Ética en el trabajo

Código deontológico ético en el comercio. Moralidad. Valores. Corrupción, soborno y extorsión

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

Organización y gestión de empresas

1º Turismo

curso 2000/2001

Índice

  • Introducción.

  • *Evolución histórica de la ética.

    *El valor de ser persona

    *La coherencia entre mensaje y comportamiento

    *La corrupción. Soborno y extorsión

    *La ética no es un ideal inasequible

    *La lucha para el saneamiento del ambiente

  • Reflexión sobre la película.

  • Conclusión.

  • 1.-Introducción.

    En los últimos años la ética se ha puesto de actualidad. De manera especial aunque no exclusiva, el énfasis de este renacimiento de la inquietud moral se pone en las relaciones entre economia y ética y, de forma más concreta, entre la empresa y ética, lo cual es muy lógico ya que la empresa es la célula vital de la sociedad, y es la aplicación de dichos conceptos.

    Ya durante siglos economia y moral estaban en el mismo camino, unos cuantos comerciantes( compradores y vendedores ) habían impuesto una serie de reglas sin violencia , fraude o dolo, sabían que muchas veces no obraban de acuerdo con los objetivos de una buena moral aún así no intentaban justificarse ni excusarse. En este concepto casi unido de economía y moral vivió Adam Smith (como también hicieron en su tiempo Aristóteles y Santo Tomás de Aquino). A partir del economista Adam Smith la moral ya se desvincula de la filosofía y en consecuencia durante más de dos siglos la relación entre ambas materias ha sido casi inexistente. Los economistas afirmaban que la moral (doctrina normativa) no podía establecer una seria filosofía a seguir por ellos ya que sus recomendaciones eran perniciosas para el buen funcionamiento de la economía. En este mismo campo la actitud de los empresarios era similar a la de los economistas. Actualmente todo ese concepto ha variado y en contraposición se declara como necesaria la relación y cooperación entre economía y moral. Tan reclamada es esa relación que muchos empresarios han decidido implantar códigos de comportamiento ético, con el propósito de atajar desmanes, por lo menos en el ámbito de la empresa cuya responsabilidad les incumbe. Un código ético no es más que un documento en el que la empresa establece unos objetivos de carácter ético, en relación con los aportantes de capital, trabajadores, directivos...

    Dentro del campo de la ética también nos encontramos con diferentes clasificaciones como la ética relativistas, subjetivistas, proporcionalistas... En este caso concreto las empresas se decantan más por las dos primeras, por este hecho puede suceder que una empresa con este código ético no sea de verdad ética, ya que pueden darse circunstancias en que se aconseje más no decir la verdad para obtener otro tipo de resultado ya que el código a seguir se establece en cada caso y por cada persona afectada. En otros casos, al querer aplicar la ética realista ,(la que reconoce los actos en relación a su contexto y teniendo en cuenta las relaciones y normas de las personas integrantes de la sociedad ) no siempre es rentable para la entidad, sino que se debe aceptar porque los negocios tienen lugar entre personas humanas y, en todas las circunstancias y situaciones deben comportarse éticamente con independencia de las consecuencias que se deriven de tales actos. Es cierto que ser ético no sea rentable en según que casos a corto plazo pero sí que lo es siempre a largo plazo.( Este tipo de ética es la que adoptó Russel Crowe: siguió los postulados de la ética realista a la vez que también siguió su propio código moral de ser fiel a tales postulados, aunque falló a la ética establecida por la empresa porque atentaba contra la integridad y derechos de la sociedad) En el caso que se puede contemplar en la película el protagonista decide seguir sus convicciones y divulgar la información que la empresa había categorizado como confidencial , por eso cabe destacar que no todo lo ético aunque sea correcto es legal. Ante todo la ética debe salvaguardar el bien común (se debe respetar el derecho de los demás y el orden público). Se debe ser realista y aceptar decir la verdad, explicar claramente lo que se hace , el porque, se debe cumplir el compromiso y desempeñar fiel y eficazmente el cometido profesional. Al querer obtener el fin deseable se deben tener en cuenta dichas premisas y ser consecuente con los medios para obtener el fin concreto.

    El valor de ser persona

    El “valor de ser persona” viene aumentado o reducido a consecuencia del efecto ético que, con el efecto económico y el efecto psicológico, son los tres efectos que produce todo acto humano. El efecto ético de los actos humanos, que es el que prioritáriamente nos interesa, consiste, en el cambio que tiene lugar en el interior del sujeto a consecuencia del acto. Y este efecto interno es mucho más importante que los que se producen en el exterior. Cualquier cosa que el hombre haga, aunque esta cosa no dañe a sus semejantes, es más aunque les produzca beneficios, si el acto ha sido éticamente incorrecto, el hombre se ha degradado, ha perdido su dignidad, y esta disminución del valor de persona, es mucho más importante que todo lo que el acto humano haya podido provocar exteriormente. Es posible que a consecuencia de esta actuación el sujeto tenga más pero valdrá menos, será menos hombre.

    Existen empresas que nunca han puesto por escrito sus compromisos éticos y, sin embargo, son éticamente excelentes. Lo cual no quiere decir que no sea bueno que tanto las reglas de comportamiento, para materias y situaciones concretas, como el sistema de sanciones, se formulen, de alguna manera, por escrito; será sin duda una ayuda. Ahora bien, si hay un código, su formulación, su aplicación y, sobre todo, el comportamiento permanente de la empresa deben ser coherentes con el mensaje transmitido, pero no siempre es así, como como podemos ver en la película, si existen intereses económicos para la empresa a esta le dará igual violar sus códigos éticos. (El protagonista de “El Dilema”, faltó también en cierta manera a los códigos éticos de la empresa ya que aunque quería hacer un bien a la sociedad divulgando lo que pasaba, siguió su propia ética subjetivista que en este caso no vino respaldada por términos económicos y laborales).

    La coherencia entre mensaje y comportamiento.

    La coherencia entre el comportamiento de la dirección y su mensaje o código ético, en alguna ocasión puede resultar difícil. Supongamos que un directivo ha defraudado y robado a la empresa. La virtud de la justicia exige que se castige al directivo, incluso con el despido; pero el respeto a la fama ajena exige que se procure evitar el escándalo. La prudencia conducirá probablemente a proponer al directivo que presente su dimisión, si no acepta habrá que buscar la manera de explicar el despido para que no parezca injustificado al resto del personal, (o como en el caso de la película se le ofrece al ejecutivo despedido el salario durante un tiempo y el dinero de la pensión para su hija con asma).

    La corrupción. Soborno y extorsión.

    También tendríamos que hablar en la ética empresarial de la existencia de un ambiente corrupto. Cuando el entorno es propicio a la realización de prácticas corruptas y, mucho más cuando la corrupción se ha adueñado de la sociedad, el motivo para acudir a alguna de estas prácticas suele ser el deseo de obtener algún beneficio, pero también el de evitar algún quebranto. La “justificación” alegada para hacerlo, es que, en un ambiente corrupto, “no hay más remedio” que aceptar las “reglas del juego sucio”, si se quiere sacar adelante la empresa. Otros pretenden justificar el soborno diciendo que, en definitiva, no es más que una herramienta de marketing en un mercado en el que “todo el mundo hace lo que puede”. Finalmente los que extorsionan o reciben el soborno, dicen que se trata de compensaciones a los bajos sueldos, de gratificaciones inherentes al cargo o simplemente de una oprtunidad que sería ridículo desaprovechar. Como se ve, tanto el motivo como las justificaciones son de naturaleza económica; pero si las personas que integran la empresa pretenden ser éticas, las consideraciones económicas no pueden aislarse de las exigencias morales.

    La respuesta a las tentaciones del ambiente corrupto constituye una de las pruebas clave para juzgar la moralidad de los que andan en el mundo de los negocios.

    Hay situaciones muy lamentables en las que la corrupción está tan arraigada en el entorno empresarial que no es posible entrar en un negocio sin dar una “comisión” a las personas implicadas en las decisiones de compra o contratación y se sabe que todos los competidores lo hacen.

    En cualquier caso, las reglas éticas referidas a la extorsión para obtener algo a lo que e tiene derecho son:

    A- No se debe ceder a una extorsión, ni siquiera para obtener un derecho, si existen alternativas viables que permiten evitarlo. Antes de decidir hay que explorar la existencia de tales alternativas.

    B- Comprobada la inviabilidad de otras alternativas, en algunas ciscunstancias extremas puede estar bien someterse a una extorsión explícita o tácita para obtener un derecho. Para ello se requiere:

    1- Que la contraprestación de la extorsión sea un acto bueno o indiferente. En ninguna circunstancia puede ponerse en obra un acto intrínsecamente malo, por ejemplo matar a un enemigo del extorsionador.

    2- Que no haya posibilidad práctica de cambiar la situación, para impedir la actuación del extorsionador.

    3- Que realmente exista extorsión explícita, o al menos tácita. En este caso hay que tener pruebas razonables de que se trata de una situación generalizada en todo el sector.

    4- Que se actúe con la recta intención de querer conseguir un legítimo derecho.

    5- Que existan razones morales objetivas, proporcionadas a los efectos malos indirectos, ocasionados por la acción del extorsionador.

    6- Que no se perjudique directamente a terceros.

    7- Que se evite la inducción a otros a actuar mal, al conocer que la empresa da “comisiones” ilegítimas. Para ello conviene: primero, manifestar al extorsionador el desagrado de verse obligado a actuar así; segundo, explicar a los colaboradores y a las otras personas que puedan conocer el asunto, las razones de necesidad por las que se ha dado “comisión”, la repugnancia a este tipo de operaciones y la falta de alternativas viables; y tercero, ante la posible difusión del hecho, prever los medios de defensa a que se podrá recurrir para defender la honorabilidad de las personas involucradas en la operación.

    La ética no es un ideal inasequible.

    Se podrá pensar que todo lo que hemos dicho hasta ahora, sólo puede proponerse a un personaje ideal, ya que actuar de esta forma supone un nivel heroico de comportamiento ético que no es exigible en términos generales. No es así.

    La ética realista no es un ideal teórico, porque una persona es ética cuando intenta vivir de acuerdo con el modelo descrito, aunque no siempre lo logre; mas, aunque este lejos de conseguirlo, si no abandona, sino que sigue luchando para aproximarse al modelo. Y esto es asequible a todos.

    La lucha para el saneamiento del ambiente.

    Los diectivos empresariales que quieran de verdad ser éticos no puden conformarse con resistir al entorno corrupto; deben luchar por cambiarlo (la empresa de la película hace casi lo contrario, ella se ve envuelta en ese entorno y se une a él sin intentar cambiar nada).

    Una vez más se comprueba que, si la dimensión ética debe formar parte de la cultura empresarial, con no menos razón la eficiencia profesional debe ser un indispensable componente de la preocupación ética del empresario. El directivo de empresa que no se esfuerza por adquirir la excelencia profesionalm no es un directivo ético, por muy buenos sentimientos que piense tener.

    2.-Reflexión sobre la película.

    Jeff Wigand era uno de los vicepresidentes y Jefe de desarrollo e investigación de Braun &Williamson (una importante tabacalera) y es despedido. Su despido se debe a que él no está de acuerdo con la manipulación de las sustancias que contienen los cigarillos, ya que se aumentaba el efecto de la nicotina con amoníaco y así se creba más adicción. De este modo la nicotina penetraba en los pulmones, y así se llegaba más rápido al cerebro y al sistema nervioso.

    Cuando el protagonista descubre este hecho hace un estudio y comunica a los directivos de la empresa las consecuencias nocibas que puede tener su actividad en el consumidor. Esto hace que los directivos vean en él una amenaza, ya que si no acpetaban su propuesta y no cambiaban de método, se arriesgaban a que él lo contara a la opinión pública y por tanto acabaría con la empresa, y si lo aceptaban, sus ventas se vaerían afectadas.

    A partir del momento del despido Jeffrie Wigand se vé envuelto en un enorme y angustioso dilema, puesto que en parte se siente obligado a divulgar la información que ha descubierto pero por otra parte, no puede hacerlo ya que tiene firmado un contrato de confidencialidad, que si no cumple le haría perder la paga durante un tiempo determinado (como se había estipulado en el contrato) y la cobertura médica, la cual es muy importante para él, puesto que una de sus hijas (la mayor) sufre graves problemas asmáticos.

    Los directivos de la empresaquieren ampliar el contrato de confidencialidad para especificar lo que se consider confidencial y lo que no, y así cubrirse mejor las espaldas. Este hecho cuestiona la integridad del protagonista y le hace sentirse humillado.

    El ex-vicepresidente de B&W se vé atrapado en medio de un círculo corrupto cuyo único fin es hacerlo entrar en razón, es decir, que haga lo que desea la empresa. Lo presionan para que firme el nuevo contrato.

    Todos estos problemas producen en el protagonista una gran crisis emocional y familiar, que hace que la mujer decida abandonarlo debido a que se siente defraudada y en cierto modo impotente, debido a la situación que les rodea (ya que su marido en ningún momento le comunica sus intenciones).

    Si el protagonista decide revelar las negligencias llevadas a cabo por la empresa, puede ir a prisión por violar su contrato de confidencialidad aunque por otra parte esto puede ser de gran interés y ayuda para la sociedad.

    Su dilema se presenta cuando el programa “60 Minutos” de la cadena CBS o mejor dicho, su encargado de buscar temas de actualidad, el periodista Lowel Beckman, le propone grabr y emitir en exclusiva una entrevista que ponga al descubierto todos los pormenores de la empresa en la que trabajaba.

    Beckman intenta que el protagonista cuente la historia en su programa, pero prometiéndole a cambio que tendrá total impunidad.

    Poco a poco el periodista se va implicando en el problema de Jeff, y sin darse cuenta él mismo se vé envuelto en su propio dilema; Ya que por una parte la CBS dice que no querer enfrentaese a un pleito con la tabacalera, aunque después se descubre que en realidad es porque hay intereses ocultos (una multinacional quiere comprar parte de la cadena, pero si está se vé envuelta en asuntos judiciales, el valor de sus acciones pueden disminuir notablemente) y debido a eso rechazan emitir la entrevista integramente, y por otra, no quiere defraudar a su confidente debido a la promesa realizada.

    En un determinado momento Jeff llega a decirle al periodista que lo ha vendido, porque el asunto que supuestamente se estaba tratando de manera totalmente privada, salta a la opinión pública. A raiz de lo cual, se elabora un informe imparcial sobre su vida (peuqeñas agresiones, multas,etc.), para intentar desacreditarlo. Pero al final se demuestra que este informe está basado en pruebas poco fiables.

    El problema con la entrevista crea otro dilema, esta vez se produce en Mike, el presentador y productor de “60 Minutos”; en un principio Mike apoya todas las decisiones que toma la cadena respecto a la mencionada emisión de la entrevista, pero después de reflexionar y descubrir que lo que en realidad está haciendo la cadena con él, es manipularlo, decide ser fiel a sus principios y seguir a delante con el programa, ateniéndose a las consecuencias.

    Al final se consigue la entrevista sea emitida, pero después de haber acabado con las carreras de Beckman y de Jeff. Jeff se dedica a la enseñanza y Beckman abandona su trabajo, ya que a pesar de ser su vocación, para él, el hecho de haber defraudado a un confidente, quiere decir que a dejado de respetar sus principios, y por lo tano considera que ya no puede ser un buen periodista.

    3.-Conclusión.

    Después de habernos documentado para entender bien todos los términos que estabamos utilizando y de haber analizado la película, podemos extraer una conclusión:

    El Whistle Blower (persona que hace pública la información), que en el caso de la película sería Jeff Wigand, nunca es apreciado, ni siquiera por la opinión pública en este caso que es a quién se intenta proteger informándole. Ya que nunca se tiene en cuenta el bien que puede hacer con su acción, sino que tan solo evalúan o tienen en cuenta el hecho de que el Whistle Blower ha defraudado a su empresa y mucho más en esete caso, cuando el protagonista a incumplido su contrato de confidencialidad.

    Si bien es cierto, en estos casos, la persona que va a informar a sus superiores o va hacer pública una determinada acción, lo hace porque generalmente ya ha agotado todas las otras vías de comunicación y estas son sus últimas salidas, y además, como lo hace por un convencimiento propio, porque a tomado una decisión personal, no le importa o no le debería de importar lo que digan los demás, no lo hace con el fin de encontrar reconocimiento o recompensa alguna.

    Además dememos dejar claro que no todos los casos son iguales, puesto que en la película, al final, por el hecho de haberse emitido la entrevista en televisión, uno de los medios de comunicación de masas más importantes, la figura de Jeff Wigand se hace conocida, y la gente le debe estar agradecida, por todo lo que ha hecho, ya que consigue, y no sin esfuerzo, que todo salga a la luz.