Estudio del impacto ambiental de una gravera

Medio ambiente. Estructura física. Terrenos. Hidrogeología. Climatología. Factores climáticos. Edafología. Áreas geográficas protegidas. Explotación minera

  • Enviado por: Aguilareña
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 57 páginas
publicidad

INDICE

  • MEMORIA

  • Descripción del medio físico 3

  • Geología 4

  • Geomorfología 8

  • Hidrogeología 9

  • Climatología 10

  • Edafología 22

  • Flora 23

  • Fauna 26

  • Paisaje 26

  • ESTADO SOCIOECONÓMICO

  • Situación geográfica 28

  • Estado legal de los terrenos 28

  • Usos y cultivos actuales 28

  • Demografía 29

  • Infraestructuras y vías de comunicación 34

  • Espacios de interés histórico 34

  • Espacios naturales y de interés ecológico 37

  • DESCRIPCIÓN DE LA EXPLOTACIÓN MINERA

  • Estado administrativo 38

  • Datos básicos del yacimiento 38

  • Método de explotación 38

  • Resumen del proyecto 38

  • Reservas estériles 41

  • Diseño de la explotación 41

  • IDENTIFICACIÓN Y VALORIZACION DE IMPACTOS

  • Caracterización de impactos 42

  • Efectos sobre el medio ambiente 42

  • PROGRAMA DE RESTAURACIÓN

  • Medidas previstas antes del inicio de la explotación 46

  • Medidas correctoras a realizar 46

  • Medidas durante la explotación 46

  • Después de la restauración 47

  • Prevención y corrección de la contaminación atmosférica

  • Prevención y corrección de las aguas 48

  • Prevención y corrección del suelo y vegetación 49

  • Prevención y corrección de los procesos geofísicos 50

  • Prevención y corrección del paisaje 50

  • Medidas para recuperación mediante vegetación 51

  • Remodelación de taludes 51

  • Mantenimiento del horizonte fértil 51

  • Modelado del paisaje vegetal 52

  • Método y época de plantación de siembra 52

  • Otras medidas 53

  • PROGRAMA DE EJECUCIÓN 54

  • PLAN DE SEGUIMIENTO 55

  • BIBLIOGRAFÍA 58

  • ANEXOS

  • Legislación

  • Mapas

  • Caracterización de impactos y matrices

  • MEMORIA

  • Descripción del medio físico

  • El sistema Ibérico constituye una cordillera desarrollada en el ciclo Alpino. Con ausencia de Metamorfismo y magnetismo, con características sedimentarias y teutónicas que la definen como de tipo intermedio. La estructura es de zócalo y corbetera. La corbetera descansa discordante sobre el Paleozoico replegado y erosionado y aunque generalmente es delgada, aumenta de espesor desde el interior hacia el Este. Esta cobertera se adapta en parte a la estructura de facturación de bloques del zócalo, dando estructuras de revestimiento y plegándose en los materiales más plásticos. Como resultado se presentan zonas tabulares y plegadas de dirección general NO-E.

    Con la distensión que da lugar al inicio de la apertura del Océano Atlántico principios del Mesozoico, comienza a individualizarse la cordillera Ibérica, que por su citación intra placa, no llega a configurarse como un autentico Orógeno, adoptando una disposición transversal al geosinclinal Bético-Balear, con el que presenta un desarrollo simultaneo a partir del Triásico. En el sistema Ibérico se definen tres unidades morfotectónicas paralelas de NW a SE constituyendo dos alineaciones montañosas: La rama Aragonesa o externa y la rama Castellana, separadas ambas por la depresión Calatayud-Teruel. La rama Aragonesa iniciada al Sur del umbral de la Bureba con la Sierra de la Demanda, llega hasta la provincia de Teruel con la sierra de Gúdar-Maestrazgo, que enlaza en los puertos de Beceite con la Cordillera Catalana. La rama Castellana, entroncada con la terminación oriental del sistema Central, en su tramo Levantino esta representada por las sierras de Albarracín y Javalambre, prologándose hasta las sierras de Camarena y Calderón. La serranía oriental turolense ( Gúdar-Maestrazgo), se caracteriza estratigráficamente por un dominio casi exclusivo de materiales cretácicos, con total ausencia del paleozoico y una débil representación del Mesozoico y del Terciario. Estructuralmente, domina el plegamiento de dirección ibérica (NO-SE). No obstante en el macizo de Gúdar las estructuras de plegamiento son menos potentes, pues predominan los pliegues de gran radio de curvatura y, en el sector central nororiental, las estructuras subhorizontales, afectadas por una densa red de facturación. Los niveles de aplanamiento originados por las fases erosivas postorogénicas tienen una notoria incidencia en la morfología del relieve hallándose la superficie de erosión mas o menos deformada función de la neotectónica y de los procesos de encajonamiento y denudación de la red fluvial. Desde el punto de vista geológico en el macizo el Gúdar predomina una litología calcárea mesozoica .El jurasico aflora en el sector occidental de estas serranías. Apareciendo sus series carbonatadas arrasadas por las superficies de erosión en la Sierra del El Pobo y su prolongación por la sierra de Camarena ,así como en el anticlinal de Alcalá de la Selva. Las formaciones continentales del limite Jurasico-Cretácico (facies Purbek y del Cretácico basal (facies Weald ), constituidas fundamentalmente por arcillas, arenas y areniscas, adquieren una influencia decisiva en la configuración morfológica de algunas unidades de relieve (depresión de El Pobo-Cedrillas, sector del Castellar- Cabra de Morra etc.) así como en la caracterización biogeográfica y en el uso antrópico de este espacio geográfico. Los materiales carbonatados del Cretácico Inferior ,calizas y margas fundamentalmente, presentan sus afloramientos mas extensos en la mitad meridional del conjunto ortográfico, destacando las formas estructurales de las Sierras de Cabra-Mora ,de Nogueruelas y buena parte de la sierra de Gúdar sensu stricto. Las arcillas y areniscas albienses de la facies utrillas hacen acto de presencia en la depresión de Valdelinares ,valle e Sollavientos, cabecera del Guadalope y en el sector subtabular de las plataformas de Cantavieja. Los espesos paquetes calcáreos del Cretácico Superior constituyen la parte fundamental ,de los relieves del sinclinal de Fortanete, los altos de Peñarroya y Nogueruelas ,y las plataformas de Mosqueruela . Se trata de calizas compactas y dolomías como litologías dominantes. El Terciario ,muy escaso, se conserva, aparte de las fosas marginales del macizo, en relación con algunos sinclinales como el de Fontanete, El de El Pobo, etc.

  • Geología

  • El área de estudio esta comprendida dentro de Mosqueruela. Mosqueruela pertenece en su totalidad a la provincia de Teruel ,esta situada en plena comarca del Maestrazgo, en la parte meridional del sistema Edetano de la Cordillera Ibérica. El dominio considerado pertenece sedimentaria y estructuralmente a la rama aragonesa de la cadena Ibérica, ya que presenta todas sus características esenciales. Corresponde a la parte media del antiguo surco mesozoico que separaba el macizo el Ebro, al Noreste , dela plataforma castellana ,al Sudoeste. La serie sedimentaria que lo caracteriza esta afectada por una tectónica de cobertura relativamente simple, de estilo germánico ,esta plegada en grandes estructuras ,algunas veces eyectivas , de dirección NNO-SSE, fracturada en bloques por una importante red de fallas ortogonales. En detalle la región corresponde esquemáticamente a un largo anticlinal oblicuo, de dirección ibérica (NNO-SSE) que flaquean a un lado y otros dos sinclinales, uno relativamente estrecho al SO, el otro, mucho mayor, al NE, del cual únicamente el flanco occidental es visible. El conjunto de este dispositivo esta afectado y complicado de una parte por pliegues secundarios, de otra parte por sistemas de falls que divergen a partir del núcleo alargado del anticlinal y determinan una compartimentación de unidades estructurales en << teclas de piano >> desigualmente hundidas.

    La región presenta una serie sedimentaria que va, con lagunas de importancia variable, del Trías (Muschelkalk) al Cuaternario. Los terrenos mesozoicos (Trías, jurásico, Cretácico), cuyo espesor máximo sobrepasa los 2.000 , constituyen el substrato de la mayor parte del territorio. De origen marino ,o episódicamente continental, de naturaleza litológica variada y algunas veces fosilíferos, plegados y afectados de una intensa facturación, hacen el estudio estratigráfico delicado, Forman las montañas y las altiplanicies, difícilmente penetrables que ocupan la casi totalidad del dominio considerado .Las formaciones terciarias (Mioceno Superior) y cuaternarias se presentan por el contrario como simples placas y no ocupan mas que extensiones muy reducidas. Su naturaleza y la ausencia total de fósiles son poco propicias al establecimiento de una estratigrafía segura y precisa. Ciñéndonos al área de estudio, zona comprendida entre el municipio de Valdelinares y Mosqueruela, afloran los siguientes materiales, ordenados de mas antiguos a mas modernos:

    1.Cretácico: Los terrenos cretácicos ocupan la mayor parte de la superficie (dos tercios aproximadamente, de los que la mitad esta representada por el cretácico Inferior y la otra mitad por el cretácico Superior).

    - Neocomiense-barremiense inferior: El Cretácico se inicia por un potente complejo esencialmente detrítico ( facies wealdiense). Existen tres tramos: clásico, detrítico- calcáreo y detrítico que es el que aflora en nuestra zona:

    -Tramo detrítico: Serie detrítica de mayor espesor y la mas constante del weal diense . De color dominante rojo granate y con una potencia cercana a los 200 m al sur (El Castellar) y de 150 m al Norte (Allepuz), esta formado de arcillas cuarzo-micaceas y de limos de color granate o gris verdoso, y de bancos de areniscas lenticulares de espesor variable, con estratificación entrecruzada, con fractura blanca y patina ferruginosa. En la base de la serie, estas areniscas contienen a menudo pasadas groseras , ricas en cantos de cuarzo bien redondeados.

    .- Barremiense- aptiense basal:

    -Tramo calcáreo: Al complejo wealdiense rojizo siguen depósitos marinos de tonalidades grises o verdosas cuyos horizontes calcáreos superiores forman la primera cornisa, en general bien visible en el paisaje, de las formaciones cretácicas. Los cortes efectuados en estos depósitos, tanto al Oeste (El castellar ) como al Este (Gúdar) de la zona anticlinal de Alcalá permiten atribuir un espesor del orden de 140 m; sufre una importante reducción (70m aproximadamente) en la región mas septentrional (Allepuz). Las facies son siempre litorales; los bancos detríticos están mas desarrollados al Oeste que al Este en los escarpes que, desde el Castellar hasta Cedrillas, constituyen los testimonios mas occidentales del avance del mar barremiense hasta la latitud de Teruel. Demodo general , el barremiense marino esta bien representado en afloramientos de toda la mitad occidental del mapa. En la parte oriental de la hoja ,los afloramientos son mas escasos (Monegro) y el Barremiense esta menos claramente individualizado en la base del complejo calizo dolomítico del cretácico Inferior.

    -Aptiense: A los niveles preedentemente descritos , bien sobre las capas rojas superiores, bien directamente sobre las margas y calizas barremienses, sigue la potente serie , esencialmente carbonatada, del Aptiense, cuyos escarpes rocosos constituyen uno de los rasgos característicos delpaisaje.

    -Bedouliense:

    -Tramo calizo : Encima de las capas rojas superiores o, algunas veces, directamente sobre el barremiense carbonatado, el bedouliense se inicia generalmente por niveles de areniscas calcáreas y de calizas arenosas, lumaquelicas u ooliticas ,a las que siguen margo- calizas con heteraster oblongus y abundantes Orbitolinas (Palorbitolina Lenticularis) , seguido de calizas bioclasticas compactas, en gruesos bancos , que resaltan en la topografía, ricas en Algas (Boueina, Premocalculus, Lithocodiun, Marinella) y Foraminiferos (P. Lenticularis, Choffatella decipiens, Sabaudia minuta, Pseudocyclammina hedbergi, Miliolidos, Textulariodos, Trocholinas).Los términos de esta serie tipo subsisten regionalmente con variaciones de espesor y facies: existe, de forma esquemática, una reducción notable de potencia, acompañada de dolomitizacion, del sur hacia el norte y del Oeste hacia el Este. Finalmente, en la región mas oriental (Monegro), la dolomitizacion es todavía mas pronunciada y como afecta a veces al Barremiense infrayacente, es difícil de precisar la potencia de las dolomitas que pertenecen al Bedouliense inferior. En ausencia, en esta zona, de horizontes margosos y margo-calcáreos del Bedouliense Superior, es posible que la masa de dolomías (60 a 80 m) represente, además del techo del Barremiense. La totalidad del Bedouliense. Como tal ha sido cartografiado.

    -Garagasiense : El Gargasiense es, en general, fácilmente identificable en el paisaje, gracias al escarpe al que dan lugar estos niveles calcáreos o dolomíticos de base sobre los relieves modelados en las margas Bedoulienses:

    -Tramo calizo: El gargasiense se inicia por un horizonte carbonatado masivo formando cornisa. Esta constituido por calizas de color claro, y calizas margosa amarillentas. Representado por 50 m de calizas con rudistos en las proximidades de Alcalá (1 a 2 Km al NE del pueblo). El gargasiense Inferior sufre una dolomitizacion. Acompañada en algunos lugares de una reducción de espesor, en la Sierra de Gúdar-Allepuz. La mayor parte esta dolomitizada en Peñarroya ,punto culminante de la cadena ,y en el macizo oriental de Monegro.

    -Tramo de transición: La serie Aptiense termina con una formación potente (200 m como promedio) y heterogénea (margas, calizas, arcillas, areniscas) cuyas facies regresivas marcan el final del ciclo sedimentario del Cretácico Inferior y ponen de manifiesto el paso regresivo entre los depósitos marinos del Barremiense- Aptiense y los sedimentos continentales del Albiense. Esta formación se subdivide esquemáticamente en dos subconjuntos de potencias sensiblemente iguales, una margosa y calcárea de color gris, la otra arcillosa y calco arenosa de coloración ocre o rojiza. Estos niveles constituyen todas las alineaciones de pequeños escarpes grisáceos y de colinas oscuras que se extienden desde Valdelinares en dirección a Villarroya de los pinares (Sollavientos, alto valle del rió Guadalupe).

    - Albeniense: A los últimos niveles atribuidos del Aptiense, sigue una potente formación terrígena continental (facies Utrillas), que atribuimos asu totalidad al Albiense en razon de su posición entre el Gargasiense Superior y el Vraconiense- Cenomaniense, y en ausencia de todo argumento paleontológico propio. Esta formación, cuyo espesor es de unos 100 m al sur, se aproxima a los 200 m en la región septentrional.

    - Vraconiense- Cenomaniense: En continuidad con el episodio continental de edad Albiense, los terrenos del Vraconiense-Cenomaniense marcan la iniciación del ciclo sedimentario marino neocreatico. Se trata de depósitos infralitorales esencialmente carbonatados, con una potencia total que sobrepasa los 200 m. Y que destacan netamente en el paisaje formando una sucesión de escarpes calcáreos con patina ocre (en general, tres barras) separados por taludes margo-arenosos mas oscuros.

    Los afloramientos de estas formaciones son abundantes en toda la región oriental. Son los materiales objeto de nuestra explotación.

    2. Cuaternario : Los depósitos cuaternarios recientes son de potencia y extensión reducida.

    - Conos de deyección : Los derrubios son muy frecuentes sobre los taludes de rocas blandas o al pie de las cuestas calcáreas o dolomitas . Formados a partir de los escarpes calcáreos de edad Aptiense o Cenomaniense que han dado lugar a conos de derrubios importantes o a verdaderos caos de bloques de gran tamaño.

    - Depósitos de pendiente: Se trata de brechas de alteración superficial , mal cementadas y en general rojizas, que están desarrolladas sobre las pendientes cuyo substrato rocoso esta constituido por las calizas friables del Vraconiense- Cenomaniense.

  • Geomorfología

  • La Serranía de Gúdar- maestrazgo, queda enmarcada en la cordillera Ibérica Centro Oriental, continuación oriental de la rama Aragonesa. Estas serranías quedan individualizadas por la Depresión de Alfambra- Teruel al Oeste, por la de Sarrión o de Mijares al Sur y por el Valle medio del Guadalope al Norte. El limite oriental se prolonga aunque en franco descenso altitudinal hacia el noroeste por la comarca castellonense del Els ports y en dirección este por la del Maestrat- Gúdar-Maestrazgo presenta una elevada altitud media de tal modo que la superficie que supera los 1400 metros supone mas del 65% del territorio, alcanzando su cota mas alta en Peñagolosa con 2024 metros. El macizo de Gúdar se caracteriza a pesar de la altitud que alcanza en su núcleo, por el predominio de topografías planas y pesadez de formas, solo roto por la incisión de la red fluvial. En el sector Norte y Noroeste, en general los cursos de aguas se adaptan a las direcciones estructurales del relieve .Individualizando varias alineaciones montañosas: Sierras de dirección Ibérica NO_ SE y sucesión de relieve subtabulares de Muela Moncheu-Muela Mujer. En la vertiente oriental domina la dirección NE_ SO en la estructuración de la red hidrográfica lo que permite diferenciar dos alineaciones, la sierra de Rayo y la Sierra Mayabona. Parte del termino de Mosqueruela. Morfológicamente, se trata de una amplia plataforma calcárea poco accidentada, donde subsisten amplias "tablas" calcáreas cuyas altitudes varían desde 1.100-1.200m hasta los 2.o15m.

    El área de la futura explotación pertenece a la zona subhorizontal de Mosqueruela- Valdelinares, ocupada por materiales de edad Vraconiense- Cenomanense en posición subhorizontal ,con ligeras variaciones de buzamiento que no permiten definir pliegues.

  • Hidrogeología

  • Los cursos de agua en el municipio, debido a que presentan un sustrato muy permeable y escasez de precipitaciones, tiene muy poco caudal y son muy irregulares, permaneciendo secos durante largos periodos de tiempo y estando a merced de las lluvias.

    El término forma parte de dos cuencas hidrográficas. La del Ebro y la del Júcar. En lo que respecta a la cuenca del Ebro, presenta dos cursos principales: el barranco de Valluerta que recoge una serie de arroyos y barrancos y abandona el término en dirección a Fortanate y el arroyo del Bojar, el de Can y el de los Pellejeros, que constituyen el desagüe de la amplia cuenca, desembocando en la Rambla de las truchas que posteriormente formará parte del río Bergantes que afluye al Guadalope en la proximidad de la población de las Matas.

    La cuenca del Júcar, está constituida por el río Monleón.

    La alternancia de estratos de materiales permeables en superficie de otros impermeables a distintas profundidades es una de las causas de la aparición de abundantes fuentes y manantiales en el término que, debido a la irregularidad de las precipitaciones fluctúan mucho en sus caudales.

    El área de estudio se sitúa en el sistema Hidrogeológico ni 55, Javalambre-Maestrazgo. Este sistema ocupa una superficie de 12.300 Km2 . Comprende las sierras de Montsia, Puertas de Beceite, Javalambre, Maestrazgo, Camarena y Pobo. De la superficie total, 2.800 Km2 pertenecen ala cuenca del Ebro y 6.400 Km2 a la cuenca del Júcar.

    El subsistema de Mosqueruela ocupa una extensión superficial de unos 2.300 Km2 y está constituido por materiales de edades comprendidas entre el Hauteriviense y el Maestrichtiense.

    El límite de este subsistema viene definido, en el sector occidental, por las margas y arcillas de facies Weald y por las margas y arcillas de facies Hauterivienses-Barremiense Inferior en el sector oriental

    Estos materiales desconectan hidráulicamente el subsistema de Mosqueruela de lso de Javalambre y Maestrazgo infrayecentes ambos. No obstante, en la región de Vistabella del Maestrazgo es probable que exista conexión hidráulica con el último de los citados puesto que las calizas aptienses se ponen directamente en contacto con los materiales carbonatados del Jurásico, al haber sido erosionado el Hauteriviense-Barremiense.

    Existen dos niveles de acuíferos desconectados entre sí, aunque en algunos sectores, la existencia de numerosas fracturas con desplazamientos verticales de unos bloques con respecto a otros puede provocar la comunicación hidráulica entre estos niveles permeables y comportarse el conjunto como un solo acuífero.

    1.5 Climatología

    El clima es un factor condicionante del medio forestal que ejerce un papel primordial en la distribución geográfica de las distintas especies y formaciones vegetales y, por consiguiente en la tipificación ecológica de los bosques. Él clima viene determinado en gran parte por el enclave de la zona de estudio, es decir, sus coordenadas de longitud y latitud, así como de la altura sobre el nivel del mar, cercanía a la costa, orientación norte o sur etc. Un estudio climatológico se basa fundamentalmente en el análisis de los datos de precipitaciones y temperaturas, en el calculo de la evapotranspiracion y de una serie de índices que permiten relacionar el clima con la vegetación. La escasez de información climatologíca es el principal inconveniente que dificulta y condiciona la elaboración de estudios climáticos y dada la precariedad de observatorios meteorológicos .La estación termo pluviométrica mas próxima se encuentra en Aliaga (a 90 Km. de Mosqueruela) y solo Teruel es una estación meteorológica completa. En cuanto a las estaciones pluviométricas, son pocas las que alcanzan serie completa de 30 años de observaciones. A continuación se relacionan las estaciones que se han utilizado con expresión de sus coordenadas, altitud y periodos de observación.

    ESTACION CLAVE P T P T LATITUD LONGITUD (m)

    Alcalá de la

    Selva L- 460 35 - 1943-80 - 40-22 02-58 E 1404

    Gúdar L -358 27 - 1953-80 - 40-26 02-58 E 1.587

    Mora de

    Rubielos L - 466 37 - 1944-80 - 40-15 02-56 E 1.093

    Nogueruelas L.- 469 28 - 1953-80 - 40-14 03-03 E 1.148

    Puertomingal-

    Vo L.-487 32 - 1943-74 - 40-16 03-11 E 1.444

    Rubielos de

    Mora L.-470 26 - 1955-80 - 40-11 03-02E 949

    Tabla 1: Datos de la estación de Teruel.

    ESTACION CLAVE P T P T LATITUD LONGITUD (m)

    Villafranca del 1957-65 1957-65

    Cid L. - 489 22 22 1978-90 1978-90 40-26 03-26 E 1123

    Vistabella L.- 490 27 28 1950-80 1951-80 40-15 03-20 E 1400

    Tabla 2. Datos de la estación de Castellón

    - Factores del clima

    Dos tipos de factores son los que actuando a distinta escala, interaccionan y definen el clima de la SERRANIA GUDAR- MAESTRAZGO. Por un lado, los factores dinámicos, en el contexto de la circulación General Atmosférica, sitúan esta serranía en el área de dominio de los vientos del oeste. Los centros de hacino barométricos dominantes son el Anticiclón de las Azores, que en verano asciende hasta nuestras latitudes y las Borrascas del Frente Polar en su desplazamiento hacia el sur en invierno. Los periodos de transición, primavera y otoño se hallan afectados por ambos sistemas de circulación. Con alternancia de uno y otro con tiempo cambiante a inestable.

    Por otro lado, existen una serie de factores que podemos denominar geográficos y que completan y matizan los anteriormente expuestos, contribuyendo decisivamente a definir las características climáticas de las serranías turolenses. Podemos diferenciar los siguientes factores:

    a) Proximidad al mar Mediterráneo, fuente de humedad, para las masas de aire que se dirigen hacia la Península en situaciones atmosféricas de levante. Debido a las cálidas temperaturas mediterráneas, en contraste con las del interior continental las del Atlántico, pueden generarse centros de presión propios, como la llamada Depresión balear, y la formación de frentes secundarios.

    b) La continentalidad peninsular propicia que en invierno se conformen anticiclones termitos, ligados o no al anticiclón europeo, generando tipos de tiempo estables y fríos. Por el contrario, pueden originarse Bajas Presiones térmicas interiores por sobrecalentamiento estival, lo que provoca las características tormentas debidas a la ascendencia del aire cálido ciclonal.

    c) La configuración orográfica del sector meridional del Sistema Ibérico modifica o matiza notablemente la incidencia de los factores anteriormente expuestos. Las Serranías de Gúdar -Maestrazgo, prolongándose por el Norte en las Sierras de los Puertos de Beceite y por Javalambre, ejercen un importante "efecto de barrera orografica" frente a los vientos húmedos procedentes del Mediterráneo, de modo que puede constatarse un mayor grado de humedad pluviométrica en la vertiente oriental que en la occidental. En contrapartida, se produce un claro efecto de "abrigo topográfico" determinando unas condiciones climáticas de acentuada aridez y continentalidad en el fondo de las depresiones intra ibéricas y en las sierras de menos altitud situadas a sotavento de la influencia mediterránea.

    d) Consecuencia de ese alejamiento de la influencia mediterránea es la gran irregularidad de situaciones meteorológicas y climáticas en el marco temporal, y a nivel espacial la aparición de climas áridos en las depresiones internas. El mencionado alejamiento marítimo determina en definitiva, que estas serranías, como buna parte de la geografía turolense, participen de unas condiciones climáticas de elevada continentalidad, a lo cual ha de sumarse el efecto de la altitud.

    -Elementos del clima.

    a) temperatura: La temperatura del aire es, desde el punto de vista biogeográfico, un elemento climático fundamental en la distribución de la vida vegetal y animal sobre la tierra. El factor que en mayor medida condiciona las características térmicas del área de estudio es su configuración como macizos orograficos y lo que esto conlleva en cuanto a gradiente altitudinal, así como situación interior. Que le confiere un carácter de continentalidad. Mientras que en las depresiones intraibericas del Jiloca, de Alfambra- Teruel y de Mijares la temperatura media anual supera siempre los 10°C. a medida que nos adentramos en los relieves montañosos y aumenta la altitud, la temperatura desciende con rapidez situándose por debajo de los 9ºC en lo que podemos denominar montaña media. La isoterma de 8ºC/ C presenta un interés especial, ya que mantiene una ajustada correlación en la isohipsa de 1.500 metros y constituye un parámetro devaluado fundamentalmente para definir los pisos bioclimáticos de la Serranía de Gúdar- Maestrazgo . A continuación podemos observar los mapas de temperatura media mensual en la tabla número 3, y las temperaturas medias estacionales en la tabla 4.


    ESTACION

    E

    F

    M

    A

    My

    Jn

    Jl

    A

    S

    O

    N

    D