Ética en el trabajo

Deontología laboral. Compromiso y deber moral

  • Enviado por: Manuel Bueno
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


Introducción.


Hacer una valoración del trabajo es algo complejo dado las distintas acepciones que la idea de trabajo puede tener.

Para muchas personas la única idea de trabajo es algo fastidioso y que se debe hacer sólo por dinero, obviando el hecho de que el trabajo nos forma como personas. El trabajo para muchos es un lugar mustio q ocupa un periodo de nuestra vida y que más vale olvidar. La vida sólo empieza para muchos a la salida. Se olvidan de todo lo que puede estar relacionado con su papelería, con su mesa y su ordenador gris; con su, en suma, monótona rutina. Algo que se hace sin pensar y de manera regular y casi instintiva. Aceptando como cierto ese concepto (que no comparto) se debe tener en cuenta que el trabajo es un momento del que se deben sacar jugo y del que se deben sacar unas posteriores conclusiones para aplicar a “la vida exterior”. Se debe tener el cuenta que el trabajo (en su justa proporción) ennoblece y nos hace más capaces para muchas cosas de forma indirecta.

El trabajo entendido como algo innecesario y casi estúpido es una pérdida de tiempo que hace miserable al individuo. Éste debe pugnar por levantar su existencia al salir del edificio. ¿Por qué no comenzar levantando la existencia - que nadie dijo q debía de estar arrastrada - desde el momento que nos levantamos hasta que termina la noche


La ética en mi trabajo.

Para comenzar esta redacción conviene definir el concepto de trabajo. Desde mi punto de vista el trabajo no es algo que deba ser remunerado ni obligatorio si no absolutamente voluntario. El trabajo es algo que nos forma como personas y nos permite disfrutar de la vida. Es más el trabajo nuestro es la vida y nuestra obligación es disfrutarlo con honestidad y empeño porque nuestra única verdadera posesión es la

vida.

Así pues queda claro que el concepto de trabajo está unido estrechamente a la vida y se compenetran y ordenan de forma muy compleja. Una parte esencial del disfrute y bienestar en la vida la juega la conciencia y aquí a formar parte, a su vez, la ética y la honestidad.

Llevar a cabo una vida completamente honesta y que esto repercuta positivamente en la forma de vida necesita una gran dosis de suerte y de trabajo. Esto significa que una persona honesta tiene menos herramientas para conseguir los objetivos fijados para la vida profesional. Esto es: una persona honesta tiene que pasar mayores complicaciones para llevar a cabo sus ambiciones.

Disfrutar de la vida, terminarla de modo que tengas la sensación que has hecho todo lo necesario, todo lo que debías hacer, es harto difícil. Para ello se debe alcanzar un nivel de bienestar casi perpetuo en el que la honestidad (para con uno mismo, no me canso de repetirlo, lo que piense el mundo no importa excepto en el aso de meterse dentro de la libertad de los demás), en el que la honestidad y una conciencia plácida son, aunque entre bastidores, directores principales. El sentimiento de fidelidad hacia la propia persona, el cumplimiento del concepto propio y personalísimo de justicia y el disfrute de los ratos de ocio a la vez que saber procurar la felicidad de las personas a tu alrededor y la mejora del ambiente que nos rodea no es otra cosa que nuestro verdadero trabajo.

Nuestro trabajo es, como conclusión, nuestra vida y su completo aprovechamiento. Para hacer esto no nos cabe otra opción que ser humanos y fieles a la dinámica y fuerza de la vida. Y nuestra vida es el día a día, el presente y no el futuro; que no sólo uno mismo pueda ver el sol y la luna si no todas las personas que estén a tu alrededor y a las que uno quiera.

Conclusión.

Seguro que el número de gente que se arrastra por la vida es de grandes proporciones. La vida es como la salud, no se da uno cuenta de que la tiene hasta que escasea (los muertos, evidentemente, no se dan cuenta de nada). La vida es como la libertad también, no se da, se toma.

La vida sólo cuenta en su justa medida para los moribundos. Esto no debe conllevar a estar saltando con un dinamismo tan tremendo que signifique derrochar la energía pero sí dormir todas las noches con una sonrisa. No hay que entrar en los libros de historia, ni que muchos escolares deseen ser como tú de mayor.

Si el trabajo es la vida no hay necesidad de complicarse mucho, simplemente hay que ser honesto y tener fe en la propia esperanza cuando no queda nada más a lo que asirse.