Estudio sobre la Gramática española

Artículo. Nombre. Adjetivo. Corrección gramatical

  • Enviado por: Jorge Luis Hernández Bujarrabal
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 15 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


Entre las lenguas extranjeras cuyo estudio más florece de día en día , la española ocupa un lugar principal . En todas partes parece haberse despertado un deseo vehemente de aprender español , lo que permite augurarle a nuestra lengua un futuro de esplendor , pero también un aumento de los peligros que la acechan si no se cultiva adecuadamente su uso .

En un tiempo tan inestable como el nuestro , en el que la vorágine comercial y la informática lo condicionan todo , tanto los medios de comunicación como los hispanohablantes en general se ven constantemente tentados de emplear el neologismo , adoptar el extranjerismo o precipitar los vicios gramaticales .

Siempre ha existido una tendencia natural hacia la unidad del idioma que , consciente o inconscientemente , actúa en el sentimiento general de los hispanohablantes como resorte para la comprensión mutua . Este sentimiento se materializa en la norma lingüística aceptada por todos . Presenta esta norma dos niveles perceptibles de actuación : el de la eficacia y el de la corrección . El primero nos indica como el hablante tiende a cifrar su mensaje con la claridad suficiente para que el oyente lo descifre con las posibilidades mínimas de error ; por el segundo el hablante elige el registro dotado de la corrección necesaria y adecuada a la situación , a la materia y al oyente .

Así , hoy más que nunca la comunicación funciona como una fuerza de cohesión social y como un factor de unidad del hispanismo más allá de las barreras nacionales . Es por esto que la lengua se ha convertido en un bien preciado ; facilitar , pues , el correcto empleo de la lengua , normalizada y sometida a las instituciones que la fijan y regulan es un derecho individual de todo hipanohablante .

La gramática en general , y la española en particular , es un campo muy vasto , con innumerables cuestiones a tratar . Resultado de esto son los extensos volúmenes que recopilan los estudios de la Real Academia de la Lengua Española . No queriendo ser parcos en nuestro análisis haciendo una visión global y , consecuentemente , muy reducida de los puntos fundamentales de la gramática , hemos decidido pormenorizar en tres temas específicos , objeto constante de incorrecciones por parte de los medios de comunicación : el artículo , el nombre y el adjetivo .

EL ARTÍCULO

No hay parte de la gramática tan pequeña que condicione tan grandemente la expresión como el artículo . Sin artículos no podríamos hablar ni indicar las sutilezas del pensamiento ni manifestar la finura del sentimiento . Así , su actualización de los substantivos o realidades a las que hacemos referencia es fundamental para la realización plena de la lengua española .

El artículo determinado : La función sintáctica del artículo determinado es la de identificar los conceptos una vez actualizados . De este modo el empleo del artículo el en la frase Tengo el coche ahí presupone que el hablante y el oyente pueden identificar la referencia significativa del nombre en la realidad del discurso . Resulta , además , perfectamente compatible con el adverbio ahí . Otro aspecto inherente al empleo de estos artículos es la universalidad de su plural . Comparemos estos ejemplos : Leo un artículo de goles del Madrid y Leo un artículo de los goles del Madrid .

  • La coordinación : El artículo determinado puede acarrear incorrección gramatical en los casos siguientes :

El uso del artículo en la coordinación de dos nombres con distinto referente , debiendo el artículo ser señalado delante de cada uno de esos nombres : El Director y el Catedrático del Departamento

Si el referente es el mismo , el artículo deberá ser expresado una sola vez ante el primer nombre : El Director y Catedrático del Departamento .

Cuando se coordinan dos o más nombres con afinidad de significación en referencia a otro se puede aplicar el artículo sólo al primero : Los méritos y bondades de mi padre .

Cuando no existe afinidad de significación entre los dos nombres ligados por conjunción , requiere la expresión del artículo con cada uno : La fe o la esperanza . Si dijéramos la fe y esperanza , estaríamos dando a entender que son una misma cosa .

  • Casos especiales : El empleo de el artículo constituye un innecesario y puro galicismo en casos como los siguientes : Él hablo el primero o Tuvo el valor de responder al árbitro . La expresión correcta sería : Él habló primero y Tuvo valor de responder al árbitro .

Debe efectuarse el cambio etimológico el por la para evitar el hiato o sonido desagradable que produciría la concurrencia de dos aes : el hambre . Lo correcto sería el hambre . Así según la doctrina de la Real Academia “el artículo masculino el se junta a substantivos que empiezan con la vocal a acentuada , o con h muda seguida de la misma vocal , siempre que estos no sean nombres propios de mujer”. Con las letras del alfabeto , no obstante a lo anterior , debe usarse siempre el artículo femenino la : la a , la hache . Si existe una interposición entre el artículo y el substantivo se empleará el femenino: el habla y la dulce habla gallega . Se exceptúan también gentilicios femeninos como la árabe y topónimos de largo uso respetable : La Haya .

El artículo indeterminado : La función de los artículos indeterminados un , una y sus plurales es actualizar la significación de las palabras . Así , en la frase Tengo coche no indicamos algo real sino sólo virtual . Por ello la frase Tengo coche ahí resulta incorrecta en español , puesto que el adverbio ahí nos remite a la realidad física . En cambio , en la frase Tengo un coche no sólo actualizamos la significación conceptual de la unidad numérica , sino que nos referimos también a un objeto real . Prueba de esto es la posibilidad de añadir el adverbio ahí a dicha construcción : Tengo un coche ahí . La ausencia de artículo es de uso obligado para actualizar los nombres denominados de masa o sustancia continua como agua , azúcar , vino o abstractos como alegría , idea , virtud ...

  • El artículo indeterminado con nombres propios : Hay veces en que empleamos el artículo indeterminado con nombres propios para aludir enfáticamente a cualidades conocidas de la cosa o persona de que se trata : Todo un tren fue necesario para transportar la carga . Fuera de estos casos empleamos el artículo para dar a entender que se trata de individuos desconocidos : Ganó la carrera un José García .

  • Con adjetivos calificativos : En el español actual el uso consiente que se anteponga el artículo a alguno adjetivos , comunicando un especial énfasis o contenido ponderativo . Así , decir que un individuo es un valiente implica que la valentía no es simplemente una de sus cualidades , sino que es la principal y característica . No obstante , se considera anglicismo censurable anteponer el artículo indeterminado a los adjetivos que denotan nacionalidad , profesión u oficio . De esta forma , el empleo del artículo sería incorrecto en las oraciones ¿Es un francés el delantero? o Mi tío fue un abogado . El empleo del artículo sería obligado si restringiéramos el sentido del nombre con un complemento cualquiera : Mi tío fue un abogado famoso .

  • El apócope : Análogamente a lo que sucede con la forma femenina del artículo determinado , el indeterminado una pierde a veces la vocal -a final ante palabra que empieza por a- acentuada , diciéndose por tanto un alma , un alma , un hacha . Al igual que sucedía con el definido , el artículo indeterminado conserva su estructura femenina cuando va inmediatamente seguido de un adjetivo que califique al nombre : una noble alma .

El neutro lo : Posee la propiedad sintáctica de agruparse con los adjetivos de cualquier género y número . Lo tiene carácter sustantivo , modificado por los adjetivos , los cuales conservan su carácter pleno : lo graciosas que son , une lo agradable y lo útil . Puede emplearse también delante de nombres comunes utilizados adjetival o adverbialmente : Si el poeta se ciñe a la verdad ¿de que sirve lo poeta? . Se emplea igualmente con el sentido de cuánto o de cuán seguido de la conjunción que : ¡Si supieras lo agobiado que vivo!

EL NOMBRE

El nombre es la palabra esencial y primaria del sujeto . Todos los nombres que aparecen en el diccionario pertenecen a la tercera persona y , en consecuencia , exigen la concordancia en la persona verbal correspondiente : el viento arrecia , las noticias sobresaltan siempre .

El grupo del nombre puede componerse también de muchas palabras , dominando entre ellas un sustantivo a que se refieren todas las otras , explicando o particularizando su significado ; en una palabra , modificándolo : El último capítulo de Final Fantasy es extraordinario . Los nombres significan los objetos en que pensamos y tienen a menudo dos números para denotar la unidad o pluralidad de los mismos objetos : tengo coche\tengo coches . Indicamos la unidad genérica mediante un nombre sin artículo o con el artículo universal : Bebí vino , El hombre domina la tierra. Las palabras vino y hombre están tomadas en el sentido genérico (apelativo) porque convienen a todos los individuos de la clase , especie o particular . Denotan clases que se incluyen unas en otras . En gramática las clases incluyentes se denominan nombres genéricos , las clases incluidas nombres comunes y los individuos nombres propios .

Los nombres no significan sólo objetos reales o que podamos represetar como tales , sino también las cualidades que atribuimos a objetos reales , suponiéndolas separadas e independientes de ellos . Así , redondez , temor , admiración son nombres abstractos ; casa , árbol , ruido son concretos . Los nombres pueden ser , pues , concretos y abstractos .

El número : Los nombres polisílabos terminados en vocal no aguda añaden una -s a la forma del singular : casa\casas . Los monosílabos y los polisílabos agudos terminados en los diptongos -ay , -ey , -oy o en el triptongo -uey añaden al plural -es o -s según varios criterios . Las voces más antiguas han consolidado el plural -es : buey\bueyes , rey\reyes . Los extranjerismos vacilan entre -es y -s : coy\cois-coyes . Otros adoptan el plural con -s , como en el caso de paipay\paipáis o jersey\jerséis . Los nombres terminados en los diptongos -au , -ui o en los triptongos -iau , uau, añaden -s : guau\guaus , benjuí\benjuís . Gran parte de los polisílabos terminados en una sola vocal , especialmente las tónicas o acentuadas -á,-í, -ú y -é han adoptado la terminación -es en competencia con la desinencia -s , siendo la segunda más coloquial y espontánea : sofá\sofaes-sofás , rubí\rubíes-rubís , zulú\zulues-zulús . Algunos tienden a usarse casi exclusivamente con el morfema -s : bisturís , champús , gilís , mientras que los terminados en -é y -ó han consolidado el plural en -s : cafés , gachós , canapés . Los monosílabos terminados en vocal emplean más cultamente -es para formar el plural : las aes , las íes . Los nombres polisílabos no agudos terminados en consonante varían mucho en su forma de hacer el plural , dependiendo esto de dicha consonante . Si termina en -s o -x no varían de forma y la indicación del plural viene dada por el artículo : el\los atlas . Siguen esta tendencia los tecnicismos griegos acabados en -tis : la\las neuritis . Los polisílabos agudos terminados en -s lo forman con -es : obús\obuses . Todos los nombres que terminan en -d,-l,-n,-r,-z no agrupadas con otra consonante , cualquiera que sea la acentuación y número de sílabas , siguen la regla anterior : césped\cespedes , faz\faces , pared\paredes . Casos especiales de escasa palabras acabadas en -j o -ch cumplen lo anterior : carcaj\carcajes , sángüich\sángüiches .

Los vocablos carácter , régimen y espécimen al pluralizarse trasladan el acento a la sílaba siguiente ; caracteres , regímenes , especímenes .

En lo relativo a nombres propios y apellidos sigue existiendo una gran vacilación . Así , a los individuos de una estirpe o familia de antigüedad notable son designados con el plural : los Borbones , los Escipiones , los Habsburgos . Artistas del siglo pasado y el presente son nombrados con el morfema cero del plural : los Madrazo , los Machado , los Solana , considerándose esta forma más culta y ceremoniosa . Los patronímicos terminados en -z jamás han formado plural : los Álvarez , los López , los Gómez . Cuando se habla de autores o creadores se emplea el plural para referirse a sus obras : los Goyas del Prado , los Ford de principios de siglo.

En los nombres abstractos , la pluralización implica un cambio en el significado , especialmente cuando se trata de vicios y virtudes , que adquieren matices de variedad : Hay esperanzas vanas , hay lujurias seniles.

Los nombres de ciencias y artes no suelen emplearse en plural , salvo las Matemáticas , que significan colectivamente varias ramas de esta ciencia .Tampoco se emplea el plural para especialidades militares : la artillería de España .

Existen una serie de nombres , denominados pluralia tantum que carecen de singular , habiendo fijado su plural como forma exclusiva : albricias , calendas , ínfulas , lares , víveres , etc . Otros substantivos como desposorio , funeral , tiniebla o braga tienen un plural y un singular equivalentes .

El género : El género de los nombres en español es un procedimiento lingüístico de concordancia mediante el cual nuestra lengua manifiesta la unidad de sentido ; así , cuando decimos : Me gustan aquellas chicas rubias de la soleada playa , la concordancia de género y de número (-as/-a) va señalando la relación formal que se establece entre las unidades de la construcción oracional .

El género es una clasificación gramatical de los nombres en dos clases : unos que reclaman la primera terminación de los adjetivos (-o) , y otros la segunda (-a) . Los primeros se llaman masculinos y los segundos , femeninos . La norma académica dicta que son masculinos todos los nombres que se construyen con los artículos el/un o con los adjetivos demostrativos este, ese o aquel antepuestos . Son femeninos todos aquellos que aceptan ser precedidos de los artículos la o una o los demostrativos esta , esa o aquella antepuestos . En la aplicación de esta regla sólo hay una limitación , recogida también por la Academia : la de los nombres genéricos de persona que no sólo designan una pluralidad sino también conjuntamente una pluralidad de hombres y mujeres , cualquiera que sea el número de ellos y de ellas : Los estudiantes se alborotaron (ellos y ellas) .

Existen una serie de reglas del género según la terminación . Los sustantivos terminados en -a son , en su mayor parte , femeninos : calma , fuerza , pluma , tienda . habiendo entre ellos algunos que designan indistintamente a varón o hembra : la víctima , la criatura , la persona . Se exceptúan de esta regla general por ser masculinos algunos nombres terminados en -a (el cometa, el mapa , el planeta), los que significan varón(el atleta , el camarada, el espía) , los que designan color (el rosa , el naranja) y aquellos que hacen referencia a vinos (el rioja , el borgoña) . Plantean un problema a esta norma los nombres de origen griego terminados en -ma , que en su lengua de origen pertenecían al género neutro y que fueron asimilados al español tanto como masculinos (el axioma , el dilema , el sofisma) como femeninos (la broma , la diadema , la flema) .

Los terminados en -e son en su inmensa mayoría masculinos : declive , poste , talle , si bien encontramos excepciones tales como ave , base , clase , leche o mente . Los acabados en -i son masculinos , exceptuando tres : hurí , metrópoli y palmacristi . Si finaliza la palabra en -o suelen ser masculinas mayoritariamente , encontrando algunos femeninos como mano ,dínamo, nao y seo ; serían también femeninos los que proceden de abreviaciones como la foto(grafía) , la moto(cicleta) o la radio(difusión) . En expresiones injuriosas se puede aplicar un nombre terminado en -o a ambos géneros : Eres un\una monstruo . Los acabados en -u pueden ser tanto masculinos (el espíritu , el menú) como femeninos (la tribu) .

Los sustantivos terminados en consonante se reparten indistintamente entre ambos géneros .

Aparte de por la terminación , existen una serie de normas según la significación del nombre . De esta manera son masculinos los que significan varón , oficio de varón o animales machos (soldado , cura , león) , los nombres de ríos , lagos ,mares , montes y volcanes (el Nilo , el Ness , el Cantábrico , el Vesubio) , exceptuando aquellos en los que se sobrentiende comarca , cordillera o sierra (la Penibética , la Alpujarra) . Son también masculinos los nombres de los números , los de las notas musicales , puntos cardinales , días y meses (el dos ,el sol , el este , el jueves , el junio) y los adverbios , preposiciones , infinitivos y grupos de palabras (el antes y el después , el toma y daca) . Son , por el contrario , femeninos , los sustantivos que significan mujer , seres mitológicos representados como mujeres y animales hembra (hada , diosa , ninfa , parca , gata , leona) , los nombres de las letras (la a , la b , la c) y los nombres propios de ciudades y demás poblados terminados en -a : la bella Sevilla , la hermosa Córdoba ; con los adjetivos todo , inmenso , medio ... la tendencia es a utilizar el masculino : Todo Córdoba gritó al unísono , Medio Sevilla apoya al Betis .

El último tipo de reglas se da acorde al accidente gramatical . Por tal entendemos la flexión experimentada por algunas palabras en su forma para indicar un cambio de significado . Las palabras que expresan el género a través de doble forma son relativamente pocas en español . De estas , la mayoría designa personas y unas pocas animales . La forma femenina nace de la transformación de la masculina mediante los sufijos femeninos -a,-ora, -triz,-esa,-isa,-ina : abuelo\a , jefe\a, abad\abadesa , poeta\poetisa, héroe\heroína,actor\actriz , matador\matadora .

EL ADJETIVO

Tal y como hemos mencionado anteriormente al hablar del artículo la magia del lenguaje y base de la gramática gira en torno a la determinación . Hablar es una acto creador . Este milagro consiste en disminuir la extensión significativa y en aumentar la comprensión de las palabras . Tal es la función de los determinantes . Pero no todos tienen igual fuerza individualizadora . Veamos ahora con un ejemplo como podemos ir progresivamente disminuyendo la extensión y aumentando la comprensión: BotaLa botaLa bota verdeLa bota verde de mi hermano . Hemos visto determinantes de la referencia conceptual simples como los artículos (el,la..) y más complejos (de mi hermano) . Pero hay veces en que para individualizar un nombre no bastan las determinaciones complejas , y hemos de acudir a otras clases de especificativos de la referencia .

Adjetivar es una delicada operación que actualmente se encuentra muy desvirtuada , según algunos autores debido al abuso teórico y la falta de nutrida ejemplificación . Esto no sólo se da a nivel escolar , pudiendo encontrar gazapos en cualquier medio comunicativo .

Los adjetivos analíticos , explicativos o epítetos son llamados así porque nada añaden al concepto expresado por el sustantivo , sino que sólo lo desenvuelven , dan a veces lugar a expresiones redundantes cuando se colocan inmediatamente después del sustantivo , como se ve en los siguientes ejemplos : Caía la nieve fría , Visité los cementerios tristes . No obstante , si colocáramos los adjetivos analíticos anteponiéndolos al nombre , no sólo desaparece todo sabor de redundancia , sino que la cualidad expresada por ellos ofrece un carácter ponderativo del atributo principal del nombre . Muy propias y hasta elegantemente expresivas serían las oraciones : Caía la fría nieve y Visité los tristes cementerios . No obstante a lo anterior , encontramos adjetivos que pueden emplearse de ambas maneras , como analíticos y como especificativos , según el lugar que ocupen junto al nombre ; antepuesto lo explican , desenvolviendo su concepto , y pospuestos lo especifican y limitan en su extensión significativa . Cojamos esta oración : Derruyeron los viejos edificios del pueblo . Entendemos que todos los edificios son viejos y que la vejez es su característica principal . Posponiéndolo diremos : Derruyeron los edificios viejos del pueblo , con lo que no hacemos referencia a todos los edificios del pueblo , sino que realizamos una distinción , en el pueblo hay edificios viejos y edificios nuevos ; sólo los viejos serán derruidos .

El adjetivo y el género : En español el adjetivo es dependiente del nombre al cual se refiere en género y número , debiendo concordar con él . Por su formación genérica los adjetivos se clasifican en dos grupos : los que son genéricamente invariables (feliz) y los genéricamente variables . En estos últimos distinguimos dos subtipos : los que poseen femenino en -a y masculino en -o , como dichoso\dichosa , y los que tienen femenino en -a y un masculino en cualquier consonante o vocal que no sea -o , tal sería el caso de burlón\burlona .

Adejtivos invariables : Distinguimos entre aquellos terminados en vocal y los que lo hacen en consonante . Los que acaban en vocal sólo varían de género en el superlativo (agradabilísimo\a) , pudiendo terminar en cualquiera de las vocales salvo la -o : la mirada hipócrita\el gesto hipócrita , el tiempo probable\la solución probable , una palabra cursi\el chico cursi , la lengua zulú\el rito zulú . No siguen ninguna regla clara para distinguirlos de los variables , debiendo de ser conocidos por el hablante . Los adjetivos acabados en consonante son mayoritariamente invariables , tales como El tren veloz\la atleta veloz , el tratado elemental\la física elemental , el organismo débil\la persona débil .

Adetivos variables : De nuevo nos encontramos con dos subtipos , aquellos que siguen el paradigma -a\-o y los terminados en consonante o en vocal que no sea -o . Los primeros constituyuen el grupo mas numeroso de la lengua española y esta característica le otorga un grado de aparente regularidad : blanco\blanca , eternos\eternas . Los adjetivos terminados en cualquier consonante o en otra vocal que no sea -o y que forman su femenino con -a son los siguientes : los terminados en -ete y -ote : regordete\eta , guapote\ota ; los acabados en los sufijos apreciativos -ín ,-ón :grandón\ona , listín\ina ; los que presentan el sufijo deverbal -ín y -ón : saltarín\ina , llorón\ona ; los terminados en -án : holgazán\ana ; los adjetivos terminados en -tor,-dor,-sor : destructor\ora, creador\ora, emisor\ora ;los adjetivos gentilicios terminados en -és : cordobés\esa (salvo cortés-descortés , invariable) y un reducido grupo de adjetivos gentilicios terminados en sufijos diversos : andaluz\a , sajón\a , mallorquín\a .

El adjetivo y el número : Todos los adjetivos presentan el número como accidente gramatical y forman el plural de forma muy similar a los nombres . Los terminados en una vocal átona añaden una -s : bueno\s , mala\s , breve\s . Los acabados en consonante o en vocal acentuada , muy raros , agregan -es : útil\es , capaz\es , baladí\es . Hay una serie de adjetivos terminados en -s en singular que permanecen invariables en plural : Triángulo isósceles , niño rubiales . Como podemos ver , el hecho de que el adjetivo sea variable o invariable respecto al género es completamente independiente de la formación del plural . Tanto género como número del adjetivo se supeditan al nombre actualizado , debiendo concordar con él en esta doble faceta .

Bibliografía :

  • REAL ACADEMIA ESPAÑOLA , Diccionario Manual e ilustrado de la lengua española , Editorial Espasa Calpe , 4ª Edición , Madrid 1989 .

  • SARMIENTO , Ramón , Manual de corrección gramatical y de estilo , Sociedad General Española de Librería , 1ª Edición , Madrid , 1997 .

  • SECO REYMUNDO , Manuel , Gramática esencial del español . Introducción al estudio de la lengua , Editorial Espasa Calpe , 1ª Redición , Madrid , 1994

  • VVAA , El País Libro de estilo , Editorial El País , Madrid , 1990.

Corrección gramatical en el empleo de artículos , nombres y adjetivos .

Comunicación Audiovisual 2ºA