Estudio de mercado de las universidades

Educación superior privada en Chile. Aumento del número de alumnos. Prestigio. Mercado Laboral. Crecimiento económico

  • Enviado por: Tomace
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 17 páginas

publicidad
cursos destacados
Fundamentos de Microeconomía
Fundamentos de Microeconomía
Fundamentos de Microeconomía es un curso que te permitirá comprender los conceptos...
Ver más información

Tablas financieras de uso permanente para no financieros
Tablas financieras de uso permanente para no financieros
Cómo realizar por uno mismo cálculos financieros: valor final de rentas financieras, capitalización, actualización,...
Ver más información


ÍNDICE

  • Índice 3

  • Informe Ejecutivo 4

  • El entorno como un incentivo: Análisis de la demanda 5

    • Elasticidad-Ingreso 6

    • Sustitutos cercanos y competencia por buenos alumnos 6

  • La respuesta del mercado: Análisis de la oferta 9

    • Hitos de la oferta de universidades 9

    • Estructura de costos 10

  • El Mercado en su conjunto 11

    • Situación nacional 11

    • Desarrollo del sector como negocio 11

    • Crecimiento del país va de la mano con crecimiento del sector 12

  • Precio no es el único elemento discriminador 12

  • Conclusiones 13

  • Fuentes 14

  • Anexos:

    • Tabla 1 15

    • Tabla 2 15

    • Tabla 3 15

    • Tabla 4 15

    • Tabla 5 16

    • Tabla 6 16

    • Tabla 7 16

    • Gráfico 1 17

    • Gráfico 2 17

    • Gráfico 3 17

    • Gráfico 4 18

    • Gráfico 5 18

    • Gráfico 6 19

Informe Ejecutivo

Nuestra investigación consiste en el estudio del mercado de las Universidades, enfocándonos con mayor profundidad en las privadas.

Escogimos este tema porque nos llama la atención el rápido crecimiento observado en este mercado. Encontramos que entre 1980 y 1990 la matrícula del sistema pasó de 119 M alumnos a 245 M y luego, entre 1990 y 1998, aumentó a 393 M alumnos. Del total de la matrícula del año 1998, un 52% corresponde a instituciones privadas sin aporte fiscal (sin considerar AFI). (Ver gráfico 1).

Por el lado de la demanda, se ha visto un incremento importante en los últimos 20 años, las principales razones que explican esto es la apertura comercial de Chile, que aumenta la demanda por mano de obra capacitada, el surgimiento de nuevas alternativas educacionales y las expectativas de mayores ingresos para las personas mejor educadas, entre otras. Además, podemos ver que la educación es un bien de lujo, ya que tiene una elasticidad-ingreso muy alta.

Hemos encontrado que el comportamiento de los demandantes al optar por los distintos perfiles de formación difiere según ciertos factores, los más importantes son el nivel de ingresos, los precios, el sistema de financiamiento y la búsqueda de prestigio académico, es decir, el reconocimiento de la institución a la hora de enfrentarse al mercado laboral. De esta manera, podemos decir que un estudiante con ambición por prestigio académico decidirá entre universidades más acreditadas como las grandes tradicionales y algunas privadas, pero no se decidirá a entrar a universidades menos prestigiosas.

Por el lado de la oferta, podemos decir que esta ha tenido un rápido aumento a partir del año 1981, año en que se realizó una reforma en el sector. Además, hemos encontrado que los costos de esta industria son crecientes (Gráfico 4), pues no sólo se han incrementado el número de plazas en el sistema de educación superior sino que, al mismo tiempo, se ha incrementado el costo de los aranceles y matrículas.

También nos hemos interesado en observar las estrategias de diferenciación entre estas, siendo la más importante el conseguir prestigio académico a través de convenios internacionales, mejores académicos, mayor infraestructura, mayores exigencias de entrada, desarrollo del área investigativa dentro de la universidad y publicidad. A través de esto, han logrado posicionarse dentro de las preferencias de los distintos estudiantes potenciales.

El entorno como un incentivo: Análisis de la demanda

Es un hecho que a medida que pasa el tiempo, más personas deciden cursar una carrera universitaria, muchos jóvenes tienen como meta salir del colegio y continuar estudiando, existe el famoso mito (o realidad) de que ya los tiempos no son como antes, donde uno podía hacer carrera en una empresa e ir escalando posiciones, mientras que ahora el que no es profesional, es un cesante casi seguro.

La realidad parece darle la razón a esto pues, si se observa la Tabla 1, se podrá observar que la proporción de cesante universitarios frente a los que sólo cumplieron la educación secundaria es de aproximadamente 1/3 y frente a los con educación menos que secundaria, 1/4. Además, la formación universitaria completa tiene un retorno salarial para las personas de 22% por cada año adicional de educación, en cambio el retorno de la enseñanza básica es menor a 4% y de alrededor de un 10% para la enseñanza media, es decir, las expectativas de sueldo de una personas con estudios universitarios aumentan en forma significativa (Tabla 2).

Este fenómeno no sólo se observa en Chile, sino también en otros países de Latinoamérica, como se ve en la tabla 3.

Este incremento en los salarios de las personas más educadas se puede explicar por el aumento en la demanda por trabajo calificado producto de la apertura comercial, la modernización del aparato productivo y el aumento de la inversión en bienes de capital, entre otros factores.

A donde apuntamos es que, en suma, en Chile existe una creciente demanda por capital humano dotado de mayores conocimientos y destrezas. El mercado laboral premia la escolarización secundaria completa, sobre todo, a la superior y ha empezado a relegar a las ocupaciones menos productivas y peor remuneradas a quienes tienen menos años de educación.

Elasticidad-Ingreso: Un Bien de Lujo

Sin embargo, la demanda por educación superior no es igual en todos los sectores socio-económicos, en los sectores más ricos el nivel de escolarización es mucho mayor (Véase Gráfico 2).

Utilizando los datos de los gráficos 1 y 2 podemos concluir que el año 2000 cerca de un 33% de los jóvenes se matricularon en alguna Universidad (promedio de entrada a la universidad de todos los quintiles). Luego, viendo la regresión del gráfico 1, podemos aproximar que alrededor de 410 M jóvenes se matricularon ese año, con lo que podemos calcular la cantidad de jóvenes por quintil que entró a la universidad (Véase Gráfico 3). Con estos datos, podemos calcular una aproximación de la elasticidad-ingreso de la demanda Estudio de mercado de las universidades
Estudio de mercado de las universidades
. Por lo tanto se puede decir que la educación universitaria es un bien muy superior o de lujo.

Sustitutos cercanos y competencia por buenos alumnos

Con respecto a la competencia directa de las universidades, el sustituto más cercano es la educación técnica, la cual tiene un costo mucho menor, por ejemplo: el costo promedio del arancel más la matrícula anual de una carrera técnica para el año 2001 es de $820.000, contra $1.500.000 que es el costo de una carrera profesional, además hay que incluir a estas cifras el costo de oportunidad de estudiar las diferentes alternativas ya que, en promedio, una carrera técnica dura dos a tres años contra los 5 años promedio que dura una carrera profesional.

Aún así, la demanda por carreras técnicas en Chile es muy baja con respecto a la demanda por la alternativa profesional (Tabla 4). Nosotros planteamos que esto se debe principalmente a las diferencias entre las expectativas de sueldos y seguridad laboral (cesantía), lo cual se ve en las tablas 2 y 1.

Con respecto a la demanda por universidades privadas también se puede ver un aumento, ya que las universidades tradicionales por sí solas no pueden recibir a todos los demandantes.

Los demandantes, además, se pueden diferenciar entre sí según sus rendimientos académicos. Se ha visto que un porcentaje cada vez mayor de alumnos con buenos rendimientos en la Prueba de Aptitud han entrado a universidades privadas, motivados por las posibilidades de obtener becas, su estabilidad administrativa, sus profesores cada vez más preparados con un gran prestigio y su infraestructura cada vez mejor. Ejemplos de este desplazamiento de buenos alumnos a la educación privada son las universidades Adolfo Ibáñez, de los Andes y del Desarrollo, que cada año aumentan el AFI asignado.

En el ámbito del efecto sustitución entre universidades tradicionales y privadas, creemos que este está directamente relacionado con la rivalidad entre ellas, pues éstas compiten entre sí por los buenos alumnos. Por esto, vamos a considerar el AFI del año 2002 como medida de excelencia estudiantil para determinar las preferencias de los mejores alumnos (tabla 5).

Las universidades del Consejo de Rectores tuvieron un AFI de $14.376 MM, mientras que las privadas obtuvieron un AFI de $2.515 MM. A simple vista uno puede tender a creer que todas las universidades tradicionales son siempre mejores que cualquier universidad privada, sin embargo, esto no es así, ya que las universidades tradicionales tienen gran prestigio debido a su antigüedad y su pertenencia al consejo nombrado, por esto todas tienen calidades relativamente similares y se diferencian sobre todo por sus costos, ubicación y factores ideológicos y sociales, mientras que por el lado privado hay alternativas tanto para los buenos alumnos como para los no tan buenos, es decir, existe mucho mayor varianza en el AFI obtenido por las universidades privadas que en las tradicionales.

Por esto, hemos separado las 6 universidades tradicionales con mayor AFI y las 6 universidades privadas con mayor AFI (tabla 6). Los resultados son bastante sorprendentes, ya que el AFI promedio por alumno más alto lo obtiene una universidad privada (U. Adolfo Ibáñez), aunque el mayor AFI promedio por alumno lo sigue obteniendo el sector educacional tradicional. Esto nos demuestra que las universidades privadas tienen grandes diferencias entre la calidad de los alumnos que captan, por lo tanto, se puede decir que la sustitución entre universidades puede darse tanto entre universidades privadas y tradicionales, donde compiten las mejores universidades privadas directamente con las tradicionales y entre sí. Mientras que otras universidades privadas claramente captan estudiantes de inferior calidad, por lo tanto no son competencia directa ni de tradicionales ni de privadas de mejor nivel.

Para eliminar el afecto varianza que presentan las universidades privadas vamos a considerar sólo las 6 primeras mayorías en obtención de AFI de cada tipo de universidad, el porcentaje del AFI total obtenido es similar en ambos tipos de instituciones, pero hay que considerar, además, que el porcentaje de alumnos de educación tradicional considerados en las 6 universidades es aproximadamente un 45% del total, mientras que en las privadas es menos de un 20% (Tabla 7). Esto quiere decir que las Universidades Tradicionales tienen un prestigio mucho más localizado, mientras que las privadas varían mucho entre sí.

La respuesta del Mercado: Análisis de la oferta

Frente a este aumento en la demanda por educación, se ha dado una respuesta de la industria Aparición de las Universidades Privadas.

Con la aparición de estas instituciones la oferta es más flexible y amplia que antes, debido a que precedentemente existían muy pocas universidades.

Hitos de la oferta de universidades

Para hacer posible este crecimiento en la oferta educativa, hubo que hacer reformas, fue así como en 1981, el D.F.L. Nº 1 reestructuró dramáticamente la organización de la educación superior chilena, con el propósito de optimizar la administración educativa y dinamizarla frente a las crecientes demandas de educación, que estaba generando una extrema falta de alternativas al sistema universitario tradicional y la imposibilidad del Estado de financiar un crecimiento de ese nivel, cuyo costo es significativamente alto. Se distinguieron entonces tres tipos de centros de educación superior: las universidades, los institutos profesionales de educación superior y los centros de formación técnica. A las primeras se reservan doce carreras de alto prestigio y de mayor duración académica. Los institutos profesionales fueron definidos como entidades docentes que forman profesionales no universitarios, en tanto que los centros de formación técnica ofrecen carreras técnicas cortas.

“De este modo, el sistema de educación superior formado inicialmente por 5 y posteriormente por 8 universidades, se convirtió en un complejo agregado que en 1998 estaba formado por 66 universidades -de las cuales 25 forman parte del subsistema financiado principalmente por el Estado, en tanto que 41 son universidades privadas que no reciben aporte estatal-, 66 Institutos Profesionales y 120 Centros de Formación Técnica, todos ellos privados y sin subsidios públicos. En los últimos años esta distribución ha tenido variaciones menores.”

Estructura de costos

Hemos encontrado que la industria de educación superior presenta costos crecientes a largo plazo, es decir, a medida que se han abierto más matriculas los costos de prestar el servicio educacional a lo largo del tiempo han aumentado. Nosotros planteamos que esto se debe a los siguientes factores (Gráfico 5):

  • El mundo de hoy exige personas cada vez mejor preparada, por lo tanto los profesores deben ser cada vez de mejor calidad. Esto exige pagarles mayores sueldos y gratificaciones para que estén dispuestos a trabajar enseñando, ya que el costo de oportunidad de enseñar es no trabajar en las áreas para las cuales fueron preparados que son más lucrativas que enseñar.

  • La competencia entre Universidades exige cada vez mayores gastos en publicidad, para captar estudiantes potenciales, una universidad que no se da a conocer entre tantas alternativas distintas perderá una cuota importante de buenos estudiantes.

  • Las universidades deben implementar cada vez mayor infraestructura para poder dar una educación de calidad, como exige el mundo de hoy. Es decir, debe implementar computares, bibliotecas, laboratorios, gimnasios o convenios deportivos, grandes terrenos y, en lo posible, departamentos de investigación, etc.

  • Al aumentar el tamaño se necesita una mejor estructura administrativa y mayores tecnologías para llevarla a cabo.

El Mercado en su conjunto

Situación Nacional

Para analizar este mercado, tenemos que analizar previamente la situación nacional, ya que es vital entender que nos encontramos en un país en vías de desarrollo y que espera aumentar su tasa de crecimiento.

Chile es un país que está en la mira internacional por la estabilidad de su economía, la cual, a pesar de no encontrarse hoy con grandes tasas de crecimiento, supo mantenerse firme frente a las caídas de sus vecinos regionales.

Desarrollo del sector como negocio

Para hacer posible este desarrollo país, tanto el gobierno como el sector empresarial creen que es necesario aumentar tanto la cantidad como la calidad de los profesionales chilenos. Aquí entran “en juego” las universidades privadas que, al ser instituciones privadas, operadas por empresarios, son manejadas como un negocio rentable y auto sustentable. Esto quiere decir que debido a las formas de pago que ofrecen y sus aranceles, son capaces de prestar un servicio educativo de gran calidad e inclusive investigativo, llegando incluso a competir con las mejores universidades tradicionales.

Pensemos más detenidamente en lo antes mencionado, ¿por qué una sociedad privada, con fines de lucro, se puede interesar en prestar un servicio educativo que antiguamente sólo daban las universidades estatales? La respuesta se da como un conjunto de factores.

En primer lugar, el cambio en la función de demanda debido a factores del entorno internacional como nacional, principalmente la globalización y la especialización del trabajo, hicieron que los cambios sean positivos (desplazamiento de la demanda hacia la derecha). Cuando hay un aumento en la demanda el precio de equilibrio al cual se ofrece el bien o servicio sube, dando la posibilidad de obtener ganancias económicas, pero el precio no es el único discriminante al prestar este servicio, por esto debemos incluir en el análisis el efecto de calidad del estudiante: al aumentar la demanda, hay más personas con buenos rendimientos académicos y dispuestos a pagar por adquirir el bien, por lo tanto, el precio también sube (Gráfico 5). Este gráfico quiere explicar que antes de la reforma de 1981 a pesar del aumento en la demanda no se podían aumentar los cupos a las universidades, ya que la oferta estaba muy limitada, entonces la alternativa era crear más universidades, pero como esto es caro, se da la posibilidad de entrar a universidades con capitales privados.

Crecimiento del país va de la mano con crecimiento del sector educacional

El mejoramiento del capital humano, es decir, el aumento de personas que entran al sistema de educación superior, produce un efecto mejoramiento en la economía, efecto demostrado en estudios econométricos que relacionan el porcentaje de la fuerza laboral con estudios superiores con el PNB per cápita (Gráfico 6). Por lo tanto, se crea un efecto circular de mejora continua: Más personas educadas aumenta el PNB per cápita -como se demostró que la elasticidad-ingreso es muy alta- aumenta, a su vez, la demanda por educación superior.

Esto hace del mercado de la educación algo muy atrayente, ya que cada año la porción del gasto nacional dedicado a la educación es mayor. Actualmente se calcula que el gasto en educación superior es 1.5%, lo cual ya es una cifra muy significativa y que se espera siga creciendo.

Precio, no es el único elemento discriminador

Hemos hallado que el equilibrio de mercado no se da como en las otras industrias, es decir, un precio de equilibrio dado por la cantidad demandada, sino que opera un determinante distinto al precio, que son las capacidades del estudiante, lo cual se mide con pruebas de conocimientos y rendimiento académico en la educación secundaria. Es decir, el precio no es el único discriminador a la hora de decidir donde y que estudiar, ya que los filtros de entrada son dos: rendimiento académico y precio del servicio, a nuestro parecer, en ese orden, ya que la mayor cantidad de quienes adquieren este bien (la educación), pertenecen al quinto y cuarto quintil (casi el 70% de los estudiantes superiores).

Conclusiones

Podemos concluir que el estudio de este mercado es muy complejo debido a que los factores que definen la demanda no son netamente cuantitativos, sino que también las preferencias subjetivas como el prestigio de la entidad, los gustos del estudiante potencial, ideas religiosas, políticas, etc. son determinantes a la hora de definir (factores cualitativos).

Por esto, la oferta actúa como una competencia monopolística, es decir, las universidades buscan diferenciarse entre sí a través de calidad del servicio, estatutos y publicidad. De esta manera, cada una capta un determinado cliente objetivo, el cual puede ser motivado al tomar la decisión por factores distintos al precio como: la tendencia política, el estrato social al que pertenece, ideas religiosas y calidad de la enseñanza, ya que todo esto genera un perfil profesional distinto y permite diferenciar los precios.

Las diferencias académicas, hoy en día, no son sinónimo de diferencias en el tipo de financiamiento de la universidad, ya que tanto universidades privadas como estatales compiten por obtener a los mejores alumnos.

Los Institutos Profesionales y Centros de Formación Técnica no compiten directamente con las universidades, ya que ofrecen carreras distintas y no puede compararse el nivel de retorno ni la seguridad laboral de un profesional con la de un técnico.

Tabla 1 (Fuente: MIDEPLAN)

Terciario Tipo B: Técnico Profesional

Terciario Tipo A: Profesional

Tabla 2

C.H: Científico Humanista T-P: Técnico Profesional

CFT: Centro Formación Técnica IP: Instituto Profesional

Tabla 3

Tabla 4

Estudio de mercado de las universidades

ISCED 5B: Técnicos

ISCED 5A: Profesionales

Tabla 5

Instituciones

Totales Generales (miles de pesos)

U. Consejo de Rectores

14.376.003

U. Privada

2.515.336

Instituto Profesional

107.629

Centro de Formación Técnica

22.494

Tabla 6

Universidad

AFI (Miles)

NºAlumnos

AFI (Miles de pesos por alumno)-Año 2002

PUC

2,824,836

16,776

168

U.Chile

3,217,186

21,775

148

USACH

1,258,610

16,240

78

U.Concepción

1,316,982

15,353

86

U.Tec.Fed.Sta.María

833,357

5,185

161

UCV

1,148,804

12,025

96

Tradicionales

10,599,775

87,354

121

U. Mayor

533,274

9,030

59

U.Adolfo Ibañez

363,609

2,013

181

U. Andrés Bello

226,748

11,380

20

U. Diego Portales

228,036

8,161

28

U. D. D.

206,531

5,003

41

U. Andes

241,911

2,639

92

Privadas

1,800,109

38,226

47

Tabla 7

 

AFI (año 2002 en Miles de pesos)

Alumnos Año 2002

Seis AFI más altos de U. Tradicionales

10,599,775

87,354

Total Tradiconales

14,376,003

197,400*

Seis AFI más altos de U. Privadas

1,800,109

38,226

Total Privadas

2,515,336

222,600*

% seis mayores Tradicionales

0.737324206

0.4425228

% seis mayores privadas

0.715653495

0.17172507

(* son estimaciones)

GRÁFICO 1 (Fuente: universia.cl)

Estudio de mercado de las universidades

Gráfico 2 (Fuente: MIDEPLAN 2000)

Estudio de mercado de las universidades

GRÁFICO 3

GRÁFICO 4

Estudio de mercado de las universidades

Gráfico 5 (modelo teorico)

Estudio de mercado de las universidades

Gráfico 6

Estudio de mercado de las universidades

FUENTES:

  • Estudio Capital Humano (U. Adolfo Ibáñez).

  • Consejo Superior de Educación (Bases de datos).

  • Mineduc (Compendio de Educación Superior y bases de datos).

  • El Sistema Universitario chileno, José Joaquín Brunner.

  • Conferencia SOFOFA/UDD Entorno económico nacional 2003. Expositores: Hernán Büchi, Eduardo Aninat, Alejandro Foxley

  • www.universia.cl

  • www.cse.cl

  • www.mineduc.cl

Fuentes www.universia.cl

Fuente Informe Capital Humano en Chile (Universidad Adolfo Ibañez)

Datos obtenidos de la base de datos del CSE

Fuente: universia.cl

19