Un constante deseo del profesional debe ser el enriquecimiento de ese acervo cultural, como exponente del sentido de superación y actualización mental.

    La cultura profesional implica la presencia es su estantería, de los libros de utilidad diaria, los cuales siempre deben estar al alcance de la mano, a fin de tener pronto las mejores y más útiles enseñanzas, para aprovechar las reglas, los consejos útiles y la orientación sobre los progresos de la ciencia y la técnica que nos interesen.

    Puntualidad

    Todas nuestras acciones, y hasta la vida misma, están regidas por un arbitro inflexible, denominado tiempo.

    Siendo el tiempo tan importante en el desenvolvimiento de nuestro existir, conviene dispensarle atención, no sólo en lo concerniente a lo que nosotros mismos respecta, sino también por el respeto que nos merecen los demás, como coparticipes de nuestra voluntad está, dar solución a los asuntos que nos encomiendan y más aún, cuando estos asuntos están sujetos a ciclos o plazos fijos obligatorios.

    Responsabilidad para consigo mismo

    Tiene el deber ineludible de mantener en alto su dignidad de hombre, evitando materializar acciones inmorales. Debe mantener un continuo deseo de superación, tanto a nivel técnico como humano. Debe evitar caer en la actitud absurda del que, absorbido por la acción, abandona los libros.

    Responsabilidad con prójimo

    El profesional debe revisar su actitud hacia la persona humana, la cual se ha convertido en el centro de la moderna economía industrial. Sería lamentable que no afinara su sensibilidad humana hasta el punto de sentirse permanentemente comprometido por este valor fundamental de la vida. Hay en la persona una dignidad intrínseca y substancial, que no está condicionada, a ninguna autoridad, que es forzoso respetar.

    Responsabilidad con la sociedad

    Todo profesional tiene comprometida su inteligencia en la opinión y sus energías en la acción, de las cuales depende la recta o desastrosa conducción del pueblo. Debe contribuir a resolver los problemas humanos en el plano social, económico o político.

    Responsabilidad con la empresa

    En una empresa determinada, la función principal del profesional es dirigir, organizar y responder del resultado final del trabajo. El profesional está obligado en la justicia a adquirir una preparación que le capacite para llevar a cabo la labor que tiene encomendada. El buen desenvolvimiento de la empresa, su éxito o su fracaso, depende, en gran parte de su preparación.

    Debe, además, ser modelo de exactitud y de puntualidad en lo que mira al horario de trabajo, y asimismo ejemplar en cuanto al interés que ha de poner en todo aquello que se refiera al bien común.

    Introducción

    La Ética Profesional no es mas que una aplicación especial de la Ética General.

    Esta ayuda al profesional a obtener un alto grado de conducta ética, permitiendo que el profesional pueda conocer el resultado de sus acciones, tener conciencia de los requerimientos de la sociedad en que vive, a respetar la ley divina, la aceptación del deber, la obligación de actuar correctamente en todo tiempo y el reconocimiento de las normas de conducta ética de la sociedad en que se desenvuelve.

    En este trabajo abarcaremos todo lo concerniente a la Ética en las Relaciones Públicas haciendo hincapié fundamentalmente en los deberes y responsabilidades del Relacionador Público.

    Conclusión

    El Relacionador Público lleva sobre sus hombros el precio de graves deberes y de hondas responsabilidades, pues de él depende la imagen que se formará la opinión pública de la empresa para la que trabaja.

    El Relacionador Público debe ser un hombre de conciencia capaz de amar el cumplimiento del deber por encima de las ganancias materiales, ventajas o provechos personales.

    Está en la obligación de hacerse con una buena conciencia, instruyéndola con esmerada escrupulosidad, formándola en los sanos principios de la moral, trabajando por conservar su rectitud nativa por el camino de una obediencia constante y fiel.

    Finalmente el Relacionador Público esta obligado a amar la verdad, a dedicarse plenamente a tratar de proyectar una imagen favorable que gane la aceptación del público y a practicar el bien en todas sus gradaciones.