Estrés

Psicología del trabajo. Efectos fisiológicos. Respuesta cognitiva. Síntomas. Comportamiento. Activación emocional. Cambios. Conducta. Respuestas corporales. Nivel afectivo. Terapia. Risoterapia

  • Enviado por: MB Pepona
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 23 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

PSICOPATOLOGÍA: EL ESTRES

ÍNDICE

¿Qué es el estrés?

Efectos fisiológicos.

Descripción objetiva, real o concreta a tres niveles:

  • Comportamiento.

  • Cognitivo.

  • Afectivo.

Terapia.

Artículos y curiosidades.

Bibliografía.

¿QUÉ ES EL ESTRÉS?

No existe una única definición universalmente aceptada sobre el fenómeno del estrés.

Cabe afirmar que quizás el único acuerdo general respecto al estrés sea el que éste implica un estado corporal o fisiológico de activación o tensión bastante generalizado ocurrido en asociación o como respuesta ante ciertas situaciones o demandas ambientales.

Un modo de abordar el problema es el de tratar de lograr una definición operacional del estrés apelando a las operaciones o procedimientos utilizados para medir lo que consideramos estrés, lo que implica, necesariamente, el recurso a la evaluación multidimensional de los variados componentes de respuesta y estimuladores que intervienen en el estrés.

Podemos distinguir dos grandes bloques de teorías o modelos sobre el estrés: las teorías basadas en la respuesta y las teorías basadas en el estímulo.

El prototipo de las teorías basadas en la respuesta lo constituye la teoría del estrés de Selye.

La teoría del estrés de Selye, además de constituir una de las primeras formulaciones sobre el tema, reúne el mérito de ofrecer una definición operativa del fenómeno del estrés, incluyendo los dos elementos básicos que lo componen, un estímulo estresante (un estresor) y una respuesta o reacción del estrés.

Si bien la teoría de Selye ofrece una descripción muy completa y específica del proceso y de los distintos componentes que constituyen la respuesta o reacción de estrés, ha sido criticada, sin embargo, por su deficiente formulación del componente estimular o del estresor que igualmente forma parte de la experiencia del estrés.

Por lo que a las teorías del estrés basadas en el estímulo se refiere, éstas postulan que el estrés redice fuera del individuo como una fuerza externa o una propiedad anexa a los estímulos o situaciones a los que son expuestos los individuos y que, al sobrepasar ciertos límites de tolerancia por parte de éstos, les harían experimentar estrés.

Podemos considerar al estrés como el proceso que se pone en marcha cuando una persona percibe una situación o acontecimiento como amenazante o desbordante de sus recursos. A menudo los hechos que lo ponen en marcha son los que están relacionados con cambios, exigen del individuo un sobreesfuerzo y por tanto ponen en peligro su bienestar personal. Es un estado de tensión física, mental y emocional que de intensificarse deriva en enfermedad, ansiedad y depresión.

El estrés no siempre tiene consecuencias negativas, en ocasiones su presencia representa una excelente oportunidad para poner en marcha nuevos recursos personales, fortaleciendo así la autoestima e incrementando las posibilidades de éxito en ocasiones futuras.

¿De qué depende la aparición del estado subjetivo de malestar o distrés?
Un mismo hecho no resulta igual de estresante para todas las personas, ni siquiera en todas las circunstancias o momentos de la vida para el mismo sujeto. Varios son los factores que lo determinarán:

  • La forma de evaluar el suceso y/o las capacidades para hacerle frente: mientras alguien, por ejemplo puede considerar un ascenso laboral como una amenaza, para otro puede suponer un reto personal.

  • La manera de hacer frente a las dificultades: negar el problema, aplazarlo o poner en marcha conductas de autocontrol, por citar sólo algunas, conlleva distintas consecuencias en la percepción del estrés.

  • Características personales: las personas tenemos diferentes estilos de reaccionar ante las circunstancias que demandan un esfuerzo de nuestra parte, son rasgos que si bien no pueden considerarse como definitivos, sí es cierto que se van consolidando con la acumulación de experiencias, como por ejemplo la emotividad o la reactividad al estrés. La tensión o el nerviosismo son variables individuales, tanto en su percepción como en sus consecuencias.

  • Apoyo social: el número y calidad de relaciones que el individuo mantiene puede servir como amortiguadores o amplificadores de los acontecimientos potencialmente estresantes, así como la  habilidad para pedir consejo o ayuda.

Si bien el ambiente físico puede ser un generador de estrés, es en el social donde se dan la gran mayoría de las situaciones que lo provocan. Mientras algunos autores han considerado los cambios vitales, pérdidas de personas o relaciones importantes, nueva situación laboral o nacimiento de un hijo, por poner unos ejemplos, como los desencadenantes del estrés,  otros señalan que los acontecimientos diarios, pequeñas contrariedades, al ser más frecuentes y próximos a la persona pueden alterar en mayor medida la salud. Es posible, que ambos tipos se relacionen y determinen de forma mutua.

EFECTOS FISIOLÓGICOS

El estrés constituye ante todo una emoción, su función básica es la de activar, motivar y preparar al sujeto para la acción. En este sentido, el elemento de respuesta más destacable del estrés es el de la activación emocional y fisiológica que inevitablemente acompaña a toda experiencia de estrés.

El estrés afecta al sistema nervioso, al funcionamiento general del organismo y en especial al sistema inmunológico.

En la actualidad cabe hablar de hasta cinco sistemas biológicos diferentes, aunque integrados y estrechamente relacionados entre sí: el Sistema Nervioso Central; el Sistema Nervioso Autónomo o Neuro-Vegetativo; el Sistema Nervioso Somático o Músculo-Esquelético; el Sistema Neuro-Endocrino y el Sistema Inmunológico o Neuro-Inmunológico.

El estrés produce cambios químicos en el cuerpo. En una situación de estrés, el cerebro envía señales químicas que activan la secreción de hormonas (catecolaminas y entre ellas, la adrenalina) en la glándula suprarrenal. Las hormonas inician una reacción en cadena en el organismo: el corazón late más rápido y la presión arterial sube; la sangre es desviada de los intestinos a los músculos para huir del peligro; y el nivel de insulina aumenta para permitir que el cuerpo metabolice más energía.

Estas reacciones permiten evitar el peligro. A corto plazo, no son dañinas. Pero si la situación persiste, la fatiga resultante será nociva para la salud general del individuo. El estrés puede estimular un exceso de ácido estomacal, lo cual dará origen a una úlcera. O puede contraer arterias ya dañadas, aumentando la presión y precipitando una angina o un paro cardiaco. Asimismo, el estrés puede provocar una pérdida o un aumento del apetito con la consecuente variación de peso en la persona.

Periodos prolongados de estrés pueden ser la causa de enfermedades cardiovasculares, artritis reumatoide, dolores de cabeza, migrañas calvicie, asma, tic nerviosos, sarpullidos, disfunción sexual, impotencia, irregularidades en la menstruación, colitis, diabetes, dolores de espalda, depresión o ansiedad, insomnio, indigestión, sarpullidos, diarrea o estreñimiento.

La psiquis y el cuerpo, van emitiendo gradualmente señales de advertencia que nos muestran la aparición del estrés: inquietud, nerviosismo, irritabilidad, dolores de cuello, hombros y parte baja de la espalda, trastornos del sueño, de la presión arterial y alimentarios, dolores sin causas aparentes.

El estrés acumulado puede desencadenar arrebatos de ira y conductas violentas.

Las exigencias laborales, la exagerada competitividad, la ambición exacerbada, las críticas personales y ajenas hacia nuestro desempeño, el perfeccionismo, nos provocan estrés.

Cuando nos estresamos envejecemos más aprisa, física y mentalmente.

Desde la psicología se mantiene que cada sujeto puede tener un determinado patrón especializado de respuestas fisiológicas ante el estrés. Este supuesto resulta de gran importancia en la actualidad para poder explicar por qué siendo la reacción o respuesta de estrés tan generalizada o inespecífica, los sujetos generan, sin embargo, trastornos psicofisiológicos o psicosomáticos muy específicos al verse sometidos a situaciones crónicas de estrés. La clave explicativa puede encontrarse en el sistema orgánico y en las respuestas fisiológicas específicas con las que responde más intensamente y de forma habitual ante el estrés.

A continuación adjunto un cuadro de los sistemas biológicos y las respuestas corporales alteradas durante el estrés.

CUADRO. Sistemas biológicos y respuestas corporales alteradas durante el estrés.

Sistema Nervioso Central:

  • Aumento de la fluencia de sangre en el cerebro.

  • Facilitación de la actividad mental: sensaciones, percepción, concentración, pensamiento y procesamiento de la información, en general, relacionada con la fuente de estrés.

  • Interrupción de la actividad mental que se estuviera realizando previamente.

Sistema Nervioso Autónomo;

  • Incremento de la tasa cardiaca.

  • Aumento de la presión sanguínea.

  • Alteraciones de la tasa respiratoria: hiperventilación, dilatación bronquial.

  • Aumento de la actividad renal.

  • Glucogénesis hepática: incremento y liberación de glucosa.

  • Vasoconstricción periférica: manos y pies fríos.

  • Aumento del factor de coagulación de la sangre.

  • Incremento de la actividad electrodermal y de la sudoración.

  • Incremento de secreciones gástricas.

  • Reducción de la salivación y del pH salivar.

  • Reducción de la afluencia de sangre al tracto digestivo: dificultades digestivas.

  • Reducción de la afluencia de sangre al tracto reproductor: dificultades sexuales.

Sistema Nervioso Somático:

  • Aumento de la afluencia de sangre a los grandes grupos musculares: piernas, brazos, espalda.

  • Tensión muscular generalizada.

Sistema Neuro-Endocrino y Endocrino:

  • Alteraciones hormonales generalizadas.

  • Incremento de hormonas de efectos catabólicos: catecolaminas (adrenalina y noradrenalina); hormona adrenocorticotrópica (ACTH); cortisol y su metabolito el 17-Hidroxocorticoesteroide (17-OHCS); aldosterona; tiroxina; hormona del crecimiento (GH).

  • Reducción inicial e incremento posterior de hormonas de efectos anabólicos: andrógenos, estrógenos, insulina.

Sistema Inmunológico:

  • Incremento inicial de la actividad y la eficacia inmunológica.

  • Reducción final de la actividad y la competencia inmunológica.

Descripción objetiva, real o concreta a tres niveles:

Cognitivo.

A nivel cognitivo la respuesta de estrés implica la evaluación o valoración constante de la significación, y las posibles repercusiones o consecuencias de lo que está ocurriendo. Este concepto cobro importancia en el ámbito del estrés a raíz de los trabajos experimentales de R. Lazarus y su grupo, en los que manipulaban los procesos de evaluación cognitiva de situaciones estresantes.

Lazarus y su grupo definen específicamente el proceso de afrontamiento como los esfuerzos cognitivos y conductuales llevados a cabo por un sujeto para manejar las distintas demandas, internas o externas, a que es expuesto y que el propio sujeto considera excesivas para sus propios recursos. La principal característica de este modelo de afrontamiento es la de apoyarse en el supuesto de que el mismo es circunstancial y dependiente, por tanto, del contexto o de las demandas específicas de la situación de estrés que ha de afrontar el sujeto en cada caso y no atribuible a un rasgo o a una disposición estable existente previamente del mismo. El modelo sugiere igualmente la existencia de dos tipos posibles de funciones del afrontamiento, en el sentido de considerar que los distintos esfuerzos que el individuo realiza para enfrentarse al estrés pueden estar localizados en el problema, tratando de reducir o mejorar la fuente del estrés, o, por el contrario, focalizarse en la emoción, tratando de mitigar o regulara la respuesta emocional del estrés. La utilización de una u otra de estas dos posibles funciones dependerían, según el modelo, de la evaluación que el propio sujeto haga de la situación, en el sentido de que puede hacerse algo para controlar o modificar la misma, en cuyo caso utilizará un afrontamiento focalizado en el problema, o que no pueda hacerse nada respecto del mismo, en cuya situación recurriría básicamente a un afrontamiento focalizado en la emoción.

La respuesta del estrés también implica la organización de la acción para afrontar la situación:

En primer lugar se lleva a cabo una evaluación automática. Supone una evaluación no consciente de carácter emocional que actúa de manera automática a modo de filtro previo de toda la información entrante, valorándola en términos muy genéricos como amenazante o no amenazante. Sobre esto se llevará a cabo un procesamiento en el que se pueden distinguir tres fases:

  • Una evaluación primaria. Supone la primera valoración de las demandas que implica la situación y la categorización de un acontecimiento dado, en función de su significado para el bienestar del individuo.

  • Después una evaluación secundaria. En ella el organismo valora la situación en función de sus propias habilidades y capacidades, estimando qué debe hacerse y hasta qué punto dispone de los recursos necesarios para llevarlo a cabo.

  • Finalmente, a estas fases de evaluación le sigue una de organización de la acción, en la que el organismo determina o selecciona el plan de actuación.

El resultado final de este procesamiento para el individuo es la elección de una estrategia de afrontamiento.

Comportamiento.

El componente de la conducta se trata de un proceso eminentemente dinámico, ya que en el momento en que comienzan los esfuerzos por afrontar la situación ésta puede verse alterada planteando nuevas demandas.

El individuo tiene que afrontar la situación del estrés. Podemos distinguir diversas respuestas o estrategias de afrontamiento concretas de carácter muy diverso y que han sido categorizadas de forma diferentes por distintos autores. No obstante se pueden establecer tres tipos de respuestas ante situaciones de estrés en: enfrentamiento (ataque), huida o evitación de la situación y, con menos frecuencia, pasividad o inhibición (colapso).

Paralelamente se pueden categorizar las estrategias de afrontamiento en función del objeto de los esfuerzos de afrontamiento, diferenciándose entre afrontamiento centrado en el problema y afrontamiento centrado en las emociones. (Como ya he nombrado anteriormente).

La puesta en marcha de una estrategia de afrontamiento dada ante un estresor va a venir determinada en gran medida por las características del estresor y por la valoración que el sujeto haga de éste.

Afectivo.

A nivel afectivo se me ocurre que una persona estresada tiene menos paciencia, está de peor humor, lo que pide se lo tienen que dar al instante.

Está más vulnerable a críticas o comentarios, al hablar con ellos si lo haces en un tono fuerte se pueden deprimir.

Etc.

Terapia.

El estrés constituye un fenómeno compuesto por múltiples factores tanto situacionales como personales y de respuesta. Esta naturaleza compleja del estrés está en concordancia con la terapia que idealmente debe llevarse a cabo ante un problema de estrés.

A modo de guía, se puede sugerir un programa general de terapia dirigido a modificar los distintos elementos anómalos o alterados de la experiencia de estrés.

El programa que adjunto a continuación incluirá diversas fases.

CUADRO. Programa general de tratamiento del estrés.

Fase del proceso de estrés Posibles estrategias terapéuticas a utilizar

Situaciones de estrés - Reducir o eliminar la situación.

- Resolver los problemas planteados.

- Distribución del tiempo y de las tareas.

- Evitar la situación.

- Etc.

Evaluación cognitiva - Reestructuración semántica.

- Terapia racional- emotiva.

- Estilo atribucional y responsabilidades.

- Autocontrol.

- Establecimiento adecuado de metas.

- Autoinstrucciones.

- Etc.

Habilidades o conducta - Habilidades sociales.

De afrontamiento - Solución de problemas y conflictos.

- Habilidades y recursos profesionales.

- Etc.

Reacción fisiológica - Técnicas de relajación.

o emocional de estrés - Biofeedback

- Técnicas médicas o farmacológicas.

- Desensibilización o exposición.

- Etc.

Características personales - Patrones o tipos de personalidad.

Del sujeto - Estilo atribucional y lugar de control.

- Pensamiento lógico y racional.

- Autoestima y autoeficacia.

- Búsqueda de sensaciones y de

estimulación.

- Sentido del humor.

Apoyo social - Ayudas sociales reales y eficaces.

- Apoyo emocional.

- Facilitación de información.

- Incremento de la red social.

Ayudas paliativas y moderadoras - Recursos económicos.

Del estrés - Ejercicio físico y deporte.

- Ocio y tiempo libre.

- Hobbies y aficiones.

La intervención farmacológica es de frecuente aplicación cuando la persona ha de hacer frente a situaciones de estrés agudo. En estos casos se suele utilizar algún tipo de ansiolítico, en especial las benzodiacepinas, pero siempre aplicado en periodos cortos (de menos de dos semanas habitualmente) y en dosis decrecientes. En estos momentos iniciales, las benzodiacepinas resultan de utilidad por su doble funcionalidad como ansiolítico o como facilitadores del sueño, facilitando la adaptación inicial a la situación. Cuando los problemas de ajuste perduran, puede dar lugar a trastornos adaptativos que cursan con humor depresivo, ansiedad o problemas de conducta.

No obstante, sea cual sea el fármaco utilizado su principal utilidad es la permitir la reducción inicial de síntomas; pero dado que el los trastornos asociados al estrés, el problema deriva del modo en que la persona hace frente a las demandas ambientales, es esencial complementar este tipo de intervención con el desarrollo de la intervención psicológica. Ésta se basa en el aprendizaje de estrategias, en el desarrollo de mecanismos de adaptación adecuados que el sujeto puede poner en marcha ante las distintas situaciones estresantes a las que ha de enfrentarse en su vida.

Remitiéndome al cuadro anterior haré mención a algunas de las cuestiones anteriores.

  • La “falta de tiempo” supone un factor estresante que provoca un importante malestar y puede requerir de acciones específicas, esto es, de un entrenamiento en técnicas de administración del tiempo, cuyo objetivo es enseñar a la persona a organizar su tiempo tomando decisiones previas sobre a qué tareas o actividades dedicar el tiempo y basándose para ello en la importancia o valor de cada una de esas tareas para la consecución de los propios objetivos personales.

  • La “reestructuración” consigue un cambio en el contenido de los pensamientos, modificando las formas distorsionadas de percibir la realidad y sustituyéndolas por otras más adaptivas, más ajustadas a la realidad.

  • Las técnicas biofeedback (BF) es una técnica para modificar las respuestas fisiológicas. Se utiliza en aquellos casos en los que la activación del sujeto se centra en algún órgano, sistema o respuesta específica, ya que se obtienen los mejores resultados. Este procedimiento permite identificar esas respuestas fisiológicas con objeto de facilitar su control por parte del sujeto.

La utilidad del BF en problemas de estrés se centra fundamentalmente en el control de la activación de sistemas concretos, ya que cuando el BF se ha utilizado para obtener relajación general del organismo, los resultados han sido dispares.

En general, el efecto del BF centrado en la respuesta no ha sido mejor que el obtenido con la aplicación exclusiva de técnicas de relajación; de hecho, el BF sólo funciona como un espejo y son los procedimientos activos de relajación que se ponen en marcha los que en realidad provocan la desactivación de la persona. Eso sí, la técnica de BF señala cuáles de esos ejercicios o actividades realizadas son eficaces y hasta qué punto.

  • Al “apoyo social” se le concede un valor y una función complementaria respecto al estrés, considerando que su función en relación con el mismo es, ante todo, amortiguadora, en el sentido de suponer que actúa básicamente reduciendo el efecto del estrés una vez que se ha producido éste.

Otro aspecto a destacar en relación con el apoyo social es la aparente relación positiva del mismo con distintos trastornos de salud, en el sentido de su posible prevención o de la facilitación de la recuperación de los pacientes en el caso de padecimiento de alguno de esos trastornos.

Algunos autores han considerado que el apoyo social también puede influir de manera negativa en el sentido de la limitación o ausencia del mismo, o la existencia de relaciones sociales o interpersonales disfuncionales o conflictivas, que pueden tener un efecto aún peor por sí mismos para la salud, pudiendo constituir un facto de riesgo de múltiples trastornos de salud, como la depresión, con independencia de la presencia de sucesos estresantes.

Un último aspecto a considerar es la distinción entre el apoyo social real y el apoyo social percibido. Este tema se refiere a la versión cognitiva del apoyo social y alude a que tan importante o más que el apoyo social realmente recibido por un sujeto es el apoyo percibido en relación, asimismo, con la experiencia de estrés y el posible padecimiento de trastornos de salud.

Una posible terapia contra el estrés es Reiki, que alivia los síntomas y después cambia nuestra actitud frente a sus causas.

Primero, sana los síntomas del estrés a corto plazo, aportando una sensación de paz y tranquilidad durante y después de cada sesión. Alivia las sensaciones de ansiedad, agresión y depresión que acompañan al estrés.

Nos llena de energía físicamente, fortaleciéndonos para poder afrontar situaciones estresantes y ayuda a disipar dolores de cabeza, tensiones musculares, mareos etc.

'Estrés'
Las sesiones de Reiki se dan con el paciente acostado, escuchando música relajante. El practicante posa suavemente sus manos sobre el cuerpo de la persona, empezando por la cabeza y terminando por los pies. Muchas personas se relajan tanto que quedan profundamente dormidos. Con el paso del tiempo, esa sensación de paz y tranquilidad después de la sesión dura más y más, pudiéndose convertir en el estado de ánimo permanente de la persona.

Segundo, Reiki cambia nuestra forma de ver las situaciones. A medio plazo, empezamos a ver la causa de nuestro estrés desde otro punto de vista. Sueles sentirte mas "distanciado" del problema, como observador y no como participante en ello. Al distanciarse del problema, deja de generar estrés, visto que lo consideramos como algo separado de nosotros. Este cambio suele ser permanente y duradero, afectando nuestro día a día de modo completo.

Cuando se trata de un estrés post traumático, Reiki ayuda a aceptar lo que ocurrió y liberar los sentimientos "atrapados" por el trauma.

La tercera forma que tiene Reiki de actuar es que realmente tiene la posibilidad de cambiar situaciones para bien, eliminando así la "causa" del estrés. A largo plazo, nuestras vidas pueden experimentar los cambios necesarios para que desaparezca o cambie la situación que era, en un principio, el origen de nuestra actitud que creaba ese estrés interno.

La razón de que Reiki sea reconocido como Tratamiento Complementario por la Organización Mundial de la Salud, la Seguridad Social Británica y el Instituto de la Salud de los EE.UU. es la facilidad con la que se puede integrar con tratamientos convencionales. En el caso concreto del estrés, sesiones de Reiki en combinación con terapias convencionales actúan como "catalizador", acelerando el curso de la terapia, y para sanar las emociones que pueden surgir como consecuencia del proceso terapéutico.

Otra posible terapia contra el estrés es la risoterapia.

Se utilizan técnicas que ayudan a liberar las tensiones del cuerpo y así poder llegar a la carcajada, entre ellas: la expresión corporal, el juego, la danza, ejercicios de respiración, masajes, técnicas para reír de manera natural, sana, que salga del corazón, del vientre, de un modo simple como los niños.

Científicamente, se ha comprobado que la risa franca, la carcajada, aporta múltiples beneficios: rejuvenece, elimina el estrés, tensiones, ansiedad, depresión, colesterol, adelgaza, dolores, insomnio, problemas cardiovasculares, respiratorios, cualquier enfermedad. Nos aporta aceptación, comprensión, alegría, relajación, abre nuestros sentidos, ayuda a transformar nuestras pautas mentales.

Se utiliza la risa con el fin de eliminar bloqueos emocionales, físicos, mentales, sexuales, sanar nuestra infancia, como proceso de crecimiento personal.

ARTÍCULOS y CURIOSIDADES

Chocolate contra el estrés

Se asegura que los masajes a base de chocolate acaban con la tensión, el cansancio y la debilidad, además de hidratar, suavizar y tonificar la piel

En días pasados me llamó la atención la noticia sobre la diputada del partido del sol azteca, Angélica de la Peña, esposa del senador Jesús Ortega, quien en el Congreso de la Unión, mediante una carta membretada con su nombre y cargo, promovió entre sus colegas diputados un spa, invitándolos a “consentir su cuerpo” con masajes ¡de chocolate! Por lo tanto me di a la tarea de averiguar en qué consisten estas exóticas fricciones.

Fantasía de chocolate

El culto al cuerpo ha llegado a tal punto, que se ha puesto de moda suavizar la piel y acabar con el estrés mediante masajes a base de chocolate, café, cerveza, romero e incluso cuchillos. Se asegura que estas técnicas acaban con la tensión, la debilidad, el cansancio y el estrés, además de tonificar e hidratar la piel.

Para los expertos en estética como Bárbara Gauthier, quien está al frente del centro Total Image Spa de Los Ángeles, uno de los más famosos en esta terapia, “qué mejor que envolver los pies en chocolate, para que la piel disfrute de los mismos alimentos que ingerimos, en aras del bienestar total. Es una buena manera de sentirse mejor y librarse de las toxinas del cuerpo", asegura la especialista.

Para el masaje, la terapeuta utiliza chocolate batido y espeso. El tratamiento se llama “fantasía de chocolate”, e incluye variedades como: exfoliación con chocolate, masaje de chocolate batido e inmersión total del cuerpo en chocolate."Como asegura la clientela, es una experiencia de lo más estimulante, ¡y además no engorda!", afirma Gauthier.

Nuez, coco, fresa, leche y miel

Muchas estrellas de Hollywood han pasado por el centro Esperanza de Cabo San Lucas, para recibir estos distinguidos tratamientos corporales a base de chocolate. Este centro sostiene que el tratamiento con chocolate "no sólo eleva el espíritu, sino también afina los poros y tersa el cutis".

En el centro Mandara Spa de Hawaii, a los masajes de chocolate se añaden nueces de macadamia para mejorar la exfoliación y se concluye con un baño de coco. "No prometemos la inmortalidad, pero sí un gran bienestar", afirma el centro.

El spa Hershey de Pensilvania, cuyo nombre viene de una de las principales marcas de chocolate en el mundo, ofrece un menú de tratamientos que podría ser también el menú de su cafetería. Para ellos "el chocolate no es sólo un placer comestible, sino un ingrediente necesario para el cuerpo". En este centro se dan masajes con granos de cacao, mousse de fresa y leche con miel.

En México es posible encontrar este tipo de masajes con chocolate en varios spas, sobre todo en lugares turísticos como Cancún.

¿Qué es el estrés?

Seguramente que esta palabra la ha escuchado muchísimas veces, y otras tantas la habrá leído. Hoy todos hablan del estrés, pero pocos nos aclaran su significado.

El estrés es la consecuencia de la adaptación de nuestro cuerpo y nuestra mente a los cambios. En términos más científicos es la reacción fisiológica, psicológica y de comportamiento de un individuo que se esfuerza por amoldarse a las presiones tanto internas como externas y por adaptarse a las mismas.

Existen dos tipos de estrés, si bien cierta medida de estrés es indispensable para nuestra salud y nuestra capacidad productiva, la medida óptima que apunta a un mejoramiento de la salud y el rendimiento se llama fase positiva o eustrés. Si el estrés sigue aumentando, la salud empeora y el rendimiento disminuye; este proceso se considera estrés negativo o distrés.

El estrés es un hecho habitual en nuestras vidas. Es inevitable ya que cualquier cambio al que debamos adaptarnos representa estrés. Eso significa que no sólo los eventos negativos sino también los sucesos positivos pueden resultar estresantes.

El estrés no es un fenómeno nuevo ni se limita al mundo occidental; sin embargo en la actualidad debido al desarrollo de la tecnología se han alterado radicalmente nuestras vidas: lo que necesitamos saber, los problemas que debemos resolver y las amenazas con que nos encontramos. Los medios de difusión y la explosión de conocimiento han expandido enormemente nuestros mundos personales. Se estima que encontramos por año mil veces más acontecimientos que nuestros abuelos, pero el tiempo que tenemos para tomar las decisiones es más o menos el mismo. El resultado es que la presión aumenta y nuestros cuerpos protestan.

El síndrome del estrés se define como una combinación de tres elementos: el ambiente, los pensamientos negativos y las respuestas físicas. Estos interactúan de tal manera que hacen que una persona se sienta ansiosa, agresiva o deprimida.

De manera que si queremos evitar o dejar de estar ansiosos, agresivos o deprimidos; debemos comenzar por regular el estrés, lo que se puede lograr por medio de algunos de sus elementos. Aprendiendo la forma de modificar el ambiente, nuestros pensamientos, y nuestras respuestas físicas que nos alteran; habremos librado la primer batalla al estrés.

La Risoterapia

Antes de que termine de leer este artículo, usted deberá estar convencido de que mas vale que ría en situaciones difíciles de la vida, so pena de sufrir las consecuencias.

La risoterapia es una muy buena alternativa, una buena salida, un desfogue, un descanso, del stress que hemos llegado a acumular. La risoterapia se ha usado con bastantes buenos resultados en enfermos que convalecen de alguna enfermedad grave, pero no solo se puede usar para esos fines, yo tengo comprobado la eficacia de esa terapia e incluso la uso por eso con todo conocimiento de causa puedo recomendarla muy ampliamente. Sea que usted este convaleciendo de alguna enfermedad, que sufra de tristeza o simplemente del estrés, la puede usar porque no tiene contraindicaciones de ninguna especie.

Puede que no la pueda practicar en su trabajo, pero lo puede hacer en sus hora de descanso, en la comida, y si su trabajo se presta pues que mejor, es que puedo decirle que la practique en alguna reunión de amigos o familiar, pero usted no tiene ningún problema para explayarse en este sentido cuando esta relajado, cuando quiero que la use es en los momentos de tensión, cuando esta trabajando, claro que sin descuidar en lo mas mínimo sus funciones, se trata de bajar el estrés riendo a carcajadas, eso es la risoterapia, que ría de verdad y con singular entusiasmo, hasta que le duela el ombligo o las quijadas, lo que ocurra primero.

Que bien se siente después de haber reído, le digo yo que es mejor que le de un ataque de risa que un ataque al corazón. Entonces cuando haya oportunidad, procurando hacerlo de forma que no lastime a los demás, y si esta dentro de una oficina, es mejor. Júntese con personas afines que tengan un muy buen repertorio de chistes y/o ocurrencias, contagie y contágiese del buen humor, eso hace menos pesada la vida.

Que asombroso es el cuerpo, esa bella maquinaria tiene un poder de autoregeneración impresionante, si esta muy estresado es el momento de pasar de esa situación incomoda y peligrosa a un nivel cómodo y sano con solo reír, se vale echarse una sonora carcajada pero de verdad, no fingida a fin de que obtenga los beneficios de los cuales le estoy hablando.

Esta bien, ya sea que usted no sea un enfermo en convalecencia, o que no esta enfermo de tristeza de todas maneras puede usar la risoterapia para los fines de sentirse bien, incorpore pues este habito a su vida cotidiana, el remedio mas barato que conozco y efectivo es la risa. Póngase vivo pues, siéntase vivo y que existe, el cuerpo le pide lo que necesita, y si usted no se lo da se lo exige.

Se dice que para que la risa tenga lugar se mueven todos los músculos que tenemos en la cara, es así como usted siente esa sensación de alegría y felicidad, ahora que si le da por doblarse de la risa, que mucho mejor porque así también esta trabajando la cintura, la espalda y hasta las rodillas, por lo que hasta como ejercicio es bueno si es que usted es una persona sedentaria entonces tiene mucho que ganar cuando esté dispuesto a reírse como nunca en la vida se había reído.

Tenga también en su videoteca, programas de cámara escondida, de bromas, de chistes, de monólogos chistosos, de películas cómicas de sus actores preferidos, los buenos videos son para siempre y para verlos muchas veces. Haga de usted la persona más simpática, a la que todos siguen, el alma de las fiestas, la personas con la cual todos quieren estar. Le puedo decir con toda seguridad que se sentirá mucho mejor después de haber reído tanto, y si este artículo le provocó una leve sonrisa y a su vez eso le hizo sentirse bien, ha comprobado usted mismo todo lo que estoy diciendo.

A reír pues de hoy en adelante, hágame ese favor, por su salud, por su vida y por todos lo que le rodean.

Autoevaluación de Estrés

1. Imprima este cuestionario o copie a otro archivo
2. Marque con una cruz los eventos que haya vivido en el último año.
3. Sume los puntos.
4. Controle los puntos con los resultados.

Principio del formulario

Muerte de Esposo/a, hijo, hermano

100

Divorcio

73

Separación

65

Prisión

63

Muerte de familiar cercano

63

Enfermedad o lesión severa

53

Casamiento

50

Pérdida de trabajo/cambio importante

47

Reconciliación matrimonial

45

Jubilación

45

Enfermedad de familiar cercano

44

Embarazo

40

Dificultades sexuales

39

Nuevo miembro de la familia

39

Pérdida económica

39

Necesidad de reajuste financiero

38

Muerte de un amigo

37

Cambio de trabajo

36

Préstamo pendiente

31

Cambio de responsabilidades laborales

29

Problemas legales

29

Cambio de trabajo de familiar

26

Comienzo o fin de estudios

26

Cambio de hábitat

25

Cambio de hábitos personales

24

Problemas con la autoridad ( laboral, legal)

23

Cambio de condiciones o exigencias de trabajo

20

Cambio de escuela

20

Cambio de posibilidades de esparcimiento

19

Cambio en las actividades sociales

18

Cambio en hábitos de sueño

16

Nuevos hábitos alimentarios

15

Vacaciones o licencias

13

Multas o problemas menores legales

11

Final del formulario


Puntaje Total
    Esta escala muestra a cuanto estrés se está enfrentado. A veces creemos que algo "malo" pasa en nosotros o que estamos enfermos y puede ser que nuestras tácticas no están ajustadas a la carga impuesta.

Puntajes
0-149 Nivel de carga bajo. En caso de estrés se trata de alta vulnerabilidad al mismo. El replanteo personal es más adecuado.
150-299 Nivel medio de carga y de vulnerabilidad.
300 y más. Carga máxima. El replanteo de estrategias se impone en primer lugar.

BIBLIOGRAFÍA:

  • Manual de psicopatología y trastornos psiquiátricos. Vol. 1 y 2.

Siglo Veintiuno de España Editores, S.A.

Vicente E. Caballo, Gualberto Buela-Casal y José Antonio Carrobles.

  • Estrés (psicología práctica).

María Crespo y Francisco J. Labrador.

RESPUESTA COGNITIVA DEL ESTRÉS

Afrontamiento (Lazarus).

Funciones:

  • Centrado en el problema: intenta manejar o solucionar la situación causante del estrés.

  • Centrado en la emoción: intenta regular la respuesta emocional que aparece como consecuencia del estrés.resolutivo: activo.

Organización del estrés para afrontar la situación. Fases:

  • Evaluación automática.

  • Evaluación primaria.

  • Evaluación secundaria.

  • Organización de la acción.